www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4075362
Para todos los públicos Torres en la cocina - Ensalada alemana y cerdo con albaricoques - ver ahora
Transcripción completa

(Aplausos y ovación)

¡Hola a todos! ¡Bienvenidos a "Torres en la cocina"!

Vaya ambientazo que hay aquí. Estáis a tope.

Estáis a tope. Ahí también.

Cocina para invitados, por si vienen invitados.

O los jefes. O los jefes también, quien sea.

Vamos a hacer unos platazos increíbles.

Dos platos fáciles y muy veraniegos.

Sin complicarse la vida. Ensala...

¿Qué es esto? ¡Opa! ¿Qué es esto?

Esto es de arriba, ¿eh? Me suena a mí que es de arriba.

Alguna trampa nos han montado aquí. A ver.

(LEE) Queridos hermanos Torres: La dirección del programa...

...ha decidido que nos autoinvitamos a comer hoy.

Oh. ¡Toma ya! Bueno, hasta aquí bien.

(LEE) Esperamos que todo esté a nuestro gusto.

Tenéis algo a ganar o a perder. Hombre, hombre...

(LEE) Vosotros mismos. Esto no me parece bien.

Si encima que venís, tenemos que pagar o perder, no me parece bien.

A mí no me quitéis una copa, ¿eh?

Porque entonces sí que me pongo yo tenso y... y...

Y aquí la vamos a liar, ¿eh? Me podéis pasar su copa.

Vale, vamos a hacer una ensalada alemana pero con toque.

Bueno, y nos vamos a lucir. Lo vamos a hacer bien.

Tranquilos, comeréis bien. ¿Qué tenemos aquí?

Tenemos tres tipos de patata: tenemos la red pontiac,

que es esta que es más roja. Y más lisa.

Tiene la piel muy fina, se encuentra bien en el mercado.

Tenemos esta, que fijaos qué bonita,

seguro que la habéis visto. Patata violeta, oh...

Oh... Qué bonita.

Tiene un toque a fruto seco. Es muy buena, está muy interesante.

Todo lo que tenga este tipo de color,

todo lo que tenga muchísimo color, recordad que es antioxidante.

Y luego tenemos la patata primor. ¿Por qué cogimos estas patatas?

Porque nos queremos lucir,

queremos que sea una ensalada con color, diferente.

Entonces, lo que hemos hecho ha sido cocinarla.

Hervirla en agua y sal. Y aquí la tenemos.

¿Pero cómo la hemos cocinado?

Ya sabéis cómo la cocinamos nosotros,

siempre con la piel, ¿por qué?

Porque en la piel es donde se concentra la mayor parte

de los nutrientes de la patata. Entonces, luego ya la pelaremos.

Ya lo hemos explicado alguna vez, pero importante también,

si la cocemos con la piel, evitamos que coja demasiada agua

y concentra más el almidón. En esta misma agua,

cocina de aprovechamiento, que ya tiene un poco de sal,

tengo unos huevos de codorniz. Como tenemos el agua hirviendo,

para no quemarme, pongo los huevos así.

Y esto, sobre todo para los niños,

es muy simpático porque lo ven diferente.

Tiene las mismas propiedades este huevo

que cualquier otro. Huevo es huevo.

Todos son muy similares respecto a las propiedades que tiene.

En casi todos es igual. Bueno, un toque importante es,

para que no falle la cocción del huevo,

que empiece a hervir el... el agua, porque así no fallará.

Si hacemos tres minutos desde que empieza a hervir,

serán tres minutos. Vale.

Vamos a cortar la patata, Sergio. Venga.

Tú ve cortándola también.

Yo voy cortando, por ejemplo, la patata primor.

Haremos una ensalada alemana con toque Torres.

Lo que vamos a hacer es, a esta, como tiene una piel muy fina

y es una patata muy pequeña, pues le dejo la forma.

Ya haremos de diferentes maneras,

¿pero la patata primor para qué la voy a cortar pequeña, no?

Y es bueno que también en la ensalada se vean

las diferentes formas de patata. Yo voy a cortar esta en dados.

En dados bien bonitos para que se vea la diferencia.

Yo la red pontiac la voy a cortar en gajos.

(Sonido de respiración) (MEGAFONÍA) Muy bien las patatas,

pero queremos fruta en este plato. ¿Cómo fruta?

¿"Queremos fruta en este plato"? Hombre, no va fruta...

Bastante que está bien la ensalada. Vale, no pasa nada.

No pasa nada, yo lo tengo. Le vamos a poner manzana.

La manzana le va. Bueno, manzana sí.

La manzana le va a la Kartoffelsalat.

A la ensalada alemana le va la manzana.

O sea, le pondremos manzana. Igualmente...

Os lo compramos, pero tranquilidad. Eso, tranquilitos.

Ahora no nos vayamos a poner a pedir...

Que venís de gorra a comer y la comida está muy bien.

Calla, calla, que son los de arriba.

No, no... tampoco vayas de chulo. Si no he dicho nada.

No, a ver si te van a quitar... Quitadle una copa.

Quitadle una copa. Tú no aproveches.

Yo estoy de vuestro lado. Quitadle una copa. Fuera.

Vendido. Se acabó.

Vale, patata en dados.

Venga, retiramos el huevo. Los huevos. Ahí están.

Los ponemos un poquito a enfriar. Ya está.

Venga, vamos ahí. Fijaos, color, ¿eh? Lo importante.

Tiene que estar muy bien cocinada, evidentemente, la patata.

Y anda que no comen aquí los de arriba, ¿sabes?

Comen que no veas. Por no decir lo que mandan.

Porque mandan mogollón. Hoy el público lo tenemos mal.

Cata no sé si va a haber... De buen rollo, ¿eh?

Pero no veas. Vamos a poner cebolla tierna,

que tengo yo aquí cebolla tierna, cortada bien fina.

Lleva cebolla la ensalada. La ensalada alemana lleva cebolla,

pero nosotros le vamos a poner cebolla tierna.

Vale, yo voy con la manzana. Venga. Déjale la piel, ¿eh?

Lávala, que la he pillado de allí. Sí, es verdad que...

Sabéis que en la piel contiene, prácticamente,

todas las vitaminas la verdura y la fruta.

Y lo que voy a hacer es dejarle la piel, así está.

Y vamos a cortarla también en dados pero más pequeños.

Porque así nos va a dar otro toque diferente, crujiente.

Vale, Sergio, corta la salchicha y vamos a saltearla ligeramente.

Vamos a hablar sobre la salchicha. Tipos de salchichas.

Ya sabéis que es típico de los Países Bajos.

Aquí tenemos una holandesa y Bratwurst también.

Bueno, son de por allí.

Esta es ligeramente ahumada y, la verdad, le va muy bien.

Le va muy bien. Esta es casera, es artesana.

O sea, no la hemos hecho nosotros, pero es buena, es un buen...

Se puede encontrar fácilmente. Es una buena salchicha.

Y... está ligeramente ahumada. Eso sí.

Bueno, lo vamos a cortar y le vamos a dar un toque de salteado.

Exactamente. Porque va a coger más sabor.

Pero muy poco, pero un toque. Le voy a poner de las dos, ¿eh?

Normalmente, se pone cruda, porque este embutido viene cocido.

Esto ya está... se cuece.

Pero, para darle más sabor, le vamos a dar un salteado.

Que normalmente no va salteada. Yo creo que no.

Vale. Perfecto, esto ya va cogiendo forma.

Yo me voy a ir... Bueno, primero saltea, Sergio,

para no perdernos. Venga, salteamos.

Yo tengo aquí los huevos de codorniz también.

Esto ahora los pelaremos. Ya estarán fríos.

Ahí está. Venga, me voy yo con los huevos.

Venga. Y veis que está perfecto.

Tres minutos. Con tres minutos se pelan bien.

Hombre, creo que con esta ensalada lo van a flipar los de arriba.

Bueno, en principio debería. Podemos defendernos.

Bueno, ya está, un salteado ligero, ¿eh?

Tampoco hace falta ni dorarlo mucho ni nada.

Ahora, me da un toque ya a humo, a ahumado, potencia el sabor.

Y esto le va a dar, bueno, pues un toque de excelencia.

Maravilloso, buenísimo. Superensalada fresquita de verano.

"Buenismo". Vale, un poco de sal y pimienta

que le vamos a poner. Sergio, nada, un pimpán, ¿eh?

Un salteado muy rápido. Un pimpampún.

Sal, pimienta, evidentemente, no puede faltar.

¿La manzana se la has puesto?

¿No la ves? Ah, sí.

La Manzana la lleva. Vale. Bueno, superensalada.

Venga, vamos a ir con la...

con la mayonesa mientras tú terminas el huevo.

Vale. Y vamos a hacer una mayonesa,

pero una mayonesa que sería la clásica,

sería la de siempre, pero algún toque le vamos a dar.

Entonces, ponte por aquí. Algún toque,

el toque de la mostaza. Pero mostaza normalmente lleva.

(MEGAFONÍA) ¿Mayonesa? ¿Eh?

Un poco soso, ¿no? Mayonesa... Es lo que...

Además, a mí no me gusta la mayonesa.

Haced dos, por favor.

¿De qué va? No, hombre, no...

Sí, sí, claro, ahora mismo la hacemos.

Oye, Sergio, tío, no te rebajes. Da igual, tira, ya veremos.

Tira, Javier. Si... lleva la mostaza.

Javier, que no le gusta la mayonesa.

Yo lo entiendo, también en verano...

Yo lo entiendo, ¿eh? Pues yo hago mi mayonesa.

Yo te entiendo. Tú que te rebajas, haz otra salsa.

Vale. A ver, cuidado, por favor. Yo pongo...

¿Otra salsa? Yo pongo... Haremos esta primero.

Bueno, ya, ya, ya, ahora miraré. Huevo, mostaza.

Buenísimo.

Tú rápido lo has pillado. Un poco de vinagre de manzana.

Preparé vinagre de manzana, muy bueno.

Podía ser vinagre normal. Que no les gusta la mayonesa.

La mayonesa, Sergio, no lo sé. Bueno, yo ya no digo nada.

Vale, aceite de oliva.

Ahora, esta es la mejor salsa que hay para las patatas.

Igualmente, yo digo, de buen rollo, hay maneras y maneras.

A mí me ha dolido un poco. Yo en eso estoy de acuerdo también.

Tengo que decirlo también, pero vamos...

Vale, un poquito de pimienta. Estamos aquí para esto, ¿eh?

No pasa nada, está bien. Y, encima os invitamos,

no lo olvidéis. No les invitamos, se autoinvitan.

Ah, no, es verdad. No es lo mismo.

(Risas) No es lo mismo, no.

Hazla un poco líquida, no la hagas muy espesa.

Punto, ya está. Vale, venga.

La mejor salsa del mundo. Vale, voy a ver qué hay. Espérate.

A ver, otra salsa, venga. Ah...

Bueno, mira, yo tengo aquí yogur,

tengo otro tipo de mostaza, que es mostaza de hierbas

Le podemos poner hierbas, zumo de limón. Vale, ya lo tengo.

Ah, vale, venga. Lo tengo. ¿Qué vas a hacer?

Yogur y mostaza, que es un tipo de mostaza de hierbas.

Pues fijaos lo que voy a hacer.

Mira lo que voy a hacer. Rápido, ¿eh?

Es una cosa superbuena.

Que esto os va a gustar.

Como lleva mostaza, le pongo mostaza.

Pero no le voy a poner la mayonesa. Venga, ese toque de mostaza.

Le voy a poner un poco de zumo de naranja.

¡Toma ya, toma ya! O sea, toma ya. Yo este lo dejo aquí para luego.

Os va a gustar. Y la voy a exprimir aquí, así, a la...

Exactamente. Zumo de naranja, que le va a ir con la patata.

Y, luego, le voy a poner... Pícame hierbas.

A ver, pues venga, pongo menta, que le va.

Bueno, menta, orégano, lo que pilles por ahí.

Porque lo que pongamos... Un poco de albahaca. ¿Por qué no?

Y un poco de tomillo. Tampoco hay que volverse loco.

No, pero de hierbas, hierbas, que esto le va, ¿eh?

Bueno, va, pues hierbas. Y... y orégano y perejil.

Venga, súper. ¡Hala!

Ponle hierbas aromáticas, que a la ensalada le va bien.

¿Con yogur? Es una buena opción también.

Con queso fresco sería una buena opción también.

Ahora, tienes que probar la otra, que te va a encantar.

Yo te digo que esa salsa es muy buena.

Importante, aquí meter un yogur. Yo lo hago con yogur,

pero uno cremoso que tenía en la nevera.

Toma. Para que la consistencia sea mejor.

Venga. Ya lo tienes. Fantástico, pues lo mezclo bien.

Y aquí tenemos, bueno, pues nuestra salsa...

Nuestra salsa diferente para los de arriba.

Yo a la mía le pondré un poco de tomillo,

que le va un poquito de tomillo.

Como está tan bonito, le pongo un poco de tomillo.

Vale, ya está. ¿Y pepinillo no le pongo o qué?

Un poco de pepinillo. Pepinillo pon en la mía también.

No, le ponemos ahí. Claro.

Mira, yo tengo aquí un pepinillo también.

Vale. Vamos aliñando. Tenemos la... Un pepinillo no, tengo un pepinazo.

Porque... Tenemos la supersalsa.

Fijaos qué pepinillos.

Mira, ponemos la salsa.

También es un poco... que esté un poquito ligera mejor,

porque así napa mejor, ¿vale?

Venga. Y, ahora, tienes la...

Córtame los aros de cebolla también, Sergio.

Y, ahora, un buen plato. Esta ensalada está buenísima.

Además, si la patata está recién...

recién hervida, que es cremosa, mantecosa...

Fijaos los colores qué bonitos están.

No, es una ensalada magnífica. Es un lujazo.

Y nos está esperando también...

Hoy, mira, hoy va de fruta, bueno, de frutas.

No estaba previsto ponerle manzana a esta ensalada, pero luego sí.

Ahora lo que vendrá a continuación es un...

Bueno, pues un costillar de... de cerdo. ¡Opa!

Un costillar de cerdo con albaricoques.

Huy, qué gordo. Que quita el sentido.

Dale ahí alegría. Ponemos los huevos de codorniz,

que es que le va de lujo.

Y, además, le da un toque muy diferente a esta ensalada.

¡Oh! Bueno, como veis,

una ensalada alemana, pero diferente.

Ahí queda. Alemana pero Torres.

Superensalada para quedar muy, muy, muy bien.

Ahí la dejo. Estaréis contentos,

estarán contentos los de arriba. Vamos con un supercostillar.

Vamos a hacer un costillar de cerdo. Mirad qué tengo aquí.

Increíble, ¿eh? Brutal, salvaje, apoteósico,

alucinante... Oh...

Bueno, es el lomo, lo que pasa es que tiene la costilla también.

Vamos a hacer un costillar pero, uf, brutal, ¿eh?

Con esto sí que vais a quedar contentos.

Fijaos cómo está, solo le hemos dicho

que nos dejara la costilla y el lomo.

Y que nos guardara todas las pieles y todos los huesos que sobran

para hacer aquí un fondo que vamos a hacer.

Pica cebolla, Javier. Vale.

Vamos a hacer la salsa con albaricoque.

Vamos a hacer una salsa albaricoque,

producto de temporada. Da un toque de acidez.

Es una fruta que da una acidez brutal.

Entonces, vamos a hacer los albaricoques.

La salsa con albaricoques. Tiene muchos toques y trucos.

Vamos a quedar muy bien con la receta.

La verdad es que sí. Es lo más.

Para triunfar.

Un poquito de aceite de oliva.

Vamos a poner los restos que nos van a ayudar a dar sabor.

Que son los huesos. Que no son restos.

Es todo cocina de aprovechamiento, evidentemente.

Vamos a dorarlo bien. Y a partir de aquí,

vamos a ir construyendo una base.

Porque el fondo es la base y la base es el fondo.

Ya veréis qué base vamos a hacer.

Perfecto.

Aquí vamos a ir dorando estos huesos

y un poco de carne que tiene, también.

Y le vamos a poner cebolla.

Cebolla que ha cortado Javier.

Que también vamos a rehogar.

Y le vamos a poner...

Javier, corta los albaricoques mal, como quieras.

Bueno, lo único, hay que quitar el hueso, ¿no?

Es fácil.

Damos la vuelta. Fijaos qué albaricoque.

Temporada. Producto de temporada.

Buenísimo.

Además, los vamos a utilizar de diferentes formas.

Ya veréis que le vamos a dar diferentes formas.

Bueno, y este costillar está brutal.

Está precioso. De lujo, de lujo.

Cortamos en cuatro.

Me motiva y todo. Tío, me motiva. Sí.

Bueno, tranquilo. ¿Cómo que tranquilo?

Ponemos el albaricoque. Venga, albaricoque.

Vamos a rehogar bien. A esto le vamos a poner un poco...

Bueno, yo le voy a poner, porque como quiero quedar no bien,

sino lo siguiente, le podría poner agua.

Pero no le voy a agua. Le voy a poner caldo de ave.

En casa, con agua, si queréis. Yo le pongo.

Y luego, esto lo vamos a cocinar.

Lo vamos a dejar ocho o diez minutos que cueza bien.

Tenemos... Esto es para utilizar,

bueno, para reaprovechar los huesos.

Y después, el albaricoque lo que le da, es mucha acidez.

Y el cerdo, al ser graso, más bien, pues lo deja más...

Ocho minutos lo voy a dejar. Desengrasa.

Vamos a hacer una salsa.

Y ya digo que le va a dar muy buena acidez.

Ahora, aquí tenemos el mega, el supercostillar de cerdo.

Y, además, ya sabéis que a nosotros nos gusta,

y por poquito más, cogerlo ibérico. Y lo vamos a rellenar.

Fijaos cómo lo vamos a hacer. Hay dos formas.

Yo lo haré con una puntilla.

(MEGAFONÍA) Ahora que oigo "relleno",

queremos un relleno con... ¡Eh! Se acabó.

Que no. Que no vamos a hacer nada más.

Que lo vamos a hacer nosotros como sabemos.

Zapatero a tus zapatos. Dejadnos trabajar.

Vamos a hacerlo nosotros. Dejaos llevar.

Confiad en nosotros. Tranquilos.

Este es el mejor lomo de cerdo

que os habéis comido en vuestra vida. Tranquilidad.

Confianza. Que nosotros sabemos de esto.

Hay dos maneras de rellenarlo.

O con el mechador, que se puede mechar.

Pero yo lo voy a hacer como lo tendríais que hacer en casa,

por si no tenéis mechador. Cogemos un cuchillo.

Y pinchamos aquí. Y, simplemente, hacer un ranura.

Poquito, eh, para que la carne no nos pierda los jugos.

Es, simplemente, un poco.

Bueno, que haya, eh, Sergio. Le damos la vuelta.

Y hacemos aquí lo mismo. En el centro. Ya está.

Un pequeño corte y ya está.

Perfecto. ¿Me he pasado o qué?

No, no. Pero así se puede rellenar el interior

de una manera muy fácil.

Digo con esto. Hombre, yo creo que sí.

Tú mismo. No, yo mismo, no.

No vayas así porque tenemos las de perder.

Cobarde.

Venga, vamos allá. Con moderación.

Vamos allá. Orejones.

Lo vamos a poner. Vamos a rellenar con orejones.

Toma. Orejones hay aquí. Luego, ciruela.

Esta ciruela fantástica.

Vamos apretando. Y ya, simplemente, se va introduciendo.

Dame la panceta también. Tenemos una panceta fantástica.

Ciruela le vamos a poner.

Vale. Toma. ¿Entera se la pones?

Y la panceta lo que va a hacer, es hidratar.

Ve cortándome tacos de todo.

Voy intercalando la ciruela, los orejones,

algunos piñones que voy a poner también.

Rellena bien, eh, Sergio. No. Está a tope.

Dale, eh. Voy metiendo piñones.

Y como los piñones hay que introducirlos,

después de los piñones, cojo una ciruela.

Y le meto la ciruela. ¡Tras! Ahí está.

Bien relleno.

¿Estáis con nosotros o no? (PÚBLICO) Sí.

Estáis. Vale, vale.

Lo digo por si...

Por si hay que ponerse aquí duros.

Vale. Ya lo tengo relleno. Venga. Perfecto.

Lo vamos a poner en una bandeja. Bandeja de horno.

Yo, si lo cortara ahora, estaría superrelleno por dentro.

Sal, pimienta, evidentemente. Sal, pimienta.

Un poquito de papel de plata para tapar. Ponlo de pié.

Exactamente, Javier. Así.

Es que esto se presenta así y queda de lujo.

A ver. Papel de plata.

Nos estamos dejando aquí todos nuestros recursos,

todo lo que tenemos para quedar bien.

Lo que hacemos con el papel de plata es,

las costillitas, que sabéis que se suelen...

como vamos a ponerlo al horno,

se suelen oscurecer y quedar más feas.

¿Qué pensáis en casa, también? Decídnoslo. No pasa nada.

Y lo que hacemos, es cubrirlas.

Protegerlas.

Y así, luego nos van a quedar bien bonitas.

Porque la presentación importa mucho.

Que sea bonito es muy importante.

Entonces, fijaos. No cuesta nada.

Es perder un minuto.

Y luego, queda mucho más elegante.

Fijaos lo que vamos a hacer. Esto ya es...

la leche. Vamos a hacer aquí... Mostaza.

¿Por qué? Porque le va muy bien.

Porque le va muy bien al cerdo.

Vamos a poner mostaza.

Vale. Vamos a poner miel.

Porque esto nos va a caramelizar en el horno,

nos va a dar un color, un dorado.

Cuando veáis esto terminado... Lo digo por los de arriba.

Vais a ver. Ya veréis.

Déjalo, déjalos. Es que no puedo evitar.

Dame un poco de vinagre.

Vale. Sal, pimienta. Importante. Vinagre.

Le ponemos un toque de vinagre

porque nos va a dar ese toque de acidez tan bueno

que nos va de lujo.

Y a esto, ahora...

le vamos a poner un poco del caldo que tenemos ahí.

El resto del caldo ya lo reducimos para hacer...

Podríamos ponerle un albaricoque encima de decoración.

Voy a cortar uno. Espera, espera.

Que, primero, le voy a poner la salsa.

Ahora, cogemos esta salsa.

Veis. Cojo algún albaricoque. Le pongo.

Métele ahí. Eres don miserias.

Métele, métele.

Don miserias son los de arriba. Un poco.

¡Chis!

Venga, va. Ya está. Ya. Toma. Esto ya está.

Vale. Venga.

Vale. Ponemos aquí. Sacamos bien con una cuchara.

Pero veis que no trituramos con un batidor ni nada.

Sino, simplemente, sacar los jugos.

Que sea una cosa muy noble.

La miel, el vinagre. Fijaos.

Esto nos va a hacer un ligazón, un lacado encima de la carne,

bueno, para llorar.

De alegría, claro.

Albaricoque. Vamos a ponerle un poco como decoración.

Lo voy a poner con la cuchara.

Mira. Y ponemos generosos. Seamos generosos.

Porque esto le va a aportar. Ahí está.

Bueno, esto es... Os lo digo. Vais a flipar después.

Porque esto nos va a hidratar también,

porque hará que no se seque.

Y luego, nos va a servir también para dar ese...

Y luego, de vez en cuando, una vez que lo tenemos en el horno,

que lo vamos a tener una hora a 160...

Hora a 160.

Lo vamos a tener regándolo un poco de vez en cuando.

Venga, Javier. Dale ahí. Vale. Albaricoque.

Ponemos uno por costilla.

Porque esto nos va a hacer, estéticamente,

que quede muy bonito. Le da acidez también.

Y este tamaño, con una hora a 160, lo tenemos perfecto.

No hace falta más.

Vale. Al horno. Venga. Vamos allá.

¿Qué? Pinta bien, ¿eh?

Ha pasado una hora. El costillar casi lo tenemos ya.

Yo creo que ya estará. Ya lo tenemos.

Mientras tanto, hemos pelado y cortado unos ajos.

Los hemos cortado en cuartos,

así son más pequeñitos y bonitos.

Los vamos a dorar muy bien para la guarnición.

Una nuez de mantequilla.

Una nuez de mantequilla y salteamos, simplemente.

Javier, la fruta. Le vamos a poner albaricoque.

Evidentemente, época de ciruelas, también.

Tenemos amarilla. Y esta también,

que es preciosa, es buenísima.

Nos da combinación de colores y sabor.

Si esta es amarilla, esta es... Roja.

Muy bien. Muy bien.

Es que tú también haces unas preguntas que...

Como no lo dices. Para quitarte diez copas.

Como no lo dices. No hables de copas, a ver...

¡Cuidadín! Cuidado, que somos dos. Eso sí.

Vale. Hacemos cuartos, que va a quedar más bonita.

Así se verá más.

Más chulo así. Venga. Yo voy picando anchoa,

porque le vamos a dar un toque de anchoa.

Al final, a la guarnición, albaricoque, el ajo,

las ciruelas y un toque de anchoa, brutal.

(MEGAFONÍA) ¿Anchoa?

¿Estáis seguros? Que...

Mira. No vamos a decir nada ya más.

¿Cómo que no diga nada? Nada. No pasa nada.

Que no. Que no le ponemos.

(Risas)

Qué pesados, ¿no? Hoy están...

Se han levantado

un poco raros. No les gusta nada.

De dirección y todo eso, mogollón.

Pero, luego, de aquí, de cocina,

no tienen ni idea ninguno. Ya, ya.

Vale. Voy a sacar la carne, eh. Venga.

Yo voy a poner las frutas.

Y salteamos con el ajo y con la anchoa.

Vale. Ahí está. Fantástico.

¡Oh, oh, oh! A ver, a ver.

Lo hemos ido regando un poquito. Sergio, Sergio.

Sergio. ¿Qué pasa?

¡Olé! Espectáculo.

Es un espectáculo. Increíble, eh.

Vamos allá. Por eso digo yo...

Luego dicen que nos enfadamos.

Pero es que mirad ahí. ¡Oh!

No es justo. No me parece... Vamos.

Venga. Un plato. No des importancia.

No pasa nada. Ya lo sé.

Pero es que me hierve la sangre. ¿Qué quieres que te diga?

Mirad. A mí estas cosas me parecen...

Es precioso de verdad. Queda lacado, la salsa.

Bueno, lacado. Queda increíble. La salsa pondrás un poquito ahí.

¿Con qué hemos ido regando? Con el jugo de carne de ahí,

pues también la hemos colado

y vamos regando un poco para hidratar la carne.

Mirad lo del papel de plata. Lo que decíamos.

Lo sacamos y queda la costilla preciosa. ¿Vale?

Papel de aluminio ahí. Rápidamente.

Si no, nos habría quedado muy oscura.

Queda lacado, buenísimo. Corta tres filetorros ahí.

De momento, ya está. Bueno, mira. Yo tengo esto ya.

Y ahora, con lo que me sobra aquí de salsa, le pongo un poquito

para ligarlo bien. Vamos a acercar aquí.

Ahora, Sergio, atentos todos. Esto es importante verlo.

Está muy caliente. Eso sí.

¡Oh! ¡Oh!

Espectáculo. ¡Toma ya!

Es precioso. Además, queda jugoso. Cocción impecable.

Cocción perfecta. Está superbién cocinado.

Queda jugoso si lo dejamos el tiempo que hemos dicho.

Mirad. Pero déjala de pié.

Déjala de pié. Déjala de pié.

Qué pesado eres, Sergio.

Pareces los de arriba ya. Es que no me lo puedo creer.

Bueno, una tumbada y una de pié.

Pero la primera, que se vea. Ahí. ¡Tras! Toma ya.

Para que lo vean. ¡Ay! Cómo quema, Dios mío.

Venga, Javier. Impresionante, eh.

No hay dolor. Yo pondría dos.

Pon tres, pon tres. Pon una montada ahí o algo.

Luego, la guarnición, que es la que tenemos aquí. Fijaos.

La voy a poner aquí alrededor.

Le pongo yo ahí y ya está.

¡Uf! Vaya pinta tiene, eh. ¡Oh!

Esto es lo más, eh.

Voy a poner un poquito de sal y aceite de oliva,

que eso le va a ir muy bien.

Y ya veis que espectáculo con lomo, eh.

Platazo. Anda que se van a quejar los de arriba.

Ya está, ¿no? Yo no le pondría más.

Yo lo veo bien. Ahí está. Muy bien.

Superlomo de cerdo para quedar muy bien con los invitados.

Para los de arriba, eh, que nos lo hemos currado.

Yo creo que nos merecemos otra copa.

Nos tendríais que dar una copa más.

Y menos humos. Hemos ganado, ¿no?

¿Qué hemos ganado?

(MEGAFONÍA) A los de arriba nos parecen unos platos exquisitos.

Pero como, según alguien, no tenemos ni idea de cocina,

vais a perder.

Sergio, macho. No es justo, oye.

Decid algo. En casa, también. ¡Eh, eh, eh!

No mola nada. Yo no lo entiendo.

No mola nada. Y en casa, también tenéis que decir.

En el próximo programa, haremos revancha.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

No estoy de acuerdo. Nos vemos. Adiós.

Un abrazo. Yo estoy enfadado. Esto no puede ser.

  • Ensalada alemana y cerdo con albaricoques

Torres en la cocina - Ensalada alemana y cerdo con albaricoques

22 jun 2017

Hoy una ensalada alemana pero personalizada con muchos toques Torres. De segundo un cerdo con albaricoques que combina la contundencia de la carne con el frescor y el sabor de los albaricoques.

ver más sobre "Torres en la cocina - Ensalada alemana y cerdo con albaricoques" ver menos sobre "Torres en la cocina - Ensalada alemana y cerdo con albaricoques"
Programas completos (516)
Clips

Los últimos 1.724 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos