www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4782225
Para todos los públicos Torres en la cocina - Cazuelita de setas y fricandó al vermut - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

Bienvenidos a "Torres en la cocina".

Hoy estamos en el otoño y, por eso, vamos a hacer un programa

dedicado a las setas: una cazuelita de setas.

Luego, vamos a hacer un fricandó, que es un plato de carne,

pero lo haremos con vermú, es un programa emocionante.

Traemos el otoño, tenemos muchas setas,

estamos en plena temporada y las lluvias han ido bien.

Lo primero son las setas a la brasa;

vamos a hacer una cazuelita de setas con caldo...

Con toque. Con toque mío, se me ha ocurrido.

Venga va, Sergio. Que ya se quiere apuntar el tanto.

Ha sido a los dos. Aquí tenemos... Ah... ah...

Atención, aquí tenemos... Venga, va.

Una brasa, pero podría ser una rejilla o una sartén;

en una sartén podría ser. Lo que tengamos.

Si tenemos al aire libre con carbón o leña...

Ojalá, pero si no, en una sartén. Repartirlo bien, sin miedo, Javier.

No tengo miedo. No tengas miedo, no lo tengas.

Ponemos una capa de romero a tope. Ya veréis.

Y ponemos las setas encima, se van a ahumar y se van a cocinar.

Veréis que empieza a sacar humo y pilla un rollo de romero...

Mirad qué setas hemos encontrado: llanega.

La llanega la hay blanca y negra; esta es la blanca,

que tiene un poco de gelatina natural, es buenísima.

Y aquí, "Boletus edulis". Exactamente.

Es una de las reinas de las setas, también.

La verdad es que este año está siendo muy bueno.

Hacedlo con las setas que tengáis en vuestra región,

sabemos que nos veis desde toda España y desde el mundo;

Canal Internacional, también.

Lo que tengáis en vuestro lugar de origen,

porque cada zona tiene sus setas, sus temporadas; hay que aprovechar.

Fijaos, porque ahora esto pilla un rollo, un humo, un...

Un sabor a monte, es lo que queremos, es brutal.

Bueno... Ahora vamos a ir... Javier...

Mientras se van ahumando, las vamos a cocinar y a ahumar.

Vamos con la chalota. La chalota va muy bien

para las setas, combina superbién la chalota con la seta.

Ahí va. Vamos a rehogarla primero,

una vez que las setas estén ahumadas,

vamos a hacer una cazuelita de setas.

Una cazuelita que está muy buena y que tiene dos toques...

Recojo estas setas de aquí. Esta temporada es brutal, ¿eh?

El níscalo... vamos, qué decir.

La seta de cardo. Que es muy buena, también.

La "carrereta". Hay de todo ahora. Boletus...

Dedicamos el programa a las setas y a las personas

que van a coger las setas, que sois muchos, también.

Exacto. Sé que muchos de vosotros y vosotras vais a cogerlas,

pero hay que tener un poco de cuidado.

Dicen que las setas se pueden comer todas, algunas, solo una vez.

(RÍE) Las demás se pueden comer.

Cuando vamos al monte debemos llevar una guía

o una segunda opinión es importante.

Javier y yo sobornamos a la gente que sabe de setas;

nos vamos al monte y, aunque sepamos,

luego nos vamos a un bar donde va la gente que sabe de setas,

les invitamos a un cortado y le sacamos el cesto:

"Oye, ¿tú cómo lo ves?" "Esto sí, esto no, esto tal...".

Y si no, solo coged las setas que conocéis muy bien,

que sabemos que esas no fallan y así no hay ningún problema.

Parece que estemos ahora... No sé, con este aroma...

Sale un aroma tremendo. Sí, nos estamos ahumando.

Las voy a quitar ya porque estas setas las tenemos.

Estas las voy a...

¿Veis? Esto ha cogido... Yo estoy llorando.

De las chalotas, ¿no?

En realidad, esto era una idea de Sergio, no era mía.

Pero es que va muy bien. ¿Os huele bien o no?

(PÚBLICO) Sí. Claro, huele muy bien.

Esto está magnífico. Venga, Sergio.

En casa ponéis el extractor y... A mí me gusta este olor.

Vale, yo ya estoy protegido.

No sé vosotros, pero estoy llorando como una Magdalena.

¿Estás llorando por la cebolla? Sí. No.

Por la chalota. No.

Yo estoy aquí y no lloro.

No sé, se me habrá venido a mí.

No, no. A ver, mírame.

No, no llora. Pues yo sí. No lloro.

Rehogamos bien la chalota y vamos a poner aquí las setas.

Le vamos a poner un toque de... Se han cocinado aquí ya.

De vino blanco, que la seta y el vino blanco van muy bien.

Qué bien. Si queda alguna broza de pino aquí o de romero,

alguna broza pegada, dejadla, porque le da un rollo tremendo.

Ahí está, fijaos.

Esta cocinada la seta ya, el primer toque se lo hemos dado.

Y, después, va a soltar el agua, va a soltar todo el jugo

en esta cazuela y va a ser buenísimo.

Mira que nos gusta ir a buscar setas, nos vamos...

Hemos estado en La Rioja muchas veces,

en Ezcaray hay un lugar donde se cogen muchas setas;

en Teruel, que es buena zona de setas; en el Pirineo catalán;

en Huesca... yo qué sé. En todos sitios hay buenas setas.

Esto lo retiro y ya lo tenemos.

Cojo las setas, ¿eh? Mirad qué cosa más bonita.

Ahí está. Ya está.

Y, luego... huele superbién.

Parece Londres, estamos aquí... Ponemos dentro.

Un poquito de sal y pimienta;

vino blanco,

un chorrito de vino blanco, dejamos reducir el vino;

y aquí tenemos un poquito de caldo de ave.

Hay que tener siempre caldo de cocido o de ave

en la nevera; en pastillas, congelado... como queráis, pero...

Haced una buena olla y la tenéis ahí preparada para estas cosas.

Ya veréis que la llanega, como tiene esa...

O para los vegetarianos, podéis poner una "nage",

que es un caldo de verdura, y le va muy bien.

Esa gelatina va a ir superbién.

Esto es un platazo, es un plato de otoño...

Total, ¿eh? ¿Te gusta mi plato? Era mío, pero vale.

(RÍE) Me lo has quitado...

Ponemos el caldo de ave y, ahora, Sergio, vamos a ir...

Aunque el segundo plato me mola mucho, también.

Dejamos cocinar aquí y... Y el pan, ¿no?

No, ahora vamos... Ah, sí, que tenemos aquí...

Bueno, como sabéis, siempre... Todo está muy bien, muy sano,

qué bien, qué guay; pero un poco de chicha le vamos a poner.

Almendras, cómo no;

ajo tierno, que el ajo tierno va muy bien con las setas.

Es perfecto. Muy otoñal.

Fijaos lo que ha llegado a nuestras manos,

que nos han enviado. Es una butifarra de perol,

es un tipo de morcilla que se cuece en un perol grande

y... y es maravillosa, es la leche, es buenísima.

Qué bonitas son las temporadas. Le voy a quitar la piel.

Y cuando ves que van llegando; que ya estamos en otoño,

que ves las castañas, los boniatos, las setas...

Ahora viene muy buena época de producto y para nosotros,

que estamos en constante búsqueda de productos siempre,

es muy interesante, está muy bien.

Tenemos el ajo tierno, las almendras,

vamos a poner un poco de aceite y vamos a dorarlas;

cuando se dora la almendra coge un rollo buenísimo.

Esto ya tiene... uf...

Almendras, piñones... los frutos secos le van muy bien

porque... porque le dan un toque.

La butifarra, esta butifarra la puedes comer tal cual porque...

Hum... buenísima.

Voy a poner aquí. ¿No la pones ya para que dore bien?

Sí, sí, con las almendras. Métela ahí.

Voy a guardar un trozo por si acaso...

Ponemos... Por si acaso me hago un bocata.

Tiene una pinta esa... Está brutal.

Esa butifarra, que no veas. Está espectacular.

Las almendras,

la butifarra y, luego, le ponemos los ajos tiernos.

Esto de acompañamiento va a ir muy bien.

Venga, perfecto. Fijaos lo que estamos haciendo,

es un poco tipo de... Es una cazuelita de setas otoñal,

pero le vamos a poner el toque Torres, como siempre;

haremos entre una sopa castellana y una cazuelita de setas.

Le vamos a poner huevo y le vamos a poner pan tostado

con un poco de queso rallado, que había un poco en la quesera.

Y eso mola, porque le da un toque maravilloso.

No veas cómo están, prueba el caldo.

El caldo está así por las setas. Sí, ahora pillo. Coge colágeno.

Eso es la llanega, que suelta esa gelatina natural

y queda ligado, es fantástico.

Bien. Esto no falla.

Vamos a hacer aquí el pan.

O sea, sacamos las almendras,

esta butifarra fantástica y el ajo tierno.

Cortando el pan se me ha ocurrido, a ver si me acuerdo. Era así.

Y este aceite para eso. Dame daditos, ¿eh?

No, voy a hacer una cosa. Antiguamente, para los revueltos,

en Madrid o en el País Vasco, no sé dónde lo hacían,

hacíamos así... Tracas. Qué bueno.

Tracas. Cortar las puntas y hacer así. Esto era un clásico.

Esto se tostaba y se pinchaba en el revuelto.

Con esto, que se ponía así o así, no me acuerdo,

con esto ibas comiendo el revuelto; una vez tostado, aguanta.

¿Quieres cuadrados? Sí, cuadraditos para saltear.

Tenemos el aceite de la butifarra, la almendra, el ajo tierno.

Aquí salteas el pan y es un plato un poco de pan.

Hombre, tiene que tener. Y le va el queso, eh,

un poco de queso también, Javi.

Sí. Vamos a ver cómo construimos.

Vamos a ver. Porque, al final, como colofón...

Venga. Este lo pongo también.

Le voy a poner un par de huevos.

Le va. También le va ya para que esté...

¡Eh, eh, eh!

(Risas)

Bien. Doramos bien el pan.

Un poquito de sal y pimienta, que esto va muy bien.

Y esos crostones de pan van a ir geniales.

Ahora aquí, que tengo el caldo,

pongo el huevo entero.

Pongo un par de huevos enteros.

Uno. Eso de maravilla, eh.

Esto ya es nivel. Esto ya es nivel.

Sal y pimienta encima del huevo. Nivel superior.

Este es de libro. Este plato es de estos que no fallan.

Y ya ves tú qué fácil. Con todo lo que encontréis ahí,

que no hay nada raro, vaya.

Plato fácil y potente.

De otoño. Un poco de tomillo. Va.

Que esto al pan le va a ir muy bien.

Mi aportación... Es que no puede ser, si no.

Bueno, tengo dos tipos de quesos.

Tengo un parmesano muy curado

y otro tipo de queso más cremoso.

Vamos a rallarle un poco encima.

Voy a meter parmesano, que es más cañero.

Aunque también es un gouda de esos que...

Venga, aquí, en la sartén y todo.

Encima del pan para que dore. Bueno, eso le va muy bien.

Vale. Ya está tostado el pan. Ahora coge el queso.

Fijaos el huevo. No lo voy a cocinar demasiado

porque luego va a seguir cocinando en la olla.

Voy a poner el pan, que ya lo tenemos.

Este no. No me gusta, Sergio. El pico no me gusta.

Mira. El pico lo quería para que la gente viera

que si tú lo pones así...

Pues... Para mojar el pan.

Con ese mojas la yema.

Al final, el pan. Que ahora va a absorber

el caldo de las setas para...

¡Uf!

Platazo. Ahí.

Platazo. Menos es más a veces.

Aunque este es un plato completo y muy sano,

de desayuno y aguantas todo el día.

La segunda parte del programa tendría que ser

sentarnos y comernos esto.

Y ya está. Bien. Sergio, alguna hierba.

Eh... Cebollino le voy a poner.

Pero, vamos, que poco más le hace falta a este plato.

Primer platazo del día. Las setas.

El segundo también tiene setas porque es un fricandó.

Pero con toque también, es verdad. Con el toque de vermú.

Qué bueno.

Perfecto. Retiramos el primer plato.

Vamos con un fricandó con setas.

Fijaos qué setas tenemos aquí. Esto es angula de monte,

rossinyol de pino,

trompeta amarilla. En cada región tiene

un nombre diferente, pero es una seta buenísima

porque tiene un toque a bosque magnífico.

Y la carne. Una carne fantástica, una carne de ternera,

que es la tapa. Se llama la tapa.

Está muy bien de precio además.

Y para hacer el fricandó va superbién.

Es una carne magnífica.

Lo primero que vamos a hacer, es cortarla. Cortarla a filetes.

Fijaos.

O la pedimos cortada.

Fricandó es un guiso de carne que lleva setas.

Y luego, el fricandó siempre se hace en filetes.

No se hace nunca en dados.

Si no, sería más un estofado.

Y la tapa plana está cerca de la pierna.

Es una carne, ya decimos, para guisar buenísima.

Luego queda mantecosa. Queda buenísima. Queda superbién.

Y es una carne muy económica.

Te veo con los cuchillos. Hemos traído una cosa.

Os prometimos que haríamos una...

¿Cómo lo llamamos? Un poco de escuela Torres.

Fijaos lo que hemos traído.

Bueno, lo que tenemos. Los cuchillos.

Ya veis que es un maletín normal.

Y, bueno, evidentemente, siempre que embarcamos,

porque si vamos de viaje, nos llevamos nuestros cuchillos.

Pues, claro, es un tanto sospechoso el tema.

Pero bueno. Mirad lo que tenemos.

Primero, algunos que tenemos que tener obligatoriamente.

Una puntilla. Ya sabéis que esto nos sirve para pelar ajos,

para hacer cosas pequeñas que podemos manejar

con la mano tranquilamente.

Bueno, después en casa,

con tres cuchillos seguramente hacéis.

No hace falta tener todos estos cuchillos.

Es importante también que los cuchillos

sean buenos.

Porque es una inversión. Un cuchillo bueno

siempre se nota en el tacto, en el corte.

Es bueno tener un buen cuchillo.

Y luego cuidarlo. Ir afilándolo de vez en cuando.

Tenemos otro tipo de puntilla

que es esta curvada, que es para tornear.

Esto lo que hace es coger ya la forma

de tornear las patatas o de tornear un champiñón

o de pelar también, que va muy bien.

Este es un tipo de puntilla

que también nosotros utilizamos mucho.

Luego tenemos aquí el cebollero o el cuchillo del chef.

Sí. El cuchillo del chef. Este es el grande.

Este es el que más seguramente utilizamos.

Es para picar, para hacer la juliana, para cortar.

Multiusos total.

Sirve para prácticamente todo. Va muy bien.

Hay una versión que es el santoku,

que es este de aquí, que es multiusos.

Pero lo utilizamos sobre todo para la verdura.

Aunque sirve también para el pescado y para la carne.

Pero lo utilizamos más para la verdura.

Y luego también es importante tener uno de pan,

que tiene la sierra.

Esta sierra nos viene muy bien para el pan.

Sobre todo, para el pan. Luego, complementarios.

Un hacha hay que tener. El hacha es importante

por si damos un golpe con este, se nos va a romper el filo.

Para romper huesos. Y eso duele...

Es como si te rompieras un hueso.

Entonces, hay que tener una. No seas exagerado.

Dale rollo, hombre. Fileteador, que es de pescado

y fijaos. Es flexible.

Porque se tiene que meter dentro de la espina.

Luego también otro que es flexible.

Ya veis que... Mira. Es el deshuesador.

Que esto lo que hace es deshuesar.

Y como se tiene que poner por dentro de huesos

y darle forma, este es un tipo de cuchillo

que va bien para deshuesar.

Y jamonero. Este no puede faltar.

Jamonero que, seguramente, todos tenemos en casa.

Que a veces corta más, corta menos.

Pero tenerlo bien afilado para el jamón,

para el salmón, piezas de salmón también, etcétera.

Pero va muy bien. A la hora de ir a comprar

un cuchillo, que lo tengáis en cuenta.

Al final, con tres te vale. Pero si ya quieres ampliar

tu colección e ir comprando y especializándote,

pues aquí tienes estos cuchillos.

Bueno, vamos con la carne, supercarne.

Sal, pimienta, harina y freír.

Siempre se le pone harina. Exacto.

Un poquito de harina. Le quitamos el exceso de harina.

Y vamos dorando. Es un guiso fantástico este.

Vamos a poner aquí para sacar la carne.

Y yo voy a ir picando cebolla, zanahoria, apio y ajo.

Porque lleva verdura este tipo de guiso.

Y os digo que es un guiso increíble.

Se puede hacer con la parte del bistec.

Se puede hacer con la parte del redondo de ternera.

Normalmente, se hace de ternera.

Eso sí que lo tenemos claro.

Cebolla, que cortamos pequeñita. Todo en brunoise.

Brunoise sabéis que es pequeñito, pequeñito.

Cortamos en cuadrados. ¡Pam, pam!

Yo para sacar una brunoise,

lo que hago es cortar primero así.

Como juliana pero sin llegar al final.

Hacemos un corte con cuidado.

Siempre las manos encima para no cortarse.

Y luego ya de aquí hacemos los cuadraditos perfectos

y todos iguales.

Y la carne, vuelta y vuelta.

Y fijaos que he cogido el cuchillo cebollero.

Porque es el que mejor me va ahora para este momento.

Si os fijáis, tenemos dos juegos de cuchillos.

Y es que depende para qué,

coges uno u otro.

Bueno, pero nosotros porque... Cuestión de sensibilidad.

Nos chiflan los cuchillos.

Veis que le doy vuelta y vuelta en la sartén.

Es muy poco. Nos deja la harina y eso nos va a dar

después espesor en la salsa.

Yo todavía mantengo el primer cuchillo

que yo tuve en la cocina. Y yo.

Era con el mango de madera y de...

Un día lo traeremos. Porque es reliquia.

Es una joya. El primer cuchillo

que nos compramos. Yo creo que teníamos 16 años.

15 o 16 años. Imagínate. Sí, sí.

Y aún lo tenemos supergastado. Era como...

Y luego, el cuchillo, lo bonito...

Por ejemplo, yo tengo cuchillos gordos como este, grandes,

y a medida que los vas afilando, se te quedan...

Puedes ir explicando y trabajando. Así. Muy finitos.

No puede. Se te quedan muy finos.

Javier, yo no puedo. Si explico, explico.

Tengo que explicar. Mira yo.

Explico y ya tengo la carne. ¿Veis? Eso es productividad.

Pero no es lo mismo. Toma. Pues pica el ajo.

Y el apio. Pongo un poco más de aceite.

Bueno, superguiso. Ya veréis. Esto es...

Además, también es muy de otoño

que ha entrado con fuerza en "Torres en la cocina",

Así que ya lo veis. Hombre, la cazuelita

del principio está ahí que, buah Y estos guisos, ahora que empieza

la temporada de guisos son fáciles de hacer, superbuenos,

los guardas en la nevera de un día para otro,

que lo bueno si te lo tomas al momento, bien.

Está mejor al día siguiente. Sí.

Porque reposa y queda mucho mejor. Maravilloso.

Venga, cortamos la zanahoria también pequeñita.

Y luego le pondremos un licor

que es que va fantástico también y eso es un toque Torres

total porque, normalmente, el fricandó se hace o con vino

o con cerveza. Con cerveza, ¿pero por qué

le vamos a poner vermú?

Pues porque tiene especias el vermú y porque tiene

ese toque amargo que tan bien le va a la carne

y luego, ahora, veréis que no ponemos especias,

el vermú ya las lleva

y es un vino para cocinar superbueno.

Vale, vamos poniendo las verduras. ¿Qué nos falta, el apio, no?

Sí. Venga, pues apio normal

del que usamos para la ensalada.

Este es muy bueno para los guisos y cogemos más bien la parte verde

que es la que tiene más sabor, más clorofila

por eso está tan verde. Cortamos también

y lo ponemos dentro, toda la verdura que le va de lujo.

Yo no sé, yo no sé, este es un guiso que recuerda

a casa, a tu casa, a bien, a familia, a confort.

Son platos de confort.

Voy a poner una ramita de tomillo que tengo tomillo limón.

Y yo no sé a vosotros, pero es que a mí me entra un hambre

y es cuando cocino también.

Y encima vosotros más viendo cocinar, ¿no?

Sí, pues sí.

Toma.

Vale

Genial. Perfecto.

Vamos allá, el verde de la cebolla lo guardo porque luego

haremos una guarnición que mola mucho y que tiene

un toque muy guay, no os avanzo mucha cosa.

Bueno, antes teníamos caldo de ave de la primera receta,

es lo mismo, el caldo, el vermú que el vermú

le dará, cuando reduce le da un toque dulce,

un poquito dulce. El tomate, Javier.

Tengo que decir una cosa,

el vermú lo hacemos nosotros.

Sí, es verdad. Es verdad,

el vermú lo hacemos nosotros.

Hacemos un vermú que nosotros decimos

con toque Torres y es muy bueno porque usamos

especias que, normalmente, se usan en la cocina

y las metemos en el vermú

y es una receta nuestra, casera

que investigando, nos metimos en una destilería

y pam, pam, hasta que le dimos el toque

y este es nuestro y es... tiene toques, incluso, a...

a grandes...

Vinos.

(EMITE SONIDOS) Es que no me sale, no.

(EMITEN SONIDOS)

Vale, pongo el tomate.

Tomate ahí, tomate natural

triturado y colado.

Tan fácil.

Venga, perfecto, perfecto, muy bien, Javier.

Lo dejo reducir un poco. La seta la vamos a poner

a media cocción. Al final, la seta al final.

Sí, y le daremos un toque de salteado.

Saltearemos esto y luego, novedad, bueno,

novedad, creo que alguna vez

sí que habíamos hecho algo con el mijo.

Mijo. Mijo.

Mijo, ven aquí.

Y es este grano tan pequeñito, pero que es tan saludable

y que se encuentra en herboristerías

y en cualquier superficie o en el mercado

y este tipo de grano que lo coceremos

y es muy chiquitito y muy bueno.

Y queda muy suelto y vamos a hacer una guarnición.

El mijo siempre hay que cocerlo, hay que cocinarlo.

Mijo. Eso es importante.

¿Cómo se cuece el mijo?

Es superfácil porque se hace agua hirviendo

Ahí está. Sal,

mijo, 12 minutos, probar, escurrir, enfriar y ya está.

Como un arroz, más o menos, fácil. Espero a que Javier tenga la carne.

Fijaos, bien reducido ponemos el vermú.

Métele, le da un toque maravilloso el vermú.

Vale. Hala, tío, qué poco.

Está bien, está bien, está bien, está bien.

Esto como tiene que cocinar

una hora, los alcoholes se evaporan.

Pero yo le metería un poco más de vermú.

Que está bien, está bien.

Ponemos la carne que ahora al haber dorado un poco...

Hala, dónde vas.

Métele que se evapora, eso le da un toque.

Caldo de ave, podría ser agua, pero es que el sabor es el sabor.

Y sabéis que nosotros siempre buscamos el sabor.

Y ahora como enharinamos la carne, la salsa cogerá cuerpo,

coge un cuerpo fantástico.

Cocinar una hora chup, chup, tranquilamente.

Venga, le metemos aquí una tapa

y ahora vamos a poner a cocer el mijo.

Agua hirviendo, sal y ponemos el mijo.

Ya está, probadlo es un tipo de grano fantástico

y muy sano y para darle un toque diferente.

Que queréis arroz blanco, pues un arroz pilaf

o un arroz blanco, nosotros le damos este toque.

Vamos a esperar a que se cocine el fricandó,

la carne que quede bien tierna y que reduzca muy bien

el caldo y 12-13 minutos el mijo

y ya veréis.

Bueno. Brutal.

Está buenísimo. Cuando hay silencio

es que la cosa pinta muy bien. Y tiene un toque de vermú.

(AMBOS) Buah.

Venga, las setas, Sergio, vamos a darle un golpe rápido

que es opcional, se podría poner directo.

Y es verdad. Es una cocción muy rápida

salteada coge más sabor.

Al final coge un poco más de sabor.

Pero se puede poner crudo y dejar unos minutos más,

pero le daremos un salteado. Pero nada, muy rápido.

Esta misma sartén la usaremos para hacer el mijo.

Mijo. Mijo, mijo.

Dale, dale caña. Vamos.

Y ponlas todas. Claro, ya te digo.

Y esto tiene un sabor. Esta seta me sabe mucho a...

A bosque. A bosque.

Nada, un salteado muy rápido. Ve picando el ajo, ve picándolo.

No, voy a hacer... Mijo.

Sí, cebolla que usamos de la cebolla anterior

la parte del verde y un ajo, exactamente,

que tengo aquí de antes.

Para el mijo, eh, hablamos.

Qué bien huelen estas setas,

esto cuando ya hueles este tipo de seta

dices: "Estamos en otoño,

el otoño ha llegado"

Que no pierda el agua, Sergio, sobre todo, mételo ya dentro.

Y ahora ya repartimos bien.

Esto septiembre y enero tenemos esta seta

que es buenísima y no es cara. No, para nada.

Se encuentra, fácilmente, además. Esto es donde hay mucho pino

por eso siempre, a veces, lleva como las brozas de los pinos.

Venga.

Hey,

Platazo, eh.

Hoy, vamos, estamos que nos salimos.

Habéis pillado un buen día, querido público.

Y tanto. Queridos amigos.

Aquí todos los días son buenos porque siempre hacemos algo bueno

y rico y sabroso.

Ahí va. Venga, ajo, aceite.

La cebolla tierna. Perejil.

También, Javier.

Sabéis que nos gusta mucho la cebolla tierna.

Porque el verde tiene más potencia de sabor.

Yo el mijo lo tengo aquí, veis cómo queda suelto,

es un grano que queda muy suelto.

Parecen como granitos pequeños

de maíz, pero diminutos y quedan muy sueltos.

Entonces, una guarnición perfecta para este tipo de elaboraciones.

Lo vamos a poner aparte, no lo vamos a mezclar,

lo pondremos aparte para el que quiera

que se lo ponga.

¿Veis? Salteamos bien para que pille

todo el rollo del ajo, pimienta.

Ah. Y así cambiamos un poco

porque, normalmente, de la rutina, siempre hacemos

arroz, la patata o la sémola

Variar, hay que variar y luego esto son alternativas

y de verdad que se encuentran no son cosas raras

sino, simplemente, descubrimientos.

Vamos a llamarlo así.

Vale, ponemos la cebolla tierna.

Así como crudita que queda poco hecha,

luego ahora, el perejil

Imagínate ahora en una mesa

con la cazuela de setas y el huevo el fricandó.

El mijo sí que lo vamos a poner aquí.

Cojo una cazuela fantástica. Venga, pon el perejil.

Perejil voy a poner un poquito aquí y un poquito aquí.

Venga, vale. Que va muy bien.

Yo emplato este. Este ya lo tenemos.

Venga, un plato. Qué pintaza, Dios mío.

Hoy toca fiesta, ya veis que...

Toque diferente porque al llevar el vermú

es diferente, el toque de la seta también, fantástico.

También puede ser vino rancio

o vino blanco, normalmente,

es el que se usa para hacer este guiso.

Vale. Vino rancio también le va bien,

pero el vermú es un toque diferente,

un toque Torres y como lo hacemos nosotros

dijimos: "¿Por qué no?

Si está muy bueno y está muy bien".

Vende tu plato, Javier, véndelo bien.

Cazuelita de setas, lo demás lo habéis visto,

no digo más. Pues yo hice un fricandó

maravilloso con setas angula de monte

y luego, también con el mijo que sabéis que es un tipo

de cereal que vale la pena probar.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Gracias por todo. No os perdáis el próximo programa.

Adiós. Estáis fichados.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cazuelita de setas y fricandó al vermut

Torres en la cocina - Cazuelita de setas y fricandó al vermut

08 oct 2018

Hoy una cazuelita a base de setas de temporada con huevo. Una lección sobre la elección de los cuchillos en la cocina y un fricandó al vermut con mucho toque Torres.

ver más sobre "Torres en la cocina - Cazuelita de setas y fricandó al vermut " ver menos sobre "Torres en la cocina - Cazuelita de setas y fricandó al vermut "
Programas completos (719)

Los últimos 2.342 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios