www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4929990
Para todos los públicos Torres en la cocina - Hojas de acelgas rellenas y merluza con limón - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

Hola y bienvenidos a "Torres en la cocina",

hoy tenemos un programa muy sano porque vamos a hacer

platos saludables y bien de precio.

Voy a empezar con unos paquetitos de acelga con arroz.

Exactamente. Y vendrá Virginia a explicarnos

si comer bien es comer caro, si tiene relación, yo creo que no.

También, vamos a hacer una merluza al limón,

con salsa de limón; superfresca, sana y natural.

Hoy platos sanos en "Torres en la cocina".

Estamos en la cuesta de enero y dices: "La cuesta de enero,

igual comer productos sanos y saludables son más caros".

Vamos a enseñaros que no es así.

Vamos a hervir el arroz; ponemos agua hirviendo, sal

y una hojita de laurel, Sergio. Yo te la recupero.

Esto será la base para el relleno, pero, evidentemente, tendrá verdura

y algo de carne. A ver si con el calor el laurel...

Ya está. ¿Qué estás haciendo?

¿Por qué haces eso? Para que te relajes.

Ya estoy relajado... (GRITA) El laurel así va muy bien.

Para el relleno vamos a ponerle un poquito de carne.

Hay diferentes carnes muy buenas y muy económicas para un salteado,

haremos un salteado con verduras, esta carne es fantástica.

Podemos usar la tapa plana, es perfecta.

Exactamente. El bistec. La llata.

Preguntad a vuestro carnicero, también.

Decidle: "Dame una parte para saltear que sea tierna

y que se cocine bien". Hay muchas partes económicas.

Acelgas, que no falte la verdura. Cuesta de enero: verdurita.

Además, de temporada.

Aparte de que es salud total. Vamos moviendo el arroz.

¿Qué te voy picando? El ajo.

Lo vamos a dejar doce minutos, no le vamos a dar tanta cocción

porque, luego, va salteada.

Alegría para enero: cebolla, ajo, zanahoria y calabacín.

Vamos a ir picándolas para hacer una verdura.

Lo primero que vamos a poner es la carne, la picamos pequeña.

Esta carne para saltear es perfecta.

Si tiene un poco de grasa, la quitamos,

que lleve un poco no está mal, pero no en exceso.

La cortamos en dados pequeños, para el relleno nos irá mejor

y, luego, para el salteado. Ya veis que es supertierna.

Es tierna y se usa poca cantidad, así que no tiene mayor historia.

"Poca cantidad", tenemos que comer. Sí, hay que comer.

Ya veréis que este enero haremos platos muy saludables,

todos van a ser sanos, pero con sabor;

no hay que olvidar que el sabor es muy importante.

El sabor es felicidad, comer bien es felicidad; eso es la base.

Fijaos, tenemos la sartén caliente, bien caliente,

echamos aceite de oliva y vamos a saltear la carne

con un poco de sal y pimienta.

Vamos a preguntarle a Virginia sus propósitos de este año,

no la vemos desde el año pasado. Exactamente, eso es verdad.

A ver qué nos cuenta.

Un poco de sal y pimienta, y a saltear, a dorar bien.

Ahora sí. Mientras más pequeña es mejor porque tardaré menos

y para el relleno es mucho mejor.

Zanahoria, cebolla, hemos cogido cebolla morada.

Fijaos qué cebolla. Que podría ser blanca.

La que hemos encontrado.

Calabacín... Pero voy con el ajo, corto un poquito de ajo.

Para variar un poco.

Te gusta mi receta, ¿eh, Sergio?

Me gustan todas las recetas, Javier.

Pero esta... Todas las que sean buenas.

Ahora... la merluza al limón... No sé con cuál me quedo.

Me quedo con las dos, una de primero y otra de segundo.

Recetón, porque la segunda es muy delicada, muy sabrosa.

La merluza gusta mucho. Sí.

El pescado más consumido en España es la merluza.

Es verdad, sí. Además, de largo.

Sí, "de largo".

Le gusta a todos.

Se encuentra fácilmente en el mercado,

que eso está bien, tiene una fácil cocción...

Fijaos que va cogiendo color, ese doradito,

que es lo que le da el sabor a la carne, esa es la base.

Luego, pondremos ajo y zanahoria,

que es la excusa para poner verdura y consumir verdura.

Importantísimo. Aparte de sabor, da salud.

Eso es importante. Vamos a echar el ajo, venga.

Pondremos romero o tomillo, la hierba fresca va muy bien.

La cebolla y la zanahoria las junto porque tienen la misma cocción.

Voy a coger... La misma.

Me da tomillo-limón, ya que lo tengo...

Le voy a poner una ramita de tomillo-limón.

Y el pimiento, también, tiene la misma cocción,

esta receta no lleva, pero para que lo sepáis.

Sergio, lo cojo. No corto más.

Me voy a ir con las acelgas, con las pencas de acelga.

Y, encima, es una receta que es bastante rápida de hacer,

el tiempo que lleva es cocer el arroz.

Mirad, ajo bien dorado, que coja el sabor y mirad la carne,

que quede crujiente, que se queden los jugos en la sartén.

(¿CON ACENTO ANDALUZ?) "Que queden los jugos en la sartén"

(Risas) Venga, vamos allá.

Bueno, está muy... lo veo muy... sureño a mi hermano.

Estoy profundo. Vamos a hacer las acelgas.

Las acelgas nos gustan de todas las maneras:

acelgas rebozadas, en tempura, acelgas en verdura...

De todas las maneras y de todos los colores.

En casa siempre hemos comido acelga y...

Y mucha. Y mucha, además.

Y de muchas maneras.

Primero, lavamos bien la acelga; segundo, cortamos los tallos

pequeños para introducirlos en la verdura que saltea Javier;

tercero, las hojas las vamos a guardar enteras

porque serán el recipiente, el envoltorio,

que nos va a ayudar a unificar toda esta receta.

Y pondremos un poco de calabacín, que es otro productazo.

Qué buena es la acelga.

Esto es superrápido, ya veréis.

Lo bueno que tiene, ahora, la acelga es que es temporada

y está tierna y muy sabrosa, el frío le va.

Por un lado, tenemos la penca y, por el otro, las hojas;

ya veis qué verde, "que te quiero verde",

aquí dentro es donde se mantiene toda la clorofila.

Lo que vamos a hacer es quitarle, un poco, la penca, de esta manera:

le damos la vuelta a la hoja y con ayuda de una puntilla

le quitamos, un poco, el tallo y, luego, cortamos.

Ya tenemos la hoja, aquí es donde vamos a envolver,

vamos a utilizarlo de recipiente para hacer nuestra súper...

Nuestro envuelto, nuestro paquete.

Eso es, nuestro paquete.

Vale, voy con el calabacín.

Cortado todo bien pequeño y bien bonito, todo influye.

La estética es importante, sobre todo, ahora en enero,

que ya han pasado las fiestas y ahora ya...

No sabemos cuándo vendrán las próximas fiestas-vacaciones.

¿Sabéis cuál es la mejor terapia? Comer bien.

Cocinar, comer bien, cuidarse, con eso estamos salvados.

Vamos salteando la verdura. Voy a probar el arroz

porque, ya hemos dicho, lo dejamos doce minutos.

Se me ha parado el fuego...

De momento, dejamos esto aquí; ya tenemos las hojas, las pencas,

está cocinando el arroz y está cocinando la verdura.

Virginia, bienvenida. Hola, Virginia.

¿Cómo estás? ¡Feliz año!

Igualmente. ¿Qué tal tus propósitos y tus historias?

Ahora que vamos a hablar de esto, de comer sano y de comer barato,

los míos van enfocados por ahí, por tema de organización.

Muchas veces decimos, lo que comentabais antes,

mucha gente piensa que comer sano es caro

y, realmente, esto no es así, si ponemos organización

a la hora de hacer la compra y nos metemos en la cocina;

si lo compramos todo partido, envasado, más aumento de plásticos,

todo eso encarece mucho el producto.

También, hay que saber que para comer sano

no hay que comer siempre aguacates o salmón de Noruega

y este tipo de cosas; se puede comer normal, no hay que usar

lo que, la gente piensa que, son superalimentos para comer más sano.

Para la gente que no lo sepa, hablemos de lo ecológico,

porque lo ecológico cuesta un poco más, también.

Pero ¿es más bueno un ecológico que uno que no lo sea?

A nivel nutricional no. "A nivel nutricional no"

A nivel nutricional no influye o es poco significativa.

Que un producto tenga un sello ecológico

significa que ha cumplido con la legislación correspondiente

y no se utilizan fertilizantes químicos, todo va encaminado ahí;

pero los tomates de agricultura ecológica pueden madurar en cámara,

entonces, cuando se dice que algo ecológico tiene más sabor...

Un tomate madurado en cámara es complicado que tenga más sabor.

Un tomate natural, que ha madurado con el sol, te lo comes...

Y es perfecto. Es un mundo.

No tiene nada que ver. Voy a escurrir el arroz.

Los productos que van envasados, cortados, tan bonitos y tan...

Primero, encarece mucho la compra y...

Lo que tú decías del plástico... Que se usan más plásticos, además.

Dadnos un ejemplo de un menú económico y bien de precio, sano.

En general para la semana, las claves serían,

si nos fijamos en lo que más gasto supone,

suelen ser la carne y el pescado, podemos disminuir su consumo

y sustituir esa fuente proteica por un plato de legumbres o huevos,

que son mucho más baratos, eso rebaja el precio.

Luego, a nivel nutricional que el pescado sea congelado

o que la carne sea congelada, da igual y suelen ser más baratos.

También, comprar productos que sean locales y de temporada,

suelen ser más económicos. Fundamental.

Hablemos del desayuno. Pongo el arroz con las verduras.

Es una parte que tenemos...

Sí, aquí hubo polémica hace poco con lo del desayuno.

El desayuno, realmente, si es por una cuestión económica,

un vaso de leche con cacao azucarado y bollería

cuesta lo mismo, o muy parecido, que un vaso con fruta y avena

o con fruta y tostadas. ¡Toma ya!

Y nutricionalmente, no tiene nada que ver.

No hace falta comprar un pan supersuper, pan integral corriente,

y avena de la del súper, pero no hay ninguna diferencia.

Virginia, muchas gracias. Muchas gracias.

No te vayas lejos para probar. Eso, probarás.

Hombre, si me dejáis algo, lo pruebo.

Vamos a darle un toque al arroz, un toque muy bueno.

Sergio, ralla un poco de parmesano.

Venga, voy allá.

Nos ayudará a potenciar el sabor,

ya tiene de por sí, pero nos ayudará más.

Y sano, ¿eh?, sano.

Es más que sano. Ponemos un huevo.

Mezclamos para que se vaya cocinando un poco.

El queso lo ponemos fuera del fuego,

porque con el calor se va a hacer.

Esto recuerda, un poco, al arroz salteado.

Yo me hago mucho el arroz salteado con huevo, verduras...

Después de ir en bici lo que te apetece es comer,

se tiene un hambre voraz, y eso sería un plato perfecto

para después de hacer deporte.

Perfecto, ya tenemos queso suficiente.

Aquí está el queso. Es un relleno buenísimo.

Vale, voy terminando las hojas, ya tengo aquí estas tres.

Pongo el queso y paro el fuego, voy a darle unas vueltas

y el propio calor hará que todo se integre y se cocine.

Paro el fuego, vamos ahí.

¿Veis que se han mezclado el huevo y el queso?

Mezclamos todos los ingredientes y es una base buenísima,

tanto para comer sola o comer como la vamos a hacer,

que quedará más bonita y más integrada. Quedará precioso.

El arroz está al dente. Aprovechamos las hojas.

Porque ahí va terminando de cocinar,

por eso lo cocinamos doce minutos en vez de dieciocho.

Vamos a escaldar las hojas, que ya las tengo.

Necesitamos escaldarlas para que pierdan la turgencia

pero conservar la clorofila, que es el verde que tiene.

¿Cómo? Enfriando en agua con hielo.

Ahí tengo agua con hielo preparada.

Agua y sal.

Por cierto, aquí en el público tenemos a alguien muy joven

que, además, me han dicho que tiene un blog de cocina.

¿Eso es verdad? Sí.

¿Ah, sí? ¿Cómo se llama el blog? Santichef.

"Santichef". ¡Toma ya!

¿Qué edad tienes? Once años.

Increíble, increíble; de verdad. Cocina de maravilla.

¿Sí, no? Qué bien que gente tan joven

tenga afición por la cocina. ¿De qué te viene esa pasión?

Porque mis padres me enseñan muchas recetas.

Qué bien, fantástico. ¿Y a vosotros de qué os viene?

Tenemos un pequeño negocio de cocina ecológica.

¡Ah, vale! Pues nada, bienvenida al club.

Gracias. ¿Tienes hambre?

Sí. Yo, también.

Venga, ya vamos a poner las hojas.

Venga, vamos a escaldar.

¿Has puesto sal? Sí.

Perfecto. Sumergimos las hojas unos segundos.

Qué bien huele el arroz.

Esto es... vamos...

Sumergimos bien.

Las escaldamos un minuto solo.

Para conservar muy bien el verde, la clorofila.

Esto nos sirve para hacer el plato.

Como el arroz está muy caliente, lo mantendrá caliente.

Escurrimos bien.

Suficiente.

Y agua con hielo. Y veréis que ahora

queda verde, verde, verde.

Y conservamos todas las vitaminas de la verdura,

porque las cocciones son cortas, respetuosas,

que eso es importante también.

Y ya veis qué plato más económico hemos hecho

y, sobre todo, sano.

Que hoy va de salud.

Queremos empezar el año con... pues, bueno, con salud.

Y vamos a rellenar por dentro de la hoja,

porque por fuera es siempre más bonita.

Entonces, por el lado que más bonito sea,

es el que vamos a dejar exterior.

Venga. Estiramos bien. Ya decimos. Arroz bien caliente.

Veis que humea. Vamos a ser tres, de momento.

Tres, que es lo que nos comeríamos, seguramente.

Sí. Hay unas hojas de parra que se hacen en Grecia.

También rellenas. Recuerdan un poco a esto,

porque es muy mediterráneo también.

Un buen relleno. Eso sí.

Es que huele... El parmesano y el huevo

les da un toque de mucho sabor.

Voy para allá.

Un poquito más.

Y ahora ya vamos a cerrar. Venga.

Yo lo que hago es coger desde aquí para mí.

La cierro un pelín, como si fuera una pasa.

Y luego ya es, simplemente, cerrarla y ya está.

Ahí está.

Si tenemos un exceso de hoja, pues se corta por aquí.

Cortamos un trocito. Cortar mucho no,

porque también es hoja. Es verde. Es bueno, es sano.

Exacto. Y ahora ya cerramos.

Y fijaos que seguro que es más bonita que la de Sergio, ¿no?

Uy, lo dudo.

Aquí, así.

Uy, Javier. Uy, Javier.

Nada que ver. Y ahora esto, el calor...

Solo digo una cosa. Hay una cámara arriba. No digo nada.

Ahora ponemos un poquito de aceite, sal y pimienta encima.

Y este plato ya lo tenemos. No le hace falta nada más,

porque es el relleno el sabor.

Y la acelga es la presentación, la hoja.

Un toque de pimienta.

Y un toque de sal.

Venga. Sano y fácil. Ahí está. Platazo.

Perfectísimo. Vamos con otro plato muy sano y buenísimo.

Hemos dicho que haríamos dos. Primero, las acelgas.

Y ahora vamos a hacer una merluza con salsa de limón.

Bueno, es una salsa espectacular

que viene de la bearnesa. Ya veréis.

Sí. De la holandesa. Y vamos a hacer

una bearnesa. Pero con un toque diferente.

Una holandesa son yemas de huevo montadas al baño maría,

que vais a ver cómo montamos.

Y luego le ponemos mantequilla clarificada,

que ya la tenemos hecha, y os hemos enseñado

más de una vez a hacerla. Es poner la mantequilla

y separar el suero de la leche. Ay, el suero de la grasa.

Simplemente, la grasa sube. Cogemos toda la grasa.

Y esto es lo que tenemos. Mantequilla clarificada.

Con esto vamos a montar esta holandesa.

Sergio, empezamos por las yemas. Venga.

Voy yo haciendo una chalota. Porque le vamos a poner también

toque Torres. Un poquito de chalota.

Que le va muy bien a esta salsa la chalota fresca.

Ese club. Que te voy a quitar el carné

como no te pongas las pilas. A mí ya no me lo quitas.

Bueno, ten cuidado, eh. Yo soy el presidente.

Puedo hacer lo que quiera.

Lleva varios toques esta salsa. Ya veréis.

Recetón fácil y también me parece magistral.

Bueno, es una salsa para un pescado increíble.

Se utiliza para carnes la bearnesa también.

Para carnes y pescados. Yo creo que incluso la bearnesa

más utilizada antiguamente en Francia, es una salsa francesa,

se hacía más para el entrecot.

Para el entrecot es una salsa que va impecable.

No nos vamos a pasar, pero un poco de chalota

le va perfecto. O podría ser cebolla, eh.

Tenemos las yemas. Que lo que yo voy a hacer,

es ir montándolas con un poquito...

Aquí tenemos un bol con un baño maría.

Pues las vamos a ir montando con un poco de zumo de lima.

O de limón, Javier. O limón.

Estamos diciendo limón y le pones lima...

Pues mira. Ya que la tenía aquí...

Puede ser cualquiera de los dos.

Bueno, mientras Javier va montando ahí, fijaos.

Ahora lo tengo que poner aquí dentro.

Cogemos un poquito de aceite, muy poquito. Y la chalota.

Rehogar en blanco y añadirlo a las yemas.

Y ya empezamos a montar. Ahí está.

Es muy poquito. Baño maría.

Sabéis. Agua hirviendo. Ponemos las yemas.

Y no parar de remover. Importantísimo.

Porque se van cocinando. Y tienen que doblar su volumen.

Ya veréis que va blanqueando, va subiendo, va emulsionando.

Y eso poco a poco. Si vemos que tiene demasiado calor,

vamos retirando. Vamos colocando, retirando, colocando.

Pero tiene que ir montando, cocinando la yema.

Venga, chalota. Chalota... Ya veis.

¡Pam! La ponemos aquí dentro. Un poco rehogada.

Normalmente, la bearnesa lleva vinagre de estragón.

Le pondremos... Estragón le vamos a poner.

Estragón sí, pero no vinagre. Le ponemos limón o lima.

Que eso ya es un toque diferente. Retiramos un poco.

Yo voy a coger la merluza

que la tengo aquí en la nevera. Aquí está.

La hemos comprado esta mañana en el mercado. Cola de merluza.

Entera. Le he dicho: No me la limpies. ¿Por qué?

Porque luego la espina sabéis que nosotros la vamos congelando

y cuando tenemos muchas,

hacemos un fumet, un caldo de pescado.

Entonces, ahí le he dicho: Déjamela tal cual.

Además, me gusta filetear el pescado.

Es una cosa que me gusta.

Cuando le coges la práctica, es muy fácil.

¿Veis? Si está un poco espesa, que veis que está espesando...

Y ya está ligando. Pues casi tenemos la yema cocida.

Importante.

Sacamos del fuego. Y ahora, fuera del fuego

es cuando la vamos a montar. Pero fijaos el espesor que tiene.

Si no montamos bien las yemas, se nos desmontará la salsa.

O sea, que la yema tiene que estar muy bien montada.

Como esta. Sergio, me vas a ayudar.

Ahora, con un hilito muy pequeño de mantequilla, vamos montando.

¿Por qué es tan delicada?

La yema de huevo montada es muy suave.

La mantequilla, deliciosa.

Y ahora es poco a poco.

A esa ya le pondría un poco de agua.

Va montando. Voy a poner un poco, una cucharadita de agua.

Agua tibia siempre es bueno. Porque si está muy espesa,

también tienes el peligro de que se te corte.

¿Veis? Y eso le da oxígeno otra vez. Y vamos poniendo.

No me eches de golpe. ¿Quieres que se me corte o qué?

Es poquito a poco. Esta salsa es un vicio.

De verdad que es untuosa, cremosa, envolvente.

Bueno, tiene todo. Vale. Pon.

Vale. Pondrás ese cucharón y ya la tendremos.

Estupendo. Venga. La mantequilla clarificada

luego es muy fácil de guardar.

Tal cual, la ponéis en un bote cerrado,

en la nevera, y tenéis mantequilla clarificada

para cuando la necesitéis. Muy importante.

Esta salsa ahora lleva una gran cantidad de mantequilla.

Tiene que estar en un sitio que esté a temperatura ambiente,

más bien, un poquito de calor.

Si no, se solidifica muy rápido.

Ahora vamos a poner las hierbas.

Tenemos ralladura de lima. Estragón. Estragón fresco.

Pero no hay problema si tenéis estragón seco.

Aprovechamos la piel. De limón podría ser también.

El estragón mantiene mucho el aroma.

¿Sabéis lo que va muy bien? Por eso se hace el vinagre

de estragón, porque cuando lo metes directamente en vinagre,

se conserva mucho y deja todo el aroma en el vinagre.

Y es por eso que luego podéis tener siempre en tu cocina

un vinagre de estragón, que te va de lujo

para estas elaboraciones.

Tenemos perifollo.

Que vamos a cortar un poco de perifollo también.

Es opcional. Y aparte, tener un buen vinagre en casa

hecho por ti, es un lujo.

Y te aguanta muchísimo. Estragón.

Estragón que quiere decir "hierba de dragón".

(RUGE)

¿Por qué será? Pues no lo sé.

Haces bien el dragón.

A ver. Vuelve a hacerlo. (RUGE)

Parece un perrillo. Es así, ¿no?

Bien. Para mantenerlo caliente, lo pondré aquí.

Hazlo tú, a ver cómo se hace.

¿De dragón? Sí.

No sé hacerlo. Yo paso. Que no lo hago. No lo sé.

Filmado para que no haga película.

Porque si no, hace una película que no nos gusta.

Y lo dejamos ahí, que se mantenga calentito.

Venga, ahí está. Truco para vosotros

para la merluza. Tiene la cola. Dices: ¿Qué hago?

¿Corto el trozo de cola? No.

Vamos a hacer una cosa. Lo cogéis.

Levantáis un poco la parte de la piel.

Levantáis este trozo.

La piel la quitáis. Aquí dobláis la merluza.

Cortáis la piel y la hacéis un corte aquí.

"Patapam". De esta manera, conseguimos que la cocción

sea uniforme. Y fijaos

cómo os queda.

Yo tengo una sorpresa para ti, pero no la voy a decir todavía.

Ponme aceite. Miedo me dan tus sorpresas.

Te voy a mejorar la receta por diez.

No sé si lo quiero saber. Lo vas a saber sí o no.

Tú ve aquí dorando tu merluza. ¿Sí o no? ¿O sí o sí?

Si o no, sí, no.

Ponemos sal y pimienta un poquito.

Y a mí como más me gusta la merluza, es bien marcada.

Que coja color aquí a la plancha.

Un poco de sal y pimienta.

Al vapor también me gusta mucho. También es buena.

Y ahora la marcaremos por la parte de...

Por un lado. Le daremos la vuelta. Doraremos bien.

Y tenemos una merluza... Productazo.

Además, la merluza, ya lo hemos dicho antes,

pero es el pescado más consumido en España.

Solo es marcar un poco para que se aguante la cola,

para que se mantenga. Y le damos la vuelta

y hacemos casi toda la cocción por la parte de la piel.

Que nos protege mucho más el pescado.

O sea, que ahora ya le damos la vuelta.

Veis que se aguanta bien.

Pues venga. Cocción por la piel.

Y no tocarla ahora, porque si no, se rompe la piel.

¿Cuál es tu sorpresa maravillosa? La voy a sacar.

Es que el mercado da muchas sorpresas. Y una de ellas...

Para mí, este plato es ideal porque es perfecto.

¡Oh! Fantástico. ¡Tachán!

¡Ostrones! Porque ahora, en enero, en la cuesta de enero,

por eso tiene sus cosas positivas, puedes encontrar ostrones

a muy buen precio. Es verdad. Hemos ido al mercado

esta mañana y se ha perdido un momento. Digo: ¿Dónde vas?

¿Qué has comprado? Ostrones.

Lo que vamos a hacer, es enharinaros y freírlos.

Y los vamos a acompañar con la merluza.

¿Aquí? Esto está bien. No hace falta nada más.

Bueno, es un complemento.

Ya que estaban bien de precio, vais a ver.

¿Queréis ostras o no? ¡Sí!

¿Qué? Pues entonces. Sí, sí. Claro. Vamos a hacerlos.

Para mí, así estaba bien. Esto es opcional.

Si las encuentras bien de precio, como las hemos encontrado,

las he encontrado, pues oye...

Lo que vamos a hacer es sacarlas y escurrirlas.

Que luego vamos a enharinar y freír.

Veis que es fantástica.

Está superbién. Y luego, enharinada y un golpe rápido

de sartén, esto es... No tiene que tener

mucha cocción. Solo un poco.

Bueno, para el que no le guste la ostra cruda,

cocinada no tiene nada que ver.

Es una sorpresa. Es muy sutil.

Bien. Venga, voy a hacer esta.

Vale. Vamos a darle la vuelta.

Fijaos que ya tiene una pinta tremenda esta merluza.

Pescado blanco, tierno, superbueno.

Evidentemente, no hay que salar la ostra,

porque la sal ya de por sí es sal.

Bueno, es mar. Y es nada, un poquito de harina.

Harina de trigo, eh.

La ostra es sal, quieres decir.

Es marina, ¿no? ¿Eh?

Digo que la ostra es marina, es salada.

¿Eh? Dice: "La sal es sal".

Y ya que tengo aquí la lima, le voy a poner el complemento

de apurar un poco más aquí.

Porque la harina con la lima nos va a dar ese toque cítrico.

Perfecto.

Escurridas, como veis.

Y ahora ya pasamos por la harina y la lima.

Qué bueno, eh. Y qué fácil. No tiene nada.

Tiene buena pinta. Sí. ¿Qué? Tú decías: "No, no".

Bueno, sí. Ahora visto, pues no lo sé.

Desde aquí... Es increíble.

Pero desde aquí os podemos sentir.

Ahora se me ha pasado un flash en la cabeza, pero es verdad.

Estáis ahí y muchas veces no os vemos, pero os sentimos.

Es alucinante. Traspasamos la cámara.

No te distraigas. Nosotros no. Ellos.

Es que estoy hablando con ellos, no contigo.

Venga. Ahí.

Sacamos el exceso de harina.

Y eso, vuelta y vuelta.

Tenemos la salsa a punto.

Esta salsa es una delicia. Parecen chipirones.

Como si fueran chipirones rebozados

pero ostras rebozadas fritas a la andaluza.

Claro que sí. Venga, lo pones aquí. Venga. Esto ya lo tenemos.

La ostra fuera. Es un "pim pam".

Y vaya platazo o platazos. Platazos porque...

Venga. Puedes emplatar la salsa. Sale, que voy a ir directo.

La acelga rellena aguanta muy bien la salsa. ¿Por qué?

Por eso, por lo que hemos dicho antes.

Hemos cocinado muy bien las yemas.

Entonces, ponemos una buena base de salsa.

La merluza, con el calor que queda, se va a cocinar.

Salsa que lleve. Voy a poner aquí.

Voy a poner las ostras.

No. Vamos a poner la merluza.

Merluza y luego las ostras. Eso.

¡Toma ya!

Vaya ración. Y ahora ponemos aquí.

Bueno, qué hambre. Y este toque anisado

que le da el perifollo. Y aquí tenemos

unas acelgas rellenas de arroz, verduras, carne.

Un plato muy completo, la verdad.

Y una merluza con salsa bearnesa. Estas ostras no van

nada mal para levantar el ánimo en enero

y para comer sano. Siempre hay un buen motivo

para cocinar. Gracias por estar ahí.

Hasta el próximo programa. ¡Adiós!

(Canción "Money" de Barrett Strong)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Hojas de acelgas rellenas y merluza con limón

Torres en la cocina - Hojas de acelgas rellenas y merluza con limón

08 ene 2019

Sergio y Javier cocinarán unas hojas de acelga rellenas de carne como primer plato y una merluza con salsa de lima como segunda elaboración.

ver más sobre "Torres en la cocina - Hojas de acelgas rellenas y merluza con limón" ver menos sobre "Torres en la cocina - Hojas de acelgas rellenas y merluza con limón"
Programas completos (786)
Clips

Los últimos 2.550 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Ma. De los Angeles Aguilar

    Mil gracias por compartir sus recetas hermanos Torres ... voy a probar sólo me faltó en la receta la cantidad de azúcar a la crema.....podrían por favor decirme que cantidad lleva?-

    09 ene 2019