www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4866281
Para todos los públicos Torres en la cocina - Cuscús con verdura y pulpo y crema de plátano - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

Hola y bienvenidos a "Torres en la cocina",

vamos a demostrar que cocinar, siempre, es un placer

y vamos a empezar por un cuscús con pulpo buenísimo.

Después, vamos a hacer una crema de plátano con canela.

Ya veréis que son dos platos...

Iremos desvelando por qué disfrutamos tanto cuando cocinamos

y por qué es tan sano para la mente y para el cuerpo.

Fijaos... viva el mercado. ¡Viva el mercado!

Hemos encontrado este pulpo, es entre pulpito y pulpo.

Es pulpo de playa. Exactamente.

Es pulpo blanco, se encuentra, sobre todo, en el Mediterráneo.

Está buenísimo y lo que haremos es, primero, hervirlo.

Hemos dicho que nos limpien la cabeza y la boca, también.

Simplemente, lo echaremos en agua y lo herviremos.

Con una hoja de laurel, nada más, no ponemos sal.

Lo vamos a hervir unos diez minutos.

Al pulpo no le ponemos sal porque sale del mar

y ya tiene ese punto salino que es perfecto.

Luego, lo saltearemos y... veréis. Receta para disfrutar cocinando.

Vamos a hacer tres, si es más pequeño...

¿No pones más? ¿No pones más? No, para este plato está bien.

Si el pulpito es más pequeñito se saltea, directamente,

pero a este, si le damos una precocción quedará mejor.

Nos vamos a quedar con hambre. Venga, pongo uno más.

Pero creo que ahora... Venga, ahí está. Perfecto.

Os vamos a enseñar una técnica, que está al alcance de todos,

y, realmente, es muy sana, es fácil y es buenísima.

Vamos a hacer un cuscús con un jugo de verduras. ¡Oh, oh, oh!

Es muy interesante porque... ¡Cuidado!

Porque queda muy, muy, muy rica

el agua de hidratar el cuscús, la sémola de trigo.

La tenemos aquí, esto se muele pero no se hace harina,

dejan los granos como bolas, ya se ven, granitos.

Al hidratarlo se hincha, lo haremos con el mismo agua de la verdura.

Ya veréis. Eso tiene rollo.

Es un plato superenergético

y si no le pones el pulpo, claro, es veganos, si no, ya no lo es.

Pero para elegir. Sí, sí, sí.

Para que veáis que con este agua se puede hidratar el...

No solo sirve para hidratar esto,

se puede hacer con arroz, con pasta...

Cualquier tipo de elaboración que queráis,

a partir del agua de la verdura, que es supersana, claro.

¿Por qué decimos que la cocina relaja?

Porque tenemos que pensar en cosas como estas: es concentración,

es corte, es pensar en qué pongo primero, por qué lo pongo...

Primero, requiere concentración, hace que te olvides de todo;

y, segundo, es relajante.

A la hora de ir a dormir uno duerme mejor.

Dicen que ayuda a expresar nuestros sentimientos y es verdad.

Porque... Un estado de ánimo.

Si tú cocinas y lo pones bonito, le das a otra persona algo bello,

algo que tú estás haciendo, ya estás dando, estás expresando.

Pongo media guindilla fresca, esta no pica, ¿eh?

Eh... Espero. Toma, pruébala.

No, no, no, no.

Toma. Que no, no, no.

Media lima. La pruebo porque no picará.

Que nos va a dar muchísimo frescor.

No, no pica; si es fresca no pica.

Ahora lo vamos a triturar. Espera, le pongo sal para que...

Podría ser con el robot o con el brazo.

Si tenéis un vaso americano, también.

Exacto. Nosotros lo hacemos con el brazo.

Ahora que está un poco triturado le ponemos la albahaca.

Esto le dará mucho frescor, también.

Suficiente. Ahora lo que hacemos es filtrar, filtrar este...

Pasarlo por una estameña. Exactamente.

Que todos tenemos una, seguramente.

¿Qué pasa? Si filtramos este puré nos bajará el agua...

¿Has puesto aceituna verde? ¿Eh?

¿Lleva aceituna? No le he puesto.

Espérate, vamos a ponerle que la tienes aquí.

Aceituna verde. Menos mal que estoy aquí, ¿eh?

Vamos a quitarle el hueso. Todo el encurtido le va muy bien.

Va perfecto.

Hey, se nos pasaba la aceituna.

Se te pasaba, se te pasaba la aceituna.

Esta es la machacada, el hueso se retira muy fácil

y si no, le dais un golpe. Se deshuesa muy rápido, ¿eh?

Lo tenemos. Ahora tenemos aquí un puré.

Es parecido, como si fuera, parecido a un gazpacho.

A ver... Lo que hacemos es...

En un trapo, en un tamiz, es una estameña...

La estameña de hoy es muy discreta ella.

Es guapa. Sí, sí. Bueno, es un trapo.

Nuestra abuela lo hacía con la sábanas viejas,

cogía las sábanas, las recortaba y era la estameña que había.

Hay dos maneras: hacerlo con tiempo y dejarlo unas horas en la nevera,

fijaos que va saliendo poco a poco. Vamos a probar.

Queda limpio, queda sabroso; es un jugo de verduras

100%, natural, esto es potencia de sabor.

Si lo dejamos durante unas horas vamos a obtener esto.

Recuerda mucho al gazpacho, recuerda mucho,

pero sería como un agua filtrada de gazpacho.

Fijaos.

Esta la hemos dejado unas horas.

O, Javier, apretarla así. Ya, ya, ya, ya.

Haces así. También, es mucho más rápido.

Fíjate que en un momento tienes este agua,

no hace falta esperar toda la noche.

Pero si la dejamos, fijaos que aquí nos queda la pulpa

y aquí nos queda todo el jugo limpio y transparente.

Ese quedará más turbio. Bueno...

Este queda más limpio porque ha ido más lento.

Ya lo tenemos, venga.

Esto es un agua... sagrada, es un agua que tiene un sabor

y un color precioso. Si lo veis, es transparente, un consomé.

Mira, mira qué bonito.

Es un consomé de verduras, puede acompañar a cualquier pescado,

si os gusta el pescado crudo lo podéis marinar con esto

y un poco de zumo de limón, queda perfecto.

Esto es increíble, un vaso así... Es un consomé limpio

y lleno de vitaminas. Vitaminas a tope.

Y con esto es con lo que vamos a mojar el cuscús,

le va a dar una potencia de sabor a verduras...

Lo ponemos en una olla y lo vamos a calentar,

calentarlo sin que hierva.

Cuando empiece a humear vamos a poner el cuscús,

se va a hidratar y lo retiramos del fuego.

Unos minutos. Sal y pimienta, nada más.

Yo le suelo pones aceite de oliva para que no se pegue,

esto le va bien. Ahí está.

Fijaos qué caldo más curioso y más diferente,

un consomé de verduras, podríamos decir.

Le echo ya la sal y la pimienta. 100% natural.

Cuando vemos que empieza a hervir. Paramos.

Lo paro y tiro la sémola.

Ahí está, ya está. ¡Perfecto!

Lo movemos, lo retiramos del fuego y lo dejamos aquí.

Ella sola se va a hidratar, ahí está cocinándose.

Si se tapa un poco, mejor, pero lo podemos dejar así.

Se va a hidratar igual. Sí.

Luego, le daremos con un tenedor y quedará muy suelta.

Fijaos qué platazo, qué placer; el pulpo es del mercado.

Una buena terapia es irse al... Al mercado.

Al mercado y hablar con la gente, ver las tiendas, ver el color,

ver la vida que tiene eso; además, te alegra la vida:

"Niño, ven aquí, vente para aquí, vente para allá". Es...

Te cuentas chistes, te paras en el bar para tomar una tapita...

Es alegría, eso es vida.

Vamos a acompañar este cuscús con unas verduras salteadas,

para hacerlo usamos las verduras que tengáis, nosotros tenemos

tirabeques, espárragos, zanahorias, cebolla tierna y ajo.

También, le va bien el bimi, el brócoli...

Bueno, lo que tengáis de verdura.

Siempre es una buena excusa para consumir verduras.

Correcto, importante. La que encontréis;

en este plato se adapta cualquier tipo.

Ya sabéis que el tirabeque está entre la judía verde y el guisante,

tiene el crujiente y el dulzor del guisante

pero, también, tiene el toque de la judía que es tan bueno.

Lo cortamos en juliana finita para saltearlo rápidamente.

Vamos a saltearlo todo,

que es el tiempo justo para que se hidrate el cuscús.

Perfecto, esto lo tienes. ¿Qué más corto? ¿Espárrago?

El espárrago en rodajas. Venga. Vamos allá.

Este lo vamos a cortar en láminas.

Salteamos el ajo, veis que el pulpo o pulpito

está aquí tranquilamente cocinando.

Ya decimos, tiene poca cocción, es muy rápido.

Ahí está.

No podríamos estar tantas horas en la cocina si no disfrutáramos,

lo bueno es que cuando le coges el rollo y aprendes a disfrutar

es adictivo y todo. Relaja mucho.

A muchos de vosotros y vosotras os pasará.

Y luego hay gente que nos dice...

Ayer, que estuvimos en un sitio también, en una presentación.

Nos decía la gente: "Me relaja veros".

Yo decía: ¿Qué? "Sí, sí. Me relaja".

Qué bien. No cocino, pero me relaja veros.

Yo pensaba que tú estresabas. Eso tiene más mérito todavía.

Vale. Voy poniendo el ajo, la cebolla tierna.

Verdura, verdura. Tenemos la zanahoria.

Venga. El espárrago también. Nos va a dar color verde, blanco.

Verduras siempre que se pueda.

Y lo tenemos. Vamos ahí.

Y una memoria con las recetas.

Ayer nos preguntaban por recetas de hace mucho tiempo.

Llevamos tres y más de 1500 recetas.

Nos preguntaban por recetas que tenías que hacer memoria

para acordarte porque hacía ya... igual, de la primera temporada.

¿Veis? Aquí vamos salteando verduras.

Y aquí tenemos este pulpo, que lo voy a sacar

para enfriar un poco y poder cortar.

Mirad qué cosa más bonita. Eso es... Eso es buenísimo.

Precioso. Ahora es tierno y tiene un poco de textura,

que eso es lo bueno también. Nos gusta las cosas con textura.

Ahora me acuerdo yo, ya que estamos haciendo fideuá...

¡Guau! Mira.

Qué maravilla.

¿Qué tenemos aquí?

Recetón del libro, del nuevo libro. "Cusdeuá".

Es como una fideuá, pero con el cuscús.

Oye, quedó brutal. Esta la petó también. Fue superbuena.

Con gamba, con sofrito.

Como si fuera una fideuá, pero con cuscús.

Y esta promete también. Sí.

Vale. Saltearemos, pero buscando el dente vegetal.

Como siempre.

Vamos salteando. Y ahora este pulpo.

No sé si decirle pulpo o pulpito.

Tendremos que encontrar una palabra.

Lo vamos a cortar porque si no, sería muy grande.

Pero por una parte, la cabeza.

Un "pulpete".

Un "pulp".

Veis que es tierno. Lo que pasa es que quema.

Y ahora las patas por otro lado.

Y mirad qué bonito. Lo vamos a saltear entero,

un poquito entero. Supertierno.

Es muy bueno. Pulpo blanco.

Y ahora darle color, que es cuando el pulpo

o el pulpito coge color. Coge sabor y color.

Fijaos qué bonito. La cabeza la voy a cortar en dos.

Calentamos. Sartén bien caliente. Y lo vamos a saltear.

Porque ahora le vamos a dar un toque de color.

Ya sabéis que el pulpo, si lo doramos,

coge más sabor.

Vamos a ir salteando. Qué bonito, eh.

Ya con el cuchillo se ve que se corta bien.

Que es tierno. Sí.

Ahí va.

Va. Y el tirabeque lo ponemos ya también.

Lo pongo al final porque es lo que menos tarda.

Y es bueno que sea crujiente, que tenga la textura crujiente.

Bueno, seguro que ya vais entendiendo por dónde va el plato.

Venga. Vamos a limpiar. Todo bien limpio, como siempre.

Venga. Voy picando un poco de ajo. La limpieza también es

importantísima en la cocina.

Nosotros siempre decimos que es oxígeno.

Porque si está todo sucio y tal, es como que te ahoga.

Requiere mucha concentración para ir pensando:

"Voy limpiando, voy recogiendo, voy poniendo el cazo,

voy metiendo en el friegaplatos". Para tenerlo todo ordenado.

Porque luego es menos trabajo. Pero eso sí.

Porque como empantanes todo, es un follón.

No. Disfrutando, claro. Concentrándose.

Hay que vivirlo.

Vale. Vamos salteando aquí.

Ya va cogiendo color. ¡Oh! ¡Qué bueno!

Y aquí vamos a poner el cuscús dentro de las verduras

para dar un salteado.

Que tendrá todo ese sabor del caldo de verduras

más las verduras salteadas.

Y ahora vamos a hacer así. Venga.

Yo te doy aquí el ajo también.

Mirad qué suelto queda.

¡Hum! ¡Qué bueno!

No lo vamos a poner todo pero sí ponemos el cuscús.

Cómo huele. El pulpo ya dorado así huele muy bien.

Le voy a poner el ajo.

Venga. Incluso una cayena le metía ya.

No, mira. Vamos a cortar un poquito del que nos ha quedado.

Venga. Es que este no pica.

No, pero... ¿Os gusta el picante?

Pues venga. Ponle picante. Este no pica mucho.

Pero algo hace.

Porque ponemos la parte de atrás, que es donde tiene...

Toda esta parte donde tiene la semilla,

es ahí donde puede contener el picante.

Mirad qué cuscús más bueno y más diferente.

Esto ya lo tengo que probar sí o sí.

¿Dónde lo vamos a emplatar? En el plato azul.

Diferente. Es bueno. Es sabroso.

Tiene mucho sabor.

De verdad, lo tenéis que probar.

Falta un poco de sal. Yo perejil, que le pico

un poco para el pulpo. Ajo y perejil.

Eso perfecto. Ya sabéis que es como si fuera una sepia.

Vamos a hacer bien bonito ahora.

Vamos a poner el cuscús debajo.

Mirad. He cogido un plato rollo mar.

Muy marinero.

Vale. Yo pongo el perejil y ya retiro.

Vale. Apago el fuego.

Ya veis qué plato más rápido. Muy mediterráneo.

Completamente... Al minuto aquí.

Sin parones. Completamente el Mediterráneo aquí.

En vivo y en directo.

Y sano, que es lo importante.

Hay que comer sano también. Y placentero.

Porque esto luego de comer es un placer,

para ti y para quien se lo des también.

Perfectamente. Venga. Vamos allá.

Y ahora, para rematar... Este es de libro también.

Ya limpio yo, eh, Sergio. Sí. Gracias.

Muy amable.

Y ahora ya el pulpo que le da ese toque.

Además, es muy sano el pulpo.

Platazo, eh. "Plataken".

Vamos ahora con esa crema de plátano. Javier, y...

(CANTA) #Canela, canela. Canela pura.

Gracias a todos y a todas.

Habéis encontrado la canción. Adelante.

(CANCIÓN) #Canela, canela pura. Canela, canela en rama.#

La entonación no es como tú la dices.

Yo creo que es esa. Canela, canela pura.

¿Cuándo has escuchado tú esa canción?

No lo sé, no lo sé. Pero se me quedó grabada.

Y gracias a vosotros, la hemos encontrado

y recuperado. Aunque tengo que decir

que habéis mandado un montón de canciones

relacionadas con canela. Es verdad.

Tengo una pequeña confusión ahí. Pero yo creo que es esa.

Venga. Vale. Vamos ahí.

Tú me ibas a hacer un truco.

Nos va a hacer un truco. Yo iba a cortar el plátano

y me he dicho: "¡Espérate!"

Atención al dato. Voy a cortar el plátano

sin quitar la piel. Con la mano.

¿Qué te parece?

Perdona. Otra vez, dilo.

Voy a cortar el plátano con la mano sin quitar la piel.

O sea, hago así.

Uno... Con la fuerza de mi mente.

Dos, tres,

cuatro y cinco. Aquí no hay nada cortado.

A ver. Veis que está la piel.

Todo perfecto y tal.

Y ahora voy a romper aquí un poco.

No hay truco, eh.

¿Qué vas, de Mago Pop tú o qué? Abro.

Y, señoras y señores, el plátano está cortado.

¿Cómo lo he hecho? Ahí, en casa. ¿Cómo lo ha hecho?

Pensad y compartid con nosotros cómo he podido cortar

el plátano sin quitar la piel. Y tú, Sergio,

ya puedes ir estudiando para verlo.

Déjame ver el plátano. No te lo dejo ver.

Ah, eso es que tiene truco por ahí. No tiene truco. Mira.

Quito. ¿Y ves? La piel y la piel. Está entera.

Venga. Vamos con la crema. Vamos a hacer una crema de plátano.

Plátano de Canarias. ¡Sí, señor!

Últimamente, hemos estado investigando sobre el plátano.

Es apasionante. Y hemos sacado unas...

Sustituto del huevo. Harina de plátano.

Un montón de cosas. Hemos hecho cosas increíbles.

Muchas posibilidades. Y, además, muy sano.

Pon aquí el plátano, Javier. Superalimento.

Ponemos plátano. Dos plátanos, leche.

Las cantidades ya sabéis que os las damos en la web.

Siempre plátano de Canarias. Eso sí.

Que es el de aquí y es el bueno.

Azúcar.

Y ahora, solo calentamos, ponemos canela.

(CANTA) #Canela, canela.# Hasta a ni se me pegó la canción,

fíjate que no soy... (CANTA) #Canela, canela,

pura canela.# No, canela, canela pura.

Canela y cardamomo, yo lo que hago para que no se me pierda

el cardamomo, le doy un golpecito al cardamomo

lo meto dentro de la canela y lo pongo aquí y luego lo pescamos

y listos y tenemos aquí la infusión.

Dale candela, canela.

Luego, con esto haremos una crema muy simple, una crema de plátano

que ahora veréis. Yo separo la clara de las yemas

porque haremos una crema inglesa de plátano, como una crema inglesa.

Fácil. Si queréis, sabéis que la crema

inglesa, si la queréis hacer más fácil, poned un poco

de fécula de maíz aquí diluida, de maicena y volcáis

y así no se corta, pero bueno, nosotros ya

como tenemos práctica, no hace falta.

Vale, la leche que infusamos con la canela y el plátano,

a mí el plátano me fascina, una crema de plátano es superbuena.

Buah. Vale, pues quito la canela, canela.

(TARAREA) #Ran, ran, ran.#

Y el cardamomo que lo tenemos dentro,

pero que ya lo tengo fuera porque he hecho aquí este invento.

Lo tengo, las claras

se pueden usar para otra elaboración.

Nosotros siempre las guardamos.

Ahora, para la crema vamos a "turminar"

y triturar bien.

Perfecto, ya está. Tendríamos una crema,

espera, no lo quites, una crema de plátano

que está bien triturado.

Ahora, mezclamos, directamente, las yemas.

Mirad cómo cambia de color, precioso.

Vale, Sergio, y ya, prácticamente, ahora falta poquito porque

tiene que subir a 85-90 grados,

no puede hervir para que no se corte.

Por eso decíamos que es como un tipo de crema inglesa.

Ahora es calentar y poner en los vasos

que los tenemos aquí preparados, ¿dónde están mis copas? Aquí.

¿Veis? Una manera de saber si está es que ponéis así

y cuando se marca el dedo es que, prácticamente, está.

Yo ya la tendría. Fuera, fuera.

Porque si hierve, se corta.

Fijaos que está bien espesa, bien buena.

Ponemos aquí y la dejamos en la nevera y haremos una galletas

que estas sí son de canela. Totalmente.

Supergalletas de canela

porque sabéis que plátano y canela combinan muy bien.

Bueno, esto es un postre que tenéis montado,

amigos de los bares, y para el menú os va perfecto.

Y baratito.

Y sorprendente porque dices:

"Hey, que lo hice yo que es casero".

Venga, ahora, nevera que cuaje bien.

Que enfríe bien. Y le das tu toque

y dices que es invento tuyo.

Y, de verdad, esos plátanos que no sabes bien qué hacer,

que están muy maduros, perfecto.

A la nevera. Espera, que te abro.

Ahí está. Vale.

Ponlo aquí, vamos con las galletas que las tenemos aquí

y veréis que son muy sencillas de hacer y tienen un resultado,

bueno, pues... muy bueno.

Que luego las podemos usar como rotas o enteras

o, simplemente, es otra receta que es la receta de las galletas.

Huevo. Azúcar.

Huevo, batimos.

Varilla, tranquilo, Javier, ya voy yo,

cogemos la supersónica.

Primero, batir, ya sabéis que hay que blanquear un poco,

más que blanquear, disolver.

Mantequilla pomada.

Que es cuando está así, decimos cuando está...

Pomada, pomada.

Que está muy, muy blanda y se puede trabajar muy bien.

Ahí está. Déjame la lengua

que ahora ya mezclaremos.

Espera, te voy a poner la harina que te irá mejor mezclar así

con el batidor. Venga, dale.

Harina, harina de trigo. Harina normal.

Aquí tenemos...

Una, dos,

y tres. (TODOS) ¡Impulsor!

Venga, que ahora hacía tiempo que no...

Bien, a tope.

Bueno, impulsor para darle un poco de subidón.

Ahí, ahí, a estas horas nos va bien a todos esto.

Venga, mezclamos bien los ingredientes y ahora

le ponemos un poco de canela, Javier,

y jengibre. Y jengibre en polvo.

Que ya sabéis que el jengibre nos gusta

y el polvo lo podéis tener en casa y le da ese toque

alegre y un poco picante también, pero bueno.

En Sri Lanka hay una gran producción de canela,

creo que la mejor del mundo. Sí.

Vale. Y le llaman también madera dulce.

Sí, madera dulce. Qué bonito, madera dulce.

Vale, un poquito de jengibre. Porque es, ligeramente, dulce.

Venga, ya está. Vale.

Vale, fijaos, es una masa muy fácil de hacer

y ya veis que queda una bola, mezclamos bien.

Y además, huele ya a canela muchísimo que recordemos

que la canela es la corteza del árbol de canela.

Vale, vamos ahí a hacer bolas. Propiamente dicho.

Mira, así. Mira, así.

Hacemos bolas.

Huy, qué amable está esta masa. Con siete ya nos va,

sí, además, tiene una textura superagradable.

Ya veis, luego ya con el impulsor

y todo veréis que cambia la forma.

Se vuelven como champiñones,

el sombrero, para que os hagáis a la idea.

Mira, dos, cuatro, seis, una más y ya está.

Venga, ya lo tenemos.

Ahora, la ponemos en el horno 180 grados durante 15 minutos.

Esperamos que se enfríe la crema, siempre en el medio del horno

porque así el calor es por ambas partes,

la crema está enfriando y no os perdáis el tartar

de plátano que le haremos. Exacto.

La crema la tenemos fría, las galletas ya están enfriándose.

Mirad qué lindas cuando decía champiñón,

¿no se parece? Al portobello

Al portobello, sí, señor, al portobello.

Vamos a hacer, ahora para terminar,

un tartar de plátano con hierbabuena,

zumo de lima o de limón, da igual y esto lo que le dará

será un frescor arriba muy bueno, irá la galleta,

irá un toque de chocolate también. Lima, qué hace la lima,

sabéis que el plátano se oxida enseguida, se queda negro

y con esta vitamina C

ya veréis como no se queda negro y aparte le da más sabor.

Potencia el sabor del plátano y luego aquí tengo hierbabuena.

Pues vamos a cortar unas hojitas.

Esto le va a dar mucho frescor,

la lima y la menta es frescor a tope.

No os imagináis, iremos haciendo recetas de plátano porque

lo que hemos hecho ahora es un pequeño estudio

sobre el plátano y sus posibilidades

y hemos alucinado porque hay un montón de posibilidades.

En harina, la harina de plátano es muy buena.

La harina de plátano, en fermentados...

Sustituto de la patata. En mayonesas.

Una tortilla de patata, no, de patata, no,

una tortilla de cebolla y plátano

hemos hecho también buenísima.

Vale. Diferente.

La hierbabuena vamos a mezclar ahí.

Aligot que haremos también un aligot de plátano.

Exactamente.

Aligot que es un puré de patata, pero en vez de patata con plátano.

Con plátano porque el plátano ayuda a ligar.

Bueno, tenemos aquí el plátano, Sergio, pon el plátano,

yo voy rompiendo la galleta.

Fijaos que con las manos hacemos así a trozos

¿Veis? Qué postre más sencillo.

Y las rompemos, la pondremos rota por encima

como si fuera tipo un crumble,

pero... sale la canela el jengibre, es buenísimo, de verdad.

Y una galleta que podéis hacerla, vamos, de un montón de especias.

Plato sencillo y potente, bueno, natural, sano.

Vale, ponemos aquí la galleta. Perfecto, ya lo tenemos.

Así, rota.

Venga. Para culminar, para terminar

este postre, sabéis que unas de las grandes combinaciones

es plátano con chocolate

así que le ponemos chocolate

que tengo aquí, cogéis con un rallador

y es solo como si fuera

nuez moscada, pero no, es chocolate.

Oh, qué bonito, esto está buenísimo,

ponemos aquí una florecilla. Pero está rico el plátano.

Venga. Fijaos, precioso, eh, ahí está.

Venga, perfecto. Las posibilidades del plátano

que son increíbles. Lo ponemos aquí, primero,

bueno, no, último una crema de plátano

con canela, canela. Toma ya, y después tenemos

un cuscús diferente, acordaos, con ese caldo

de verduras, extraordinario. Vitamínico, vitamínico.

Pulpo y verduras, un platazo mediterráneo y muy sano.

Siempre hay un buen motivo para disfrutar cocinando.

Gracias por estar ahí,

nos vemos en el próximo programa. Adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cuscús con verdura y pulpo y crema de plátano

Torres en la cocina - Cuscús con verdura y pulpo y crema de plátano

30 nov 2018

Hoy un cuscús con verdura, albahaca, vino, aceitunas… con toque marinero gracias a unos ricos pulpitos. Para el postre una crema de plátano y canela.

ver más sobre "Torres en la cocina - Cuscús con verdura y pulpo y crema de plátano " ver menos sobre "Torres en la cocina - Cuscús con verdura y pulpo y crema de plátano "
Programas completos (794)
Clips

Los últimos 2.574 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Ana Chiappori

    El cus cús muy creativo y sano. Soy vegetariana y siempre aprendo y disfruto con Uds. Sigan así con tanto espiríritu. Gracias!

    01 dic 2018
  2. Ana Chiappori

    El cus cús super creativo y sano. Soy vegetariana y siempre aprendo y disfruto con Uds. Gracias y sigan así con tanto espíritu!

    01 dic 2018