www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3628090
Para todos los públicos Torres en la cocina - Camino de Santiago - ver ahora
Transcripción completa

(NARRADOR) Nos inspiramos en el Camino de Santiago

con la promesa de hacernos este verano bicigrinos

y descubriros nuevas rutas gastronómicas.

La primera parada la haremos por la ruta del Norte,

donde daremos buena cuenta del delicioso txangurro

cocinándolo en formato ravioli.

Y como colofón a nuestro viaje qué mejor que deleitarnos

con una tradicional tarta de Santiago

pero con mucho toque Torres y algún que otro

gran descubrimiento en forma de semilla.

Ponte cómodo y prepárate para esta experiencia inolvidable.

O sea, los hermanos se van a hacer el Camino de Santiago

y se van a comer una tarta.

Exactamente, en bici.

(Sintonía)

Bueno, ¿lo tenemos organizado

para hacer el Camino de Santiago en bici o no?

Sí. ¿Y sabes cómo se llaman los que hacen

el Camino de Santiago en bicicleta?

Pues no. Bicigrinos.

Ah, de peregrinos, muy bien. Bicigrinos.

Hola a todos. Hey, bienvenidos. Muy buenas.

Hoy dos grandes platos. Nos vamos a hacer

el Camino de Santiago desde aquí,

desde la cocina de "Torres en la cocina".

Y vamos a empezar cocinando una centolla.

Vámonos. Venga ahí.

Productazo además. Centolla o centollo.

Todavía no sabemos lo que es. Sí, yo lo he visto.

Es centolla. Vale.

Vamos primero a deciros una cosa. Cumpliremos la promesa:

vamos a hacer el Camino de Santiago...

(LOS DOS) En bicicleta. Y lo veréis.

Eh...

Segunda cosa, vamos a hacer unos raviolis de txangurro.

Txangurro ya sabéis que es la carne del cangrejo.

No especifica qué cangrejo, sino la carne de cangrejo.

Bueno, en este caso nosotros: centolla.

Javier, adelante, dispara.

Os vamos a explicar cómo cocinarla,

cómo nos han enseñado los pescadores a cocinarla.

Los marineros, vaya. Sí.

Entonces esta es una hembra.

Una hembra porque veis que esto lo tiene redondo,

que es donde pone las huevas.

Si fuera macho sería triangular.

Y hay una gran diferencia.

Nosotros estábamos completamente convencidos

de que la hembra era mejor que el macho.

En la centolla, eh.

Y nos dijeron los pescadores

que el macho tiene mejor sabor que la hembra.

Hicimos una cata. No sabemos nada.

Hicimos una cata y realmente es mejor, es mucho mejor.

La primera cosa que tenemos que saber

para que se cocine bien tiene unos minutos de cocción.

Son por cada 100 gramos de peso un minuto.

Y no fallará nunca la cocción.

Exactamente, veis el peso que os da el de la pescadería.

Este pesa un 1,100 kilos.

Pues entonces 11 minutos.

Si lo cocemos 11 minutos, no falla.

Impecable. Y después otro secreto,

por cada litro de agua 70 gramos de sal.

Perfecto. Tampoco falla.

Simula completamente lo que es el agua marina.

Y si puede ser con sal gruesa, mejor.

Y si puede ser, en agua marina.

Lo hacen supersimple.

Cogen la centolla. Bueno, ponemos la sal.

¡Opa! Evidentemente.

Le damos fuerza al agua para que hierva.

Y ya está, ya la puedes poner. Bueno sí, tampoco...

Dos hojas de laurel, eso sí.

Sí, laurel tenía yo aquí. Mira, tengo aquí.

Es lo único que hacen, agua... Y una hoja de laurel.

Y una hoja de laurel.

Yo le pongo dos porque es fresco,

es de nuestro árbol.

Y ya está. Y boca arriba. Exactamente.

Siempre con la barriga hacia arriba.

Porque en la cabeza es donde tiene todo el líquido,

el agua, y el coral y es importante no...

Ponemos el huevo. Dale luego para atrás.

Que si no luego no suena.

Por eso no nos sonaba. Esto es última tecnología.

11 minutos. Venga, perfecto.

Ahí está. Fantástico.

Ahora... Si no suena lo frío.

Tú tienes uno que hemos cocido hacer 10 minutos,

antes de que entráramos aquí con vosotros

nos hemos adelantado y hemos hecho uno.

Pero simplemente para que veáis que vamos a hacer un fondo.

Y un fondo que... el fondo es la base y la base es el fondo.

Vais a ver, no os cuento más.

Qué bonito. Bueno, aquí tenemos.

Esta era hembra también, aquí tiene toda la hueva.

Fijaos, esto lo vamos a aprovechar evidentemente.

Es la hueva, que es cuando está realmente grasa la centolla,

cuando está buena, cuando está jugosa.

De vez en cuando yo no encuentro mayor placer

en la vida que sentarte con una centolla,

un mendrugo de pan y algo bueno de beber.

Eso es increíble. Sí que lo es, sí que lo es.

Vale. Eso es buenísimo.

Vamos a hacer el fondo que va a acompañar estos raviolis.

Primero vamos a hacer la verdura.

Toma, Javier, ve cortando tú aquí también.

Vale. Zanahoria, todo el...

Vamos a poner, ya sabéis que para nosotros...

Bueno, pues de las verduras que utilizamos para el fondo

y normalmente siempre utilizamos...

dependiendo de los fondos cambiamos,

pero casi siempre las mismas.

No te he entendido, Sergio.

Bueno, ahora llego a la cuestión del tema.

¿Qué nos quieres decir? Puerro, zanahoria,

raíz de apio y zanahoria.

Eso es lo que normalmente utilizamos para el fondo.

Aquí le vamos a agregar un poco de chalota, que tengo aquí.

Vale, perfecto.

La base es el fondo y el fondo es la base.

Ya lo he dicho yo. No, eso no, no lo has dicho.

Porque ahora sí vamos a hacer un superfondo.

Venga, ponemos aceite.

Aceite de oliva.

Vamos a poner aquí el fuego. Vamos a poner las cáscaras.

Hemos comprado un cangrejo un cangrejo pequeño,

que es un cangrejo de morralla normalmente.

Y es un cangrejo que es muy económico,

que nos va muy bien para hacer los caldos,

que ya hemos explicado alguna vez que tenéis que ir

a la web porque para el fumet, para el caldo de pescado

que utilizamos para el arroz

esto, y la galera y la cinta son clave.

Pero en este caso sólo necesitamos el cangrejo.

Evidentemente ya sabéis que esto es es de la familia del cangrejo.

La centolla es de la familia del cangrejo.

Y lo que hemos hecho ha sido limpiar este,

que veis que aquí están todas las cáscaras.

Y es cortarlo bien pequeñito y con mucha paciencia

sacar la carne y que no tenga cáscara.

Ir controlando que no tenga cáscara.

Y por un lado tenemos la carne

y por el otro el interior de la cabeza,

que es impresionante.

Con esto y esto haremos el relleno del ravioli.

Pero esto, cocina de aprovechamiento,

lo vamos a juntar para hacer el fondo.

Exactamente. Venga, vamos allá.

¿Qué vamos a hacer?

Primero lo que vamos a rehogar es la verdura.

Vamos a poner la verdura en blanco, eh.

No hace falta rehogarla demasiado.

Simplemente lo que queremos es que no dé el aroma.

Y la verdura le va muy bien a este tipo de fondos.

Es imprescindible.

Vamos a coger una espátula.

Vamos a subir un poco.

Está igual el huevo, no se ha movido.

Déjalo. Déjalo que va bien. No se ha movido.

Bueno, si no yo me acuerdo.

Yo más o menos tengo la medida en la cabeza.

Te freiré, eh.

Vale.

Venga, perfecto. ¿Qué hemos puesto?

Hemos puesto, en principio, toda la verdura.

Vamos a poner citronelle. Ya hemos hablado de esta...

Bueno, esto es superaromático, es muy cítrico.

Y a nosotros nos gusta mucho utilizarlo en la cocina.

Sobre todo cuando vamos a hacer

un fondo como el que vamos a hacer ahora,

que es una cosa muy sutil, muy elegante.

Hay que darle un punto cítrico, refrescante.

Es muy bueno. ¿Que no tenemos citronelle?

Que, normalmente, si no la encontramos fresca

la encontramos congelada.

Entonces pondríamos una piel de lima o de limón,

o una hoja de limonero o de naranjo,

que también podría servir.

Bueno, la citronela es una hierba y...

Buah, es que tiene...

¿Y si no sabéis lo que puede servir también?

María Luisa. Esto es de Asia,

pero el equivalente de aquí sería la hierba luisa.

O la María Luisa.

Hierba luisa se llama.

Vale, voy a picar un poco de chalota, ¿no?

Tengo aquí. ¿Sí?

Ah, un poco de chalota sí,

que le pondremos luego a la carne de cangrejo.

Nos falta un poco de vino blanco igual.

Pero tenemos por ahí detrás creo.

Sí. Vale, luego cogemos.

Vale.

Esto ya hemos dicho que se ha hervido.

Esto Javier ya lo ha...

Hemos hecho el mismo proceso que aquí, que está cociendo.

Pero lo vamos a reaprovechar, porque siempre se queda

un poco de carne adherida en los recovecos.

Está buenísimo. Vamos a utilizarlo.

Cocina de aprovechamiento.

¿Ahora qué hacemos? Primero el cangrejo.

Ponemos el cangrejo.

No lo voy a poner todo

que igual lo ponemos luego para el fumet.

Basta de miserias. Venga, pues va.

Haremos un fondo, en este caso con toques cítricos.

Bueno. Que le va muy bien.

(EL TIMBRE DEL TEMPORIZADOR SUENA)

Le vamos a poner... ¿Qué... qué haces?

Que no funciona, Sergio.

Le vamos a poner algunas bolas de pimienta.

Que se nos han acabado.

A ver si tenemos pimienta por ahí, Javi.

Vale, a fuego vivo. Nos ha fallado el huevo, eh.

¿Cuánto tiempo ha pasado?

No, le faltan tres minutos. ¿Seguro?

Dos minutos y medio, te lo digo yo.

Te lo digo yo que tengo...

Ponemos las cáscaras de la centolla,

que, de verdad, que nos va muy bien porque terminamos de aprovechar

todo el jugo que tiene, todo el sabor.

Que nos va a dar sabor, eh.

Y a partir de aquí lo que vamos a hacer ahora es poner...

Poner agua.

Poner agua a ras.

A ras quiere decir que nosotros no hacemos...

gran cantidad sino hacemos...

más vale poco y bueno que mucho y malo.

El refrán es bueno, aplicable aquí en la cocina.

Porque si veis entre el agua que me va a soltar el cangrejo;

porque me va a soltar; la verdura, va a soltar.

Yo lo mojo un pelín menos.

Y con eso que hierva muy flojo,

lo vamos a tener 15... 20 minutos como máximo.

Dejamos reposar un poco y colar, filtrar por una estameña.

Y tenemos un caldo... ¡Buah, impresionante!

¡Impresionante, increíble!

Ahora le bajo el fuego ya

y que vaya poco a poco.

En cuanto empiece a hervir, le bajo el fuego.

Venga, la centolla ya la tenemos.

Ahora sí, Javier. ¿Sí?

Yo creo que igual sí que le falta.

Es que me ha hecho dudar este huevo.

No, yo tengo el reloj hormonal que me dice que esto ya está.

Venga, vamos allá. ¿Qué? ¿Qué reloj tienes?

Pues el hormonal, tío. El que tenemos todos, ¿no?

El del natural...

Venga, este, ¿qué hacemos?

Dejarlo enfriar tal cual.

No hay ni que ponerlo en agua con hielo.

La centolla es bueno que se enfríe naturalmente.

Eso es lo que... Vale, vamos con la masa.

Venga, vamos con ella.

Yo tengo chalota picada.

Chalota, cebolla,

cebolla tierna.

Lo que tengamos al alcance.

Muy bien.

Ahí va.

Después la hueva.

Vamos a recuperar esta hueva, que está impresionante.

Es muy buena.

Veis, que son...

Vale.

Ahí va.

Venga. Este centollo pues claro,

es 100% cantábrico.

Bueno, son muy respetuosos porque los que no cumplen

la medida pues los devuelven al mar.

Los que están blandos... normalmente se tocan las pinzas.

Exactamente, lo voy a explicar.

Y el caparazón, y si no están duros

se vuelven a tirar al mar,

porque es que están mudando la cáscara.

Los marineros lo que hacen es que lo cogen

y aprietan aquí, en el estómago.

Si está blando...

Y luego cogen y hacen así en la uña.

Y si ven que la uña está blanda lo vuelven a tirar al mar.

Es verdad, eh. Eso es que está vacío.

Que necesita regenerarse, que necesita comer.

Exactamente. Y que hay que devolverlo.

Venga, Javier, vamos con el relleno.

¿O esperamos a que se haga el caldo?

Vamos a esperar a que se haga el caldo.

Vale. Vamos a esperar.

Yo creo que esto ya está, ¿no?

Lo vamos a apagar para que repose.

Ahora ya lo vamos a dejar reposando.

Han pasado 18 o 20 minutos. Voy a poner un poquito de sal.

Pero está superbueno.

Sí, sal no le había no le había puesto, eh.

Un poquito, también el cangrejo es salado.

Vale, Sergio, al ataque. Venga, vamos allá.

Relleno. Un poco de mantequilla,

que le va muy bien.

La chalota.

La mantequilla, en este caso, le va a aportar...

Pues, bueno, ese toque lácteo cremoso.

Chalota.

Vamos a rehogar en blanco, que en blanco es que no coge color.

La tienes ahí.

Vale, después le pondremos como... un poquito como una especia,

que podría ser pimienta de Espelette.

El Espelette, además, está dentro del Camino de Santiago,

porque es una de los...

Se hace entre... Entre Francia y País Vasco.

Y es un pimiento que es un poquito picante.

Y es superaromático, es buenísimo. Es muy bueno.

Tiene el picor o el picante de una pimienta,

no va más, de una pimienta negra.

Y buenísimo. Muy bueno.

Vale, vino blanco.

Bueno, en este caso hemos puesto un Ribeiro.

De Rivera Sacra.

Un poquito, muy poco, eh. Sí, para cortar la cocción,

ahora retiramos del fuego;

importante, ya no necesitamos más cocción.

No quiero cocer más, esto ya lo tengo, es la base,

es la chalota. Y ahora, Javier, haz el resto.

Bueno, aquí tengo la cabeza, los sesos, la carne

y la hueva.

La hueva, si tiene, bien; si no tiene, pues nada.

Pero, en este caso que tiene, lo que hacemos es poner la hueva.

Parte de la hueva.

Déjame un poco. Sí, sí.

Luego vamos a poner para decorar.

Mezclamos bien. En caso de que tenga,

si no tiene, pues, no tiene. No pasa nada.

Pero es que tiene un sabor muy bueno y, aparte,

ese crujiente... "crac, crac".

¿Espelette le pones o luego? No, ahora, ahora le pongo.

El coral que eso es... bueno, el coral, los sesos, el coral,

todo lo que está en la cabeza que tiene un sabor muy bueno.

Esto se podría decir que es mejor que una mayonesa

natural porque nos va a hacer ligar... ¡buah, buenísimo!

Y ahora ponemos la carne.

Fijaos qué mezcla, eh. ¡Brutal, brutal!

Bueno, ya limpito y tal, sabes que no tiene trabajo.

Ahora ponemos la pimienta Espelette.

Ahí lo que lleva es... No abusar porque es picante.

Pimienta no vamos a poner. No.

Y mirad. Venga, yo voy aquí

con el huevo y demás.

Mirad la mezcla que es jugosa, es sabrosa,

tiene todo el coral, la hueva, el seso...

Un espectáculo, de verdad que una cucharada de esto

es puro mar y es puro sabor.

Vale, Sergio. Bueno, y esto...

a ver, vamos a poner un huevo luego para pintar la pasta.

Os vamos a enseñar una pasta que es muy interesante,

que es la pasta wonton.

Nosotros la llamamos así. Para el que no la conoce,

que seguro que muchos la conocéis. Se vende hecha ya

y viene en unos paquetitos, es una pasta buenísima, es china

y, normalmente, pues se dice...

Allí se utiliza tanto frita como hervida.

Muy buena, muy práctica, muy fina, muy delicada

y, bueno, va muy bien.

La utilizamos mucho.

Bueno, tarda... es muy rápida en cocer también

porque, al ser tan fina, se cuece muy rápido

y, bueno, no os perdáis el final, luego tenemos un postre

que tiene mucho que ver con Galicia y con el Camino de Santiago.

Ya lo veréis.

Bueno, batimos el huevo. Javier ya ha hecho

algo de lima limón, ¿no?

No, no, no, natural, natural. Bueno, fijaos qué fácil es

hacer los raviolis así.

Ponemos la pasta, vamos a poner tres raviolis.

No sé si tenemos corta pastas o no.

Y yo casi los haría cuadrados tal y como están.

Pues, tal como están. Sí, yo siempre los recorto

un pelín para que... ¿Pintas antes o después?

O después, me da igual, pintamos antes.

Pintamos alrededor, el tema de pintar alrededor

es para poder sellarlos bien y que no se nos escape.

Mira, los vamos a hacer cuadrados,

tal como son, ¿qué te parece? Me parece bien.

Venga, tira.

Ponemos, relleno... seamos generosos de relleno.

¡Uf, qué bomba de sabor y de placer, Dios mío!

Bueno, ¡esto es la leche!

Vale. Ahora, cogemos la otra pasta

y lo que tenemos que hacer es, simplemente...

Ponlo aquí, poner encima

y sellar.

Sellarlo de manera que nos quede, pues bien cerrado.

Vale, yo voy a colar el caldo, eh.

Venga. Que esto no tiene secreto.

Bueno, ya veis, eh. Súper... estos superraviolis.

¡Cómo está el relleno, Sergio, cómo está el relleno!

Sí, ahora lo pruebo. Vale; como siempre, un colador,

un filtro, una estameña, un trapo.

Y lo que hacemos es...

Filtrar el caldo para que nos quede bien transparente, bien limpio.

Que ya, como decimos, imaginaos cómo está el caldo también,

porque tiene el cangrejo,

todo lo que nos ha sobrado de la centolla...

La verdura, el cítrico, que le hemos dado con la citronela.

Vale, fijaos, sólo una cosa, fijaos lo que sale.

Es puro, puro consomé.

Un consomé superlimpio, transparente, potencia de sabor,

superpotencia de sabor.

Bueno. Esto es increíble.

No tengo palabras. Y con muy poquito, eh.

Después pasaremos el resto, que hay un montón ahí.

Vale.

Perfecto, tenemos los raviolis, habéis visto que es muy simple

de hacer, ya los tenemos aquí. Y bueno, pues...

Todo se queda dentro, todo se queda bien cerrado,

Javier, dice que no y a mí,

pues, bueno, pues me da igual cortarlo o no cortarlo;

si no, lo dejamos así, cuadrado; pero a mí...

Aunque sea quitarle las puntas.

Bueno. Me va un poco.

Sí, sólo un poco, eh.

Por darle el toque.

El toque nuestro. El toque tuyo, ¿no?

Exactamente.

Y esta pasta es muy buena, es muy fina...

Es que acompaña muy bien, cualquier tipo de raviolis,

si hacéis unos raviolis de setas con esto,

con esta pasta, son muy buenas también.

Venga, vamos allá, vamos a hervir.

Nada, tarda muy poco, eh, dos minutos va a tardar.

Minuto y medio, dos minutos.

Como el caldo está caliente, ponemos el consomé,

mete el consomé bien caliente.

Sí, lo pondré encima.

¡Toma ya, vaya ravioli! Toma.

Venga, con tranquilidad. Vámonos.

Venga, ya lo pongo yo en el plato.

Pon el consomé y vamos. No, pon tú el ravioli.

O sea, pongo yo el ravioli; tú, el consomé.

Vamos a poner por lo menos tres. ¡Fijaos qué pasta más bonita!

Y bueno, el relleno ya ni os cuento cómo está este relleno.

Venga, ahí está. Vale, pon la hueva encima.

¿Dónde la tengo? Aquí.

Y ahora voy a pone el consomé

bien, bien caliente. Un toque de hueva...

Por ahí; venga, vamos allá, Javier.

Vale, cuando quieras. ¿Tienes?

Dale. Voy.

Puro mar, eh, ¡platazo!

Bueno, esto es Galicia, esto es el Camino de Santiago.

Y esto... Un poco de aceite de oliva.

Que ahora, 5de momento lo hacemos así pero,

que ya veréis cuando vayamos en bici.

Venga, perfecto, ahí va. Toma ya.

Raviolis de centolla

o raviolis de txangurro con agua de mar.

¡Impresionante!

Y yo veo una pasada, también, por Cantabria, que eso está bien.

Aquí hay un parador precioso. Bueno...

Bueno, vamos con la segunda receta. Vale.

Nos vamos a Santiago de Compostela, una ciudad preciosa,

un fuerte abrazo desde aquí,

es una ciudad que visita un millón y medio...

Más de un millón y medio de personas.

Más de millón y medio y viven cien mil habitantes,

o sea, eso es increíble.

¿Pero qué vamos a hacer? Una tarta de Santiago.

Sí, señor, con toque Torres, además.

Porque nos hemos inspirado, evidentemente, en la base

de esa receta y le hemos hecho una ligera...

Un ligero toque que yo creo que es interesante.

Bueno, pero le hemos aportado un ligero toque.

Exactamente. Vale, aquí tenemos huevos.

Seis huevos que vamos a separar la clara de la yema.

Normalmente, lo hacen entero, eh, mezclan los huevos enteros.

Este va a ser un toque.

Un toque Torres.

Pero le va a aportar... que va a quedar mucho más;

ya veréis, porque va a quedar mucho más esponjosa,

más ligera...

Y más interesante, vale.

Bueno, claras por un lado, yemas por el otro.

Y ahora lo montaremos. Yo montaré la yema y tú la clara.

Venga, hecho. Con la parte del azúcar.

Mitad de azúcar para ti,

mitad de azúcar para mí. Exactamente.

Vamos ahí.

Bien, separado.

Ahora, tenemos el azúcar... que ponemos mitad

en la clara.

Y mitad en la yema.

Y, Sergio, por una parte va a montar la clara

y yo, la yema, vamos allá.

Vale. Yo creo que ya está.

Bien, tenemos la clara montada; veis que es más esponjosa.

Ahora añadimos la yema

que teníamos con el azúcar.

Y, a la de tres, entre todos diremos la palabra mágica.

Pero vamos a explicar lo que es.

Un momento, a la de tres, decimos la palabra mágica.

Una, dos y tres:

(TODOS) ¡Impulsor!

Bueno, mucha gente nos pregunta... Ha habido alguien que va tarde.

Muchos nos preguntan, ¿qué es el impulsor?

Es levadura, levadura química, es levadura normal,

la de sobre, la que compráis de toda la vida,

no es nada más que eso. Lo que pasa es que se le llama impulsor

porque impulsa, sube y nosotros tenemos aquí con el equipo

un tema con el impulsor... nos impulsa también a nosotros.

Vale. Almendra: punto muy importante.

Como ya tenemos toda esta mezcla, bueno, toda esta...

Mezcla, que están las claras,

las yemas, el impulsor; ahora la almendra.

Almendra molida.

Sergio, va a rallar un poquito del secreto.

Bueno, no es un secreto, es un toque.

Haba tonka, haba tonka es este tipo

de haba que es de la familia de la legumbre.

Viene de países como Brasil,

por ejemplo, allí hay muy buen haba tonka

o de Venezuela, también. Sí, Latinoamérica, sí.

De Sudamérica. Sudamérica tropical.

Y, bueno, es un tipo... es muy aromática,

tiene un toque de almendra amarga.

¡Buenísima, avainillada...! Es buenísima.

Fijaos qué ligero es la masa. Porque, al montar las claras,

queda mucho más ligero y, con el impulsor,

va a quedar aún muy interesante.

Bueno, se puede encontrar las habas tonkas, se pueden

encontrar, es una cosa que,

bueno, pues, que no es tan difícil de encontrar.

Y luego, de verdad, da un toque... da un toque muy personal

a tus platos, a tus postres. Dale, dale.

Porque no sólo se utiliza en la cocina dulce,

también en la salada.

¿Un poquito de piel de limón le vas a poner también?

¡Huy, qué bien huele, eh! ¡Es brutal!

Un toque. Rallarla cuando la vayas a usar;

también como limón, como todo, ralladuras son para que dé frescor,

para que den aroma. Y un toque de Amaretto.

Sabéis que es un licor de almendra amarga

y que le da ese toque tan especial.

Bueno, un lingotazo le has puesto ahí.

Sí, ¿no? Sí.

Bueno, no pasa nada, está bien, venga.

Más alegre quedará.

Vamos a pintar con un poco de mantequilla el fondo del molde

porque harina no le vamos a poner, ¡cuidado, qué bien!

No lleva harina. Exactamente,

para los que no podéis no queréis o no coméis,

celíacos; bueno, pues aquí tenéis vuestra tarta sin harina.

¡Toma ya!

Vale.

Y ahora, lo vamos a poner al horno,

que el horno estará a 160 grados.

160, importante; 20 minutos.

Venga, vamos allá, ábreme el horno.

Ahí va.

¡Fijaos qué tarta! ¿Por qué ha subido tanto?

Por eso, por haber montado

las claras, eh. Más esponjosa.

Vamos a terminar. Nosotros, ya sabéis que siempre

que hacemos un postre, guardamos la vaina de vainilla

porque lo único que sacamos es el interior, la semilla.

Entonces, vamos a hacer un poco de vainilla.

Suficiente, azúcar glas o azúcar normal

porque si no se va a triturar y vamos a conseguir

que se haga azúcar glas azúcar glas, azúcar fina...

Y triturar.

Perfecto. Suficiente, venga, vamos allá,

azúcar de vainilla que ya tenemos aquí, superaromática, casera,

económica porque es de los restos de vainilla que teníamos...

Espérate que voy a aprovechar bien que esto es oro.

¡Qué bien huele ya! Esto es oro, venga, perfecto.

Vale. Además, es económica.

Fijaos, bueno, ya... Ya está, sí, claro...

Bueno, como hemos dicho

que nos vamos a ir

al Camino de Santiago vamos a hacer un homenaje

desde aquí, aquí la cruz de la tarta,

que se hizo en una pastelería en 1924,

hace muchísimo tiempo, que se llamaba Casa Mora.

Y de allí es originaria la tarta de Santiago.

Pero también le vamos a poner le ponemos el toque Torres.

Nosotros. El toque Torres, nuestro logo.

O sea, los hermanos se van a hacer el Camino de Santiago

y se van a comer una tarta.

Exactamente, en bici.

Vale, tú le pones la blanca y yo le daré un toque de canela.

No, pero, bueno... a la blanca toda.

No, pero, un poquito de canela lleva, también.

Vamos a hacer así que lleve y, además, tiene que llevar.

Sí, sí, tú ponle. Ahí, creo que ya está, ya está.

Ya está.

Vale. Venga, perfecto.

Un toque de canela.

Vale, vale, vale.

Y, ahora, quitamos por aquí...

La cruz.

Y los muñecos.

Y los hermanos.

Toma tarta de Santiago. Vamos a girar.

Un poquito caliente, pero, vale, aquí la tenemos.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Nos vamos al Camino de Santiago. Adiós.

Cógelo todo, Sergio. Venga, de acuerdo.

Y llévate un libro.

Un libro también, eh.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Camino de Santiago

Torres en la cocina - Camino de Santiago

08 jun 2016

Sergio y Javier cocinan unos raviolis de txangurro con agua de mar y una deliciosa tarta de Santiago en honor a la gastronomía del Camino de Santiago.

ver más sobre "Torres en la cocina - Camino de Santiago" ver menos sobre "Torres en la cocina - Camino de Santiago"

Los últimos 1.535 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos