www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3634772
Para todos los públicos Torres en la cocina - Cocina para invitados - ver ahora
Transcripción completa

¿Te ves capaz de improvisar una comida no prevista

con lo que tienes en la nevera o en la despensa?

Es lo que van a hacer hoy Javier y Sergio,

obligados a improvisar un menú para cuatro

a contrarreloj en tan sólo un hora.

Sergio va a elaborar una ensalada crujiente

con pollo especiado y un acabado muy especial.

Y Javier aprovecha sus compras en el mercado para hacernos

un rape con una técnica propia de las carnes.

Hoy los hermanos Torres nos van a enseñar

a salir triunfadores en situaciones inesperadas.

¿Quieres compartir nuestra mesa?

(Sintonía)

Hola, Beatriz.

Perfecto, con David.

Venga, los dos.

Hecho, no os preocupéis, algo hacemos.

Ahora miro a ver qué tengo.

De acuerdo, hasta ahora.

Muy buenas, hola a todos.

Bienvenidos a "Torres en la cocina".

Estamos aquí a tope un día más.

Me acaban de llamar familiares que vienen a comer

y vamos a ver qué tenemos porque no estamos seguros

de tener gran cosa en la nevera.

Bueno, algo hay. Ya tenemos pollo.

Voy a llamar a Javi, a ver qué nos trae.

A ver si puede traer algo.

Hey, Javier. Hey, Sergio, ¿qué hay?

No, que vienen David y Beatriz a comer,

que a ver si tienes alguna cosa para poder...

Tranquilo, porque con lo que tú tienes

y con lo que yo he comprado, verduras y un rape,

hacemos una comida de lujo.

Voy para allá. Vale, pues aquí te espero.

Venga, hasta ahora. Hasta ahora.

¿Qué pasa, Sergio? Hey, ¿qué tal?

Ya estoy aquí. No, que venía Beatriz y David

y no tenemos aquí para...

Que sólo tenía el pollo.

¿Te acuerdas el pollo aquel de corral?

Tranquilo, que he comprado

un rape que tiene una pinta espectacular.

Pues menos mal, porque digo "aquí hoy no comemos."

Bueno, siempre hay cosas que hacer, ¿no?

Siempre hay cosas para sacar

y en la nevera siempre hay alternativa.

¿Qué has comprado, rape y qué más? Mira, rape,

pasta filo... Ah, perfecto.

Esto para la ensalada perfecto. Y verduras de todo tipo.

Lechuga, que necesitaremos.

Mira qué escarola más chula. Yo tengo en la nevera también.

Para cocinarlo rápido puesto que no tenemos

mucho tiempo antes de que vengan a comer

lo que voy a hacer es primero quitarle la parte más grasa.

Porque estos son unos pollos que tienen...

Bueno, pues no tienen mucha grasa, pero algo tienen.

Entonces lo que vamos a hacer, fijaos, es romper la fibra.

Romper la fibra y cortar.

Como veis yo hago... Sin miedo, eh.

Sin llegar a la piel, porque la piel la vamos a dejar

y la piel de este pollo es muy buena.

Y nos va a proteger. Exactamente.

Hidrata la carne y luego nos queda crujiente la piel

y nos va a ayudar también para la ensalada.

Bueno, fijaos, yo lo marco bien. Es una ensalada especial.

Venga, perfecto. Y vamos a hacer aquí...

Javier, toma. Ajo.

Yo tenía pensado el ajo, ¿veis? Yo, por ejemplo, aquí

que tengo un hueco, pues ya relleno.

Esto es para macerar, ¿no? Sí, lo que vamos a hacer es

ajo machacado en el mortero, con un poco de guindilla,

pimentón dulce de La Vera

y un poquito de orégano, aceite y limón.

Y luego esto lo voy a pintar bien sólo por esta parte de aquí,

por esta no porque va a la sartén. Esto irá boca abajo en la sartén.

Y va a quedar una piel crujiente...

Espectacular.

Bueno, superbién. Fácil de hacer en casa,

porque lo tenéis fácil.

Y luego con esto vamos a hacer una superensalada

de pollo...

Bueno, más que nada que es versátil y muy rápido.

Rápido de hacer. Que pongo, una guindilla, ¿no?

Exactamente. Yo salpimento.

Ponemos un poco de sal y pimienta.

Pongo el orégano.

Vale, pimienta.

Luego ya el que quiera otras hierbas

pues también se le puede poner.

Nosotros en ese caso es lo que nos va, eh.

Media cucharada de pimentón, ¿no?

Más o menos, un cuarto voy a poner.

Un poco de aceite de oliva.

No mucho porque la piel ya tiene grasa,

nos va sacar toda la grasa del pollo y nos va a ayudar

a que quede bien crujiente, bien dorada. Queda muy buena.

Va a quedar muy bien.

Vale, ¿qué más ponemos aquí?

Venga, un poco de limón.

Zumo de limón,

que esto nos va a marinar un poco.

Perfecto. Y aceite, que tengo aquí.

Yo...

Perfecto. Sí, no hacerlo muy espeso.

Ay, no hacerlo muy líquido.

Y luego ya ahora con la ayuda de una cuchara que tengo aquí

lo que vamos a hacer es...

Vale. Perfecto, ya está.

Fijaos qué simple y qué bueno.

Entonces, en pollo es bueno, esto es buenísimo

porque le va a dar un toque diferente y especial.

Y entonces hacemos exprés.

Esto ni hace falta dejarlo mucho tiempo ni nada.

O sea, lo hacemos ahora. Le da el toque, eh.

Es el toque... uno de los toques.

Venga, perfecto, yo lo voy a poner a cocinar.

Os voy a enseñar cómo cocinarlo y Javier ya con la pasta filo.

Vale, ahora vamos.

Yo simplemente voy a deshacer un poco la mantequilla

para que se vaya fundiendo.

Veis, la mantequilla a fundir.

Bueno, ya veis que incluso

si queréis alguna hierba también le va.

Es que le voy a poner.

Le voy a poner porque veo aquí un poco de tomillo.

Es tomillo silvestre.

Un pelín, eh. Que esto sí que le va.

Y ahora hacemos como una manta,

lo estiramos. Exactamente.

Y luego pondremos un peso encima

para que quede bien plana y bien crujiente por la piel.

Y la cocción prácticamente se hace por la piel.

Exactamente. Para que quede más jugoso.

Mirad, yo tengo una sartén aquí con un poquito, una punta,

un poquito de aceite de oliva. Fijaros, tal cual...

cogemos esta manta de pollo. Bueno, este muslo de pollo,

este hermoso muslo de pollo.

Lo ponemos por la parte de la piel. Ponemos un papel sulfurizado,

que siempre en casa no cuesta nada tener.

Y un peso encima. Yo en este caso tengo una tapa.

Pero si no cada uno lo que tenga, ¿eh?

Voy a bajar un poco el fuego.

Tiene que ser fuego medio

para que no se nos queme la piel

pero para que se cocine el pollo,

que vaya dorando poco a poco, que vaya tostando la piel

y ya veréis cómo va a quedar.

Y lo dejamos. Vale, vamos con la pasta filo.

Ya veis qué fácil, eh.

Esto lo dejamos haciendo y nos ponemos con lo otro.

Vale, ponemos una capa.

Y pintamos con mantequilla.

Hombre, había unos pastelitos también,

pensando en los baklavas, ¿no? Que también es un tipo

de pastelito que hacen muy interesante.

Mira. También, sí, sí.

Eso es de Turquía.

Vale, mira, yo tengo aquí algunas hojas que teníamos...

Mira, tengo un poco de escarola, tengo unas hojas de mostaza...

Vale, vamos a utilizar todo lo que tengamos a nuestro alcance.

La lechuga que has traído tú

que la voy a poner en remojo también.

Veis, pintamos la mitad.

Y doblamos.

Y juntamos con la otra.

Que nos quede...

Así nos va a quedar un poquito más...

Que nos quede bien plana.

Y nos va a quedar mucho más crujiente y más resistente.

Pintamos un poquito por encima otra vez.

No mucho, eh, sólo un poquito. Luego ya se esparce.

Y, evidentemente, como siempre, un poquito de sal y pimienta.

Vale, y ahora cortamos.

Tenemos dos moldes.

Podría ser con el cuchillo cuadrada.

Eso como ya cada uno nos guste más.

Yo tengo este aro, pues lo voy a cortar.

Bueno, yo voy metiendo alguna hoja de lechuga en agua, eh.

Que la lechuga que te han dado viene con un gusano dentro.

Aquí tengo una. ¿Eh?

Sí, esta viene picada.

Bueno, vamos a "triar" aquí, seleccionar.

Vale. Bueno, lo hacemos en aros.

Pero podría ser de cualquier otra manera.

Yo pongo dos y voy a hacer una más.

Bueno, yo voy a poner también la filo en el horno.

Porque ahora tiene que empezar a dorar.

Que quede bien bien crujiente.

Ahí está, perfecto.

Está el horno caliente, precalentado ya.

Y después lo dejaremos para el segundo plato también.

180 grados lo hemos puesto.

Y eso con 7-8 minutos máximo ya lo tenemos.

O sea, que es muy rápido.

Lo que sí, ¿no le pones peso o qué?

¿Algo encima para que quede más plano?

Puede ser, pero tampoco es necesario.

Si nos queda un poco ondulado. Bueno, vale.

Yo creo que le va a dar más magia.

Está bien, está bien. Podríamos ir con la vinagreta.

Perfecto.

¿O esperamos que se haga esos 7 u 8 minutos?

Porque va a tardar lo mismo.

También el pollo es lo que le queda, eh.

Porque fijaos, eh.

Ya el olor es buenísimo.

No, hombre, eso está... Está cogiendo...

Voy a enseñar un poco.

La piel está dorando.

Le falta un poco todavía.

Cuando esté crujiente la piel estará cocido el pollo.

Se está cocinando, pero por la parte de la piel,

que es lo interesante porque no reseca la carne.

Y ya está, esperamos un poquito

y terminamos.

Bien, ya tenemos la filo. Fijaos qué maravilla.

Bueno y rápido, eh.

Nada, en nada está.

Perfecto, vamos a ver cómo está el pollo.

Vale, quitamos la tapa.

Quitamos el papel.

Que ahora ya está.

Y ahora lo que vamos a hacer es darle la vuelta.

Buah, vaya ensalada.

Nada, marcarlo por aquí ligeramente.

Ahora, fijaos la piel.

¡Epa! Exactamente.

Ya lo tenemos. Supercrujiente.

Supercrujiente.

Y ya es un toque, voy a...

Nada, le doy muy poco.

Voy a sacar las lechugas.

Está crujiente, está impecable.

Falta la vinagreta, eh. Vale, sí.

Espera, que voy a cortar un poco de cebolla.

Vamos a ponerle cebolla tierna que tengo aquí,

así en juliana.

Bueno, ya veréis qué ensalada más versátil.

Y con los que tenemos, ¡vaya!

Bueno, lo que ha traído Javier y lo que teníamos en casa

lo vamos a hacer.

Y además sorprendente. No se trata sólo

de que venga la gente y de que coma,

sino de darle un toque, ¿no?

En nuestro caso ese toque Torres que no puede faltar.

Venga, un poco de cebolla tierna. Vale, voy a sacar ya el pollo.

Venga, el pollo ya lo tenemos cocido. Lo que hago es sacarlo.

Perfecto. Bueno, ¡mirad qué espectáculo!

¡Brutal, eh!

Y con el toque del marinado queda impecable.

Mirad, eh.

Es crujiente crujiente. Sí, sí.

Tengo un poquito de tomate seco que también le va a dar acidez.

Y, cómo no, tiene que llevar un poquitín.

Esto va a servir incluso para la vinagreta.

Lo vamos a cortar con la piel hacia abajo

para no quitar el crujiente.

Y esto fijaos aquí qué jugo tiene.

Vale, pico tomate seco, eh.

Prepara la vinagreta.

Bien pequeñito, que sabéis que el tomate seco

tiene una buena concentración de azúcares y de acidez.

Y es un tomate que lo podemos hacer,

lo podéis ver en la web. Lo podemos poner como este

y os guanta muchísimo tiempo.

Y tenerlo a mano siempre va superbién.

Bueno, la cocción del pollo queda impecable.

La piel bien crujiente, el pollo bien jugoso,

que es el toque,

es lo bueno. Bueno, si se puede ver aquí ahora os lo enseño.

Y ahora os lo enseño

porque tiene una pinta espectacular, eh.

Fijaros cómo queda. Yo hago la vinagreta.

Piel crujiente, bien jugoso y luego bien marinado.

Pero al momento.

O sea, que no tiene...

Vinagreta.

Tomate seco,

unas gotas de vinagre.

No mucho, no abusemos.

Aceite de oliva.

Además, es una vinagreta que nos puede aguantar mucho.

Pimienta.

Un poquito de sal... no mucho, un poquito.

Si alguien quiere soja, que ponga soja.

Yo lo voy a hacer muy natural.

Voy a poner un poquito más de aceite.

Voy a poner una base en el plato abajo.

¡Ah!

Está caliente, eh.

Voy a poner una base. Sin miedo, Sergio.

Ya, pero es que quema, eh.

Vamos a poner una base. Vaya lujazo, ¿no?

No, no, brutal, eh.

Vamos a poner una base aquí.

Y le voy a poner uno más.

Esto va a ser la base.

Ahí está.

Vale.

El fondo es la base, ¿no?

El fondo es la base, la base es el fondo.

Yo voy a poner un poquito de vinagreta encima.

Lo vamos a poner de pie.

Luego, este pollo con gente queda buenísimo.

Venga, perfecto. Un poquito de tomate.

La lechuga ya la tienes ahí escurrida, ¿no?

Sí, ahora, el filo.

Perfecto, ahora, empezamos a montar

con estas hojas que Javier nos ha preparado,

primero, esta que nos es plana

para poder montar encima. Y aquí, ponemos un poco

de esta escarola que es preciosa,

esta lechuga que nos va a dar muy buen sabor.

Esto, lo que voy a hacer

es picarlo para ir poniéndolo por ahí en medio.

Vale.

Una de escarola, marchando.

Encima le va a dar volumen, tú puedes poner en medio,

Sergio, si quieres, lo que te sobra.

Bueno, las puntas.

Buenísimo.

Es que el pollo así está brutal, buenísimo.

Vale.

Vale, hacemos otra capa que yo la haría doble.

Toma, espera, que le pones un poco de cebolla...

Huy, huy, que no falte. Venga, perfecto.

Y, ahora, podemos hacer otra capa, otra capa de la otra lechuga

que hemos aliñado, ¿vale?

Qué bueno está el pollo, eh.

Sí, simple y pollo crujiente, ensalada crujiente.

Pero, es que queda, tiene un sabor buenísimo, además, está muy jugoso.

Vale, ya está, Sergio. Un poco más, ¿no?

¿Sí? Un pelín, sí.

Lo tengo aquí, epa...

Venga.

Y, ahora, este que es bien bonito. ¿Espera, cebolla?

Vale.

Ahí, ahí, perfecto.

Venga, perfecto. Lo ponemos encima

y ya tendríamos aquí, poco más.

Vaya ensalada. Un poco de vinagreta alrededor.

Sí, vamos a poner un poquito.

Y, ahí, un poquito de vinagreta alrededor.

Bueno, aquí lo interesante es que, fijaos con qué poco

podemos hacer, sorprender, y vamos a sorprender.

Y ahora viene otro que está superbién también.

Igual de bueno. A disfrutar.

A ver, Javier, qué tienes tú por ahí.

Tengo estos tomates que están súper maduros y están preciosos.

Pues yo, mira, piñones, habíamos dicho, vinagre.

Este vinagre viejo está buenísimo.

Aceitunas, venga que vamos a limpiar aquí la despensa.

Aceitunas y coge, coge, también, pistacho.

Y ya está, si es que un producto así poco necesita.

Venga, perfecto, la despensa. A cocinar.

Vale, perfecto, pues con esto y con lo que...

Con poco, con poco vamos a hacer mucho porque,

evidentemente, tenemos un buen producto

que he comprado un rape que está espectacular.

Bueno, y la ensalada de pollo. Claro.

Bueno, tenemos un primer y un segundo, el primero, fresco

y el segundo también, pero contundente, o sea, que...

Bueno, aquí tenemos un señor rape

que yo no entiendo el pescado con lo feo

que es y lo bueno que está.

Bueno, antiguamente, sabes que este pescado lo pescaban

y lo tiraban al mar

de lo feo que era, no se atrevían a comérselo,

hace tiempo, eso es verdad. Bueno, al ser un rape grande

lo que haremos es que cocinaremos un trozo ahora y dejaremos

un trozo para mañana que haremos un supersuquet de pescadores.

Bueno, otra receta, también, tenemos varias,

haremos varias recetas con él.

Y lo veréis. Bueno, yo rallo el tomate,

primero, voy a rallar un tomate ya veréis para qué es.

Déjame ese cuchillo. Es un tomate para hacer

un acompañamiento muy fresco para el rape

y lo que voy haciendo es cortar por la mitad y rallar,

rallar con un rallador normal,

o sea, que no hago nada extraordinario.

Y sabéis que el rape no tiene espina, que tiene un cartílago

es, prácticamente, cartílago y es muy fácil de limpiar

porque, veis, ya tenemos un filete

y ahora lo que hay que hacer es sacar la piel,

esto lo guardaremos, como hemos dicho...

Y se aprovecha todo, evidentemente, nosotros no tiramos nada.

Hombre, nosotros lo que hacemos es comprar el rape entero

porque se aprovecha más, luego, con el descarte

del rape es con lo haremos, pues, diferentes platos

que no os anticipo porque los iremos haciendo

en otros programas, ya lo veréis.

Pero, bueno, que aquí tenemos... y luego la espina, evidentemente,

las pieles y todo para hacer el caldo, el fumet.

Aquí se aprovecha todo.

Importante.

¿Veis? Vamos a coger esta parte de aquí, tenemos este lomo;

voy a coger esta parte de aquí de momento

y esto, para cocinarlo.

Perfecto, a la nevera.

Bueno, ya veis qué lomo de rape más hermoso. Y luego, el rape

no es un pescado caro sino todo lo contrario

es un pescado que se aprovecha muy bien, ya se ve,

en el mercado se ve.

Ponemos aquí,

y ponemos sal,

pimienta,

veréis que es que es un plato superfácil de hacer,

lo que pasa es que...

Cuando hay un buen producto, prácticamente, no hay

que hacerle mucha cosa porque es que no lo necesita

es, rápidamente; lo que sí que voy a necesitar

es un poco de mantequilla, a ver si me trae Requena.

Lo que necesita es combinarlo bien que eso, pues, hay que hacerlo,

pero, tomate ya combina muy bien, aceituna negra le pondremos;

¿veis?, lo que hago ahora, es escurrir un poco el tomate

para que luego no nos suelte el agua.

A veces, hacemos tomates concassé

o, a veces, también hacemos tomate rallado;

le quitamos un poco el agua y ya está.

Ya lo tenemos; luego, tengo aceituna negra

que es la aceituna muerta que nosotros llamamos,

que nos va muy bien este tipo de aceituna para...

Para, para... la vinagreta, para, según qué,

sobre todo para toques, para un toque de pescado

o de carne, también le va bien.

Vamos allá. Vale, y yo voy a dorar

el rape.

Vale, aquí veis que, evidentemente, el protagonista es el rape.

Sartén bien caliente, vamos a marcarlo fuerte

porque lo que nos interesa es que, después, por dentro tenga...

Que no esté demasiado cocido el rape.

Que tenga un punto rosado, entonces, para eso, fuego fuerte.

Vale, voy a coger una cuchara.

Y lo marcamos por todos lados igual, eh.

Y, además, cuando se dora bien el rape es cuando coge

ese sabor tan bueno, tan especial.

Es un pescado fantástico, buenísimo.

Bueno, siempre es bueno, también, cuando no tenemos mucha cosa

en la nevera o, aunque la tengamos, mirar en la despensa

que siempre suele haber

cosas en la despensa. Voy a poner un poquito...

Muchos días con lo poco que hay en la despensa y en la nevera,

hacemos un plato rápido y bueno.

Bueno, tengo aquí un poco de vinagre que es un vinagre,

este es italiano, tenemos un vinagre muy viejo

que nos regalaron y lo usaremos.

Vamos a hacer una vinagreta luego con todo esto.

Este rape, ahora le estamos dando una técnica que lo vamos a hacer

como si fuera una carne.

Como si fuera bien un solomillo o un roast beef, que es dorarlo

muy bien, lo vamos a bañar un poquito con mantequilla

que le da ese toque tan bueno, tan especial.

Y cocinarlo, pero, que nos quede un poco rosado por dentro,

lo dejamos reposar, después, un poquito para que repose

que, realmente, los jugos es cuando quedan mejor.

Y después, ya cortarlo.

Fijaros ya que está cogiendo ese dorado tan bueno

y la mantequilla lo que le aporta es que, sabéis que cuando

se dora un poquito, queda como... como con sabor a nuez

que nosotros terminar la carne o el pescado así con un poco

de mantequilla, nos gusta mucho.

No siempre pero, a veces, le va muy bien,

entonces, ponemos dos cucharaditas.

Y ahora ya bajamos un poco el fuego...

Y ahora, lo que decimos nosotros: mimar, hay que mimarlo.

Y esto le da un sabor buenísimo, espectacular, de verdad.

Tengo una ramita aquí de romero

que le va a dar un toque, también, también, muy fresco.

Y ahora, cuando se dora la mantequilla,

cuando coge ese color es cuando realmente

le da un sabor excepcional.

Si lo bañamos es para que se haga la cocción más uniforme,

que sea por todos lados igual

y una cosa tan sencilla, ¿cómo puede ser tan buena?

Pues lo es.

Ahí está, lo voy a poner... nada, unos minutos al horno,

lo voy a poner 4 minutos al horno a 180 grados.

Eso, intentando que nos quede rosado por dentro.

Bien, ya lo tenemos, ¡fijaos qué bonito!

El color es excepcional.

¿Qué bonito, eh? Déjame la cuchara.

Podemos bañar un poco aquí ya para...

Porque aquí están todos los jugos que ha soltado el pescado.

¡Buah!

Sencillo, pero muy bueno.

Y es como si fuera una carne, le damos el mismo trato.

Bañar bien. Y ahora, ya...

Vamos a ponerlo encima de la tabla.

Mientras, tú haces la vinagreta, Sergio.

Lo primero que voy a hacer es,

¿os acordáis que hemos hecho un tomate rallado?

Pues, este tomate rallado lo ponemos aquí en un bol

y lo que hacemos es poner aceite de oliva

vamos a sazonar bien este tomate

que nos servirá de cama, de acompañamiento

y es refrescante, le vamos a dar un toque refrescante.

Sal, pimienta.

Sal, pimienta.

Voy a poner un toque pequeñito, pero, para refrescarlo,

si cabe, todavía más, de albahaca.

Pero albahaca cortada muy pequeñita.

Ahí, frescor, que le va a dar muy buen tema.

Y aquí, tenemos también... Espera, que eso se lo ponemos

luego, encima, que tengo para ponerlo,

porque esto es la base;

esto será la parte de abajo por decirlo de alguna manera,

que esto es... Lo bueno es dejarlo unos minutos

que repose un poquito

y así se va a hacer una cocción mucho más uniforme,

los jugos se van a repartir y va a quedar mucho mejor.

El tiempo que tú hagas eso. Por un lado, tenemos el tomate,

por el otro, tenía la aceituna muerta picada, que la tengo aquí,

vamos a coger esta joya que es un vinagre viejo

que tenemos de Módena, en este caso.

Oye, podría ser un Jerez, no pasa nada, pero...

De vez en cuando, es bueno tener ese vinagre

tan bueno... eso es, ahí está.

Voy a hacerlo, sé que no te gusta mucho el aro a ti, pero, es que...

Bueno, da igual, eh; aceite de oliva, con la aceituna.

Y luego, le vamos a poner un poco de piñón,

que lo voy a picar un poco a groso modo y también pistacho.

Que le va, el fruto seco le va muy bien al pescado.

A veces, lo ponemos como picada, o sea, como si fuera

una picada en el mortero,

pero, en este caso, lo vamos a poner para refrescar.

Y es un plato ahora fresco para comer.

Vale, lo voy picando, pues, nada, un poco, eh.

A trozos...

Ya tenemos el tomate.

¡Yepa!

Y voy a cortar el pescado.

¿Veis? El pescado, pues eso, ha reposado.

Sacamos esta primera parte.

Y lo importante, es lo que decíamos: es la cocción.

Porque, si no, queda demasiado seco y, de verdad, que no...

Sí, el rape tiene que estar un poco rosado por dentro, siempre.

Ponemos un papel por si suelta un poco de agua.

Fijaos. Ahora os enseñaremos la cocción.

En general, cualquier pescado rosado.

¡Mirad, qué cocción!

Dentro queda impecable, queda muy bueno.

Y es lo que nos va a quedar...

eso es lo que nos hace que quede jugoso.

Luego, esto también lo servimos tibio, tal como está

y vamos... no hay que levantarse de la mesa,

para calentarlo ni volver, porque es un plato muy fresco,

se puede consumir a temperatura ambiente.

¡Qué buena pinta tiene!

Vamos a empezar.

Y luego, ya le ponemos lo que está haciendo Sergio

y es un plato para triunfar.

Que se podría comer frío también,

si dejamos el rape enfriar. Pues, por qué no.

Tengo este trocito que lo voy a poner, también.

Toma ya.

Perfecto. Y ponemos ya...

Exactamente, ahí ponemos el colofón.

¿Qué, algo más? No, ya está, ¿no? Yo no le pondría nada más.

Está perfecto. Menos es más.

Venga, ya está.

¡Y fijaos qué color más bonito! Venga, ahí está.

Bueno, aquí tenemos este platazo; con muy poco...

Este supermenú, supermenú.

Bien, y aquí viene el rape.

Perfecto. Con pocos productos

que tengamos en la nevera y comprados en el mercado

se pueden hacer grandes platos, así que...

Bueno, que siempre hay un buen motivo para cocinar,

aunque sea con poco tiempo con resultados de lujo.

Nos vemos en el próximo programa Adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cocina para invitados

Torres en la cocina - Cocina para invitados

15 jun 2016

Sergio y Javier nos hacen dos sugerencias para cuando tengamos invitados a comer: una ensalada crujiente de pollo y un delicioso rape con tomate.

ver más sobre "Torres en la cocina - Cocina para invitados" ver menos sobre "Torres en la cocina - Cocina para invitados"
Programas completos (464)
Clips

Los últimos 1.530 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios