www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4652340
Para todos los públicos Torres en la cocina - Kebab de pollo y helado frito - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a "Torres en la cocina",

tenemos un gran programa.

Vamos a hacer dos recetas que parecen imposibles de hacer

pero son muy fáciles de hacer: un "döner" kebab de pollo.

Y, después, haremos helado frito. ¿Cómo un helado frito?

¿Cómo un "döner kebab? Lo veréis.

Vamos a empezar por el principio;

haremos una salsa de yogur que no tiene desperdicio.

Javier, el yogur. Para marinar.

Y yo voy a por las especias que le pondremos aquí.

En realidad, sabéis que el yogur es una salsa,

un prebiótico, macrobiótico para el estómago,

es muy bueno consumir yogur.

A partir de aquí, sabéis que en algunos sitios,

en la cocina árabe se utiliza mucho para sazonar y marinar carnes.

Haremos algo parecido pero con mucho toque.

De verdad que es muy divertido y es muy diferente.

Aquí ponemos el yogur, no ponemos todo, solo una parte.

Ponlo todo, ¿eh? Sí, bueno...

Sin miedo. Dejo para mí.

Venga. Ponemos yogur, que es un yogur cremoso;

hemos cogido este tipo,

es un yogur que tiene una pinta cremosa buenísima.

Perejil, también, voy a picar perejil,

este perejil fantástico que tenemos, pequeñito,

para mezclarlo.

Tenemos, también, limón, hemos cogido

la piel del limón que le da buen rollo y, también, el zumo.

¿Sabéis qué hace? Cuando se junta el limón con el yogur

hace que espese, o sea, espesa; es un coagulante natural.

Exacto. Si ponemos un poco de limón,

enseguida se ve, ¿eh?

Supersano, claro, es pura vitamina C.

Es un antibiótico natural.

El perejil cortado bien pequeño y, también, pondremos ajo.

El ajo a la marinada le va muy bien y, también, es antibiótico natural.

Zumo de limón, yogur, yogur griego, por eso tiene esa cremosidad,

podría ser yogur normal, ¿eh?, comino.

Ahí va. Perejil. Perejil.

Ajo que va a picar Javier.

Nada, un diente de ajo, no veas que diente más grande.

Pimentón de La Vera, no puede faltar.

Pimentón de La Vera, sabéis que somos fanes de este pimentón,

además, está... ahumado,

tiene ese toque tan bueno que le va tan bien a los marinados.

Para hacer los pinchos, para marinarlos va perfecto.

También vamos a poner un poco de sal y pimienta.

Claro, el kebab es de origen turco

y, la verdad, es que este da muy buen resultado.

El nombre significa "carne asada". Correcto.

Es lo que quiere decir "kebab". Y dices: "Ostras, ¿cómo hago..."?

Y os parecerá una cosa extraña, pero se puede hacer en casa fácil.

Vale, pongo el ajo. Vamos ahí, el ajo.

Voy a guardar un poco de salsa, ya veréis para qué;

de esta marinada guardamos un poco de salsa para después.

Voy a buscar el pollo. Vale.

¿Con qué lo vamos a hacer? Con pechugas de pollo.

Sabéis que la pechuga de pollo sin piel tiene muy poca grasa,

porque casi toda la grasa está en la piel.

Y lo que vamos a hacer es cortarla en filetes.

Bueno, carne blanca, es muy común, creo que esto lo tenemos en casa,

la consumimos semanalmente. Mirad.

Pero de esta forma será diferente, os lo aseguro.

Escalopado. Escalopas grandes, largas.

Largas, Javi, largas. Largas...

Escalopas. ¿Veis? Unas escalopas bien bonitas.

Y con estas, ya está, saco cuatro de cada.

Con tres, cuatro... suficiente.

Vamos a hacer otro poquito. Intenta darle aquí un poco más.

Porque tenemos que dejar marinar

durante 3 o 4 horas en la marinada,

pero, claro, nosotros ya tenemos unas hechas... en la nevera.

Bueno, las pondríamos aquí dentro y las dejamos, como dice Javier,

durante tres horas, está bien, ¿eh? Sí, tres horas.

Si tenéis más tiempo... cuanto más lo dejéis,

más marinado tendrá el producto. Claro.

Nosotros tenemos unas marinadas en la nevera,

pero esto es la base.

Esto filmado en la nevera tres horas,

después, lo sacáis, es lo que tiene Javier en la mano,

y a partir de aquí lo hacemos.

Ya veis que ha cambiado de color, se ha macerado, se ha marinado.

Porque, ahora, vamos a montar el "döner",

que es ese palo donde la carne va girando

y se va cocinando, lo vamos a hacer en plan casero.

Sí, veréis que tiene mucho rollo. En plan para casa.

Tenemos la cebolla y la vamos a mal cortar, ¿por qué?

Normalmente, sabéis que se corta así,

pues la vamos a cortar al revés; la vamos a cortar así.

Pélala, también. ¿Sí?

Sí, sí, pélala. Bueno.

Porque mira, pero... Pélala.

(Risas) Que la peles. Es que, de verdad...

Pero porque yo quiero. Sí, porque tú quieres.

Vamos a montar un "döner", que podéis hacer en casa,

y, si queréis, lo podéis hacer de pescado.

Compráis rape o lo que queráis y lo cortáis igual.

Y tiene mucho rollo porque el emplatado es sorprendente,

porque, al final, lo tienes en la mesa, lo vas fileteando

y te hacer el "döner" kebab como... un profesional, vaya.

Ahora, cortamos la cebolla casi por la mitad,

porque tenemos que hacer una base muy buena;

cortamos los pelitos un poco pero le dejamos esta parte dura

de la cebolla, vais a entender por qué.

Exactamente. La ponemos en el centro.

Normalmente, se hace con uno,

con uno estaría bien pero prefiero ponerle dos.

Y os explico por qué, una vez que se cocina la cebolla...

¡Eh, que te veo! ¿Qué, qué pasa?

Vale, pongo uno aquí y otro aquí, ¿veis?

Cuesta un poco de pinchar pero bueno.

¿Por qué? Porque está en esta parte que nos va a aguantar.

Es lo que nos dará resistencia.

Si pinchas uno solo y se te va la cocción...

El palo hace así. A mí no se me ha ido.

A mí sí que no se me va, de esta manera no se va.

A partir de aquí, los cogemos con las manos bien limpias,

que las tenemos lavadas y todo, y tenemos que ir insertando.

Luego, con la crema de yogur... ¡Pam! Y ya está.

Lo hacemos en cruz; una así y la otra... se entiende bien, ¿no?

Sí, sí, es fácil. Ponemos la carne y, ahora, la asamos en el horno,

vais a ver el resultado.

Lo hacemos en cruz: uno y uno, uno y uno.

Así... se va formando una torre

y, luego, se va peinando para que no haya huecos.

Pero es muy fácil de hacer.

Y, de verdad, vais a ver el resultado...

Dirás: "No se me había ocurrido". Te quedas con tus amigos.

Esa receta tiene un final... Apoteósico.

Hay un poco de confusión porque dices...

"Shawarma", ¿el "shawarma" qué es?

Es lo mismo que esto pero es en Egipto.

Es lo mismo exactamente.

También, lo hacen de cordero, de ternera o de pollo.

O sea que... muy bien. Fijaos qué pintaza está cogiendo.

Lo voy a poner todo porque... Hombre, claro, Sergio.

Bueno, claro... ¿No has visto los que somos?

Sí, sí, a tope. ¿Es que no lo ves?

De verdad, ¿eh? ¿Yo puedo grabar solo algún día, por favor?

(Risas) Te podrías dar más ritmo.

Lo único... vamos a juntar esto. Javi, ayúdame un poco.

Venga. Venga, perfecto.

Aquí clavamos este y ya está. Perfecto, ya lo tenemos.

Fijaos qué pirámide hemos hecho aquí,

esto es un kebab perfecto, está increíble.

A partir de aquí, espera que me lavo las manos,

y lo vamos a poner al horno.

Tenemos el horno precalentado, que está encendido a 190 grados,

y lo vamos a dejar una hora. Exacto.

Luego, lo vais viendo, es una cuestión vuestra

de ver cuánto tiempo más o menos;

nosotros hemos hecho la prueba y en una hora ha quedado perfecto.

Que te gusta más rosado, pues un poco menos de tiempo.

Una hora a 190 grados. Platazo.

Lo tenemos en el horno, está casi, lleva casi una hora.

Vamos a hacer la guarnición, porque sabéis que el "döner" kebab

lleva lechuga, le ponemos cebolla, le ponemos zanahoria

y parte de la salsa, ¿os acordáis?

Hemos guardado parte de la salsa del marinado.

Corto la cebolla finita.

La lechuga está en agua y hielo para que quede turgente, fuerte.

Correcto. Y la cebolla aprovechamos la que hemos cortado,

la que hemos cogido de clavar el "döner" kebab.

Muy fina. Yo, también, muy fina. Más que tú.

A mí el kebab me gusta picante.

Tengo que reconocer que a mí, algún día de esos cuando salía...

Cuando salía en mi época y llegaba por la noche tarde,

comerte un kebab de esos te sacia, te llena y te acuestas tan bien...

Que dices: "Qué maravilla".

La zanahoria cortada en bastones, también.

La pongo con la lechuga para quitarle un poco

el "fortor", que dice Javier.

Esa va para la WikiTorres, también.

Eso es mentira, no lo digo.

Hombre, hace días que no. La zanahoria no la pongo en agua.

Ya tenemos la carne, vamos.

Venga, sácala que ya veréis.

Ha pasado una hora a 190 grados.

Aquí tenemos este espectáculo.

¡Guau! Fijaos qué cosa más bonita.

Ahora vais a verlo en el corte.

Uh... trae para aquí.

Es precioso. Espera que lo traspase aquí.

Vamos a ponerlo aquí ¿o lo cortamos en la bandeja? No, lo traspaso.

No, queda más bonito ahí. Ya verás.

Esto, ahora, quema. ¿Veis por qué pongo dos palillos?

O sea, dos pinchos, porque...

Luego, cuando se corta, puedes quitar el del lado

y quedarte con el central pero, ahora, para cortar la peluca,

para cortarle los extremos es mejor así.

¿Qué tenemos aquí? Tenemos unas tortillas.

Se pueden comprar, lo sabéis, se podrían hacer

pero, en este caso, las hemos comprado.

Son para hacer "dürüm", ¿qué es "dürüm"?

Es la carne, esta carne, enrollada. Ru... ru... rulo.

"Dürüm" es rulo, ¿no?, rollo. Exactamente.

(Risas) Con las verduras. Ru, ru, ru, ru.

No sabía si decir rulo o rollo. Con verduras y salsa.

Aquí tenemos esta tortilla, las verduras.

Espérate, no te adelantes. Ponle atención aquí a la carne;

estás con el rulo y no hemos cortado la carne.

Estoy explicando, Sergio. Tranquilo...

Te veo ahí muy... Es el momento espectáculo.

Podéis hacerlo con un cuchillo fino y veis que lo que mola,

cuando vas a un kebab, es cómo lo peinan, cómo cortan finito.

Van haciendo así... tras, tras, tras.

Este cuchillo va bien, pero este lo acabamos de afilar,

creo que me irá mejor y todo.

Uh, qué maravilla.

Esta carne se mantiene siempre caliente,

porque siempre la tienes caliente y jugosa.

Veis que la del centro está jugosa.

Yo voy a escurrir la cebolla, que le hemos quitado la fuerza.

Fijaos qué pintaca tiene y qué finito queda;

el corte es fino y queda muy jugoso, porque queda...

Con el toque de yogur, de comino. Está buenísimo.

El pimentón de La Vera que le va maravillosamente bien.

Vamos a ponerle tomate cortado a rodajitas bien finas, también.

Sabéis que el tomate hidrata mucho y que es muy bueno.

Vamos a hacer el "dürüm", el rulo. Trae aquí que tú no sabes.

¿Cómo que no sé? Que no sabes.

Venga, vamos a hacer algo espectacular, ya veréis.

Ponemos en el medio el tomate.

Saco el corazón de la lechuga, solo queremos las hojas.

Ponemos el tomate en el centro, ponemos la lechuga,

lechuga que no falte, siempre tiene que llevar.

Ya sabéis que en los kebabs lo montan de otra manera

pero os voy a enseñar un truco para cerrarlo y que no se abra;

luego, es un rollo que se caiga todo por ahí.

De esta manera, no se te abre.

Después, otro productazo:

el queso feta. Correcto.

Podría ser otro tipo de queso, evidentemente,

pero es un queso que va bien aquí y que acompaña muy bien.

Córtalo pequeño para que quepa. Sí, lo corto muy fino.

Vale. Aunque estaba sazonado, pongo un poco de sal y pimienta.

Este queso no lleva ningún conservante,

simplemente, curado en salmuera. Exactamente.

¿Le ponemos picante o no? Lo hace muy sano.

(ALGUNOS) Sí, sí.

Hombre, normalmente... Un poquito.

Este tipo de cocina...

En Pakistán y por ahí se consume esta cocina picante.

Un poco de queso. Le pongo un poco aquí.

Me voy a controlar. ¿Le has puesto zanahoria?

No, se la pongo encima, que no podré cerrarlo.

Vale, ahora ponemos el pollo aquí encima

y, evidentemente, le ponemos mayonesa.

A ver el rulado, que estamos delante

de toda España y de mucha gente en el extranjero,

y no podemos quedar mal en este momento.

Es presión para ver si...

Tranquilo, esto está más que controlado.

¿Veis? Lo ponemos así, tiene que ser como un paquete,

esto tiene que ser como una... como un regalo.

Le voy a poner la zanahoria y la salsa.

Fijaos qué divertido, es crujiente, tiene texturas.

Sobre todo, tiene que llevar salsa, que hace que se hidrate

y que quede bueno. Esto es una bomba explosiva.

Si queréis, unas hojitas de hierbabuena, no lo veo mal.

¿Le habías puesto hierbabuena aquí?

No, le pongo unas hojitas. Dame, porque le va muy bien.

A ver si no me he pasado rellenando pero creo que no.

Huy, no va a poder cerrarlo. Ha llegado el momento.

Huy, huy, huy. Venga, dale.

Venga, tira. Vale.

Cerramos, primero, de los extremos. Esto me lo llevo.

Es importante; primero cerramos de la derecha y la izquierda.

¿Te ayudo? No.

Y, desde aquí, lo que hacemos es coger

y tiramos hacia delante, apretamos sin miedo.

Aquí hacemos un canelón y lo cerramos. Patapam.

Esto no se abre, vamos, ni con llave.

Esto te lo puedes comer tranquilamente, que no se abre.

Ahora, lo ponemos en la sartén y lo doramos un pelín.

Con un poquito de aceite. Voy a hacer otro rápidamente.

Venga, perfecto. Vuelta y vuelta

porque se dora enseguida. Es muy poco, muy rápido.

Da igual cómo lo montéis, tanto monta, monta tanto.

Pongo la salsa debajo para que veáis

que se hace diferente también.

Lo ponemos debajo.

Vale, cortamos y veis que esto podéis montar

los que queráis superrápido y luego, cantidad y calidad.

Ya cogemos el pollo bien sazonado. A mí esto me fascina, la verdad.

La verdad, está muy bueno. Con yogurt, buenísimo.

Encurtidos le podéis poner, lo que queráis, luego ya es

cuestión de, sobre todo, imaginación.

Yo los hago bien cargados porque creo que el kebab

lo que mola es que sea grande,

que te obligue a abrir bastante la boca

y pegar un buen bocado.

Es un plato de estos... Veis que queda bien dorado,

ese color es que queda más crujiente

y es mucho más bueno para comer. Doblamos.

Queda más crujiente. Queda más "crunchy".

Venga, Sergio, te lo doy

y a emplatar, vuelta y vuelta, mirad.

Tengo que ir aquí, detrás del...

Venga, esto lo quitamos. Mirad, chan, queda ese dorado

tan bonito, es pam, pam, es superrápido.

¿Qué lo quieres poner aquí? Claro, "durum, durum".

Lo voy a hacer más pequeño. Y recto, córtalo recto, así.

Sí. Mira.

O sea, recto como así. No la pillo,

me gusta más así. No pasa nada, ya claro.

Tú el tuyo y yo el mío y el mío lo voy a cortar.

Lo cortaré un poco más.

Amigo.

Evidentemente, podría ir en un plato.

Cortamos uno, espera, Javi, que el otro lo enseñamos.

Vale, cortamos así en biés, quiere decir, transversal.

Y este lo dejamos así, este sería el servicio completo

con una servilleta de papel normal, lo que tengáis.

Fijaos qué maravilla. ¿A ver?

Mirad qué bonito, bueno y diferente.

Eh, es bueno, un platazo esto.

Está bien para hacer en casa y es fácil de hacer

y si estás con niños, también si estás solo o acompañado,

da igual, siempre hay un buen motivo para cocinar,

siempre lo decimos. Ahí está.

Ahora vamos con el helado frito,

sí, frito porque no hay nada imposible.

Bueno, es alucinante poder hacer un helado

y freírlo en casa, vais a flipar con la receta.

Pero antes, haremos el helado y veréis que es muy fácil.

Exactamente, un helado de vainilla, helado de vainilla buenísimo

y esta receta es muy fácil de hacer y con los utensilios

de casa, os daremos la clave.

De vainilla y naranja, ¿qué tenemos aquí?

Tenemos crema de leche

lo que pasa es que la dejamos enfriar,

que esté muy fría porque tarda menos en montar.

Ahora, no, lo haré aquí. Perfecto.

¿Sabes por qué, Sergio? No, Javier.

Sí, porque siempre manchas

la cocina y esto es una manera para no mancharla.

Yo nunca mancho, o sea, vamos, soy quien está

con la bayeta todo el día arriba y abajo y eso lo sabéis.

Ahora, la altura lo que nos permite

es que no salpique.

Y ahora, montamos, importante, las temperaturas, que esté fría.

Vainilla.

Vale, le saco aquí un poco, ya veis, toma, te pongo ahí, Javi.

Vale. Pongo aquí

para que no se pierda nada. Cuando está fría,

monta enseguida, casi la tenemos.

Esto es fantástico.

Vale, granillo.

Almendra marcona en granillo porque le daremos

un toque crujiente al helado, ya veréis.

¿Te hago un plano? Tenemos la nata montada

y ahora, tenemos ahí,

cómo no, dónde está, la leche condensada.

Está todo aquí, lo tengo aquí. Leche condensada

que no es más que una leche que ha evaporado

y se concentra los azúcares.

Bueno, es con azúcar.

Y ahora, ponemos la nata. Exactamente.

Sabéis que el helado para que no cristalice,

necesita tener azúcar,

nosotros no ponemos azúcar, le ponemos miel.

O le ponemos, en este caso, leche condensada y de esa manera

no te cristaliza y te va superbién.

Vamos a poner almendra granillo

que es una almendra marcona, un poco de ralladura de naranja

y zumo de naranja también.

Exactamente, un poquito de zumo de naranja.

Ralladura que lleve, espera.

Esto le da un "rollaquen" aquí brutal.

Fijaos la combinación, naranja, vainilla,

leche condensada, almendra granillo

que eso será una textura muy buena.

Vale, corto un poco de aquí y ponemos unas gotas.

Venga, ahí, eso lo perfumará y ahora, de abajo hacia arriba,

para que no se nos baje. Con movimientos envolventes

para que no se baje la nata, para que no pierda el aire

porque, al final, es aire lo que le metimos.

Y ahora, un truco Javier, Sergio, saca la cubitera.

Vale, todos tenemos una cubitera en casa,

de una manera u otra, con forma de labios,

de corazón, con diferentes formas,

nosotros tenemos la de toda la vida, bueno,

la de toda la vida sería cuadrada, ¿os acordáis de esas cuadradas

de hierro que había en casa? Esto es el helado.

Ni más ni menos, ahora lo rellenamos aquí en cubiteras

porque así tendremos así las bolas hechas

y serán individuales porque luego veréis,

las freiremos, pero con otro toque antes.

Esto ya es un supertoque, ya veréis.

Luego le podéis dar vuestro sabor personal,

vuestro toque personal. De chocolate, un poco

de chocolate fundido, templado un poco dentro de la nata montada

con la leche condensada,

tenéis el chocolate si os gusta más.

Que habrá alguno que le guste más el chocolate.

Le damos unos golpes para que nos quede bien,

bien fino. Ya está. vale.

Perfecto, ahora al congelador y congelarlo bien, ahora se deja

como si fuera un cubito de hielo, se mete y que congele bien.

Ahora yo, sabéis que nos anticipamos,

tengo uno congelado aquí, fijaos.

Este lleva, bueno, lo metimos ayer por la noche,

o sea, está bien congelado. Fijaos, ojo al dato,

no perdáis detalle porque ahora lo que hacemos

es sacar de la cubitera

y tiene que estar congelado, eh. Yo te voy sacando aquí.

Venga, están bien duros y con un palillo,

este es un poco más grande, pero podría ser un palillo normal.

Un palillo de toda la vida.

Vamos clavando en el centro Correcto.

Para freír nos irá mejor.

Porque ahora veis que se deshace enseguida, entonces, ahora

lo volvemos al congelador para que a la hora de freír

sea muy, muy rápido.

Exactamente, hasta el último momento.

Bueno, tengo unos dentro en la nevera

y creo que así está bien, para que os hagáis la idea.

Ahora, lo tendríamos así

y al congelador.

Otra vez, que esté bien frío.

Vale. Perfecto, ahí estamos.

Vamos con la tempura. Primero, limpio la naranja,

ayúdame, Javier, haremos como una especie de,

lo llamaré tartar de naranja que no será, sino unos gajos

de naranja que sazonaremos para poner en la base.

Es una guarnición, aprovecho esta. Hombre, claro.

La tenías ahí. Mirad cómo se pela una naranja

para que quede bien redonda.

Donde, veis ahora, yo he hecho, ya empecé la guía,

donde empieza el uno, pam, termina el otro.

Y empieza uno y siempre te saldrá redonda

y con la piel justa.

Porque ves que yo miro que el filo

del cuchillo esté justo al borde.

¿Veis? Pam y dándole la vuelta. Cuando tú empiezas, yo ya terminé.

Javier, lo mío es más didáctico, lo tuyo vas a saco, a saco.

Ahora, sacamos los gajos.

Y nos quedan, completamente, limpios.

Los ponemos en papel porque si no, sueltan el jugo.

Y esto es en vivo, que decimos, queda muy bonita.

Qué buena es la naranja y qué buena está ahora también.

Claro, la podíamos cortar en dados, rodajas, como queramos, también.

O podríamos poner otra guarnición. Es una idea.

Si fuera negro, de chocolate, pues con frutos rojos

también, ¿no? Qué te parece. ¿Qué?

Nada, nada, sigue durmiendo.

No me escucha, nunca me escucha. Suerte que tenemos al público,

este público fan fiel y seguidor que por cierto, dirá una cosa,

me seguís preguntando, espera, que voy allí y tal.

Cómo estáis. Bien.

Mirad qué público, qué buen rollo, qué gente más maja.

Qué alegría, venís con hambre, eso sí.

(TODOS) Sí. Bueno, pues ellos quisieron venir,

si quieres venir, os damos una dirección

que seguís preguntando la forma para venir

de público, si se puede o no, claro que se puede

y seréis bienvenidos, probaréis los platos

y estaréis aquí a tope. Si queréis venir como ellos,

aquí tenéis la dirección y a vosotros, gracias por venir.

Luego, nos ponemos morados,

tranquilos, hecho. Eso seguro.

Venga, vamos allá. Ahora, vamos con la tempura,

para la tempura, lo mismo, importante las temperaturas,

entonces tenemos un baño invertido, un baño con hielo y agua debajo

y un bol encima para que esté muy frío.

Ahora aquí tenemos harina. ¿Que tenemos, qué tenemos, qué?

Es que...

Agua con gas bien fría también.

Que vamos a ir poniendo, no toda porque así vemos

lo que nos afecta porque tiene que estar espesa.

Le vamos a dar un toque de canela

que es fantástico, canela, vainilla...

La naranja. Bien frío, bien, bien frío.

Combina superbién, venga, una puntita generosa.

Ponle canela. Eso va muy bien.

Le va, le va, le va, le va.

Vamos moviendo.

Vale, y luego ver la cantidad, ponle más agua.

Un poco más, vamos viendo. Sí.

Y vamos añadiendo.

Luego tenéis que ver con una cuchara, ahora lo veremos,

para que nape. Tiene una textura espesa.

Pero cuando, por ejemplo, fíjate, le pases el dedo,

esto es lo que queremos,

que nape, porque a la hora de freír nos envuelve.

Vale.

Entonces, ahora, tenemos el helado dentro

con el palillo que está muy frío, la masa muy fría

y el aceite bien caliente.

Por eso decimos que son las temperaturas

para que nos salga superbién. Es una montaña rusa, amigos.

Venga, sacamos las bolas de helado

que ahora están bien frías.

Estas las teníamos preparadas que estas sí que están frías.

Vale, venga, Javier. Yo voy a ir friendo

y ahora es tan simple como...

Coger, claro si está muy frío, lo que va a hacer es coger,

hacer una película envolviendo el helado,

entonces lo que hacemos es así,

escurrimos un poco. es freírlo muy poco,

no hay que pasarse. Venga, y lo dejamos ahí.

Pero es pim, pam, Javi. Sí, sí.

Claro. A veces, igual se aguanta

el palillo. Pero es meter y sacar, ya está,

esto ya está. Hombre, lo dejaría un pelín más.

No, que esto es tempura que si no luego,

ahora se funde por dentro.

Ya está, es pim, pam, Javi.

Ahora, cogemos los gajos de naranja los pongo en el plato,

le pondré hierbabuena y ya está. Mirad que es pim, pam.

Esto lo cogemos que esto nos dará frescor.

Más vale de uno en uno, ya veis que lo haremos de uno en uno.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco,

seis, siete, ocho, nueve, diez, fuera.

Ya veis que es un segundo.

Venga, un poco de hierbabuena y albahaca le pondré,

no sé por qué me da a mí,

albahaca, vainilla, le va muy bien, eh.

Vamos ahí.

Vale, muy bien, ya lo tenemos.

Qué bonito.

Este, Sergio, al congelador

que luego haremos más. Corre, corre.

Bien, ahora le pondremos un poco de azúcar glas encima.

Sí, lo tienes ahí. Por ponerle, la verdad.

Venga, yo a la naranja

le puse un poco de hierbabuena y albahaca.

Toma, mira, azúcar glas.

Venga, date caña si no, esto se nos va.

Que no, que está bien, aguanta ahora bien

y un poco de canela, hacemos una mezcla ahí explosiva.

Mirad, huy, huy, huy.

La canela ahora con el calor sale...

Estupendo, estupendo.

De lujo. Ahora ya, con mucho cuidado,

porque esto es una explosión. Yo le quitaría el palillo.

No, no. A uno para que se vea

porque esto se coge ahora así y explota, es increíble, de verdad.

Qué exagerado eres, de verdad. Voy a abrir uno para que lo vean.

Mirad, abro uno aquí. Le quito el palillo,

hay que quitárselo porque te lo metes en la boca y explota.

Vale.

Venga, aquí lo pongo.

Qué bonito, qué bonito y qué divertido.

Fijaos, esto ahora se empieza a derretir,

pero la capa por fuera lo que hace es que...

Y se va deshaciendo, pero nos aguanta el rebozado.

¿Sabéis para qué lo hizo? Para comérselo.

Yo ya lo sabía.

Lo sabía, bueno, dos platazos que parecen imposibles

y tan fáciles que son. "Donner kebab" hecho en casa

de pollo con especias, buenísimo, rico, fácil y maravilloso.

Y después un helado frito, qué bueno, además.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Os esperamos en el próximo programa,

gracias por estar ahí, hasta luego.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Kebab de pollo y helado frito

Torres en la cocina - Kebab de pollo y helado frito

02 jul 2018

Hoy cómo hacer un kebab de pollo en casa y conseguir que sea tan rico como el que más. El segundo plato es un auténtico reto: helado frito.

ver más sobre "Torres en la cocina - Kebab de pollo y helado frito" ver menos sobre "Torres en la cocina - Kebab de pollo y helado frito"
Programas completos (740)

Los últimos 2.409 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios