www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4843306
Para todos los públicos Torres en la cocina - Carrilleras de rape y falsa burrata - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos, bienvenidas. El programa de hoy

se llama "¿Habéis probado alguna vez?".

Haremos unas carrilleras de rape que no hemos hecho nunca

en el programa y hay que probarlas.

Y, después, vamos a hacer un postre para sorprender.

Es una falsa burrata. Ya lo veréis, es sorprendente.

Bueno, seguramente, rape todos conocemos.

Pero la carrillera de rape que os vamos a enseñar,

es muy buena y tiene mucha fibra. Es potente de sabor.

Y es algo que normalmente no contamos con ello

porque se queda para el fumet o para hacer los caldos.

Pero la vamos a hacer con un romesco

y es ahí donde tiene el rollo,

porque el romesco lo haremos,

nada más y nada menos, que de calabaza.

¡Toma ya! Cuidado que vienen curvas.

Agarraos. Os vamos a explicar

lo que hemos hecho.

Porque hemos cocinado en el horno

los ajos. 40 minutos, aproximadamente.

Enteros, con camisa y todo.

La calabaza. Cortada a dados.

Mirad la calabaza. Es mantequilla, melosa.

Queda muy buena.

Y el tomate, que le hemos dado 30 minutos,

que tarda un poco menos. Un poco de sal y pimienta

le hemos puesto para que tenga rollo.

Y este es el primer paso, que ya lo tenemos hecho.

Y vamos a hacer con esto un romesco pero con mucho toque.

Toma, Javier. Muy diferente.

Y lo vamos a hacer manual. Lo vamos a hacer sin máquinas.

Vamos a ser artesanos.

Señoras, señores, viva el mortero.

Lo que hagamos, lo haremos manual. Viva el mortero.

No hace falta ni triturador ni nada.

Lo hacemos con el mortero, que la textura queda

muchísimo más interesante. El que quiera en casa batirlo,

no pasa nada. También es lícito.

Bueno, hoy porque nos ha dado por aquí.

Un poco de pan. Algo que no puede faltar

en el romesco es el pan.

Y tampoco pueden faltar unas almendras.

Lo que voy a hacer, de momento, es tostar aquí

un poco las almendras con el pan.

Y mirad. Esto es delicioso. Ya sabéis que cuando se asa el ajo

y queda así, que lo cortas por la parte de arriba,

le sacas la pulpa, y este ajo es delicioso.

Esto es una delicia. Porque pierde la fuerza del ajo.

Queda más caramelizado.

Queda más dulce. Buenísimo.

Nosotros decimos que domamos el ajo.

Se queda más domado.

No queda tan fuerte.

Vale. Y es una forma

para que no repita el ajo. Y el tomate.

Se saca muy bien la piel.

Quítale un poco la parte de atrás porque es más dura.

Y ponemos el tomate también.

Que eso es ya acidez, equilibrio.

Esto es una salsa que va a llevar tropezones y todo.

Es una salsa que ya veréis que tiene

ahí toque Torres, toques Torres.

El primer toque es el de la calabaza.

Hacer un romesco con calabaza tiene mucho rollo.

Ahora lo que tenemos aquí... La ñora no puede faltar

en un romesco. La ñora, que la ponemos en agua fría

durante una hora, aproximadamente.

Y la ñora, la carne de la ñora, se hincha.

Fijaos cómo ha ganado en volumen

de seca a como está ahora. Se rehidrata.

Y ahora, con una cuchara, vais a ver que sacamos la carne.

Vigilamos el pan, que no se queme. Y las almendras.

Y fijaos. Yo de aquí, simplemente, con una cuchara tiro.

Y ya sacamos todo lo que es esto, que es la carne,

la pulpa de la ñora.

Que esto es, bueno... Le va a dar color.

Si no le ponemos esto, no es romesco.

Voy machacando, eh. También la ñora la encontráis

ya limpia, eh.

Hay botes que viene ya limpia y todo.

Pero no cuesta nada en casa tener una ristra de ñoras

y de pimientos choriceros, puestos a tener.

Y la ñora seca aguanta muchísimo.

Aguanta durante todo el año perfectamente.

Que la necesitas, la pones en agua, la hidratas y ya está.

Más fácil, imposible. Y ñora suficiente.

¿Has puesto sal? ¿Un poquito de sal?

No. Pero llevaba la calabaza.

Vale.

Yo, de todas formas, lo que hubiera hecho,

era picar primero la almendra, porque aquí no se te va a picar.

¿Quieres verlo? Yo lo voy a hacer. Verás.

¿Quieres verlo? Lo vas a ver. Quiero verlo.

Ahora, como no esté bien machacada, tengo mis dudas.

Bien. Lo importante es eso, que esté bien tostado.

Tanto el pan como las almendras.

Que es cuando realmente cogen sabor también.

Vinagre no le has puesto aquí. Javier, ¿vinagre?

Vinagre, vamos a poner unas gotas. Vale.

Es que lleva vinagre. Tiene que llevar vinagre.

Venga. Ya lo tenemos. Está bien crujiente. Importante.

¿Dónde vas a hacer las almendras? Ahí dentro.

No las pongas aquí. No las vas a picar.

Yo lo voy a hacer. Déjame a mí. Pues dame un poco.

Porque lo que quiero... No. Ya verás, Sergio.

Te van a quedar enteras. Que no.

Hay muchas. Madre mía. Ya verás.

Vamos a hacer con tropezones, que va a quedar superbién.

Escúchame, Sergio. Con tropezones está entera.

Se va a deshacer el pan porque hay demasiada.

No quites la sartén, que nos sirve para luego.

Venga. Me encargo de esto. Yo lo haría aparte,

bien picado y tal. Mirad.

Se machaca igual. No hay que ensuciar.

Es que se va a machacar igual. Pero Sergio tiene miedo.

¿Se machaca o no se machaca?

Ya está. Está machacado, chaval.

No tengas miedo. Estoy aquí.

Bueno, va. Te lo compro. Venga.

A ver. Luego un toque de vinagre.

Vinagre, aceite de oliva, sal, pimienta,

la calabaza, la ñora.

Mola este ruido, el ruido del mortero.

Está muy bien. Unas gotas de vinagre.

No abusemos. Y voy a poner un chorro de aceite de oliva.

Bueno, vamos ahora con el bicho en cuestión.

Chorrito de aceite de oliva. Y venga.

Seguimos triturando un poco. Triturando y ligando.

Muy barato. Y matamos dos pájaros de un tiro.

Fijaos lo que hemos comprado en el mercado.

Y tenían... El pescadero nos ha dicho:

"Mira qué rape tengo". Digo: Pues dame la cabeza.

Mucho más barato. Hombre, la cabeza...

Sí, sí, la cabeza. Quiero la cabeza.

¿Por qué? Porque esto de aquí, esta carrillera,

este moflete del rape, es superbueno.

Os voy a enseñar. Os lo limpian en la carnicería.

Y no cuesta nada. Pero es una parte...

Ay, en la carnicería. En la pescadería.

Sí, ¿no? Sí, sí. Digo yo.

Igual, te lo limpian también.

Bueno, fijaos. Es muy fácil de sacar.

Y esto, normalmente, yo compro la cabeza grande

y hago con la cabeza el caldo y las carrilleras me las guardo.

Porque hago... Fijaos. Es esto de aquí.

¡Oh! Cómo está este romesco.

Sí. Cómo está el rape también.

La calabaza le da un toque un poquito dulzón.

Fijaos. Mirad qué parte más noble.

Esto es como... Tiene una fibra muy buena

que luego se deshilacha. ¿Sabes?

Parece como bacalao, como textura de bacalao.

Y es rape. No tiene nada que ver.

Pues con esto vamos a hacer un platazo

y con el romesco que tiene Javier ahí.

Este lo limpiamos bien. Romesco, aquí está.

Le quitamos toda la piel. Estupendo.

Y ya tenemos aquí. Fijaos.

Os la enseño de nuevo por el otro lado. Limpia.

Es un manjar, eh. Aquí las tenemos limpias ya.

Y la cabeza para el caldo.

Las tenemos limpias. Son considerablemente hermosas.

Son preciosas, vamos.

Y ya veis. Esto da para hacer un platazo.

Y es sutil, delicado, elegante. Lo tiene todo.

Venga. Y vamos con las guarniciones

de este plato. Vamos a hacer alcachofa.

Estamos en plena temporada de alcachofa.

Yo me voy con ellas. Venga. Ve limpiando la alcachofa.

Tenemos que hacer una prueba. Ahora tenemos agua

pero estamos probando en el restaurante

también con agua hidrogenada.

Es un tipo de agua que hacemos nosotros mismos

y es antioxidante. Y para las alcachofas,

verduras, hierbas, todo, es fantástico.

Y para beber. Es una cosa...

Y fácil de hacer. Vitamina C.

Venga. Y si no, pues eso, el zumo de limón o perejil.

Perejil también, que va muy bien. También.

Es un antioxidante total. Tiene una pinta esto.

Parece... Es cárnica.

El moflete es buenísimo de este animal.

Venga. Tú vas con la alcachofa.

¿Te ayudo? No hace falta.

No hace falta. Yo soy muy rápido.

Bueno, si la quieres, córtala tú. Sí. Yo la voy a ir cortando

y así vamos adelantando.

Pero si lo quieres hacer todo tú solo,

me voy con el público y ya está.

¿Qué tengo que hacer? Va así a su...

Yo me siento con vosotros.

Tranquilamente. Vente.

¿Habéis probado las carrilleras de rape o no?

No. ¿Cuántas vienen por cabeza?

Dos, como nosotros.

Quiero decir, ¿ahí cuántas has comprado?

Aquí porque yo ya le he dicho que me sacara...

Pues mira. Hay uno, dos, tres, cuatro, cinco. Cinco rapes.

Cinco rapes de un tamaño importante.

Cuanto más grande sea la cabeza...

curiosamente, las hembras son diez veces más grandes.

Sí, sí.

Cuanto más grande sea la cabeza más grande será la carrillera.

Lo bueno es que, con todo esto, nosotros hacemos un caldo, fumet,

que nos va muy bien, nos va de maravilla.

Le quitamos el pelo, ¿no?

Sí, por eso, cuando tú la cortas se lo quitas.

¿Sabéis qué pasa? Que a Sergio...

(SUSURRA) Sergio no sabe tornear alcachofas.

Según Javi, Sergio no sabe hacer nada.

Por eso las hago yo y así quedamos bien.

Chaval, yo he torneado más alcachofas que tú.

Y mejor, porque en Francia, yo tenía a un tío al lado,

cuando trabajaba con Ducasse, tenía a un tío de dos metros

controlándome, que yo temblaba y todo haciendo las alcachofas.

Como le pellizcara un poco a la alcachofa, bueno...

A la hora de comer, con mi dinero, tenía que ir a comprarlas.

O sea, que ya os digo si sé hacer alcachofas.

Ahora, lo que hacemos es cortarlas a cuartos.

¿A cuartos o a láminas? A cuartos. Bueno...

A cuartos, sí. A cuartos quedan más bonitas, creo.

En casa como queráis, ¿vale?, como si queréis usar mandolina.

Las voy a cortar a...

Ya está, tres.

A octavos.

El pasarlas aquí es para que al saltearlas

no queden oscuras, si no se oxidan y quedan muy feas a la vista.

Hay que mirar de manera que queden estéticamente bonitas.

Es producto de temporada.

Las vamos a saltear pimpam, no las vamos a dejar mucho.

Productos de temporada, porque tenemos la calabaza

y tenemos, también, la alcachofa.

Pon aceite de oliva. Vamos ahí.

Ahora, las pasamos aquí para que cojan el limón

y las escurrimos.

¡Vamos allá!

Qué buenas son. ¡Al fuego! Primera guarnición.

Cuando vamos al mercado y vemos tanto producto, nos da por comprar

y hemos dicho: "¿Qué le pegan a estas humildes carrilleras?".

Pues, estas fantásticas navajas. Estas humildes navajas.

Fijaos qué navajas. Nos han dicho que son del Delta del Ebro,

por eso tienen este tamaño tan pequeño, son así;

o sea, no es que las hayan cogido pequeñas.

Podrían ser las más grandes, pero esto es un manjar,

tan pequeñitas son preciosas.

Estas a la plancha con un poco de ajo y perejil...

Ya está, pero hemos pensado ponerle al rape un poco de...

Un poco de chicha, porque las carrilleras han sido baratas.

Romero y tomillo le echaremos ahí. Venga, échale.

¿Aquí? Sí, para que coja el aroma ahora.

Venga. Tomillo-limón.

Es el lujo de tener aquí estas macetas. Romero.

Tomillo normal, de todo.

Le ponemos un poco y le dará aroma, no hay que quemarlos ni nada.

¡Tras, tras; fuera!

¿Veis que saltan? Pues, fuera.

Venga, perfecto. Ahora vamos a abrir las navajas.

En el mismo aceite. Correcto.

Las hemos puesto en un poco de agua.

Normalmente, se ponen de pie, ¿eh?, pero estas estaban depuradas.

Pero si no, para lavarlas hay que ponerlas de pie;

las ponéis en agua con sal en un bote de pie,

todas de pie, y sueltan el agua. ¡Ay!, sueltan la tierra.

Si queréis, les ponéis dos gotas más de limón

para que estén bien bonitas.

Ya tenemos parte de la guarnición.

Las navajas las hacemos todas, ¿no? ¡Hombre! Vamos ahí, sin miedo.

Para el equipo, también. Alguna caerá que hay muchas.

Ponlas ahí todas.

Mirad qué preciosidad, qué bonitas y qué pequeñas.

Si tienes una tapa no te salpicarán.

¡No, no, no! Dale. ¿Sí?

Sí. Venga, ahí están.

Esto se abre enseguida, se abren cuando están cocinadas,

mientras se van abriendo las vamos sacándolas.

La navaja está buena cuando está jugosa,

si se cocina demasiado pierde el agua

y, entonces, queda un poco reseca.

Exactamente. Qué maravilla, qué productazo.

Venga, ya están. ¡Fuera! Sácalas, sácalas ya.

¡Eh, eh, eh! Que ya te veo.

Chavalote... Hum...

¡Huy, cómo están!

Es importante probar, hay que probar siempre.

Fijaos que lo hacemos todo en la misma sartén.

Javier irá limpiando las navajas y yo me voy con el rape.

Limpiando y limpiando; no solo las navajas, también, limpio.

El rape es vuelta y vuelta, no tiene mucho cocinado.

A ver, "vuelta y vuelta", hay que cocinarlo, ¿eh?

Pero al ser tan plano... Esto es ideal... ideal para todos.

Esto da para hacer... no sé si siempre se encuentra este tamaño

pero con este tamaño se puede hacer un plato regular

y venderlo como si fuera una carne del mar.

Qué cosa más bonita y pequeña. Además, están superbuenas.

¿Cuántas vas a hacer, Sergio?

Voy a hacer... Luego las haremos todas

pero, ahora, voy a hacer... cuatro.

¿"Cuatro"? Voy por un plato más grande.

Sí, ve. Cuatro o cinco, no nos quedemos cortos.

Sal y pimienta, evidentemente, siempre.

Mira, este, que el color va a combinar bien;

iba a poner mar, pero pongo este.

Mirad, las salo aquí. ¡Bien!

Habría que darles la vuelta y sazonar otra vez,

lo que hago es ponerlas por la parte que tienen la sal,

las pongo bocabajo y las salo aquí encima, ya está.

Ya lo tengo. Las voy a hacer todas, ¿eh?

Todas, pero... bueno... Pongo una más y ya está.

Luego veremos las que ponemos, total, nos las vamos a comer todas

porque hoy hay mucho público. Qué productazo, señoras y señores.

Al final, no deja de ser rape, veámoslo como tal.

Pero esta textura que tiene... Sí, eso sí.

Es diferente. Yo creo que es la parte mejor de todo el rape.

Sí. Y es de descarte total, normalmente, esto se descarta.

Pues, es un manjar. Bueno, no todos, ¿eh?

No, no. Muchos vamos a por la cabeza.

Ya te digo. Y, muchas veces, las carrilleras acaban en el caldo,

acaban en el caldo, oye.

Yo me voy a ir recreando aquí, ¿veis la textura que ha cogido?

Esto es vuelta y vuelta. Pam, pam. No hay que cocinarlo demasiado.

Fijaos qué pintaza tiene.

Esto es un manjar, ¿eh?

Mirad la textura del romesco.

Como lo hemos hecho en mortero coge una textura preciosa.

Vamos a recrearnos, vamos a hacer algo así...

Algo artístico.

Vamos a poner, también, las alcachofas.

¡Hey, vaya platazo!

Ya os hemos dicho que la salsa la podéis usar para más cosas,

además, lo podríais hacer de calabacín, en vez de calabaza,

o con cualquier otra verdura.

Vale, ya las tenemos.

Pongo alguna encima para que quede bonito.

Qué pinta tiene esto, madre mía.

Las navajas, que le van a dar el toque este marino,

sabéis que la navaja tiene un toque muy marino.

Dale, niño, que no veas cómo te enrollas.

Ponlas, Sergio, ponlas.

Pero... ah, ya se lo has puesto. Ahora pongo encima.

¡Ahí está! Que no lo tape. Ahí al lado, muy bien, Sergio.

Solo voy a cortar una para que se vea el corte.

Pon una por ahí. Venga.

Y algo verde, que le va bien.

Dios mío.. Corto una para que la veáis.

Ese es el tema, mantequilla. ¡Uh!

Esto es mantequilla.

Voy a poner algo de hierba. Huy, qué nervios, Dios mío.

Buenísima. Lo vamos a emperifollar.

Un poquito de aceite de oliva y vámonos.

Ya está, no pongo nada más. Esto lo quito.

Venga. De segundo, burrata. Ahora veréis.

¡Toma ya!

¡Genial, platazo!

Ahora vamos con la falsa burrata, que es un postre.

Que siempre hay una primera vez, decíamos.

Primero, Sergio, garrapiñadas.

Exactamente. Que las hago yo porque tú no sabes hacerlas.

Son muy fáciles. Se le empaliza el azúcar.

¿Perdona? No sé por qué.

¿Qué hay que hacer? Calentar la sartén.

Como he hecho yo, la he puesto yo. Ya... pero no... no es así, Javier.

Vale. Ahora te explico...

Y, luego... aquí tenemos un superproductazo.

Espérate que explique esto, no te precipites.

Es que me emociono. Tranquilo.

Esto es como la mayonesa, no moverse mucho.

(CANTA) #La mayonesa...#. No hace falta hacer aspavientos,

simplemente, que se deshaga el azúcar,

dejarla ahí quieti... quieta.

Quietica. Iba a decir "quietica", me sale...

Maño, ¿te sale mañico?

Una cosa que hay que tener en cuenta para hacer

las garrapiñadas es que hay que tener paciencia.

¿Veis? Ahora se va deshaciendo y las deposito;

es la mejor manera para hacerlo.

¿Veis que va fundiendo? Se va fundiendo.

Pongo por encima las nueces enteras.

Las puedes tirar todas. No, así las voy repartiendo.

Todo tiene su explicación en esta vida... cuando lo hago yo.

Cuando lo haces tú vas a saco, pero yo no.

¿Ves? Yo no lo muevo, están repartidas y al moverlas

cogerán todo el caramelo que tengan alrededor.

¿Veis? Ya empieza a coger color, una vez que está deshecho el azúcar

ya podemos moverlo.

Son deliciosas así

y podéis hacer cualquier fruto seco.

Venga, ya está, perfecto, ¿ves? Ya está, ahora las separo un poco

y las retiramos del fuego.

Ya están.

Y esto ya nos queda aquí después crujiente, supercrujiente.

Uf, qué bueno, están buenísimas así.

Vale, vamos con uno de los productos de temporada,

evidentemente, el caqui, este se coge más verde,

pero es muy bueno, y haremos una crema

extraordinaria porque le daremos dos toques.

Le vamos a poner jengibre, oh, y albahaca que la albahaca

sirve tanto en dulce como en salado, entonces, Sergio,

el túrmix, nosotros ya lo comíamos de muy pequeños.

Sí, porque ya lo contamos alguna vez, pero al lado

del colegio donde íbamos

había un árbol de palosanto que es como se le llama aquí.

Pero el maduro. El palosanto maduro

y cuando estaba muy maduro lo usábamos

para tirarnos en la ropa.

Y a ver quién pillaba más. Hacía una gracia en casa

cuando llegábamos. Pero tenía que estar

como muy blando ya porque la piel la tiene,

es como una bomba, porque la piel la tiene dura

y aguanta, pero por dentro si le pegas un buen cebollazo,

explota y era el tema. Lo cortamos así grande.

Y como dijo Javier, le ponemos jengibre,

que sabéis que el caqui es un producto dulce.

Este no tanto, tiene ese punto verde,

pero sigue siendo dulce.

A mí me encanta esta fruta y solo nos acordamos

al verla en el mercado,

muchas veces no sabemos cómo trabajarla.

Exacto. Y ya lo dije alguna vez,

pero que sirva de recordatorio, combina muy bien con la horchata,

aunque uno es de verano y el otro es de ahora, de otoño,

no tiene nada que ver, combina muy bien con la horchata.

Vale, ahí, albahaca, ya veis que ponemos, somos generosos.

Y jengibre. Y jengibre que lo voy a rallar.

Exactamente. Porque ahí es un toque diferente.

Rállalo aquí directamente. Son dos toques, corto un trocito.

Le da mucha acidez, ese toque picante también bueno

que le da va muy bien a los postres, el jengibre

y también las garrapiñadas que las tenemos hechas.

Postre con magia porque diréis: "¿Dónde está la burrata?"

Es que la vamos a hacer, al vamos a hacer.

Bueno, y lo tenéis que hacer porque sorprenderéis muchísimo.

Sí, tiene rollo. Le pongo bien, eh.

Vale, ahí vamos.

Sí, además, es para hacerlo

con niños, es para sorprender mucho.

Bueno, yo trituro.

Vale, ponemos unas gotas solo, solo unas gotitas de zumo de limón

que aparte que no deja que se oxide

y le da... le da sabor.

Y la albahaca me está subiendo un olor a albahaca.

¿Alucinante? Espera, con el...

Ahora, tenemos estas moras, haremos una nata de moras,

la mora esta tan antioxidante, tan buena, que si te deja

una mancha, Sergio, ahora nos hablarás.

Pero vamos a triturarla también. Claro, claro.

Sí, ahora os contaré cómo quito o quitamos

las manchas de la mora.

Vale. Bueno, trituramos

también con el mismo.

Esto sabéis que podéis encontrar puré de moras, una jalea de moras,

mermelada de moras que sería más fácil,

pero fresca es buenísima.

Esto y la cereza es lo que más mancha en el mundo

mundial, esto una mancha de esto. ¿Cómo se quita?

¿Me equivoco? De mora es complicado.

Os enseñaré a quitar una mancha de moras que funciona,

muy casero además. Mientras tanto la cuelo

para quitar las pepitas, que nos quede bien fina.

Hacemos leche,

zumo de limón, bien de zumo de limón,

A ver si nos sorprendes, ¿funcionará, no funcionará?

Porque esto... Sí, hombre, sí, esto es...

un trucazo para las manchas de frutos rojos,

no sé si sirve para algo más,

para otro tipo de manchas. Yo siempre lo he visto para esto

y es muy casero. Zumo de limón, leche.

A ver, no me lo quiero perder. Y hacemos incluso,

una crema agria, una leche agria.

¿Y quieres decir que esto lo quita?

Eso ahora tú pones ahí el trapo que tengas

o la camisa o lo que te hayas manchado,

¿veis? Espesa la leche, es una crema, una leche agria.

Entonces tú... ¿Pero lo has manchado o no?

No. Mánchalo, mánchalo.

Va, lo voy a manchar. Hombre, si no, qué.

La lavandería me van luego a...

A ver, oy, ay, me ha caído una mancha.

Ay, me cachis en la mar.

A ver. Pues entonces lo que haces

es sumergir la mancha.

En cuestión. En cuestión

y dejarla así durante una hora.

Amigo, esto ahora durante una hora.

Luego, después de una hora cogéis esto y lo metéis

en la lavadora y sale impecable.

Lo veremos, lo veremos.

Y si encuentras otro mejor, cómpralo.

Pero no lo encontrarás. Bueno, aquí tenemos el puré

de moras, tenemos nata montada, Sergio.

Venga, la tengo aquí. Vamos a limpiar la lengua

porque tiene las pepitas. Toma.

Y ahora, esto vamos a hacer el puré.

Ya tenemos la base qué verde ha quedado, qué bonito,

está precioso con el jengibre también,

tenemos la nata montada con la mora.

Mirad qué cosa más chula. Y ahora, haremos la burrata.

Oh. ¿Saldrá o no saldrá?

Venga, toma, Sergio, que me voy con la burrata.

Venga, pues la pongo, ahora, sí hace falta

una manga y entenderéis por qué, yo lo pongo dentro de la manga.

Venga, vete con la burrata. Te ayudo, un momento

y ahora nos concentramos los dos ahí con la burrata.

Vale, precioso. Es nata montada con azúcar

lo que teníamos. Le da un color que es de... ah.

Pero el fruto rojo es muy antioxidante,

hay que consumirlos a tope. Que esté bien fuerte la nata,

es importante y bien fría. Bien montada quieres decir,

bien fuerte es bien montada.

Exacto. Es el argot que tiene Javi.

Ese que nadie entiende, se cree que somos aquí

todos de su tribu. Vale, tenemos mozzarella,

una mozzarella que sabéis que se compra,

que va en paquetes con el agua y está buenísima.

Exactamente, la mozzarella normal que hay en cualquier superficie.

Y lo que vamos a hacer es cortarla.

Atención, nunca visto en televisión.

Os va a sorprender. Esto será muy viral.

Sergio. Venga, vale.

Cortamos. Es que hay que darle bombo

que de eso no sabes. Cortamos así, a lo largo

y la mitad, esta mitad

la ponemos en el microondas un minuto.

Vais a ver lo que pasa. Microondas, eh.

Y ahora se nos quedará que lo trabajas como un chicle,

igual te queda y es cuando lo puedes moldear

o lo puedes rellenar. Es como el cristal,

lo puedes suflar.

Exactamente. Y a partir de eso, decimos:

"Vamos a hacer". Ya está.

Ya lo tenemos, ahora... Pues escúrrelo aquí.

Vamos a sacarle toda el agua, ven conmigo, Sergio.

Porque así lo vamos a ver en directo.

¿Veis que suelta el agua? Solo lo hemos calentado.

Y queda...

Lo secamos bien, le quitamos toda el agua

Con ayuda de la cuchara.

Sin chafar tampoco. Sí, un poquito sí.

¿Eh, Sergio, qué te parece?

Mirad.

Y ahora, fijaos.

Mirad cómo queda. La operación tiene que ser...

Queda que lo trabajas perfectamente.

Corre que se enfría. No, tranquilo,

tiene que coger una temperatura así...

Es que quiero hacerla muy gorda. No.

Dame, yo le pongo. Cuidado, cógela tú,

yo no quiero saber nada.

Dame, pero aguántame, ayúdame. No, mira, se hace así.

Ponla dentro. Tranquilo.

Cogemos así y tenemos que dejar así para que..

Dale, que se va a enfriar.

Cerramos bien. Y mirad.

Dale, dale sin miedo.

Se va a romper, se va a romper, Dios mío.

Lleno un poco más y ya está. Dale un poco más, no tengas miedo

que eso aguanta mucho, dale más. No, no, cierro, mirad,

mirad ahora, cierro. La podéis hacer enorme.

Y ahora. Es que Javi es así, es...

Le da miedo. Mirad, hala, os digo que esto

es una bomba, es como si fuera, ¿cómo se llama el japonés?

Un mochi, pero de frutos rojos. Sergio, vamos a emplatar.

Venga, yo le hubiera dado el triple, hubiera hecho

una bola así de grande porque da, parece mentira,

pero es superflexible y es con lo que se hace la burrata,

la burrata es un grande. Ya visteis, es muy fácil.

Ahora, ponemos aquí. No tiene tampoco gran...

No, es fácil, pero sorprendente.

Vale, tenemos las garrapiñadas que las ponemos alrededor.

Ponemos la bola en el centro. Qué bonito.

Sí, patapam.

Las nueces.

Que le da el toque crujiente, venga, un poco de hierbabuena

que tengo yo aquí también.

Y encima le voy a poner solo un puntito.

Toma, ya está.

Y ahora ya le ponemos aquí, bueno, ya para rematar,

fijaos si es duro que no lo clavo.

No, podrías haber puesto albahaca, pero bueno, ya está bien.

Ya está bien, ya está bien, no toques nada, ya está.

Fijaos qué dos platazos hemos hecho por primera vez

porque siempre hay una primera vez, las carrilleras

de rape con romescu de calabaza

que tiene mucho rollo, tenéis que probarlo.

Y mozzarella rellena

como si fuera una burrata de frutos rojos.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Nos vemos en el próximo programa.

Adiós. Os queremos.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Carrilleras de rape y falsa burrata

Torres en la cocina - Carrilleras de rape y falsa burrata

16 nov 2018

Hoy Javier y Sergio preparan con mucho toque Torres, unas carrilleras de rape con salsa romesco con la calabaza. Terminan con un postre de altura, con fruta por dentro y por fuera y un sabor delicioso gracias a la combinación del queso y el caqui.

ver más sobre "Torres en la cocina - Carrilleras de rape y falsa burrata" ver menos sobre "Torres en la cocina - Carrilleras de rape y falsa burrata"
Programas completos (763)

Los últimos 2.481 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios