www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4982486
Para todos los públicos Torres en la cocina - Arroz con cebolla y tomate seco. Corvina con muselina de miel - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(Aplausos)

Bienvenidos a "Torres en la cocina",

hoy el programa va de menú. Ya veis que tenemos primero,

segundo y luego postre para terminar.

Pues sí. Amigos de los bares,

hoy supermenú, empezamos por un arroz con cebolla

tierna y tomate seco.

Y después haremos una corvina con una muselina de miel,

un plato muy fácil con técnica, pero lo puede hacer

todo el mundo. Muy fácil de hacer.

De postre terminaremos con una naranja con aceite,

sí, señores, con aceite de oliva, azúcar y canela.

Vamos a empezar por el arroz. Menú supercompleto fácil de hacer

y sale bien de precio que eso es importante.

Vamos con chalota, Sergio. ¿Es posible comer bien de menú?

Claro que sí y eso lo vemos cada día, amigos de los bares,

¿cómo estáis? Y si hay algún sitio en el mundo

donde se puede comer superbién de menú, es en España.

En España, sí, y hay bares que por un módico precio

pues te hacen unos menús extraordinarios.

Recordemos que el menú como tal, en la época de Franco

se impone en los bares y restaurantes, pues como reclamo

también para los trabajadores y luego para el turismo.

Sí, para el turismo. Para generarlo, para atraer turismo

a España y dicen que tenía que haber

unos entrantes, de primero, un segundo que podía ser

pescado o carne o huevos y luego, el postre

que podía ser queso o fruta. Nosotros, en este caso,

hacemos fruta. Oscilaba si era un bar, 50 pesetas,

si era un restaurante de lujo, 250 pesetas, o sea,

que me parece algo muy curioso.

Todo esto fue por imposición, pero al final ha quedado

y hemos heredado el menú del día

que hacen tantísimos bares y restaurantes

y que la verdad, viene muy bien al mediodía, es supercompetitivo,

normalmente, es muy competitivo, es muy bueno.

Bueno, empezamos con la chalota, a rehogar la chalota.

Y en cada región cada uno hace su comida, me acuerdo

cuando vivía en San Sebastián

pues por muy poco dinero debajo de casa comías un menú

superbueno, con productos con imaginación y luego,

se trata de que el menú

tiene que ser como si comieras en casa, lo mismo.

Y además, menú viene de la palabra francesa...

Y significa pequeño porque es reducido, menú de menudo.

Y era como se denominaba al pergamino donde escribían

los platos de menú. Lo que sí que se está perdiendo

es la fruta en el menú.

Es una pena porque la fruta tiene que estar en el menú.

Ahora dicen: "Fruta o café", bueno, fruta.

Pero además, la fruta entera como dice Virginia,

nuestra dietista del programa, que tiene que ser entera

porque es cuando tiene la fibra y entera la haremos.

Bueno, al menos guardaremos la fibra de la fruta

no en zumo, sino con su fibra y muy interesante la receta

del final que haremos. Rehogamos esta chalota

que no veas... Que está potente, ¿no?

Vais a ver porque este arroz vamos a hacer algo insólito

que nunca antes hicimos aquí y es hacerlo primero, la chalota,

poner el arroz, nacarar, hasta aquí todo bien,

caldo de verdura, pero luego, la verdura que le pondremos

que será cebolla tierna, tomate seco y espárrago verde,

lo pondremos más adelante para que nos aguante bien

la consistencia para que no se pase de cocción.

Vale, yo ahora que Javier rehoga la chalota,

también rehogamos el arroz.

Eso se llama nacarar y un poco de sal ahora, Javier.

Un poquito de sal. Durante y...

Y vamos cerrando el grano. Y después, si aún no se entera.

Es muy pesado con eso. No se entera, no.

Siempre, antes, durante y después, ya sabemos que es así.

Es muy importante. Y me lo hace decir a mí siempre.

Entonces, me niego. Porque aún no lo aprendiste.

Me niego. Mirad, la cebolla tierna

la cortamos en bastones como el espárrago.

Ya sabéis que el espárrago tiene mucha fibra, es muy bueno.

Espera, Sergio. Lo corto así.

Venga, vamos mojando el arroz.

Ahora, de esa manera como lo hace Sergio también

se notará la verdura, le daremos un salteado

que dorará también. Ligero, ligero.

Y así... Ligero como el viento.

¿Qué, te lo pasas bien? Sí, yo me río.

Se lo pasa bien aquí mi hermano, no sé cuál es la gracia.

Él va a la suya, va por libre.

Va por libre. Espárragos verdes, qué buenos son.

Antiguamente, los nobles consumían mucho espárrago verde,

se puso muy de moda el espárrago verde.

No sabían qué era el espárrago blanco

porque eso es algo más nuevo,

eso lo creamos nosotros.

Que no deja de ser un espárrago verde,

pero está enterrado. Claro.

No le da el sol y está blanco.

Vamos a cortar las puntas. No tiene misterio, es lo mismo.

Lo cortamos igual y luego ya tomate seco

que ya sabéis, os hemos enseñado

a hacer tomate seco en el programa muchas veces

y lo podéis hacer secado al sol o secado en el horno

que es como más fácil se consume en casa.

Pero también se puede comprar, o sea, que no hay problema.

Este es nuestro, lo hicimos nosotros.

Que ya se nota que tiene la pinta de casero

y es cuando el tomate está bien maduro en verano

y está barato el tomate, compramos, escaldamos, pelamos,

quitamos las pepitas y lo dejamos secar al horno

con un poco de ajo, sal, pimienta, una puntita de azúcar

que le va muy bien y esto es lo que sacamos.

Y luego, nos aguanta todo el año.

Este caldo, mirad el caldo de verduras

el color que tiene. Es un caldo que parece

un caldo de ave y tiene sabor porque con todos

los restos de verdura y con partes de verdura,

un supercaldo natural, es ligero, buenísimo, ya veréis que es

un arroz por eso decíamos que sale bien de precio

porque no renunciamos al sabor porque tiene mucha potencia

de sabor, el tomate le da, el espárrago, la cebolla,

el caldo de verdura, la chalota. Es sano también.

Después le pondremos queso, albahaca.

Venga, ponemos primero el espárrago que es lo que más tarda.

Aceite. El espárrago.

Ahora pondremos el tomate seco que le da ese punto de acidez

tan bueno al arroz, el tomate lo ponemos antes.

Veréis que este arroz va evolucionando

y le vamos a ir dando forma

poco a poco, al final es sorprendente

porque queda superbueno, nadie diría que lo has hecho

con caldo de ave porque el sabor...

Con caldo de verduras. Con caldo de verduras

porque es muy potente. Es potente.

Que también se podría hacer con caldo de ave.

Claro. Ah, bueno, ah, claro.

Si no, no, vale, ponemos la cebolla tierna

y saltear ligeramente, es solo para darle un toque.

Sabéis que la cebolla salteada coge ese toque

más potente de sabor.

Trozos grandes para que se note

que está y ahora lo pondremos en el arroz.

Pero veis que lo ponemos después una vez reducido y cocinado

un poco el arroz para que nos quede al dente la verdura.

Para no pasar la verdura y encontraremos esa verdura.

Venga, removemos y vamos a dejar cocinar,

no ha acabado, al arroz aún le queda toques.

Unos 15 minutos. 15 minutos y lo acabaremos.

Ya veis, el arroz está casi a punto, pasaron 10 minutos

más el tiempo que le dimos al principio.

Unos 15 aproximadamente. Vamos a acabar el arroz.

Le vamos a poner aceituna negra de Aragón que es una aceituna

muerta que se llama, pero es deliciosa.

Le vamos a poner alcaparra que sabéis que el toque

de encurtido nos encanta. Es un arroz ya que el caldo

de verdura que tiene su potencia,

pero no es tan potente como el de ave, lo que hacemos es,

con el resto de ingredientes, darle más potencia.

La alcaparra no es muy habitual en el arroz, pero como es encurtida

el da potencia, acidez, bueno, le va muy bien.

Bien repartida y cuando coges una cuchara

de arroz, te metes alcaparra y la verdad, es delicioso.

Ya ves que es un arroz mediterráneo, más no puede ser

porque lleva los ingredientes que representan al Mediterráneo.

La cebolla tierna que teníamos también, el verde de cebolla tierna

que ya sabéis que tiene toda la clorofila.

No nos gusta tirarla y la pondremos al final.

También podremos unas hojas de albahaca

y también le pondremos un queso manchego.

O sea, que... Arrozaco. Un poco de queso manchego,

mirad, la aceituna cuando la encuentras,

te da ese sabor saladito,

pero cremoso porque es muy cremosa esta aceituna.

La cebolla tierna, ¿veis? Vamos poniendo encima,

albahaca, a este arroz sí le pondremos albahaca

de hoja ancha que ese tipo de albahaca

que tenemos aquí que ya veis que es una albahaca,

bueno, importante, de hoja grande.

Y vamos a poner solo las hojas aquí encima, pam.

Enteras, no las cortamos y ahora veréis por qué.

Buah, cómo está el manchego y mirad qué manchego,

está seco cuando está bien curado.

Ah, qué potencia, qué bueno es.

Ponemos la albahaca por aquí. Esto le dará un toque genial,

voy a rallar por aquí.

La verdad es que tiene una pinta ahora mismo

y a estas horas, que no veas.

¿Cómo lo veis, querido público?

(PÚBLICO) Muy bien. Buena pinta, eh.

Pues venga. Es para vosotros,

o sea, que... Buenísimo.

Nos reinventamos con el mundo de los arroces.

No sé cuántos hemos hecho durante este año,

bueno, el año pasado, arroces. Este año no. El año pasado.

Pero hemos hecho un montón. Venga, lo paramos ya.

Métele bien de queso. No tengas miedo.

Cómo huele la hoja, eh. Ahora la hoja de albahaca

es cuando se impregna.

Y ahora el queso se va a derretir, se va a fundir.

Y si esperas un momento, te queda brutal.

La cebolla tierna, todo lo que le hemos puesto. Sacamos.

Y ahora ya, con el calor se sirve.

Le queda, nada, un minutito, dos de reposo.

Un poquito de aceite de oliva. Y ya está.

Primer plato de menú del día.

Vaya lujo de menú que vamos a hacer hoy.

Perfecto. Vamos a por el siguiente plato de menú.

Fantástico, Javier. Vamos a hacer una corvina,

que es un pescado fantástico.

Podría ser con otro pescado.

Lo vamos a hacer con una muselina de miel.

Primero vamos a empezar por una crema.

Vamos a hacer una crema de calabacín, pero tiene toque.

Calabacín y cebolla tierna. Teníamos esta cebolla tierna

que nos ha sobrado de la primera receta.

Y vamos a hacer, ya veréis, una crema muy suave

porque la vamos a hacer con leche. Es diferente.

Exactamente. Y tiene que haber hidratos, proteínas, frutas.

La dieta tiene que ser muy equilibrada.

Cuando escojamos un menú, miremos que haya equilibrio.

Vamos a pelar. ¿Sabéis por qué se pone

la gente esto así?

Va muy bien. Es refrescante.

Porque es antioxidante el calabacín

y va muy bien para las bolsas. Por eso mismo.

A ti te hace falta. Sí. Qué bien. Qué gusto me da.

No llevas bolsas. Llevas mochilas. Anda que tú.

Vamos a poner también. Pero fijaos lo que vamos a hacer.

Voy a pelar el calabacín. Diréis: ¿Para qué?

Porque la piel la vamos a poner al final

para que quede más verde la crema.

Y el calabacín entero. Eso es un truco

para que os quede muy verde. Exactamente.

Porque si no, se oxida la piel y no queda tan bonita.

La guardamos. No cuesta pelarla. Es un momento.

Rehogamos un poco la cebolla,

que nos va a coger color, pero en blanco.

Y el calabacín. ¿Me ha cambiado la cara? La tengo mejor, ¿no?

Pero eso no es el calabacín. Es el pepino, Sergio.

No. Es el calabacín. No. Es el pepino de toda la vida.

Que no. Que es calabacín.

¿No? ¿Es calabacín?

No. Es el pepino. Es el pepino.

¿Ah, sí? Vale. Bueno, Sergio le...

¿Tú te sientes mejor? A mí me ha ido bien.

A mí me ha refrescado. Pues ya está. No pasa nada.

Tenemos leche. Y esto lo reservamos.

Reservamos para ponerlo al final.

Bueno, tenéis que hacer lo mismo pero con pepino.

Tenemos rehogando la cebolla, como veis.

Y ahora el calabacín

no hace falta rehogarlo, prácticamente,

porque queremos una crema que sea bonita, verde.

Entonces, ponemos la leche.

No mucha para que nos quede un poco espeso.

No ponemos caldo. Esto es un toque.

Leche para que salga una crema interesante.

Y ahora dejar cocinar unos diez minutos.

Ahora vamos con las verduras.

Vamos a hacerle una cama de verduras a la corvina.

Pimiento rojo, zanahoria y ajo tierno.

Supertemporada de ajo tierno. Ahora está pletórico.

Es sabroso, es bueno.

Ya veréis. Vamos a hacer un papillote con verduras

y la corvina, que vais a ver qué corvina

hemos encontrado esta mañana en el mercado. Viva el mercado.

Era espectacular.

Es espectacular. La vais a ver.

Seguro que aquí hay mucha gente, Javi,

que tiene su bar especial,

y vosotros también en el público,

donde vais a comer un menú concreto.

O vais variando, que es lo mejor también.

O ir variando. Pero siempre,

de vez en cuando, yo voy a uno que hace

una pasta de sepia, de calamar en el menú.

Y siempre lo pido. Cuando pudo ir.

Algún día que pudo ir y me acuerdo, ¡pam!

Se me enciende la luz y voy porque ese plato me encanta.

Es un plato que no varía,

siempre lo tienen en el menú porque todos lo piden.

Es muy bueno. Vale. Juliana.

Yo, normalmente, siempre que voy también a un bar,

me encanta la "fideuá".

Y si veo "fideuá" en el menú, "fideuá".

Sí. Y hay un bar que lo hace también

muy bien y siempre que tienen, me vuelve loco.

Sabéis que también, antiguamente,

cuando se impusieron los menús,

los jueves también se solía poner en el menú paella.

Dicen que era algo que los trabajadores buscaban.

Ya la gente salía y buscaba el tema de la paella.

Sí. Se hizo como muy popular

que todos los bares y restaurantes hicieran paella en el menú,

que eran los jueves. Los jueves, ¿no?

Todavía es. El jueves, paella.

Los jueves, paella. Sí, sí.

No todos, pero muchos lo hacen.

Bueno, vamos cortando verduras.

Zanahoria de bastones, el ajo tierno.

Ya sabéis que nosotros el papillote lo hacemos

con papel sulfurizado y ponemos el papel de aluminio encima.

Que nos parece... Bueno, para que no tenga contacto

el papel de aluminio. Vamos salteando las verduras.

Y luego lo envolvemos. Dame el pimiento.

Vale. Y luego ya lo cerraremos. Ya veréis. Queda muy bien.

Luego, las verduras. O podéis saltearlas,

o podéis ponerlas en crudo también.

Sí. Con un salteado va a quedar

menos sabor a hervido. Más a salteado.

Quedan más sabrosas. Quedan más cocinadas.

No tenemos el riesgo de que nos queden crudas.

Y, aparte, es el sabor. Da sabor.

Venga. Podemos poner todas las verduras, eh.

¿Cómo va la crema? Ajo tierno.

Va cociendo, va cocinando, va hirviendo.

Esto luego, el tiempo que tardemos en hacer la verdura

y el pescado, se cocina bien. Después trituraremos,

pero antes meteremos las pieles.

Y ahora, señoras y señores, el protagonista real.

La protagonista. La protagonista, Javier.

Porque no veas qué espectáculo...

¡Tachán! De corvina.

La corvina es mucho más económica que otros pescados

y es de una calidad excepcional.

Y la hemos visto y hemos dicho: ¡Qué pedazo de corvina!

Acordaos del nombre. Voy a comprar a la pescadería.

Enséñame la corvina. Y es muy parecida a la lubina,

a la dorada, a pescados blancos.

Que podría ser cualquier otro pescado:

merluza, lubina, dorada.

Yo merluza no he dicho, pero te lo compro también.

Eh, Sergio. Siempre voy por delante, amigo.

Sí, sí. Claro. Vale.

Vamos a filetearla, que eso lo podemos pedir

en la pescadería, evidentemente.

Mira, voy a coger este cuchillo

que es más grande. Ya lo limpio yo, eh.

Y ahora, eso, son unos filetes preciosos.

Esta, como veis, ya le hemos quitado las escamas.

Siempre queda alguna. En principio, no tiene.

Y... es opcional

si vais luego a quitarle la piel. Nosotros se la quitaremos.

Es una carne... La corvina tiene una carne dura,

una carne fantástica, de verdad. Prieta, blanca.

Es una carne muy buena.

Venga. Aquí tenemos un filete.

Y vamos a coger un trozo del lomo fantástico de esta corvina.

Lo demás, a la nevera.

Aquí tenemos. Superpinta. Y ya os digo,

es económica. La corvina no es un pescado caro.

Vamos hacia la parte de aquí,

que es una parte que no tiene la espina.

Y si tiene espina, se lo quito. Verano: pescado azul.

En estos meses de frío: pescado blanco.

Porque los pescados también tienen temporada.

La otra parte tenemos que "desespinarla".

Cortar también.

Y para hacer en papillote, que después hacemos aquí más.

Venga. Suficiente la verdura.

No hace falta pocharla a tope, sino, simplemente, darle un toque.

Os vamos a enseñar también un truco para envolver luego esto bien.

Oye, dicen... Yo no lo he probado, pero dicen

que el menú más bestia en España está en Asturias.

Y tiene seis platos... (AMBOS) Tres postres,

café y chupito.

Chupito. Eso es un menú degustación.

Además, son platos. De menú.

O sea, no es un plato que digas...

Son platos de verdad. Pequeñitos. No, no.

Asturias.

Yo eso lo tengo que ver. Me gustaría

porque me parece increíble. Fijaos lo que hago.

Pongo primero el papel de aluminio debajo

y el papel sulfurizado encima.

Ahora repartimos la verdura,

que esto es la cama donde vamos a poner encima la corvina.

Le pondremos ahora un poco de sal y pimienta, Javier.

Y verdura que no falte. Venga.

Así está bien. Un poquito más.

Vale. Un poco de sal y pimienta.

Es plato fácil. Esto es "mise en place".

Esto es preparación. Venga. La corvina con la piel

hacia arriba. Importante. Porque luego

le vamos a quitar la piel.

Un poco de sal y pimienta. Un poco para que no se pegue.

Unas rodajas de limón, Javier, que le vamos a poner también.

Eso nos va a dar acidez, sabor. Muy buena.

La corto muy finita y luego la retiramos.

La pongo encima de la piel. Ponla debajo.

O encima. Luego lo quitamos.

Yo la aprovecharía. Venga.

Así.

Al final, nos va a dar aroma. Vaya pintaza.

Ahora envolvemos. Con la piel da aroma.

Y hacemos un paquetito.

Y luego, una vez lo tenemos así, giramos aquí.

Y hacemos así.

Así. Y ya, de aquí...

Venga. Ya lo tenemos. Lo iba a hacer más técnico. Vale.

Es doblarle un poquito bien

para que salga papillote. Pero, bueno, también vale.

Ahora, una bandeja. Más casero.

Y la ponemos al horno, que está precalentando,

190 grados, de ocho a diez minutos.

Esta serán unos ocho o nueve minutos.

Venga, ahí está. Al horno. Qué regalo.

Vaya regalo. Y ahora nos vamos a ir

con la muselina. Una muselina.

Vais a ver que es fácil, aunque suene... "¿Qué es una muselina?".

Bueno, el calabacín, casi, lo tenemos, ¿eh?,

así que voy a poner... El calabacín tarda muy poquito,

sabéis que es una verdura que tarda muy poco.

Ahora, le voy a poner las pieles y lo terminar de cocinar;

esto, lo que va a hacer, es que la clorofila que tiene

el calabacín alrededor nos va a quedar aquí.

Luego, trituramos y queda una crema...

¿Le has puesto sal? Sí.

Fijaos qué trucazo el de poner al final las pieles.

Esperamos dos minutos y trituramos.

Vais a ver el color que coge cuando lo trituremos.

¡Vale! Muselina...

Vamos a montar, por un lado, una mayonesa solo con la yema

y las claras las vamos a montar con un poquito de miel.

Aparte.

Vais a ver... Toma, pon aquí... Vale.

Es una receta muy fácil pero queda emulsionada,

nos queda fantástica.

La muselina no es más que una mayonesa

a la que le montamos las claras aparte;

si queremos, podemos enriquecerla, nosotros le echaremos miel

y zumo de limón, que contrasta superbién.

Suena a algo muy difícil, muselina, pero es algo muy fácil.

Fijaos; claras, un poco de miel,

y las monto.

Venga, yo voy a montar las yemas con un poquito de ajo,

que le da el toque, nos viene fantástico,

y con aceite, con un aceite suave para que no tenga mucha fuerza;

así tendremos el protagonismo de la miel y del ajo,

no hay que abusar del ajo, solo un poquito.

No hay que abusar, un diente pequeño, ¿eh?

Y aceite de girasol.

Ahora lo montaremos, estupendo.

Un poquito de sal y pimienta.

(Música tranquila)

Suficiente. Vale.

Ya tenemos las claras montadas. Pues yo me voy a hacer...

esta emulsión. Trae un poco de leche.

Le vamos a poner leche, ayudará a que no se corte,

como solo está la yema... Vale.

¿Dónde vas?

Y poco a poco.

(Música tranquila)

Un poco más de aceite para que nos espese más.

Vale.

Lo tenemos.

Ahora, mezclamos las yemas con el aceite, con las claras;

nos va a quedar superesponjosa, fantástica.

La muselina que decíamos, lo ponemos aquí dentro.

Aprovechamos todo bien, ¿eh?

Porque vamos a hacer una muselina que queda brutal

para gratinar o para ser así, tal cual, ¿eh?

Mezclamos bien. Está muy buena y es muy ligera.

Ahora, ya que tengo el túrmix, no hace falta ni lavarlo,

vamos a triturar la crema.

Fijaos en el color.

¡Lo tenemos! Tenemos la crema, la muselina y el pescado

en el horno, que ya estará; vamos con el toque final.

Siempre hay que probar de sal, que esté bien de sal la crema.

Falta un poco pero está buenísima.

La leche le da un sabor genial.

Aún le quedan un par de minutos.

(Música)

En total ha cocinado diez minutos con el horno fuerte, eso sí.

Quita la bandeja y vamos a abrirlo.

Huy, qué bien huele, huele de maravilla esto.

Vamos a sacar el papel de plata, hay que tener cuidado con el vapor,

a veces, cuando se abre suelta todo el vapor y...

Huy... Fijaos, qué maravilla.

Vamos a quitar las rodajas de limón y quitaremos la piel.

La piel sale sola porque está bien cocinado, y el limón fuera.

Lo vamos a emplatar y ahí lo terminaremos.

¡Madre mía, qué pintaza tiene!

Vamos. Ponemos una base de salsa,

de esta salsa tan buena.

De esta crema, de la crema de calabacín.

Que hace de salsa, podría ser. Sí.

Vaya pinta. Cómo huele de bien.

Podéis dejar la piel, la quito para que coja la muselina,

para que se adhiera bien.

El verde ha quedado muy verde, gracias a poner la piel al final,

que eso es un toque fantástico. Que lleve crema.

Probadla a hacer con leche, queda muy bien. Toque y truco Torres.

Vamos a cogerlo con todas las verduras.

Vaya pinta tiene eso.

Vale, pondremos ahora...

Ahí va, toma ya. Ya está.

Ahora, lo que haremos es gratinar la muselina de ajo.

Fijaos qué completo.

Va a ser un gratinado al momento, porque aquí tenemos...

¡"Trachán"!, el soplete.

Venga. Que...

¿Veis? Le vamos a dar así.

Y le pondremos alguna hierba.

¿Veis que coge el doradito ese tan bonito?

Vale. Que dices: "¡Guau, qué bueno!".

Lo tenemos, ya está. Perfecto.

Bien tostado. Ponemos perifollo,

que tanto nos gusta, un poco cebollino y aceite de oliva.

Aceite de oliva tiene que llevar, queda muy bonito en la salsa,

sin mojar la muselina.

Menú de lujo, falta la naranja. Exacto.

Falta la naranja.

¡Vamos con el postre!

Un postre para perezosos, porque más fácil no lo hay.

Fijaos, vamos a pelar la naranja, coged la naranja y la peláis;

esto lo hemos enseñado muchas veces, con el cuchillo

tenéis que seguir la circunvalación de la naranja

y donde empieza uno y acaba el otro tenéis que seguir cortando.

La vamos a poner con la fibra. Exacto.

Es importante que el menú del día lleve fruta, hay que comer fruta,

la verdad es que es fundamental.

Ya me diréis, pero la pieza de fruta cuesta menos que nada, vamos.

Ya la he pelado y he empezado más tarde que tú.

Es que yo la he pelado mejor.

Sí, sí. "Sí", no; sí.

La cortamos en rodajas, en rodajas finas, ¿eh?

Le vamos a hacer un aliño, ya veréis, de lo más fácil.

Y de lo más original, también. Exactamente, es diferente.

Ponemos las rodajas en este plato...

En este plato oscuro, que resaltará muchísimo más.

Es importante dónde se emplata.

Es un carpacho de naranja.

Recordad que ahora es la temporada de la naranja,

sabéis que ahora está en su mejor momento.

Dale, Sergio. Ponlas más juntas.

Ah, vale, que no las... Vale.

Ponemos en medio, también.

Yo tengo aquí... Perfecto, el aliño consiste...

Tenemos azúcar moreno, canela-canela

y le vamos a poner aceite de oliva. Sí, sí, aceite de oliva.

Aceite de oliva, hierbabuena y un toque de pimienta, eso es...

Oh, oh... ¡Oh, oh!

Gran combinación. Os coméis la naranja así y es diferente.

La pimienta es opcional pero le va superbién a la naranja,

a todos los cítricos, a todos los postres.

Solo un poquito de azúcar.

Toma. Contrasta con la acidez.

Canela-canela. "Canela-canela", "ranranrán".

Hierbabuena.

Ahora, un poquito más, que va muy bien.

Y aceite de oliva. Aceite de oliva virgen. Probadlo.

Y el toque de pimienta. Aparte, tú dices:

"Naranja con aceite de oliva" y dirán: "¿Que qué? Qué fuerte".

Y un toque de pimienta.

Porque hay que sazonar la fruta, hay que aliñarla.

Vamos a dar un repaso a este supermenú:

de primero, el arroz, un arroz con verduras,

pero sorprendente por la potencia de sabor.

Aceituna negra, alcaparra, albahaca, queso rallado,

tomate seco... Bueno.

Corvina en papillote al horno con esta muselina y la crema,

que es muy fácil, muy mediterránea y muy buena.

Y naranja con aceite de oliva y un toque de pimienta,

que tiene una pinta buenísima.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Con vosotros, hasta siempre. Adiós.

(CANCIÓN) #...el menú de hoy#.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Arroz con cebolla y tomate seco.Corvina con muselina de miel

Torres en la cocina - Arroz con cebolla y tomate seco. Corvina con muselina de miel

12 feb 2019

Hoy Javier y Sergio preparan un menú muy completo. De primero un arroz con cebolla tierna y tomate seco, después una corvina con muselina de miel y de postre una naranja con aceite, azúcar y canela, entre otros ingredientes.

ver más sobre "Torres en la cocina - Arroz con cebolla y tomate seco. Corvina con muselina de miel" ver menos sobre "Torres en la cocina - Arroz con cebolla y tomate seco. Corvina con muselina de miel"
Programas completos (794)
Clips

Los últimos 2.574 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios