www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4072451
Para todos los públicos Torres en la cocina - Lasaña de berenjena y Fish and Chips - ver ahora
Transcripción completa

Hola a todos, bienvenidos a "Torres en la cocina".

Hoy le vamos a dar la vuelta a dos clásicos,

dos grandes clásicos. Exactamente.

Cocina divertida, recetas divertidas

que les damos la vuelta, ya veréis.

Dos recetones. Vamos a hacer una lasaña

de berenjenas, pero sin pasta.

¿Y cómo?

Con la berenjena. Ah, claro.

Vale, qué vamos a hacer, berenjena, tenemos tres tipos

de berenjena, hay más, pero tenemos la rayada

que a nosotros nos gusta mucho porque es una berenjena

que tiene muy poca pepita

y que es dura, es bastante resistente.

Tenemos la negra que también es una berenjena

que tiene un poco más de pepita

y suele ser no tan dura, un poco más blanda.

Y luego, tenemos esta que ya es berenjena asiática

que se le llama, que es un tipo de berenjena más delgada, también.

Yo me quedo con la rayada.

¿Qué vamos a hacer con la berenjena?

Os vamos a enseñar, primero, a quitarle el amargor,

primero hay que cortar el tallo y luego en mandolina o cuchillo,

como queráis, eso es opcional. Eso a cuchillo.

Pues a cuchillo, venga.

Hacemos, primero, bien lavadas y luego lo que hacemos es,

un cuchillo que corte bien y cortar en láminas,

en láminas, pues de un grosor,

más o menos, pues como este.

Este sería el grosor.

Y mirad.

¿Eh? No tiene, prácticamente, pepitas.

Carnosa, buenísima.

Preciosa, ¿eh? Es buena,

esta berenjena es buena y vamos a hacer, ya veréis,

una lasaña fácil de hacer que podéis tener hecha

de un día para otro que va perfecto.

Y ahora os vamos a enseñar a sudar la berenjena,

que es como se dice en la cocina, a quitarle

todo el agua que tiene. Cuanta menos agua tenga,

a la hora de freírla, muchísimo mejor.

Vale, toma.

¿Cómo se llama? Pregunta, ¿cómo se llama el componente

que lleva la berenjena para que no amargue?

Solanina. Muy bien.

¿Eh? Estaba preparado.

Vale, venga, vamos a hacer... a quitarle todo el agua

a la berenjena, vamos a hacer, ¿cómo? Pues muy fácil,

cogemos con el efecto de la sal,

lo que hace es que se pone a sudar.

Se pone a soltar todo el agua.

Entonces eso luego la secaremos con un papel absorbente

y veréis cómo suelta cantidad de agua.

Ponemos sal.

Ahora, de momento, solo sal.

Vamos allá. Venga.

Con alegría. Para el relleno, ¿qué tenemos?

Vamos a hacerlo, tenemos carne de cordero picada

que nos gusta mucho para la lasaña el cordero y la berenjena,

combinan superbien y luego es supertierna

es una carne muy tierna.

Y después tenemos salchichas, las salchichas de toda la vida

que ya viene con sal, pimienta, vienen aliñadas,

o sea, genial. Muy fácil, se le quita la piel

como ahora veréis que haremos y ya tenemos la carne picada

y sazonada, que tiene mucho sabor y macerada.

Voy con la cebolla, ¿no? Sí.

Lo primero que vamos a hacer es dorar las carnes.

¿Vale? Una olla bien caliente, aceite de oliva, ¿cómo no?

Y dejar calentar bien.

Porque si dora un poquito es cuando coge sabor.

Hay que quitarle todo el agua a la carne, eso es importante.

Bueno, cebolla, cebolla de Fuentes,

cebolla morada, cebolla normal, cebolla tierna, cebolla.

¿Qué hacemos? Picarla, os hemos enseñado alguna vez

a picarla, pero nunca está de más.

Con cuchillo bien afilado, hacer unos cortes.

Depende de lo gorda que lo queramos aquí hace falta que sea del grosor,

aproximadamente, de la carne,

entonces, luego, le hago aquí,

siempre los dedos por encima para no cortarnos

y luego ya cortar y ya está y aquí tenemos la cebolla,

perfectamente, cortada y rápida.

Bien, a por la carne.

Le he quitado la piel a la salchicha, pongo la carne

del cuello de cordero,

Aceite bien caliente, importante.

Y, ahora, ya vamos separándola bien para que nos quede bien separada.

Salchicha, también.

Y cómo no...

Tachán.

Una guindilla. La guindilla diabólica.

La guindilla de la muerte.

Y aquí vamos separando la carne bien.

Sabéis que la salchicha hay que separándola

para que nos quede más suelta, si no, nos quedan muy enteras.

Vamos a poner, cómo no, hierbas aromáticas

que yo ya sabéis, que tengo mi palabra mágica que es: romillo.

Romero y tomillo. Ahí está.

Para la "wikitorres" que siempre tenemos ahí,

ya sabéis, la "wikitorres".

Estamos creando un diccionario

gastronómico universo Torres,

entonces, pues ahí se queda.

Vale, cuando tengas el ajo, Sergio, pones el ajo.

Te voy a hacer caso, pero porque es tu receta.

Porque esto...

Chaval... Como es un sofrito,

se puede poner todo a la vez, no pasa nada.

Vale.

Perfecto, ya puedo poner la cebolla.

Cebolla abundante porque sabéis que la cebolla

le da ese toque dulce

y meloso.

O sea, que cebolla la ponemos toda.

Ahí va.

Venga, fantástico.

Limpieza, organización.

Vale, Sergio, ahora vas a rallar tomate.

Venga, ahora voy a rallar un tomate, pero podríamos coger

un tomate ya sofrito, tomate frito que tuviéramos

le podríamos poner, pero a nosotros nos gusta

hacer el tomate, hacer el sofrito.

¿Qué vamos a coger? Tengo estos tomates de colgar

que es un tomate que aguanta muy bien, mucho tiempo

que tiene muy poca piel y bastante pulpa.

Me interesa mucho y es maduro es un tomate bien maduro.

Me interesa que el tomate sea pues un tomate bien maduro

para hacer el sofrito, bien rojo.

Bien maduro, bien maduro. Bien maduro, ya sabéis

que el tomate tiene licopeno

que es el componente antioxidante brutal para la salud

y es lo que le da el color y además se potencia

con el aceite de oliva, si lo sofríes todavía potencias

más el licopeno, o sea, que a comer tomate.

Y luego tenemos un poquito de zanahoria que le va superbien.

La zanahoria es fundamental en este plato.

Entonces...

la cortamos bien pequeña,

también, como la cebolla, prácticamente.

Bueno, es difícil, o sea, que en daditos.

Y la zanahoria le va super, superbien.

O sea, que zanahoria textura, también, evidentemente.

Dulce, como yo.

No, tú eres más de salados, ¿no? Ya, sí.

Ah. No, me decía a mí, a mi yo.

A mi yo interior.

Muy bien, ahora esto lo rehogamos bien, veis que ya se engancha

un poquito abajo, perfecto, genial,

¿por qué? Porque eso nos dará luego

sabor, que coja un poco de color la carne, es importante.

Eso nos da muy buen sabor.

Y ahora pondremos el tomate.

¿Cómo va la berenjena, Sergio?

Ahora voy a enseñaros cómo va la berenjena.

Mirad cómo va la berenjena, fijaos que, claramente,

o sea, se ve toda este agua que saca, que suelta,

se ve, o sea, está empapada

ahora mismo está sacando todo el agua que tiene.

Entonces, ese agua ahora con un papel absorbente.

Si la levantamos, seguro que cae, ¿veis?

Cae todo el agua. Exactamente.

Eso es lo amargo, o sea, el puto amargo

que tiene la berenjena lo estamos eliminando.

La solanina que decía Javier.

Entonces, ahora, con un papel absorbente, papel de cocina,

yo lo uso porque así luego no con los trapos es demasiado...

Es demasiado porque luego tienes que lavarlos y todo

y entonces ya el papel es de usar y tirar.

Vale, ¿yo puedo ir marcando o espero a que termines?

No, voy a poner el tomate, fijaos, ahora veis todos los jugos

que están aquí pegados

que yo he ido separando,

pero aún están pegados en el fondo,

entonces pongo el tomate

y el agua del tomate hará que se separen estos jugos

y es lo que va a dar muchísimo sabor.

Ahora, lo que queremos es reducir bien el agua del tomate

para que quede bien concentrado, bien bueno

y tenemos aquí un espectáculo tremendo.

Vale, y aquí ya la hacemos, vamos a hacer la berenjena,

vamos a marcarla, solo marcarla.

Como luego irá al horno ya le vamos a dar

el toque maestro en el horno, pero ahora la vamos a marcar.

Ahí está. Toque especia.

Cómo no, aquí somos de especias y ya sabéis que darle un toque

siempre de una especia, es darle la diferencia.

Nuez moscada que le va muy bien.

Aquí somos especiales.

Especia...

Y podría ser un poquito de curri,

bueno, jengibre, podría ser lo que vosotros tengáis.

Eso ya es vuestro toque personal, el vuestro.

Pero aquí le va muy bien un poquito de nuez moscada.

Le da esa cremosidad, uhm.

Huele superbien. Huele muy bien, la nuez moscada.

Y sabe.

Fijaos, oh, oh... Esto es tremendo ya.

Esto ya lo tenemos prácticamente.

Vamos a rehogar un poquito más para que concentre bien,

que reduzca el agua del tomate. Pero que nos quede jugoso también.

Mirad cómo queda ya la berenjena, mirad qué bien marcada.

Es solo marcarla, ¿eh? No hace falta aquí cocinarla mucho,

sino simplemente marcar y, luego, ya, si nos tiene que soltar

algo más de jugo, que lo suelte con... con...

En el horno ya, la bandeja que la vamos a poner.

El relleno, las... esta salsa tan buena ya la tendríamos.

Lo ponemos en un plato.

Yo voy sacando ya esta berenjena marcada.

Bueno, si os fijáis, queda impecable.

Ahí la tenemos. Voy a intentar...

Voy a intentar rescatar... La guindilla.

Mira, Javier, tú deberías probarla un día.

Ellos... Vosotros... Venga, va.

Vosotros nos pedís... No, es mentira.

Es mentira, no la ha probado, la ha tirado, lo he visto.

(PÚBLICO) ¡Ah...! Pero se lo debes...

Eh, os he engañado. Javier, se lo debes a ellos,

a tu público. Yo probarla la pruebo.

No tengo miedo. Venga, va.

No soy como tú. Cruda sería mejor, ¿eh? Pero...

Hombre, ahora la ha domado, ¿eh? Hay que decirlo.

(PÚBLICO) ¡Ah...! Ya, ya.

(Risas) Es que esta es muy potente.

Es muy fuerte. No podía ni hablar cuando la probé.

(TOSE) Y mira que ya ha estado en la salsa, ¿eh?

Ya, por eso. Pero es que es igual. Es diabólica.

La llaman, eh... diablo del desierto, algo así.

O no sé. A ver qué tal. Ponemos aquí capa de berenjena.

Generosos. El queso rallado.

Y hierbas dentro, métele hierbas, ¿eh?

Sí, ya tiene, le he puesto, fíjate.

Lo separamos, porque hay romero y "romillo", que digo yo.

Vale, aquí llevamos queso.

Queso, un queso, en este caso, un parmesano,

que nos gusta mucho porque le da un sabor muy potente.

Entonces, nos va muy bien. Pero el queso que tengáis.

Normalmente, lo que utilizamos son puntas de queso de la nevera

que no sabemos qué hacer con ellas, para dentro.

Ya decimos, la berenjena va a absorber toda la...

todo el jugo de las carnes. Uf...

Y esto queda, vamos, buenísima.

Hacemos como un puzle, vamos montando.

Esta la voy a poner aquí. Métele una capa de queso por ahí.

Espera, que también le da rollo. Métele ahí queso.

Que el queso es que le va bien, ¿eh? Venga, ya está. Perfecto.

Ahora, ponemos otra capa de carne. Pero métele carne ahí.

Yo le volcaba ahí, vamos. Ahora ya está, se la pongo toda.

Y, luego, le pondremos el queso encima y esto es espectacular.

La pasta. ¿Lo habéis pillado? Claro que lo habéis pillado.

La pasta es la... berenjena.

(Risas) No lleva pasta.

Muy bien, Sergio, muy bien.

(Risas)

No, es por si alguien se acaba de incorporar.

Es realmente pues un clásico. Vuelca, vuelca, vuelca, vuelca.

No, lo hacemos bien, Sergio.

Recuperamos aquí todo. Bueno, les damos la vuelta.

Y yo después voy a hacer un fish and chips,

un pescado con patatas que yo... La contaremos, la contaremos.

No avancemos nada todavía. Tiene una gran historia.

Sí. Vale, lo aplanamos bien.

Y, fijaos, siempre es importante que quede bien jugosa la carne.

Venga, queso rallado.

Y ya estamos aquí, bueno, pues ya veis, con... con...

Con un plato fácil, rápido, divertido, diferente

y con un hambre que no veas. Ahí está, vamos allá.

Hoy comeremos bien.

Bueno, siempre comemos bien, pero hoy también. Vale, venga.

Vale. Al horno. ¿Cuánto tiempo? Gratinar.

Grill. Cinco minutos, que quede gratinado y ya está.

Fijaos bien qué cosa más sencilla y más espectacular, más buena.

La berenjena está completamente empapada de esta súper...

Huele increíblemente bien. Yo toque de gracia.

Bueno, un poco de cebollino, que le va bien.

Nos vamos a poner morados. Viva los clásicos reconvertidos.

¡Le damos la vuelta al fish and chips!

Vamos a hacer pescado con patatas, pero le damos la vuelta.

Lo vamos a hacer a nuestro rollo.

¿Dónde está el pescado? Eso digo yo.

El pescado está aquí. ¡Pescadero fiel!

¿Qué tal? ¿Habéis dicho fish and chips?

Fish and chips. ¿El pescado del fish and chips

cuál es? El bacalao. El bacalao, exactamente.

Pescado blanco. En el Reino Unido es con bacalao.

Pescadero fiel, fiel porque nunca falla.

Ya ves que lleva un poco tarde a veces,

pero nunca falla. Hoy te has colado un poco.

Y sabe mucho. Explícanos historia. Venga.

La historia de fish and chips:

El fish and chips es el tradicional tentempié

o plato para comer en la calle un británico.

Y la primera tienda o medio restaurante

que hizo fish and chips fue en 1860.

¡Jolín! En Londres.

Hace mucho, ¿eh? La familia Malin.

En la Segunda Guerra Mundial, hasta Winston Churchill,

el primer ministro, dijo que era

el mejor aliado de las tropas británicas.

Era un alimento que no se racionaba, era popular.

Se comía a voluntad. Exacto.

Como hoy aquí. Tú eres mucho más que pescadero.

Bueno, yo lo intento. Tú tienes un nivelazo, pero una...

Un nivelazo impresionante. Es para que vosotros a las recetas

le deis ese toque tan prestigioso. Venga, fantástico. ¡Gracias!

(Aplausos) Dejádmelo probar luego.

Luego lo pruebas. Te guardamos un poco.

Venga, vamos a llevarnos el pescado.

Bueno, mira qué bacalao, está superfresco.

Bacalao fresco, toma, te lo doy a ti.

Vale. Ahí está.

Filetearlo, ya veis que, para saber si un pescado está fresco,

el color, veis que tiene un color brillante,

el ojo está brillante también.

Aquí nuestro pescadero le ha quitado la escama,

pero veis que es el color de las aletas también.

Bueno, precioso, ¿vale?

Abadejo, el abadejo o la faneca es un tipo de pescado blanco

que se podría utilizar. En realidad, para hacer esto

un pescado de roca también serviría.

El bacalao fresco es una... Vamos, un pescado excelente.

Bueno, sacamos el filete,

o pedimos que nos lo saquen en la pescadería.

El pescadero lo ha dejado a medias hoy.

Sí, lo ha escamado y todo, ¿eh? Y es que...

Ni filete ni nada ya. Últimamente...

Se ha hecho famoso ya. Sí.

Ya tiene tanto trabajo, que ya...

Y lo dejamos bien pulido,

importante, que no tenga ninguna espina para este plato.

Entonces, la parte, la mejor parte es la cola hasta aquí,

que no tiene aquí, con unas pinzas, evidentemente,

vamos sacando las espinas. Pero, como tenemos este trozo,

vamos haciendo pues como si fueran lingotes.

Importante, veis que está la piel, ¿la piel por qué?

Porque la piel nos da gelatina, nos da sabor,

nos deja más jugoso el pescado. Es importante quitarle la escama,

pero no quitar la piel. Y evita que se rompa el pescado,

que no se suelte. La piel une el pescado.

Vamos a hacer el adobo.

Vamos a ir con este adobo, eh... para este pescado.

¿Qué tenemos? Coriandro, la semilla del cilantro.

Curiosamente es... increíble, porque no sabe a cilantro.

Y por eso me gusta tanto. Pimentón picante.

Cómo estamos hoy, ¿eh? Eh...

Cómo estamos hoy. Estamos encendidos.

Venga, pimentón picante. Y le voy a poner, ¿eh?

Porque, luego, ya veréis, luego se diluye un poco.

Ya veréis, no pasa nada. Y orégano, orégano seco.

Esto es muy de la parte del sur, el tipo de los adobos,

el cazón en adobo, ¿no? Por ejemplo, platazo.

Súper... Platazo.

¡Buah! Buenísimo. Vale, trituramos o...

¡Viva el mortero! Le damos bien con el mortero,

que se haga bien polvo, cuando sueltan todos los aromas.

Vale, una vez lo tengo ya machacado,

recipiente. Vertemos aquí las especias.

Y le vamos a poner agua.

Bueno, no, yo ya sé más o menos lo que...

Vinagre blanco, vinagre de vino, vinagre de manzana.

Luego, eso ya a gusto del consumidor.

Y zumo de limón.

Que esto nos va bien.

Yo el limón lo cuelo para que no me caigan las pepitas, pero...

Bueno, también es un plato rápido, fácil de hacer, diferente

y divertido a la hora de comer. Porque vais a ver la finalización.

Ponemos el pescado. Ponlo ahí.

Voy a poner un poquito de sal. Y aquí ya se nos va también...

Con el efecto del vinagre, del limón, se nos cocinará,

se nos impregnará de las especias que hemos puesto.

Queda más suave, más sabroso, más jugoso.

Eso de momento. Vamos con la yuca.

Yuca un supertubérculo, superconsumido...

en Sudamérica, en Asia y en países tropicales.

Tiene muchos derivados de la yuca.

Que se pueden hacer la fécula de la mandioca,

luego, harina de mandioca.

Bueno, se hacen caldos, bebidas, líquidos.

Bueno, se hace de todo.

Fácil de encontrar en el mercado. Se encuentra superbién.

Vale. ¿Cómo las vas a cortar?

¿Con el pelador? Con el cuchillo.

Pues con el pelador mismo.

Yo, con el cuchillo. Yo lo haría más fino.

Quizás. ¿Eh?

Haz tú una así y yo hago otras. Damos dos opciones.

Primero, yo corto un trozo. Esto es importante.

Yo hago estas. Quitas la parte de aquí.

¿Para qué? Para que se aguante bien.

Para que no tengamos ahí peligro de cortarnos.

Y ahora...

Cortamos en bastones.

¿Por qué? Porque nos va a tardar menos

y nos va a quedar crujiente.

Pero bastones un poquito anchos.

Ahí va.

Serían como unas patatas fritas, pero fijaos.

En vez de cuadrada, que nos va a tardar más,

yo hago el tamaño de la patata frita, pero más fina.

Y así nos va a quedar... Va a tardar menos

y nos va a quedar muy crujiente.

Si queremos hacerlo de otra manera, que queremos hacerla más fina,

pues con el mismo pelador le vamos dando

y te salen unas láminas crujientes,

que te pueden servir perfectamente como si fueran unas patatas fritas.

Porque fíjate qué fina es.

Y esto, lo fríes y te queda perfecta.

Yo es que casi lo haría más así.

A mí me gusta más así.

Veréis luego el resultado. Veréis luego el resultado.

Ponemos a calentar.

Vamos a poner la lechuga en remojo,

porque vamos a ponerle un soporte verde.

Que va a ser lechuga trocadero, lechuga francesa.

Ya sabéis que nos gusta mucho porque es una lechuga

con una carnosidad tremenda. Tiene mucha agua.

La cojo entera. Agua y hielo y hacia adentro.

Un tema muy importante. Hay que freír muy bien la yuca.

La yuca cruda puede ser indigesta.

Entonces, siempre cocinarla.

Es importante.

Sea hervida, bien hervida o sea frita, bien frita.

Perfecto. Lechuga en remojo.

La tenemos aquí, que la vamos a dejar

que se ponga bien, que se ponga entera.

Dejamos aquí friendo. Mirad qué tomate tenemos aquí.

Parece un pimiento. Pues es un tomate.

Y se llama tomate pimiento. Muy bien, muy bien.

Lo que vamos a hacer, es escaldar este tomate,

que es el que nos ha traído hoy nuestro agricultor,

nuestra persona que nos recoge las verduras.

Y, simplemente, vamos a quitar un poco la piel,

o no le quitamos la piel. La quitamos

Lo teníamos previsto. Para eso era esta olla que tenemos aquí.

Vale.

Vale. Vamos a escaldar, porque le vamos a dar

un toque de frescor a este pescado con patatas.

También, nosotros ya sabéis que el tema de la verdura

y darle frescor, o darle el toque Torres,

como no puede ser de otra manera, nos va bien.

Bueno, veis que vamos friendo bien.

Diferente. Queda como una chip, evidentemente.

Es la primera que ha puesto Sergio. Mirad.

Y de verdad, un poquito de sal y es un aperitivo perfecto.

Amigos, compañeros, colegas de los bares,

supertapa para vosotros. Esta es buena.

Y sé que nos veis.

Todo el mundo, seguramente, ha comido la yuca, ¿no?

Todo el mundo. ¿Alguien no? ¿No? Te voy a dar.

No os peléis, eh.

Luego hay más. Luego hay más. No. Poco a poco.

(Risas) O, bueno, como quieras.

Lo bueno es hacerla y comérsela. No tardar mucho.

Muy bien. Diez.

¿La harás? Vale. Venga.

Ahora ya voy escurriendo el pescado.

Fijaos en el pescado. El pescado ya está cogiendo

ese color como si lo hubiéramos cocido,

como si lo hubiéramos escaldado.

Y es el efecto del vinagre y el limón.

Entonces, esto es perfecto.

Ahora quiere decir que ha marinado.

O sea, que se ha adobado.

Si tenemos más tiempo, lo tenemos más.

Harina de freír. Importante. ¿Harina de freír, por qué?

Porque tiene una mezcla de harina de trigo

con harina de garbanzo. Exactamente.

Aguanta mejor la humedad y queda más crujiente.

Y hoy en día, se pueden comprar harinas de fritura superbuenas.

Esta es la típica fritura del sur.

Bueno, esta es la del nor... Ay, la del norte.

La de Andalucía. Sí, sí.

¿Dónde estás? ¿En el norte o en el sur?

Es que el bacalao me tira para el norte.

Sabéis que somos apasionados de las mayonesas.

Y hoy hacemos una nueva.

Vamos a poner un huevo entero.

Le vamos a dar un toque de hierbas.

Toque de hierbas, ¿qué hay?

Bueno, podrían hierbas secas también, que tenemos.

Aquí tenemos orégano.

Que si tenemos fresco, pues ponemos fresco.

Tenemos un poco de albahaca.

Tenemos tomillo limón, que le voy a poner un poco.

Tenemos un poquito de salvia.

No abusar de la salvia que es muy fuerte. Pero es muy buena.

Y tenemos un poquito de menta,

aunque le voy a poner un poquito encima.

Pero menta sabéis que refresca y queda muy bien.

Javier, no me estropees el plato.

Esto ya es un toque.

Lo ponemos dentro.

Ponemos aceite de oliva.

Dices: "Se tendría que poner poco a poco". No.

Si lo pongo así, ligará igual. Es otra alternativa.

Si pones luego la batidora al fondo, la puedes hacer.

Voy friendo el pescado. Voy adelantando.

Venga. Sal, pimienta.

Y como cortaré el tomate y me van a sobrar unas puntas,

pues lo pondré dentro. Las puntas que sobran, dentro.

Supermayonesa de aprovechamiento también.

Vale. Y a triturar. Desde abajo.

No movemos.

Ay, si se me corta. ¡Huy, huy, huy!

Poco a poco. Hay el fuerte y el flojo.

Pues yo, el flojo.

Pongo un poco más de aceite.

Sabéis que mientras más aceite, más espesa.

Y yo ya lo tendré. Venga. Voy con el pescado.

Pescado. Aceite bien caliente.

Reutilizamos el que teníamos de la yuca.

Se acabó.

Y a freír.

Vale, Javier. A emplatar. La lechuga. Y vamos.

Yo ya lo tengo. Venga, que te enrollas.

Cómo queda el pescado este. Queda buenísimo.

Como es bacalao fresco, ya os digo, infinidad de pescados.

Merluza también se puede hacer.

El abadejo también, que es de la familia.

Fijaos. Y yo lo voy a cocinar, pero no demasiado.

Porque a mí el pescado me gusta rosado por dentro.

Que está bien cocinado, eh.

Crujiente por fuera, pero jugoso por dentro.

Y es lo que nos da esta fritura de garbanzo. Vamos allá.

Supercentrifugador. Este también es un gadget

que va superbién. Y venga, a montar.

Tenemos las hojas. ¿Cuántas hay?

Dos, cuatro, seis.

Esta es un poco grande. Yo, en el fondo,

mientras Javier va poniendo,

pongo un toque de esta supermayonesa.

Es que le va, eh.

Cebolla tierna. Un poquito de verde

que pondré encima. Javier, los de arriba.

Pensaba que era una copa. ¿Por qué?

Por la mayonesa. ¡Bien!

(Aplausos)

Muy bien, muy bien.

¿Y yo qué? ¿Por qué no? Venga, Sergio, pon el pescado.

Vale. Ponemos el pescado.

Si el plato era mío. No he entendido el...

(Risas) Las chips.

¿Por qué? Las chips ponlas en medio,

que quedarán más bonitas.

Ponlo en medio, Javi. No. Las tienes ahí.

Yo me la he jugado poniendo tomate en la mayonesa.

Chaval, era una mayonesa, Javi.

Pero con su riesgo. Vale.

Fish. Y ahora, las chips, que son estas chips de yuca.

Yo te digo. Esto es fresco. Es un aperitivo para compartir,

divertido y diferente. Fish and chips a la Torres.

(Música)

Dos clásicos con mucho toque para compartir con toda la familia.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Nos vemos pronto. Adiós. Hasta luego.

Vamos a comer, que tengo un hambre que me muero.

Estoy desmayado. ¿Tú la lasaña?

Yo, la lasaña. Venga, va. Vamos a probarla.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Lasaña de berenjena y Fish and Chips

Torres en la cocina - Lasaña de berenjena y Fish and Chips

20 jun 2017

Hoy una lasaña de berenjenas deliciosa y apta para celíacos, porque la pasta se sustituye por láminas de esta hortaliza. El segundo plato son unos fish and chips, el clásico pescado con fritura, pero en este caso elaborados con yuca.

ver más sobre "Torres en la cocina - Lasaña de berenjena y Fish and Chips" ver menos sobre "Torres en la cocina - Lasaña de berenjena y Fish and Chips"

Los últimos 1.461 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos