www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4090343
Para todos los públicos Torres en la cocina - Ensalada de judías y manitas crujientes - ver ahora
Transcripción completa

hoy tenemos un amigo con nosotros, haremos dos platazos de diez.

Adelante, Imanol, ¿cómo estás, amigo?

(Aplausos)

Tu delantal aquí lo tengo.

Pero vamos a empezar con una ensalada de judías verdes,

huevo y jamón, una cosa tan sencilla que vais a ver

que es espectacular. Y tan buena, tan sencilla y buena.

Bueno, me han dicho que tú...

eres experto en incendiar las cocinas

en el buen sentido de la palabra.

Vamos a ver una cosa, vamos a ver.

Quita, manazas, que eres un manazas.

Me cago en la leche. -Papá, ¿qué haces?

-No sé, no he hecho nada, hijo. -Échale agua.

-¿Cómo le voy a echar agua?

-Llamemos a los bomberos. -Cállate, cállate que te doy.

-Papá, échale agua. -Es que será peor, hijo.

-No, hombre, cómo... -Míralo.

-Ponle un trapo, cuidado, que te vas a quemar, papá.

-Fuera, fuera.

Bueno, Imanol, ya has visto, bromas aparte que sé

que tú tienes herencia, me cachis en la mar,

que tú hiciste un programa de cocina que nosotros te seguimos

y te seguíamos, era increíble. Espectacular.

Exactamente, con un buen amigo nuestro, también.

La herencia viene de mi madre, Tere.

Es verdad, era cocinera, ¿no?

Es una estupenda cocinera.

Era y es porque eso no se deja de ser nunca.

Nunca, claro. Y nos recuerda un poco

Mira, te damos aquí con Javier para que vayas echándole una mano.

Tienes que sacarlas así pequeñita.

Ah, qué rico.

Y aquí, pondremos

como un nido de escarola.

Vamos sacando. Esta ensalada es muy interesante.

Hoy vamos a cocinar a tres.

Escarola rizada, pequeña, muy buena.

Y vamos a hacer, primero las judías yo, mirad lo que hago,

es judía verde, judía perona, la tierna

bueno, que ahora es temporada total,

lo que haremos serán unos espaguetis.

¿Cómo? Con la puntilla.

O sea, cogemos la puntilla, fijaos, voy a hacer uno desde

el principio para que lo veáis.

Y luego veréis que... presentación, sabor

y color maravillosos.

Yo esto lo quito, que este es normalmente, el cordón,

lo desechamos y de aquí ya sacamos los espaguetis.

Bueno, Imanol...

has hecho un peliculón, ¿no?

(RÍE) Estoy muy contento. Pero un peliculón.

Bueno, estoy muy contento porque es una maravillosa película,

pero es una comedia y creo que estamos en tiempos de reírnos.

Y tanto. Reírnos de nosotros mismos

y reírnos con fundamento.

Exactamente. No, solamente, se come

con fundamento, también se puede reír con fundamento, sí.

¿Tú cocinas o no?

Pues, mira, tengo mucho respeto por los cocineros

y creo que hay que decir la verdad,

yo no cocino tanto como la gente cree.

Ajá. Pero sí me gusta la cocina,

me gusta conocer a los cocineros y, además, me gusta haceros algo

que creo que, a veces, no sois conscientes

de la capacidad que tenéis,

que es que tenéis un arte maravilloso

y alguien tiene que comunicarlo. Sí, señor, hay que narrarlo, sí.

Y probarlo, probarlo. Yo soy un narrador.

Si alguien sabe de producto,

de producto de aquí de España, es este señor

porque después del viaje que hiciste por España

conociendo el mejor producto, de proximidad

o, realmente, ha sido, para ti, una escuela tremenda.

Esa ha sido... esa ha sido una enorme experiencia,

primero para conocer el país, para conocer sus gentes.

Y el país, claro que sí.

Para conocer sus acentos y, sobre todo, conocer a personas

que en diferentes lugares de la península

producen lo mejor con el mayor amor posible.

Madre mía, productor, producto, productor.

Exacto. Lo que siempre defendemos.

Muchas de ellas, ¿esto se deja así arriba?

Sí, ahora aquí. Muchas de ellas eran gente

que tenía en la ciudad estupendo trabajos

y que, de repente, por una tradición familiar

se volvieron al campo, volvieron al mar

y en vez de trabajar para crecer, empezaros a trabajar para mejorar.

Yo creo, y aquel programa lo decía, que España se define mejor

y es más fácil ponernos de acuerdo con los alimentos

que con el fútbol, la política, incluso, la historia.

Nadie discute, nadie discute

que los extremeños hacen el mejor jamón del mundo.

Eso es seguro.

Bueno, vamos a seguir con la receta,

fijaos lo que hice, unos espaguetis,

un manojo de espaguetis de judía verde.

Lo que vamos a hacer es escaldarlo y Javier e Imanol

lo que hicieron fue poner... ¿Por qué le pongo hielo? Lo sabes

para que quede fuerte ahí.

Y se espabile.

Crujiente, además. Que queden turgente.

Turgente, exacto. Exactamente, que quede bien a tope.

Bueno, vamos a dejar escaldar, escaldar va a ser tres minutos,

no lo dejaremos más tiempo. Agua, sal y luego

la vamos a enfriar en agua con hielo para que no pierda,

sobre todo, la clorofila y los nutrientes que tiene

la judía, entonces, la vamos a cocer poco para las vitaminas.

Me dicen muchas veces: "Hay que cocerla muy poco".

Cocemos demasiado la verdura. Sí, señor.

Es verdad, porque si no, la verdura muy cocida,

claro, las vitaminas se eliminan por la ebullición,

cuanto más la hervimos, más perdemos.

Y se ponen flácidas, no se ponen tersas.

El dente vegetal. Se mete unos rollos mi hermano

y tengo que recogerle.

Bueno, déjame que lo haga yo que soy el pinche.

Yo te digo, pero, o sea... Javier, tú eres el hermano menor.

Vale, vamos con el pan, vamos a hacer el pan.

Tengo aquí una sartén, haremos unos costrones de pan

que ya veréis.

¿Lo cortas tú, Imanol, o qué? Enséñame.

Vale, corto yo. Perfecto, ya está.

Cortar así y luego hacemos así.

Ah, qué bueno, sí.

Y hacemos como unos daditos.

O lo salteas tú, yo corto y tú salteas.

Y ya está. Nosotros aprendimos mucho

también en "Cocinados" que lo hicimos a la vez

o después de vosotros, creo. Lo nuestro era como

que Don Quijote en vez de decirle a Sancho Panza que fuera con él,

le dijo que se fuera con él que te comerás lo mejor de España.

Luego, no comíamos tanto porque no nos daba tiempo.

Saco las judías, nosotros íbamos de bocatas

en "Cocinados". A ver, Imanol, metemos el pan.

De bocatas porque no daba tiempo.

Un ajo en camisa que le damos un golpe,

un poco de aceite, sal y pimienta.

Yo he tenido la experiencia de tomar en Orense

una filloa de sangre a las siete de la mañana.

Qué bueno. Completa.

Pues nosotros una centolla a las seis de la mañana

viniendo de pescar con un marinero hecha con agua de mar

que me acordaré toda la vida.

Esa fue memorable.

Vale, vamos a hacer un poco de pan, ponemos aceite de oliva.

Hay que decir que tenéis una ventaja,

tenéis una ventaja, esto en la casa se renueva

menos que aquí, evidentemente, con lo cual, el cuidado

que hay que tener con estas cosas para que no se mezclen

los sabores, algún día tendríamos que hablar de cómo limpiar esto.

Estaría bien. Nosotros con papel.

Como tiene que ser con un poco de papel.

Un poco de tomillo que le damos el toque.

Mira que tenemos aquí el huerto tan maravilloso.

Vertical, de hierbas aquí no nos faltan.

Vale, voy a ir picando un poco de chalota

porque tenemos aquí

unas setas también, setas de temporada.

¿Que son...? Bueno, en este caso.

De bordino. No, aquí tenemos el enoki.

Enoki, no sabía lo que era yo.

Y que esta es una seta de cultivo

y bueno, origen japonesa

y bueno, una seta que se puede comer cruda.

¿China o japonesa? Japonesa.

Japonesa. Japonesa, japonesa.

Y luego, rebozuelo, que es una seta que tenemos

casi todo el año, "zizahori" que se dice en euskera

que significa seta amarilla. Sí, exactamente.

Y bueno, un tipo de seta que casi todo el año se puede encontrar.

Yo me crie en Ermua al lado del monte Uro

y ahí había muchas setas, aparte de mucho perrechico.

Oh, perrechico, qué bueno, ostras.

Para hacer el huevo,

agua hirviendo, ya sabéis,

el huevo tiene que estar superfresco.

Vinagre. Sí, pero a la hora de ponerlo,

que no hierva, que esté calmado.

Un corrito de vinagre, tampoco nos podemos pasar

porque si no, sabría mucho a vinagre.

Bueno, voy a ir cortando la chalota ya la tengo que cuando tengáis

el pan, la veremos y cortaré una juliana de jamón.

Esto es producto de cercanía. Como saben, los hermanos Torres

andaluces no son. Hey, pero de descendencia.

Claro, claro. Nuestra abuela era de Linares.

Claro, yo tampoco soy vasco,

soy descendiente de León

y de Castro Urdiales, que es Cantabria.

No, recordaba que el programa en Tarragona y el de Barcelona

descubrí unos nuevos productores que hacen producto

en parcelas muy pequeñas muy cuidado, muy exclusivo

para traer aquí a los restaurantes.

Es que el... lo exclusivo, el lujo, lo exclusivo

hoy en día es un bueno tomate. Yo tiro para delante,

el huevo casi hierve el agua y lo ponemos dentro

y ya verás como ahora. Yo eso desayuno todos a diario.

¿Huevo? Sí, uno.

No tengo problemas de colesterol, no tengo problemas de nada.

Yo soy de desayunar, también, contundentemente.

Sí, sí. Es supersano el huevo.

Y porque quemamos, yo tengo que decir que nosotros comemos

muchísimos, pero también es constitución.

No, y el nervio aquí.

Hay algo que se cruza y sí, sí, es un nervio.

Es una actitud, yo os he visto entrar y parecía esto

un equipo de fútbol, parecía un estadio.

Digo: "Voy a quedar aburrido delante de estos dos

porque estos son...". Qué va.

Bueno, yo desayuno esto y, a veces, cuando, que muchas,

hoy, esta mañana, tenía unas peras que estaban un poco así

y cuatro plátanos, dos peras y una manzana, lo metí en la esto

y me he hecho un jugo espeso y luego al tomar eso,

hago lo mismo con los huevos

pero ahí entro en otras facetas más sencillas.

Hago una tortilla con huevos de corral y chorizo de Riaño,

chorizo de León así a piquitos

y me lo meto en un pan de centeno sin calentar ni nada.

La tortilla calienta el pan y lo ablanda.

Es... se lo recomiendo.

El chorizo de Riaño es increíble. Bueno, vamos allá.

Esto creo que lo tenemos, vamos a escurrir.

¿Esto tiene que estar más crujiente, no?

Eso tiene que estar más crujiente. Sí, un pelín.

Un pelín. Mira, vamos a subir...

Bueno, creo que ese lo tenemos. Así a ritmo, ¿verdad?

Venga. Por lo menos de color tiene.

Ponemos aquí la chalota, ahí lo tengo.

Vale, Sergio, venga, tío, que es que...

Venga, va, que nos enrollamos aquí.

Venga, ahora queda el punto final, vamos a recordar.

Tú cocina que ya

lo cuento yo que si no... Exactamente.

Ponemos las setas que ya las teníamos lavadas.

Qué rico, por Dios. Ahí está.

Vamos a saltear. Estas setas no se mojan, ¿no?

No, bueno, estas es preferible no mojarlas, solo con una puntilla.

Una puntilla. Quitarles la parte del tallo.

Si le das mucha humedad ahora soltarían agua aquí.

Exactamente, esto es una esponja.

Si le damos, quitamos con una puntilla

esta parte y si acaso con un trapito para darle un poco.

Me gustan los trapos, sí. Algo húmedo, Javier.

¿Esto? Esto Javier lo tiene a toda...

Voy con el huevo. Javi, el huevito

está en su punto, ¿te lo retiro?

Vamos a dejar un pelín más, yo creo que le falta

un poquito porque ahora mira. ¿A ver?

Ahora subimos el huevo.

Ah, sí, sí.

Y tenemos que ver... Sí, sí, eso es saber cocinar.

Eso es saber cocinar, eso es.

Bueno... Vale, escurro la judía,

ahora haremos la vinagreta y hacemos el montaje.

Que la vinagreta nos encantan las vinagretas

y haremos una vinagreta ahí...

Vinagreta Torres, amigo.

Eso voy a verlo porque sí es exclusivo.

Mira, vinagreta es que nos gustan mucho las ensaladas, además.

Mirad, qué hacemos, caldo de ave para la vinagreta, ¿eh?

O jugo de carne, pero como tenemos caldo de ave, pues caldo.

¿Lo habéis hecho vosotros o viene ya preparado?

Aquí lo hacemos todo en casa. Alguien que no lo pueda preparar,

¿se le puede decir que hay...?

No le pongas. No, no le pongas, perfecto.

De acuerdo. Olvídate.

El vinagre... Eso quería que dijeras.

Vamos a hacer salsa de soja, todo a partes iguales.

Vinagre, un vinagre de Jerez

que tenemos unos vinagres aquí maravillosos.

Vamos a poner un poco de zumo de limón

que voy a ir a buscar aquí.

Decidme si os estorbo, ¿eh?

Al contrario, hombre. No, por favor.

La vas a montar tú y así le das el toque.

No y esto es bueno que te quedes así también

para tú hacer... Yo corto el limón así

que mi mujer siempre me mete la bronca

porque es como se hace para caipiriña.

Ajá. Entonces, así se saca.

Después vamos a hacer unos pies de cerdo crujientes.

Juntos, espectacular.

Venga y aceite de oliva y tres partes de aceite de oliva.

Esta es la vinagreta común, bueno, "común"

entre comillas, que hacemos nosotros

y es la Torres, esto aliñas una ensalada o un tomate

o lo que quieras y la verdad es que pilla

otra dimensión. Vinagreta Torres.

Vinagreta Torres.

Y luego, si en vez de ponerle el caldo de ave,

le pones el jugo de carne pues todavía te mejora.

Entonces, ahora con esto, sin mezclar, porque tiene

una explicación, ahora, nosotros...

aliñamos, sazonamos, también la escarola.

El huevo lo tenemos, fijaos cómo está.

Que le quitamos un poquito lo que sobra.

Que yo lo hubiera puesto aquí. Eso debe comerse porque

es proteína muy buena sobre todo, si corres.

¿Quién es el atleta? Los dos le damos a la bici.

Pues sabes que es importante. Sí, lo pondremos debajo.

Es importante. Venga, lo ponemos aquí, Javier,

que me gusta más este plato.

Vamos a coger la judía y la vamos a poner...

Exactamente, vamos a poner alrededor.

Aprovechamiento. Que va a ser este nido de judías.

Esto es un plato sano. Qué bonito plato.

Sí, ya verás y queda bueno bien sazonado y aliñado.

Ahora le pondremos sal y pimienta.

¿Puedo hacer una gamberrada de...?

Sí, claro, hay que probarlo.

Ahora ponemos jamón por aquí.

Ponle encima también, que se vea.

Vale, el huevo encima que luego se rompe ahí

y queda la yema en... Bueno, el pan que no se nos queme.

No, ya lo tengo. Esto es muy sencillo y es muy rico.

Esto está buenísimo.

Espera, que ahora... Para qué complicarse la vida.

Vale, Imanol, tú ahí con la cuchara le pones

unos costrones o con la mano, como quieras.

Vale, pues tú, la seta.

No, hemos dicho los costrones, es verdad.

Lo que quieras. ¿Los quieres laterales?

Los quiero como quieras. Pues, vamos a hacer en el nido.

Como la cocina es libre

y cada uno la interpreta como quiere.

El pan, el costrón cerca del huevo

y la seta cerca del pan. Exactamente.

Hombre, esto para desayunar también... mola, ¿eh?

Estaba pensando ahora mismo...

Lo que pasa es que madrugo mucho y, parece que no,

pero a las seis de la mañana...

Esto realmente el cuerpo te lo pide y hay que hacer

un poco de sacrificio, como si meditas o corres antes...

Y levantarte un poco antes y dedicarle... Esto son 20 minutos.

Sí, sí.

Bueno, creo que no le vamos a poner más.

Sí, para que el costrón no tape lo realmente importante.

Exactamente.

Aquí tenéis una superensalada de huevo con escarola,

judía verde, jamón, setas, huevo y pan crujiente.

Producto, productor y temporada. Y amigo.

Bueno, vamos con el siguiente plato que son unas manitas

que nos ha pedido Imanol.

Os explico por qué. Es un plato que no sé hacer

y me gusta mucho.

He comido manitas maravillosas y otras no tan maravillosas.

Ya, ya. Es un tema complicado. Me gustaría que la gente

viera cómo se puede hacer bien unas manitas.

Al cerdo hay que darle el gran homenaje.

El cerdo es tan generoso con nosotros

que debemos cuidarle, es un producto maravilloso.

Está a nuestro alcance, pero hay que saber tratarlo.

Le vamos a dar el toque Torres. Te vas a comer unas manitas

como nunca antes te has comido. Bueno, bueno...

Diferentes, digo. ¿Qué hemos hecho con las manitas?

La hemos hervido. Las podemos encontrar cocidas,

pero si las hervimos nosotros tenemos la seguridad

de que primer las hervimos con agua, hace un hervor,

cambiamos el agua, y otra vez cocinadas.

Y así están superlimpias.

A nosotros es un producto que nos fascina.

El colágeno es muy importante porque es el elemento

que aglutina las células. Somos lo que somos por el colágeno.

Y en honor a mi pueblo, para los de León,

que el gocho no gochee.

Exactamente. Que es lo mismo

que el cerdo no cerdee.

Bueno, vamos a deshuesarlas. Tú la tuya y yo la mía.

Esta es la parte bonita, esta es la parte del interior.

Y lo que hacemos es ir sacando los huesos poco a poco.

Esto no tiene secreto. Si está escaldada así,

ya sale mucho más fácil.

Bueno, vamos a hacer una especie de romesco.

Una especie no, un romesco, pero con toque Torres,

lo vamos a hacer más casero, más al horno.

Y aprovechando que ellos van a poner esas manitas de cerdo

al horno, voy a aprovechar el calor y voy a poner este...

Veis que las deshuesamos pero no perdemos la piel.

Intentamos no romper la piel.

Yo la he roto me parece. No pasa nada.

Vamos a verlo... No pasa nada.

Un poquito. Es que no me has dado esa pauta antes.

Eso es verdad, no lo he dicho. Es verdad.

Cebolla, ajo, tomate... Es competitivo. Tenías tú razón.

Ya te digo yo.

¿Tú crees que merece la pena...? Sí, hombre. Dale la vuelta.

Tranquilo que no se va a notar. Te lo voy a poner más bonito.

A reconstruir. Una reconstrucción muy bonita.

Perfecto. Ahora ponemos un poco de sal.

Ya llevaba el agua, pero le damos un toque.

Un poco de aceite de oliva. Por favor, mirad la mía.

Nada, nada. Y ahora lo ponemos al horno

30 minutos a 220 grados. Lo mismo que va a tardar

esta verdura en hacerse, o sea que ponemos las dos.

"Amatxo", toma nota que vamos a hacer manitas en casa.

"Amatxo" es mi madre. Ah, vale.

Pues venga.

Vale, vamos a hacer aquí... Vamos a empezar por el romesco,

que tenemos aquí... Yo recuerdo unas imágenes tuyas

en Tarragona... Los calots y todo esto.

Los calots, sí.

En "Un país para comérselo", que era fabuloso.

Mira, vamos a hacer un romesco, pero con toque Torres.

Primero hemos asado el ajo, que ya tiene toda la esencia.

¿Qué tiempo era? ¿Lo mismo que las manitas?

Sí, media hora. Lo hemos dejado media hora a 220.

Las manitas mirad cómo han quedado.

El ajo así pierde toda la fuerza y queda buenísimo, porque queda...

Hemos domado el ajo, queda asado.

En Tarragona lo hacía con mortero, majado a tope.

Este es otro rollo. Es toque Torres.

Lo hacemos con toque Torres. Estamos hablando de producto,

y entonces no había rigores de tiempo, ni de cocina.

De alguna manera era... Tiempo y hacerlo.

Y sabe extraordinariamente

cuando se hace con la mano. Bueno, vamos a pelar el tomate.

Lo vamos a poner aquí, vamos a poner la cebolla.

¿Quieres la ñora también? ¿Te ayudamos con la ñora?

Venga, idme limpiando la ñora. Y explicad el concepto de la ñora,

lo que hemos hecho con la ñora. La ñora sabéis que es un pimiento

que viene... que está seco.

Y lo que hemos hecho ha sido hidratarlo en agua.

Saco el agua. ¿Cuánto tiempo?

Mínimo lo tienes que tener una hora o una hora y media.

Por lo menos. Y ahora vamos a recuperar la carne

con una cucharita, que tú me vas a ayudar.

Mira que se adaptan bien los murcianos en Cataluña, ¿no?

La ñora es el gran ejemplo. Por ejemplo.

La cocina catalana qué de trabajo tiene

con un producto murciano como la ñora.

Exactamente. Eso es verdad.

Esa es la combinación. Y ahora rompemos el pimiento...

Y rascamos la... Exactamente.

Con la cuchara rascamos la carne.

Y dejamos las pepitas... Tiene una cantidad de carne brutal.

Y esta carne tiene un sabor buenísimo.

Y así nos evitamos tener la piel.

Bueno, esto también lo encontramos ya elaborado,

pero bueno, no hay nada como tener unas ñoras...

No merece la pena. Exactamente.

A no ser que tengas mucha prisa, pero...

Yo creo que tampoco. Tenemos avellanas tostadas.

Que le vamos a poner.

Es avellana de Tarragona.

Almendra.

Almendra Marcona, de la nuestra, la que tiene que ser.

La mejor del mundo. Vamos a poner aceite de oliva.

Seamos generosos con el aceite. Es una salsa que lleva

prácticamente verduras... Y...

Y el aceite. Y luego un toque de vinagre.

Sal y pimienta. Yo les he dicho

a los hermanos Torres, seré muy sincero,

verán que me sale menos carne que a él,

porque no he venido a cocinar, he venido a aprender.

Y lo ha dicho, ¿eh? Que es muy bonito eso.

Para sacar lo que sacan ellos hay que hacer mucho más,

entonces yo me considero un pinche, no tengo vergüenza en reconocerlo.

Pero esto que estoy haciendo me está sentando de bien...

Cómo si me hubiera comido un pavo. Claro, unos sabemos cocinar,

otros lo saben explicar.

Vale, dadme el pimiento cuando lo tengáis

que lo metemos aquí y le meto caña ya al romesco.

Bueno, está Imanol superconcentrado con la carne.

"¡Niño! A ver el pinche, que termine ya.

Me cago en la leche, Merche, que no llego".

Vale, yo creo que con esto llegará.

Venga, ponemos la ñora, la carne de ñora.

Yo le meto aquí.

El pan nos lo hemos comido tú y yo hace un rato.

Es que es la hora, ¿eh? Toma, prueba a ver cómo está.

Que no me haya pasado con el vinagre,

que si te pasas, ponemos más aceite y ya está.

Yo le echaba dos gotas de aceite. Mira a ver.

Correcto.

Pero está bueno, ¿eh? Está muy bueno. Muy bueno.

Espera, que termino de montar.

Bueno, ya habéis visto qué fácil hacer el romesco.

No es que no me fíe de vosotros, pero siempre una tercera opinión...

Siempre es bueno.

Ahora ya estaba corregido.

Falta una puntita de sal. Quita, quita.

Vamos a hacer caso al cliente. Venga, va.

¿La puntita cómo sería? Una puntita, nada.

Ahí está. Vale. Joe, qué exquisitez.

Él me hace caso, mi hermano no.

Oye, vamos a hacer... Si el pinche no hace caso

al jefe, malo. Os vamos a enseñar una curiosidad,

una cosa que es fantástica, fácil de hacer, sorprendente.

Es que lleva todo el rato aquí. Diréis: "¿Esto qué es?".

Mirad, lleva todo el rato aquí. Lo habréis visto desde casa

y diréis: "Bueno, ¿qué es esto?". Mirad qué bonito.

Unas verduras o unas hojas crujientes

pero muy fáciles de hacer.

Esto es fascinante. Esto es la leche.

Lo podéis hacer con cualquier tipo de hoja.

Fijaos lo que vamos a hacer. Tengo estas flores de calabacín.

Mirad. Esto hay que verlo. Son de la provincia de Barcelona.

Chulísimo, ¿eh?

Fijaos lo que voy a hacer. Papel film.

Lo voy a explicar desde cero. Vamos a poner un papel film

encima de un plato. Vale.

Vamos, bien tenso. Ya veis que está bien liso.

Vamos a coger un poco de aceite de oliva. Vamos a pintar.

Y vamos a poner un poco de sal

y un poco de pimienta. Es superfácil y sorprendente.

Imaginaos, aquí tenemos las hojas que tenemos,

pero podéis hacerlo con lo que queráis.

Y vamos a poner las hojas. ¿Esto es aquello?

Exactamente. La flor de calabacín, que es esta.

Vamos a poner aquí las hojas bien abiertas.

Las vamos a volver a pintar con aceite de oliva.

Es muy fácil esto. Lo hacemos mucho con kale también,

porque el kale, que es muy sano... Lo vamos a secar en el micro...

Nunca lo había visto con verduras. ¿Sabes con qué lo he hecho yo

cuando no tengo mucho tiempo y quiero manejarlo

Con queso parmesano bueno. Lo pongo ahí, lo deshidrato un poco

y lo meto al horno en forma de cestita

y ahí meto la carbonara, como si fuera un plato unido.

Sí, pues eso es de nivel. Te he dicho que la carbonara

me sale bien, me la enseñó un italiano,

mi amigo Massimo Ghini, que es un grandísimo actor.

Vale, voy a poner aquí dentro dos minutos.

Esto es el microondas.

Ahí está, máxima potencia.

Dos minutos y ya veremos lo que pasa.

Sigamos. Fijaos lo que hemos hecho. Se pueden hacer hojas...

...pero preciosas, ¿eh?

Quedan completamente crujientes. Pak Choi hemos hecho,

hemos hecho espinacas...

Rompo...

Y es completamente crujiente.

Y no es fritura, porque no lo llegas

a freír en aceite, que conservan todo el color

y quedan buenísimas.

Lo dejamos aquí, sigamos por aquí delante.

Bueno, ahora vamos a ir con la sorpresa final.

Aquí tenemos el aceite, que lo hemos ido calentando.

Está caliente ahora.

Estas manitas ya se podrían comer así.

Porque realmente están crujientes.

Están buenísimas. Te voy a dar a probar

y seguro que está de lujo.

Mira, porque están jugosas por dentro y crujientes por fuera.

A ver si me va a gustar y me voy ya,

que creo que lo he hecho todo.

Esto sí. Recuerda a eso... Hum...

Cerdo crujientito... Pero ahora... Vamos a freír dos.

¿Has visto que piel tienen los hermanos Torres?

De mucho colágeno, mucha manita. Nos encanta.

Ya sabéis que el rodaballo y todo lo que tenga colágeno,

nos chifla. Atentos a lo que vamos a hacer.

Aceite bien caliente... Tengo una tapa al lado

porque puede saltar, por si acaso.

Lo pongo.

Y freír. Freír bien fuerte.

Pues nosotros utilizamos para ligar mucho el colágeno.

La gente que nos ve cada día... Utilizamos mucho el colágeno

como ligazón y como espesante, porque es maravilloso.

Es lo que hace con las células. Liga las células

y somos lo que somos por el colágeno.

Gracias al colágeno, es verdad.

Que sufle, que quede crujiente, que quede como un torrezno

muy frito, que queda muy crujiente y lo puedes ir comiendo.

Fijaos, dos minutos.

Dos minutos hemos estado. Ahora habría que dejar

que se seque bien, o sea, dejarlo que se enfríe,

y se queda... Pero mira cómo se abren.

Sí. Tengo curiosidad por ver la mía.

Ah, vale, pues ponla. Por favor, no se responsabilizan...

No se va a notar luego.

Javier, ¿dónde quieres emplatar?

Tengo un plato blanco ahí.

Vale, Imanol, sin quemarte. Pon ahí.

Ahí está, perfecto.

A ver si va a quedar mejor que la mía ahora.

Hay que animarse. Yo ya voy a hacer manitas en casa.

Yo ya sé hacerlas. Es muy sencillo. Exactamente.

Ahora viene la otra. Os digo, queda muy crujiente.

Por fuera queda extremadamente crujiente

y por dentro queda jugosa.

La mía queda crujiente y despatarrada.

Está bien. Y vamos a poner, ya veréis...

Mira, la de Imanol. Fantástica. El romesco.

Muy bonita. Es artísticamente atractiva.

Es compleja, como Antonio Alcántara.

Tiene mucho ribete, mucha cosa. Y el resultado es que se ríen

como con "Despido procedente", que es una comedia.

O sea, que he cumplido todos los hitos que tenía, ¿no?

Tú que has hecho de todos los papeles...

¿te queda algún papel por hacer? De cocinero, no sé.

¿De cocinero has hecho? De cocinero... No.

Bueno, hoy. Hoy.

Pero... me quedan los papeles, porque el actuar no es

una carrera hacia un sitio en concreto.

Actuar es envejecer haciendo diferentes personas

aunque se traten de los mismo.

Vamos allá.

Lo explica y lo prueba. Y nada, esto es así.

Yo voy a decir... Si quieres te hago un corte ahí.

Voy a decir la verdad. Me ha sorprendido el proceso,

lo simple que es.

Hay que darle mucho amor, pero...

Esto es una barbaridad. Qué bien, oye.

Pues así es un gustazo cocinar. Siempre hay un buen motivo...

Para cocinar y para disfrutar. Nos vemos en el próximo programa.

Hasta luego. A su salud.

Adiós, que vaya bien. Coman bien y sano.

Exactamente. Vamos a probarlo.

Hombre, pinta tiene...

Está buenísimo.

Torres en la cocina - Ensalada de judías y manitas crujientes

30 jun 2017

Hoy, con Imanol Arias, los hermanos Torres prepararán una ensalada de judías con huevo. A continuación, entre los tres cocinarán uno de los platos estrella de la cocina española, las manitas crujientes de cerdo.

ver más sobre "Torres en la cocina - Ensalada de judías y manitas crujientes" ver menos sobre "Torres en la cocina - Ensalada de judías y manitas crujientes"
Programas completos (501)
Clips

Los últimos 1.672 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios