www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4851071
Para todos los públicos Torres en la cocina - Cuscús de brócoli y alitas de pavo a los 101 ajos - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

Hola y bienvenidos a "Torres en la cocina".

Hoy vamos a hacer dos grandes recetas:

vamos a empezar por un cuscús de brócoli y gambas.

Y, después, vamos a versionar un receta

que dio mucho de qué hablar en un programa,

las alitas a los cien ajos, hoy traemos alitas a los 101 ajos.

¡Toma ya! Hasta llevamos las camisetas.

Alitas a los cien ajos.

Yo, también, ¿eh? Toma ya.

También, hablaremos de "foodporn". Hoy en día todos mandamos fotos,

está de moda, hay una tendencia a fotografiar.

Pues, vamos a hacer platos de foto y vendrá Iker Morán

a explicarnos cómo hay que hacerlo porque no lo sabemos bien.

Vamos con el cuscús, Javier, con las gambas.

Primero... ¡viva el mercado!

Aquí tenemos unas supergambas, que estaban muy bien de precio,

y hemos dicho: "Ya que hay buenas gambas, vamos a hacerlas".

Bueno, estaban bien pero no tanto porque esta gamba es hermosa.

Vamos a pelarlas. Ponte en medio, que si no...

Las vamos a pelar pero vamos a aprovechar la cabeza,

que las ponemos en una olla.

O con lo que encontréis, ¿eh? Puede ser gamba o langostino.

Es verdad que no era cara para lo buena que está.

Pues ya está, Sergio. Os he explicado varias veces,

que la cabeza no debe tener lija. Si tocáis la cabeza, no tiene lija,

resbala bien, es fina, brillante, ojos... brillantes,

y, sobre todo, los bigotes indican que es una gamba fresca.

Fijaos, está preciosa. ¿Veis?

Si están rotos, puede ser congelada.

El color, también. El color, el color, el color...

Esto de las fotografías, realmente, ahora se estila muchísimo;

pero tiene que estar bueno, es lo más importante.

La receta tiene que ser bonita, pero, sobre todo, debe tener sabor.

Vamos a hacer recetas bonitas pero son buenas de comer.

Eso es lo más importante.

Yo creo que, hoy en día, todos hacemos fotos.

Claro, tenemos un Instagram aquí. Exactamente.

Es verdad, el de "Torres en la cocina".

Funciona superbién.

Cada vez somos más seguidores y funciona como un tiro,

así que gracias por seguirnos. Encontráis recetas, trucos,

encontráis chorradas que metemos, también,

de los "making of" de las reuniones antes de, después de.

Eso está bien, está chulo.

Vamos a mojarlo con un poco de caldo de pescado, con fumet.

Yo le pongo un poco de aceite.

Aceite, curry y fumet, haremos una salsa de gamba y curry.

Toma ya. Cocina de aprovechamiento.

Machacamos un poco las cabezas.

¿Veis? Con la cuchara aprieto porque quiero sacarle todo el jugo.

Las cabezas, sabéis, que es de lo mejor de la gamba.

Ahí está, bien apretado.

Curry, curry de Madrás, el curry es esta especia india

que lleva tantas especias.

Vamos a hacer un curry de gambas con fumet de pescado.

Ponemos el caldo de pescado, cubrimos un poquito.

El curry le va bien a todo. Y tanto.

De vez en cuando, un curry de estos picantitos...

Vale, perfecto. Huy, qué bien.

Y con esta temperatura, este plato es perfecto.

Ya veis. Perfecto, vamos a dejarlo aquí.

Ya veis qué fondo tenemos para, lo que será, mojar el cuscús,

que no deja de ser una sémola de trigo.

Exactamente. Es el trigo triturado y se queda así.

En vez de mojarlo con agua lo mojaremos con un caldo

muy bueno de las cabezas de las gambas.

Lo enriquecemos.

Vamos con las verduras: pimiento rojo, calabacín, cebolla tierna

y, luego, haremos un cuscús, ya lo hemos hecho, con el brócoli.

Pero, Sergio, corta bien las verduras que les haremos fotos.

¿Por qué lo tienes que decir así? Como si lo fuera a cortar mal.

Bueno, hay que estar encima.

Yo soy una máquina, ni una máquina lo hace mejor que yo.

Lo hacemos en daditos pequeñitos y regulares.

Es más, a ver quién lo hace mejor. Vale.

Es que tienes el mejor cuchillo.

Ah, ah, ¿quieres que lo cambie? Sí.

No. ¿Ves?

Daditos regulares y bonitos, aunque necesitemos más tiempo.

Hay que hacerlo bonito porque... La estética importa.

Como le vamos a hacer una foto para compartirla

está bien que estén bien cuadrados, bien bonitos, perfectos.

No son daditos, Sergio. No, son triangulitos.

No, no son dados, pero bueno...

¡Hey, a ver! ¿Esto qué es?

Bueno, el pimiento, igual, es más difícil de cortar.

Esto está perfecto, Javier. Fijaos, ¿esto qué es?

Pero eso es muy grande. Es la perfección.

Hemos dicho pequeños. Esto es pequeño.

No, bueno... Es pequeño.

Vamos a seguir cortando, ya está hirviendo el caldo con las gambas

y con el fumet, que nos dará un aroma increíble.

Aquí hemos puesto 200 gramos de cuscús y pondremos

la misma cantidad de caldo. Siempre lo mismo, exactamente.

Luego, es bueno taparlo un poco para que se hidrate bien

y en cinco o diez minutos está hecho.

Venga, el caldo. Ya lo veis.

Hoy, también, estamos contentos porque vemos que por las redes,

que compartís, eso se nota, se ve que nos seguís;

compartís lo que cocináis con nosotros.

Y os tengo que felicitar porque... Inspirado en una receta

que hemos hecho, con los ingredientes,

con vuestro toque... De mil maneras nos llegan fotos.

Felicidades porque siempre hay un buen motivo para cocinar.

Muy bien, Sergio, muy bien. Eso es.

Vale, doscientos de cuscús

más doscientos de caldo, que lo vamos a colar, claro está.

Estos vasos medidores son geniales para no equivocarnos.

Bueno, es más o menos, ¿eh? Es aproximado.

Bueno, a mí me gusta hacerlo bien, o sea... muy bien, lo ponemos aquí.

Voy con la cebolla. Mezclamos y dejamos reposar

hasta que lo absorba; ya está, tan fácil como eso

y tenemos el cuscús con un sabor tremendo.

Esto lo guardaré, evidentemente. Eso ya tiene toque, ¿eh?

Primer toque. Yo lo taparía para que se hidrate.

Primero toque. Ponlo un film ahí.

Dámelo.

Filmadlo para que se hidrate bien, para que coja bien el sabor.

Luego, ya le iremos poniendo todo el resto de ingredientes.

La cebolla, también, la corto a cuadraditos pequeños.

Vamos a saltear verduras. Ahí está.

Aquí tenemos el aceite caliente.

Lástima que no las hayas cortado como yo.

¿Eh?

Lástima que no las has cortado pequeñitas como yo.

Venga, ahí está.

El pimiento y la cebolla van juntas porque tienen la misma cocción.

Exacto. Pongo más.

El calabacín tarda menos, lo ponemos cuando estén rehogados

el pimiento y la cebolla.

Ahora, vamos a peinar, que decimos nosotros, el brócoli.

Y, luego, también lo picaremos, ahora veréis,

porque vamos a hacer un cuscús de brócoli, que es muy sano.

El "superranrán", ya lo conocéis todos.

Sí, pero espera, que voy a ensañar otra manera.

Lo haremos de dos maneras pero el tronco va bien ahí.

Hombre, claro que va bien. Claro.

Vale, el resto de la cebolla.

Esto lo guardo para un caldo de verduras y lo reutilizamos.

El verde de la cebolla lo guardamos para el final.

Vamos a hacer el cuscús, lo vamos a hacer de dos formas,

os lo enseño de dos maneras: con el cuchillo.

Le quitamos por encima, ¿veis que van saliendo las flores?

Esto ya es un cuscús, ¿veis lo que va saliendo?

Es solo cortar, ¿veis?

Es bonito, ¿eh? Ya está.

Podrías coger un poco más, Sergio. No, no, no.

No, porque voy a enseñar dos maneras.

Tú te estás creciendo mucho y es mi receta, ¿eh?

Pero tú mira y aprende. ¿Eh?

Tranquilo, ¿eh?

Vale, esta parte es así, fijaos.

Parece cuscús, recuerda al cuscús porque es la flor.

Y esta parte, que queda más entera,

Javier con el "ranrán", como la llama él, lo va a terminar.

Hay que cortarlo más pequeño para que la máquina pueda trabajar.

Ahora, la verdad es que lo deja como si fuera cuscús, ¿eh?

Lo deja pequeñito y bien cortado.

O sea, es de los "gadgets" que, realmente, funcionan,

porque otros no funcionan. Pongo el calabacín.

Venga.

Vamos allá.

Es fantástico, fijaos cómo queda.

¡Trachán! Superpicado, todo muy bonito,

y es otra manera de aprovecharlo. Lo juntamos todo.

He puesto el calabacín mientras Javier tritura

el brócoli y lo puse ya para que vaya cocinando.

la cebolla ya estaba en blanco, ya estaba pochada,

el pimiento también y ahora pondremos al final

el brócoli para darle un salteado rápido y ya está.

Sí, porque tiene muy poca cocción. Mirad, esto lo tenemos,

ahora con la ayuda de un tenedor lo desgranamos,

lo vamos a sacar. ¿Aceite le pusiste un poco?

¿Adónde? No, porque como tenía aquí.

Ponle un pelín de aceite.

Ya verás.

Y ahora... Mira qué bueno.

Vamos a probarlo también.

Lo voy a probar.

Con un tenedor ya lo sacamos y ya está.

Ya está, ¿no? De sal, ¿cómo está?

Tiene sabor, falta un poquito.

Un poquito de sal y pimienta.

Meto más.

Y eso es el caldo, el caldo es la base.

Si hay un buen caldo...

Estará fantástico.

Mirad qué bonito porque hemos dedicado un poquito

de tiempo a las verduras y ya visualmente, es precioso.

Vale, vamos a poner el cuscús.

Ahí está, darle unas vueltas.

El cuscús es nada porque se cocina muy rápido.

Vamos a poner el cuscús. Y el cuscús.

El cuscús con el cuscús.

Venga, mirad qué cosa más bella,

más bonita.

Ahí está y ya está, ya lo tenemos.

Venga, no sé si nos cabrá ahí o lo pones todo aquí.

No, todo no, ponemos un poquito

porque que haga... Ya está, fantástico.

Fijaos qué cuscús, qué belleza.

Ahora, mezclamos bien.

Con las verduras y esto ya lo paramos.

Ahí, ahora entran gambas, estas supergambas

que primero, tenemos unas almendras

que vamos a tostar con un poquito de aceite.

Bueno, un plato sano, supercompleto.

Un plato, no, un platazo.

Hum.

Sano, bueno y contundente también

porque es una cosa que te llena y te llega.

Y muy mediterráneo, muy sano y lleva también frutos secos.

Pero córtala un poco.

No, la quiero entera, es mi plato.

Tú quieres hacerlo tuyo, pero no lo harás, es mi plato.

Recuérdalo. Yo siempre lo mejoro.

La almendra que se vea, que se note, que esté entera,

la gamba entera, o sea, que lo veas

porque quiero hacerle una foto.

De verdad. Hay que explicárselo así,

si no, no lo entiende. De verdad que...

Es la almendra, almendra marcona

cómo no, una almendra muy buena de aquí, cruda.

Aquí, salamos un poquito las gambas, Sergio, y lo emplatamos

aquí, en el azul. Venga.

Que ya lo teníamos ahí. Mirad, ya va cogiendo color

la almendra que la almendra cuando tuesta

es cuando realmente, coge sabor y ahora ya le meto la gamba

y esto es pim, pam, muy rápido.

Sergio, emplata que lo pongo encima.

Vamos a emplatar. Para que sea más bonito.

Se podría mezclar, pero prefiero ponerlo encima

para que la foto luzca.

Bueno, aún queda tiempo para hacer la foto del plato.

Sí. Que Iker nos tiene que explicar

qué, cómo, por qué y cuál es el tema de las redes

que nosotros controlamos, pero zapatero a tus zapatos.

Nosotros... a lo nuestro que es la cocina,

que es cocinar.

Yo, de vez en cuando le tiro una foto a un plato,

lo mando a la familia,

los colegas, a vosotros, pero poco más.

Y luego también no sé muy bien tampoco cómo etiquetarlo

que es un problema que tengo y que tendremos

muchos de nosotros. Mirad la cocción de la gamba.

Cocción de la gamba es, prácticamente, visto y no visto

porque una gamba sí es un crimen cocinarla mucho.

Tiene que quedar jugosa y poco cocida.

Mirad qué platazo.

Mirad qué bonito y ya veis que lo hicimos en un momento.

Venga, y el verde de cebolla tierna

que sabéis que nos gusta aprovecharlo.

Nosotros venimos de una era analógica y no tanto digital,

pues nos van bien estos consejos que nos dará Iker.

Vale, Sergio, algo de verde, esto lo pongo aquí.

Perfecto, toma ya, platazo. Vaya platazo., ah, limón.

El limón, Javi, por favor.

Ya está, perfecto.

Qué hambre, Dios mío. Venga, platazo.

¿No le haríamos una foto? Claro que sí.

Que nos diga Iker cómo va. Aquí estoy, a ver.

Explícanos un poquito más. queréis ser "Instagramers",

bueno, ya lo sois, ya tenéis cuenta.

Estamos ahí. Pero tenemos muchos seguidores,

gente que nos sigue desde casa y, bueno, tenemos muchos seguidores

pero no sabemos muy bien, dinos para hacer

una buena foto, el plato es bonito, me gusta.

A ver, es fácil aquí hacer una foto por la luz que hay,

tenemos un plato bonito. Comida bonita siempre luce mucho,

¿sabéis cuál es la comida más "Instagrameada" del mundo?

¿La que más comparten? El arroz, la paella.

No. La pizza.

Ah, claro. Tiene su lógica.

Guau. Bueno, esto es hacer lo que siempre

hemos hecho, que la comida entre por los ojos

sois cocineros. La presentación es muy importante

y en los restaurantes me gustaría saber

hasta qué punto mejoraron la presentación de los platos

pensando en la gente que irá a fotografiarlos.

No lo había pensado, pero sí, un plato tiene que ser bello

claro, bueno, sobre todo, y bonito. Nosotros vemos la estética

en el restaurante, claro, no en el que hará la foto,

sino en quién se lo comerá

y primero es el sabor y luego, que sea una estética

elegante que esté muy bien. Que esté bueno.

Claro. Pero lo que nos interesa,

para hacer una buena foto aquí. A ver, hago una.

Hagamos una cosa... ¿Una cámara, no?

Sí, tú harás una, yo haré otra. Y la colgamos.

Sí. Y a ver cuál os gusta más.

Reto, A ver quién la hace mejor.

Os propongo una cosa, tenemos el plato aquí,

buena luz, mesa de madera que luce mucho, pues yo este plato

si hacéis reto, yo diría que uno hiciera

una foto más general, plano cenital que se llama,

desde arriba, cenital, que funciona muy bien en "Instagram".

Podemos buscar la geometría si haces la foto desde arriba

que el plato esté centrado,

buscar estos detalles de la composición

para que quede bonito. Mira.

Bien, no está muy centrado. Centrado, centrado no está,

pero bueno, luego lo bueno de esto que es que después

lo retocas con filtros.

Porque tú eres experto en fotografía.

Hago fotos, sí. Hazla más ladeada.

Hablo de cámaras y fotos, así que. Haré dos porque no sé...

Mira, voy a hacer una muy guapa que meteré al público.

Eso te iba a decir. Esto es ya sonriendo todos.

Ahí lo tienes.

Mira. Que la voy a petar.

Qué pelota eres. Toma ya.

Pues las vamos a subir, ahora atentos todos

porque subiremos la foto y así la podréis ver.

Creo que me gusta más la de él.

Te lo digo. La mía, sí.

Por si la quieres repetir, yo me acercaría mucho,

es otra forma de algo que luce tan bonito como esto

con estas gambas... Pero mira qué foto.

Pero la hiciste cenital. También.

Ah, vale, vale, bien visto. Yo me acercaría,

es decir, esas almendras, esas gambas, buscar un plano

muy cerca de esto. Oye, cuatro trucos para hacer

una buena foto que triunfe en las redes.

Muy sencillo, en un plato así funciona mucho meter,

algo que siempre funciona en fotografía, elemento humano.

Movimiento. Este plato así queda soso, pero si metemos

a una persona con un tenedor cogiéndolo, por ejemplo,

funciona muy bien para platos

que no son tan bonito, este lo es, pero imaginad

un plato de alubias con ese color marrón

que dices... No luce tanto, pues ahí meter una cuchara.

Otro truco muy interesante, aquí lo tenemos a huevo.

Si vas a rallar el limón, podemos sacar el detalle

de la ralladura de limón o podemos incluir elementos.

Alrededor. En el mismo plato

cortamos el limón, metemos ingredientes.

Más cosas, importante la limpieza, eso en la cocina siempre

y en la foto, que el plato, el borde esté bien limpito

que no haya, en un restaurante pasa mucho, que al comer

se ensucia la servilleta, la copa de vino a medias,

es decir, cuidar los detalles que aparte del plato,

todo lo que le rodea esté

muy cuidado para crear una escena y una cosa bonita.

Pues ya sois todos "Instagramers". Con eso lo petáis.

No me parece tan difícil, no. Iker, muchas gracias, de verdad.

A vosotros y a practicar. Seguiremos practicando.

Vamos ahora con uno de los grandes platos

que hicieron historia en el programa que fue

las alitas a los 100 ajos,

pero nos hemos superado, las haremos a los 101 ajos

y le daremos unos toques que los hemos pensado

y hemos exprimido el cerebro a ver. Luego, opinad sobre las fotos

yo también colgué la mía. Ahora, la sorpresa es...

Tachán, que hemos traído unas alitas, un poquito mayores.

¿Veis? Son alitas de pavo.

Son alones de pavo y tienen mucha más carne

Son alitas de pavo, alitas, pero de pavo.

Son buenísimas y vamos a hacerlas con estas alitas que son geniales.

Están increíbles. Lo que hemos hecho primero es...

Una salsa que la vamos a hacer. Claro, mirad los espolones

que es la punta de la alita que a mí me apasiona,

pues esto lo usaremos para hacer un prefondo.

Exactamente, ve dorando los alones.

Que veréis que le daremos mucho sabor.

Ya veréis, receta con toques y luego, el pavo sabéis

que es un producto que cada vez se consume más.

Carne blanca de ave y, bueno,

se encuentra fácilmente. Esta receta, la verdad,

es que gracias a todos vosotros fue un gran éxito.

La petó, en redes la petamos. Y... esta ya nos hemos superado

porque vamos a hacer

una versión más potente todavía,

o sea, que también os va a encantar.

2.0, aquí no se acaban las ideas, vamos evolucionando

y revolucionando y de vez en cuando cogemos

una receta de aquellas que hicimos que tanto os gustó

y la versionamos, le damos todavía una vuelta de rosca.

Y además te pega muy bien a ti

hacer la receta con pavo.

No lo pillo, no lo pillo.

Porque... (IMITA EL SONIDO DEL PAVO)

Vamos a hacer chalota, en este caso,

o club de los chaloteros. Bueno, doramos ligeramente.

Sabéis que el pollo, pavo, cuando dora,

coge un sabor sensacional.

Un sabor buenísimo. Tiene la piel...

Es la punta, que normalmente utilizamos para el caldo,

y eso tiene mucho colágeno. Tiene mucho sabor.

Sí. Mucha gelatina. Correcto, correcto.

Mira. Ya podemos poner aquí la chalota.

Chalota. Vamos a ponerle romero, tomillo. "Romillo".

Que lo pone aquí, eh. Aquí está.

Las alitas, los ajos,

que haremos un toque Torres con los ajos.

Y aquí el corazón.

Perfecto. Lo tenemos.

Ponemos aquí. Ahora, el limón.

¿Dónde está el limón? Hierbas aromáticas.

Vamos a poner una hojita de laurel, eh, Sergio.

Hoja de laurel. Fijaos lo que hago.

Sabéis el pollo rustido,

cuando está rustido, el pollo al asta,

lleva limón. Pues nosotros lo que hacemos ahora,

es meter zumo de limón

y caldo de cocido, Javi. Ahí está.

O con agua. Con agua mismo, Javi, porque vamos a hacer un caldo.

No te preocupes. Mira.

Me estás mareando, eh, Sergio. Ya.

Es para que hagas algo.

Ponemos así.

Exacto. Y esto lo dejamos cocinar bien

para hacer un buen caldo. Igualmente, tenemos uno hecho

porque tenemos que dejarlo unos 15 minutos

y para no esperar, ya nos habíamos adelantado.

Lo voy a poner aquí delante para que lo veáis.

Esto de aquí, para que se vea bien...

Esto de aquí es esto reducido.

Este, en este caso, porque lo he hecho yo.

Este lo vamos a poner aquí, que lo cocinaremos.

Es un caldo que te sirve

perfectamente para todo. Javier, espérate.

Espérate, espérate. Tú no sabes cómo va esto.

Un colador, el ajo.

Te veo un poco perdido, eh, Javi. No.

Me voy a ir con el público. Yo estoy encantado.

Pero estás perdido. No. Es que no te reconozco.

Pues soy tu hermano, tío. ¿Sí?

Ostras. Sí, sí.

El caldo lo vamos a colar.

Y ahora el ajo asado. Muy bien, Javier.

Veo que estás entrando. Estás volviendo.

Vuelve a mí. Fijaos. Esto ya lo conocéis.

Es un ajo con papel de aluminio.

Y lo metemos al horno y está asado.

Y ahora vamos a sacarle la pulpa y ponerla en el caldo.

Fijaos que pedazo de toque le vamos a dar ahora al caldo.

El caldo ya tiene potencia.

Tiene todo el sabor de los espolones.

Y luego, el romero,

el laurel, la cebolla.

Pero ahora le vamos a poner el ajo dentro.

Potenciará mucho. Veis que es como un puré.

Y ahora dejamos cocinar un poquito.

Y eso le va a dar un toque a ajo asado, a la salsa.

Y le va a dar más cuerpo y todo. Ahí está. ¿Veis?

Aquí ya le estamos dando un toque de ajo domado, que decimos.

Está domado. Javier, ahora sí puedes ir con los espolones.

Vale. Ay, con las alitas.

Alitas. Simplemente, separamos.

Cortamos por la parte... No hay que hacer ni fuerza.

Por la parte del tendón.

Cortamos y hacemos dos partes.

Y luego le daremos varias texturas de ajo.

No solo una, sino algunas, de diferentes maneras.

Esta receta necesita ajo. Luego, los ajos lo bueno

es que como quedan caramelizados, el ajo luego lo coges así

y te comes el ajo y es sano, es bueno.

Y tiene un sabor caramelizado que queda buenísimo.

Voy a salpimentar. Yo le pongo bien de ajo.

Hombre, lleva 101, ¿no?

Hombre, 101... Es un decir. Nunca lleva ni 100 ni 101.

Pero es decir... Que ya lo sé, hombre.

Lo digo para la gente, a ver si van a poner aquí...

Vale. Sal y pimienta.

Salar bien. Muchos tenéis, por ejemplo,

inquietudes. Dices: "El ajo repite mucho".

Os vamos a dar algunos trucos para que no repita el ajo.

Que hay. Que hay. Uno de ellos sería

el de, por ejemplo, hacer lo que hemos hecho,

que es poner el ajo al horno, confitarlo en papel de aluminio.

Y luego sacar este caldo.

Ese ya es un truco muy bueno. Otro, Javier.

También hay un secreto, que no es tan secreto.

Mientras más joven sea el ajo...

O sea, que no sea muy viejo. Cuando está muy viejo,

potencia mucho más la fuerza. En ese caso, retirar el germen.

Eso se hace cuando es...

Mira. Va a aparecer un ajo en mis manos.

¡Ostras! ¿Qué ha pasado? Bueno, va a aparecer otro.

Ahí está. Otro truco importante que puede ser también:

escaldar el ajo.

Coger el ajo y escaldarlo tres veces en agua hirviendo.

Ese también es un buen truco.

Y luego también está el otro,

como aquí tenemos, que es el ajo negro.

El ajo negro que no repite.

Es un ajo muy suave, que tiene toques a regaliz.

Aquí le damos mucha importancia

porque realmente es un ajo... Fijaos.

Un ajo muy bueno, que se encuentra muy fácil ahora en el mercado.

Un ajo fermentado. Y muy sano. Un superalimento.

Bueno, esto es... Está buenísimo.

Sin miedo, eh. Que lleve ajo.

¿Qué pasa? No. Nada, nada.

Y luego, ponemos junto. Eso es así de fácil.

Juntas las alitas. Igual todo no nos cabe aquí.

No. Todo no lo voy a poner. Voy a poner los dos.

Intercalando. Ponle esa.

Venga. Dejo esa.

Y que lleve ajo. Y ahora, romero también.

Y ahora hay que dorar bien. Es importante rustirlo bien.

Luego haremos más. Y yo mientras me voy a ir

al público, que tenemos visitas especiales.

Bueno, romero. Se lo doy a Javier.

Vamos al público.

¿Cómo estáis? ¿Qué tal? Fijaos qué dos gotas de agua

han venido a visitarnos hoy.

Ganasteis un concurso. Venís de Castellón.

Irene y Laura, si no me equivoco.

¿Quién es la mayor de las dos? Yo.

Sois muy iguales, eh. Pero muy iguales.

A ver. Sí que son muy iguales.

Sois muy clavadas, eh.

A ver. Que yo sé que os gusta la cocina,

que sois muy fanes, muy "foodies". Os gusta la cocina.

¿Habéis probado hacer las alitas? No.

No. Yo os veo por el Instagram

que tocáis la guitarra, que cantáis,

que siempre nos seguís. Son unas artistas. De verdad.

Al resto del público, gracias por venir.

Superbién. Os hemos traído un regalo.

¿Ah, sí? No me digas. ¡Un regalo! ¡Dios mío, qué nervios!

¡Olé! ¡Toma ya!

Oye, que... ¡Hala! ¡Madre mía!

¿Pero lo habéis hecho vosotras? Qué cosa más brutal.

¡Hala! Pero si es el plató.

No me lo puedo creer. Fijaos. ¡Madre mía!

Qué bonito. Sois unas artistas de verdad, eh.

Mira el libro. ¡Hala! Qué fuerte.

Qué trabajo, Dios mío. Os habéis pegado un curro tremendo.

Lo vamos a poner aquí. Lo pondremos en el expositor.

Nos hace mucha ilusión teneros aquí.

Mira. Los cuchillos, el libro.

Está todo, eh. Está todo igual.

Precioso. Oye, de verdad, unas artistas.

Oye, muchas gracias. Fantástico. Dejadlo aquí.

Qué bonito. Vamos, mis alitas. Sergio y Javier.

Lo habéis hecho igual. Están iguales.

Gracias. Vamos a seguir. Qué bueno, qué bueno.

Bien. Fijaos que coge color. Está dorando el ajo

junto con las alitas.

Vaya pinta tiene. Y esto luego son productos

que se comen con la mano. Yo creo que hay cosas

que no se pueden evitar y que son para comerlas con la mano.

Teníamos un poquito de brandy para poner, ¿no, Sergio?

Eso le da solera. El brandy le da más importancia.

Ahí va. Ahora ponemos...

Busca una tapa de ahí, Javi.

Ponemos el caldo, el caldo del mismo espolón

con el ajo suavizado, que le va muy bien.

Por encima.

Y ahora dejamos que evapore, cocinar

y que se quede bien rustido.

¡Toma ya!

Recetón, amigos míos. A veces son de estas recetas

de productos humildes, aparentemente,

que son las mejores.

Fijaos qué espectáculo de plato. ¡Oh!

Ya lo tenemos. Ha reducido.

Se ha concentrado todo el jugo que tenía.

Vaya pinta tiene esto. Más las alas. Esto ya es...

Bueno, ya veis que está supertierno.

Dale la vuelta. Está supertierno. No. Ya está.

Ya no tocamos más. Que sea bien bonito.

Caramelizado. ¡Oh, qué bueno! Vamos a sacarlo ya.

Aquí, Sergio. Vamos a poner un poco de ralladura de limón,

que esto le da mucho frescor. Ya sabéis.

No solo te comes el pavo. Te comes también los ajos.

Claro. Y luego, con una buena barra de pan

y mojar a tope.

Un poco de verde para darle más color, más frescor.

Dos platos de todo, ¿eh?

Ahí está. Nos hemos superado.

Alitas de pavo a los 101 ajos.

Y después, un cuscús muy fácil con brócoli, gambas.

Un plato muy sano y muy fácil de hacer.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Nos vemos muy pronto. Adiós a todos.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cuscús de brócoli y alitas de pavo a los 101 ajos

Torres en la cocina - Cuscús de brócoli y alitas de pavo a los 101 ajos

21 nov 2018

Iker Morán dará una clase práctica de fotografía de alimentos. Y para que luzcan bien en las fotos, un plato completo y muy saludable: cuscús de brócoli y gambas. De segundo alitas de pavo a los 101 ajos.

ver más sobre "Torres en la cocina - Cuscús de brócoli y alitas de pavo a los 101 ajos" ver menos sobre "Torres en la cocina - Cuscús de brócoli y alitas de pavo a los 101 ajos"
Programas completos (794)
Clips

Los últimos 2.574 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios