www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4766104
Para todos los públicos Torres en la cocina - Ensalada de otoño y bizcocho con melocotón - ver ahora
Transcripción completa

Hola a todos, bienvenidos al otoño.

Porque tenemos un otoño fantástico.

Y vamos a hacer una ensalada de setas brutal.

También decir que vamos a empezar

nueva sección en el programa. Viene David Arango,

el hombre del tiempo que nos va a hablar

de las setas, porque vamos a hacer estar ensalada

que dice Javier. Y después melocotones de Calanda.

No digo más, productazo de temporada

que los vamos a hacer súper interesantes.

David nos va a hacer "meteococina".

Exactamente. Ese espacio que es nuevo

y realmente es muy interesante. Está súper bien, ya veréis.

Vamos a por la ensalada. Venga.

Lo primero poner la lechuga en agua y hielo.

¿Por qué? Porque la lavamos

y así nos va a quedar mucho más fuerte.

Una ensalada turgente, dura, fresca.

Lo primero que hacemos es esto.

Más crujiente. Chicoria, que ya sabéis

que es este tipo de lechuga que es...

bueno, que tiene este color, que es tan buena

y que se encuentra fácilmente.

Y batavia. Y si no la que encontréis, ¿eh?

Yo lo que hago es que le corto la parte de atrás

y así ya las hojas incluso me sirven como cuenco.

Pues las sacamos ya las ponemos en agua con hielo.

Quitamos la hoja externa.

Y las otras las ponemos aquí en agua con hielo.

Así después queda muy crujiente la lechuga.

Bueno, yo creo que...

Bueno, creo no, David, nuestro hombre del tiempo

que va a venir en varios programas a explicarnos

no sólo la meteorología,

sino también... El producto.

Mucho del producto, de las temporadas,

de la climatología de los productos.

O sea, que es súper interesante.

Y como este año viene cargado

de setas porque ha habido muy buena lluvia.

Ha sido magnífico.

Vamos, un otoño fantástico. Sí.

Yo me acuerdo un día además que llevé...

a Mariana, mi mujer, a buscar setas.

Yo todo chulo ahí: "Ya verás, te voy a llevar a un sitio."

En plena temporada y fue un año que no hubieron setas.

O sea, no pillé ni una.

Eso también pasa. Vale, Sergio, suficiente.

Pero nos dimos una vuelta por el monte.

Eso también está bien. Está muy bien.

Vale, ahora vamos con la vinagreta.

Porque vamos a hacer una vinagreta de otoño.

Yo la tengo aquí. Novedad en el programa también.

Es que este programa viene cargado de novedades.

Vamos a hacer una vinagreta de membrillo.

Oh, qué bueno. Qué bien. De verdad que queda muy buena.

Sí, queda muy bien porque le vamos a poner

un toque de vinagre y pilla una acidez.

El dulce del membrillo con el vinagre

y el zumo de limón queda perfecto.

Veis, ponemos aquí membrillo. El dulce de membrillo,

que ahora empieza a haber unos membrillos fantásticos.

Y en una caza yo os digo, en un plato de carne,

lo peláis y le quitáis el interior que es duro.

Y salteado y luego cocinado en un guiso...

Sí.

Pero hay que cocinarlo el membrillo.

Vinagre de balsámico.

Un buen vinagre que tenemos aquí.

Pues vamos a poner unas gotitas.

Venga, deshacemos muy bien el...

el membrillo.

¿Ya has puesto el limón? Sí.

Que ya lo veis, se deshace enseguida.

Ahora le pondremos una puntita de sal, pimienta...

Y aceite. Y aceite.

Y tenemos una vinagreta de membrillo brutal.

No mucho, pero un poquito.

Hay que aliñarlo todo bien para que tenga sabor.

Ahí va el aceite. Se diluye muy bien.

Y ya está, vinagreta de membrillo.

Toma ya. Fantástico.

Ya está, suficiente.

Ahora vamos con las setas. Porque este año...

Bueno, ahora nos hablarán, pero este año está siendo

un buen año de setas. Ha habido mucha lluvia.

Pica un ajo, Sergio.

Venga.

¡Hum, qué buena!

¿Qué tenemos? El vinagre y el membrillo,

combinación perfecta.

Fijaros qué níscalos más bonitos.

Son preciosos. Además, son muy pequeños.

Este así tan pequeñito le suelen decir botón.

Exactamente. Pero bueno, está precioso.

Botón porque esto te lo pones aquí

y es del tamaño de un botón.

Después aquí tenemos lengua...

De gato. De gato.

Luego está la lengua de vaca que es más grande.

Es igual, prácticamente igual.

Y bueno, a este le llaman lengua de gato.

Es más pequeñita.

Hemos hecho setas,

que os vamos a enseñar después también.

Las hemos cultivado.

Y esta tiene varios nombres.

Bueno, eso en euskera se dice zizahori,

que quiere decir "seta amarilla".

Se llama rebozuelo normalmente. Rebozuelo, rossinyol.

Tiene varios nombres, ¿eh?

Sí, ya sabéis que las setas

varían de nombre en cada región.

Cada uno tiene sus nombres.

Vamos a hacerlo salteado con un poco de chalota,

que la chalota le va muy bien a la seta.

Más que la cebolla, tengo que decir.

Si no se le pone cebolla, no pasa nada.

Bueno, mi club de los chaloteros.

Que, bueno... Que los tienes abandonados.

Que va, si te he dicho yo de ponerle chalota.

No, no, no.

Eso... yo tengo ya algún carnet para repartir, ¿eh?

A mí me lo dicen hasta por la calle:

"Hey, que yo soy del club."

Cómo alucina. Claro.

Vale, chalota picada bien pequeña.

El ajo picado bien pequeño.

Es lo primero que vamos a rehogar

con un poco de aceite de oliva.

Es que la chalota bien dorada,

bien tostada, coge un sabor muy bueno, ¿eh?

Venga, yo el ajo picado bien pequeño.

También que le va a dar un rollo aquí.

El ajo y la seta. Y el perejil también.

Mira, le vamos a poner perejil. Porque es que a la seta

le va muy bien el ajo y el perejil.

Simplemente salteados con ajo y perejil

y ya tienes una seta fantástica.

Pero aquí le vamos a dar un toque más, ¿eh?

Un pequeño toque más.

Ahora caña al fuego. Esto cuando más noble

es el producto, por ejemplo este,

menos manipulación necesita.

O sea, cuanto menos la maltratemos mejor.

Es simplemente cocinar y fuera.

Y cosas que le aporten.

El ajo le aporta, el perejil le aporta.

Todo lo que le vamos a poner, sin marearla, le aporta.

Venga, ajo, que es muy sano.

Para la sangre, para el corazón, para todo.

Antibiótico natural.

Veis que es una ensalada muy fácil de hacer,

porque sólo tiene las setas, las lechugas

y una buena vinagreta prácticamente.

Pero es mágica.

Bueno, es que menos es más.

Es de estas recetas que hacemos a veces que se te quedan

grabadas en la memoria porque dices:

"Eso yo lo puedo hacer."

Bueno, todo lo que hacemos intentamos hacerlo

para que lo podáis hacer.

Si no cogéis unas cosas, otras.

Dependiendo del nivel que tengáis.

Porque siempre hay un buen motivo para cocinar.

Otro producto.

Otro productazo que lo vamos a poner en la ensalada.

Venga, calabaza. De momento lo dejo aquí.

Espera, Sergio, lo ponemos luego.

Ahora vamos a poner las setas.

Bueno, las setas decir una cosa importante.

Nosotros no las lavamos en abundante agua,

sino simplemente un trapito húmedo

pasarle un poco y le quitamos la broza de los pinos y demás.

Depende de la seta. Dependiendo de la seta.

Pero si las mojamos demasiado cogen demasiada agua.

Claro, es todo agua la seta.

Yo doy la opción que estas setas

salteadas con un poco de perejil al final,

sal y pimienta. Voy a picar perejil.

Lo único que nosotros vamos a ponerle

un poquito de vino blanco y un poco de caldo de ave.

Perejil le vamos a poner, ¿eh?

¿Qué pasa? Que le da...

Ya lo veréis.

Queda lacada la seta, queda brillante,

queda preciosa. Queda muy buena.

O sea, que si lo tenéis eso es un toque más.

Yo perejil, y me voy a permitir también ponerle...

Qué bueno.

O romero, o tomillo. Porque es que le va de lujo.

Un poquito de tomillo le voy a meter.

Y el perejil. Venga.

Venga ahí. Ensalada otoñal a tope.

Respira el otoño ya.

Qué bien que viene cargado

además ahora de buenos productos.

El otoño para nosotros, para los cocineros,

es una época muy emocionante,

porque es la puerta del invierno.

Viene trufa, viene caza, vienen setas,

viene todo lo que es ya de tierra.

Sergio. Vino blanco. Un poquito e vino blanco.

No me deja, no me deja expresarme.

Es que hay que cocinar.

Dejamos evaporar ligeramente.

Y ahora ponemos el caldo.

Y la seta va a soltar su propio jugo.

Ya que reduzca bien y que quede ligado.

Que quede corsé que decimos nosotros,

que queda bien ligado.

Buah, fantástico. Venga, perfecto.

Y mira, está llegando David por aquí.

Hola, David. David, bienvenido.

Hola, buenas tardes. Muy buenas.

Nueva sección en el programa. Ya lo habíamos avisado.

Viene David, que sabe un montón del tiempo y también de setas.

Yo venía a vuestra casa y normalmente se traen flores.

Pero yo he preferido traer otra cosa.

Qué bonito, qué bonito. Yo estoy alucinando.

Porque me parece precioso.

Es espectacular. Podríamos haber traído

un trozo de monte para explicar qué es una seta.

Pero hemos traído un ladrillo de monte.

Fijaos, aquí tenemos un sustrato.

Vamos a sacarlo. Vamos a sacarlo, claro.

Ahí está. Toma ya.

Tenemos un sustrato. Podría ser tierra vegetal,

pero en este caso es una mezcla con serrín.

A ver. Mirad qué cosa.

En el cual se ha inoculado un micelio.

Porque normalmente hablamos de la seta.

Pero el ser vivo en sí es todo.

La seta y la parte del hongo que va debajo de tierra.

Y aquí si lo abrimos, y lo vamos a romper un poco,

ahí vemos el sustrato.

Ah, sí, sí. Y sería como serrín.

Y tendríamos que encontrarnos con unos pequeños filamentos.

Aquí en la raíz se ven, como unos pequeños filamentos.

¡Epa! Toma.

Aquí están. Fijaos en este color blanco.

Ahí están los filamentos que forman...

A ver si lo podemos enseñar.

Se ve mal. Son muy pequeñitos.

Ahí estaría una red de filamentos

que forman el micelio que es el ser vivo

en realidad porque esta es la forma

que tiene de reproducirse el micelio.

Es el ser vivo más grande de nuestro planeta.

¿Ah, sí? Puede llegar a tener,

el hongo más grande que se ha medido,

tenía 890 hectáreas, y me diréis... 890 hectáreas, pero el micelio

quiere decir las raíces. Sí, lo que se considera el hongo

en sí, la seta es la florecilla del micelio.

¿Cuánto son 890 hectáreas? Más de 1200 campos de fútbol.

No me lo puedo creer. ¿Dónde descubrieron eso?

¿Dónde va a ser? En Estados Unidos.

Hombre, claro. Donde las cosas son grandes.

A lo grande, ¿no? Tremendo, David,

¿qué necesita la seta? ¿Y por qué un año es buena,

bueno en setas y otro no es bueno? Fíjate, para que esta

haya crecido, la tuvieron que mimar muchísimo aquí en atrezzo,

es decir, la tuvieron muy a oscuras y la tuvieron que regar

cada poco y mantenerla a temperatura en torno a los 20”,

es decir, son muy caprichosas. Humedad y temperatura,

no mucha porque no les gusta ni muy poca que tampoco les gusta.

Y esto determina cuándo crecen del año y cuándo no.

Mes estrella para las setas, octubre.

Es, sin duda, el mejor mes. Hay que aprovecharlo.

Cuando más setas hay. Separamos un poco octubre,

septiembre y noviembre, y las encontramos,

pero bajan un poco, ya no hay tantas.

Nos separamos más, diciembre, ya hace mucho frío,

no le gusta a la seta. Muchas menos, enero y febrero,

los meses más fríos del año y la seta desaparece.

Y luego, están las setas de primavera y verano.

Que son muy, muy buenas también. Marzo, abril, mayo, junio y julio,

pero, sobre todo, octubre, es el mes.

Mucho, mucho calor, no, mucho, mucho frío, tampoco.

¿Y las zonas de España donde crece más?

Pues zonas donde se den estas condiciones,

es decir, tenemos que tener precipitaciones, pero

ni mucho frío ni mucho calor.

Sobre todo, se determina dónde hay muchas setas

por el tiempo que tuvimos meses pasados.

Exacto. Hablamos de un otoño

de muchas setas, ¿qué determina que el otoño tenga setas?

Cómo ha sido el verano. Que haya llovido.

Exactamente. Y este año ha llovido más

de lo común. Sobre todo, en el mes de agosto

porque agosto fue un año con muchísimas tormentas.

¿Sabéis cuántos rayos hubo en España solo en agosto?

Ni idea, pero un montón. Venga, una porra, un número.

Un millón. Cuántos rayos, te has pasado, tío.

900. Muy pocos.

667.000 rayos. Bueno, pues me acerqué yo más.

Es un porrón, un porrón, has estado más cerca tú.

Es el año con más rayos, que es lo mismo, con más tormentas

desde el año 2000 y esas tormentas sobre todo, se dieron

hacia el Mediterráneo y aquí está la clave

por eso este año vamos a tener muchas setas

en las zonas de montaña del Mediterráneo.

Qué buena noticia, eso es magnífico.

Zonas por ejemplo, de Soria, de Teruel, en zonas

del prepirineo, en el Cantábrico tuvimos un verano muy húmedo,

allí tendremos muchas setas. David, tenemos un regalo para ti.

Dicen que da mala suerte, pero como eres el hombre del tiempo

dicen que da mala suerte abrir el paraguas en el programa.

Este programa va muy bien. Yo creo... a mí me da igual,

yo no tengo estas historias, pero fijaos cómo mola.

Mira mi paraguas.

Oh, muy bonito. Eh.

Mola, eh, bueno, pues si llueve o no llueve,

para que nunca faltes en el programa te hacemos

este regalo. Lo usaré, eh.

Claro que sí y muchas gracias, David, un placer.

Y no te vayas muy lejos que luego, hay otra duda.

Sí, tengo una consulta luego para ti, que haremos

una historia con melocotón. Fantástico.

Venga. Mirad las setas,

¿qué pasó con el caldo?

Que pasa... esto.

Esto hay que verlo bien.

Que queda corsé, que queda ligado, queda espesito,

queda la seta brillante. Queda mucho más jugosa.

Lacada, lacada, lacada. Más sabrosa.

Entonces, queda lacada y además luego yo al final,

estas, a veces, incluso, les doy un toque de..

Espera, Sergio, espérate.

Voy a dar un toque de sal y pimenta.

Y ahora, vamos con la calabaza.

Vamos a saltear podría ser manzana,

teníamos la calabaza, haremos unos deditos pequeñitos

de calabaza y salteados. ¿Por qué calabaza?

Acompaña muy bien. Porque es otoño a tope.

Vamos a coger, haremos un plato otoñal.

¿Eh, Sergio? Venga, perfecto, perfecto.

Venga, haremos unos tacos ya veréis.

Escurrimos la lechuga. La calabaza si está chiquitita

cortada como vamos a cortar y salteamos, se hace superfácil.

Vamos a cortar aquí cuadrados bien regulares,

bien bonitos. Mira, la lechuga ahora está

fuerte, crujiente. Turgente que se dice.

Esto ahora nos viene superbién.

Por eso hay que ponerlo lo primero

para que nos quede bien, bien crujiente.

Bueno, qué interesante la nueva sección del tiempo

porque ahí aprenderemos un montón de cosas,

no solo sobre el tiempo, sino sobre productos también.

Exacto. Que luego tengo una pregunta

para él con la segunda receta.

Me lo puedes preguntar a mí que yo sé de todo.

No, tú no... Tú del tiempo no.

Vale, voy poniendo, colocando la lechuga en el plato.

Jugando con los colores.

Primero pongo el más oscuro debajo.

Esta lechuga es tan buena, mirad, mirad cómo cruje.

Bueno, porque se puso en agua con hielo

que lo que hace es absorber el agua bien fría

y se restablece la lechuga normal.

Se queda como si hubiera salido de la tierra.

Directamente. Un poquito más.

Luego, también podría ser escarola, ahora la escarola cuando empieza

un poco el frío, es cuando está pletórica,

es cuando está mejor. Apio, también muy bueno.

Sí, sí. Qué, sí, sí.

¿Qué, comes otra vez? Que no, que no.

No he comido.

Bueno, no paras. Esto le dará

un toque crujiente fantástico.

Y a estas horas tengo un hambre y más con estos productos así...

Que no lo puedo evitar.

Vale. Venga, fantástico,

esto le dará un toque

supercrujiente, vamos con las setas.

Menos es más.

Sí, ensalada de setas.

Señoras y señores. Ensalada de otoño.

Ensalada de otoño, exacto.

Ponemos todas las setas.

Oye, hay un montón de setas en el mercado, de cultivo,

salvajes, silvestres y nosotros, como es otoño,

hacemos una ensalada tibia de setas silvestres.

Tenemos... Le podíamos haber puesto

las que trajo David. También.

Son de cultivo, son superbuenas.

Tenemos la supervinagreta y luego, tenemos una sorpresa

final opcional. Ah, bueno,

Opcional, opcional.

Bueno, es un toque,

es un toque que más de uno le va a gustar.

Vinagreta.

Fijaos que queda como ligada, eso es el membrillo

y está buenísima.

Y esto ya está, la calabaza es pim, pam,

coge una textura superbuena.

Buenísimo.

Bueno, voy a sacar el producto. Espera, espera.

Espera.

Primero la calabaza, bueno, otoño a saco, eh.

¿Qué es? ¿Qué será?

Eh, he cogido, lo he visto, cuatro piñones y le voy a poner

cuatro piñones porque no he podido evitarlo,

Vale, esto es comerse un bocado de otoño,

es como estar en el bosque... Una, dos, lo saqué

del congelador, y tres.

(AMBOS) Va.

Teníamos un trozo de foie gras, de micuit, que es ese...

la que se compra ya en terrina. Congelado.

Rallar un poco así con el tibio, hoy toca.

Hoy toca. La vinagreta no la pusiste, ¿o sí?

Sí, sí. ¿Le pusiste vinagreta?

¿Le pusiste? Es que el rallador es pequeño,

pero me va bien, Sí, hace como una nieve

o polvo, eh, otoño.

Pero eso sí, eso lo que le da es potencia de sabor.

Bien congelado, eh.

Venga, ponemos un poco y pedazo de ensalada de otoño.

Vamos ahora con un bizcocho relleno de melocotón de Calanda.

Toma ya. Impresionante.

Vais a ver qué melocotones que nos han traído y tenemos aquí.

Y tengo canela, melocotones

y limón porque haremos, fijaos qué perfección

la naturaleza, toma, ve pelando.

Ahora es la mejor época del melocotón, la época

de septiembre, octubre.

Exactamente. Está perfecto, ahora.

Está impresionante, esto es un melocotón

que no tiene ningún toque, perfecto, superbién

y David, explícanos un poco que estás por aquí y aprovecho.

Qué tal otra vez. Melocotón de Calanda

que yo lo vi, sabéis que es de la zona de Teruel.

¿Por qué se ponen en una bolsa? Ponte aquí con nosotros.

A ver, en medio entre los dos. Esto es una joyita

dentro de lo que son las frutas.

Se protegen los últimos meses para la maduración,

se protegen, primero, por el granizo, Teruel es una

de las zonas con más granizo de toda España y el granizo

pequeñito con esa bolsa no le hace mella.

Pues no lo sabía. Ni yo.

Porque, ojo, melocotón con mella. melocotón que se descarta

y se usa para hacer en almíbar o confituras y por otro lado

porque si le pongo una bolsa, hago como un pequeño invernadero

para cada melocotón. Ah, y madura antes.

Es un curro tremendo, un melocotón uno a uno,

mételo en la bolsa, átalo, pam, pam.

Y esto hace que suba el nivel de azúcar

y la fruta sea más sabrosa.

Son espectáculo. Curioso porque estamos

acostumbrados a ver el melocotón en verano. Pero este es de otoño.

Y es sensacional. Es un espectáculo de fruta.

Una joyita que se guarda en bolsa y se consume con este aspecto.

Sí. El color este tan precioso, este aroma a melocotón intenso.

Huele desde aquí. Es alucinante.

Gracias, David. No te vayas lejos

que lo probarás luego. Toma. Ve cortando.

Venga, yo voy cortando aquí.

Vamos a cortar el melocotón a cuartos.

Vamos a hacer... Lo vamos a cocinar.

Bueno, a cuartos no, a trocitos, porque lo vamos a cocinar.

Y vamos a hacer aquí una tarta,

bueno, un bizcocho muy fácil de hacer.

Esto para hacer con los niños va perfecto.

Yo lo voy a hacer en casa porque es muy fácil

y es con producto de temporada.

Buenísimo. Un poquito de canela. No mucho.

Pero vamos a poner un poco de canela.

Y piel de limón. Piel de limón, que hacemos esto.

Y luego lo vamos a cocinar,

nada, muy poquito. Ahí está. Perfecto.

Lo vamos a poner en una olla

que la tengo aquí preparada.

Perfecto. Y le vamos a poner agua.

Hemos hecho algunas recetas

con este melocotón, podéis ver en la web.

El melocotón tiene que cocinar bien para hacer una compota.

Hicimos uno relleno buenísimo

en compota y luego relleno, que era espectacular también

con frutos secos.

Vamos con el toque dulce para endulzar esta compota

que estamos haciendo. Una compota de melocotón.

Vamos a ponerle sirope de agave.

Sirope de agave es también un sustituto del azúcar

de origen natural, que es como una especie de cactus.

Sí. Es un cactus.

Y de ahí se saca esto. Es más líquido que la miel.

Más ligero, pero es muy bueno de sabor.

Es muy bueno de sabor. Y yo creo que hoy en día

también está muy extendido.

En todas las superficies lo tenemos.

Y si no, miel normal. Y si no, miel.

Pon un poquito más, Sergio.

Sabéis que siempre damos toques en el programa

y os descubrimos productos.

Probad el sirope de agave porque vale la pena.

Y ahora ya está. Va a soltar el agua el melocotón

y va a quedar una cosa fantástica. Exactamente.

Esto ya va cocinando aquí. Ya lo tenemos.

Vamos por el súper mega bizcocho. Un bizcocho superfácil

que podéis hacer con otras frutas, de otras maneras.

Pero si es melocotón... pues la verdad es que tira.

Huevos. Vamos a mezclar el huevo con el azúcar.

A montar, más bien dicho, el huevo con el azúcar.

Ya está. Tres huevos.

Azúcar. Y eso sí, montarlo muy bien.

Que quede bien... bien espumoso.

Lo vas a montar a mano. Hombre, ¿qué pasa?

Ya verás. Esto, para dejarlo bien cremoso.

No todo tiene que ser, Sergio, eléctrico.

O sea, la mano también existe.

Bien. Me parece muy bien. Está muy bien.

Queso crema, mascarpone.

Algún tipo de queso cremoso.

Y ponemos... Ya veréis qué tarta. Es brutal.

Ponemos el queso.

Aceite de semilla, aceite de girasol.

Y mezclamos bien. Integramos estos dos ingredientes.

Espera, que lo voy a mezclar con este.

Superfácil. Ya lo tenemos bien montado

sin ayuda de nada eléctrico, sino del brazo. Un brazo...

Pero, Javi... Como el mío.

O sea, no estás haciendo nada nuevo.

Y mientras más montado, más fantástico quedará.

Mientras más aire tiene, mientras más monta,

mejor quedará el bizcocho, más esponjoso.

Es lo que nos interesa. Esto simplemente es deshacer

el queso con el aceite.

Yo creo que ya está. Ahora tengo aquí...

Harina. ¿Qué, Javier?

No. Sobrado.

Bueno, vamos allá. Tenemos harina. Que vamos a mezclar

harina y... Uno, dos y tres.

(TODOS) ¡Impulsor! Venga, perfecto.

Estamos en forma. Así, eh.

No. Lo he visto bien. Yo lo he visto bien.

Harina, impulsor.

Y vamos a mezclar la harina y el impulsor

con los huevos y el azúcar.

Dale ahí.

Y ahora, con tranquilidad, hay que mezclarlo bien, eh.

Porque lo que nos interesa, es que no nos quede ningún grumo.

Que nos quede bien suave, bien fino.

Tenemos el queso aquí bien mezclado.

¿Queréis más potencia de queso? Pues ponéis un queso más fuerte.

¿Queréis más suave? Pues más suave.

Venga. Vamos a ir poniendo el queso.

Mezclamos. Mezclamos el queso con el aceite.

Fijaos. Es megafácil. O sea, me parece una receta

que no necesitas grandes cosas.

Con los ingredientes que tenéis en casa lo podéis hacer.

Fantástico. Veis que se mezcla superbién.

Luego ya los moldes que tengáis.

Si no, el molde de "plum cake".

El molde que vosotros tengáis o que queráis.

Lo que pasa es que sí le vamos a poner...

Nosotros hemos hecho antes un poco de melocotón,

que lo tengo aquí.

Que mira, esto... es esto de aquí.

Lo que pasa es que lo hemos tenido 25 minutos.

Y esto queda bien compotado, bien...

Queda esto. Exactamente.

Luego te queda esto de aquí.

El color, que está bien confitado.

Es el mismo melocotón. Está supertierno, está muy bueno.

Esto yo ya lo veo y me vuelvo loco.

Me espero. Tranquilo, tranquilo. No pasa nada.

Mirad la crema cómo queda. La crema.

Una crema superfina.

Fantástica. Me encanta, eh. Esto es precioso.

Venga, perfecto. Ya sabéis que el tema del molde,

si es antiadherente, pues no hace falta encamisarlo.

Si no, mantequilla, harina,

escurrir bien y ya tenéis el molde preparado

para que no se nos pegue la tarta.

Hay unos espráis también que venden en sitios de repostería,

en tiendas de repostería.

Que lo ponéis. Eso es más moderno.

Sí, pero... No, no. Que va bien.

Va superbién.

Y es grasa. Vamos a llenar la mitad.

Ahora, de momento, solo la mitad del molde.

Hemos dicho un bizcocho relleno de melocotón de Calanda.

Pues vamos a ello. Venga, la mitad.

Mirad qué bonita. ¡Oh! Me encanta.

Luego la fruta que queráis, eh.

La fruta que tengáis en el mercado

o la que se te vaya quedando atrás,

pues haces esta tarta. Luego le podéis dar vuestro toque:

manzana, pera, uva y queda muy bueno.

Y luego, la cortas. Cuando la cortemos,

veréis cómo queda. Veréis el resultado.

Porque se ve el melocotón.

Ponle, Sergio. Ponle. Espera, que estoy repartiendo bien.

Se ve el melocotón en medio

y encima, como está jugoso, cremoso...

Si cae un poco de jugo de la cocción...

No pasa nada, porque sale el líquido del centro del bizcocho.

(SUSPIRA)

Me derrito. Bueno, lo absorbe el bizcocho.

Me derrito, me derrito. Venga.

Ahí está. Ahora la otra mitad.

Ponemos. Cubrimos bien.

Bueno, "pintaca" tiene.

Y fácil para hacer en casa. Ya te digo.

No tiene misterio alguno.

Cubrimos bien para que se nos quede bien cubierto el melocotón.

Esto es un escándalo.

Almendra, almendra laminada.

Bueno, almendra marcona laminada, la de toda la vida,

la que encontráis en cualquier sitio.

Y esto le vamos a poner encima las almendras.

Y bien. Cuando suba, ya veréis cómo queda.

Sí, sí. Tapemos por encima. Y ahora cuando suba...

Coge un poco de papel de aluminio, Javi.

O papel de horno. Pero eso después.

A mitad de cocción. Para que lo vieran simplemente.

Ahora lo ponemos así al horno.

Pero después sí que lo vamos a tapar

a mitad de cocción, porque si no, se quemarían las almendras.

Exactamente. Ahora 190 grados. Lo vamos a poner 45-50 minutos.

Exactamente. A mitad de cocción, taparemos y haremos el...

Y ya lo veremos. Horno precalentado. Eso siempre.

Antes de poner al horno un bizcocho,

el horno previamente caliente porque si no, no sube.

Y no abrir. Y no abrir el horno.

Cerrar y... Y ya está.

A pasar el tiempo. (SILBA)

Qué pinta tiene. Aquí está. Lo hemos dejado enfriar.

También importante. Vamos a pasar el cuchillo

para asegurarnos bien.

De que no se rompa. Pero este molde es fantástico.

¡Tachán! ¡Olé!

Ahora hay que cortarlo.

Venga. Vamos a separarlo de aquí. No. Mira.

Tranquilo, tranquilo. El nervio.

Sacamos del molde.

Es que ahora, con este bizcocho, a mí me entran nervios.

Fijaos. Aquí está. Está superesponjoso.

El queso, el melocotón por dentro. Vamos a abrirlo.

A ver. (JADEA)

Habrá quedado... Espera. No... Sí, sí.

¡Tachán!

Ahí está. (SILBA)

¡Eh! ¡Epa!

Y está muy esponjoso. Está perfecto.

Ha absorbido todo el jugo, todo este jugo fantástico.

Y ahora venga, vamos a cortar.

El melocotón, como pesa, baja un poco, pero es perfecto.

Bueno, normal. Eso es normal.

Mete un taco grande. No. Lo hacemos así. Ya verás. Mira.

Ponemos este.

Y... ponemos este así. ¡Guau!

Es que, además, tiene una pinta de esas esponjoso, jugoso,

de pegarle un bocado rápido.

Hemos sacado hasta la vajilla de lujo.

La vajilla de fiesta mayor. Melocotones aquí...

Venga. Vamos a darle un poco de azúcar glass.

Dale sin miedo, Sergio.

Y un poquito por el plato. ¡Oh!

Súper, superensalada de otoño. Viva el otoño. Vivan las setas.

Bueno, qué ganas tengo de meterle mano a la ensalada.

Y luego un bizcocho con melocotones de Calanda.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Os queremos. Gracias por estar ahí. ¡Adiós!

Hasta el próximo programa con más novedades.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Ensalada de otoño y bizcocho con melocotón

Torres en la cocina - Ensalada de otoño y bizcocho con melocotón

01 oct 2018

Hoy Javier y Sergio preparan una ensalada de otoño con setas, calabaza, membrillo… y un bizcocho con melocotones de Calanda. Nos visita David Arango para hablar de la influencia del clima en las setas.

ver más sobre "Torres en la cocina - Ensalada de otoño y bizcocho con melocotón" ver menos sobre "Torres en la cocina - Ensalada de otoño y bizcocho con melocotón"
Programas completos (722)

Los últimos 2.353 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios