www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4126562
Para todos los públicos Torres en la cocina - Merluza rellena y sopa de chufa - ver ahora
Transcripción completa

¡Hola a todos! ¡Bienvenidos a "Torres en la cocina"!

Hoy duelo de combinaciones. Nos habéis dicho:

"A ver, tenéis que hacer...". ¿Habéis dicho "redes"?

¿Qué tal? ¿Qué tal? Buenos días. Mr. Redes.

La verdad es que los últimos días hubo muchas propuestas de retos.

Y el de hoy era una combinación, recordemos, de...

Pues elementos muy sorprendentes para un principal y para un postre.

Hombre, ya lo creo. ¿Con qué nos vais a sorprender?

Pues, mira, merluza con langostinos y pies de cerdo.

Y yo un postre sorprendente con chufas y peras.

O peras y chufas, da igual. Pues la cosa promete.

Os dejo a ver qué tal... A ver la gente qué opina.

A ver qué opina la gente en redes. Venga.

Hasta ahora. Combinación que parece muy atrevida

pero es muy equilibrada a la vez. Entonces, ¿qué tenemos?

Eh, tenemos, fijaos qué langostino, ¿eh?

No, yo estaba mirando que, madre mía...

Precioso, ahora es temporada total. Y fijaos qué bonito.

Esto es un producto que está a tope.

Sí. Está fresco, está precioso.

Y vamos primero con la guarnición. ¿Qué es lo que más tarda?

Que esta guarnición se transformará en una crema al final.

Vamos a poner patata cortada en láminas.

Chirivía. Chirivía, que ya sabéis que está entre una zanahoria, eh...

Bueno, a mí me recuerda más a la zanahoria

y también recuerda un poco al nabo.

Pero es un poco más dulzona. Y la verdad es que va muy bien.

Superbuena. Oye, yo digo siempre, a la hora de cortar una patata,

igual parece... pero yo siempre, siempre corto un trozo

y la apoyo. Y así no me cortaré nunca.

Ya la tengo bien sujeta. Si no, baila y nos podemos cortar.

Vale, ponemos una cama de patata.

Tenemos puerro también, le vamos a poner puerro.

Es patata, puerro y chirivía.

Yo no voy a tirar las pieles, que las usaremos para el caldo.

Sí, hombre.

Yo también me apoyo, corto por la mitad y corto finito.

Lo más fino posible. Porque como esto es más duro que...

que la patata pues, bueno, lo corto bien fino.

Y puerro también. Que lo voy a cortar por la mitad

y en bastones. Vale, el puerro.

Y tenemos... lo vamos a mojar con un poquito de vino blanco.

Vino blanco seco.

Y un poquito de agua. Solo un poquito.

Ahora, evidentemente, un poquito de sal y pimienta.

Muy bien, fijaos. Esto nos servirá de cama después para...

Para cocinar la merluza y de guarnición también.

Un poquito de papel, ¿para qué? Para que haga vapor

y se cocine antes la... la verdura.

Cortamos. Simplemente eso, para que no tarde tanto la guarnición, ¿eh?

Ahí está. Y ahora lo ponemos al horno 10 minutos a 200 grados.

Dame, lo pongo yo, así hago algo, va.

Vale.

Después, tenemos la merluza. Una cola de merluza,

que vaya cola de merluza que hemos encontrado

en el mercado, ¡viva el mercado! Fijaos.

Y nos han quitado las escamas.

Vamos a abrirla como si fuera un libro,

pero sin terminar de cortarla.

Entonces, primero lo que hago es sacar las espinas laterales.

Ahí está. Y aquí no hace falta, porque lo que voy a hacer es,

con un cuchillo bien afilado, que esto lo podemos pedir, claro,

al pescadero.

Que es abrirla, pero sin llegar al final, sin abrirla del todo.

Exactamente. ¿Ves? Hemos abierto. No hemos cortado del todo.

Después, el otro lado.

Y no llegamos hasta el final.

Sería como un librito, para que nos entendamos.

Ahí está, muy bien. Ahora, cortamos con una tijera.

Y, evidentemente, nosotros vamos a aprovechar la espina

y un trozo de cabeza que nos dieron también en el mercado.

Bueno, el cogote. Que el cogote cuidado.

Vale, ya lo tenemos aquí. Tenemos, por un lado, la cola.

Fijaos qué bonita queda. Completamente abierta,

porque la vamos a rellenar. Sergio, corta un poco de puerro.

Vamos a hacer, con el verde del puerro y

lo que me ha sobrado de la chirivía...

Cocina de aprovechamiento. Un poco solo.

Ponemos las espinas. Un poquito, ni poco ni poquito.

Le pongo aquí lo que tengo.

Ponemos unas verduras. Ya las puedes poner.

Mira, todas las peladuras que teníamos por ahí y tal.

Un poquito de agua, no mucha, para que quede bien concentrado.

Ahí está. No hacemos nada...

No hemos comprado nada extraordinario.

Es cocina de aprovechamiento de lo mismo que tenemos.

Y todavía vamos a aprovechar más,

hay que quitar las cabezas de los langostinos.

Exactamente. Y ponemos a cocinar.

Sabéis que son 15 minutos y tenemos un caldo.

Y no es bueno cocinarlo mucho, si no...

Vamos a picar un poco de chalota y le vamos a poner ajo, chalota

y un poco de jamón. Y también el pie de cerdo.

Bueno, ya veréis. Primero rehogamos la chalota.

Chalota o cebolla, ¿eh? Cebolla tierna o...

Sí, o cebolla normal. Incluso puerro, bueno,

ya que tenemos ahí.

Ya sabéis que la chalota me parece muy dulce.

Bueno, más dulce que la cebolla normal.

Y es muy agradable una vez cocinada.

Y la podemos encontrar en cualquier sitio.

Este langostino. ¿Veis este color de la cola?

Seguramente lo podéis ver desde ahí.

¿Veis esos colores azules, naranjas?

Eso es porque está muy, muy fresco.

Es precioso, ¿eh? Los ojos brillantes.

Claro, pasas el dedo y está liso, está resbaladizo.

Eso es que es impecable, un producto sensacional.

Vale, pues, Sergio, vas a pelar tres de momento.

Muy bien.

Nosotros después hacemos una fiesta.

Ahora, mirad, todo lo que voy sacando, ¡plas! Al caldo.

¿Por qué? Porque hay que alimentarlo.

Vale, un poquito de aceite de oliva.

Tiene mucho sentido poner jamón y pie de cerdo, claro.

Y, luego, aquí ponemos eso, el ajo y la chalota.

Vale, rehogamos bien. ¿Qué nos da aquí?

Nos da también, podemos poner un poco de... hierba aromática.

Bueno, es que teniendo hierbas, hay que ponerle.

Un poco de romero le voy a poner. Fresca o seca, da igual.

Pero hay que ponerle hierba. Sí, sí.

Le aporta un... Yo tengo un amigo que me decía:

"Cada vez que tengo a tu casa, me... me...".

A lo mejor con un bistec o con lo que fuera, algo muy sencillo.

Me decía: "Oye, pues no me sale igual".

Sergio, las manos, no pares, no pares.

"Y no me sale igual, ¿eh?". Y, claro, yo le decía:

"El próximo día lo hacemos juntos".

Y eran las hierbas aromáticas, que él no ponía.

Fijaos, la grandeza de lo simple. Y ahora ponemos el pie de cerdo.

¡Oh...! ¡Oh...!

Y, luego, vamos con el langostino. (TODOS) ¡Oh...!

Supercombinación. Es un mar y montaña.

Las cabezas, lo que decíamos, cocina de aprovechamiento,

al caldo. Aquí aprovechamos todo. Y las pieles también.

Es eso, vamos poniendo todo lo que nos va sobrando

de verduras, de pescado y marisco, al caldo.

Y, luego, veis que no he mojado mucho.

Pero nos va a quedar muy concentrado.

El pie de cerdo lo hemos cocinado alguna vez en el programa..

Esto ya no lo vamos a mostrar, sino el cocer el...

Aparte de que hoy en día se encuentran cocidos superbien.

O sea, que no hay ningún problema.

Y, ahora, lo vamos a cortar, pero eso sí.

Lo vamos a poner al final, porque nos interesa una cocción...

poquita cocción, para que no se nos reseque.

Bien. Vamos allá.

Aquí ponemos el pie de cerdo.

Ahí va, vamos a poner... Sí, para una.

Bueno, ¿cómo veis esta combinación? ¿Qué os dice?

¿Os llama la atención? ¿Sí? Está bien.

Bueno, es... es... ¿La veis muy común, extraña o no?

No, muy extraña no es. No, ¿no? Está bien.

Pies de cerdo con... con la merluza.

Muy normal, o sea, tampoco...

Queda muy bien con el colágeno. ¿En casa qué tal? ¿Cómo lo veis?

Luego nos... nos mandáis mensajes. Sergio, córtalo en...

Así en... en rodajas. Vale, y ya casi lo tendremos.

Perfecto. Siempre probar, evidentemente, de sal y pimienta.

A ver cómo está.

Uhm, es que el jamón, la gelatina que le da el pie de cerdo...

Buenísimo, no le falta nada. Ni sal ni nada.

Y esto ahora, como el pie de cerdo ya está cocinado,

no hace falta mucho. Retiramos del fuego.

Ponemos los langostinos. Ya veis, fuera del fuego, ¿eh?

Y, ahora, movemos bien. Qué, buenísimo, ¿eh?

Brutal, buenísimo. Siguiente paso.

Vamos a rellenar la merluza y, entonces, ponemos un poco...

Pongo un poquito de sal abajo, para que lo coja

y un poquito de sal dentro. No mucho.

Langostino, el pie de cerdo. Oh, oh, oh...

Esto es un manjar, ¿eh? Tiene una pinta de narices eso.

Esto es increíble. Ahora saca la guarnición del horno.

Corre.

Vale. El relleno que sea generoso. La verdad es que vale la pena.

¿Crees que esto está hecho ya? No, pero bueno.

Ahora lo vamos a levantar, poner la merluza

y volver al horno. Vale.

¿No? Sí, sí, es tu receta. Yo...

Perfecto. ¿Qué pasa? Tiene el vapor.

Falta un poquito, pero entre que ponemos el pescado

y se cocina, esto está. Ahora cerramos.

Uf. Hombre, buena pinta tiene.

Uf. Eso está....

Entonces, cogemos y lo ponemos encima de la patata.

¡Toma ya! Ahora, un poquito de aceite de oliva.

Un poquito de pan rallado. Y, Sergio, pica un poco de tomillo.

Un poquito de tomillo. Tomillo limón, ¿no?

Que siempre es más... Y vamos a hacer una capa.

Y podría ser normal, ¿eh?

Pero ahora está floreciendo el tomillo, si os fijáis.

Muy bien. Ya tenemos el pan.

Un poquito de tomillo encima. ¡Huy!

Esto se está cocinando muy fuerte. Vale.

Y lo dejamos al horno 10 minutos más.

¿Sin tapar? Sin tapar.

Vale. Al horno.

Ya tenemos el pescado.

La merluza, que habrá cogido todo el aroma de... del relleno.

Tiene una pinta brutal. Espectacular, ¿eh?

Y, ahora, lo ponemos... Una pinta tremenda.

Cuidado, se te va a caer el langostino.

Lo ponemos aquí, para ponerlo en el plato.

Ahora recupero las verduras y fijaos lo que haremos.

Cocina de aprovechamiento no, estaba previsto que lo usaríamos.

Vamos a coger parte de las verduras.

Buah, qué pinta tiene. Sí, sí, sí.

Y vamos a hacer como una especie de vichyssoise.

Tenemos un poco de... De salsa.

Leche evaporada, un poquito que le vamos a poner.

Para eso, para recordar un poco lo que es la vichyssoise.

Que no sería bien, bien, pero es como una coma.

¿Eh? ¿La colamos luego? Sí, yo la colaría.

Lleva el puerro y todo y sí que nos hará falta.

Bueno, yo creo que suficiente. Ahora para esta nos va bien.

Toma, un poquito. Ahí va. Ya que tenemos el caldo de pescado,

vamos a coger un poco

y le vamos a poner un poco de caldo de pescado.

Ahí va.

El resto, como siempre sabéis, colado y al congelador.

Bueno, lo colamos porque lleva el puerro

y tiene siempre algo de fibra. Igual que la chirivía también.

Vale, pon aquí. Y, luego, eso, el caldo de pescado que nos sobra,

como hemos comentado, ¿eh?

Hay que tener fondos en la nevera o en el congelador.

La base es el fondo y el fondo es...

¿A mí me lo preguntas? Claro.

Ahí ya lo han dicho.

La base es el fondo y el fondo es la base.

Muy bien. ¿Ves? Vale.

Vale, lo tenemos. Espera, que tengo aquí

para no manchar... Importante, probar, a ver,

de sal y pimienta, que esté bien.

Un poquito más.

Lleva el caldo de pescado, de las espinas.

Lo que ha soltado la merluza, que también suelta jugo.

O sea, que queda buenísimo.

¡No, no, no, no!

No pongas más, Sergio, que está perfecto.

Venga, va. Venga, vamos.

A ver.

La base. Ponemos una buena base.

Es bueno que lleve cantidad.

Y os digo que esta crema está deliciosa.

Unos brotes, Sergio.

Unos brotes. ¿Brotes?

Sí. Una hierba o algo. Vale. Perifollo.

Es un plato para emperifollarlo. Ponemos la merluza.

Un poquito de aceite de oliva alrededor,

que queda artístico, queda bonito.

Y, señoras y señores, merluza rellena

con pies de cerdo y langostinos. Platazo.

Vamos a hacer una horchata, pero una horchata diferente.

Nos la habéis pedido también.

Vamos a hacer una horchata con peras y un toque diferente.

Pistachos. Ya lo digo yo. Bueno, y otra cosa diferente.

Otra cosa que he hecho yo ahora.

Que he creado yo ahora. Bueno, para la chufa, lo primero.

La chufa tiene su tratamiento. Exactamente.

La hemos cogido cuando estaba seca. Pequeño tubérculo.

Curioso tubérculo. Increíble.

Y lo que hemos hecho, es comprarlas secas.

Y las ponemos en agua durante...

Es mucho tiempo, sí. Pero vale la pena.

Hidratarlas durante dos días.

Cambiando el agua. Exactamente.

Y al segundo día, ya quitamos el agua y ponemos en leche,

porque es la leche que vamos a triturar con las chufas

y la vamos a utilizar. Aquí está.

Exactamente. Ah, un momento. Fijaos.

La diferencia. Claro. Se hidrata.

Mirad estas y estas.

Claro. Estas llevan dos días de agua,

cambiando el agua y la noche anterior,

o sea, ayer por la noche, la pusimos en leche.

Increíble lo que se llega a hidratar.

Son como pequeñas patatitas.

¿Y veis? Por dentro está completamente jugosa,

llena de agua.

Se hidrata y es increíble. Bueno, es un...

Pues una bebida muy refrescante.

Sabéis que, sobre todo, por la parte de Valencia,

es donde más se prepara.

Lo que vamos a hacer, voy a poner chocolate,

ya veréis para qué, al baño maría. Cobertura de chocolate.

La voy a poner para que se vaya deshaciendo.

Vale. Suficiente. Venga. Lo dejamos ahí.

Ahora, vamos con la horchata. Vamos a poner.

Hace falta un robot potente para triturar bien la horchata.

Y ponemos la horchata ya bien hidratada,

con la leche.

Aunque, luego, una vez hidratada,

la horchata tiene bastante agua.

Vale. Aquí ya está. Suficiente. Sí, sí. De momento, sí.

Venga. Luego trituramos más.

Tenemos la horchata. Le vamos a poner toque Torres.

Pistacho, pistacho verde. Opcional.

Opcional. Pero es un toque que le va.

No tan solo por sabor, sino, también...

Bueno, por sabor y por color. Exacto.

Y luego, le voy a poner un poco de miel.

Ya sabéis que nosotros endulzamos,

nos gusta endulzar con miel o con azúcar refinada.

Y le vamos a poner un toque.

Luego lo probaremos, eh. Vamos a poner miel.

Bueno, esto es toque Torres.

Sabéis que la miel, a nosotros nos gustan

diferentes tipos de miel.

Y la utilizamos siempre antes que el azúcar refinado.

Esta nos la regalasteis, bueno, una persona que vino

al programa hace tiempo y la seguimos conservando.

Y es una miel que se ha quedado compacta porque no está tratada.

Es buena miel. Y le vamos a poner un toque de canela.

¡Oh! (PÚBLICO) ¡Oh!

Eso tiene que salir solo. No se puede forzar.

Bueno, pero yo digo... No sé. A mí me lo dicen solo.

O sea, yo no fuerzo nada. Y tú tienes que forzar. ¡Oh!

Yo no veo... Tú no haces ni el gesto de hacer el "oh".

Yo sí, eh.

Vale. Vamos a triturar. Bueno, lo habéis cogido, ¿no?

El pistacho, la chufa bien hidratada,

un poco de miel, canela.

Y vamos a triturar aquí. Vamos a darle aquí un buen...

Bien.

Se puede hacer más ligera, o sea, ponerle más líquido.

O más espesa. Pero, luego, al final,

lo que nos va a quedar de caldo es la concentración de la chufa.

A mí me interesa que tenga

el sabor de la chufa potente, a tope.

No me ensucies la cocina, eh.

Vamos a aprovechar todo bien, que esto es oro.

También sirve para la cocina salada, la chufa.

Chufa con trufa combina perfecto.

Fijaos lo que tengo aquí. Tengo una botella

como si fuera rollo cubitera, pero en casa.

Y he puesto aquí un poco de hielo con una botella que he encontrado.

Y tengo un embudo. Pues la vamos a poner.

Porque la horchata, eso sí, tiene una peculiaridad,

hay que tomarla bien fría.

Y a mí, la horchata me gusta bien fría.

La vamos a probar primero, a ver cómo está.

Pero, bueno, ya tiene una pinta tremenda. Mirad. ¡Uf!

¡Hum! Vale.

Y el toque de canela le va perfecto. Vamos a hacer así.

Bueno, horchata como esta... yo creo que difícil de encontrar.

No digo que no haya, porque hay muy buenas.

Levanta un poquito de embudo,

Javi, que se me hace vacío. Exactamente.

Dale sin miedo.

Perfecto. Bueno, vaya horchata.

Ahí va. Fantástico. Vale.

Ahora yo la tengo aquí. La voy a cerrar.

Y a la cubitera.

Y la dejamos aquí.

Bueno, hay que tenerla bien fría.

A mí, la horchata me gusta que esté congelada.

Ahora vamos con las peras. O granizada también. Vale.

Tenemos esta pera. Pero blanquilla.

Y vamos a saltearla.

Vamos a hacer la guarnición de este gazpacho.

Ahora estamos en un excelente momento de peras. Están muy buenas.

Y esta pera la verdad es que aguanta muy bien.

Fácil de encontrar. Postre fácil,

pero combinación también contundente.

Toma, que pelo una más. Yo lo hago.

Y lo que hacemos es...

¿Qué? ¿Tienes miedo?

No, no. Pero tú eres mi ayudante hoy, en esta receta.

Ya te digo yo lo que tienes que hacer.

Entonces, cortamos la pera por la mitad.

Y ahora, cortamos en gajos. Tan fácil como eso.

Eso. Como yo te había dicho.

Y ahora, con un cuchillo pequeño,

lo que hacemos, es quitarle un poco la parte de las pepitas.

Y ya lo tendríamos. Tenemos gajos.

Si tengo yo uno aquí, voy haciendo también.

No. Toma, Sergio. Ya está.

Ve salteando. Azúcar.

Vale. Tenemos aquí un recipiente caliente,

una sartén, en este caso.

Y vamos a hacer, fijaos, un poco de azúcar moreno.

Vamos a hacer magia. ¿Queréis ver magia? ¿Sí?

Sí, sí. Venga, vale.

Eso, conmigo. Con mi hermano no. (RÍEN)

Ponemos el azúcar moreno un poco en la sartén.

¡Eh!

Tranquilo. Venga, vamos a dar aquí.

Y vamos a poner las peras encima.

Sin tocar. Sin miedo, eh, Sergio.

Ya. Pero no toques mucho el azúcar, que si no, se empalizan.

Les vamos a dar un toque rápido, pero de color.

Como esta pera mantiene muy bien la estructura,

es consistente, de morder,

la vamos a dejar por dentro al dente.

Pero por fuera, le vamos a dar un toque.

Cogemos y le damos un poco la vuelta y ya está.

Es así, Sergio, salteado. No tengas miedo.

Ya. ¿Pero sabes lo que pasa?

A mí me gusta ir al detalle, Javi. Yo soy como más...

Vale. Sergio está aquí con su... No. Espérate.

No te vayas, que aún hay más.

¿Qué más hay? Ahora verás.

Ahora verás. Yo lo saltearía

para que coja mejor el azúcar.

Muy bien. Así, Sergio. Lo voy a saltear,

pero no porque me lo digas tú.

Vale, perfecto. Un poco más de azúcar,

le habría ido. Aparta. Venga.

Uno, dos... y tres.

(Exclamaciones)

Vale. Anís. Un poquito de anís.

Anís.

Además, ya veis que las luces son inteligentes aquí.

Todo funciona con la voz. La perfección.

Es como muy...

Vale. Perfecto. Yo caramelizo bien.

Y saco las peras y ya está.

Vamos a hacer otro toque.

Otro toque lo podéis hacer en casa, que es muy fácil.

Y vamos a hacer un caviar de chocolate.

Tan fácil como ponerlo en un...

Nosotros le decimos una pipeta, un biberón.

Lo utilizamos mucho en cocina.

Y esto va muy bien.

Y ahora, lo que hacemos, es cerrarlo.

Agua y hielo. Espera. Hazlo despacio.

Hazlo bien, que se vea bien. Sí, sí.

Es un caviar de chocolate

que le he explicado a mi hermano. Huy, ya estamos.

Ya lo has hecho mal. Me he pasado.

Un momento. Y es hacer gotas.

¿Veis? Van saliendo gotas. Pero sin miedo, eh.

Entonces, poco a poco, así, se van haciendo bolas.

Se van haciendo bolitas. Y vamos cambiando.

Ir moviendo un poco de vez en cuando.

Evidentemente, se van a quedar superduras por el hielo.

Y luego, va a quedar muy bonito en el plato.

Si queréis hacer una espiral o algo,

también se puede hacer, que también sale.

Bueno, pero, en este caso, habíamos dicho bolas.

De vez en cuando, movemos.

Vale. Las peras las saco. Ya están bien caramelizadas.

El toque del anís ya se ha evaporado.

Ya tenemos aquí. Y yo voy montando en el plato las peras.

Para que se enfríen, porque si no,

con el contacto del chocolate, se va...

Lo pondremos encima. La horchata está congelada.

Bueno.

La pera así queda buenísima.

Vale. Ya las tendríamos, eh, las perlas.

Ya veréis. Ahora, lo que hacemos, es que retiramos el hielo

de la parte de arriba, porque el chocolate baja.

Y lo vamos a poner en un poquito de papel,

a escurrirlo en un poco de papel.

Esto es muy casero, muy de casa, rudimentario.

Porque, claro, nosotros tenemos como...

Para cualquier pastelero... Y es verdad que si trabajas

el chocolate atemperado, el agua y el chocolate no combinan.

Pero esto, para hacer en casa, va de fábula. No pasa nada.

Vale, perfecto. Luego le pondremos...

Sergio, un trocito de papel. Café de Burundi.

Ya lo utilizamos, que lo hicimos con Fran.

Café de Brasil. Nos vamos a Brasil.

Vale. Tengo café. Que nos vamos a Brasil.

Combina muy bien con la chufa y con el chocolate.

Tenemos la chufa. Lo bueno de meterlo

en una botella, es que luego

lo podemos batir, mover bien.

Mirad cómo ha quedado. Un poco verde.

Pistacho. Exactamente.

Que le da un toque y un rollo tremendo.

Y ahora, lo que hacemos, es ya servir.

Habría que dejar enfriar un poco la pera,

pero como sabéis que somos unos nervios...

Vale. Que se vea la pera. Sí, pero espera.

Que se vea solo la parte de arriba, porque es una sopa de chufa.

Vamos a hacer... Qué perfección, Dios mío.

Qué perfección. Ponemos estos trocitos.

Primero, café. Un poco de café,

que le va de lujo. Bueno, estas gotitas de chocolate.

Que van a dar contraste. Van a ser bolitas crujientes.

Que eso está muy bien. Es otra manera.

También lo podríamos rallar, pero así es más divertido.

Venga. Es superrefrescante, de verano.

Y aquí, una hierbabuena.

Y aquí lo tenemos. Chufas y peras.

Dos platazos sorprendentes. Combinación de sabores.

¿Qué te parece, Javier? Increíble. Es alucinante.

Estas combinaciones sorprendentes quedan alucinantes.

Qué bueno. A ver, aquí el público.

¿Merluza? ¿Horchata?

¿Cuál es la combinación más sorprendente?

Que levanten la mano la de la merluza.

Vale. Que levanten la mano los de la horchata.

Empatados. Bueno. No pasa nada.

Como hay empate, que decida la gente en casa.

En redes. Podéis seguir votando en redes.

La horchata de Sergio o la merluza de Javier.

En Facebook. Y mañana veremos quién ha ganado.

Y que nos manden cosas.

Que nos manden los retos. Retos a la carta.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

La cocina es amistad. Hasta el próximo programa.

Adiós. Adiós.

Venga, pruébalo, si quieres, tú.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Merluza rellena y sopa de chufa

Torres en la cocina - Merluza rellena y sopa de chufa

21 jul 2017

Hoy Javier y Sergio presentan una merluza rellena con mucho toque Torres y una original sopa cuyo ingrediente principal son las chufas.

ver más sobre "Torres en la cocina - Merluza rellena y sopa de chufa" ver menos sobre "Torres en la cocina - Merluza rellena y sopa de chufa"
Programas completos (463)
Clips

Los últimos 1.526 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios