www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4753190
Para todos los públicos Torres en la cocina - Berenjena con pollo. Bucatini alla norma - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a "Torres en la cocina".

Vamos a hacer un programa dedicado a la pasta y a Italia.

Vamos a hacer una pasta "alla Norma".

Sí, y también haremos un antipasti,

un antipasti de berenjena que es muy bueno.

Pero vamos primero con la base de la pasta.

Además a ti el italiano se te da muy bien

que alguna vez lo has practicado aquí.

Molto bene. Molto bene, madre mía.

Bueno, vale. Vamos allá.

Vamos a empezar por la salsa de la pasta.

Vamos a hacer un sofrito.

Tendremos una experta en pasta.

Sí. Y sobre todo italiana.

Porque sabéis que en Italia sería como la paella aquí.

Ellos la pasta es sagrada.

Tienen una pasta para cada salsa.

Y ahí la utilizan como nosotros la paella.

O sea, que no se puede tocar o que no se puede hacer

según que aberraciones. Pues ellos lo hacen igual.

Nosotros vamos a empezar por la salsa,

que tarda un poco, que es una salsa...

un sofrito de cebolla, ajo y tomate.

Que es la base de esta pasta. Exacto.

Y que es "alla Norma".

Y esta la base es un buen sofrito.

El fondo es la base y la base es el fondo.

Y un buen sofrito necesita tiempo.

Sí, eso es verdad. Por eso es lo primero

que vamos a marchar. Un sofrito que cocine bien,

que confite bien, que el tomate saque la acidez,

la cebolla el azúcar.

Ahora, ¿sabemos qué salsa va en cada pasta?

No lo tengo claro.

Aquí para nosotros muchas veces vale todo, ¿no?

Porque acompañamos la pasta con casi todo.

Bueno, porque somos creativos, Sergio.

Eso también es verdad. Buen aceite de oliva.

Eso sí que es la base total también de un buen sofrito.

Rehogamos el ajo.

Te has adelantado, ¿eh? Eh, amigo.

Ay, amigo.

Ay, "amicci" mío.

Ay, "amicci". Ay, "amicci".

Por cierto, "gemelos" en italiano es...

"Cemei". "Cemei".

Sí, sí. Cebolla.

Y hay que dejarlo rehogar bien la cebolla.

Es en veneciano, Javier, no en italiano.

¿Ah, sí? En veneciano es "cemei".

Bueno. Es que yo estoy más puesto

que Javier en el tema de los idiomas.

Y bueno, estoy aquí.

Así que tranquilos que está todo controlado.

Es verdad que en italiano yo creo que es "gemelli".

"Gemelli".

No vamos a entrar con el acento porque si no...

Vamos a dejar rehogar. ¿No te ha gustado mi acento?

"Gemelli". Está muy bien, Javier.

Está súper bien.

Vamos a empezar con el sofrito.

Tenemos tomate escaldado y pelado.

Aquí sí que lo hemos escaldado porque queremos hacer

un sofrito "alla Norma", una pasta "alla Norma".

Que es, bueno, pues una pasta

"comme il faut", como tiene que ser.

Ahora me he pasado al francés.

¿Ves? Es lo que tiene saber idiomas.

Y lo bueno es que si no hay piel, no hay resistencia.

Y entonces queda mucho mejor.

El tiempo mínimo para cocer esta salsa, que diréis:

"Hala, cuánto tiempo." O no. Es una hora.

Para que suelte todos los azúcares el tomate,

la cebolla, para que quede bien el sofrito...

es para yo para mí una hora.

Pero bueno, no pasa nada, lo dejas ahí.

Si es que además se hace solo.

Venga, falta un tomate. No tiene secreto.

Hombre, hemos comido buena pasta en Italia, ¿eh?

Muchas veces.

¿Cómo se llamaba el restaurante aquel de Piamonte

que nos íbamos en...?

"Cacciatore di Cesare".

"Cacciatore di Cesare". Venía la señora con una cesta

de trufa blanca. De Piamonte.

Y la pasta la hacían al momento,

con una mano increíble la mujer. Increíble.

Buenísima, ¿eh?

Yo creo que de las mejores pastas que hemos comido nunca.

Vale. Venga, vamos allá.

Mientras... Yo pondría ya el tomate, ¿eh?

Yo también.

Bien rehogada la cebolla. Porque al final

se va a sofreír todo, que quede trasparente.

Ya veis que empieza a quedar trasparente la cebolla.

Ahora ya es poner el tomate y dejarlo.

Sí. Y ahora bajar un poquito el fuego, ¿eh?

Sí. Eso necesita tranquilidad.

Bajarlo y mimarlo, evidentemente.

Muy bien.

Ahí.

Esto ya recogido.

Fantástico. Esto a lavar.

Ahora no le ponemos hierba, no le ponemos sal,

no le ponemos pimienta, no ponemos nada,

sino simplemente hacemos...

el sofrito.

El sofrito de la pasta "alla Norma".

Y ahora dejamos tranquilamente el sofrito cocinando

y mimando como decía Sergio y nos vamos con un "antipasta".

Antipasti. Antipasti, antipasti.

Pero muy fácil de hacer.

Es una berenjena, ya veréis, al ast.

Con pollo al ast. Ostras, cómo suena.

Uh.

Vale, el primer paso que hemos hecho ha sido

con carcasas de pollo, chalota cortada bien fina

y el pollo cortado bien pequeño, la carcasa.

Rehogado, bien rehogado con hierbas aromáticas.

¿Vale?

Un poquito de vino blanco si se quiere,

agua y dejar cocinar.

25 o 30 minutos.

Y sería este caldo que ahora vamos a poner a reducir.

¿Y el limón? Ahora lo ponemos.

Ah, ahora lo ponemos. Vale, perfecto.

Antipasti. Normalmente antipasti es lo que se hace

antes de la pasta o antes de la comida.

Es como un pequeño entrante o como un entrante

que te predispone luego al plato de pasta

o a la comida.

Mira, voy a hacer... Esta berenjena es buena, ¿eh?

Y ya veréis que de aquí está muy bien.

¿De dónde? De aquí.

Que es buena, que está bien de precio también.

Vamos a colar. Ponemos el caldo.

Porque tiene que ir reduciendo. Importante.

Con las carcasas simplemente bien doradas,

tomillo, laurel, romero.

Imaginaros un pollo al ast cuando lo veis en las barras

que está asándose, que se le pone limón,

se le pone la grasa, se le pone el aceite.

Y dentro lleva también las hierbas.

Eso mismo tenemos que ver pero en la salsa.

Vale, ponemos... dos pieles.

Y luego si queremos podemos poner zumo de limón.

Pero de momento esperamos.

Ahora vamos con los higadillos de pollo.

Bueno, cocina de aprovechamiento total.

Esto son hígados de pollo que los hemos visto

en el mercado: "Oye, trae para aquí."

Que hemos comprado berenjena para que veáis

las múltiples opciones que tenemos en el mercado.

Y además receta económica y muy buena.

Vamos a saltear. Primero, Sergio, chalota.

Voy, espérate que le voy a dar aquí...

Chalota que tenemos aquí.

No me sigues hoy, ¿eh?

Espera, que tengo que cuidar mi sofrito.

Es importante darle cariño al sofrito.

Y mimarlo. Mimarlo mucho.

Te veo un poco lento hoy, no me sigues.

¿Sabes?

Venga, perfecto, ahí está.

Vale, ¿qué necesitas? Chalota picada.

Chalota o cebolla, ¿eh? Podría ser perfectamente.

Si no tenemos chalota sirve igual la cebolla.

Lo que pasa es que la chalota le da un toque diferente.

Sí, no es tan fuerte.

Y luego incluso si pones chalota, fíjate,

te ahorras el ajo muchas veces.

Porque tiene un punto de ajo la chalota.

Sí. Entonces está súper bien.

Vamos a poner un poquito más aquí.

¿Qué tenemos aquí?

Un poquito de foie gras.

Porque el higadillo de pollo con un poco de foie gras...

Es opcional, pero realmente le da un toque brutal.

Esto nos lo habías ocultado.

¿Por qué? Porque sí, porque yo pensaba

que era sólo hígado de pollo. Bueno, esto además lo podemos

comprar en paquetes que ya va cortado.

Y es muy práctico y realmente le da mucha fineza, cremosidad.

Le va muy bien, ya lo veréis.

Entonces, Sergio, la chalota. ¿Por qué lloras?

Porque es que está potente.

Está bien, ¿eh?

¿Por qué lloras, hermano?

Lo que pasa es que ahora, claro, yo a veces...

si me las pongo ahora es como que es peor,

se me mete más dentro de los ojos.

Entonces ya no vale.

Claro, ahí ya no te deja salir.

Vale, chalota.

Ponemos aceite de oliva.

Rehogar bien la chalota primero es bueno

porque así nos coge buen sabor.

La chalota tostada es deliciosa.

Y veis, la salsa va reduciendo. Ahí, tranquilamente.

Caldo de pollo podría ser. Si tenéis un caldo de pollo,

le exprimís el limón, lo tiráis dentro,

una hoja de laurel y un poco de hierbas

ya está bien también, ¿eh?

Fijaros, aquí tenemos hígado y corazón de pollo.

No vamos a ponerlo todo porque tenemos el foie gras también.

Con esto más que suficiente.

Y ahora a rehogar bien. Tiene que estar bien rehogado.

Y corta un poquito el foie gras, Sergio.

Venga. ¿Todo? No, un trozo.

Pero le daremos un rehogado muy muy rápido.

Cuando esté coci... Bueno, vale.

¿Ya? Vale.

Es bueno que también el foie gras...

se puede poner frío después o que suelte toda la grasa,

que suelte todo el...

Ahora cocinamos. El aroma.

Un poquito de sal y pimienta.

No penséis que sólo vamos a poner el paté.

Vamos a poner también berenjena.

Exacto. Que ahora la freiremos

y haremos un paté de berenjena con foie gras,

por decirlo que suena como más elegante.

Y ya veis qué simple es. Muy rápido y muy simple.

Ahora para terminar de cocinar

vamos a darle este toque de coñac.

Brandy, armañac.

Ahí el licor el que más os guste, ¿eh?

Y ahora dejar reducir bien para sacar el alcohol.

Estupendo. Qué olor, eh.

Qué olor.

Ahora vamos a triturarlo todo.

Ponemos dentro del robot.

Ya veréis que va a coger esto una forma tremenda.

Triturar, simplemente.

¿Sal y pimienta le has puesto? Sí.

Ahora le pongo aquí fuera, nada, una nuez de mantequilla.

Para darle cremosidad, un pelín solo.

Y ahora ya lo pondremos a enfriar, que tenemos un bol con hielo.

Exacto. Un baño maría invertido.

Bol debajo, hielo.

El paté está hecho ya. Este es el paté que íbamos a hacer.

Ahora falta ponerle la verdura aquí.

Ahora iremos con el toque maestro.

Esto lo vamos dejando enfriar aquí.

Ahora lo enfriamos porque el paté caliente

tiene una textura muy blanda.

Y lo que vamos a hacer, es rellenar una berenjena

o varios trozos de berenjena. Ya veréis.

De esta manera lo vamos a enfriar y le pondremos berenjena también.

Haremos un paté interesante.

Muy bien. La berenjena, Sergio. Venga. ¿De qué tamaño?

Yo te corto una, porque si no... Ay, ay.

Está fuerte. La cortamos tamaño así. Más bien, pequeña.

En Italia se utiliza muchísimo la berenjena.

En Italia hay mucha berenjena.

Se utiliza mucho para hacer el "antipasti".

Y es la base de la "parmigiana". Espera, espera. Pon aquí.

Ah, vale. Vamos a hacerle unos cortes.

¿Veis? Pam, pam, pam. Pam, pam.

Y siempre marcarla, porque así la vamos a freír

mucho más rápido. No romper la piel

porque lo vamos a montar aquí mismo.

Venga. Y vamos friendo primero por un lado.

Ya está. Aceite bien caliente.

¿Has marcado por los dos lados? Solo por uno.

Porque luego lo vas a bajar.

Sí. Ya verás. Es que luego esta parte

de aquí, vamos a intentar... Intentar, no.

Lo vamos a hacer. Cuando esté frita,

bajaremos esta parte de aquí para poder rellenarla con el paté.

Bueno, muy fácil. Ahora lo veréis in situ.

España e Italia, los mayores productores de Europa

de berenjena.

Sí. Producimos muchísima berenjena.

Si os fijáis aquí, el sofrito

está pillando un rollo en el rato que llevamos.

Todavía lo dejaremos más. Ahora bajaré el fuego.

Y darle tiempo.

Darle tiempo al sofrito para que vaya tranquilamente.

Vale. Probamos aquí. Ahí está. Ahí va.

¡Hum!

Qué bueno. Voy a poner solo una nuez de mantequilla

para que nos ligue bien, para que espese bien.

Y que vaya reduciendo. Si el tomate es bueno,

no hace falta ponerle azúcar al sofrito.

Si el tomate es bueno y lo dejamos tiempo

y tranquilamente, yo, el azúcar al sofrito, no le pongo nunca.

Javier le pone, pero yo no.

Una puntita no va mal. Yo le pongo miel, un poquito.

No. Está bien. Y le quita la acidez.

Bueno, el exceso de acidez.

A veces, que los tomates no están pletóricos,

pues un poco le va bien.

Y esto, que ya veis el paté,

que lo tenemos en agua con hielo,

lo que vamos a hacer, es ir enfriándolo.

Mezclándolo bien. Mezclarlo.

Y al enfriarse, lo que va a hacer, es compactarse y ligar.

Que esto, si tenéis tiempo, lo metéis en la nevera

tranquilamente y tenéis un paté de maravilla.

Yo creo que ya están, eh. Veis que ya están bien doraditas.

"Presto, presto!"

Ahora escurrir.

Ahí va.

Y ahora guardaremos tres.

Qué buena es la berenjena. Y más, esta.

Estaba superturgente. Estaba perfecta.

No somos mucho de fritos, pero la berenjena frita...

Es que va muy bien. Va perfectamente.

Es buenísima. Dame un poco más de papel, Javi.

Corre. No lo has encontrado

y me lo dices a mí. (RÍE) Venga.

Venga, va. ¿Lo habéis visto, no?

Lo habéis visto todos. Esconde las cosas.

Dice: "Dame papel". Pues mira. Toma papel. ¿Qué te parece?

El orden es la base de la cocina.

Yo sé que tú sabes más que yo dónde está el papel.

Venga, perfecto. Escurrimos bien.

Un poquito para allá, Sergio.

Venga. Coge las tres. Una, dos, tres.

Y estas las vamos a sacar. Esta, esta y esta.

Bueno, coge las más bonitas para emplatar.

Claro. Vas a picar esto, ¿no?

Sí. Fijaos lo que hacemos ahora.

Aparto aquí para que se vea bien.

Y cortamos la piel de la berenjena.

Y lo que hago es quitarle la piel

y guardarme la berenjena porque la vamos a picar

y la vamos a meter dentro del paté.

Está caliente pero no pasa nada porque la picaremos.

¿Veis? Le quitamos la piel con cuidado.

Sin olvidar nunca el sofrito.

No. Está controlado.

Y esto le va a dar una mantecosidad al paté tremenda.

Aquí esta berenjena, que le voy a poner

un poco de sal y pimienta.

Y ya veis que tenemos la base perfecta.

Y a mí me gusta la piel de la berenjena.

A mí también. Yo me la como. Me encanta.

Los japoneses la hacen mucho frita

y siempre se comen la piel porque es muy buena también.

Vale. Ahora picamos. Ya veis.

Y como tiene mucha agua la berenjena...

Y ahora ya lo picamos. Y apretamos bien aquí

para darle una base.

Mirad qué bonita queda. Queda preciosa.

Un entrante brutal, eh. Un entrante muy bueno.

Un "antipasti". "Antipasti".

Voy mezclando aquí la masa.

Veis que nos va cogiendo una textura cremosa, agradable.

Tengo que probar esto porque es una locura.

Espera. Ponle la berenjena. Ya, pero espera.

Hombre, potente de sabor es. Buenísimo.

Venga, perfecto. Ahora mezclamos bien.

Que eso le va a dar más cremosidad todavía.

Qué cosa tan sencilla y tan buena.

Vale. Y ahora vamos allá.

Ponemos la berenjena en el plato.

Ahí va.

Veis que le he dado un poco la forma con la cuchara.

He aplastado un poquito,

que así me suelta el exceso de aceite

y me da para poner bien un poquito del paté.

Ahora sí, que ya está reducido el caldo.

¿Lo veis? Que ya está a tope reducido.

Limón. Que lleve limón.

Tiene que llevar limón.

¿Veis? Ahora le ponemos bien de zumo de limón.

Ahora lo que hace, es darle una acidez tremenda,

un buen rollo aquí a la salsa.

Es ácido pero es fresco. La retiro ya, que ya está.

Y saco unas hojas.

Venga. Ponemos el paté con la berenjena encima.

Que esto es delicioso. Es un manjar.

¿Qué hierba os imagináis que vamos a poner?

Rúcula.

Hombre. Nada más. Muy italiano.

Ponemos.

Ahora la salsa. Tenemos esta salsa bien reducida.

Fijaos qué brillante y qué bonita es la salsa.

Vale, Sergio. Platazo.

Platazo de berenjena.

Un poco de rúcula para darle ya el toque de frescor

y, también, el toque de profundidad.

Que ya sabéis que la rúcula sabe un poco a trufa.

A mí, por lo menos, me da ese toque.

Venga, perfecto. No tocamos más. Vale. Ya está. "Antipasti".

Vamos a seguir con la pasta. Tenemos el sofrito hecho

de tomate, cebolla y ajo, que está increíble.

Lo hemos dejado todo el rato aquí detrás.

Vas a freír berenjena. De la que me ha quedado,

la voy a cortar a dados y la vamos a enharinar y freír.

Venga. Mientras Javier va friendo la berenjena

que la va a enharinar, voy a hacer un poco de salchicha

y esta panceta que tenemos aquí, que tiene una pinta tremenda.

Le vamos a poner un poco también. Vamos a saltearla.

Algo que no puede faltar, es la berenjena.

No le voy a poner mucha porque es salada.

Pero tiene una pinta que no veas.

Esto le va muy bien. Cortamos a dados pequeños

la berenjena, porque es: pim, pam.

Con aceite bien caliente y que nos quede bien crujiente.

Y el sofrito ha estado un buen rato.

Lo hemos tenido todo el rato ahí detrás mimándolo, cuidándolo.

Y si se seca un poco, es bueno ponerle agua.

Si se seca demasiado, un poco de agua e ir poniéndole.

Ya veréis qué pinta tiene. Está increíble.

Superbueno. Ya veréis qué pasta más buena.

Y haremos el "bucatini", que ahora os enseñaré la pasta.

Es "bucatini". "Bucatini".

"Buco" yo sé que quiere decir "agujero".

"Bucatini" será "agujerito", me imagino yo.

Ahora entenderéis por qué.

Bueno, Javier, mientras vas friendo la berenjena,

yo voy haciendo aquí mi salchicha. Esto va a ser el sofrito.

Berenjena. No la salamos antes. La salamos después de la fritura.

La receta original no lleva este sofrito

que le estoy haciendo.

Esta carne que le voy a poner, no la lleva.

Pero bueno. No sé qué nos dirán los italianos,

pero esto es universo Torres y aquí sabéis que...

Toque Torres, Sergio.

Siempre hay un toque Torres que es importante.

Lo tenemos que respetar.

Ponemos. Y veis que está bien caliente.

Veis, es el aceite que hemos frito

en la primera receta la berenjena.

Cómo huele la panceta.

Uf. Es que esa...

esa panceta es seria. Hombre, esto es.

Es seria, es seria. Venga, la berenjena, perfecto.

Y yo tengo aquí un poco de ricota, queso ricota

que le vamos a poner un poco también.

Es un tipo de requesón italiano que, pues la verdad,

es que es muy bueno, parecido al de aquí.

Requesón, buenísimo.

Le vamos a poner un poco

en el sofrito cuando esté bien dorado.

Venga, y yo saco la berenjena. Venga, perfecto.

Vamos a poner el bucatini que es este tipo de pasta, fijaos.

No sé si se verá, no me veréis desde aquí, pero...

Yo sí os veo porque es un tubo muy fino

que en el centro tiene un agujero.

¿Me habéis visto o no?

¿No? Yo tampoco.

Venga, va, vamos a poner agua, sal.

Que es como lo cuecen los italianos la pasta, agua y sal.

Sergio, Sergio, tenemos la berenjena frita

por un lado, ¿vale? El sofrito, lo traemos aquí.

Sofrito por otro lado. De tomate.

Sofrito que está ya portentoso,

poderoso, ya veis que está, bueno, superbueno.

"Sofritaken".

Tenemos la salchicha con la panceta

y vamos a poner el queso ricota. Pero paro el fuego.

Venga, ahí está. Y la ricota fuera del fuego ya.

Venga, muévelo tú ya.

Déjame la cuchara.

Llegó el momento de hervir la pasta, agua, sal hirviendo,

cogemos la pasta y un puñado por persona, calculamos

que son unos 80-100 gramos por persona, dependiendo

del hambre que tengamos.

Vamos a poner aquí.

Venga, y ahí está. Tiene una pinta que no veas.

Esto sería como un poco nuestros fideos, los fideos

del agujero, del número grande,

pero en espagueti, ¿no? Exactamente.

Bueno, hay que seguir, el paquete, normalmente,

pone las indicaciones siempre aquí ponía 10 minutos, 10 minutos.

O sea que siguiendo las instrucciones.

Pues vamos con Speranza que ha venido.

Antonella Speranza. Antonella Speranza

que vino a explicarnos los secretos de la pasta

Cómo estás, Antonella, bienvenida.

Gracias. De dónde eres.

Soy de Nápoles. Ah, la cuna de la pasta.

Sí, bueno, de hecho, Gragnano no sé si conocéis este pueblo

que sale en los paquetes de pasta, es uno de los pueblos...

No estuve nunca, pero estoy loco por ir.

Pues por allá, por allá.

Qué bueno, y trajiste unas pastas que nos explicarás,

primero, lo que hacemos ¿es correcto lo de la bucatini

con el sofrito y con todo?

Bueno, es una norma muy especial. Es norma, ¿qué quiere decir norma?

Norma es un nombre de persona. A la norma, como si dices

a la María o la Antonia, vale.

Eso, perfecto, pues a la norma Torres.

Vamos a dejarlo ahí.

Cuéntanos. Nosotros somos muy especiales

con las combinaciones de pastas y salsas,

siempre no ponemos como se hace aquí

espaguetis con boloñesa, esto nunca lo haremos,

lo hacemos con la tagliatelle que es esta pasta.

Que recoge más. Sí, es más amplia

que un espagueti en forma de nido y es un clásico,

esta o la pappardella que es la misma, pero más ancha.

Más ancha. Y esta en restaurantes italianos

en Italia no aquí, siempre veréis tagliatelle a la boloñesa,

o pappardella a la boloñesa. ¿Y con qué más salsas

puede ir la pappardella? Pues con salsa de verduras

porque las verduras tienen mucho trocitos

y cosas que acompañan a que se coja con la "forcia"

cuando coge la tagliatelle, no se queda separada pasta y salsa.

Tiene una lógica aplastante, qué más nos trajiste.

Esto es lo que vosotros llamáis tallarines.

Soy de tallarines. Yo también, de pequeño

siempre nos daban tallarines. Nosotros le decimos liguini.

Linguini. Que es un espagueti aplastado

y esta va muy bien con salsas de pescado,

por ejemplo, aquí tenemos "aglio e oleo".

Maravilloso. Es aceite, ajo

y los tallarines, no hay más.

O los espaguetis. Y una guindillita

para darle un poco de alegría. También, también.

Hombre, hombre. Sí, esta pasta se llama

"orecchiette", esta ya va... No es un formato de cada día,

es un formato especial que se hace con salsa tradicionales

que siempre van con la misma, esta va con brócoli.

¿Comes mucha pasta? Los italianos comen

entre 25-26 kilos por año, por persona.

¿Y nosotros? Vosotros, más o menos,

no llegáis a los seis. Eso dicen por año.

Pero la cantidad es la que dijiste,

85 gramos, no comemos más cada vez que comemos pasta

porque si no, sería un plato enorme y la pasta engorda,

pero si comes 85 gramos con los ingredientes que lleva

tienes un plato completo.

La verdad que completo. No te quedas con hambre.

85 gramos es lo recomendado, es verdad, aquí solemos comer

un plato más abundante.

Demasiado y nos comentabas que sois más de comer la pasta

al mediodía y no por la noche. No, porque al mediodía

te mueves más y puedes quemar más.

Por ejemplo, esta pasta también en formato especial,

se encuentra aquí, en España, se llama "paccheri".

Fantástica. Esta pasta, "pacchero"

en napolitano quiere decir bofetada.

Oh. Sí, porque esta pasta

se cocina, se aplasta un poco y cuando está con la salsa,

con el ragú, con el guiso de pescado cuando se mueve

hace pam, pam y es este ruido

entonces de aquí el nombre. Aquí la usamos para rellenar.

También, de hecho la pasta que tiene tanto espesor

está muy bien por la preparación al horno

porque aguanta más la cocción y esto son los rigatoni

de toda la vida, rigatoni de toda la vida

por salsas ricas también puede ir con boloñesa

si no hay tagliatelle en este momento

y también se puede hacer con amatriciana que es una salsa

muy conocida que se hace con esta panceta

y con salsa de tomate que queda muy rica

entonces con los rigatoni o también se puede hacer,

bueno, con salsas cremosas

que pesen mucho, cuanto más fuerte la salsa, más fuerte la pasta.

Y este, este... Macarrones de toda la vida.

Este mola mucho. Macarrones de toda la vida

son muy versátiles y con rayas, salsas más fuertes

y así más finitos, pero va con todo,

con tomate fresco, por ejemplo, la podemos combinar

con salsas más simples de cada día,

la podemos combinar con ensaladas de pasta,

por ejemplo, con todo esto.

Muchas gracias, pero no te vayas muy lejos que probarás la pasta

y darás tu opinión, pero como se dice:

Siempre hay un buen motivo para cocinar, en italiano.

¿Cómo? Siempre hay un bueno motivo...

(HABLA EN ITALIANO)

Eso, pues eso, eso mismo.

Eso, vamos. Gracias.

Gracias, no te vayas lejos. Vale, ya tendremos la pasta.

Ya tenemos aquí, ya está, fijaos porque la pasta

hay que darle la cocción más bien corta que no...

Jamás que se pase.

Y la pasta no espera la salsa, jamás.

Interesante. Una vez tenemos la salsa

cocemos la pasta si no, no va.

Vale, escurro, Sergio, yo la escurro.

Venga, perfecto.

Ahí va.

Pues ponla aquí y aquí mismo pondremos el sofrito.

El sofrito tiene una pinta tremenda.

Y eso que decimos: "Tiramos para la tierra".

Chorizo le va perfecto,

no podemos evitarlo. Qué bonita es esta pasta.

Venga, ponle aquí, Javier, ahora el sofrito.

Espera, que me quedé aquí. Es un tipo de pasta bonita,

o sea, ya tiene... es elegante.

Ahí está, el último.

Esta para hacer el plato ese que teníamos pensado

con el huevo. ¿Qué necesitas más?

Pues el tomate. Mira, el supertomate.

Sofrito. Mirad el color que tiene,

rojo intenso. Esto ya es increíble.

Ponemos bien. Y fijaos que nos hemos resistido,

no le pusimos picante a nada. No, qué raro.

Sí, es rato, vale, ponemos un poco

de sal y pimienta. Después, la berenjena

que la ponemos por encima, esta berenjena frita,

la albahaca, está fantástica,

sabemos que es muy aromática y fresca.

Pues vamos ahí, vamos a coger unas hojas

y las cortamos en juliana bien fina.

Esto nos va a ir muy bien.

Hervirla y consumirla, fijaos qué plataco de pasta.

La berenjena

que esto es algo que no puede faltar,

qué buen plato. Es una manera de comer verdura

y lo que decíamos, la albahaca.

Ya está, venga. Métele bien, no pasa nada.

Ahora yo sí le pongo aquí fuera un poco de aceite de oliva.

Toma ya. Es de aquí, es bueno también,

ya veis qué plato de pasta, pasta "alla Norma",

con toque Torres, como no podía ser de otra manera.

Y superberenjenas antipasti

que es fácil de hacer, buena y bien de precio.

Homenaje a Italia, a vosotros,

siempre hay un buen motivo para cocinar.

Gracias por estar ahí, nos vemos pronto.

Hasta luego. Adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Berenjena con pollo. Bucatini alla norma

Torres en la cocina - Berenjena con pollo. Bucatini alla norma

25 sep 2018

Javier y Sergio van a preparar berenjena con pollo. Como segunda receta, cocinan unos bucatini, una pasta parecida a los espaguetis de textura diferente, hechos 'alla norma'. Invitada: Antonella Speranza, bloguera especializada en la pasta italiana.

ver más sobre "Torres en la cocina - Berenjena con pollo. Bucatini alla norma" ver menos sobre "Torres en la cocina - Berenjena con pollo. Bucatini alla norma"
Programas completos (721)

Los últimos 2.350 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos