www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4870683
Para todos los públicos Torres en la cocina - Bacalao con aceitunas y ceviche de mango - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

Bienvenidos a vuestra cocina, vamos a hacer platos buenos,

bonitos y baratos para estas fiestas, Javier.

Vamos a hacer, de segundo, un ceviche de mango

que es, de verdad, sorprendente y muy diferente.

De primero vamos a hacer una ensalada de bacalao confitado

con un pilpil, muy apta para estas fiestas.

Estamos pensando en Navidad. Exactamente.

De aquí en adelante, haremos una serie de programas

que os van a ayudar a hacer las navidades,

las comidas de Navidad, más fáciles y económicas,

porque vamos a hacer platos con las tres "b":

buenos, bonitos y baratos. Pero es una ensalada que sirve

para cualquier momento, es una ensalada muy completa

y es de otoño-invierno, ya veréis, tiene mucho toque.

Voy a por el bacalao. Exacto.

Hemos comprado un lomo de bacalao y, la verdad, es... hermosísimo.

Podría ser otra parte del bacalao, podría ser, incluso...

Pero a nosotros nos gusta esta textura de libro, de láminas.

Se aprecia mucho.

Si no, sabéis que siempre están las puntas del bacalao

que, desalado, podría servir para lo que vamos a hacer.

Daría lo mismo.

Son partes menos nobles pero sirven perfectamente.

Exactamente. Vamos a confitar el bacalao a baja temperatura

en un aceite de oliva, un aceite de oliva suave,

en el oro verde. El aceite tiene que ser bueno,

si lo hacemos en aceite de girasol no va

y como el aceite no va a subir mucho de temperatura,

va a guardar todas las propiedades organolépticas del aceite.

Se podría reutilizar, ¿eh?

Es que, de hecho, lo usaremos para el pilpil, para la vinagreta

y para sazonar, también; le vamos a dar varios usos.

Casi todo el aceite que hay lo vamos a reutilizar.

Ajo laminado. Aromatizamos el aceite con el ajo.

Ajo y hierbas. Ese será el primer toque.

Le pondremos tomillo y romero: "romillo", vaya.

Muy bien, Sergio. Romero y tomillo.

Ahí va, dentro.

Cojo estas plantas que tenemos, que están súper a tope.

Mirad que el aceite no está muy fuerte, ¿eh?

Está, más bien, bajo. No, ponemos aquí...

Las hierbas. "Las hierbas".

Tened cuidado porque saltan. Bajamos el fuego... ya está bajado.

Sí, lo he bajado. Y ponemos el lomo de bacalao.

Ahí. Ahí está.

El lomo de bacalao es muy bueno, es un pescado blanco

que tiene mucho colágeno, mucha gelatina,

por eso hace el pilpil; haremos un pilpil muy fácil.

Ahora que está confitando os daremos los primeros consejos.

Todo esto, tened en cuenta, que lo colgaremos en la web

y en redes sociales, también, donde os iremos informando

para que hagáis una compra exacta o, por lo menos, acertada;

normalmente, cuando vamos a comprar compramos demasiado comida.

Y, luego, sobra. Eso es.

Y no sobra poco, sobra la mitad de la comida;

por ello, estos consejos que os diremos son importantes.

Primero, pensad cuántos sois y, luego, haced un menú cerrado.

Para que nos entendamos bien: planificar.

Exacto. Planificar el menú.

¿Qué es lo que voy a comprar? ¿Cuántos somos y qué cantidad?

Exactamente. Luego, también, son importantes las cantidades

que vamos a comprar de cada cosa;

saber, un poco, la referencia que debemos tener por persona.

Por ejemplo, si estamos hablando de cordero,

son 200 gramos por persona; ya lo tenéis.

De cochinillo, unos 400 gramos o 450 gramos por persona.

¿Por qué? Porque el cochinillo tiene mucha parte

que es mucho hueso y poca carne. Exactamente.

Se necesita más cantidad. Pescado, hablamos en crudo,

si es pescado limpio, 200 gramos; con espina, 300 gramos,

porque tiene la merma de la espina. Por ejemplo, os vamos a dar

alternativas de pescado; en Navidad todos vamos

a por el besugo y es un pescado caro;

quizá, podemos hacer la misma receta con dorada.

Exactamente. De marisco, igual, 250 gramos por persona.

Lo bueno es que si al final todo es más caro,

podéis hacer una previsión que, luego, comentaremos;

algunos consejos para que no nos salga tan caro.

Todo esto lo colgaremos para que entréis, si tenéis dudas y decís:

"¿Cómo me organizo el menú para estas navidades?".

Lo vais a tener organizado.

Va bien, ¿no? Huy, y tanto.

Eso está bien, incluso, nosotros lo tenemos que escribir,

nosotros mismos, que somos profesionales,

vamos al mercado, nos volvemos locos, compramos

y, luego, decimos: "Me he pasado". Si hacemos la lista no nos pasamos.

Bueno, fijaos cómo está el bacalao.

Está aquí, poco a poco, confitando tranquilamente.

Sí, sí; eso está brutal, ¿eh?

Está soltando abajo todo su pilpil.

Podríamos ir haciendo el tomate. Mirad lo que decíamos del libro.

Eso son lamas de bacalao, eso son...

Es un "best-seller". Le quedan dos minutos exactamente.

Vamos a ir haciendo, ¿no? Creo que podemos hacer otra cosa.

Hemos hecho tomate escaldado.

Como lo hemos hecho tantas veces en el programa...

Pues, ya lo tenemos hecho. Pero no está de más decirlo:

agua hirviendo, sumergirlo diez segundos,

enfriarlo en agua con hielo y sacar la piel.

Así lo tenemos limpio, limpio.

Exactamente. Ahora, lo que haremos, es cortarlo a cuartos

y quitarle las pepitas. Vamos a hacer una ensalada

con el bacalao; aguacate, que tan de moda está;

tomate; escarola... Ya veréis, con toque Torres.

Tradición con toque Torres o con toque tú,

como decimos en el libro. Toque tú, toque tú.

Bueno, cortamos a dados pequeños. Correcto.

Es una forma de quitar las pepitas y dejar el tomate limpio.

Técnicamente se llama "concasse". Exactamente.

El que quiera, lo puede dejar con la pepita, ¿eh?

Lo que pasa es que así, ya que decimos que la estética

es importante; así queda bien bonito, queda más pulido

y más profesional. Lo pones en la mesa y dirán: "¡Guau!".

Creo que si hay una época del año en la cual estamos más horas

en la cocina y le dedicamos más tiempo es en Navidad;

entonces, aquí sí que no hay que escatimar.

No, lo importante es planificar bien para, después,

además, de cocinar, poder disfrutar de la mesa,

porque si no, al que le toca cocinar

está ahí liado, todos disfrutando y el que cocina, no.

Hay que buscar alternativas, si tienes un producto

que está demasiado caro, te vas a otro que sea similar;

en vez de besugo, una dorada, por ejemplo.

También, lo que se puede hacer con algunos productos,

si quieres hacer espalda o paletillas de cabrito

que sean fantásticas; cómpralas ahora y congélalas.

El precio que vas a pagar ahora, al que vas a pagar

en plenas fiestas, no tiene nada que ver.

Vale, yo ya lo tengo y tú estás ahí, todavía.

Yo he hecho dos tomates y tú uno.

Vale, voy a sacar el bacalao, porque el bacalao ya lo tenemos.

Ya está cocinado. Vamos a montar un pilpil

que vais a flipar porque es muy fácil y muy bueno.

Vaya bacalao. Lo nunca visto.

Voy a recuperar el ajo, también, porque el ajo está confitado

y está buenísimo, ahora, ¿eh? Recupero el ajo y el bacalao.

Estas láminas tan buenas.

Vale, estupendo.

Este aceite, este pilpil, los jugos que ha soltado

se quedan abajo y es lo que ayuda a ligar.

El colágeno que decíamos.

El colágeno. ¿Sabéis que pilpil quiere decir algo así como...?

La traducción en euskera sería "chup-chup", más o menos.

Fijaos qué bacalao, ¿eh?, fijaos qué "lomaken".

Brutal, ¿eh? Mirad abajo la gelatina.

Toda esta agua que suelta, espera, todo esto nos ayuda a ligar.

Todo esto hay que recuperarlo.

Vale. Porque esto es...

Ya tengo los ajos, fijaos.

Con mucho cuidado, lo que yo decía es...

que hay que sacar estas láminas, que son, evidentemente, de libro.

Salen solas porque está bien confitado,

lo importante del bacalao es que quede así, jugoso.

Hay que cocinarlo lentamente, si se hace rápido, pierde el agua

y queda seco. Hay que ir con mucho cuidado con la cocción.

De esta forma queda meloso, jugoso, sabroso...

Huy, es que está caliente, ¿eh?

Deja que se enfríe un pelín. ¡No puedo, no puedo, Sergio!

Fijaos, yo voy a sacar aceite.

Mirad.

Está sabroso, está jugoso y meloso porque no ha cocinado mucho,

las lamas salen solas. Esta es la cocción perfecta del bacalao.

Bueno, este aceite nos sirve para otras elaboraciones, ¿eh?

Lo que estoy haciendo es sacando el exceso de aceite

porque nos va a servir para hacer la vinagreta y otras elaboraciones;

lo que me guardo es el aceite con el...

Con el agua del bacalao, esa gelatina ayudará a ligar.

¿Tienes la piel por ahí? Sí, la tengo ahí detrás.

La pongo, también, porque la piel es lo que más colágeno contiene,

la pongo dentro para que me ayude a ligar.

Madre mía, qué bacalao y cómo se deshace.

No hay que hacer ningún esfuerzo, nada, las láminas salen solas.

Lo voy a poner en una sartén para que sea amplio y ligue bien.

Ahora, le vamos a poner un toque de olivada,

la olivada, sabéis que es un...

Un puré de aceituna, en este caso, un puré de aceituna negra.

Eso es un toque, ¿eh? Es un toque diferente;

un pilpil de olivada, es un toque que sorprende muchísimo.

Le ponemos una buena cucharada de olivada.

Esto ya es algo... Se me ha ocurrido a mí esta mañana.

Sergio, di la verdad, Sergio.

Es verdad, es verdad.

Ahora, simplemente, es ligarlo. Vente aquí que será más fácil.

Sí, había puesto la olla. Ahora, es ligar.

¿Por qué liga el pilpil?

La gelatina ayuda, el colágeno del bacalao,

pero, también, ayuda que la grasa esté equilibrada

con el agua: el líquido con lo graso; si no, no liga.

Como tengo estos ajos... Al final, es una emulsión.

Ponemos los ajos ahí. ¡No, no! Eso es para la vinagreta.

¿El qué? Los ajos.

No, hombre, ponlo ahí, Sergio. Necesito el agua, los ajos no.

¡Los ajos no! Bueno... Sergio, que ahí están bien.

Venga. Vale. Ahora, hay que mover.

Es una emulsión que liga sola, id moviendo con una mano,

así, rollo chulo. Como yo... Eso te va a ti.

Como yo monto el pilpil. Eso te pega, Sergio.

¿Veis? ¿Cuántas vueltas le he dado: diez, quince, veinte...?

Pues, ya lo tenemos ligado. Mirad qué color oscuro, precioso.

Un pilpil de... En el norte... Amigos del norte,

con toque Torres. Fijaos, ya lo tenemos.

Si vemos que tarda o le cuesta ligar es que le falta algo de agua.

Unas gotitas de agua y liga.

Se coge un poco con el cucharón, unas gotitas de agua,

se ponen y se equilibra bien este pilpil.

Ahí está, fijaos qué colágeno. Ya está.

Partiremos el aguacate en dados, como hicimos con el tomate,

haremos unos dados, el aguacate combina muy bien.

Es una fruta que ha entrado muy fuerte en España

y, la verdad, es que aparte de ser muy sano, es un productazo.

Le quito la piel, ya me ha dado el colágeno y no la necesito.

¡Fuera! Vamos a poner medio... de momento.

Lo voy a cortar bien pequeño, como si fuera el tomate "concasse".

¡Vaya pilpil!

Y la vinagreta, tú vas con eso y, luego, terminamos la vinagreta.

Ahí está.

Ahora, en daditos.

Toma, aquí tienes... Ah, no, está ahí.

En dados bien bonitos, también.

Ensalada... brutal. Ensalada para triunfar.

Y lo que decíamos, no os tenéis que levantar de la mesa.

Es bueno hacer la previsión de prepararlo todo

y, luego, quedarse... tranquilo.

Porque siempre le toca a uno levantarse y tiene que estar ahí;

como máximo, calentarlo al horno y ya está.

Aceite del bacalao,

como ya lo tenemos aromatizado, nos sirve para la vinagreta.

A la vinagreta le vamos a poner unas alcaparras.

"Alcaparris"

Le da el toque cítrico, que le va muy bien al bacalao;

le vamos a poner zumo de lima o de limón.

¿Queréis zumo de lima o de limón?

¡Limón! Limón, limón.

-Limón, limón. Que es de aquí.

"Limón, limón". Venga; limón, limón.

Yo lo corto así... tipo caipiriña.

Le quitamos un poco las pepas.

Bien. Y a exprimir aquí.

Voy a poner todo el tomate.

Es una vinagreta muy fresca, le pondremos un punto herbáceo,

que le va muy bien: albahaca y, en este caso,

si tenéis eneldo, le va muy bien al bacalao.

Si con algo se marina es con eneldo,

pero si no tenéis, le ponéis orégano.

Como aquí en la cocina tenemos de todo, estamos a tope,

le voy a poner el eneldo y le voy a poner albahaca,

que tengo unas hojas fantásticas de albahaca.

Hoy en día, cada vez más, se encuentran muchas hierbas.

Nosotros vamos mucho más al mercado pero, a veces, cuando vamos

a las grandes superficies, encuentras los paquetes de hierbas

superbién ordenados todos. O sea, ya hay bastantes.

He cogido un plato chulísimo.

¡Perfecto! Ya tenemos la vinagreta, vamos a poner un poco de orden,

que igual nos hemos ido aquí por los cerros de Úbeda.

Vamos a hacer primero el tomate y...

aguacate que tenemos aquí,

sazonado con la vinagreta que tenemos aquí,

que hemos hecho con zumo de limón,

con alcaparra, con las hierbas.

De base le vamos a poner escarola,

que lo único que hemos hecho ha sido limpiarla,

ponerla en agua y hielo y es cuando queda muy fuerte,

queda crujiente. La escarola le va muy bien

al bacalao, porque ese toque amargo que tiene la escarola,

y sobre todo esta escarola que es la frisée, la rizada.

Es blanca, es buena, está muy bien.

Y productazo de invierno.

Que la vamos a sazonar también con esta vinagreta,

que nos sirve para las dos elaboraciones.

Por otro lado tenemos este libro de bacalao,

estas lamas de bacalao.

Y el pilpil con el cual vamos a salsear al final

para darle ya el toque de...

Bien. O sea, de potencia.

Me seguís, ¿no?

Sí. Hombre, fácil.

Vale, vale.

Es que si lo explica mi hermano, se lía.

(Risas)

Venga, pon aquí. Vamos a poner una buena cama.

Sí, tiene que llevar. Mirad qué color más bonito.

La escarola es preciosa. Está muy crujiente

porque la hemos dejado en hielo y la deja perfecta.

Vamos a poner también aquí y sazonamos aquí,

para no tener que sazonar todo por separado.

Venga, que pongo el bacalao. Espera, primero esto.

Voy a aliñar un poco. Vinagreta.

Ponemos, ya veis. Mirad qué bonito.

Es fácil, ¿eh? No tiene...

Ahora esta súper vinagreta de hierbas tan aromática.

¡Oh, qué bueno! Con la alcaparra también.

Qué bueno. (CANTA) #Navidad, Navidad.#

Bueno, estamos a las puertas ya, ¿eh?

Todavía falta un poco. Pero a mí son unas épocas

que además mola meterse en la cocina

y hacer ahí la fiesta.

Venga, ahí está. Vale.

Bien de vinagreta.

Ponemos el bacalao.

Estas láminas fantásticas de libro.

Las vamos repartiendo por ahí.

Y ya decimos, si no con el bacalao,

partes que no son tan nobles

y que nos va a salir igual de bueno, ¿eh?

Oye, un truco también. Si decís:

"Mira, llevo aquí un rato y no se me liga el bacalao."

Pues coges con la batidora,

lo pones en un vaso batidor, le pones un poquito de agua,

lo montas y se te monta. Pero, vamos, seguro.

Eso, oye, es un truco, ¿eh?

No veas cómo está el bacalao, Dios mío.

Un poco de cebollino, Javier. Vamos allá.

Y aquí tenemos el ajo también.

Hey, recetón, ¿eh? Amigos, amigas.

Vale, Sergio. Venga, fantástico.

Superensalada de bacalao.

Toma ya, platazo.

Súper superensalada.

Y ahora vámonos con el ceviche de mango.

Normalmente conocemos el ceviche en pescados,

pero no en dulce.

Vamos a hacer un dulce diferente.

Esta receta tiene toque. Mola mucho.

Tiene toque interesante.

Primero hemos hecho un zumo de lima.

Zumo de lima o de limón. Sabéis que para el ceviche

pues la lima es más ácida, tiene más potencia

y nos iba mejor en este sentido.

Y vais a ver que es un platazo para sorprender.

Y luego que queda buenísimo.

Buenísimo, un súper plato.

Sobre todo que vaya bien de yerbabuena.

Me han obligado a meterle cilantro.

Le vamos a poner cilantro. Y bastante cilantro.

Porque es un ceviche y...

¿A alguien no le gusta el cilantro aquí?

A todos os gusta el cilantro. Está bueno.

Está muy bueno, ¿no?

Muy bien, pues vamos a meterle cilantro, ¿no?

Venga, perfecto. Yerbabuena, que le ponemos bastante.

Esto es lo que le llamamos la leche de tigre.

Ponemos jengibre en trozos.

Vale, y el cilantro que lo tengo aquí arriba.

Hum, qué maravilla.

Jengibre bastante. Porque luego esto

lo que vamos a hacer es dejarlo una media hora en la nevera

para que realmente coja la potencia del cilantro,

de la yerbabuena, del jengibre.

Un poquito... Atención, toque interesante.

Porque es un postre lo que estamos haciendo.

Y le vamos a poner cayena, un poquito de cayena.

Hay estos copos de cayena, que vienen así ya.

Podría ser cayena en polvo.

Un poquito de picante. Un poco, ¿eh?

Luego va a quedar un poco el aroma.

Ya está, no le pongo más. Combina muy bien.

Y ahora lo filmaríamos y lo dejaríamos

media hora en la nevera.

Nosotros tenemos uno, que está aquí.

Y veis que esta sería el agua

con la que maceramos el pescado.

Esto es lo mismo que esto. Que ya veis que el color...

Lo voy a poner aquí para que se bien.

Ha cambiado. El color ya ha cambiado,

porque ha macerado.

Ya tenemos aquí la primera elaboración,

que es esta leche de tigre

que nos va a servir para el mango.

La vamos a hacer aquí.

Ven, Sergio. Vamos a hacer una teja típica.

La clásica teja de toda la vida,

que es fácil, no falla, es rápida.

La hemos hecho a veces ya en el programa.

Pero recordamos de nuevo.

Harina de almendra.

Azúcar glas.

Harina de trigo, harina normal.

Harina de...

Dos claras de huevo.

Estas dos claras.

Nos ayudan a ligar y sólo tiene que llevar la clara.

Es muy importante.

Y luego pondremos un poco de mantequilla pomada.

Que es esta que tenemos aquí ya,

que la hemos dejado a temperatura ambiente.

Importante, porque si no... Y veis que está ya...

Si no, no se mezcla, costaría mucho de mezclar.

Mirad. O sea, a temperatura, ¿eh?

Veis, esto es pomada.

Bueno, ya lo sabéis lo que es pomada, ¿no?

Venga, perfecto. Lo tenemos.

Venga, ponemos aquí y ahora

lo que hacemos es simplemente disolver.

O mezclar, más bien.

Toma, Sergio, con un batidor nos irá mejor.

¿Sí? Sí.

Bueno, pues venga.

Ahí está. Ahí está.

Bueno, es mini, ¿eh? Este batidor es mini batidor.

Pero va muy bien. Va súper bien para estas cosas.

Veis, mezclamos bien.

Que esté todo una masa bien fina,

que veamos que la mantequilla está súper integrada.

Esto tarda muy poquito en el horno, se hace enseguida.

Pero lo que vamos a hacer es un postre para tenerlo

todo organizado y a la hora de montar

es "pam, pam, pam" y ya está.

Y terminar. Vale.

Entonces esto lo enrollaremos luego aquí.

Exactamente. Cogemos con la espátula

y vamos haciendo así,

unos rectángulos.

Del tamaño del aro.

O sea, del tamaño de esta parte de aquí del aro.

Esto tiene que ser más o menos igual a esto.

Sí, luego que no quede perfecto no pasa nada.

Importante que sea fino.

Fino porque luego lo vamos a enrollar.

Venga, este es uno. Y yo hago otro aquí.

Y ahora tenemos el horno precalentando,

también muy importante, a 170”.

Y esto en unos 8 minutos lo tendremos.

Aquí sí que tenéis que ir controlando el horno,

ir mirando y cuando veis que ya empieza a dorar...

Esta teja lo bueno que tiene es que se hace muy rápido.

Pero lo malo que tiene, que no es nada malo,

es bueno también, es que se enfría rápido

y queda muy crujiente.

Entonces cuando la saquemos del horno

rápidamente tendremos que enrollar.

Si no, se queda dura.

Un toque, exactamente.

Coco seco. Toque Towers.

Normalmente se le pone almendra laminada.

Que seguro que os suena muchísimo.

Pero esto nos ha parecido más navideño.

Ponle coco, Sergio. No te cortes.

No, no. No me corta. El coco no me corta.

Vale, vamos a ponerle aquí. Ya está, suficiente.

Al horno, 170.

Y ahora en cuanto esté ya cocido,

que lo vamos a hacer ya aquí al momento,

enrollar y ya está, y se quedará la forma.

Hay que ir vigilándolo. Vamos con el mango.

Mango, que estos vienen de aquí.

Esto es una fruta súper tropical.

Pero sabéis que ahora mango se está haciendo

en el sur de España y en Canarias también.

Málaga y Granada son grandes productores de mango.

Y la verdad es que es de una calidad tremenda.

Y este viene de allí y está al punto de maduración.

Vamos, esto es miel.

Es buenísimo.

Y vamos a hacer un postre que yo no sé por qué

nos da siempre las frutas tropicales;

la piña, el mango; siempre se ha comido en Navidad.

Porque en los países tropicales es cuando es verano.

Y es cuando viene aquí la fruta en buen estado,

cuando está perfecta.

Y siempre yo recuerdo de las navidades ha sido...

Bueno, en mi casa era la piña de bote.

No sé en la vuestra, pero...

¿No? Era la de bote,

aquella que tenía el agujero en medio.

No, la piña de toda la vida. De toda la vida, vaya.

Eso está clarísimo.

Yo creo que era la que le regalaban

a nuestro padre en la cesta de Navidad.

Pues esa la tuneaba un poco nuestra abuela,

le ponía ahí sus cosas ya está. Oye, buenísima.

Ah, una cosa importante

a la hora de pelar o limpiar el mango.

El mango tiene esta forma, ya veis, ovalada.

Y por aquí es más plano.

El hueso...

El hueso va así.

(SILBA)

Entonces a la hora de limpiarlo

vosotros lo que tenéis que hacer es buscar...

buscar el hueso. Este está maduro maduro, ¿eh?

Sí, está bien. Está precioso. Lo voy a hacer bien.

De la parte recta para no cortaros.

Veis, el hueso es plano.

Es plano aquí. Y una vez que lo tenéis aquí

le dais la vuelta y lo mismo aquí.

Y a ras del hueso, que ya lo sentís.

¿Veis? Y así aprovechamos bien el mango.

Nunca así porque el hueso es alargado.

Es en forma de pepita. Exactamente.

O sea, el hueso sería esto.

Llega hasta aquí. Y es como así...

(SILBA)

¿Se entiende? Sí.

Y luego las puntas lo que vamos a hacer

es guardarlas. Y el hueso fuera.

Y, exactamente, cortamos

la parte bonita en dados bonitos.

Para que lo hagamos igual.

Yo le corto las puntas porque me da igual,

las voy a aprovechar.

Y hago unos cuadrados perfectos bien bonitos,

mejores que los de mi hermano.

Ya sabéis, ¿eh?

Como siempre. ¿Qué os voy a contar?

Eso no va a ser así, chaval. Y ya los tenemos.

Y estos restos, que no son restos,

si no que son los sobrantes del mango,

lo ponemos aquí y lo vamos a triturar

con la leche de tigre.

¡Toma ya!

Porque aprovechamos. Porque para eso es.

Ya veréis qué crema sale de aquí.

Bueno, salsa más bien. Crema, salsa.

Porque vamos a colar el ceviche y triturar.

Fijaros. Ahora esta leche de tigre,

que es como se le llama, la colamos.

Picantita, ¿eh? Buena. Es un postre.

Diréis: "Qué postre", ¿no?

Pues luego el equilibrio es muy interesante.

Aquí presionamos un poco para sacarle bien

todo el aroma de las hierbas.

Y ahora ya a triturar. Este es un postre...

Cuidado, la teja. Como veréis, súper fresco.

Es muy fresco para si por ejemplo tenemos...

Falta muy poco. Sí.

Falta muy poco. Mientras trituras.

Si tenemos un asado de primero, un guiso,

que son platos potentes,

para digerir esto va súper bien, ¿eh?

Ahora triturar.

¿Qué está...? Buenísimo.

No, está muy bueno, ¿eh? Está bien, está muy bueno.

No está tampoco tan ácido porque lo que hemos hecho

con el mango rebajar el punto de acidez.

Vamos a aliñar un poquito el mango con este ceviche.

Hay una más dorada que otra.

Vale, haremos las dos y luego veremos.

Come on. El horno ya sabéis que a veces

calienta más de un lado que de otro.

Eso sí. Eso es siempre ley...

Vale, pero fijaros, ha sido en un momento.

En vivo, en directo, aquí es como la vida misma.

Ahora ponemos así.

Y simplemente hacemos así.

Y a enrollar. Con cuidado y a enrollar.

Pero tiene que ser en caliente.

No veas cómo quema. Uf.

Venga, aquí tendríamos una. Sin miedo, hombre.

Dale, dale. Tira.

Vale, y ahora se pondrá dura. Ya la dejamos así.

Ya está, ya tenemos la teja.

Y aguanta ahí. Ya digo, tenemos que ir

muy rápido porque enseguida... Se endurece.

Y si se queda dura se parte enseguida,

no hay manera de hacerlo, ¿eh?

Vale, saca la...

¡Ah! Aunque nos quememos.

No hay dolor.

Hey, cómo mola, ¿eh?

Hacía mucho tiempo que no hacíamos este tubo, esta teja.

Voy a hacer así para que sea más perfecta.

Ahora aquí da igual, cualquiera de las dos.

Ahora enseguida se enfría. Si yo ahora le doy un golpe

se rompe en mil pedazos, es como de cristal.

Primero vamos a hacer una base de salsa.

Ponemos la salsa.

Ponemos...

la teja. Sergio.

Sí, quería quitarle un poquito para que fuera más...

Ahí está la teja. Toma ya, qué bonita.

Metemos dentro el mango.

Yo tengo un poco de helado de coco.

Literalmente, con la cáscara y todo.

Si queréis podéis poner el crujiente encima.

Pero hemos querido hacer algo ya bien bonito.

No voy a poner más de momento.

Venga. Una cucharilla por aquí.

Yerbabuena.

Bueno, pillo este. Dame, yo hago con esa.

¿Sí? Es muy grande, ¿eh? Sí, yo lo hago.

¿Tú qué? No sabes, ¿eh?

(RÍE)

(Risas)

Hombre yo una cuchara más pequeña me va mejor.

Lo ponemos encima.

Así bien bonito.

Venga, perfecto. Ponemos una hoja de yerbabuena.

Joder, vaya hoja, Sergio. No, tiene que ser así.

Porque es el árbol de Navidad.

Bueno, aquí tenemos la súper ensalada,

que puede ser un principal, un segundo plato.

La verdad es que es un platazo, un plato único.

Yo me como esto de primero y esto de segundo

y soy el tío más feliz del mundo.

Una leche de tigre con mango.

Un postre con un toque picante buenísimo.

Os vamos a dar muchos consejos estas fiestas

para que cocinéis mejor y con toque Torres.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Y gracias por estar ahí. Nos vemos pronto.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Bacalao con aceitunas y ceviche de mango

Torres en la cocina - Bacalao con aceitunas y ceviche de mango

03 dic 2018

Hoy los Torres prepararán un rico bacalao con tomate y aceitunas acompañado de un pil pil un tanto curioso. Además convierten en postre el tradicional ceviche peruano, con mango y leche de tigre.

ver más sobre "Torres en la cocina - Bacalao con aceitunas y ceviche de mango" ver menos sobre "Torres en la cocina - Bacalao con aceitunas y ceviche de mango"
Programas completos (794)
Clips

Los últimos 2.574 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios