www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4568231
Para todos los públicos Torres en la cocina - Espárragos con cecina y torta pascualina - ver ahora
Transcripción completa

Hola a todos. Bienvenidos a "Torres en la cocina".

Hoy vamos a hacer un supermenú con verduras.

Exactamente. La semana que viene empiezan

las Jornadas Gastronómicas de la Verdura de Calahorra

y estaremos allí también investigando, mirando cosas

y visitando a la gente que hace la verdura.

Hemos querido hacer un homenaje con dos platos de verdura.

La primera verdura, que es una reina de la verdura

de esta temporada. ¡Viva la temporada!

Espárrago blanco. Vaya espárrago. Vaya espárrago.

Crujiente. Acaba de salir.

Lo vamos a hacer muy natural.

El espárrago es un producto que necesita muy poca cocción,

bajo nuestro punto de vista.

Vamos a hacerlo con dos cocciones.

Primero, lo vamos a escaldar. Escaldar, eh. Es pim pam.

Escaldar. Y después, lo vamos a hacer a la brasa.

Pero primero lo tenemos que pelar, porque tiene la piel.

Sabéis que el espárrago tiene mucha fibra

y parte de la fibra hay que quitarla.

¿Tú sabes el refrán, Sergio? Era: abril...

"En abril, para mí. En mayo, para el amo.

Y en junio, para el burro".

Sí. Yo lo sabía, más o menos.

Vale. Vamos a hacer el... Aquí tenemos la parte de arriba,

que es la parte más tierna.

Sabéis que este espárrago se entierra,

se tapa con tierra, por eso, al no darle el sol, sale blanco.

No tiene... Nosotros, para pelarlo...

Diferente. Yo porque ya tengo práctica

porque hemos pelado unos cuantos.

Pero es ir dándole la vuelta al espárrago

e ir quitándole la piel, porque también es importante

que queden redondos.

O sea, esta es una manía mía.

Redondo y sin piel. Redondo y sin piel, exactamente.

Y de esta manera, vas haciendo una peladura encima de la otra.

Y, al final, te queda redondo y veis que no tiene piel.

Te voy pasando y yo voy pelando.

Después, ¿qué hemos hecho?

¿Sabéis qué es esto?

Muchos de vosotros seguramente que sí. Cecina.

Son unas lonchas de cecina que hemos comprado.

Que la cecina es, normalmente, de vaca.

Es la pierna de la vaca.

Y también la ahúman y después la secan.

Esta es como la hemos comprado.

Lo que hemos hecho, ha sido ponerla en una bandeja

al horno una hora a 110 grados. ¿Y qué pasa?

Que nos queda un crujiente perfecto. Fijaos.

Si la giro, la parto.

Qué buena es la cecina de León.

Hay muchos sitios donde se hace buena cecina, pero la de León,

que yo haya probado, amigos de León, extraordinaria.

Vale. Esto ya lo podemos poner a cocinar.

Agua, sal. Quito un poco la parte de atrás,

que sabéis que la parte de atrás es más dura.

Pero ahora son tan tiernos, son tan de temporada...

Que es aquel crujiente. Y nosotros vamos a conservar

el dente vegetal, que sabéis que siempre lo conservamos.

Quitamos la parte de atrás.

Qué buena es la verdura, qué sana.

Hay que consumir verdura. Siempre lo decimos en el programa.

El espárrago tiene un componente que es asparagina,

que es muy diurético. Y la verdad es que está muy bien.

Ahora ponemos un poquito...

Primero, un escaldado. Pero un escaldado de un minuto.

Agua hirviendo, bien de sal, importante.

Ponemos el espárrago.

Y lo dejamos un minuto.

Minuto y medio. No pasa nada.

¿Sabes por qué le doy un minuto?

Porque luego lo vamos a cocer a la brasa.

Va a tener otra cocción. Tenemos la brasa a tope

y le daremos un toque a la brasa.

Por eso, que, entre el minuto de aquí y los dos minutos de allí,

son tres. Suficientes para tener un crujiente perfecto.

Bueno, voy a sacar aquí para hacer la vinagreta.

Oye, Sergio, mientras aquí hierve el minuto,

déjame que voy a enseñar. Vale.

Hola a todos y a todas. Bienvenidos, bienvenidas.

Hola. Huy, ¿qué nos traes aquí?

Os traemos unos pimientos secos, asados y secos.

¿No me digas? Pues no lo conocía. Sí.

Pimiento asado y seco.

¿De dónde sois? De Almería.

De Almería. Hola. ¿Qué tal?

Hola. (RÍE)

¿Cómo se come?

Se puede hacer en caldo. Se hidrata.

O si no, frito también. ¿Directamente frito?

Frito. Aceite hirviendo casi

y se fríe en nada, en cinco segundos.

¿Tú cómo te lo comes? ¿Frito? Frito.

Y a Marta le encantan fritos. ¿Ah, sí?

Marta, parece una patata, me has dicho.

Una patata frita. Sí.

Qué bueno y sano. Lo vamos a probar.

Nunca lo había visto. No lo habíamos visto.

No, no. Yo, asado y luego secado, tampoco lo conocía.

Bueno, vamos a la curiosidad. ¿Sabéis qué es esto?

La raíz del espárrago.

Correcto. Muy bien. Es muy curiosa porque fijaos

que tiene como muchas patas.

Lo que hacen es que la abren,

hacen un agujero en la tierra.

Y se planta 40 centímetros. Exactamente.

La ponen y vuelven a tapar.

Esperan dos años y a los dos años,

empiezan a salir espárragos que no te los acabas.

Sí. Dos años. Pero luego tienes como unos ocho años

que te va dando espárrago.

Sí, sí. Es... Vamos.

Lo que pasa con el espárrago,

si están cubiertos con tierra, no les da el sol y son blancos.

Que salen de la tierra, entonces se vuelven verdes.

La fotosíntesis, que se dice, que es cuando sacan la clorofila,

ahí no lo hace. Parecen unas rastas, eh.

Y esto lo vamos a probar. Haremos algo con esto,

que nos ha parecido algo muy interesante.

Gracias, Marta, que nos los has traído tú.

Sacamos el espárrago.

Un poquito de aceite y un golpe de brasa.

Bueno, brasa que la tenemos aquí a tope.

Oye, si tenéis brasa. Si no, sería sartén.

Si no, sartén. O si no, naturales también son muy buenos.

Hacía días que no le dábamos nada a la brasa.

Plancha, parrilla. Que no hacíamos nada.

Y segundo plato, que no sé si lo hemos dicho.

Haremos una tarta pascualina.

Que como su nombre bien dice, es una torta de Pascua

pero con verdura. Muy interesante también.

Le voy a dar vuelta y vuelta.

Sergio, te vas... Con la vinagreta.

Sí, señor. Que la tengo aquí.

Y le vamos a poner encurtidos.

Van muy bien espárragos con encurtidos.

El espárrago va bien con todo. Sí.

Es diurético. Tiene un montón de fibra.

De sabor es muy noble, porque tiene un sabor supernoble,

sobre todo, ahora en temporada que están pletóricos.

Si vemos en el mercado, no nos dé miedo comprarlos así

porque nada que ver, eh.

De los que habéis probado en lata, a estos, no tiene nada que ver.

Vamos a poner un poco de alcaparra.

Unas cebollitas encurtidas. Sabéis que somos de encurtidos.

Es que nos gustan.

Y vamos a cortar un poco y ya está.

Y haremos una vinagreta muy fresca.

Mirad qué bonito el espárrago. ¡Oh!

Y ese pequeño toque de brasa le va superbién.

Ya decimos. Si no, parrilla.

Bueno, esta vinagreta ya solo le pondremos aceite de oliva,

porque como está encurtido en vinagre,

no hace falta que pongamos más vinagre.

Bueno, mientras tú vas con la vinagreta,

vamos a hacer una lactonesa.

Una lactonesa pero diferente.

Porque la vamos a hacer con avellana.

¡Oh! Es bueno ese toque.

Ya veréis. Es que hay que...

¿Y qué pasa? Que la avellana y el espárrago van...

Los frutos secos y el espárrago van como anillo al dedo, vamos.

Va superbién.

A la hora de los sabores, es un equilibrio perfecto.

Ponemos bien de avellana.

Y ahora vamos a triturar.

Haríamos como una leche de avellana.

España es el tercer productor mundial de avellana en el mundo.

O sea, que es... muchísimo.

Bueno, esto ya es un toque, porque aromatizamos la leche.

Ahora, lo que decíamos, colar.

Y aquí ya tenemos toda la esencia de la avellana en la leche.

Colamos porque sabéis que tiene...

que quedan los trocitos y así nos va a quedar más fina.

Y ahora apretamos bien, eh.

Apretamos bien para que nos salga toda la esencia de la avellana.

Qué buena es la avellana. Esta leche ya está increíble.

Ahora vamos a montar. Ponlo en el vaso.

Déjame el vaso, Javi.

Lo ponemos aquí y ya aprovechamos. Mira. Ponemos un poco.

Unas gotitas de limón también le va muy bien.

Y aquí no hace falta huevo. Lactonesa no lleva nada de huevo.

Solo con la leche,

la avellana también, evidentemente, nos va a ayudar.

Y vamos a montar.

Utilizamos parte de aceite suave y un poco de aceite de oliva.

¿Por qué? Si pusiéramos todo el aceite de oliva,

sería muy fuerte. Para la avellana, sí.

Y queremos que nos quede suave.

Vale.

Vamos a probar de sal y pimienta,

que como no he puesto, seguramente, va a faltar.

Un toque de pimienta, Sergio.

Fijaos qué mayonesa más fácil, más buena.

Lactonesa. Y sin huevo.

Pero la ves y dices: "Es una mayonesa". Pues no.

¡Hum! Vale. Saco el espárrago.

Qué buena. Para que no se pase de cocción.

Luego, podéis hacer de pistacho, que quedará verde,

de nuez de macadamia. Vale. Voy a sacar las lechugas.

Vamos allá. Tenemos shimejis y shiitakes.

Hemos decidido utilizar unas u otras.

En este caso, el shiitake,

que es esta seta de cultivo.

Muy sana. Muy sana, muy medicinal.

En la cocina oriental, la utilizan muchísimo.

Y, hoy en día, ya se encuentra en cualquier mercado.

Vale, Sergio. Vamos a saltear.

Simplemente, le quitamos un poquito la parte de arriba,

porque no vamos a hacer todas.

Y si no, champiñón, seta de cardo.

¡Ostras! Pero así es muy bonito.

Es tan pequeñito, tan... botón.

Bueno, seta de cultivo. Aunque ahora, en primavera,

igual que es una época fantástica para los cocineros

y para todos los amantes de la verdura,

para nosotros es una época fascinante.

Primero, porque hacemos un montón de cosas con la verdura

y es muy versátil. Y luego, porque hay

algunas setas de primavera que nos dan mucho juego.

Vale. Voy a cortar el espárrago

y lo voy a poner en el centro del plato.

Vamos a hacer un montaje bonito.

Ya que tenemos este productazo, vamos a lucirnos.

Entonces, cortamos por la mitad.

Y aquí un poquito.

Y ya decimos, está un poquito al dente,

ese dente un poco duro, que es lo que nos va a dar

la resistencia a la hora de comerlo.

Y eso es delicioso, eso tiene que estar.

Un truco para realzar el sabor de las setas.

Se puede hacer con vinagre de Jerez

o con unas gotas de zumo de limón.

Retiramos del fuego. Probadlo, eh.

Y ponéis unas gotas de zumo de limón.

Ya está.

Nada más. Y ahora le pondré un poco de tomillo o romero,

lo que encuentre de hierba.

¡Oh! Y deja un aroma increíble.

Refuerza, potencia el sabor. Fijaos.

Ponemos los espárragos en el centro del plato.

Que son preciosos.

Vamos a poner la lechuga alrededor.

Toma. Aquí tienes vinagreta y las setas,

que las tengo yo aquí. Rúcula que recuerda

muy bien a nuez, a frutos tostados.

Qué buena es la rúcula. Es rúcula selvática, se llama,

que es un tipo de rúcula más pequeña,

muy potente de sabor.

Con toques, ya os digo, a nuez.

Que, hasta hace poco tiempo, la rúcula se consideraba

una mala hierba. Decían: "Esto es un hierbajo".

Y ahora, fíjate. La rúcula no puede faltar.

Es muy italiana, ¿no?

Vale. Yo voy poniendo las setas.

Vale. Y es fácil de plantar la rúcula

porque crece en cualquier parte. La vinagreta.

Ahí vamos. Voy con vinagreta.

Ponemos bien por encima de los espárragos.

Es supercompleta esta ensalada. Sí.

Y fácil de hacer, porque habéis visto

que no tiene mucho misterio.

Tenemos la cecina, supercecina.

Rómpela, Javier. Haz como una sal. Pícala.

Yo la veo picada. Yo la veo en trozos.

Entonces, la ponemos así. Vamos cogiendo estos crujientes,

por eso hay un contraste de texturas.

Venga. Y un toque de lactonesa.

Lactonesa, que le podemos poner un poco.

Repartida. O lo podéis poner también debajo del plato.

Y vaya pedazo de ensalada

de espárragos con cecina.

Genial. Qué ensalada más buena

nos ha quedado. Vamos a ir con esa tarta pascualina,

que es una tarta, como bien dice su nombre, de Pascua.

Italiana, de la parte de Génova. Hola.

¿Y a esa tarta le pondréis huevos de gallina?

Lleva huevo. Bueno, lleva huevo,

pero le íbamos a poner de codorniz.

Pues yo os he traído este regalito, porque como no sabía qué tipo.

Un huevo le podemos poner. Pero como todos los regalos

que os traigo, tiene truco. ¡Ah!

Porque aquí hay algunos que están cocidos y otros crudos.

Pues habrá que abrirlos. Habrá que abrirlos.

Bueno, no habrá que abrirlos. Hay un truco.

Luego lo contaremos. Lo contaré. Vale.

Y, además, ¿os habéis planteado alguna vez

cuánto peso aguanta una docena de huevos?

Hombre, no mucho. Es delicado. No lo sé.

También haremos un experimento y luego lo veremos.

Vale. Hoy va de huevos la cosa.

Os dejo con ellos. Vamos allá.

Qué incógnita, cuánto misterio. Pues sí. Empezamos con misterio.

Venga, Javier. Vamos aquí. Tráete la pasta brisa.

Vale. Vamos a estirar la pasta brisa

que vamos a poner a precocinar al horno.

Un poco el rodillo. Bueno, ya la tenemos.

Sabéis que la hemos comprado.

Y la verdad es que se puede encontrar

hojaldre muy bueno, brisa muy buena.

Y ahora, lo que vamos a hacer, es forrar el molde.

Bueno, hojaldre, brisa. En este caso, brisa

hemos utilizado. Estirar un poquito.

Hay que estirar un poco para que salga más fina.

Tampoco mucho, Sergio, para que no se rompa.

Hay que estirarla. Hay que vigilarlo todo el rato.

Es más pesado que la leche, oye.

Ahora sí. Vale.

Vamos a estirarla.

Una vez estirada, lo que hacemos

ahora es ponerla aquí en la bandeja.

Ahí está. Este molde se desmonta de la base.

Claro. Y aparte, es antiadherente,

que va superbién para que no se pegue la masa.

Igualmente, la brisa no se suele pegar.

Pero si no, ya sabéis el truco del papel que os enseñamos un día,

papel sulfurizado metido en agua.

Lo escurrís bien, lo ponéis en el molde

y encima le ponéis la masa.

Y no se pega. Y está bien.

Que queréis hacer una brisa casera,

en la web tenéis todas las recetas.

Y hay una receta de brisa buenísima.

Bueno, que ya hicimos.

Sí. Ahora, lo que sobra con el rodillo.

Tan fácil como pasar.

Correcto. Y sacamos lo que nos queda.

Luego, para que no suba no la pinchamos,

ponemos los garbanzos que siempre tenemos para estas ocasiones.

Ponemos una buena cantidad de garbanzos

y, de esta manera, no nos va a subir.

Estos, después, no los cocinéis, porque os quedarían muy duros;

solo son para esto. Para poner al horno.

Después, se pueden recuperar.

180, diez minutos. Ahí está. Venga.

Eso, ya, al horno; ahora vamos a hacer el relleno

de esta torta pascualina, ya veréis.

Tiene su qué, ¿eh?

Es muy interesante.

Cebolla. Kale.

Kale, espinacas. Cojo el kale.

Ya veis que... Kale, superalimento.

Verdura, buenísima.

Sobre todo, la verdura es la base de la receta

y hay que decir que en la pasta, que la estamos tuneando

porque la hacemos con toque Torres, pero para la pasta

utilizan una pasta muy fina y es muy laboriosa la tarta,

porque le dan 33 capas, que es la edad de Cristo,

supersupersuperfinas y van estirando, poniendo;

estirando, poniendo; estirando, poniendo...

Luego, hacen el relleno que, evidentemente, no lleva carne.

Exacto. Nosotros le vamos a poner.

Es a base de verdura porque es de Pascua,

por eso no le ponen carne.

Es originaria de Italia pero con la inmigración italiana

se han hecho en Uruguay, Paraguay, Argentina...

Se puede encontrar en todos estos países.

Originariamente, la hacían con acelgas,

pero nosotros la hacemos con toque Torres.

La cortamos bien pequeñita porque así cuesta menos que cocine.

Vale, vamos a poner primero la cebolla, por orden.

Kale, col rizada, ¿eh? Sabemos que es una col rizada.

Y es un poco dura la kale, ¿eh?

Jolín, si es dura. Aceite de oliva.

Que no falte.

Es muy nuestro, muy de nuestra tierra.

Qué bueno es el aceite, Dios mío, de oliva virgen.

Vale. Bueno, y muy de Italia, también, el aceite.

¡Hombre! La pongo en un bol. Vale, vamos a saltear

esta cebolla, voy a sacar la espinaca.

Venga, y algún toque más que le vamos a dar.

Tengo aquí...

Brandy...

Ricota.

Ricota, pero podría ser... Italiano.

Cuajada, podría ser mató... Un tipo de queso fresco.

Espinaca, fijaos qué espinacas.

¡Viva la verdura! Somos amantes de la verdura

y hacemos unas ensaladas de espinacas en un bol increíbles.

A lo grande.

Voy, Sergio. Pon la kale.

La kale es bastante dura, tiene bastante cocción;

o sea, la ponemos ya y a saltear. Venga.

La vamos a poner toda.

Porque esto, luego, una vez cocinada se queda...

Encoge mucho. Venga, fantástico.

Hacedlo con la verdura que encontréis, ¿eh?

Eso sí. Nosotros, en este caso, con esta.

Fijaos lo que tengo aquí.

Bueno, no se puede ver.

Butifarra, pero es una butifarra de perol, lleva huevo;

también se llama butifarra de huevo.

Es un toque Torres porque es... Es muy buena.

Está hecha con partes grasas del cerdo, la verdad.

Si no, cualquier otra, ¿eh? Morcilla, butifarra...

Longaniza, también, puede ser, salchicha...

O no ponerle nada, las pascualina, al final, es verdura solo, ¿eh?

Sí, sí. Nosotros le damos este toque nuestro de carne,

pero, es verdad, que no lleva.

Vale, voy a poner la buti de perol. Ahí.

Un poco de sal y pimienta.

Vamos a poner, también, almendra.

La tengo aquí y es una almendra que vamos a triturar, a chafar.

Esa almendra tostada para darle un "crunchy"

dentro de la masa y fijaos cómo lo hago.

Para simplificar.

Huy, me he pasado.

Lo ponemos aquí, dentro de una bolsa.

Qué alimentación más buena.

La almendra tiene entre un 20%-25% de proteína vegetal.

O sea, que es muy energética y muy sana.

Comed frutos secos; cuatro, cinco, seis piezas al día.

Claro, entre horas que tienes hambre y ganas de picar;

en vez de comer bollería, te comes unas almendras.

Almendra, avellana. Sacia mucho, ¿eh?

Piñones... Damos unos golpes.

Con el rodillo, mismo.

Y queda, lo que nosotros decimos, granillo: almendra granillo,

que es esto de aquí.

Entonces ya... Lo ponemos dentro.

Y, ahora, sí que vamos a poner el brandy, ¿no, Sergio?

Correcto. Tenemos un poco de brandy aquí.

Sabéis que nos gusta

porque evapora el alcohol y le da un toque diferente.

Le va muy bien.

Va a evaporar el alcohol, venga.

Perfecto.

Las espinacas se hacen en nada.

Ya tenemos esto. Espera, la espinaca.

Venga, dale aquí un poco. Suficiente.

Solo un poco, porque si no, nos va a salir el relleno por...

Ya que va de huevos la cosa hemos dicho: "le ponemos de cordiniz".

Venga, esto ya está.

La "espinoca", la espinaca. ¿"Espinoca"?

La "espinoca", se cuece enseguida.

(LO DICE MAL) "Espinochia", querías decirlo en italiano.

Estos huevos los pondremos enteros al final, veréis.

Vale, perfecto, aquí vamos a poner, ahora sí,

la ricota o el queso fresco.

Podría ser queso fresco, ricota, mató...

Requesón. Le da una untuosidad tremenda.

Vamos a poner un huevo fresco.

A ver, pero no sé si aquí hay cocido o no hay cocido.

Elizabeth. Ayúdanos. ¿Qué pasa?

O cuento un truco, el truco este de los huevos.

Tiene truco, algo habrá ahí. Sí.

No sé si os pasa, hacemos huevos duros, nos sobran y los guardamos;

luego, ¿cómo sabemos cuál es crudo y cuál es el cocido?

Pues es muy fácil, ¿quién lo quiere probar?

Javier. Venga, Javier.

Venga. Venga, va.

Yo no sé cuál es cuál ahora, pero la idea es coger uno

y cuando lo giras; si no gira tanto es el cocido.

Si no gira es el crudo.

Es el crudo. El crudo, exacto.

Si sigue girando es el cocido, vamos a ver estos dos.

Eso se sabe rápido. Lo giro.

Ese es cocido. Este es cocido.

Gira mucho. Ya veis que gira.

Este gira mucho. Este es cocido.

Este, también. Este es cocido.

A ver. Ahora son todos cocidos.

Todos cocidos, ¿te imaginas?

Este no gira. Este es crudo.

Ostras, no me digas. Es superfácil.

O sea que, ya lo sabéis, lo podéis usar.

Claro, este gira. Lo hacemos para que lo veáis.

Venga. Es cocido.

Prueba superada. Muy bien. Fácil y sin abrirlos.

Guay, muy bien. Gracias. Voy a preparar el experimento.

El siguiente. Vale, perfecto.

Miedo me da. Pon un huevo aquí.

Vale, un huevo. Este, evidentemente, era el crudo.

Perfecto. Muy bien.

Mirad, ya sabemos un truco para diferenciarlos.

Tenemos la masa, saca la masa de la nevera, Javi.

Ay, "de la nevera", del horno. Vale.

Vale, ahora pondremos aquí un poco de orégano

y fijaos qué hierba tenemos por aquí.

¿Dónde la tengo? Aquí.

Orégano y esto es mejorana.

Esta es una planta extraordinaria

con una cantidad de matices, de aromas increíbles.

Medicinal, también, pero se usa en la cocina: mejorana.

La tarta pascualina en la receta original lleva.

Lleva mejorana. Lleva mejorana.

Bueno sacamos ahora, los garbanzos.

Venga, le podemos poner...

Nos apoyamos, ahora, con la mano para que se despeguen.

Veis que salen perfectamente.

Vale, sacamos bien los garbanzos, luego los ponemos en el bote

y otra vez que tengamos que hacer la tarta los utilizamos.

Ahí está. Mirad qué bonita queda.

Estos se utilizaban antes en casa para jugar a las cartas, al mus...

La última vez que te eché a los chinos, no veas.

(RÍE CON DESGANA) Saliste escaldado.

¿Quieres la venganza ahora mismo? No, que no nos da tiempo.

¿Tienes miedo? No, otro día.

Ahora, relleno. Ponemos el relleno

y rellenamos bien, ¿eh? Porque luego va a bajar un poco.

Se va a hidratar la masa. Claro.

Y, ahora, aquí le vamos a dar un toque fantástico.

Venga, un toque Torres. Le ponemos los huevos de codorniz.

Pero enteros. Hemos ido a una tienda...

Vamos a hacer un agujero, otro agujero...

Hemos ido a una tienda donde tenían huevos de codorniz

y tenían hasta huevos de avestruz.

Para abrirlos.

Por aquí arriba con un cuchillo para que no se rompan.

Sí, porque son delicados.

La auténtica tarta lleva huevos de gallina, huevos enteros,

pero nosotros lo hacemos más pulido.

Toque Torres. Más bonito.

Venga, cuatro...

Y cinco. Ahí va.

Fantástico. Ahora...

Lo vamos a cubrir. Ahí está.

La capa la ponemos encima.

Y, ahora, recortamos, también... Con el rodillo.

Exactamente, con el rodillo.

Tras. Superrápido.

Tras. Lo tenemos.

Uf. Ahora, vamos a pintar con huevo.

Exactamente. Pintaza tiene. Pintamos bien para que se junten.

Bien pintada. Ponemos al horno

y vamos a ver qué nos depara Elizabeth.

Que miedo me da, cuando... A mí, también.

180 grados, 25 minutos.

Ahí está. 20-25 minutos.

Dale ahí.

Venga, perfecto. A ver, Elizabeth, cuéntanos qué tenemos que hacer.

Venid los dos, que os necesito. Vale.

(ELLOS) A ver. -¿Cuánto peso aguantan doce huevos?

Y para que veáis, son huevos de verdad. Aquí están.

No están hervidos. No son duros.

Son crudos. Son crudos.

Venga. Vale.

Empezamos y necesitamos la balanza; aquí, los pondremos aquí encima.

Y vamos contabilizando. Empezamos con esa cesta.

Venga, te pongo esta cesta. Puf.

Que ya son unos kilitos. Son muy delicados, ¿eh?

Pesa porque lleva patatas. Ponlo suavemente,

que no oigamos el crac. Un redoble ahí.

(IMITA UN REDOBLE) Venga.

¿Qué? Nada. ¿Cuántos kilos son?

No, te tienes que subir encima, Nada.

Vamos a probar con esta olla que pesará siete kilos, ¿no?

No, pesa diez kilos. Esta pesa mucho.

Imagínate. Eso no lo aguanta.

Vamos a ver, ¿lo aguanta o no? Esto es hierro.

¿Qué creéis? Yo creo que sí.

¿Sí? Yo creo que... no lo sé.

A ver, yo diría que sí. A ver.

Parece que sí, no se ha escuchado. Mira, casi diez kilos.

Diez kilos. Diez kilos pesa.

Vamos a por más peso. Ahora voy a subirme yo.

No se han roto.

Están perfectos. Contigo petan.

Creo que sí. ¿Te vas a subir?

Espera, espera. Dale la mano, Javi, Javi.

Pongo todo el pie así. Ayuda, ayuda.

Cógela de ahí. Van a petar, ya verás.

Tendrás que estar con una pata en el aire.

Vale, ¿cuántos kilos son? Suelta a Javier, suéltanos.

¡50 kilos! ¡50 kilos!

Vamos a ver si se han roto.

50 kilos, os lo prometo, ponía: 50 kilos.

Están perfectos. ¡Oh!

Ahora vosotros, hasta que se peten, a ver cuánto peso aguantan.

Venga, va. Yo no peso mucho, pero bueno.

Ven aquí, Javi. Aguanta, aguanta. Sube, sube.

A ver, a ver. Dios mío, mi corazón.

Vale, aguanta así. Ahora tú, Javier.

Aguanta, Sergio. Coge la cazuela.

(Redobles) Hasta que oigamos crac.

¿No, aún no? ¿Cuántos kilos van ya?

¿Eh? Que no veo.

Lo que pasa... ¿Cuántos kilos?

En la otra mano. ¡80 kilos!

Venga, tú puedes. En la otra.

No me lo puedo creer.

¿Cuántos kilos? Vamos con 80 kilos.

Madre mía, 80 kilos. Estamos en 80 kilos.

Voy a bajar, ¿eh? A ver cómo están los huevos.

Ostras, es increíble. Estoy sudando y todo.

No se han roto. Ni uno roto.

80 kilos y no se han roto. Más de 80 kilos.

Más de 80 kilos. Aquí está el experimento.

Sorprendente, ¿no? Bien, se han salvado los huevos.

Qué nervios, Dios mío. Estoy sudando.

Eh, equilibrista, ¿eh? Exactamente. Habéis visto, ¿eh?

Vamos a esperar a que se cueza la tarta y... volvemos.

Ya la tenemos cocinada: 25 minutos, 180 grados.

Fijaos qué maravilla.

La hemos dejado enfriar un poco. Sale superbién.

Se puede tomar tanto fría como caliente; de las dos maneras.

Vamos a cortar una porción, ¿no?

Depende de vosotros. Claro.

O por la mitad, directamente. No.

A tope. Queda superbueno, seguro.

Hombre, tiene una pinta que no veas.

Genial. Pintaza, ¿eh?

Esto, ahora, seguro que... Sacamos aquí para que veáis.

¡Oh! (SILBA)

Qué bueno y qué bonito, además.

Buenísima. Preciosa.

Todavía estoy sorprendido de cómo han aguantado los huevos.

Yo, también. Increíble.

No sabía que aguatarían tanto. Una ración y dejamos esta aquí.

Que está superjugosa con la verdura.

No sé qué poner, porque... Mejorana, mejorana, Javi.

Voy a picar un poco. La mejorana le va muy bien.

Esto es alegría... alegría.

Ponemos un poco de mejorana. Venga, ya está.

Y nada más, ya la tendríamos. Aquí tenemos la tarta genovesa.

¿Genovesa? Sí, sí, es de Génova.

¿Ah, sí? Sí, sí.

Vale, pues sí. Vale. Sabía que era pascualina pero no de Génova.

Y aquí tenemos unos espárragos impresionantes;

celebramos la semana de la verdura; hay que comerla.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Gracias por estar ahí. Nos vemos.

Adiós a todos y a todas. Hasta luego.

  • Espárragos con cecina y torta pascualina

Torres en la cocina - Espárragos con cecina y torta pascualina

16 abr 2018

Hoy unos espárragos de temporada con cecina y con una presentación muy original. También una torta pascualina genovesa rellena de butifarra, ricota, kale…

ver más sobre "Torres en la cocina - Espárragos con cecina y torta pascualina" ver menos sobre "Torres en la cocina - Espárragos con cecina y torta pascualina"
Programas completos (662)

Los últimos 2.178 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios