www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4952188
Para todos los públicos Torres en la cocina - Coulant de calçots y judías con butifarra - ver ahora
Transcripción completa

Hola a todos. Bienvenidos "Torres en la cocina".

Hoy dedicamos el programa al "calçot".

Es una cebolla típica de Tarragona, de Cataluña.

En esta época se consume mucho y está buenísima.

Haremos "coulant" de "calçots". (EXCLAMAN)

Después vamos a hacer, de segundo,

una butifarra con alubias. Ya veréis.

Es el segundo plato que se come.

Vamos a hacer el romesco, la elaboración y vendrá Adrián.

Adrián es una persona que come "calçots".

No sé cómo explicároslo. Es el que tiene el récord

de comer "calçots" en menos tiempo.

Es una máquina. Sí. Tiene el récord

durante mucho tiempo. Él nos explicará.

Empezamos por lo que hemos puesto en el horno.

Nosotros hace rato que hemos empezado.

Ya sabéis que empezamos temprano en "Torres en la cocina".

Y lo que hemos hecho, ha sido poner las patatas,

los "calçots" y los tomates

y unas cabezas de ajo 45 minutos al horno.

Lo que hemos hecho, ha sido sacar la primera capa a los "calçots".

Está más o menos limpio.

Y está bien cocinado. 45 lo he puesto al final.

Y luego, la patata igual tarda un poco más.

Siempre tenemos que pinchar

y ver que está cocinada. Eso no tiene secreto.

Utilizamos el horno una vez para todo.

Ya veréis que toda la cocción va en el horno.

Ya se nota que está pelado,

si no, por fuera sería más verde.

Ya sabemos que el "calçot" es una cebolla que se trasplanta.

Y luego, se calza. Calzar quiere decir

que se entierra un poco con la tierra.

Nunca mejor dicho. Y luego se cubre y crece hacia arriba.

Crece en varias ramificaciones que son los "calçots".

Después se arranca. Directamente, se le quita

la parte externa un poco.

Se hace en la llama.

Son grandes parrillas en el suelo con la brasa.

Con llama, eh. Con sarmiento, con fuego.

Y se asan. Y a partir de ahí,

se hace el romesco y toda la elaboración.

Nosotros vamos a hacer algo parecido.

Le vamos a dar un toque de brasa.

Una vez están cocinados en el horno,

le vamos a dar un toque de brasa.

Aquí no teníamos tampoco otra fórmula.

Lo podíamos haber hecho a la brasa.

Pero como teníamos que asar las patatas,

teníamos que asar todo lo que teníamos...

¿Que no tenemos? Lo podemos hacer perfectamente

con un golpe fuerte en la sartén para que coja más sabor.

El "calçot" tiene denominación de origen.

Es una cebolla con denominación de origen.

En Valls, un pueblo. Es delicioso.

Es un producto que incluso ahora se está exportando

a muchos países del mundo. Te puedes ir a Nueva York

y comerte unos "calçots". Eso es ya la leche.

Pero increíble. Es de estos productos locales,

pero que luego son tan solicitados y tan buenos,

que van por todo el mundo.

Tenemos aquí a Adrián. Bienvenido. ¡Adrián!

(Aplausos) ¿Qué tal? ¿Cómo estás?

Muy bien. Ponte en medio. Bienvenido.

Ya lo veis. Aquí cabe más que aquí.

Un poquito, un poquito.

Bueno, explícanos a ver.

La fiesta de Valls. Cuéntanos.

Es el último fin de semana de enero.

Cada último fin de semana de enero es fiesta "calutada".

El Concurso de Cultivadores, el Concurso de Salsas.

Y para acabar, Concurso de Comer Calçots.

A ver, Adrián. ¿Cómo te presentas tú en un concurso de "calçots"?

¿Ya te viene de tradición?

No. Yo comía "calutadas" familiares una vez al año

o con amigos. Y un fin de semana un amigo me llama

y me dice: "El domingo te paso a buscar

y vamos a concurso popular que está en Valls, en Tarragona".

Llegamos a Valls y es una fiesta muy popular.

Hay como 50 000 personas allí. ¡Madre mía!

No, no. Es multitudinario.

Se trata de comer "calçots" en 45 minutos.

¿Cuántos comiste? Dos... Va por kilos.

Ellos te pesan los "calçots" que te dan

y te pesan luego lo que te dejas. El peso neto. Gana el peso neto.

Y luego, los "calçots", ellos cuentan

los manojos que te dan, si 25 o 50.

Yo creo que me comí 2,400 kilos o una cosa así.

¿Cómo te preparas para este concurso?

Yo creo que tienes que prepararte de alguna manera.

Yo ya soy grande. Ya se ve.

Poca preparación necesitas.

La verdad es que, normalmente, bebo mucha agua.

Cuando mucha agua, tengo el estómago un poco elástico.

Y el día de los "calçots" son 45 minutos aguantando.

¿Pero cuántas cebollas son? Más o menos?

Cebollas... Este año pasado que gané... 310.

310 cebollas.

Increíble. No digo más.

Bueno, Adrián, nosotros tenemos aquí un temporizador, 30 minutos.

No sé si te quieres equipar. Perdón. De 30 segundos.

¿Tú vas equipado ya? ¿Cómo funciona?

Normalmente, te tienes que poner el baberito.

Pero hoy, como son pocos, vamos a obviarlo esto.

Toma ya. Vale.

Y, normalmente, nunca se ha comido con guantes.

Últimamente, se come con guantes

porque luego limpiarse es un engorro.

Claro. Las cenizas. Yo creo que es bonito

eso de mancharte. Bueno, dicen los puristas

de la "calçotada" que hay que comer con las manos desnudas.

Claro. Yo también. Tiene todo el sabor de la ceniza.

Vamos ahí. A ver. Que así aprenderemos a comer

bien un "calçot". Yo te hago cuenta atrás.

Yo os hago ritmo de concurso.

Ritmo de concurso. Lo que quieras.

¿Está así el tema o hay que ponerlo de otra manera?

Normalmente, en el concurso me pongo los "calçot".

Me pongo la salsa aquí. Póntelo como quieras.

Y luego, para dejar el resto...

Lo dejaremos aquí, pero luego esto lo pesan.

En Valls es lo que te dan pesado, lo que te dejas.

Para hacer el "ranking".

Vale. Vale, venga. Venga.

Tres, dos, uno. ¡Ya!

Se hace así. Pelas de punta.

(Sintonía del programa)

Hay algunos... Vaya velocidad, eh.

Siete años ha ganado. Siete años.

Más, más. Once.

Once años. Once.

Tres, dos, uno. ¡Cero!

(Aplausos)

Bueno, Adrián, eres una máquina.

No sé cuántos te has comido. Aquí hay...

Un montón. Te has comido un montón.

Y lo más curioso es que podías ir hablando a la vez.

Eso ya es la leche. Esto se adquiere con años...

Con la práctica, con la experiencia.

¿Y no se pierde el gusto por el "calçot"?

No, no. Bueno, es estacional. Esto lo comes en invierno.

De temporada. Al cabo de un año,

no te acuerdas lo mal que lo pasaste,

en el concurso, eh. No. Me imagino.

No te vayas muy lejos porque vas a probar "coulant",

que nos apetece que lo pruebes. Gracias por venir. Un placer.

A vosotros. Ojalá nos podamos ver en Valls,

que nos gusta también mucho el "calçot".

Gracias, Adrián. Hasta luego.

(Aplausos) Un placer.

Bien. Tenemos el "calçot". ¡Qué máquina!

Sí. Lo hemos marcado a la brasa.

Y lo vamos a triturar. Vamos a hacer un...

Fijaos qué color coge dorado.

Coge mucho más sabor. Exacto.

Y vamos a hacer algo que luego el sabor va a estar ahí.

Hemos hecho algo muy diferente.

El "calçot" no tiene ningún misterio.

Se come como lo ha comido Adrián.

Y ya está. Pero nosotros vamos a hacer algo diferente.

Con la salsa romesco, que después de esto, iremos a por ella.

La salsa romesco es una salsa fantástica

y que sirve para muchas más cosas.

Es muy buena. Muy agradecida. Hemos hecho muchas.

Y tanto. Yo trituro aquí. Ya lo veis.

El "calçot", porque tiene mucho sabor esto.

Estupendo. Suficiente.

Ahora vamos con la patata, que está bien cocinada. La pelamos.

Y pasapuré. Tan fácil como esto.

Vamos a hacer como un puré.

La patata así, buenísima. Va a ser un "coulant"

que sorprende muchísimo. Es sorprendente.

Pelo yo esta. Muy sorprendente.

Es algo diferente y que, bueno, es una forma

también de hacer otra presentación, de jugar.

De comer "calçots". De comer "calçots".

De darle un toque diferente.

Si queremos tradicionales, sabemos cómo son,

cómo se hacen y cómo se comen.

Pero esto es ir un poco más allá.

Se nota bastante que es una receta mía.

Sí. Es de mi hermano. No os voy a engañar.

Yo no me complico tanto la vida. Ya lo sabéis. Voy al grano.

Venga. Pasamos por pasapuré. Toma. Espera.

Ahí está. Tiene que estar bien cocinada, como veis.

Esta herramienta tan útil.

Y ya lo tenemos. Y ahora lo vamos a mezclar

con el "calçot"

y yema de huevo. Exactamente.

Ahora cogemos aquí el "calçot".

De momento, fácil. No tiene misterio.

Cogemos el "calçot", que esto va a hidratar

y dar un sabor tremendo a la patata.

De verdad, vais a quedaros sorprendidos

de la presentación. Y yema de huevo.

Recuerda mucho al "coulant" de chocolate pero nada que ver

porque es un trampantojo.

Cuando cortas el "coulant" chorrea el chocolate de dentro

y vamos a hacer algo parecido.

Dos yemas de huevo que nos ayudan a que quede más cremoso,

más bueno, para que ligue.

Pimienta y nuez moscada, que le vamos a poner.

Tiene que ir bien sazonado, bien...

Bien sazonado.

Veis que es mezclar el puré de patatas con el puré de "calçot",

la yema de huevo y aliñar bien. Pimienta.

Y, ahora, mezclarlo todo muy bien.

Vamos a poner la nuez moscada fresca, que la tengo aquí.

Vamos a poner un poco.

Estupendo. Veis que la yema nos ayuda a darle textura.

La nuez moscada, si podéis tenerla en nuez,

que es como se llama, es mejor, se ralla y tiene más aroma.

En mejor tenerla entera. Rallamos un poco.

Cómo huele ya. Me encanta esta especia.

Uh... Superbuena.

Buenísima.

Vale, aquí tenemos la base... La base del "coulant", ¿no?

Vamos con el "calçot", vamos con el romesco, perdón.

Vamos con la salsa romesco. Venga.

La salsa romesco la vamos a hacer en nuestro querido "ranrán".

Normalmente, se hace en el... En el mortero.

Pero la haremos aquí, porque se hace más rápido.

Pelamos los tomates y los echamos dentro.

Esto, además, es un plato típico de pescadores,

de la zona de Tarragona. Sí, señor.

Además, si hacéis más cantidad de esta salsa

y la tenéis en un frasco tapado en la nevera os aguanta mucho.

Y va muy bien.

Para ensaladas, pescados... Carnes, pescados...

Verduras, evidentemente, ya veis que es un plato

totalmente vegetariano, es que no le hace falta nada.

No le hace falta nada más.

Al pimiento, a la ñora, que es este tipo de pimiento redondo,

típico de la parte de Cataluña y de Valencia,

lo que hay que hacer es quitarle la carne que tiene dentro,

ya lo hemos explicado muchas veces, o podemos comprar la carne

del pimiento limpia, que ya la venden.

Después, ponemos el ajo, de esta forma nos encanta

para hacer diferentes preparaciones porque queda muy suave.

Cortamos la parte de arriba y sacamos toda la pulpa, los ajos.

En el romesco el ajo siempre va asado, ¿eh?

Porque queda más suave, mucho más suave.

Así queda fantástica la salsa, la verdad es que es de diez;

una gran salsa. Venga, todo dentro.

Avellanas tostadas... En Tarragona hay una zona, en Reus,

que es muy típica la salsa porque es una zona de avellanas.

Sí. Las avellanas de Reus,

que son muy conocidas, aparte de otros frutos secos.

Además, tiene Denominación de Origen, como el "calçot".

Es una zona de Reus muy importante en producción;

se recogen allí, se llevan a la fábrica

y se hace praliné, el magnífico praliné.

Avellanas, avellanas tostadas, que están buenísimas.

¡Avellanas de Reus!

Después, pan, hemos usado la brasa para tostar un poco de pan,

es imprescindible, nos ayuda a ligar la salsa,

le da textura; pondremos aceite de oliva, cómo no.

Yo creo que el "calçot", por lo que tenemos visto,

no solo está en la zona de Valls, está por toda España;

una vez que se produce el "calçot", se reparte muy bien.

Es algo que tiene mucha demanda.

Un toque de vinagre, que realza el sabor.

Espera, que te pongo la pulpa del pimiento,

la he sacado toda porque el toque de la ñora

es que... es infalible.

Y vamos ahí, a triturar.

Dale ahí. Tapamos.

Y trituramos bien.

Importante, probarlo de sal,

que creo que le va a faltar un poquito de sal, pero probemos.

Buenísima.

Es una salsa superagradecida, muy agradecida.

Vamos. Tenemos la salsa tradicional

y lo que vamos a hacer es ponerla en una cubitera.

Cuidado, ¿eh? ¡Ojo!

Esto es... ¿Veis qué vamos a hacer? Vamos a congelar unos cubitos.

Ahora veréis para qué.

"¿Por qué, por qué, por qué?", diréis.

"¡Huy, huy, ¿qué están haciendo?". Ahora lo veréis.

Javier, saca la que tenemos en el congelador.

Nosotros tenemos una hecha porque si no...

No daba tiempo a congelarse.

Esto va al congelador y tendremos cubitos de salsa romesco.

Os digo una cosa, no es una mala idea para conservar el romesco,

así lo tenéis para lo que queráis y lo podéis ir sacando poco a poco.

Nosotros ya tenemos una ahí,

ya os digo, es diferente, es para otra cosa.

Aquí lo tenemos; cubitos de romesco.

Están congelados. Congelados.

Utilizamos los que necesitamos, vamos al montaje.

Ahora viene el truco. ¡Moldes!

Bueno, no son moldes, son aros, vaya.

La manera de encontrar la medida es hacerlos más altos, ¿eh?

Ponemos el aro en el papel y lo cortamos más alto, ¿veis?

Una vez que lo tenemos cortado, lo cortamos por la mitad.

Pensad todos en el "coulant" de chocolate

que, seguramente, muchos lo habéis hecho alguna vez

o, por lo menos, lo habéis comido. Tú lo rompes y el chocolate

de dentro, que está fundido, cae. Eso es lo que vamos a hacer.

Eso es lo mismo pero con toque Torres.

Ponemos el papel.

Tenemos el horno a 190 grados, donde hemos hecho, si os fijáis,

todas las cocciones, menos el "calçot", que fue en la brasa.

Vale, ponlo aquí. Lo ponemos aquí.

Papel dentro y debajo, ¿vale? Cortamos la misma medida...

Porque así no se va a pegar.

Vale, lo ponemos aquí y aquí. ¡Fantástico! Venga, hecho.

Ahora, vamos a rellenar, Javier. Vamos ahí.

Vamos a rellenar con la patata y con el "calçot".

Este lo rectifico, que no está bien cortado.

Recordamos que lleva yema de huevo. Hay que ser riguroso.

Está perfecto, Javier. ¿Qué... qué... qué dices?

Si lo ponéis sin el papel tenéis el peligro de que se queme.

Sí, de que se enganche. Y papel sulfurizado...

¡Vale, dale ahí! Tenemos todos, no tiene misterio.

Primero, ponemos una base aquí debajo y aquí ponemos otra,

como si fuera el chocolate, que no...

Que no lo es, evidentemente. Aquí, Javier...

Mirad. Es perfecto así, porque ahora lo pones,

lo puedes introducir, manipular... Hundirlo.

Y no hay problema. Venga.

Vamos a ponerlo en medio.

Tenemos el núcleo fundente, lo tenemos ahí para que se funda,

al calentarlo en el horno, ahora lo vamos a dorar en el horno,

lo que pasará es que se fundirá el romesco y quedará líquido.

Lo importante es... (EMOCIONADO) ¡Oh!

Lo importante es que sea en medio, ni hacia un lado ni hacia otro,

porque, de esta manera, no toca los lados

y queda bien cubierto.

Ahora, a taparlo bien, para que quede bien cubierto.

¡Ya está! Es que... no tiene más complicación que esta.

Venga, esto por aquí y, ahora, pongo más aquí.

Vamos ahí, ya tenemos uno.

Además, cuando te lo traen no te lo imaginas,

dices: "Bueno, un puré de patatas". Y será muy fresco, porque lo vamos

a acompañar con una ensalada pero muy bien aliñada.

Venga, lo metemos en el horno y esperamos doce minutos.

Vais a ver qué resultado final.

(Música)

Estamos con la ensalada, tenemos rabanitos...

Acabamos de sacar del horno los "coulant" de "calçot" y patata.

Están enfriando un pelín, solo un poco.

Vamos a hacer una ensalada con tomate cherry, rabanitos...

El rabanito tiene ese toque picante y fresco, y que...

No nos hemos complicado, hemos comprado una mezcla,

había una mezcla en el mercado que era tremendamente bonita

y la hemos comprado. Y haremos una vinagreta simple pero buena

porque le vamos a poner frutos secos: avellanas ya que...

Como el romesco lleva avellanas, le meteremos avellanas partidas.

Ahí está. Un poco picadas.

Simplemente, rotas y ya está. Un poquito de maíz.

En una ensalada invernal, diríamos.

Para acompañar este "calçot",

esta versión del... del "coulant".

Es como un "coulant" de chocolate pero hecho de "calçot", buenísimo.

Zumo de limón.

Vinagre. Qué nervios.

Vinagre de Jerez, a ver cómo sale, a ver cómo sale.

Yo creo que muy bien, tiene que salir bien.

Salsa de soja, no le ponemos sal porque la salsa de soja

nos da el toque salino y aceite de oliva.

Pásame el aceite. Vámonos.

Y ya está y ya no le pongo, solo un poco de aceite

y movemos y ya está. Tenemos la ensalada.

Ensalada lista, mover bien para que se sazone todo bien.

Aliñar todo bien. Venga, yo voy con el coulant,

primero ponemos. Bueno, abre uno, abre uno.

Sí, sacaremos primero uno.

Aparte que si no está muy caliente, pues es más fácil de sacar.

Este lo vamos a... A abrir, a sacar.

Oh, cómo quema, Dios mío.

Ábrelo.

Uh, mirad, mirad qué pinta tiene. Sacamos el papel.

Y ahora... Vamos a ver

qué pasa dentro.

Abre por la mitad, sin miedo, Sergio,

y tenemos la salsa romesco por dentro.

Bueno, y la salsa romesco

que está dentro, aquí dentro, luego al comerlo...

La verdad es que queda muy cremoso,

muy bueno y la combinación de ambos es genial.

Vale, vamos allá, Sergio.

Aquí también sacamos el papel.

Con cuidado y lo que hacemos es poner aquí una ensalada.

Y lo importante, es muy bueno de comer,

está buenísimo. Vegetariano, amigos,

amigas vegetarianas.

Platazo. Además, con sabor

que es lo importante, que estos platos tengan sabor.

Sí, y tiene su toque o sus toques.

Haré aquí unos puntos. Venga, le pongo un perifollo.

Me quedó un poco de salsa.

Perfecto, aquí tenemos coulant de "calçots".

Este plato se suele acompañar con una brasa, normalmente,

a la brasa se hacen también butifarras, costillas a la brasa,

es un menú muy variado. A nosotros nos han llegado

al programa, mirad, unas butifarras que podrían ser morcillas también,

pero nos llegó blanca, nos llegó una que se llama brisa.

Sí, con piñones dentro.

Con piñones que tiene una pinta tremenda.

Es lo que tiene España que cada zona tiene su butifarra

su morcilla y eso es su riqueza. Su embutido típico

y esta que sabemos que es de sangre que es la que, bueno,

que es una butifarra negra. Luego también compramos

un poco de panceta y haremos con todo esto un salteado.

Y siempre se acompaña, la butifarra, con judías

y un poco de alioli.

Eso ya es el plato supertradicional.

Pero nosotros aquí cogimos unas alubias pintas.

Cocimos unas alubias pintas que, previamente, pusimos en remojo

y luego, las pusimos a cocer con una hoja de laurel

en agua durante hora y media, dos horas, dependiendo

de la judía de lo fresca o no, del tiempo porque

cuanto más frescas sean, menos tardan en cocer.

Y haremos un plato supercompleto, un plato muy fácil porque este

sí que es, prácticamente, mezclar todos los ingredientes.

Y saltear, vale, vamos a hacer, primero, saltear la panceta

con las butifarras y luego ya pondremos la verdura

que está picando Javier.

La verdad es que 50000 personas es mucha gente, eso yo no

he estado, pero se ve que tiene que ser una gran fiesta

y dicen que viene mucho turismo. Javier, tú no has estado,

pero tú y yo, te recuerdo que hemos estado cogiendo "calçots".

Eso sí. En temporada, que una vez

grabamos un programa, lo grabamos en Vals y era calzando

unos "calçots", recogiendo y él luego hacía una receta

y yo hacía otra. Bueno, veis que corto aquí

la butifarra a rodajas

y la fresca es la primera que voy a poner.

Es una verdura 100% de invierno. Sí.

Cuando hace frío es cuando está pletórica.

Es cuando está el "calçot" en su momento justo.

Bueno, es de enero a abril. Sí.

Y yo recuerdo que la persona con la fuimos a recoger

el "calçot" y a sacarlo de la tierra también

nos enseñó las cebollas porque es una cebolla

que se planta, luego se arranca de la tierra

y se trasplanta en un momento dado y eso nos sorprendió muchísimo

porque mucha gente no lo sabe

y luego, se ramifica y es el "calçot".

Nosotros no lo sabíamos hasta que lo vimos.

No lo sabía, es verdad.

Vale, voy a picar un poco de ajo que va superbién.

Se aprende mucho del productor estando en la tierra, en el campo.

Vale, bueno, saltear las carnes. ¿Te acuerdas que nos hicimos

una "calçotada" espectacular con leña?

Sí, sí. Y después, eso, butifarras,

costillas, bueno... Morcilla porque además

con vino... Muy como muy fiesta.

Venga, ahí está, mirad qué pintaza tiene esto ya.

Voy a poner el ajo que se dore también.

El ajo, el puerro,

bueno, ponle primero el ajo, sí, le damos unas vueltas,

espera que pongo un poco más que el ajo a mí me encanta

y, normalmente, le pongo bastante.

Ajo y luego le pondremos perejil picado también

que son las alubias además con ajo y perejil

ya son buenísimas.

Ponemos puerro, pero podría ser cebolla

que combina bien también. Sí, está bien.

Tenemos un plato chulo, perejil nos faltará.

Sí, al final le ponemos el perejil.

Y haremos un alioli que no puede faltar,

ajo y aceite.

Que también con la butifarra pega muy bien.

Bueno, ajo, aceite y la verdad, le ponemos huevo,

¿por qué? Porque así cuesta muy poco,

Sergio es que tiene bastantes problemas en hacer

el alioli sin huevo. El mérito es hacerla a mortero,

os acordáis que al principio del programa, al principio

del principio de los inicios, mientras Javier cocinaba

yo me senté aquí un día y me puse con mi silla

e hice un alioli, lleno,

un mortero lleno de alioli impecable.

Sí, pero es lo único que hizo durante todo el programa.

Solo con ajo y aceite, solo, sin huevo.

Durante todo el programa ahí haciendo.

Bueno, bueno. Tiene mucho trabajo.

De verdad, lleva mucho trabajo,

un buen alioli es pam, pam, es echarle ahí, eh.

Bueno, yo voy aquí. Yo ahora le pongo ya las alubias.

Ponemos las alubias y sigo salteando.

Vamos a poner que veo...

¿Cómo estamos de hambre? Mucha.

Bien, bien. Esa juventud.

Aquí estos comen. Además están estudiando

que eso me chocó a mí,

están estudiando mecánicos de avión.

Guau. Vale, pico un poco de perejil

mientras se termina de saltear

Oye, pues no os lo perdáis. No, tengo aquí, Sergio.

No os lo perdáis que nosotros, aquí donde nos veis,

nuestra abuela quería que fuéramos pilotos de avión.

No la Catalina, nuestra otra abuela, Carmen,

quería que fuéramos pilotos de avión

porque nuestro abuelo, nuestro segundo abuelo,

fue un coronel de la aviación americana,

o sea, fue un piloto de aviones.

Y cuando éramos pequeños nos querían pagar la carrera

de piloto y dijimos que no, que queríamos ser cocineros.

No sé si hicimos bien o no. Yo creo que sí.

Vale, para el alioli, depende del nivel de ajo

que queramos, yo le pondré el potente.

Dos dientes de ajo, un huevo entero.

Aceite de oliva, este es potente, eh.

Con un diente de ajo sería tranquilo,

con dos dientes de ajo es ya, ah.

Bien. Vale, vamos allá.

Perejil que lo pondremos luego.

Ya sabéis que si lo queréis más líquido, le ponéis

menos cantidad de aceite

y si es más espeso, poned más aceite

Vale, vamos a poner el salteado.

Superalioli.

Que huele de maravilla.

Supercompleto, además muy nutritivo,

esto ya que te echen lo que sea que no te para nadie.

Hombre. Ahí está, venga.

Ponemos un poquito de alioli.

Lo podemos poner aparte, pero así, luego la mezcla

es deliciosa, no voy a poner mucho

por el ajo. Es muy de temporada,

bueno, pero a todos nos gusta.

Pero que es salud, salud. Aquí ponemos un toque de perejil

que le va perfecto y ya tenemos dos platazos,

este coulant de "calçots",

ya sabéis, con Denominación de Origen

con romesco que son buenísimos y hay que consumir.

Y estas supersalchichas, butifarras, morcillas,

lo que tengáis en cada ciudad, en cada pueblo

que es un plato superenergético

y para coger el día con mucha fuerza.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Gracias por estar ahí, adiós. Hasta el próximo programa.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Coulant de calçots y judías con butifarra

Torres en la cocina - Coulant de calçots y judías con butifarra

25 ene 2019

Hoy unos calçots pero con toque Torres. En este caso, la salsa romesco va dentro de la verdura y no al revés. Será un original coulant que moderniza la calçotada y es sano y vegetariano y además unas judíaas con butifarra espectaculares.

ver más sobre "Torres en la cocina - Coulant de calçots y judías con butifarra" ver menos sobre "Torres en la cocina - Coulant de calçots y judías con butifarra"
Programas completos (794)
Clips

Los últimos 2.574 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios