www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4878386
Para todos los públicos Torres en la cocina - Minipizzas de berenjena y rollitos de primavera - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

Bienvenidos a "Torres en la cocina".

Os preguntaréis por qué llevo estas gafas, solo me falta la peca.

Hoy ha venido Marc Parrot:

compositor, cantante, cocina superbién

y nos va a contar qué pasó con el Chaval de la Peca.

Sí porque, de repente, desapareció y no hemos sabido nada más de él,

pero ha venido hoy para explicárnoslo

y para cocinar juntos, que es lo más divertido.

Bienvenido, Marc. ¿Qué tal?

(Aplausos)

¿Cómo estás? Muy bien.

Bienvenido. Encantado.

Teníamos muchas ganas de verte porque, aunque hace veinte años ya,

nosotros recordamos ese pelotazo de verte ahí.

Toda España se acuerda perfectamente.

Salías un montón y, de repente, desapareciste.

Bueno, no desapareció se fue a Miami.

Ah, "se fue a Miami". Sí.

Qué guay. ¿Sabes? En aquella época

me estaba comiendo... crudo, ¿eh?, sin cocinar ni nada

y llegó un momento en que pensé que había que hacer algo.

En aquella época los cantantes melódicos, al triunfar,

se iban a Miami. Es verdad. Sí, sí.

Y dije: "Lo mando a Miami".

Y allí se quedó. Allí está encantado.

Qué bueno. Está en su salsa.

Haremos dos grandes platos, vamos a cocinar para niños

porque sé que, últimamente, bueno, llevas tiempo,

componiendo para los más pequeños y eso nos interesa.

Haremos una pizza de berenjena con pollo, con queso rallado,

con la salsa de tomate... gusta a los niños y es fácil de hacer.

También, os daremos trucos para introducir a los niños

para que corten, para que pelen y ayuden en la cocina.

Esa pizza tiene toque Torres. Después, haremos rollitos

de primavera al horno, en vez de tanta fritura,

es mucho más natural y más sano, ¿no?

Y están buenísimos, la verdad.

Delantal y trapo; voy a por los ingredientes, que están aquí.

Fijaos, lo que haré es cortar la berenjena,

ya lo tenemos hecho pero vamos a hacer el paso

para que veáis cuánto le damos a la olla,

porque hemos hecho muchas veces masa de pizza sin masa;

está será una de ellas y a los niños les puede gustar.

Partimos la berenjena, hemos cogido la rayada

porque es la que tiene menos pepitas.

Qué bonita, qué blanca, qué buena.

Dos y tres.

Oye, yo sé que tú cocinas bastante en casa, ¿no?

Me encanta cocinar.

¿Y con niños? Con niños, también.

Qué bien. Sí.

Ha hecho un libro para niños, por cierto, que es precioso;

que salió hace tiempo y que vas a reeditar, ¿no?

Efectivamente, en abril lo reeditamos,

es un libro que se llama "Todos a comer".

Tanto a Eva, la chica que ilustró el libro,

como a mí, a los dos, nos une esta pasión por la comida.

Pensamos que una buena manera de introducir a los niños

en el mundo del comer era que se plantearan cómo eran

en el momento en que se sentaban a la mesa.

Hablas de diferentes personajes, o sea, hay diferentes personas,

eso lo vemos en el restaurante y es verdad;

cada cliente, cada persona es un mundo diferente.

Y cada niño, también. En los niños está más marcado, ¿no?

Sí, sí. Ves al típico que se sienta en la mesa y le da igual

lo que le pongas porque no tiene miedo a probar nada,

a este le llamamos el explorador.

Por el contrario, está el típico a lo que todo le encuentra algo

y todo le da asco, ¿no? Este es el tiquismiquis.

Luego, está el niño "gourmet", que para los padres

no es una bendición, ¿no? Porque sabes que te va a costar.

Sale caro. "Sale caro"

Pero, también, los hay. Claro, claro.

También, está al que le gusta muchísimo el dulce.

¿Cómo ves a Sergio de pequeño?

No, no, ¿con cuál te identificas tú?

Yo soy un poco explorador y un poco "gourmet".

Ah, guay. Las dos cosas.

Yo soy lima. Tú eres lima, ¿no?

Sí, sí. Las limas no lo parecen.

No, yo jalo que no veas, parece que no, pero sí.

Voy a meter la berenjena en el horno,

aunque ya tenemos una hecha, ahora lo veremos.

La saco. También, tenemos un pimiento.

La hemos puesto a 190 grados durante 25 minutos;

el pimiento rojo tarda un poco más, tarda 45 minutos.

Exacto. Marc te voy a dar el pimiento para que lo peles.

Así es como queda la berenjena, aquí la veis.

Esta es la base de la pizza, más fácil no puede ser.

A los niños esto les suele gustar, aunque sea berenjena

se lo vendes como pizza y así comen verdura,

porque deben comer verdura aunque no quieran.

Será la pasta, impresionante. Esto es importante.

Me pongo a ello, ¿no? Sí, ponte con el pimiento,

que lo hemos asado, y yo voy a cortar ajo y champiñón.

Estupendo, y yo os miro. Venga, perfecto.

(RÍE) Marc, ¿de pequeño comías de todo?

A ver, yo comía mucho y muy bien

pero había dos cosas que no me gustaban:

una era el hígado. Como nosotros.

El tercer hermano, hemos descubierto el tercer gemelo.

Y las acelgas. A nosotros sí nos gustaban,

con eso no había escapatoria porque en casa se comía de todo.

Sí. Lo de "a mí no me gusta" no valía.

Ahora sí que me gustan. ¿Sí?

Sí. Yo no lo he comido más.

¿Prefieres cocinar o que te cocinen?

Depende, si el que cocina lo hace bien, me dejo;

si no lo hace bien, por comer bien, no me importa cocinar.

Cuando cocinas, ¿qué te gusta cocinar?

Cosas sencillas, en general, me gusta mucho cocinar a la brasa

porque es muy natural y todo lo que haces,

si le controlas bien el tiempo, es fantástico.

Sí, fantástico. Sí.

Coge el sabor del carbón y eso es una maravilla.

También, hago algún plato más sencillo de...

verduras y cremas, este tipo de cosas.

¿Queréis que lo corte a tiras? Venga, va, sí.

Así lo pondremos a tiras en la... en la pizza.

Por cierto, para los cortes, fijaos lo que hemos encontrado

para los niños; tenemos diferentes utensilios.

Este, que no corta mucho, es para...

Bueno, "no corta mucho", no, es bastante...

No corta mucho pero está bien. Voy a probarlo.

Este, también, es para los niños, para cuando cortan con el cuchillo,

lo colocas así y no se cortan. Si no tenemos este utensilio...

¡Bricotorres! Fijaos lo que hemos hecho,

bueno, tenemos gente en el programa que nos hacen estas cosas.

Son unos manitas. Julia, es una artista,

con una botella de plástico y una goma ha hecho uno

para poder cortar sin cortarnos; con una botella de plástico.

Este pelador, como veis, es un gorila, un supergorila,

para pelar, evidentemente, va muy bien.

Y cortan poco, ¿eh?

Y, luego, ¿veis estos ondulados? Sirven para cortar.

Hay diferentes herramientas para que los niños

se lo pasen bien, se diviertan y cocinen.

Y funcionan, doy fe. ¿Verdad?

Fantástico. Este, para los niños, se coge así.

Pero el filo no corta. Es verdad, no corta.

Es una manera de que aprendan a cortar con el cuchillo

y a que se familiaricen con este mundo de la cocina

porque hay que meterlos. No sé los tuyos, pero los míos,

como vivimos en la cocina, están todo el día en la cocina.

Cuando estoy cocinando que son muchas veces, los metemos allí.

Los míos cocinan, también. ¿Ves? Eso es bueno.

Te dejo con el ajo, Marc. Aparte, este tipo de platos

que estáis preparando, estos son geniales para ellos.

Porque son fáciles de hacer. Y les encantan.

Además, disfrutan de lo que acaban de hacer.

¿Qué hago? ¿Corto el ajo? Sí, picarlo pequeñito.

¿Pequeñito, no?

Sí. Ya veréis que es una receta muy simple y muy buena.

Nos han contado que tenías un disco

o ibas a sacar un disco hace tiempo relacionado con la cocina, ¿no?

"Cocinero" o algo. Se llama "Cocinero".

¡No me digas! Sí, sí, sí.

Me da curiosidad. ¿Por qué?

Porque creo que seduje bastante a mi mujer con la cocina.

¡Toma ya! Sí, me gustaba.

Era una época en la que vivía tranquilo y...

Para ligar va muy bien. A mí me funcionó.

Era la idea esta de lo que hay detrás de cocinar, ¿no?

Cuando cocinas por amor. Sí, qué bonito.

Cuando cocinas por amor cambia la cosa, ahí lo pones todo.

No nos perdamos. Y de ahí salió el disco.

Espera, que me he quedado con las ganas.

No, el disco no salió al final porque justo en el momento

en que lo presenté a la compañía era cuando empezamos a hacer

la broma del Chaval de la Peca. Sí.

Entonces, lógicamente, la compañía miró por sus intereses

y me dijeron... "Bueno, vale, de acuerdo",

pero primero el disco del Chaval de la Peca.

¿Lo sacarás algún día? ¿Lo tienes por ahí guardado?

Ahí se quedó, reciclé un par de canciones,

en el disco post-Chaval y a las otras les pasó su momento.

Qué guay. Sí.

Bueno, ¿qué lleva la pizza?

Tomate frito. Salsa de tomate;

le vamos a poner aceituna negra, que combina bien;

cómo no, orégano, lo tenemos fresco y seco;

después, vamos a saltear el pollo con champiñón, ajo y perejil,

que lo pondremos de base, va a quedar buenísimo;

y tenemos el pimiento asado.

Hemos puesto... Te gusta el ajo, ¿eh, Marc?

Bueno... soy obediente. Se lo he dicho yo.

(Risa de Sergio) Se lo he dicho yo.

Ya lo tenemos. Venga.

Componer no tiene que ser fácil, debe tener mucha reflexión, ¿no?

Sí, en general, sí. Debe tener mucha historia.

Me apasiona porque tiene creatividad, tiene pensamiento,

tiene identidad... Personalidad, de alguna manera;

debes tener una base sólida para hacerlo.

Es muy distinto cuando compones para ti, donde te planteas

qué es lo que quieres decir tú, qué quieres contar;

a cuando tienes un encargo. Exactamente.

Usas, un poco, tus conocimientos. Claro.

Y lo aplicas a aquello de una forma más práctica;

aquí no está el pánico de la hoja en blanco, ¿no?

Ya de entrada dices: "Esto..." y empiezas a hacer.

Yo tengo un método que uso mucho: dejo que fluyan palabras

que me inspiran el tema; las voy escribiendo,

luego, les voy buscando la relación, la rima

y voy construyendo versos. Cuando encuentro uno

que me parece que es clave lo uso para el estribillo

y, luego, acabo la canción. Es curioso.

Cuando el pollo haya cogido color, ponemos el champiñón.

Aceitunas, Marc. Córtalas como tú quieras.

Y tú, pica perejil. Y yo voy con el perejil.

¿Las aceitunas las quieres gruesas?

En trocitos. Como quieras, las meteremos ahí,

junto con el queso Manchego que le vamos poner,

también, podría ser el queso mozzarella que viene rallado

y por encima queda perfecto.

¿Qué te parece la receta? Muy bien, me encanta.

Vamos bien, ¿no? Sí, sí, además, huele de maravilla.

Sí. Ahora, le voy a poner el ajo.

El ajo que rehogue bien, la verdad es que ajo...

Hay, "haberlo haylo". Hay ahí...

Vamos ahí con el ajo, a tope, el ajo es sano.

Tiene que llevar. Yo voy a rallar el queso.

¿Tienes algún ingrediente fetiche que digas: "Sin esto no..."?

Aceite de oliva. Bueno.

¡Bien! Muy bien.

Aceite de oliva bueno. Claro, tiene que serlo.

Y el vinagre, también...

Bueno. Tiene que ser bueno.

Estoy de acuerdo. Se nota mucho.

En una ensalada, por ejemplo, se nota la diferencia.

La vinagreta es fundamental. Sí.

Como el vino para cocinar, si es bueno, mucho mejor.

Aquí tengo la aceituna, no sé si queréis más o no.

Está bien, perfecto. La pondremos encima.

Vale. Luego, para decorar.

Fijaos lo que hacemos; como una pizza normal,

ponemos la salsa de tomate.

Ya se nota el color de la salsa de tomate,

que es casera, la hemos hecho aquí, que ha cocinado un tiempo.

Ya lo he dicho alguna vez, es del tomate en conserva

que nos da nuestro padre; los pelamos

y hacemos esta salsa de tomate.

Javier, ¿cómo lo tienes? Ya lo tengo.

Ya está bien dorado, tiene que dorar bien.

Aquí tienes el queso para que se lo pongas y el perejil.

Ahí. Ajá. El perejil crudo.

Sí, solo se le da un salteado ligero y ya está.

Como ahora va al horno, le daremos un toque de horno.

Vamos rellenando aquí.

Luego, pondremos las tiras de pimiento, eso lo haces tú;

las aceitunas, el queso y vaya platazo que tenemos aquí.

Y orégano, a tope de orégano, que es fantástico, le va perfecto.

Plato fácil para comer con niños o para nosotros, también, ¿eh?

Para hacerlo con ellos es muy divertido.

¿Una o dos de pimiento? Eso, al gusto.

Yo pondría tres, por lo menos. ¿Ah, sí? Pues venga.

Sí, para que estén bien rellenas.

Y así se juega un poco, porque dices "Es un pizza".

Lo único que hay que tener en cuenta al cocinar con niños

son los cuchillos, el fuego... mantenerlos alejados, claro,

pero si tenemos una mesa les damos los ingredientes y que ensucien

porque, al final, es una manera de jugar, de divertirse

y de interactuar con la comida.

Hay que vigilarlos un poco pero bueno...

Van cogiendo la práctica y van solos.

Los míos... Greta ya le da a las magdalenas y eso.

Ah, sí, claro, la repostería tiene mucho atractivo.

Ya hace sus cosillas.

¿Sabes qué hacen los míos?

Miran muchas recetas por Internet, por YouTube.

Es que hoy en día es una fuente de inspiración.

Aparte, para seguir... Las aceitunas le dan acidez.

Para seguir los pasos. Claro, lo pueden ir parando.

Ahora, le vamos a poner el queso. Luego, te vamos a regalar el libro

que hemos hecho ahora, el último, para que lo tengáis en la cocina.

Genial. Para que podáis practicar

porque son recetas fáciles. Fantástico.

Son de este tipo, unas más y otras menos,

pero que están bien.

Orégano que no falte. Ponle queso rallado a tope.

El orégano le da el rollo pizza.

Qué bien cortadas las aceitunas, ¿eh?

(Risas) Cómo se nota.

Ahora, queso a tope. Le ponéis Manchego y no mozzarella.

Sí, podría ser mozzarella. Tiramos para la tierra.

Claro. Pero un manchego tiene potencia.

Es semicurado y le da... Ajá.

Lo vamos a gratinar, esperamos a que gratine,

lo servimos y emplatamos. ¡Vaya pintaza que tiene!

Sí, la verdad es que... Grill a tope y arriba.

Sí, gratinador. Vamos allá.

(Música)

¡Ya lo tenemos! Nada, tres minutos. Han pasado

dos minutos y medio o tres minutos, muy poquito, y ya está.

Pintaza, ¿no? Tiene una pintaza para comérnoslo

entre Marc y yo, uno para cada uno, y para Javier.

Hay uno para cada uno. Mira qué pinta.

Huele al tomate este de los macarrones boloñesa,

con el queso rallado... Mira.

Pintaza, ¿eh? Esto ya, cuchillo, tenedor...

Oye, me encanta la madera. Sí. Hemos emplatado a lo rústico.

Como la pizza muchas veces se sirve encima de una madera,

pues lo ponemos encima de una madera.

Ahora vamos con los rollitos de primavera.

Siempre me sale decir "lollitos de primavela".

"Lollitos de primavela". Lo dirían así.

Vamos con una salsa que seguro que todos hemos probado. Todos.

Se te ha dado bien picar el ajo. Yo pico el pimiento.

Porque sabéis esa salsa de color rojizo,

transparente y gelatinosa

que es para mojar el rollito.

Seguramente, todos la conocéis. Sí.

Tiene pimiento rojo, guindilla, pero no pica

porque esta guindilla es fresca.

Un poco de ajo. Lleva vinagre. Salsa agridulce.

Muy bien. Salsa agridulce.

¿Tienes predilección por algún tipo de cocina extranjera?

Bueno, la asiática me gusta mucho. Asiática.

Sí, sí. Tanto la japonesa como la china.

Las dos me gustan. Y la coreana también.

Y coreana también es muy buena.

Muy pequeñito, Sergio. Cortado muy pequeño.

Sí. Ahora le doy a la contra.

Porque estos son los trocitos esos

que veis tan pequeños que están en la salsa.

Entonces, todo picado, mientras más pequeño, mejor.

Ajo.

Voy a cortar que no lo vas ni a ver.

Te voy a dejar que piques tú la guindilla.

Soy bastante guindilla. Nos llevaremos bien.

Cortamos la punta pequeñita y luego, en trocitos.

¿En aros? Bueno, en aros y luego

los aros cortados. Vale. De acuerdo.

Y ahora, primero, rehogamos. Vamos a rehogar los ingredientes.

Pero un aceite suave. No tiene que coger color.

Es, simplemente, pochar que decimos.

Pochar es cuando no coge color.

Fijaos. Vamos a hacer la salsa. No perdáis detalle

porque es muy fácil. Y luego tenemos un confit de pato,

que está al vacío. Lo calentamos ahora

porque nos servirá para el relleno.

Quitaremos la grasa y nos servirá para el relleno.

Vale, Sergio. Pon.

Ponemos el pimiento. Sin que coja color.

Solo rehogar ligeramente. Ahí está. Perfecto.

Veo que te has animado ahí con el picante.

Me he venido arriba. Ya lo veo.

Oye, no hace falta ponerlo todo. Hay que poner.

Lleva vinagre. Puede ser vinagre de arroz

pero este es vinagre de manzana. Lo traemos hacia aquí.

Ponemos el vinagre de manzana.

Veis que está todo en blanco. Azúcar.

Lleva bien de azúcar.

Aunque no lo voy a poner todo.

Es la típica salsa agridulce. Gelatinosa.

Aquí lleva agua. Pero ponme un poco aquí.

Y lleva un toque dulce también.

Y esto que le ponéis, ¿qué es? Esto es maicena.

Fécula de maíz para ligarla. Sabes que tiene

la consistencia esa como un poco a maicena.

Como un poco babosa. Babosa. Correcto. Sí. Totalmente.

El ajo lo tenía. ¿El ajo lo tenías?

Pero no pasa nada.

Me quedo con la guindilla. Vale. Estupendo.

¿Pica o no? ¿La has probado? Te lo digo ahora.

A ver.

Pica. ¡Guau!

Pica. Ponle un poco menos.

Pica muchísimo. Si no, el público hoy

va a tener un incendio. Estas normalmente no pican.

No. No pongo... ¡Guau!

Pongo un poquito solo. De verdad que pica.

Normalmente, no pica.

¡Uf! Menos mal que la habéis probado.

Está potente potente. Bueno, esto lo voy a guardar.

Sí. Esto no lo guardes. También, también.

Fijaos la salsa, que la acabamos para que no perdamos detalle.

Dejamos que se caliente bien, que dé un pequeño hervor.

Volcamos la fécula de maíz y veréis que se espesa como...

Una textura que luego coge sedosa.

Ahí está. Y ahora ya, simplemente, dar un hervor y ya la sacamos.

Oye, ¿y cómo...? Antes nos decías lo del personaje

del Chaval de la Peca. Qué fuerte hacer un personaje

que se haga más fuerte que tú.

O sea, que digas: Me va a comer. O me ha comido.

Totalmente. Nos parece brutal eso.

Bueno, fue muy divertido. Salió así en plan gamberro.

Y luego hubo un momento que era fantástico,

porque nos hacían entrevistas.

Yo me inventaba toda la historia del personaje.

Y salía publicada. Yo decía que habíamos estado en la cárcel

y la gente se lo creía. Entonces, llegó un momento

un poco surrealista porque la performance esta

se acabó convirtiendo en eso, en una performance

que superó nuestras expectativas.

Cuando llevas un año y medio haciendo una broma, piensas:

"Se está haciendo pesada". No te lo imaginabas

en ningún momento. No. Hombre, claro.

Pero luego también de que te conozcan los tuyos,

a que te conozca todo Dios por la calle, todo el mundo.

Sí. Pero no me conocían a mí. Conocían al personaje.

Yo cuando dejaba el personaje... Bueno, algunos sí me reconocían.

Te voy a decir una cosa. Estás igual.

Chicos, cortad un poco. Yo te doy un trozo.

Está igual. El Chaval tenía mi edad entonces.

Actual. Ah, vale. Él era mayor que yo.

¡Ah! Vale, vale. Por eso ahora estamos igual.

Vale, vale. Bueno, mira. Vas cortando,

pero tranquilamente, eh.

Con cuidado, lo vamos cortando así en juliana.

Que corta mucho el cuchillo, o sea, que tranquilo.

Tómate tu tiempo. Yo tenía más pimiento.

Era más pimiento, porque también está en juliana.

Tenemos... Ahora vamos a hacer el relleno

con la parte del pimiento rojo que ha quedado,

tirabeques y la col.

¿En qué estás metido ahora? ¿En qué proyectos estás ahora?

Mira. Ahora estoy presentando un nuevo disco que he hecho,

que se llama "Refugi". Ah. Lo tenemos aquí.

Yo lo he visto por aquí. Mira. Este.

Es este. Mira, este ya te lo puedes quedar.

Y tengo otro para tu hermano. ¿No me digas?

Qué guay. Luego te daremos un libro.

Luego te daremos el libro. ¡Qué guay!

¡Eh! ¿Qué tipo de canción?

Bueno, es canción. De hecho, básicamente,

canciones no con mucho arreglo.

En la mayoría de los casos, son bastante desnudas.

Y que estoy presentando en un espacio muy singular,

que es una "yurta". ¿Qué es una "yurta"?

Una "yurta" es una tienda de campaña que usan los mongoles,

nómadas. Y que, de alguna forma, es un refugio para ellos.

Yo encontré que este espacio era un refugio para mis canciones.

¡Toma ya! Entonces, bueno...

De forma, para entendernos, es como si fuera una carpa de circo

pero reducida, pequeña.

Y es un espectáculo solo para cien personas.

¡Ostras! ¡Cien personas! Sí.

No es tan pequeña. El público está muy cerca.

Y, además, se ven entre ellos. Es una experiencia distinta.

Pues mucha suerte. Sergio, vamos a saltear.

Seguro que te va a ir bien.

Primero, ponemos aquí. Podemos ponerlo junto.

Ponemos la col.

Tirabeque.

Y el pimiento. Muy bien.

Vale. Te voy a dar jengibre para que vayas rallando.

Venga. Que esto es pelar un poco.

Os voy a dar esto para que vayáis desmenuzando.

Fijaos lo que tengo aquí.

Esto es un confit de pato.

Lo hemos comprado así. Si vais al...

al mercado, normalmente, el confit lo venden ya

envasado al vacío y cocinado. O en lata.

O en su propia grasa. O en conserva.

O en conserva. De esta manera,

lo que hemos hecho, es poner con la bolsa y todo

dentro del agua para que se deshaga la grasa.

Veis que tiene. Y poder desmenuzar

este confit, que se lo doy a Javier.

Bueno, aquí lo que voy a hacer con el confit,

es eso, sacar la grasa.

Y desmenuzar. No tiene ningún secreto.

Oye, me han dicho que tu familia

tiene una receta de caracoles muy buena.

Ah, sí. Cuidado, que nosotros somos

apasionados de los caracoles. Es que los caracoles,

o te apasionan, o los temes.

Porque hay gente que realmente sufre cuando los ve.

Pues es un receta muy sencilla.

Se trata solo de limpiar muy bien los caracoles.

Si puede ser de los planos, mejor.

Sí. Y luego, engañarlos.

La técnica esta de poner el fuego muy muy lento.

Que salgan. Que digan: ¡Oh! Qué buen rollo.

Qué calorcito. Salgan los pobres. ¿No?

Y luego, cuando ya se confían, ya es demasiado tarde.

Pero, a partir de aquí, solo hay que ponerles

aceite, sal, pimienta, generosamente,

y tomillo. Y dejarlos a fuego muy lento

durante mucho tiempo. O sea, son hervidos.

No son en lata ni nada. Sí. Hervidos, pero se cuecen

en su propia baba.

Sí, sí. Y se quedan como confitados

con el aceite. Qué bueno.

Y luego, ahí con un poco de alioli y te mueres.

Ya. A mí eso me fascina. Javi y yo somos muy de caracoles.

Bueno, eso es un recetón. Cuidado con la receta.

Pongo jengibre. Es nivel.

Ponemos jengibre, que si no, no hay rollito.

Si no, no es... Le falta ese toque.

Venga. Movemos bien. Y ahora ya, lo que vamos a hacer...

Es rellenar. Bueno, hidratar.

Ya veréis. Porque la masa también es especial.

Bueno, es una masa de arroz, que es la típica

de los rollitos de toda la vida.

Lo único que hay que hacer, es enrollar.

Os digo una cosa a los dos. Marc y Sergio.

No paro con la bayeta.

Ya, ya. Todo el día restregando. Buen rollo,

pero no paro con la bayeta. No. Pero esto es importante,

porque da gusto trabajar así con todo limpio.

Pero vosotros también podéis... Tú dale, tú dale.

Da gusto verte con la bayeta.

Es que lo hace bien. No, no. Lo hace bien.

Bueno, tenemos aquí el confit, que ya veis qué bonito.

Tenemos aquí... Meter y sacar, Sergio.

Esto, en un segundo ya está.

Con que se... Esto es la oblea de arroz.

Que solo humedeciendo un momento, ahora cogerá...

Más flexibilidad. Se puede trabajar perfectamente.

Espera, que esta está rota.

Exacto. Que no esté rota. Para hacerlo,

veréis que es sorprendente y le daremos un toque crujiente.

Esto lo venden hecho ya. En cualquier superficie,

lo encuentras. Venden hechos hasta los rollitos.

Es verdad. Como estos no creo que los hagan.

Aquí nos gusta darle el toque y hacerlo.

Hay que hacerlo, porque si no, no sabes lo que lleva.

Vamos a poner las verduras en el medio.

Ahí está. Se puede hacer de lo que queramos.

El rollito acepta... Y, normalmente, también

puede ser una receta de aprovechamiento.

Si te ha sobrado un guiso anterior, un estofado, cualquier cosa,

con un poco de verdura, lo vistes bien.

Qué frescor, qué maravilla. Pim, pam.

Lo sirves tal cual lo estamos haciendo y ya está.

Y huele muy bien. Para enrollarlo,

yo te hago uno y tú haces el resto. Espera. Que falta el pato.

Falta la chicha. La chicha.

Vale.

Doblamos las puntas. Tú también vas a enrollar.

Mira, Marc. Yo le enseño uno. Exactamente.

Doblamos las puntas. Y luego ya lo enrollamos.

Porque, de esta manera, luego ya prensas aquí un poco,

le das la vuelta y ya lo tienes.

De esta manera, no te sale...

No sé si me va a salir tan bien, pero vamos a intentarlo.

Primero metes esa punta y esta.

Ya verás. Es como envolver un regalo casi.

Exactamente. Y ahora ya... Ya así y luego lo prenso un poco.

Y luego ya simplemente... Ya está. Ya lo tienes.

Si ves que se te pega la oblea, te mojas un poco las manos

con agua y ya está.

A ver, Sergio, que voy a acabar esa.

Venga. Lo voy a poner en una bandeja.

Lo vamos a pintar con huevo y lo vamos a meter al horno

un buen chupinazo. Y, de esta manera,

nos va a quedar un rollito crujiente. "Crac, crac".

Esto ya es toque Torres.

Porque, normalmente, para darle el crujiente, lo fríen.

Pero la fritura pilla mucho aceite.

Por eso será mucho más ligero. Nos gusta más sano.

Ahí está.

Venga. El huevo que nos da Javier.

Lo metemos al horno y le daremos un...

Y fijaos qué bonito. Es transparente.

Es sano. Es bueno. Y con esta salsa...

Que a ver cómo ha quedado de picante.

Sí, sí. Ha quedado como... Esto, el público te lo dirá luego.

Cada uno le tiene que dar su toque a este plato.

Lo bueno es que... Vale. Yema de huevo.

O huevo entero podría ser perfectamente. Y pintamos.

No pica. No.

Seguro que no. No, no. De verdad.

Igual se esfumado. Bueno, le he puesto poquito.

Mirad qué color más bonito coge. Y esto, en el horno

nos va a coger una textura buenísima.

Son diferentes y muy buenos. ¿Pica o no?

No. No, no.

¡Jolín! Bueno, ahí detrás tengo más.

Muy bien. El azúcar también.

Azúcar, vinagre, agua. Al final, lo domas.

Bueno, mirad qué bonito. Ahora horno fuerte.

Simplemente, que dore. Cada uno... 180, 190 grados.

Y hasta que dore. Exactamente.

Cada uno dependiendo del horno que tenga.

Venga. Vamos a darle aquí un buen viaje.

Lo subo un poquito a 200 para que esté más rápido y ya está.

Ya lo tenemos. Lo acabamos de sacar del horno ahora mismo.

Recién salido. Está... ¡Uf!

Esto está delicioso y, sobre todo, mojado en la salsa.

Ahí está. Está buenísimo.

Vamos a poner un poco de aceite en la espátula.

Mira, Sergio. Con la mano mejor. Por si nos quemamos.

Para que no se pegue. Sí.

¡Uf! Está caliente. Por eso.

Ponemos aquí. Con la espátula.

Con la espátula y aceite.

Y aquí lo tenemos. Ya está.

La salsa, que la tenemos ahí aparte.

Marc, tú nos has dado tu supermúsica. Muchas gracias.

Creo que vas de gira en enero. A partir de enero.

A partir de enero empieza la gira.

Te vamos a ir a ver. Y esto para vosotros,

para que tengáis ahí en casa, para que cocinéis.

"Tradición con toque Torres",

que es el último libro, que está superbién.

Ya no está el eslogan aquí. No. ¿Pero te lo sabes?

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

¡Correcto! Nos vemos en el próximo programa.

Hasta luego. Gracias. Adiós.

(Canción "Misteriosament feliç")

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Minipizzas de berenjena y rollitos de primavera

Torres en la cocina - Minipizzas de berenjena y rollitos de primavera

07 dic 2018

Marc Parrot con Sergio y Javier cocinan un plato ideal para que los niños coman más verdura, minipizzas de berenjena asada con pollo, queso y verduras y unos rollitos de primavera.

ver más sobre "Torres en la cocina - Minipizzas de berenjena y rollitos de primavera" ver menos sobre "Torres en la cocina - Minipizzas de berenjena y rollitos de primavera"
Programas completos (794)
Clips

Los últimos 2.574 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios