www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4939099
Para todos los públicos Torres en la cocina - Crema de gambas y pollo asado a la cerveza - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

Hola y bienvenidos a "Torres en la cocina".

Estamos en la cuesta de enero pero tiramos la casa por la ventana;

vamos a hacer una crema de gambas brutal.

Vamos sobrados. Después, haremos un pollo asado pero muy diferente,

no va a tener toque, va a tener espectáculo puro y duro.

Es interesante. El pollo tiene muchas sorpresas.

Yo... No digas nada, no digas nada.

Increíble. Cállate.

Y como vamos sobrados, aunque tengamos la cuesta de enero,

empezamos bien el año. Vamos para arriba.

Vamos a hacer esta crema de gambas que tiene varios toques

y es de aprovechamiento.

Vamos a ser sinceros, las gambas nos sobraron de las navidades.

Pero las teníamos... Sacando pecho, ¿eh?

Las teníamos congeladas, las hemos sacado y están brutales

porque son gambas, gambas, de aquellas grandes.

Las compramos muy frescas y vivas, y se congelaron frescas y vivas.

Cuando se sacan, si se descongelan bien,

no hay ninguna diferencia que puedas notar.

Y el pollo no, el pollo es normal, pero la receta del pollo

es interesante porque veréis una técnica...

No sé si se ha visto en televisión, pero no creo.

En la vida, en el mundo no se ha visto nunca.

Va a marcar un hito.

Cebolla tierna cortada, vamos a hacer una bresa,

no tiene ningún secreto: cebolla tierna, zanahoria, ajo...

No puede faltar el ajo en la crema,

bueno, en esta... en esta marca. Sobre todo, lleva verdura.

Este año venimos, también, con los mismos propósitos

que el año pasado, con la conciencia de comer verdura;

verdura, hortalizas, legumbres, pescado, carne; equilibrio.

La dieta tiene que ser equilibrada pero debemos comer mucha verdura.

Sí. Es importante.

Ya veréis que esta crema es muy completa, supercompleta.

Y diferente, porque tiene toque.

Dime la verdad, Sergio, cuando te la he explicado

te ha sorprendido, ¿eh? Le ha sorprendido.

¿Quieres decir que es tuya? Hombre, claro.

Y tú lo sabes. La receta es de mi hermano.

Ha dicho: "¡Guau, vaya crema!". Es de mi hermano.

La hubiera hecho diferente pero no está mal.

No sería mejor. No es como la mía pero no está mal.

Primero ponemos el ajo, me gusta ponerlo antes un momento.

Solo la tenía en la mano. Solo un poco.

Voy cortando el tomate. Vale.

Como es tu crema no quiero meter la pata.

Ahí está. Ponemos el ajo a rehogar,

que le da ese toque tan bueno, y vamos a poner la cebolla.

También, tenemos un poco de puerro, que para las cremas

el puerro y la cebolla tierna son muy suaves.

Suaviza mucho. De todas formas, en enero

el marisco está más barato.

Sí, mucho más. Porque ya han pasado las fiestas,

ya hemos pasado la vorágine y, ahora, se puede comer marisco.

En los meses con erre es cuando el marisco está mejor,

hay buen marisco y está bien de precio, vale la pena.

Es un gran momento para el marisco.

O sea que... Aquí te dejo el puerro.

Vamos a ir rehogando y sacaremos las gambas, veréis qué gambas

compramos en Navidad. Lo que hicimos fue comprarlas

antes de las fiestas, en casa lo hicimos así.

Las congelas bien frescas y las sacas el día de fiesta,

si te sobran las dejas ahí. Tiene que llevar tomate, también.

No veas qué pedazo de gambas.

Señoras y señores... la gamba.

Las ha comprado él. Son preciosas.

Yo he dicho: "Son un poco grandes", pero vale la pena, es verdad.

Son como tienen que ser, ya que hay gambas así...

Mirad qué ejemplares.

Preciosa, preciosa.

Si no, en el mercado tenéis otras alternativas,

como pueden ser las galeras, los cangrejos,

las gambas que vienen congeladas y que son buenas...

Les quitáis las cabezas y podéis hacer la misma crema que haremos.

El tema es que la ligamos con arroz.

Ya veréis, es muy fácil de hacer pero tiene muy buen resultado.

De aquí se aprovecha todo, tanto la cabeza como la cola,

las pieles, nos ayudarán a potenciar mucho esta crema;

así que las cabezas y los cuerpos van para esta crema.

Los cuerpos los pondremos al final de otra manera, ya veréis.

No os lo podéis perder porque es un plato de lujo,

yo digo que es un plato de alta gastronomía

pero que se puede hacer en casa, es fácil.

Dejamos en blanco la bresa

que hemos puesto aquí y, ahora, echamos el tomate.

Ha rehogado bien, importante, pero que sea en blanco,

no hace falta que coja mucho color, porque luego cocinará con el arroz.

Para darle más color pondremos un poco de pimentón,

cuando rehogue bien el tomate.

Por cierto, le voy a hacer una pregunta a ver si la sabe,

y en casa, también, podéis jugar vosotros.

A ver. ¿Cuántas patas tiene una gamba?

Si no respondes en tres segundos... Ocho.

Pues, tiene diez.

Javier, por favor...

Tiene diez patas, la gamba tiene diez patas.

Toma. Pimentón y aquí tenemos...

No lo sabía, ¿y qué?

Bueno, en vez de hacerte el listo puedes decir: "No lo sé, Javier".

He dicho ocho porque... Y ya está.

Yo creo que... no sé... pues, no sé...

Brandy, el brandy le da elegancia.

Es una crema muy afrancesada pero nada tiene de afrancesada.

Ponemos el pimentón, el brandy y dejamos evaporar, echadle brandy.

Luego se elimina. Se evapora.

"Se evapora" y nos queda el aroma, la esencia

de esa barrica, de esa madera, de esos toques

que tiene el brandy, el ron o lo que le pongáis.

¡Ojo! Las cabezas y los cuerpos.

Machacamos un poco, machaca ahí, Sergio.

Con la cuchara se chafa un pelín. Se rompen.

Se rompen y se saca, un poco, el jugo que tienen las cabezas.

Así te sale una crema de llorar.

Y lo haremos con agua porque esto tiene potencia.

Vamos a poner dos puñados de arroz que nos va a ayudar

a dar sabor pero, también, a espesar; eso es importante.

Verdura, sabor; cabeza de la gamba, sabor;

arroz, nos va a ayudar a aglutinar todo esto.

Un poco de sal y pimienta, de momento, solo sal.

Y, después, vamos a poner agua. Aquí tengo el agua.

El que quiera le puede poner fumet pero, en este caso...

Nos gustan los sabores potentes pero aquí no hace falta nada más,

con esto nos va a ir bien.

¿Por qué no ponemos fumet? Porque esto ya es un fumet.

Las cabezas tienen mucha potencia. Es un fumet.

Lo dejamos así. Venga.

(Música)

Han pasado veinte minutos, el grano se ha abierto,

veis que está espeso y, ahora, le vamos a dar, pero muy ligero,

dos golpes de túrmix, romperemos más el arroz y la gamba.

Pero muy poco.

Mirad, uno... Esto ayuda a espesar un poco más.

Ayuda a ligar, no se trata de romper mucho las cabezas

pero sí de liberar... Se acabó.

De terminar de liberar todo el almidón que tiene el arroz.

Venga, ya está, no más.

Ahora, voy colando. Y yo voy con la salicornia.

Un cucharón. Primero, tenemos las gambas,

les voy a dar un golpe de calor fuerte;

luego, tenemos la salicornia, podría ser judía verde o tierna.

¿Sabéis qué es la salicornia?

Es opcional, es algo que sale, se le llama espárrago de mar,

sale muy cerca del mar y es de la familia del espárrago.

Tiene un toque muy salino.

Se escalda y, luego, se saltea un poco.

Es opcional, podría ser una judía verde, ¿eh?

También, se llama san pedro o hierbasalada.

Exacto. Tiene un toque salino.

Fijaos la salsa que queda, es una crema

con mucho sabor, espesa, de cuchara y es deliciosa.

Fijaos aquí, a la salicornia lo que hay que hacerle

es quitarle el tallo de abajo, que tiene madera,

no es madera pero está duro, y lo que se come es esto,

que es más tierno. Lo limpiamos y quitamos el tronco.

Vamos a saltear la gamba, que tiene una pinta que no veas.

Luego, lo que nos sobra no lo utilizamos, ¿vale?

Vamos a marcar la gamba, solo vuelta y vuelta.

Sabéis que si cocinamos mucho la gamba se seca

y no vale la pena, vaya.

No veas cómo huele la crema. Y es un producto caro.

Y está hecha con agua, ¿eh?

Anda que la gamba... Y tiene un sabor...

Eso tiene que ser rápido, ¿eh? Es lo que estoy diciendo, tío.

Por si acaso, venga. Vale.

Vuelta y vuelta, antes de sacarlas meto la salicornia en el agua,

es agua con sal.

No me digáis que no es de lujazo.

Saco ya la gamba. Lujazo.

Ya está, nada más. Vaya pinta tiene la gamba.

Tranquilo, Sergio, ahora lo probaremos.

La salicornia, normalmente, se escalda,

primero, porque es una hierba salina,

al escaldarla en agua con sal potencia más el color

y suaviza el sabor, aunque parezca mentira.

Ahora, salteo la salicornia aquí, con toda la esencia de la gamba.

La salicornia es un minuto, ¿eh? Es muy tierna.

Mientras Sergio saltea, yo voy con la gamba.

Para que no esté tan entera la cortamos en algunos trozos.

Pencas de acelga,

cualquier verdura de temporada os podría servir aquí.

Coles...

Pero, bueno, nos gusta descubriros productos de temporada,

también, silvestres, que no se encuentran

todos los días en el supermercado pero que si pasáis por la costa

y encontráis este tallo, que lo conozcáis y sepáis qué es.

Lo venden, se puede encontrar, pero es difícil.

Mirad la gamba, la hemos dejado con el toque ese crudito.

Ya está, ahora, coge una textura parecida al espárrago.

(SE RELAME) Hum... Tiene un toque salino buenísimo.

Buenismo.

Esto, el jugo, evidentemente...

Ponlo aquí, espérate.

No, ahí. Te iba a decir al final, bueno.

Ahora, repartimos la salicornia.

Vale, la ponemos toda. (IRÓNICO) Hombre, no.

Tenemos muchos invitados.

Venga, ahí está. Ahora, la crema.

Ya os digo, esto es un platazo con el que quedaréis de lujo.

Un poco de aceite de oliva.

Venga. ¡Viva la cuesta de enero!

Así, sí. Así, cualquiera.

Vamos, ahora, por el pollo.

Vamos a hacer esa receta sorprende.

Sí, lo es. Se os va a quedar grabada.

Primero, el pollo, un pollo importante, ¿eh?

Ya veis qué ejemplar más hermoso.

Es un buen pollo, eso sí.

Aquí lo tenemos. Exacto.

Mirad, tenemos esto que os puede servir a vosotros en casa,

lo compramos para que lo veáis. Si hacéis una mezcla de "especies",

de especias. Va muy bien.

Si hacéis una mezcla de especias, la metéis aquí y tapáis esto;

es un pimentero, donde podéis echar la mezcla que hagáis.

Luego, podéis sazonar carne, pescado o lo que queráis.

Lo bueno es que lo puedes personalizar con lo que quieras.

Nosotros lo vamos a hacer en el robot

porque tenemos que hacer una cantidad importante.

Vale. El pollo, si es de corral o es un buen pollo,

vale la pena gastarse un poco más porque en este plato

es el protagonista, tiene que ser un buen pollo.

Bueno, hay otra protagonista, pero bueno.

Ya... qué bien huele. ¡Perfecto!

Vale, vamos allá.

Venga, romero. "Romero", sí.

Tomillo.

Venga.

Aquí tenemos... Hinojo.

"Hinojo" y, también...

Anís, anís estrellado, un toque de anís.

No nos pasemos pero un poquito le va muy bien.

Vale, ya está. Laurel y albahaca.

La albahaca la tiene Javier. ¡Perfecto!

Podéis hacer la mezcla de especias que queráis,

para el pollo nos va bien esta mezcla.

Vamos a cerrar y vamos a triturar, Javier, un bol.

Trituramos bien.

Si quisiéramos poner esta mezcla aquí

para tener nuestra mezcla de especias, sería perfecto.

Tener eso está superbién; para guisos, carnes...

Cómo huele. Sobre todo, para carnes.

Venga, ya está.

Haces un pinchito de pollo, un pollo salteado, macerado...

Venga. Vamos a ponerle aceite, zumo de limón y un toque de miel.

Ya entenderéis por qué la miel.

Va a llevar un componente amargo y es bueno que lleve...

Dame. Vale, el aceite.

Esto son pócimas, pócimas de especias.

Que enriquecen muchísimo.

El limón realza el sabor y queda muy bueno.

Esto para un pollo asado es perfecto.

Bien. Vale, vamos a poner miel.

Un toque de miel.

Vamos allá, mezclamos bien.

Lo ponemos aquí y guardaremos un poco para la guarnición.

Esto con la brocha, ¿no?

Sí, sí. Tiene que llevar bastante.

Pero yo lo... Bueno, lo plantamos luego.

¿Y la cazuela de barro?

Aquí. ¿La tienes tú? Vale.

Mirad la cantidad que le pongo, tiene que llevar muchas hierbas.

Sí, es lo que le va a dar toda la potencia de sabor.

El pollo es un pollo bueno, ya está bien,

y le vamos a dar un toque que va a hidratar el pollo.

y que no hay que tener miedo. La cocina, al final,

también es atreverse y hacer cosas.

Y divertirse muchas veces. Exactamente.

Luego, un poco de sal y pimienta. Correcto.

Bueno, un poco, sal, pimienta, lo que necesita.

Dale bien, ahora le pondremos ya por detrás y todo.

Damos la vuelta y bien pintado por todas partes.

Correcto. Que si nos queda un poco de mezcla,

mucho mejor porque nos servirá para la guarnición.

Poned un poquito también. Venga, lo tenemos.

Venga, un poco de pimienta. Y esta para después.

Y ahora, le vamos a dar el toque, lo tenéis que poner al horno

de la siguiente manera.

Tachán, ¿qué vamos a hacer? Vamos a coger...

Esto es lo sorprendente. Una cerveza que veis

que le hemos quitado la etiqueta, la hemos lavado bien,

le quitamos la etiqueta que Javier nos explicará

cómo quitar las etiquetas fácilmente, de las botellas

y la incrustaremos en el pollo. Vale.

Ya está. Hasta aquí no pasa nada, normal.

Y la moveré un poco. No te pases.

Para. ¿Qué pasa?

Que va a explotar. No, qué va a explotar, no.

No explotará, ¿dónde hay un abridor?

La vamos a liar, la vamos a liar.

Espera, que cojo un abridor.

Bueno, ahora, ponemos la botella aquí,

plantamos el pollo que es una manera, para la cocción

es perfecta porque se nos aguantará, bueno,

nos aguanta de pie. Y luego, no tengáis miedo

porque el pollo... Porque la botella se rompa.

no se rompe la botella.

No pasa nada, está bien porque está protegida por el pollo

y entonces no pasa nada. El pollo está cómodo,

como veis, está sentadito ahí, le ponemos bien las alitas

para que esté así como... Como nada.

Como sentado. Exacto.

Venga.

Venga. Vale, y ahora, vale,

vamos allá, ¿no te atreves? Sí, claro que sí.

Yo me atrevo. Venga, va, pero con el trapo

que si no, pondrás todo perdido.

Y de una vez, seco, Javier. Hay que abrirlo muy rápido

porque como ha movido la cerveza, regará lo que es el pollo.

Tiene que hidratar el pollo, es un pollo a la cerveza.

Lo voy a abrir con el cuchillo, yo a la antigua, eh.

Bueno, aquí, un abridor, va. Una, dos, tiene que ser

muy rápido, eh, tres.

Le damos un golpe.

¿Veis? Ya sale la cerveza.

O con una cuchara podría ser.

Exactamente.

Mira, sale la cerveza y ahora ya va regando el pollo.

Hidrata, en el horno también irá sacando

toda la espuma, toda la cerveza.

Venga. Ahí está, dale un poco más.

Ahora, lo ponemos al horno a 190 grados, una hora.

Una hora. Veis que va saliendo.

Exactamente, ya irá subiendo con el calor la cerveza

y se hidratará el pollo. Sergio, ábreme el horno.

Y saca la bandeja.

Bueno, está bien, ¿no?

Pinta... el pollo tiene buena pinta.

Ahí está, al horno tal cual. Nunca mejor dicho,

pollo a la cerveza. Una hora, 190 grados.

Bueno. Javi, cómo estás.

Javi, cómo estás. Alucinando con el pollo.

Es diferente y queda buenísimo, de verdad.

Venías a enseñarnos algo de las etiquetas

porque hemos quitado la etiqueta y la lavamos muy bien

para ponerla dentro del pollo. ¿Cómo la quitasteis?

La dejamos en agua, anoche, toda la noche.

Ahora, cuesta un montón, sí.

El secreto es el calor, si lo dejamos en agua

muy caliente, es facilita un poco la faena.

Investigué si se podía hacer con disolventes, se puede hacer

con aflojatodo, el que conocemos para las cerraduras,

con mezcla de bicarbonato y aceite.

¿Qué es aflojatodo? Aflojatodo es para las...

De ferretería. Ah, vale, vale.

E, incluso, se puede hacer con calor de secador

con calor seco. ¿Sólo?

Sí, solo, secador, así es cómo lo haremos.

Máxima potencia.

Jolín, pues sí que ha salido rápido.

Con un secador, ya está. Con un secador,

si queda un poco de adhesivo, lo quitaríamos con alcohol.

Si está muy caliente,

con la balleta o estropajo serviría.

También el detergente lavaplatos

es un buen aliado para sacar etiquetas.

Claro, meterlo en el lavavajillas y ya está.

Sí, en el lavavajillas, incluso, en el microondas.

Eso también lo probé, probé cosas superraras

y os digo las que funcionan,

me dijeron otras que no tanto y pasando de largo.

Vale. ¿Qué más?

he visto que estáis con botellas de cerveza.

Que fíjate para lo que sirven, no está nada mal.

Para el pollo sentado. Pensé en hacer una maceta,

me pareció algo superoriginal y seguro que no habéis hecho.

Eh, eh, eh. Qué.

Un momento, bueno, lo de partir la botella, sí.

Esto, perdona, pero creo que te lo copiaste

del programa de "Torres en la Cocina".

No me digáis que me habéis pillado. Espera, que te enseño una cosa.

Se está apagando la cuerda, prácticamente.

¿Le doy un poco más o no? Señoras y señores.

Dale la vuelta, métela ya.

Vale, dentro. Uno, dos y tres, métela.

Ya se ha roto.

Qué te parece, qué te parece.

Mira, mira, se ha llenado. Ya está.

Ahora, espera, con cuidado, Javier, levanta la botella.

Bravo.

Que se corta perfecto, es un corte perfecto.

Por la mitad, por la mitad.

Pero bueno. Esto lo hicimos hace tiempo ya.

Yo que venía a innovar y me pillasteis.

Pero el riego, con un riego y tal ya no...

Es algo superbásico, es un proyecto que lo hice

con botellas de vino y queda mejor

porque puedes poner plantas grandes,

pero sin embargo con una botella de cerveza

queda decorativo y gracioso. Cómo se hace no lo explicaré,

ya quedó claro en el vídeo, solo es hacer el corte

con un hilo empapado en alcohol, sumergimos en agua muy fría

y para que sea una maceta autoriego, con un paño de cocina,

camiseta vieja o lo que sea solo lo pasamos por aquí.

Hice un nudo para que no se cuele tan fácilmente.

Vale. No es obligatorio.

Lo que pasa es que veo que esto lo has...

Lo lijé un poquito. Amigo.

Lo lijé en casa. Lo veo trabajado.

Está algo lijado, la verdad,

pero para no estar aquí tanto rato.

No, está bien, está bien. Perfecto, no entiendo

lo del riego, cómo va la cosa. Sencillísimo.

Para gente vaga como yo, macetas que se riegan solas.

Toma ya. Tierra.

Te vas unos días fuera de casa, pues oye.

Pero aparte decimos que es más decorativo esto.

Bueno, ya está, ahora solo cortaríamos el sobrante

de la mecha y pondríamos agua en el fondo.

Agua que llegue hasta un poco más del cuello de la botella.

Y va empapando la cuerda y siempre está hidratada.

¿Y el colador para qué es? Si lo queréis de sombrero

o hacer un instrumento musical. Yo le veo y un agujero

que no me cuadra. En el centro, sí.

Estáis muy agudos hoy, me pilláis todas las trampas.

Esto lo hice con un cacharro... Me lo diréis mejor vosotros,

lo de afilar los cuchillos que es como una broca.

Ah, sí, sí. Un afilador.

Lo he clavado y le pegué un martillazo y conseguí

que el agujero fuera un poco más grande.

Para qué quiero un escurridor con un agujero más grande.

Ni idea.

Venga, seguro que lo intuís. No, aquí sí que nos tienes...

Os daré una pista. Ah.

Una lámpara. Qué bonito, pues tiene rollo.

¿Y le das la vuelta? Ah, mira. Más que proyecto, esto sería

un "hat" o un "abcycling", palabra muy de moda.

"Abcycling". Eso sería revalorizar algo,

darle un uso, completamente, diferente.

O sea, no es reutilizar ya vamos más allá.

Es lo siguiente, es darle un valor añadido a un producto

que todos tenemos en casa.

Vale, lo pones por dentro, claro, la luz dentro.

Sería, simplemente, poner los pitorritos estos.

Esto está bien. Mira, de verdad,

es una buena... y además tienes aquí una bombilla.

Superbonita.

Que tiene que dar una luz chulísima.

Y solo sería pasarlo por aquí.

Oye, pues para la cocina te digo que no va mal, es guapa.

Y simplemente sería, ya está, tenemos nuestra bombilla vintage.

Toma ya. ¿No puedo enchufarla, no?

No se puede. Si acaso,

descolgamos una y la ponemos. Qué lástima, diremos

que la pongan porque me mola mucho. Y pensé en diferentes acabados

y traje dos bombillas distintas.

Una más vintage, led, bajo consumo y la otra pues en blanco.

Ecológica total, muy bien.

Tengo que decir que todos son muy buenos, pero este...

Nos dejaste sorprendidos. Con el autoriego y tal, autoriego.

Autoriego, mola la palabra. Tiene su rollo.

No te vayas muy lejos porque dejaremos el pollo guisando

y a la vuelta preparamos una guarnición que es

tan sorprendente como la elaboración

y como tus trucos del pollo.

Ha pasado una hora, fijaos cómo está el pollo,

soltó todos los jugos, la verdad, tiene una pinta,

un aroma y tiene una pinta tremenda.

Lo dejamos en el plato porque necesitamos recuperar

los jugos para hacer la salsa. Al plato, ¿no?

Exactamente. Cogemos.

Y está bien cocinado ahora. Está muy caliente.

Pero fijaos la forma que conserva

que no me lo pusiste más lejos porque no...

Ahí está, perfecto. Muy bien, ahora, fijaos aquí.

Oye, lo serviremos así porque es otra manera

divertida de presentarlo. Se podría sacar la botella,

cortarlo en cuartos y ya está, pero lo serviremos así.

Mirad la cantidad de salsa que ha salido de la cerveza

y de los jugos del pollo, esto es oro.

Lo volcamos porque lo reduciremos

y ligar un poco y pondré una punta de miel

porque no olvidemos que la cerveza, aunque ya pusimos

un poco antes, la cerveza siempre tiene un toque amargo

que debemos rebajar también.

Bueno, ahora vamos con la guarnición

que para la guarnición tenemos orejones.

Buenísima. Ajo, uva, esta uva fantástica,

mirad qué uva más bonita,

preciosa y pan.

Y vamos a saltearlo, lo único que el ajo

lo que vamos a hacer es blanquearlo antes

porque sabéis que es un poco más fuerte

y es una guarnición que no falla,

para cualquier carne combina muy bien esta guarnición.

Guarnición estrella, sí, para carnes, yo voy a cortar

unos bastones, bueno, unos cuadraditos de pan

y nos sobró un poco del aceite de hierbas.

Exactamente. Pes también le pondremos.

Y el pan, sabéis el pan que os queda del día anterior

que es un poco más duro, aún mejor para esto.

Ahí también podemos aprovechar. Y esto lo tostamos todo,

o sea, luego quedará crujiente. Vale, corto el ajo a bastones

que será otra manera de presentarlo.

Perfecto, agua tenemos aquí y empezamos a dorar.

Mirad la salsa que ya va reduciendo.

Y esto solo es ligarla, sí hace falta una nuez

de mantequilla, le voy a poner, pero no sé si dejarla así.

Le pondré un pelín, va.

Que también las salsas

cuando no están del todo ligadas ya va bien también.

Vale, ajo a blanquear y la uva cortada por la mitad.

Y ya está, o sea, guarnición fácil. Y ponemos primero el pan.

Si tenemos pepitas, las podemos quitar, eh.

Con un poco de aceite y lo tostamos.

Hierbas aromáticas que son las que le pondremos,

pero primero, tostemos el pan

si no, se nos quemarían las hierbas

y no queremos.

Ahora vamos a poner aquí... Joder, Sergio.

Es que... Me haces que limpie yo,

no me lo puedo creer. No, hombre, no, nopasa nada.

Tranquilo, hombre. Vale, la uva.

Yo creo que estás obsesionado con la limpieza, eh.

Sí, porque me gusta todo bien limpio.

A mí también, pero no creas que todo lo limpias tú.

También... Es una buena obsesión.

Vale, aquí, eso, sacamos un poquito las pepitas.

Y el ajo está escaldando.

Lo escaldamos aquí y ahora cuando esté escaldado,

lo ponemos dentro también. Un poco más de aceite de oliva

para que dore bien el pan.

La uva, el ajo escúrrelo a tope. Si queréis que sea menos fuerte,

escaldadlo dos o tres veces,

nosotros creemos que con una ya está.

Si queréis, usad ajo tierno que también está bien.

Si dora bien, ese ajo es delicioso.

Aparte de que se note un poquito el ajo,

también está bien.

Bien de hierbas que ponemos

también aquí las hierbas que nos sobraron

y fijaos, ahora ya coge esto un tono con las hierbas

y todo, sal y pimienta un pelín. Mientras tanto hago limpieza.

Bien, tranquilo, pero...

Yo cocino, no me da tiempo para todo a mí,

necesito apoyo logístico.

Vale, perfecto, yo creo que casi para emplatar.

Vale, todo limpio y organizado así eso es como oxígeno.

Cuando la cocina está limpia, ordenada,

trabajas mejor. Totalmente, de acuerdo, Javier.

Cuando todo está limpio es mejor.

Vale, venga, toma, pon la "guarni".

Vale. Alrededor.

Vamos a poner la guarnición. Y yo tengo aquí la salsa

que le pondremos. Mirad qué presentación

y luego, aquí coges y a lo salvaje.

A comerse el pollo que está buenísimo.

Podría ser, si queréis un cuchillo y como si fuera un kebab,

sabéis que vais cortando, bueno, también podría ser.

Es una presentación que no dejará indiferente

porque a que lo pongas dirán: "Ostras".

Vale, falta la salsa. La salsa, fijaos qué salsa,

brutal y ha salido de la cerveza y del propio pollo.

Yo quiero probarla. No ha salido de ninguna otra parte,

o sea, no añadimos nada, fue solo de lo que había.

Es buena. Tiene ese toque de pollo al ast,

pero con el toque de la cerveza.

Pollo asado, bueno, dejamos esta salsa aparte que sobra

para que cada uno se ponga en el plato.

Bueno, así da gusto empezar la cuesta de enero

con estos platazos aquí la crema de gambas

con gambas y salicornia.

Que es opcional la salicornia y aquí un pollo asado a la cerveza

espectacular, con una guarnición para subir

la cuesta de enero porque siempre hay un buen motivo para cocinar.

Gracias por estar ahí, adiós. Hasta el próximo programa, adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Crema de gambas y pollo asado a la cerveza

Torres en la cocina - Crema de gambas y pollo asado a la cerveza

14 ene 2019

Hoy una crema de gambas deliciosa y de fácil elaboración y un pollo asado a la cerveza con una presentación muy sorprendente.

ver más sobre "Torres en la cocina - Crema de gambas y pollo asado a la cerveza" ver menos sobre "Torres en la cocina - Crema de gambas y pollo asado a la cerveza"
Programas completos (794)
Clips

Los últimos 2.574 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios