www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4256399
Para todos los públicos Torres en la cocina - Crema de patata y zamburiñas. Pollo con chocolate - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(Aplausos)

¡Bravo!

Hola a todos, bienvenidos a "Torres en la cocina",

hoy vamos a hacer dos platazos

y el primero, mar y tierra.

Y el segundo, chocolate...

y pollo, vamos a ver qué tal, ya veréis, dos recetones

muy buenos, ¿en qué nos inspiramos?

En los productos que vinieron de América

y a todos los que nos veis desde el Canal Internacional,

también, productos como el pimiento,

la patata, especias, todo ese mundo,

lo vamos a tratar hoy aquí, Javier. Empezamos.

Empezamos con tres tubérculos, tres productazos.

Aquí tenemos las...

Estos tubérculos que, evidentemente, los cocinamos

en agua hirviendo con sal y con la piel.

¿Por qué? Porque la piel evita que perdamos

las propiedades de los tubérculos.

Y contiene toda la vitamina, no perdemos toda la fécula

de las raíces, en este caso.

Tenemos patata,

"ñámara tupinambur".

Tupimanbur, alcachofa de Jerusalén,

bueno, tiene un motón de nombres y esto sí que vino de América.

Como la patata. Y tenemos algo que quisimos

hacer de aquí, pues sí, chirivía.

Que esto es nuestro, qué pasa.

De verdad, muy interesante el "tupinambur" o la "ñámara",

¿por qué? Porque tiene un sabor a alcachofa,

a bosque, a tierra.

Pero no digas eso, que quería darlo a probar

a ver a qué les sabía. Vaya.

Bueno, voy a cortar un poquito

y os lo doy a probar a ver qué os parece, eh.

Es superbuena, no quería decir

a qué sabe para que lo dijerais, pero bueno.

Y yo no sé, claro, el "tupinambur" igual no se ve

mucho en el mercado, pero bueno, patata y demás sí.

Sí, yo... Bueno, yo voy pelando

mientras Javier va aquí dando a probar.

Es delicioso.

De verdad

Pasadlo por ahí y me decís a qué os sabe.

A papa. Bueno, ¿lo conocíais,

-No, yo no lo conocía.

-Nunca. -No, yo no.

Está muy bueno. Es buena para los diabéticos,

soy diabética y lo como en lugar de papas.

Que, por cierto, estamos muy felices

porque ha venido, expresamente, desde Alemania a ver el programa.

De verdad, eh, y es de Méjico.

Soy de Méjico. Viva Méjico.

(TODOS) ¡Viva!

Gracias. A ti.

Pues a cocinarlo porque esta crema

con las zamburiñas, usaremos zamburiñas también

por eso decimos tierra del tubérculo

y la zamburiña el mar.

Increíble, buenísimo.

Vamos a poner, ya veréis, muy fácil, las enfriamos un poco,

bueno, pues las patatas y demás

para poder cortar y para poder trabajarlo

y luego ahora, lo que hacemos es cortar pequeño.

Es muy fácil esta crema, la verdad, no tiene...

Y luego de sabor es brutal.

Por cierto, ¿en Méjico hay mucha

variedad de patatas, no?

Sí, sí, viene del Perú, pero en Méjico también, seguro.

Exactamente. Se come mucho.

Vale, ponemos una nuez de mantequilla

porque ahora lo que tenemos que hacer es para poder trabajar...

para poder trabajar la patata

y las diferentes raíces, lo que necesitamos es

un poco de mantequilla, crema de leche,

que esto le dará untuosidad

y también aclaramos un poco

porque si no, nos saldría un puré demasiado espeso.

Exacto. Y queremos una crema de raíces,

una crema de tierra.

Un poco de sal.

Es que me emociono.

Un poco de pimienta

de molino, si puede ser.

Vale, ya tienes ahí. Y ponemos a calentar

Venga, todo junto.

Calentar un poco porque tritura mejor.

La patata es muy habitual ahora mismo para nosotros,

pero no se empezó a cultivar hasta el siglo XVIII

en nuestro país, o sea, que imaginaos también...

Eso es verdad. Llegó, o sea, que no es tan,

tan nuestra. Vale, vamos a poner

aquí ahora y triturar.

Vale, Javier.

Ponemos en el robot

que tengáis, nosotros lo hacemos aquí, pero si no...

Brazo

para mixar también va bien.

Que se caliente. Ya lo tenemos.

¿Está caliente? Bueno, ahora le damos un calentón

y la mantenemos caliente.

Fijaos la textura es como una mayonesa.

Eso es como tiene que quedar, fijaos.

Yo saco aquí y es como, vamos, queda una crema untuosa,

riquísima y luego tiene mucho sabor a tierra.

Claro, las cuchillas lo que hacen es que quede más ligado

y luego que saque todo el almidón y que quede tan cremosa.

Queda muy buena.

Es textura de crema, no de puré.

Vale, ahora vamos con un gran producto,

uno de los grandes productos que está al alcance de todos.

Vamos con...

Ahí va. Perejil, una cosa tan natural,

tan sana, con un montón de vitamina C

que, normalmente, es una cosa que se regala en la pescadería,

dame un poco de perejil, en el mercado, tararí, taratá.

Que hablemos un poco del perejil porque, de verdad, vamos a hacer

una salsa sorprendente de perejil.

Y vamos a explicar algún truquillo sobre el perejil

ya que lo tenemos aquí.

Yo voy deshojando aquí. Vale.

Porque, bueno, seguro que todos aquí consumimos perejil,

aquí y aquí, y para conservarlo pues hay muchísimas maneras.

Primero, se puede deshojar, poner en el congelador

en una bolsa y cuando lo necesitamos

solo tenemos que romperlo congelado y ya lo tenemos.

O luego también en el horno cuando hemos cocinado algo,

deshojar, parar el horno, dejar las hojas y lo tenemos seco,

también que es muy bueno.

O sea, que hay muchas maneras de conservarlo y si tenemos ahí

tanto seco, como congelado, como fresco,

pues, y si tenéis una planta ya genial.

Y nada, vamos a hacer una supersalsa.

Muy bien.

Vale, qué tenemos aquí, tenemos agua hirviendo

con un poco de sal y lo que vamos a hacer es deshojar.

Nosotros lo que más nos interesa es la parte de la hoja

que es lo que más clorofila tiene y lo hacemos así a...

al tun, tun, o sea, no hace falta tampoco.

A groso modo. A groso modo.

Quién lo decía eso, lo decías tú, ¿no?

No estaba bien dicho eso, creo. Sí, hombre, sí.

Otra opción es coger la parte más tierna de las hojas.

Y cortar con cuchillo. Te ha dado por...

Culturilla, Javier, culturilla, esto es lo que tiene la grandeza.

Los tallos nosotros lo congelamos también y cuando tenemos un caldo

de verduras lo ponemos dentro.

Aquí no se tira nada.

En la cocina se aprovecha todo.

Venga, vamos a meterle perejil. Vamos a hacer una crema de perejil.

Ahora veréis, además, el perejil hay que escaldarlo

para que, primero, nos quede bien verde la crema

y luego, quitarle un poco el fortor como diría Javier

y que concentre bien la clorofila.

Vale, agua hirviendo, un poco de sal,

que no he puesto sal al agua.

Esto lo hemos lavado. Bien lavado, exacto, por aquí.

Veis que hay, mirad qué cantidad.

Preparada el agua con hielo siempre al lado ya para...

Y, simplemente, poner, fijaos qué fácil.

Es superenergético el perejil, es supersano y sirve

para muchísimas cosas.

Dicen que refresca el aliento, entre otras cosas.

¿Tú lo sabías? Sí, sí, bueno.

a mí me recuerda al apio mucho el perejil.

Le da como el toque de apio.

O sea, queda... ¿De qué familia

dirías que es el perejil?

Pues yo diría del apio.

De la zanahoria.

Ah, pues mira, también tiene sentido, es verdad.

Vale.

Vale, ahora lo que hago es coger y, sobre todo, enfriarlo bien

para que nos quede bien verde.

y tiene una cantidad de vitamina C brutal.

Y ahora, ya sí con las manos, coger y escurrirlo muy bien.

Debemos escurrirlo bien porque lo que nos interesa

es el perejil.

Lo demás, ya no lo queremos.

Es el sabor del perejil.

Y hacemos una bola.

¿Qué tenemos aquí? Tenemos un caldo de pescado.

Un fumet de pescado, sabéis que nosotros tenemos fondos

de verdura, de ave

y de pescado. Aunque podríais hacerlo

con una nash de verduras, con un caldo de verdura,

también podría ser.

Ahora veréis por qué es de pescado. Vale, ponemos, trae aquí, Javier.

Vale, ponemos, que esté el caldo caliente.

Ponemos el perejil.

Vamos a poner una nuez de mantequilla

porque eso nos dará que emulsione.

O sea, nos va a hacer, siempre necesita algún

punto de materia grasa, en este caso se lo daremos

con aceite de oliva o mantequilla, nosotros mantequilla

que nos quedará más untuoso.

No hace falta poner mucha.

Y triturar.

Vale.

Veis que coge un color verde muy bonito y el sabor,

y no pierde el color porque blanqueamos.

Ahora, lo que hacemos es blanquearlo para quitarle

el resto de perejil, aquí lo que hay es el...

pues toda la esencia del perejil. Aprieta bien.

Apretar a tope. Con el caldo de pescado el fumet.

Lo único la zamburiña, pero lo demás, fijaos qué crema,

qué espectáculo de color y de crema.

Esto ya, esto solo ya es espectacular.

Y ahora. Espera que doy a probar un poco.

Luego lo probaréis todos, pero bueno.

A ti te pillo la primera.

Perfecto. ¿Está bueno, eh?

De verdad.

Y ahora vamos con el productazo, uno de los grandes productos

que tenemos en este país fantástico.

Trachan.

Zamburiña, volandeira, de la familia de la vieira,

está espectacular imaginaos con la crema,

esta crema tan suave de patata.

Bueno de tubérculos, la verdad.

Y la zamburiña y la crema de perejil, uh.

Espectacular, brutal.

Y lo que vamos a hacer ahora es marcar, bueno, marcar

ya sabéis que nosotros que quede rosada.

Bueno, marca esta también porque yo voy a hacer desde aquí

un homenaje a los queridos bares.

A la tapa, a la tapa. Y voy a hacer una tapa.

Una tapa que, de verdad, está buenísima.

Vale, Sergio, tú tienes tu plato, ¿no?

Pues yo tengo el mío. Venga, un poco de sal y pimienta

que tiene que tener. Que yo lo haré individual.

¿Qué te parece? Me parece fantástico

que es algo que además se lo he dicho yo.

Le he dicho: "Haz una concha que mola más".

Qué morro tienes.

Vale, hay una que la hemos dejado el coral y las otras,

bueno, como haremos un plato más grande, hay gente

que le gusta el coral, que es esta parte de aquí,

más sonrojada, y hay gente que se lo quita.

¿Os gusta el coral o no?

(TODOS) Sí. -Lo dejamos.

Yo se lo dejo. A mí me da igual.

A este lo hemos quitado, pero bueno.

Un poquito de sal, está buenísima.

Esta crema, vale, la crema.

La crema está caliente ya y todo.

Tenemos esta crema que es lo que decíamos,

fijaos bien porque esto es,

claro, una textura cremosa, sedosa.

Está muy ligada, está superligada y eso es la fécula.

La fécula de estas raíces

que es lo que la hace tan mágica. Vale, la quito ya, habéis visto

que lo marcamos, que coge ese color,

que hay que sellar, hay que darle ese color dorado bueno.

Que coge sabor. Que le da sabor.

Toma, esta es tuya y esta yo para el otro emplatado.

Vale, yo he puesto un poquito de sal en la base

y la pongo aquí. Para que veáis que se pueden hacer,

se puede hacer una tapa perfecta o un plato.

Y yo pongo un plato, bueno, un plato que he cogido este plato

que ya no sé si, yo creo que la habíamos sacado

o explicado alguna vez.

Esto lo vimos en una tienda de flores.

Esto se utiliza así, es un florero,

pero dijimos: "Ahí hay un plato".

Le dimos la vuelta y tenemos un plato.

Cuántas flores tienes tú, eh, en la cabeza.

Tiene muchas flores. Lo usamos también

en el restaurante, tenemos dos de este tipo.

Vale, no te pases, Sergio. No, yo voy a hacer mi plato.

Hombre, voy a hacer una ración como esto hay que tener.

Vale, y yo hago el mío que es...

pongo la concha.

Pongo un poquito. Hacemos lo mismo,

pero en dos versiones para que veáis la diferencia

y por hacer también. El mío mola más.

Bueno, ahora veremos.

Pero mucho más. Ahora ya ponemos

las vieiras, zamburiñas, volandeiras.

Un saludo a Galicia, mejor marisco del mundo.

Que ganas tengo de ir.

Vale, ahora, emulsionamos un poquito la salsa al final

para que haga un poquito de espuma.

Que eso le da...

¿Veis? Emulsiona bien.

Perfecto. Eso es el toque de la grasa

que le hemos puesto que ha sido muy poquita,

pero que le va perfecto.

Y ahora ya fijaos qué platazo.

Cogemos más bien la espuma que vale todo.

Esto está, de verdad, buenísimo.

Una cosa tan simple y tan buena a la vez.

Toma, es tuyo. Vale.

Yo le pongo un poquito también.

Yo ya lo tengo, si es que, vamos, le podría poner algo más.

Pero menos es más. Le pongo una hoja

que tengo perejil rizado para que nos quede ya.

Y este ahora lo que tiene es que la puedes coger

y comer. Y ahora vamos a ir

con un pollo. Sorprendente.

Con chocolate.

Bueno, vaya platazos aquí con el tema del perejil,

ahora dijimos la receta estrella porque combina muy bien.

Tenemos dos productos muy interesantes

y que vinieron de América, como es el boniato y el chocolate.

Entonces, vamos a hacer con eso un pollo al chocolate espectacular.

Vamos allá.

Ya veréis.

Este es buenísimo, hay también otra receta

que no sé si la hicimos, ¿hicimos las gambas al chocolate?

Yo creo que sí, ¿no? Las hicimos una vez,

superplato interesante, gambas al chocolate.

Chocolate que, evidentemente, pues viene, ¿de dónde viene?

De América, claro. Exactamente.

De los aztecas y es un producto de América

ya que tenemos aquí a nuestra amiga de Méjico.

Méjico, claro. Vives en Alemania

y nos ves desde Alemania. Sí, todos los días.

Todos los días. Soy una fan.

¡Toma ya! De hueso colorado.

Fijaos. El pollo, normalmente, lo pedís troceado. Normal.

Pero yo, en este caso, como es tan fácil,

es coger por las juntas y cortarlo de esta manera,

que ya coge la forma natural del pollo.

Exacto. Ahí está.

Es un buen pollo. Este pollo, hemos gastado más

y hemos cogido un pollo de maíz, que se alimenta de maíz.

Sí. De corral que se llama.

Veis que es más amarillo. Vale un poquito más.

Poquito más. Pero es mucho más bueno.

La grasa es buena. A nosotros nos gusta mucho.

Sí. Bueno, es de más calidad.

Se cría con más tiempo, más tranquilo.

La alimentación es más buena.

La diferencia de precio no es tan grande,

porque ya, de por sí, el pollo es barato.

Es una carne muy sana, buena.

Entonces, pues hay que consumir.

Nosotros ahora, con esta carcasa, guardamos

y cuando tenga que hacer caldo, hacemos caldo.

Sergio, yo me quedo sí o sí el tema de las alas, eh.

Esto no me lo quites. Ya veremos. Ya veremos.

Vale. Aceite. Esto es la perdición.

Acordaos de las alitas a los cien ajos.

¿Te acuerdas? Yo me lo llevé de casa.

Eso es un clásico total.

Vale. Voy a dorar. Ve dorando.

Y esto lo guardo a congelar. Bueno, salpimentar.

Ya veréis que es una receta fácil,

pero que luego tiene ese toque de chocolate que le da la vida.

Y se cocina con chocolate.

En la caza, se utiliza mucho el chocolate también.

Al final, para terminar una caza,

una liebre, jabalí, corzo, venado. Que también le va bien.

Vale. Yo voy a ir picando ajo y cebolla, que le vamos a poner.

¿Cocináis con chocolate? ¿Habéis cocinado con chocolate?

Yo, el estofado. -Yo, el conejo.

¡Toma ya! Que no solo es para los postres.

Normalmente, se utiliza solo el chocolate o a escondidas.

En casa se esconde el chocolate y todo

De verdad tengo que ir buscando dónde está

la tableta de chocolate porque no hay manera.

Cuántos productos han venido de América,

Colón, ya sabéis, los exploradores.

que tenemos aquí hoy en día.

De allí que han venido aquí y de aquí que han ido para allá.

O sea, que ha habido intercambio de muchos productos.

Ves que ha cogido un poco de color.

Fijaos la piel qué bonita queda.

Por la calidad del pollo. Eso es importante.

Y nos ha dejado los jugos aquí. Exactamente.

Que ahora recuperaremos

con el ajo y la cebolla. Puedes ir poniendo.

Ahí está. Cortamos cebolla y ajo.

Normal.

Ya veréis. En principio, aparentemente, es un guiso normal.

Pero luego, como siempre... Pero...

Hay sorpresas.

Siempre hay sorpresas.

Rehogamos bien.

Ponemos la cebolla.

Rehogamos.

Esto ya es la bomba. Bueno, un poquito de brandy

nos vendría de lujo, eh. Pues sí.

Un poquito de brandy, que le va perfecto.

O vino blanco, o vino rancio también podría ser.

Vale. Esto para desgrasar todos los jugos,

todos los fondos que nos quedan en la olla.

Le da un toque. Pon un poquito más, Sergio.

Venga, va. Le va muy bien.

Dejamos reducir. Ponemos el pollo.

Se va a evaporar todo el alcohol con la cocción.

O sea, que no hay problema.

Eso nos va a venir bien. Caldo de ave.

Cubrimos con el caldo de ave o con agua.

Lo que... Nosotros, ya sabéis que nos gusta potenciar el tema.

Pero, bueno, también podría ser con agua,

porque como el pollo tiene el hueso, nos va a hacer un caldo.

Vale. Y nos vamos con la picada.

Exactamente. Fijaos qué tenemos aquí.

Vamos a hacer una picada...

Bueno, una picada importante, una picada buena.

Sorprendente. Con productos de aquí y de allí.

La avellana, por ejemplo.

Pela un diente de ajo, Javi. Vale.

La avellana es muy nuestra.

Pero el chocolate y el pimiento, que es ñora,

o pimiento choricero podría ser, es lo que vino de América.

Nosotros lo hemos secado. La ñora ya sabéis que es seca.

Se pone a hidratar y la carne de la ñora,

bueno, esto se hincha y tiene una cantidad de carne brutal.

Ahora lo limpiaremos.

Rascamos con una cuchara y lo recuperamos.

Que esto también nos da...

Cuando llegaron de América los pimientos, todos eran picantes.

Y cuando se introdujeron aquí a Europa, salieron más dulces.

O sea, que no eran tan picantes.

Y eso es interesante. Después, avellana.

Mediterráneo total. Total. Total.

Por eso decía: de aquí y de allí. Vale. Picamos.

Ajo. Eso le da un toque bueno.

Le vamos a poner el ajo entero. Exacto.

Ahí va. Mételo aquí. Superpicada.

Y luego, en México también tenéis algún plato

que lo hacéis con chocolate. Sí.

El plato nacional es el mole poblano,

de mi ciudad, Puebla. El mole, claro.

Que es con diferentes chiles, con chocolate y pollo también.

Fíjate. Se nos han copiado.

(Risas)

Vale. Picamos bien el ajo. Javier, saca la ñora, la carne.

Vale. Voy a sacar la carne de la ñora.

Y enseña cómo... Bueno, ya sé que sabéis.

Y si no, lo que podemos encontrar,

son los botes de carne de ñora o de pimiento choricero.

Este pimiento tan bueno, que se seca.

Y luego, lo hidratamos bien hidratado

y tiene una de pulpa increíble.

Y ahora, con una cuchara vamos sacando.

Y veis que queda la piel.

Lo que dice Sergio, es que se puede encontrar en botes,

que es muy buena calidad.

Vale. Chocolate.

Chocolate. Combina perfecto.

Aunque el fruto seco ya y el ajo,

o sea, todo lo que vamos a poner, combina.

No nos vamos a pasar.

Y es un chocolate con bastante tanto por ciento de cacao.

70% de cacao, que es chocolate que ya es bueno.

O sea, que sabe a cacao.

El chocolate acepta muchas combinaciones.

Más de las que nos imaginamos.

Picada. ¡Viva el mortero! Que no lo hemos dicho.

¡Viva el mortero! Javier.

Pon aquí la carne de ñora. Voy.

Ahora ya es, simplemente, machacar la carne de ñora.

Pero fijaos qué picada tan interesante

y qué potencia le va a dar al pollo.

Ya es solo el olor. Pon, pon, pon.

¿Estás nervioso? Es que tengo hambre.

Yo tengo un problema y Javier también.

Cuando tenemos hambre, nos ponemos nerviosos.

No pasa nada, eh. Y los demás también.

Y los demás también. Estoy de acuerdo.

Tenemos aquí el pollo. Fijaos.

El pollo lo tenemos cocinando. Va cocinando.

La picada la tenemos preparada.

Mientras se cocina el pollo, tenemos la picada.

Vamos con el boniato, Javier.

Vamos a hacer el boniato.

Producto de otoño, invierno, total.

Bueno.

Es también batata. Se conoce también como batata

o patata dulce.

Tiene varios nombres. Esto, en Sudamérica, se come mucho.

Vale. Cortamos cuadrados. Rico en potasio el boniato.

Un producto muy bueno. Y cortamos unos cubos.

Unos cubos normales y corrientes.

Y esto le da un toque dulce y terroso fantástico.

Combinación perfecta con la picada, el chocolate,

el pollo, el boniato. ¡Pim, pam, pum!

Espera. Antes de ponerlo tú. Vamos con mi aperitivo,

que lo marcharemos para verlo al final.

Es tan sencillo como cortarlo en rodajas gordas.

Esto es un extra. Esto es aparte.

Es cosa suya. Os voy a enseñar una cosa

que está buenísima. Es buena.

Y muy fácil de hacer.

Aquí no se acaban las ideas nunca. Entonces, cogemos.

Tenemos...

Agua hirviendo. Hemos hecho lo mismo.

Es un vapor. Es hacerlo al vapor.

Y lo ponemos a cocinar.

Y después, con esto vamos a hacer un aperitivo

que ya os digo yo que no se os va a olvidar nunca.

De momento, lo metemos al vapor. Vamos a terminar aquí.

Bueno, a terminar, no, porque le queda cocción.

Y ahora, cuando lleva esos diez minutos de cocción,

que ya lleva, ponemos el boniato.

No lo pongas todo, Javi. No.

Ahí ponemos. Sal le has puesto, ¿no?

Sí. Sí. He puesto sal.

Vale. Ahora, el tiempo que tarde en cocinar el boniato,

que van a ser unos 15-20 minutos, 20 minutos más bien,

vendrán las sorpresas. Y el mío, que está en el vapor,

que lo voy a dejar ocho o diez minutos.

Hasta que lo pinchemos y esté cocinado.

¡Oh! Emociona, emociona.

Exactamente. Ahora, lo que vamos a...

Bueno, el boniato ya está bien cocinado.

Si se deshace un poco no hay problema.

Probar de sal.

Yo creo que tiene que estar...

Le he puesto una ramita de tomillo y romero.

Se me había olvidado. Le he puesto.

Ahora, con el mismo caldo, vamos a diluir un poco la picada,

para poder aprovecharlo bien todo. Aquí.

El chocolate se puede poner al gusto.

De chocolate, a mí me gusta que lleve.

Hombre, ya le he puesto bien. Tampoco tiene que ser demasiado.

Pero... Pero vamos.

Eso es cada uno que le ponga lo que...

Esto nos va a oscurecer también un poco.

Bueno, fijaos. Y ahora, ya es terminar de cocinar.

Nada. Ahora es muy rápido. El toque de ajo le viene perfecto.

Los frutos secos ya sabéis que... Bueno, supermajada.

Pues ya lo tendríamos. Venga. Vamos a emplatarlo.

Que está buenísimo. Sergio, corta algo verde.

Venga. Vamos a ponerle un poco de cebollino o perejil.

Es que perejil ya le va.

Vamos a darle un toque de verde picado.

Y esto, vamos, yo creo que ahora estamos

en la hora crítica y empieza ya el hambre.

Sí. En la hora crítica

y en la época de comer este tipo de platos.

Porque es guiso de este bueno que está bien.

Y caldo métele a tope.

Estos amigos aquí se están poniendo nerviosos.

Los cámaras, el equipo. Es la hora.

Y luego, salsa tiene que llevar.

Toma. Métele ahí. Mira.

Plato de cuchara.

Bueno, pues gracias a los colonizadores,

tenemos estos productos tan maravillosos, tan fantásticos.

Bueno, este ya lo tenemos. Le pongo un poco de verde, perejil.

Vamos a por la brocheta.

Vamos a por la brocheta. Fijaos. Tijeras.

Esta es buena.

Romero. Oye, que si no con brocha, normal.

Yo los corto del mismo tamaño. Y luego, tomillo también.

Corto un poco de tomillo.

Ya veréis que esta brocha... Tiene una doble función.

Fijaos. Juntamos el tomillo y el romero.

Espera, que se vea bien.

Y lo pongo del mismo tamaño. Y ahora, aguanta.

Pon ahí. Y ahora lo que hacemos,

es una brocha, una brocha de hierbas.

Sergio, siempre con miserias, eh, macho.

En vez de poner ahí una brocha como Dios manda.

Es que es suficiente. ¿Para qué más?

Vale. Atarlo bien fuerte. Qué manía.

Si con un poquito ya nos va bien. Déjalo en la tabla.

Y si queréis, incluso, se le pone...

Y ahora, con esto...

Tenemos una brocha. Una minibrocha.

Vegetal, natural, herbácea.

Vale. Vamos allá.

Entonces, tenemos aquí el boniato, que ya está supercocinado.

Está bien tierno.

Aquí tenemos soja, un poquito de soja.

Salsa de soja. Un poquito de vinagre.

Que eso le da potencia también.

Tenemos un poquito de canela.

Canela le va superbién.

Nada. Vamos a poner muy poquito.

Ahí está. Con esto, suficiente.

Un poquito de aceite de oliva que tengo aquí.

Salsa rápida. Esto, con el boniato, también queda espectacular.

Jengibre rallado.

Y ahora ya, con nuestra superbrocha,

mezclamos bien los ingredientes.

Ya le puedes dar ahí en la plancha. Bájala un poco.

Vamos a hacer como unas piruletas.

Fantásticas. Les voy dando aquí ya.

Sergio va a pintar por un lado.

Y ahora las pondremos por el lado que he pintado.

Bueno, vamos a hacer tres.

Esto lo haces ahí... Bueno, es un aperitivo.

Si haces el boniato más grande, también te queda brutal.

Y ahora, por el lado que lo he pintado, lo pongo aquí.

Está buenísimo, de verdad.

Y fácil.

Y ahora, por el otro lado, lo vamos a pintar también.

Y esto, nosotros decimos que se llama, o le llamamos,

boniato lacado, porque queda como lacado. Queda brutal.

Y vamos a ir... Vamos dorando y pintando.

Dorando y pintando. Y, oye, nos queda caramelizado.

Nos queda bien lacado y con un sabor increíble.

Y es, ¡pim, pam! Nosotros lo hemos cocido al vapor,

pero si queréis hacerlo

directamente en la sartén, también se puede.

Ahora lo volveremos a pintar.

Fácil y bueno. Vaya piruletillas, eh.

Más chulas. Sí. La verdad es que sí.

Ahí va. Perfecto.

Dos por uno con el boniato.

El guiso de pollo. Déjalo aquí.

Y las piruletas. Y aquí lo tenemos.

Productos que vinieron de América,

los hemos hecho muy nuestros para vosotros.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Y nos vemos muy pronto. Adiós.

Os queremos. Que vaya muy bien.

  • Crema de patata y zamburiñas. Pollo con chocolate

Torres en la cocina - Crema de patata y zamburiñas. Pollo con chocolate

13 oct 2017

Hoy mezclas poco habituales: una crema de patata con zamburiñas, muy otoñal y muy sabroso. Un pollo con chocolate.Y, para acabar, unas piruletas de boniato muy originales.

ver más sobre "Torres en la cocina - Crema de patata y zamburiñas. Pollo con chocolate" ver menos sobre "Torres en la cocina - Crema de patata y zamburiñas. Pollo con chocolate"
Programas completos (498)
Clips

Los últimos 1.661 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios