www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3753195
Para todos los públicos Torres en la cocina - Menú con setas - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(Aplausos y ovación)

¡Hola a todos! Bueno, gracias a los que...

los que estáis aquí, a los que estáis en casa también.

Bueno, vamos a hacer un salteado de setas.

Producto de temporada, estamos a tope, otoño total.

Decimos, para limpiarlas,

hay algunas que necesitan agua, porque tienen mucha tierra,

y otras que no necesitan agua, que con un trapo húmedo

se pueden limpiar y así no perdemos nada.

Estas sí que las hemos lavado.

Y, como sabéis, cocina de aprovechamiento.

Aquí tenemos todos, todos, todos los pies.

¿Y qué vamos a hacer? Venid.

Aquí tenemos un caldo de ave.

Y, con este caldo de ave y los pies,

vamos a hacer cocina de aprovechamiento.

Este toque es importante, esto es un toque... bueno,

porque normalmente los pies de las setas que se tiran,

ahí es donde se concentra muchísimo sabor, incluso,

si hay un poco de tierra no pasa nada,

porque eso le va a dar un... aromas a sotobosque, a...

Y ya lo colaremos, evidentemente,

no habrá tierra, no nos la vamos a comer.

Pero veréis que, si tiene una broza de pino

o alguna cosa, una hoja, todavía le da más sabor.

El fondo es la base y la base es el fondo.

Este fondo de ave, un caldo de pollo con los pies,

que tiene la tierra, lo tiene todo, le va a dar un...

un sabor súper, superbueno. Después lo filtramos y ya, Sergio.

Vale, voy a ir haciendo el...

Pues, bueno, ya veréis que es una receta muy sencilla,

pero menos es más, ya lo sabéis.

Nosotros tenemos aquí bacón, panceta, lo que queráis.

¿Lo vas a poner entero? Un toque ahumado.

Qué bien huele. Lo pondré entero.

Luego lo... venga, lo corto un poco.

Lo corto, ¿no? Hombre, un poquito.

No, es que lo iba a cortar después, pero también es verdad.

No lo quería cortar muy pequeño. Así está bien.

Ahí, muy bien, Sergio. Lo cortamos más pequeños,

si no, Javier pues como que no... no sé qué pasa.

El ajo lo tengo aquí, Javier. Vale.

Lo he machacado un poco, es ajo en camisa, ajo con piel.

Lo ponemos entero, va a ser un... ya veréis,

tiene mucho... mucho toque.

Tenemos longaniza, longaniza fresca.

También vamos a cortar un poco de longaniza.

El otoño te da para hacer esos platos más... rústicos,

más campestres.

Y, sobre todo, pues con la seta.

Que lo que hay que hacer también es, bueno, ahora que hay bastante,

comprarla en temporada. O ir a buscarla.

Bueno, también. Tenemos muchas setas comestibles,

pero hay que tener cuidado, saber o siempre con una guía.

O, luego, hacer una comparación.

Nosotros, cuando vamos a buscar las setas,

después nos vamos al bar del pueblo.

Hay un bar del pueblo donde está la gente que sabe.

Y les decimos: "Oye, mira, esto sí, esto no".

Que nos hagan un segundo chequeo y ya está. Y con eso ya vale.

Bueno, estamos bien. ¿Qué hemos puesto aquí?

El ajo, hemos puesto, eh, panceta, bacón...

incluso jamón, si queréis.

Ya se nos iba un poco de precio.

Y... y la longaniza que hemos puesto también.

Voy a poner una ramita de romero, que no sé... aquí la tenemos.

Romero fresco, que no cuesta nada tener en casa

y aguanta mucho. Y, si no, pues seco

o tomillo también podría ser, eh. No... no hay problema.

Luego, segundo gran producto, la alcachofa, Javier.

Mira, yo la voy cortando, pero tú nos enseñas a limpiarla.

Vale.

Alcachofa, sabemos que ahora, cuando empieza el frío,

es cuando está muy buena la alcachofa.

¿Cómo sabemos que está buena?

El tallo es muy importante, ver esto...

cortamos y poco y ver que esté bien blanco.

Que esté bien verde el tronco,

que esté... ¿veis cómo...?

(Se oye un crujido)

Se oye cómo cruje.

Que está fuerte, que está sana.

Y, entonces, y no hay problema que vayamos al mercado

y las cojamos, las tocamos y... y es como tiene que ser.

Es la temporada ahora también y, curiosamente,

son originarias del norte de África.

No es un... un producto de aquí, pero se ha adaptado muy bien,

sobre todo en el mediterráneo. Y, bueno, en otoño,

cuando empiezan ahí las primeras heladas,

es cuando la alcachofa empieza a estar potente.

Luego, tenemos varios tipos de alcachofa,

con denominaciones de origen diferentes.

Pero, bueno, ahora la alcachofa está...

cruda, cocinada, al vapor... salteada.

De todas maneras, yo... al horno, como las hacía la yaya,

nuestra abuela. En Tudela hay una alcachofa blanca,

de las más valoradas. Exacto.

Bueno, vamos a limpiarla. Eh, fácil.

Lo que nosotros buscamos es el corazón para este plato.

Entonces, lo que hacemos, primero,

pelamos un poquito el pie hasta llegar a lo blanco.

Porque esto nos da este... queda estética y,

aparte, que es bueno el... esta parte del tronco.

Ahora sacamos las hojas

y vamos al corazón.

¿Veis? Ahora sacamos toda la parte verde,

que esta parte verde sabemos que es dura y amarga.

Y ya tenemos lo que es el corazón.

¿Veis?

Y, ahora, ya, con ayuda de una cucharita de café

o una cuchara parisien, sacamos...

esta, como es tan buena, esta alcachofa tiene muy poca...

Pelo, ¿no? Sí, pelusilla, ¿no?

Pero, igualmente, porque sabemos que la alcachofa es una flor.

Qué bonito. Exactamente.

Si queréis regalar... alcachofas, también son flores.

Bueno, vamos allá. Ya puedes poner el caldo.

Sí. Fijaos, lo que hacemos con el caldo, muy importante,

porque tiene... Bueno, primero la alcachofa.

Espérate, la tengo que poner. Sí, pero lo voy a filtrar.

Sí, sí. Tiene la tierra...

Voy a cortar a cuartos. Y hemos limpiado la seta

y todo, todo lo que nos ha sobrado, con tierra incluida, está dentro,

y el caldo de ave.

Lo colamos, pero por una estameña,

para que no se nos filtre esa arenilla que puede haber.

Que se vea que la corto aquí a cuartos.

Espera, bajo un poco el fuego. Tenemos aquí, vamos, esto es la...

La esencia. Espérate un momento, que rehogamos las alcachofas.

Bueno, alcachofas. Nosotros cogemos el centro,

cogemos el corazón. Venga, la alcachofa, sí.

Sí, está bien. Que lleve, que lleve.

Venga, que luego tenemos que comer. Vale, la alcachofa y

lo que vamos a hacer ahora es poner el caldo,

rehogar nada, ligeramente, poner el caldo.

Fijaos qué pinta tiene, hemos rehogado bien las carnes

que suelten toda su esencia.

Ponemos el caldo, que simplemente tiene que ser a ras,

o sea, no poner mucha cantidad de caldo

Simplemente para cocinar la alcachofa.

Y ya sabéis que a nosotros nos gusta el dente vegetal

El dente vegetal es no cocinar mucho las verduras,

porque es cuando mantienen todas sus propiedades,

las vitaminas y, luego, cocciones cortas con la verdura,

que es mejor. Vamos a tapar.

Dos minutillos. Sí. Y, mientras tanto,

cortamos las setas que tenemos aquí.

Venga.

Bueno, y setas, pues que tenemos aquí unas setas...

Carrereta, la carrereta se suele coger y secar

y tener en botes durante todo el año.

Pero, bueno, fresca es buenísima, es puro bosque.

O, por ejemplo, estas se suelen confitar en aceite,

después meter en botes herméticos y hacer en conserva también.

O sea, que hay varias conservas que se pueden hacer.

El rebozuelo también es muy común, se encuentra mucho.

Vamos a coger estas de botón. Y ahora está... perfecto.

Y aquí tenemos lengua de vaca también.

Lo has dicho bien, es que dice "de buey".

Siempre dice "de buey". Hey, chaval.

Lengua de vaca, es muy carnosa

y es una seta muy buena también.

Bueno, son setas que se encuentran muy bien ahora en el mercado.

Vale, yo esta la voy a dejar entera, porque esta es...

No, es muy pequeña. Está superbonita.

Y, luego, vamos a hacer, en la siguiente receta,

eso es interesante, vamos a saltear las setas.

En esta receta no las vamos a saltear,

las vamos a poner, eh... justo casi al final,

para que hierba dos minutos y, luego, también el aroma...

Las vamos a guisar. Sí, exacto, las guisaremos,

pero depende si queremos más o menos aroma.

Por ejemplo, en un arroz las setas, si hacemos un risotto,

las ponemos al final, ¿por qué? Porque desprenden más aroma

y aguantan mejor, la textura de la seta es mejor.

Y dan sabor igual, ¿eh? En vez de poner al principio,

al final; pues aquí haremos igual.

Ya veréis, tiene su explicación lógica.

Luego haremos una demostración de setas,

de diferentes tipos de setas, pero la guardamos

para la siguiente... para la siguiente receta.

Ya casi tenemos esto. Yo pondría ya la seta, eh.

Sí, la voy a poner ya. Ahora ya ponemos la seta.

Vamos a tapar, vamos a dejar...

(AMBOS) Tres. Tres, cuatro minutos.

Tres, cuatro, sí. No vamos a tenerlo más.

Hemos puesto el rebozuelo.

Hemos puesto el rebozuelo, hemos puesto...

Carrereta. La carrereta, bueno, la senderuela.

En cada sitio se llama... Y la lengua...

Senderuela es porque hacen un sendero.

Cuando tú ves una seta de estas, normalmente, son senderos,

o sea, son como camino.

Que sale muchísimo esta seta.

Luego, el tema de lavar las setas es importante.

Claro, dependiendo... hay setas que hay que lavarlas,

porque tienen tierra aquí debajo, en la copa,

pues se mete, en las estrías, se mete la arena.

Entonces, abundante agua, lavarlas y, luego,

pues escurrirlas y ya está. Mira esto.

No, eso está, ya te digo. Mirad esto, qué plato...

¿Dónde lo vas a emplatar? Qué plato más fácil y más bonito.

Yo aguantaría ahora, mientras se cocina, dos minutos,

y ya procedemos al emplatado.

Bueno, esto ya está, eh. Me entra la risa, de verdad.

Fijaos. No, no, esto es producto de...

¿Huele aquí? ¿Huele o no huele? (TODOS) Sí.

Vamos allá, vamos a emplatar.

Eh, bueno, pues ya lo veis. Eh...

Otoño puro. Yo es que... ya no pondría nada más,

un toque de pimienta. Voy a poner un poco de cebollino.

Cebollino, pero vamos. Esto le va a dar poco de frescor.

Ya está bien, ¿eh? Bueno, estos platos de otoño total,

de entrante, de plato único, como queráis.

Porque las setas... esto, la verdad.

Y la alcachofa ya ni os cuento también.

Alcachofa de temporada, y está un poco crujiente, eh.

Que es como tiene que estar, esto, bueno...

Venga, perfecto, ya lo tenemos. Un poco de cebollino.

Y solo podemos buen provecho, ¿no? Bienvenido al otoño.

Aquí tenemos las setas más comunes, setas silvestres de nuestro país.

Vamos a empezar, bueno, tenemos lengua de vaca.

Que lengua de vaca nos podría servir

para hacer salteada, que va muy bien.

Y en guiso. Y en guiso también.

El níscalo a la brasa. A la brasa.

Eso es magnífico, con un poco de ajo y perejil

y salteado es... magnífico.

Senderuela, para guisos de carne va perfecta.

Estofados también. Exacto.

Va muy bien para guisos de larga duración.

Que la encontramos seca y la encontramos fresca.

Ahora es fresca, es temporada.

La trompeta de los vivos, que decimos nosotros,

nos puede servir... no os lo diremos,

la vamos a utilizar en el plato de hoy.

Para algo especial. Vais a ver, tiene toque.

Angula de monte, salteada, guisada.

Con huevo, combina muy bien con huevo para hacer salteado

con huevo, revuelto, buenísima. Y, luego, la más, yo creo que...

bueno, rebozuelo, es muy versátil, puede ir con carne y pescado,

salteada, pochada. A mí me gusta mucho salteada

y con un toque de vinagre y para hacer una ensalada.

Además, el níscalo bien limpito y macerado con

un poco de aceite, limón y vinagre, queda excepcional.

También, también. Buenísimo.

Además, este bodegón tiene una foto espectacular,

pero ese de ahí todavía más. Tiene una fotaza ese.

Bueno, porque tampoco nos podemos olvidar de...

de las setas, las que son de cultivo.

Aquí tenemos el champiñón portobello,

tenemos el champiñón blanco,

el champiñón es la seta por excelencia.

Más consumida, eh. Después del... del...

Del shiitake. Del shiitake, exactamente.

Que para mí es curioso. En el mundo, es...

Es importante. Aquí tenemos shimeji,

que hay oscuro y hay blanco.

Porque a este le da la luz y a este no le da la luz.

Y este es enoki, enoki, porque también está en la oscuridad

y va creciendo y queda blanco, si no, tendría otro color.

Las setas tienen muchas propiedades beneficiosas para el organismo.

Tienen mucha fibra, tienen minerales,

porque absorben los de la tierra.

Es muy sana la seta, comérsela es muy bueno.

Vamos a hacer un lomo de rape que, fijaos, porque no es un lomo,

es el lomo de rape, está espectacular.

Ya veis que está muy brillante, tiene ese color arco iris,

se ve vivo, está muy fresco. Ajá.

Y el rape sabéis que antiguamente no se valoraba mucho,

pero hoy en día es un pescado de lujo.

Es tan feo que lo pescaban y los mismos pescadores

lo volvían a tirar al mar. Sí.

O sea, que no... no lo utilizaban. Tan feo como tú, iba a decir.

Pues, eh, bueno, pues... dicen que me parezco un poco.

Y lo que hacemos ya es cogerlo y vamos a cortar,

vamos a hacer un trozo. Hombre, haz, eh.

Haz que somos aquí unos cuantos. Sí, vamos a hacer un trozo.

Vale. Luego ya haremos más.

Y lo que hacemos es sacar ligeramente una telilla que tiene.

Que esto se lo podemos decir también que nos lo quiten.

Pero nada, sacar mínimamente, tampoco hace falta...

Sí, ¿pero por qué se quita la telilla, Javier?

¿Por qué se quita la telilla? Porque, si no, se encoge.

O sea, se dobla, y la telilla, como hace la resistencia,

pues hace que se contraiga el pescado.

De esa manera, queda más libre y va a quedar más estético.

También el rape es uno de los pescados

más consumidos en España junto con la merluza.

Exactamente. Que es la reina de...

Bueno, hay que decir que no tiene espinas,

para los niños es un pescado perfecto y muy bueno.

Está muy bien. Vale, ya está.

Ahora, vamos a hacer, a salpimentar.

Y sabéis... ya hemos hecho alguna vez el lomo de rape.

Y sabéis que nos gusta tratarlo como si fuera una carne.

Rosado por dentro, que quede un poquito.

Porque queda más jugoso, también. Y bien dorado.

Con mantequilla, poner ahí... bañarlo.

Sergio, a ver si hay en la nevera mantequilla.

¿O no? ¿Cómo? ¿Perdona?

(Risas) ¿Qué ha dicho?

Está despistado. El ayudante hoy está despistado.

No. Las setas, que tenemos que explicar el tema de las setas.

Ahora, mientras Javier va marcando, yo os explicaré,

porque hemos hecho... bueno, una arena o tierra de setas,

que es muy interesante.

¿Cómo limpiamos esta seta?

Esta es la trompeta de la vida.

Es una seta que, normalmente, tiene forma de trompeta.

Lo que pasa es que los bichos, las brozas de pino,

cuando llueve, la tierra se mete dentro.

Entonces, ¿qué vamos a hacer?

Primero, abrir la seta. Abrir esta trompeta.

Que es la mejor manera de limpiarla por dentro.

Abrirla un poco. Quitarle el tallo,

que suele contener un poco de tierra.

Y luego, ya, directamente, esta sí absorbe muy poca agua,

porque es una seta que no tiene absorción.

Pero tiene que ser lavada.

Las sumergimos en agua y las lavamos.

Esta sí tiene que ser lavada.

Porque suele contener algún animalillo o...

Y luego, tierra, ¿ves? Abrirla y ya está. Simplemente.

Y luego, ya veis.

Vale, Javier. Bueno, yo voy a ir dorando.

Aquí te preparo la sartén.

Bastante fuerte para saltear la seta.

Venga, perfecto.

Bueno, una vez dicho cómo tenemos que limpiar las setas...

Porque, luego, cada seta, lo curioso o lo interesante,

es que tiene una forma de limpiarla.

Nosotros, algunas las limpiamos con una pequeña brocha como esta.

Otras, cogemos un papel un poco humedecido

y, simplemente, lo pasamos por la copa y por el pie.

Lo pelamos un poco.

Entonces, bueno, setas que tienen mucha tierra

o que son difíciles de limpiar, abundante agua.

Y luego, setas que se ve que se pueden limpiar

con un papel o un trapo, mejor que no toquen el agua.

Tú hablas mucho, pero cocinas poco, ¿no?

Hay que explicar. Yo creo que hay que explicar.

Sí, pero hay que cocinar también.

Bueno, pero yo voy... Quita.

Hay que cortar un poco también de chalota y ajo

para hacer esta falsa arena.

Que ya veréis que simula la arena.

Exactamente. Bueno, cortamos chalota o cebolla, también.

Ya sabéis que aquí no hay...

Sartén supercaliente.

Porque lo que queremos, es que nos coja color,

que coja ese sabor tan bueno.

Y lo utilizamos igual que la carne.

Y luego, al final, ponemos un poco de mantequilla.

Y regar, bañar, bañar. Que eso le va a dar jugosidad.

Y sabéis que cuando se dora un poco la mantequilla,

da ese sabor a nuez tan especial y tan bueno.

Vamos a ir dorando por todos lados igual.

Vamos a ir cambiando.

Bueno, pues fijaos. Antes os decía:

"En la anterior receta, hemos hecho las setas guisadas".

Ahora las vamos a hacer salteadas.

¿En qué consiste? Ahí tenemos el ajo que pone Javier.

Sí, porque si no... Ponemos la cebolla.

¿Qué pasa? ¿Qué? ¿Qué?

No digo nada. Ponemos la cebolla.

Vamos a saltear primero la cebolla y el ajo.

Y ahora pondremos las setas.

Y vamos a saltearlas bien.

Pero después, las vamos a deshidratar.

Este es toque Sergio, eh.

Tampoco digo nada. Uno cocina,

pero el otro piensa, también. No os creáis que...

Mirad. Ese dorado es lo que tenemos que conseguir en el rape.

Que es cuando, realmente, da sabor.

Luego, eso ya lo vamos a bañar.

Pero que quede un poco rosado por el centro.

El rape, con mucha cocción, queda seco,

pierde todo el agua y no queda tan jugoso.

O sea, que con la cocción hay que ir con cuidado.

Fijaos. Ajo, cebolla o chalota, las setas.

Las vamos a saltear.

Saltearlas bien.

Y estas mismas, ahora veréis, ahora las voy a poner aquí

en una bandeja con un papel sulfurizado,

con un papel de horno.

Y las voy a poner al horno a deshidratar.

¿Cómo se deshidratan las setas?

Por debajo de 100 grados. ¿Por qué?

Para que no se quemen y mantengan todo el sabor después.

Por ejemplo, si tenéis estas setas y queréis deshidratarlas,

las ponéis encima de una bandeja y las metéis al horno

por debajo de 100 grados, hasta que queden secas

y ya tenéis setas secas.

Se pueden secar al sol o al horno. Hay dos formas.

Vale. Una vez salteadas...

Cuidado, que voy por aquí. Extendemos en una bandeja.

Tengo una hecha. Es para que veáis cómo lo hago,

para que no perdáis detalle.

Importante, separarla bien.

Separarla bien. Nosotros ponemos un poco de pan.

Unos trozos de pan. Pan duro.

El pan que tengamos. Pan duro. Sí.

Hay uno que está como una piedra.

Aprovechamiento. Va perfecto.

Este está bien duro. Qué bien huele ya, eh.

Es que esto, el ajo le da muy buen sabor.

Y esta seta es muy buena.

Un momento. Esperad.

Vale, yo pongo la mantequilla.

Este lo hemos tenido, que diréis:

"¡Ostras! ¿Lleva tanto tiempo?". Vale la pena.

Este lo hemos tenido...

Confiad en esta receta porque es la leche

Lo hemos tenido dos horas a 80-85 grados.

Mirad cómo queda. Queda seca, queda crujiente la seta.

Queda deshidratada.

Y ahora, con esto vamos a hacer un polvo.

Dos horas.

Mirad el rape, eh. Importante.

Porque está cogiendo un olor,

que me voy a tirar encima. ¿Eh?

Se sufre mucho aquí sin poder catar.

Tranquilos, que al final hay premio.

Ya verás cómo no. Luego no dirás lo mismo.

Bueno, voy a triturar esto.

Lo voy a sacar. Lo dejo en el plato.

Incluso, voy a dejar que repose un poco.

Porque luego lo terminaremos con un toque de horno y ya está.

Es bueno que repose el rape un poco, eh.

También le va bien. Bueno, mirad.

¿Aquí dentro qué están?

Las setas deshidratadas que hemos salteado,

con el ajo, con la cebolla y un poco de sal y pimienta.

Vale. Suficiente. Mirad lo que hemos sacado.

Luego, vosotros, vuestra imaginación,

lo que queráis hacer y cómo lo queráis hacer.

Pero fijaos lo que nosotros vamos a hacer.

¡Toma ya!

Paisaje lunar.

Y luego, que aporta... Crujiente. Queda muy crujiente.

Tiene un sabor alucinante, porque al deshidratar las setas,

concentran el sabor. Potencian el sabor.

Hay dos maneras de potenciarlo.

O congelándolas, algunas, o deshidratando las setas.

Potencian el sabor un poco.

Y ahora, vamos a... bueno, pues a rebozarlo bien.

Que quede superrebozado.

Y, además, con abundancia. No nos cortamos.

¿Y de guarnición, qué tienes previsto, Javier?

Vamos a hacer unas setas salteadas.

O sea, que ya puedes coger unas setas de allí.

Sí. ¿Pero más seta todavía?

Yo, hombre, si es un plato de setas, ya que tenemos...

Ya. Yo voy a hacer otra cosa.

Mira, yo voy a hacer algo más simple.

Que tengo unas espinacas para hacer otra cosa.

Para hacer otro plato; voy a hacer una ensalada de espinaca

con champiñón, que tenemos aquí champiñón.

Y el champiñón crudo. Que antes me decía alguien...

Tú me decías. ¿Tú lo consumes crudo?

Sí. Pues crudo lo vamos a hacer.

Con una ensalada de espinacas, muy fresco,

que a mí es cómo... Está buenísimo.

Te voy a mejorar el plato.

Te voy a hacer la guarnición.

Yo creo que eso necesita algo fresco.

Y espinaca, también es...

Vale, con esto lo tenemos. Mirad qué espinaca.

Esto es un tipo de espinaca, que es pequeña.

La encontramos ya en el mercado tranquilamente.

Y es muy buena para comer en crudo. La voy a hacer cruda,

con un poco de champiñón cortado fino.

Unas alcaparras que tenía en la nevera.

Aceite de oliva y zumo de limón, sal y pimienta.

Nada más.

Y yo voy a hacer setas... salteadas naturales.

O sea, sin más.

Y esa es la guarnición, evidentemente.

Porque, habiendo setas...

Bueno, aunque esa es muy fresca. Las dos son buenas.

(Risas) La mía es mejor.

Yo no quiero decir nada, pero a eso,

lo que le hace falta, es un poco de desengrasar.

¿Veis? Cortado bien finito.

Voy a coger un cuchillo más apropiado.

Será este.

Al rape, serían dos minutos, no más, de horno.

Pues vale, vamos, lo voy a poner al horno.

Yo, lo dicho: champiñón crudo.

El que quiera cebolla, cebolla también.

Le va de todo; para mí, el encurtido,

que le va a dar el toque, que nos encanta el encurtido.

Unas alcaparrillas.

Aceite de oliva y zumo de limón, sal y pimienta.

No le pongo nada más. Más simple, imposible.

Y luego, esto nos va a refrescar mucho el rape.

La seta, el rape, espinaca.

Vaya... Es plato ganador.

Vamos a quitar esto de aquí.

Bueno, pero lo de la seta, bien, ¿no?

Lo de la seta seca está bien.

Es un toque... El rape.

Este rape es superfácil de hacer.

Y, de verdad, que el resultado es muy sorprendente.

Porque es en un momento.

Y las setas que hemos puesto a deshidratar,

pueden ser las setas que queramos.

Incluso, se podría hacer con champiñón también.

Pero la trompeta le da ese toque especial.

Champiñón. Ya está hablando del champiñón.

¿Veis las setas que tenemos aquí?

Lo bueno, a mí, como nos gustan las setas,

es hasta que pierden todo el agua y empiezan a saltear,

que cogen un poquito de dorado.

Es cuando la seta está muy buena.

Vamos a poner un toque crujiente aquí dentro.

Dejamos que suelte toda el agua.

La arena de setas. Un poquito.

Ya que la tenemos, aprovechamos. Un poquito.

Y el zumo de lima. ¿Qué te parece? O de limón, eh.

Bueno, está bien así también.

Espinacas, champiñones, alcaparras, zumo de limón,

sal, pimienta y aceite de oliva.

Simple. Muy fácil.

Y yo, nada. Pues mover un poco y ya está.

Poner el rape encima, que le va a dar mucho frescor.

Y ya está. A mí, estas ensaladas crudas me encantan.

Además, es lo más sano que hay.

Vale. ¿Lo tienes o qué, Javier?

Lo tengo. Venga, vamos.

Vale. Veis que la seta está ahora bien salteada.

Ponemos de base.

Voy a poner aquí una ensalada también.

Es que este plato no me luce.

Por eso lo he hecho. Ya, ya. Has hecho boicot aquí.

Para que quede más bonito el mío.

Vale. ¿Veis?

Una cama de setas.

Y ahora vamos a cortar el rape.

¡Qué hambre me está entrando ya!

Bueno, estamos todos aquí desmayados.

Es la hora de los nervios. Momento importante: el rape.

Fijaos la cocción. Por el hambre.

Cortamos con un cuchillo bien afilado.

Y mirad qué cocción más espectacular.

Aparte, la combinación del blanco y las setas,

¡increíble!

Y vamos a cortar ahí.

Yo pongo una.

Corta todo ya, ¿no? Sí, sí. Te doy dos.

Toma. Una...

Dos...

Yo me quedo con los tres y así hago más...

Ya está, perfecto.

Bueno.

Perfecto. Rape con setas.

¿No?

Un poquito de aceite, que le da vida.

Bueno, de una manera o de otra, está buenísimo.

Buen provecho.

Bueno, pues nada... un trozo de pan

también voy a coger aquí. Adelante, adelante.

Buenísimo. Bueno, a los de casa.

Espero que os hayan gustado estas recetas.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Y nos vemos en el próximo programa. Hasta luego.

Mandadnos vuestras ideas por el Facebook también.

Hasta luego. Bueno, ¿qué os parece?

Eso digo yo. Los dos. Ahora, el rape,

realmente, es una combinación...

Es muy buena. Sí. La verdad es que sí.

Ahora, ¿con espinacas o con setas?

Yo he probado sólo las setas.

Ah, vale, vale. No os mojáis. No os mojáis.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Menú con setas

Torres en la cocina - Menú con setas

11 oct 2016

Hoy una receta muy otoñal y con aroma a bosque: cazuelita de setas, alcachofas y butifarra. Después otra de mar y bosque, lomo de rape rebozado con setas.

ver más sobre "Torres en la cocina - Menú con setas" ver menos sobre "Torres en la cocina - Menú con setas"

Los últimos 1.473 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos
Recomendaciones de usuarios