www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4852700
Para todos los públicos Torres en la cocina - Merluza con verduras y strudel de cabello de ángel - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

¡Vamos ahí! Hola y bienvenidos a "Torres en la cocina".

Hoy vamos a hacer un programa con ángel, que se llama.

Con ángel, con duende. Di tu plato y, luego, digo el mío.

Vale. Vamos a hacer una merluza con salsa de jamón y verduras;

una merluza muy especial, muy buena.

La salsa tiene toque, es una "meunière" de jamón,

no la hemos hecho nunca. Jamás.

Y, luego, esta calabaza la vamos a convertir en un strudel,

con esta varita, en un strudel de pera y cabello de ángel.

La verdad, muy interesante. Tiene ángel.

Decimos "duende" o "ángel" a esos platos que, a veces,

tienen ángel, tienen duende. ¿Por qué?

Son fáciles y están bien hechos, es lo que haremos con vosotros,

convertirlo en una carroza fantástica.

Empezamos por la base, hemos hecho un caldo de jamón.

¿Cómo? Con verduras: zanahoria, cebolla, puerro, ajo.

Blanquear los huesos de jamón, en la carnicería compráis

los huesos de jamón, que son los que se cortan,

una vez acabado el jamón y los blanqueamos.

Blanquear en abundante agua para quitar todas las impurezas.

Blanquear es hervir, hervir y sacar.

Y, después, ponemos caldo de ave para potenciar más,

aunque podría ser agua. O agua.

Y cocinamos este caldo durante una hora y media, es suficiente,

y tenemos este caldo que huele y sabe a jamón.

Exactamente. Y haremos una "meunière" de jamón.

Atención, es una salsa que no hemos hecho y es fantástica.

¿Sabéis ese caldo rancio bueno que te queda la garganta...?

Ese caldo está espectacular.

Buenísimo. Tenemos un cazo caliente

y ponemos la mantequilla, haremos una mantequilla "noisette".

¿Qué es mantequilla "noisette"?

Una mantequilla tostada que nos servirá para hacer...

El "meunière" es una salsa para el pescado

que se hace con limón y, también, con fumet;

pues nosotros, la tuneamos y la haremos de jamón.

Yo no lo he visto nunca, solo aquí, no sé vosotros.

Yo, tampoco. Sergio, un colador. Venga.

"Noisette" quiere decir que debemos tostar la mantequilla

para que coja un sabor a nuez que es buenísimo.

A frutos secos tostados: avellanas, nueces...

Se tiene que tostar hasta llevarlo al límite, ¿vale?

Antes de que se queme, si no, no sirve, evidentemente.

¿Sabes qué quiere decir "meunière"? Eh... la mujer del molinero.

Al que molía la harina se le llamaba así.

¿Qué te parece? Pues sí, es verdad, es verdad.

¿Veis? Ahora se va a quemar el suero y quedará la grasa;

ahora es cuando empieza a dorarse, a tostarse.

Bueno, más a evaporar. "A evaporar", sí.

"Noisette", de esta forma es deliciosa.

Ya huele bien, la mantequilla así nos parece tan buena...

Hay que estar atentos porque de estar perfecta a quemarse

va nada; o sea, es muy rápido.

Ya veis que empieza a coger color y hay que arriesgar un poco, ¿eh?

Vamos ahí, vamos ahí, vamos ahí.

Va cogiendo un color tostado; color a nuez, color a avellana.

Venga, Sergio, ahora que ya está, dale ahí.

Es grasa, hay que tener cuidado.

Perfecto. Un poquito más, no mucho más.

Ya está. Ahí está.

Lo colaremos. Bajamos el fuego.

Lo guardaremos en la nevera o en el congelador

y tenemos un caldo de jamón increíble para otras elaboraciones.

Unas gotitas de zumo de limón, como habíamos dicho.

Ponle limón, "unas gotitas...", que lleve.

Un poquito. Fijaos cómo ha ligado. Y, ahora, dejadla reducir un pelín,

para que coja consistencia, y ya la tendríamos.

Esto es delicioso. A ver, la voy a probar.

Esto es una gran salsa, de verdad.

Además, me han chivado que tenemos a una cocinera en el público.

¿Ah, sí? Cocinera viajera.

(Risas) ¿Eh? ¿Sí o no?

Sí, "cocinera viajera". Cuéntanos un poco.

Yo nací en una familia de cocineros-panaderos

y a partir de 2001 me dediqué a hacer todo el desarrollo

de cocina a través de la formación para personas que necesiten

una nueva oportunidad en su vida. ¡Toma ya!

Estuve en Centroamérica, África... En 2008 volví a España y trabajé

en fundaciones de inserción para personas en riesgo

y, ahora, estoy con Futur, para ayudar a nuevos grupos

que necesiten una nueva oportunidad.

Si les desarrollo la vocación, perfecto; si no, tienen

una nueva oportunidad para rehacer y construir su vida.

Seguro que sí, la cocina es... Muchísimas gracias,

hacéis un trabajo fantástico y desde aquí os apoyamos a tope.

Vamos a seguir, vamos a hacer la verdura;

vamos con esa verdura fantástica porque siempre hay que comerla,

siempre hay un motivo para comer verdura.

La vamos a poner. Fijaos, tenemos apio.

Calabacín.

Y... berenjena.

Es una tipo de berenjena asiática, es una berenjena más alargada,

cada vez se encuentra más, y si no, de la normal, y cebolla.

Hacía tiempo que no usábamos la cucharilla parisina, es esta,

y he dicho: "Voy a hacer unas bolas de calabacín".

Para decorar, porque siempre es algo más...

Queda más bonito. Más bonito.

En casa podéis hacer dados, tacos. En panadera, cubos o como queráis.

Exacto. Yo voy a coger... Fijaos que quedan estas bolas.

Es bonito, ¿eh? Queda bonito. Sí.

También, ponemos el apio, pero cojo la parte más tierna;

con las hojas de fuera podemos hacer una crema, ya hicimos una,

o podemos hacer un caldo, que son buenísimas.

Exactamente. ¿Sabéis cómo hacemos, a veces, el kale?

Lo hacemos al horno o al micro y queda crujiente;

con las hojas de apio, probadlo, queda superbueno, buenísimo.

Las hojas las guardo y, ahora, haremos un salteado de verduras

con el apio cortado en daditos.

Con lo que nos sobre del calabacín se guarda para hacer

un caldo de verduras, un caldo muy bueno de verduras;

para hacer una tortilla; un salteado de verduras...

Verdura, verdura, verdura; hay que comerla.

Esta berenjena es mucho más suave,

es muy... muy tierna.

Ya la voy cortando. Es muy interesante.

Fijaos que es muy alargada, casi no tiene pepitas,

por dentro es muy compacta y nos va muy bien para este tipo

de salteado porque lo vamos a hacer muy rápido

y no cogerá aceite, ya veréis.

La corto en rodajas finitas, que quedará más bonita,

para que se cocine rápido, y con la piel, ¿eh?, que es buena.

Si la piel está bien cocinada no pasa nada.

Pondremos un poco de cebolla, no mucho, un poco va bien.

Cebolla que no falte. Es una manera de consumir verdura.

Exactamente; de todo tipo. De todo, de todo.

Bien, echo la cebolla y empiezo a saltear verduras.

Bueno, esto ya está, venga.

Esto nos va a acompañar muy bien a la salsa y al pescado.

Aunque luego le daremos un toque cárnico, no podíamos evitarlo.

Y, luego, haremos el cabello de ángel, que no lo hemos hecho.

El cabello de ángel está muy bien, es fácil de hacer y sorprendente.

Yo soy adicto al cabello de ángel, cuando veo en una pastelería

algo con cabello de ángel, me encanta, nos encanta.

Cuando éramos pequeños en casa se hacía, pero hace tiempo que no.

Ponemos la cebolla...

El apio y la berenjena. Para el calabacín me espero...

Bueno, como es más gordo, lo puedes poner.

Vale. Esto se lo echaremos a la salsa

para que se termine de cocinar y, entonces, nos dará ese toque

tan bueno y tan ácido que tienen el limón y el jamón.

Vamos con la susodicha.

Bueno... merluza del golfo de Vizcaya;

sabéis que esto tiene un sello de pesca sostenible

que quiere decir que los pescadores solo pescan un cupo

y dejan reproducirse la merluza, así se respeta mucho el mar

y el medioambiente, también. Siempre que veáis este sello

o, al menos, se puede preguntar, porque es interesante.

Hemos cogido la cola, que tiene menos espina y todo,

y, para mí, es la mejor parte. Bueno...

Bueno, cuidado, que si tienes el cogote...

El cogote, cuidado. El cogote es el cogote.

Vamos a limpiarlo, pero en la pescadería os lo hacen.

El tema de despiezar los pescados o las carnes

es una cuestión de sensibilidad, de conocer cómo van las espinas

pero, también, de sensibilidad, de dejar que el cuchillo vaya solo.

La verdad es que aquí no hago nada. Deslizar por encima de la espina.

Y él ya sabe por dónde tiene que ir.

La merluza es el primer o segundo pescado más consumido en España.

Vamos a meter un lomo. Es el primero, Sergio.

El primero, ¿no? Sí, sí.

El primero y de largo, creo.

Huy, venga. Venga, perfecto.

Una buena pieza de... Vamos a poner, claro que sí.

¡Verduras! Ya las hemos salteado y ahora...

Tenemos el caldo de jamón con la mantequilla "noisette";

la salsa "meunière". No lo ponemos todo;

luego haremos más que somos muchos.

De momento, vamos a poner guarnición para uno,

y dejamos que termine de cocinar aquí, en la salsa.

¿Por qué saltear? Cogen más sabor. Exactamente.

Al saltearlas, siempre cogen más sabor.

Venga, vamos allá. Ahora, el jamón en la misma sartén.

Bueno, ya voy a coger otra.

Vamos a saltear un poco de jamón, donde vamos a dorar esta merluza.

Aquí mismo. Es justo.

Y es marcarla muy bien por la piel.

Ya sabéis que nosotros las cocciones,

si van a la plancha o en una sartén,

es darle bien crujiente por la parte de la piel

y hacer casi toda la cocción por la piel.

Y cuando ya llega... Os lo voy a enseñar.

Cuando ya ves que se empieza a poner blanco por aquí,

que os lo vamos a enseñar,

darle la vuelta, dejarla muy poquito y retirar.

Y ya con el propio calor se termina de hacer.

La culpa de esto es el mercado.

Vas viendo cosas y dices...

Bueno, pero qué bien.

Vamos a dorarlo porque sabéis que coge mucho más sabor.

Y en la misma sartén haremos el pescado.

Una "meunière" de jamón tiene mucho rollo.

Está muy bien. Se puede combinar.

Nosotros vamos a hacer un mar y montaña,

que esta mezcla de un pescado con algo de...

Bueno, más cárnico que el jamón yo creo que no puede haber nada.

Pero, en este caso, si lo pusierais con una carne,

también estaría bien. Espera, Sergio.

Primero, doramos el jamón.

Ah, vale. Venga. Y luego ya, en esa misma sartén,

pues pondremos... Exactamente.

Así tendremos salsa de jamón, el jamón para decorar

y luego estará cocinada en la grasa del jamón,

que también lo coge

y queda muy bueno. Queda mucho más sabroso.

Platos con ángel, con duende, con historia, con toque.

Con toque de varita. Con toque mágico. La dejo aquí.

Vale. Ya lo tengo, Sergio. Pero es mía. No la toques.

Es de los dos. Es de todos. Es mía.

Qué bien huele el jamón así.

Vale. Venga, vamos allá.

En la misma sartén, en la misma grasa.

Por la parte de la piel, lo dejamos cocinar.

¿Has puesto un poco de sal? No. Pero ponle.

Cuidado porque el jamón suelta la sal.

No. Pero un poco sí le va.

A partir de aquí, que vaya cocinando

de la piel hacia arriba. La piel nos ayuda a proteger.

Y ya veréis que se va poniendo blanca.

Y una vez llegue más o menos a la mitad,

es lo que yo decía: darle la vuelta y retirar.

Impecable. Opción magistral.

Con eso quedáis bien siempre.

Dices: Yo es que controlo aquí el pescado y lo sé cocinar.

Yo os digo. Probar esta salsa, de verdad.

Está increíble. Es de un nivel... Vamos.

Y luego, lo que solemos hacer nosotros,

aunque sea un pescado, es regarlo, ir regándolo.

Para que el calor sea bien uniforme.

Mirad qué bonito, qué merluza.

Está impecable. Qué carne más tierna.

Una carne blanca. Sin grasa.

Yo le daría ya la vuelta. Venga. Vamos allá.

Ya le hemos dado casi toda la cocción

por la parte de la piel. La merluza, eso sí,

un poquito rosada. No la vamos a cocinar del todo.

No. Porque si no, queda reseca.

De esta manera, queda mucho más jugosa.

¡Uy, uy, uy! ¡Oh!

Venga. El tiempo de que yo vaya poniendo la decoración.

Vamos a poner este jamón alrededor

para que se sepa que es de jamón.

Es una merluza con salsa de jamón.

Si pillas ahí ese trocito de jamón que vas cogiendo con la grasa,

que queda tan bueno, eso le da un sabor tremendo.

Combina muy bien el jamón con el pescado.

Es un mar y montaña, podríamos decir.

Bueno, es un mar y montaña, de hecho.

Pero muy equilibrado porque no resta el uno al otro,

sino que suman muchísimo. El jamón tiene ese punto saladito

y el pescado también. Combinan perfectamente.

Son una pareja perfecta. Esta supersalsa.

Dale la verdura. No. Pon el pescado

y pongo la salsa. Esto ya lo tenemos.

Esto, con el calor que tiene, se termina de cocinar.

Ponemos aquí. (EXCLAMA)

¡Oh! Vaya plato para comer

ahora mismo. Las verduras,

que están salteadas y cocinadas, las ponemos por encima.

El pescado puede ser cualquiera.

No tiene por qué ser merluza.

Le va muy bien cualquier tipo de pescado a esta salsa.

Ahí está, Sergio. Verde. Voy para allá

Un poco de aceite de oliva, que nos gusta que no falte nunca.

Ahí está. Y merluza con jamón.

¡Toma ya! ¿Dónde está mi varita?

¡Clin!

Seguimos poniéndole ángel a nuestros platos.

En este caso, un "strudel" de cabello de ángel y pera.

Le vamos a dar unos toques muy buenos.

El protagonista es... ¡Tachán! Esta calabaza.

La protagonista. Calabaza de cabello de ángel.

Una calabaza que es sorprendente. Muchos de vosotros

seguro que ya la habéis cocinado, pero otros no.

Se conoce también como cidra.

El tipo de calabaza que es la típica

para hacer el cabello de ángel. Es fácil de hacer.

O confitera también. No tiene mucho trabajo pero tiene.

La abro. Vamos a abrirla. Sí.

Tenía muchas ganas de hacer esto. Un cuchillo que corte.

¡Chas! No hay que tener miedo porque es muy dura.

¿Veis? Sí. La piel de la calabaza.

Por eso la vamos a cocer con la piel.

Fijaos lo que tengo aquí. Con cuidado de no cortarse.

Mientras Javier se pelea con la calabaza...

¡Tachán! Qué bonita. ¿Veis que tiene eso?

Luego se convierte en cabello de ángel. Lo que hay que hacer,

es coger la calabaza, esta está cocinada,

durante dos horas. Parece una chirimoya.

Es una calabaza diferente. Escucha, escucha.

Cogemos la calabaza, la cortamos a cuartos

o a trozos pequeños, con la piel.

Cogemos una olla de agua. Ponemos dentro de la olla

con anís estrellado y la cocinamos durante dos horas.

Sí, señor. La calabaza hay que cocinarla.

El resultado es este de aquí. Fijaos.

Esto de aquí es el cabello de ángel.

Fijaos las fibras. Ese pelo.

Ponlo aquí, Sergio, que lo vamos a escurrir un poco.

Mira. Fijaos. El anís estrellado es un toque,

un buen toque que hay que meterlo porque le va muy bien.

Ya sabéis que el anís estrellado...

Esta la ha puesto aquí para que veáis.

Todo esto son las fibras, los pelos.

Quitamos las pepitas. Quita las pepitas, Javi.

Sí. Ahora las saco. Se puede utilizar también canela, vainilla.

Cocinar durante dos horas. Sergio, ponlo aquí.

Es que estás poniendo las pepitas y yo no quiero.

No las pongo, Sergio. No las pongo.

Es que yo, con lo meticuloso que soy con esto...

Pero fijaos. Sale solo.

Y son miles de fibras, de pelos, de cabello,

por eso se llama cabello de ángel,

que salen. Es muy interesante.

Y es fácil de hacer también.

Es que sale solo. No he hecho nada.

Y luego ya se irá deshaciendo.

Con el azúcar lo vamos a cocinar.

Ahora la mayor parte del trabajo la hemos hecho,

que es cocinarla. Se cocina sola.

Luego, hacer el cabello de ángel son 10-15 minutos. No tarda más.

¿Cómo hacemos el cabello de ángel? Fijaos. Azúcar.

El cabello de ángel tiene que ser una parte de calabaza

por una parte de azúcar, a igual proporción.

Lo mismo. O sea, 300 de calabaza, 300 de azúcar.

Es como una confitura. Ahora sacamos un poco el agua,

que tiene abundante agua. Y entonces así

pesaremos más lo que es la pulpa.

¿Quieres pesarlo o no? Yo te lo hago a ojo.

Yo lo tengo controlado. Esto no tiene misterio para mí.

Ponemos la calabaza.

Ponemos el azúcar.

Ahí, lo mismo.

Tanto por tanto. Tanto por tanto.

Ahora lo dejamos cocinar. El agua de la calabaza

y el azúcar van a hacer un caramelo

y lo dejamos cocinar 15 minutos.

10-15 minutos. Ya nos lo va a decir la calabaza.

Mientras tanto, Javier,

la pera ercolina. Pero ercolina.

Es una pera. Bueno, sabéis que durante todo el año,

prácticamente, durante todo el año, hay peras.

Y según la estación del año, es un tipo de pera.

Ahora está la ercolina. Una pera que tiene mucha agua

y, aparte, es muy sabrosa.

Pues vamos a hacerla con esta pera.

Podría ser con otro tipo de pera.

Vamos a pelar. Cortar en dados.

Y fijaos que... ¡Hum! Esta pera es, de verdad, dulzona.

Es buenísima.

Venga. Esto ya lo tenemos aquí. Ya veréis cómo va cogiendo...

Ahora va soltando el agua la calabaza.

Con el azúcar hacemos un jarabe, un almíbar.

Se va cocinando y es lo que hace el cabello de ángel,

que son esas tiras finitas, dulces, pero con toque anisado.

Nosotros, anís estrellado.

Veis qué sencillo hacerlo. Y es diferente,

porque son de aquellas cosas que se pierden

y que son muy buenas.

Que ya veréis el "strudel" que vamos a hacer tan bonito.

Y la masa hoy no la vamos a hacer.

Hoy os vamos a dar un truco para hacerlo más fácil.

Ponte para allá, que voy yo cortando.

Cortamos aquí unos cuadrados.

El "strudel", normalmente, o el "apple strudel" es de manzana.

Con manzana, canela. Normalmente.

Nosotros estamos en el universo Torres.

Le damos nuestro toque diferenciador.

Ya sabéis. Nos gusta variar y hacer nuestras recetas.

Que lo hicimos el de manzana. Lo podéis ver en la web,

que hicimos un "strudel" de manzana buenísimo.

Y es una receta alemana. Vamos cortando en dados.

Y la saltearemos con supergalleta María.

Es esa galleta que conocemos absolutamente todos.

Vamos a hacer eso que llamamos nosotros crumble y que se llama

así, pero lo haremos con avellanas y galletas María

ahora os lo enseñaremos

y lo añadiremos después a las peras.

Es muy bueno. Este strudel es la pera ya veréis.

(IMITAN UNA RISA)

Yo me parto. Vamos con la pera,

vamos a saltear esta pera y la saltearemos

con un poco de miel.

Aquí la tienes. Venga, perfecto.

Y salteamos la pera para que suelte su agua,

para que quede bien.

La vamos a cocinar un poco también que quede al dente

porque luego, recordad que este strudel

lo ponemos al horno y se terminará de cocinar,

ahora solo darle un toque

que es la pera y miel.

Sustituimos el azúcar por la miel.

Venga, Javier, la galleta, ve triturando la galleta

con la avellana. La podemos hacer aquí

o en el mortero, perfectamente.

Si tenéis un mortero, lo podéis hacer en el mortero,

pero lo haré aquí ya que lo tengo aquí, galletas María.

Y las avellanas, esto nos ayudará también

a absorber los jugos ya sabéis que en el strudel

se pone debajo pan de molde para que absorba el agua

de la manzana, pues nosotros le ponemos galleta María

y la avellana. La avellana tostada

que está, vamos, la combinación es muy buena.

Vamos allá, triturar.

Mirad qué pintaza empieza a coger ya el cabello.

Listo.

Evidentemente, nosotros, porque esto tiene que ser

unos 15 minutos, ya lo tenemos hecho,

lo tenemos en la nevera.

Y lo tenemos frío. Esto.

Mirad.

Esto es lo mismo

que es eso y lo hemos enfriado y te queda esto de aquí.

Cabello de ángel, normal y corriente, pero

con un toque Torres que es el toque Torres

del anís estrellado.

Esto a cucharadas me lo como.

Perfecto. Además lo hacemos en casa

que sabes cómo lo haces, sabes lo que tiene,

lo haces a tu gusto

y eso, eso tiene mucho valor.

Ojo al tema, ponemos el crumble con la pera.

Yo lo pondría todo. Sí, sí, lo estoy repartiendo bien.

Y aquí ya le damos un par de vueltas y listos.

Fijaos cómo queda la pera, espera, pon aquí para que se vea.

Ahí. Ahí me lo escondes.

La pera queda aquí bañada completamente, por el crumble.

Y nos queda una pera crujiente, pero con toque avellana.

Esto para el relleno. Vale, vamos la filo.

La tengo aquí, mantequilla clarificada, ya sabéis que para

que nos quede crujiente la filo tenemos una mantequilla clarificada

que es solo poner la mantequilla, ponerla, deshacerla y quitarle

un poco el suero de leche y volcarla y con aceite.

Bueno, con aceite, con... Con la propia grasa

es con lo que vamos a pintar.

Filo es una alternativa fácil. Oye, se podría hacer con masa

de strudel que os dimos en su día, pero dijimos:

"Vamos a facilitarlo un poco, vamos a hacerlo más fácil"

y es que son tan finas las láminas.

Mira, una, vamos a coger tres.

Dos. Mira, aquí hay dos.

Y tres. Venga, con tres creo

que nos quedará bien. Enrollamos la masa.

Una textura fantástica. Sí.

Que parece terciopelo, parece como un tejido

de esas sábanas finas, finas.

Y ahora, vamos a pintarla

por capas con esta mantequilla clarificada,

Esto ya directamente, tapar y a la nevera.

Y venga, empezamos a pintar.

Primera capa.

Ahí está, a la nevera.

Que esto nos dará sabor y luego quedará muy crujiente,

ya lo veréis. Hay que ir ágil en la elaboración

porque las láminas de filo en contacto con el medio ambiente

se suelen secar si pasa mucho rato.

Pero como veis lo hacemos rápido.

Coge de ahí.

Ya dos mejor.

Así nos quedará mejor.

Tacatá. Toma.

La pegamos encima. Un poquito más.

Y esto es un juego, es divertido.

Ya veis, le da un sabor luego la mantequilla cuando se tuesta

en el horno y le da ese crujiente y esa...

Vamos a poner, como siempre se hace, la pera debajo.

Exactamente, pero pon yo haría todo, prácticamente.

No, vamos a poner, no te pongas nervioso, Javier,

que este plato te lo enseñé yo.

Es mi creación y yo te diré cómo se hace.

No te anticipes, no te adelantes.

No te quieras marcar la medalla que la varita la tengo yo.

Y ahora le ponemos el cabello de ángel casero.

Y no me digáis que esto es un postre,

postre bueno, bueno, pero, vamos, y para hacer el fin de semana

en casa con los tuyos que te dicen: "Oye".

Vente un poco más para aquí, Sergio.

No porque lo haré de otra manera. Vale.

Tú, sigue durmiendo.

Tranquilo. No me hace caso y luego veréis.

Ya verás, venga, ya está, quítame el plato.

Venga, ahora ponemos el cabello de ángel.

Venga, en el centro, Javier.

Hum.

Ponlo aquí alargado.

Vamos haciéndolo así.

Y luego encontrárselo es buenísimo.

Cómo está la pera con la avellana.

Está buenísimo. Es combinación 10.

Y el cabello de ángel que le da ese toque dulce

y esa textura que tiene precioso.

No tengas miedo que es el cabello de ángel.

¿Más? Hombre, claro.

Cuidado, que no sea demasiado dulce, venga, ya está.

Venga, ahora hacemos una cosa,

ponemos aquí, bueno, primero, yo voy a intentar una cosa,

ya veréis, tac.

Tac.

Es que pensaba que también podía ser con...

Ahora cogemos aquí, ¿veis?

Vamos a cortar un poquito aquí, Sergio, un pelín.

Poco, eh, poco.

Un poco más, va un poco más.

Es que, es que...

Venga. Pintamos aquí ya para sellar bien,

ya es solo darle la vuelta, veis que cerramos por dentro.

Patapam. Chan, ya lo tenemos.

Así de fácil. Ya lo tenemos, ahora ya

lo ponemos aquí en la bandeja con cariño, con cuidado,

pintamos con mantequilla, 190 grados y le damos

un toque, le vamos a dar... 15 minutos, aproximadamente.

Sí, porque ya está cocinado, que dore bien la pasta filo,

pero antes de irnos, vamos a hacerle una salsa.

Eh, precioso, eh.

Fácil y, de verdad, lo podéis hacer, el relleno,

evidentemente, de lo que queráis, pero

es muy fácil y luego queda muy crujiente.

(GOLPEA LA BANDEJA) Ding.

Vale. Vamos a hacer una salsa

para acompañar. El strudel, normalmente,

se suele acompañar

con o bueno, también, el strudel, no, pero sí

la tarta Tatin se acompaña con crema de leche.

Nosotros haremos una salsa para acompañarlo para hidratar

ya para redondear, para darle duende,

para darle ángel con crema de leche,

no lo pondré todo.

Un poco de leche

para que no nos quede tan espesa, canela y brandy.

Haremos una salsa que acompaña muy bien, muy fácil también

y canela en rama, un trocito de canela en rama.

Solo esta salsa es dejarla hervir,

retirar y enfriar. Un poquito de miel

que le dará ese toque dulzón. Nada, un hervor y enfriar

y terminar de cocer el strudel y montamos

este platazo que aún le queda. Lo pondremos en el baño invertido

que lo tengo a punto. Dejemos que haga una infusión.

Fijaos qué pinta tiene esto. Mirad.

Crujiente, crujiente, a ver, Sergio, saca la bandeja

de abajo, vamos a cortarlo. Una pinta tremenda.

Fijaos, un momento, Javi, espera. Primero, aquí tenemos la infusión

que hemos hecho que la pondré en una jarrita que ya está fría.

Bueno, y pondremos un poco en el plato y todo.

Sí, la voy a poner aquí para que...

Esa con el toque del brandy, la canela, la miel, muy bueno.

Y aquí el strudel que lo voy a abrir

para que veamos bien. La canela está ahí, o sea que,

solo ha sido una infusión.

Mirad cómo suena.

(Crujidos)

Completamente. La masa ya visteis

lo que nos costó hacerla. Completamente, crujiente.

Yepa, venga, ponemos así.

Está caliente, eh.

Venga, ponemos ahí y simplemente, la acompañamos.

Al lado así está.

Con la crema os digo yo que combina muy bien.

Ya está, no lo toques, no. Trae la merluza, Sergio.

Venga, superlomo de merluza que hicimos con verduras

y algo muy novedoso, una "meunière" de jamón.

Toma ya, y luego, un strudel de pera y cabello de ángel

que ya visteis que una calabaza

tan mágica, la del cabello de ángel,

podemos hacer un superpostre. Siempre hay un bueno motivo

para cocinar, nos vemos en el próximo programa.

Gracias por estar ahí, adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Merluza con verduras y strudel de cabello de ángel

Torres en la cocina - Merluza con verduras y strudel de cabello de ángel

22 nov 2018

Hoy una receta con merluza, verduras y jamón y de postre un strudel pero relleno de cabello de ángel que aprendemos a preparar.

ver más sobre "Torres en la cocina - Merluza con verduras y strudel de cabello de ángel " ver menos sobre "Torres en la cocina - Merluza con verduras y strudel de cabello de ángel "
Programas completos (794)
Clips

Los últimos 2.574 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios