www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4246036
Para todos los públicos Torres en la cocina - Alcachofas y anchoas. All i pebre de pies de cerdo - ver ahora
Transcripción completa

Hola a todos, bienvenidos a "Torres en la cocina",

hoy vamos a hacer dos productos que no son muy bonitos,

pero les vamos a dar la vuelta, tienen su belleza.

Les vamos a dar encanto, sí, señor Javier,

porque haremos unos pies de cerdo

que no tienen nada que ver con la receta habitual

que se hace con anguila. Pero antes,

haremos unos corazones de alcachofa rellenos.

Que sabéis que es una flor, quizás no la más bonita

del mundo, pero bonita es, vamos allá.

Empezaremos con el relleno, vamos a hacer una duxelle.

¿Qué es una duxelle? Es una preparación

que se hace, normalmente, es una base francesa

que se hace con puerro, champiñón, mantequilla

y le daremos nuestro toque que será el jamón.

Y vamos a rellenar con esto las alcachofas.

Yo me encargo de... me encargo de todo, Javier.

El jamón es de aquí, eh, Sergio. Por eso he dicho.

Hoy, nuestro...

nuestra inspiración nuestro leitmotiv

es que vamos a hacer productos que, aparentemente,

no son muy bonitos y le daremos la belleza que merecen.

Ya sabéis que hay cosas bellas y otras que no lo son tanto,

pues es lo que hay, qué le vamos a hacer.

Vale, yo voy con el puerro, como siempre lo que hago es...

No lo ha pillado, menos mal.

¿El qué? Nada, nada.

Estaba concentrado yo, ¿qué ha dicho?

Nada.

Nada. Vale, yo voy picando jamón, jamón ibérico, jamón, bacon,

también le va bien, la alcachofa combina muy bien con el jamón.

Pues vamos a ser, vamos.

Vamos a darle lo que necesita, lo que pide.

Puerro. Corto el champiñón.

Vale, bien pequeñito, cortado bien pequeño.

A tope. Como siempre, Javier, como siempre.

Ahí va. Primero de todo, rehogar el puerro.

Pero lo vamos a rehogar en mantequilla.

Lo que hemos dicho, ponemos parte de mantequilla.

Bueno, nos quedará más untuoso, ese punto graso que le da

la mantequilla nos gusta también.

Es que la mantequilla... No hay que abusar, pero...

La mantequilla y el champiñón.

Y el puerro.

Combinan, casan, ¿no? Hombre.

Muchísimo.

Entonces, ponemos el puerro y vamos rehogando.

Lo bueno es que rehogue en blanco, ¿qué quiere decir?

Que no coge color.

O sea, que vamos, tranquilamente.

Pero eso ya... ya lo saben, Javier.

Pero yo lo digo. Esto lo estoy picando a cuchillo

y mira lo que tengo detrás

que tengo el gadget, el mejor gadget del mundo.

Y me acabo de acordar y estoy aquí con el cuchillo,

que el cuchillo es una extensión de mi brazo.

Pero tengo, también esto.

Oh, es el supergadget. Tengo esto, que este

es el que mejor, yo creo, que nos ha funcionado de todos.

Fijaos, se pone aquí dentro.

Es que nos va muy bien este.

Lo pongo aquí a saco.

Lo pongo, lo cerramos.

Es superbueno este.

Jamón le pongo también para que vaya soltando la grasa.

¿Qué os parece?

Que no tenemos mucha habilidad con el cuchillo, toma ya.

Pues con esto te va de maravilla.

Ahí.

Ya podrías poner el champiñón porque esto fijaos que es

muy rápido, o sea, puedes poner, no tengas miedo.

Vale, lo iba a picar más, pero es igual.

No, bueno, así está bien.

Y ahora es ir rehogando. Esto es una base,

la que hacemos, la duxelle, que, de verdad, si hacéis

un pescado, un lenguado, una carne

y la ponéis de base o de relleno es perfecto.

Porque siempre son sabores

muy amables, muy aterciopelados que decimos nosotros.

Vamos a limpiaros una alcachofa para que veáis y no sacrifiques

mucho que luego nos dirán... No, no, no.

Que tú eres de repelar demasiado. Me acuerdo de nuestra abuela

nos la hacía, nos la hacía hervida, entera.

No, hervida, no, hervida, no, al horno.

También hervida. Le metía cuatro toques, así.

Pam, pam, tengo una aquí, si no, te lo digo, sí, espérate.

Hacía de las dos maneras, cruda y hervida y le hacía

un picadillo de huevo duro, de vinagreta y tú cogías.

Uf. Hacía así, exactamente.

Le cortaba el rabo,

las ponía en una bandeja, las abría bien.

Ajo picado, aceite de oliva, sal, pimienta, al horno

y una vinagreta de huevo duro.

Aparte. Y luego, iba cogiendo la hoja

y con la vinagreta la comía.

Bueno... Y el corazón lo último.

Vamos a ir, mientras se hace

la duxelle, esta base tan buena,

bueno, aquí, hola a todos, hola a todas.

(TODOS) Hola. La verdad,

estamos en una gran mesa.

Por esta parte, está el club de fans

de "Torres en la cocina". Mirad la camiseta,

el fondo es la base, la base es el fondo.

Fantástico. Y luego, muchas personas

como ella ha venido muchas veces al programa, que nos sigue,

vosotros, también habéis venido.

Él sigue ahí, ellos dos siguen las redes.

Son unos cracks, realmente, hay una mesa muy importante

que son como vosotros, como mucho de vosotros,

que nos ayuda y que nos sigue. Que empuja y os gusta la cocina.

Javier, limpia la alcachofa. Vale.

Primero, la alcachofa que ya dijimos muchas veces

que tiene que ser una alcachofa que esté bien cerrada

de aquí, que sea bien verde, que los colores,

esta tiene, incluso, colores un poco violetas.

Y bueno, y que sea el pie duro, que sea de buena calidad.

Entonces, no es fácil tornear una alcachofa,

parece fácil, pero no lo es.

Tornear es darle forma. O sea, darle la...

Quitamos el pie. No sacrifiques, Javier.

Es que nosotros no es lo mismo en el restaurante que en casa.

Cortamos las hojas de fuera.

Porque las hojas de fuera sí que son duras.

¿Veis?

Ahora, vamos a cortar aquí arriba.

Bueno, ya está, no quito más, si no, Sergio, me echa la bronca.

Ahí, ahí. Cortamos aquí arriba.

Y, ahora, veis que tenemos, que está alta, que está...

Esto podemos sacar un poquito porque esta cuando es verde, verde.

Está bien, está bien. Tranquilo, Sergio.

Vamos a hacerlo bien.

Es un poco dura y ahora con una cuchara,

podría ser una cuchara de café, pero esta va muy bien.

Se llama cuchara parisien. Vaciamos.

¿Veis? Lo que hacemos es quitar, a veces, tiene un poco de pelusa

y luego las vaciamos para rellenar.

Y las guardamos en agua y perejil

o agua y limón o agua y ácido ascórbico

es vitamina C que se compra en la farmacia, en polvo,

y es vitamina C pura,

entonces, un poco va muy bien para blanquear.

Fijaos, queda superbonita,

vacía para rellenar.

Impecable, ahora vamos a ver

las que ha hecho Sergio que están allí, venid.

No las he hecho yo, tengo una pregunta.

Sí, sí, vamos, vamos, vamos.

¿Cómo las limpiáis vosotros o vosotras?

Sí, igual. Pues ya está.

Igual, igual. Para qué pregunto.

Perfecto. Ellas nos siguen

y saben que bueno, que es así.

¿Veis? Por ejemplo, esta la ha hecho Sergio,

este taponcillo y esta la he hecho yo.

No es verdad, pero bueno, me da igual.

¿Veis la diferencia? Si hay que...

Sacrificarse, pues me sacrifico, no pasa nada.

Bueno, tenemos la duxelle. Es lo que hay.

Tenemos la duxelle, vamos a rellenar

estas alcachofas para darles potencia y sabor.

Primero, tenemos aquí, las vamos a cocer

como nunca antes hemos cocido la alcachofa.

Oh, oh, primicia, otra primicia. Eso ya es increíble.

Bueno, increíble, diferente.

Tenemos un baño María, pero a este baño María

que tenemos aquí le vamos a dar

pues un toque que nosotros decimos, vamos a hacer un caldo corto.

Un caldo corto es poquito y se le puede poner vino blanco,

hierbas, especias, laurel, tomillo, pimienta negra, lo que queráis.

Entonces, yo, ahora mismo, lo que tengo aquí

es un poco de romero que le va muy bien a la alcachofa,

romero, tomillo, hierbas aromáticas.

Tomillo.

Bueno, yo, de momento, no le pongo nada más.

Y una cola de pimienta que también le va a dar aroma.

Esto es más aroma que otra cosa, necesitamos cosas que den aroma.

Ahí está, toma ya.

Ahora ponemos el vapor que, normalmente, las hemos hecho

de muchas maneras, pero nunca al vapor.

Ponemos el vapor.

Javier, rellenamos las alcachofas. Está buenísimo el relleno.

Hombre, estos son sabores muy amables.

Rellenamos bien.

¿Esta qué es para que...? Para que vean que la he hecho yo.

¿Sabes no?

Rellenamos que esté bien rellena.

Porque luego en la cocción va a soltar el jugo

y va a quedar buenísima.

Vale, si quieres, tú vas poniendo en el vapor.

Y ahí. Ponle chicha aquí,

las dejas a medias. Le voy a poner a tope.

Qué buena es la alcachofa. Esto ya es buenísimo.

Un día las rellenamos, me acuerdo, las hicimos al horno

con un huevo dentro de codorniz. Buenísima.

Y no sé si le pusimos huevas

de algún pescado o no.

Vale, ahí ponemos. Ahí, bien relleno.

Esta la tengo.

Pim, pam, pum, mirad qué cosa más bonita, además.

Vale, ahora esto lo dejamos aquí

mientras vamos haciendo

esta crema, que haremos una crema de anchoas.

Muy bien, vamos con el otro protagonista que es la anchoa.

Exactamente, solo decir una cosa,

la alcachofa se puede comer cruda o al dente.

Que no hace falta que esté demasiado cocinada

porque perderemos las propiedades de la alcachofa.

Sergio, ven, que me vas a ayudar. Venga, vamos.

Tenemos anchoa que no es anchoa, es la anchoa.

Porque vaya anchoa. Tienen buena pinta.

Tenemos... Aceituna muerta.

Que sabéis que nos gusta mucho.

Y luego "créme fraíche", es una crema.

Crema fresca. Una crema fresca,

pero que tiene un punto ácido.

Y nos va muy bien para hacer la salsa

que vamos a hacer. Es una nata fermentada,

pero con un toque de acidez muy bueno.

Y un poco de leche. Que le va muy bien.

Vale, yo voy picando la anchoa.

Sería entre un queso,

un yogurt y una nata.

Qué buena. Está ahí.

Pero es muy sabrosa, tiene mucho sabor, está muy buena.

¿Y qué vamos a hacer? Pues una salsa muy fácil.

Vale, anchoa. Pero bien pequeño.

Vamos, ni lo vas a ver.

Vale, ponemos la "créme fraíche", crema fresca.

Estamos hoy franceses con este plato, la verdad.

Entre la duxelle, la "créme fraíche"...

(IMITA SONIDOS FRANCESES)

Esta salsa es originaria de la Normandía Francesa.

Sí, Normandía, qué bonita esa zona.

Exacto, es muy bonita. Cancall, hay un sitio maravilloso.

Normandía, eso es...

Ponemos un poquito de leche porque es un poquito espesa

porque lo vamos a poner en el fondo del plato.

Y vamos probando, vamos poniendo y vamos probando.

Sí, nosotros, Javier y yo nos fuimos a...

A la, bueno, era otra zona,

la Bretaña Francesa una vez, ¿te acuerdas?

Muy bonita, claro que sí. Hace años, no teníamos ni un duro.

Nos fuimos en coche, tuvimos que dormir en el coche,

con un frío toda la noche porque fuimos a comer a un sitio,

bueno, una aventura. La noche es muy joven.

A un tres estrellas que fuimos, habíamos ahorrado un montón

de tiempo, fuimos allí a comer y alquilamos un coche en París

y de París nos fuimos hasta allí y para el hotel no llegaba.

Y dormimos allí en el coche.

Vale, después de la batallita de Sergio, vamos a ir por...

Es que me he acordado por lo de la zona.

Un poquito de sal, pero no mucha porque está la anchoa.

Pimienta tiene que llevar

porque la pimienta va muy bien.

Y Sergio le pondrá la anchoa y yo le pondré,

también, un poco de aceituna, aceituna muerta.

La anchoa veis que la piqué a conciencia.

puede ser, también venden pasta de anchoa

pues como una pasta de anchoa. Pero bueno, es anchoa picada

y ya está, bien finita para que se diluya bien.

Vale, yo ahora con una varilla porque lo que quiero

es disolver bien, diluir, esto es una crema,

ligeramente, ácida que le va muy bien,

que nos va a contrastar, nos va a dar un frescor tremendo.

Esto lo compráis en cualquier superficie lo encontráis.

Crema fresca.

Aceituna también pequeñita.

Y dentro de la salsa.

Bien, ya tenemos. Limpio un poco, que si no...

Ahí está, Sergio.

Ya tenemos la salsa por un lado.

Las alcachofas que es bastante rápido.

Voy a poner un poco de cebollino en la salsa que va muy bien

y ya que tenemos aquí en el huerto le irá superbien.

Sergio, vamos a emplatar.

Uno. Dos.

Oh. Ya lo tenemos.

Perfecto, perfecto, le voy a poner un toque

de aceite de oliva que se lo pongo aquí mismo ya.

Y vamos a emplatar. ¿La salsa?

Fresca y muy fácil, ya veis que no tiene ninguna complicación.

Ponemos la base, que se podría triturar también,

pero así ponemos la base que es el fondo.

Muy bien, Sergio, muy bien.

Y ponemos bien, o sea, que haya salsa, eh.

Y...

hacemos la base de la salsa.

¿Y ahora, qué hacemos? Pues poner las alcachofas.

¿Alguna hierba, ¿has puesto algo? No, pero pondré algo.

Tenía cebollino, pues un poco más de cebollino.

Las puntas voy a poner.

Que ya que las tenemos, pues aprovechamos.

Esto hay que aprovecharlo todo, Sergio.

Además, esto es precioso.

Es fresco, es fácil y es bueno.

Y luego, como siempre, con toque un poco.

El emplatado es importante que sea bello,

que estéticamente esté bien.

Ahí está. Muy bien. Qué bonito.

Segundo plato. Platazo. Vamos a hacer

un all i pebre que hicimos con rape.

Os acordáis que lo hicimos. Y ahora lo vamos a hacer

con pies de cerdo. Totalmente diferente.

Es un plato típico de la Albufera, que se hace con anguila.

Lo vamos a hacer con pies de cerdo y con nabos y con kale.

Y tiene un rollo que flipas.

Qué bueno es el pié de cerdo.

Exactamente. Es colágeno total.

Son buenísimos. Para la piel.

Dicen que no se nos cae. Y para...

También para articulaciones. Exactamente.

Bueno, vamos a empezar. Vamos a hacer, primero,

marchar una picada. Necesitamos hacer una picada.

Y vamos a seguir, más o menos, los cánones que llevaría

una anguila a la all i pebre, que es la receta tradicional.

Pero le vamos a dar la vuelta. Gran receta.

Le vamos a dar un toque. Pan. Pan duro, pan tostado.

Normalmente, nosotros lo hacemos con pan

que se nos ha quedado del día anterior.

O de hace dos días. o de una semana. No pasa nada.

Bueno, tenemos que hablar de estas manitas.

Porque nosotros las hemos cocinado.

Sabéis que es abundante agua, ponemos el pié, dejamos hervir,

quitamos el agua y ponemos agua fría otra vez

y hervimos otra vez.

¿Por qué? Porque pierde ese sabor fuerte del pié de cerdo.

Hay que blanquear. Igual que lo hemos hecho

a veces con los huesos. Sabéis que hemos escaldado

los huesos y luego hacemos el caldo.

Importante para quitar. Y luego, hay gente que le pone,

nosotros lo hemos hecho hoy, una cebolla con dos clavos.

Clavo de olor. Bueno, es eso.

Una vez está blanqueado, agua fría

y poner hierbas aromáticas, poner una cebolla con clavos,

alguna verdura. Y dejar cocinar hasta que estén muy tiernos.

También está la otra opción, que en el mercado,

¡viva el mercado!, están cocinados. Exactamente.

Alguien que los cocine de confianza,

que, normalmente, hay. Los compras hechos y ya está.

Y luego, solo tienes que hacer... ¡Hala!

Ahí tienes un inconveniente. Nosotros, el agua,

como es un agua que hemos escaldado el pié,

esto es el agua de cocer el pié de cerdo.

Como es un agua limpia y buena y sabrosa,

la vamos a utilizar para hacer el all i pebre.

Es otro caldo. Sabéis que somos de fondo, de caldo, de base.

Ese es otro caldo, otro fondo. Exactamente.

Javier, ajo. Ahí está.

Laminado, para que se haga antes.

Y luego, almendra. Nada, una almendra.

No te... ¿Qué? Ponle almendra, hombre.

Venga, vale.

Almendra cruda. Ponle almendra, don miserias.

Esto es nuestro. Esto es mediterráneo.

Bueno, por lo menos, es producto de aquí.

Vaya. Que no vino de ningún sitio foráneo.

Tostamos la almendra y tostamos el ajo

y tostamos el pan. Esto, lo que nos va a hacer,

es potenciar el sabor y nos va a facilitar

el poder picarla, el poder hacer el majado en el mortero.

Viva el mortero. Viva.

Muy bien. Perfecto.

Mira. Coge tú aquí dos dientes de ajo.

Porque all i pebre es ajo y pimienta.

Entonces, vamos a hacer que lleve ajo y que lleve pimienta.

Que también nos gusta la pimienta.

Vamos a hacer así alegres.

El ajo, simplemente, es en camisa, que ya sabéis que es así.

Le damos un golpe y ya está.

Que será para cuando Sergio quite para hacer la picada.

¿Qué tal? ¿Os gustan los pies? Nos encantan.

¿Sí? Sois comedores vosotros, eh. Nos gusta todo.

Y ahí seguro que también os gustan.

Hay tradición en casa de hacerlos. ¿Ah, sí? ¿Cómo los hacéis?

Acordaos en el programa de la temporada pasada,

que vino mi madre que Pau, que os trajo las manitas.

Sí que nos acordamos, que estaban muy buenas.

Para que evaluarais. Como veis, comemos manitas de cerdo.

Muy bien. Me acuerdo. Es verdad. Sí, sí, sí.

Sí, sí, sí. Vale.

Puedes poner, Sergio. Venga. Ya está tostado.

Ponemos el ajo, la almendra.

Ahí. Que no se escape ni uno.

Ya te digo. Toma. Y el pan.

El pan, yo lo cojo. Y ahora, dejamos estos tres ajos.

Les has dado un toque, ¿no? Cocinando poco a poco. Sí.

Ahí tienes. Vale.

Y esto, lo que tenemos que hacer ahora,

es el ajo en camisa, pocharlo un poco.

Pocharlo, que coja, que vaya soltando la esencia,

que suelte todo el aroma.

Por eso se golpea. Mientras se hacen los ajos,

que lo tengo al mínimo, Javier hace la picada.

Os explicaré una curiosidad sobre el pan duro.

Que seguro que muchos hacéis. Que viene de nuestra abuela.

Exactamente. Nuestra abuela, el pan duro lo guardaba

y nos comíamos unas torrijas de Santa Teresa de llorar.

El día que hacía las torrijas, vamos, era increíble.

Bueno, todo bien, ¿no?

Perfecto. Fantástico. ¿Qué tenemos aquí?

¿Qué hacemos con el pan duro? Hacemos unas tostas

para luego, el queso, untar algún paté,

para hacer grilled. Simplemente, para comer tostas

por la mañana, que ya nos va bien.

Evidentemente, pan rallado, que eso, guardar el pan duro,

secarlo un poco en el horno y picarlo.

Luego, tenemos un pan rallado. Lo cerráis en un bote hermético.

Croquetas, empanados. Lo que queráis.

Costrones de pan. Sopas, cremas frías, gazpachos.

Lo que se nos ocurre. Vichyssoise. Lo que queráis.

Le ponéis unos costrones de pan y os da un toque diferenciador.

Y también, para la sopa castellana.

Estos tipos de sopas que son muy de ahora del tiempo.

Calórica, que hace falta. Que sienta muy bien.

Y luego, ya hemos puesto el pan en leche,

que ya os he dicho, las torrijas.

Si de algo nos acordamos muchísimo, es del momento de las torrijas.

Mira. Se me ha ocurrido un plato ahora mismo.

Un día os voy a hacer un plato que me acabo de acordar.

Vamos a coger el pan, lo vamos a mojar en leche

con algo más y lo vamos a poner de base para acompañar.

¿Tú te acuerdas del pan que hacía Santi?

Sí. Que yo lloré con ese plato.

Un día. Un pan y luego le puso unas huevas de pescado encima.

Pero es un... ¿Cómo le llamaba? Tartar de pobre.

¿Cómo le llamaba a aquello?

Pues no me acuerdo. Se me acaba de ocurrir un plato.

Apuntémoslo. Hay que picar bien la picada.

El majado es para triturarlo bien.

O sea, para darle fuerza. Ahí, energía.

Y darlo todo. Dale, Javier. Dale.

Fijaos. Aún falta. Dale caña.

Bien fino. Espérate, que aquí le falta algo.

Todavía te va a tocar picar.

Venga. Bolas de pimienta.

Pimienta negra en grano.

All i pebre. Ajo y pimienta.

Pues le vamos a poner pimienta. Dale ahí.

Sin miedo. Toma ya.

Pícalo bien, eh.

Vale. Tenemos pimentón. Pimentón de la Vera.

Algo que no puede faltar, sobre todo, en un guiso como este.

Ponemos el pimentón. Ya sabéis que el pimentón

se quema enseguida. Es algo que tienes

que cocinar muy poco y luego, cortar la cocción,

porque si no, amarga. Puede amargar.

Ponemos pimentón. Tiene que llevar pimentón.

No os cortéis, porque esto le da color y le da sabor.

Vale. Picado a punto. Esto es pimentón dulce ahumado.

De la Vera, como no podía ser de otra manera.

Vale. Rehogamos ligeramente.

Y luego, tengo aquí un coñac.

Coñac, que podría ser un vino rancio.

Un vino blanco. Pero coñac le va muy bien aquí.

Seguidamente... ¿Qué tenemos?

Nabo. Javier va a poner los nabos.

Pero yo ahora le pongo el caldo.

Y aquí ya vamos cocinando

para que el ajo, el pimentón... Lo voy a poner todo.

Vaya soltando la esencia, que vaya cogiendo.

El agua tenía sal, pero vamos a probar.

¿Con qué...? El guiso, normalmente, ¿con qué va?

Con patata.

Pues lo vamos a hacer con nabo.

En vez de patata, pasamos al nabo.

Y luego, hay otro producto que lo voy a enseñar. ¿Lo enseño?

Una cosa que le tengo que poner.

Sergio. Quería probarlo primero. ¿Qué?

Ah, sí, hombre. Claro.

¡Tachán! Kale.

Kale. Es buena, es sana, es energética.

Yo creo que lo tiene todo. Es una col verde,

pero se ha puesto muy de moda porque tiene muchas propiedades

beneficiosas para el organismo.

Se ha descubierto que es la bomba. Entonces...

¿Sabéis por qué? Porque todos los productos

que tienen este color tan intenso, es que tienen muchas vitaminas.

Y tiene mucha clorofila. Entonces, todo esto es buenísimo.

Sanísimo. Vamos a hacer una all i pebre,

pero con toque Torres.

Cómo no. ¿Os gusta el picante?

Pues le voy a poner dos. Un poco de guindilla.

Hemos dicho que le íbamos a poner guindilla.

Pues le hemos puesto pimienta, pero no guindilla.

Entonces, ahora aquí le pongo una y dos.

A nosotros nos gusta alegre.

Si queréis que pique más, la rompéis

y ahí puede ser más peligroso, porque, entonces, sube más.

Entonces, vamos a sustituir esa patata por nabo.

Nabo, invierno, temporada. Tierra.

Córtalo así, en cubo. No, no, no. Así.

Bueno, mejor así. Ya verás.

Va a ser más bonito. Venga. Lo cortamos así.

Bien grande. El nabo tiene que estar.

Luego, el nabo es importante que esté fondante,

que esté bien cocinado. Eso sí. En otras cosas os diría que no.

El nabo, o te lo comes crudo. Que crudo hemos hecho alguna vez...

Más que crudo, ponerlo con algún tipo de vinagre,

en salazón o en encurtido también va bien.

O muy cocinado. Eso es una cosa que no admite...

Hemos hecho el rábano encurtido. Que lo podéis ver en la web.

Y queda muy muy bueno. Vale, Sergio.

¿Rábano o nabo?

Rábano y nabo. Ah. Vale, vale.

Vale, perfecto. Una hoja de laurel.

Que le vamos a poner, que le va muy bien.

Y vamos a poner los pies. Los pies o las manitas,

como queráis llamarlo, como ya los teníamos cocinados,

los vamos a poner ahora. Aunque cocine con el nabo,

lo que vamos a hacer, es impregnar de todo este sabor.

Yo tengo que decir que Javier y yo nos sentamos

ante un plato de estos y no hablamos.

Ni nos dirigimos la palabra.

Es verdad, eh. O sea, que es algo buenísimo.

Bueno, aquí lo que cogemos, es más la hoja.

Es esa hoja fuerte. Mira. Escuchad.

Cuando se rompe. Si Sergio no hace ruido, claro.

Si está ahí, ¡clac, clac!,

no escucharemos. Va. Dale. Va.

No. Que es broma, tío. No pasa nada.

Veis que se rompe, porque está muy fuerte, muy sana.

Ponemos... El kale.

Ya veréis que luego se queda...

Parece mucha cantidad, pero, luego, desaparece.

Se queda muy poco. Ahora, vamos a tapar.

Y vamos a dejar cocinar 15 minutos.

Bueno, para cocinar bien el nabo, que quede fondante.

Tenemos la picada. Tenemos el guiso aquí.

Y luego, lo acabamos. Ya veréis. Queda espectacular.

Han pasado 18 minutos, exactamente,

que es lo que hemos tardado

en cocer el nabo y los pies. Fijaos cómo está.

¡Qué bueno, Dios mío! Y las manitas.

Hay que probar. Primero, siempre...

Bueno, con una puntilla mejor.

El nabo, que ya se ve que está fondante. Pinchamos.

Pica, eh. Fijaos.

La picada. ¿Os acordáis? Este majado que hemos puesto

la almendra tostada, el ajo y el pan.

Y la pimienta. Y la pimienta. Sí, señor.

Y ahora, ponlo aquí.

Entonces, ahora con el caldo. Fijaos el kale,

que sigue manteniendo todo el verde.

Imaginaos la cantidad de propiedades que tiene.

Y el pié ahora ya ha cogido toda la sustancia del pimentón.

Queda impecable.

Ahora, deshacemos bien este majado tan fantástico.

Que le va a dar un toque... vamos, de lo más.

Además, nos espesa mucho más la sala.

Nos ayuda mucho a ligar. Y también, la almendra.

Pon un poquito más. La almendra tiene fécula.

Lo que hace, es ligarnos.

Con el almidón también. Todo nos va a ayudar a ligar.

Vale. Ahora, dentro. El nabo también.

¡Madre mía! ¡Madre mía! Veis que es generoso.

No sé si vais a poder comer hoy, amigos queridos todos.

Igual, este es nuestro. Este es para nosotros.

Movemos bien. Es broma. Os daremos.

Vale. Ahora no hace falta cocer mucho.

Que dé un hervor. Mientras tanto, corto...

Bueno, un hervor sí tiene que dar. Sí.

Fijaos qué bonito. Un all i pebre diferente.

Vale. Corta alguna hierba. Voy.

Perejil le va. Sí, hombre. Sí le va.

¡Uf! Buenísimo. Sí, sí.

Es de estos platos que, de verdad, me fascinan.

Nos gustan mucho. Es guiso.

Es fácil, económico. Y si no encontráis kale,

pues ponedle col. No pasa nada.

Sergio, pon el... Ya está. Ponlo aquí.

Y huele, vamos, que inunda esto ahora mismo.

Increíble. Ahí está.

Fantástico.

Muy bien. Nada. Un poquito de perejil.

Por poner algo, eh. Bueno, aunque le va el perejil.

Ya lo veis. La cocina es bella. La cocina hecha con amor.

Hecha con amor. De verdad, desde aquí,

tanto los que estáis aquí, como los que estáis en casa,

(Aplausos) un fuerte aplauso para ellos.

Y siempre hay un buen motivo para cocinar.

Hasta el próximo programa.

  • Alcachofas y anchoas. All i pebre de pies de cerdo

Torres en la cocina - Alcachofas y anchoas. All i pebre de pies de cerdo

02 oct 2017

Javier y Sergio preparan unas alcachofas con salsa de anchoas y de segundo un all i pebre de pies de cerdo con mucho toque Torres.

ver más sobre "Torres en la cocina - Alcachofas y anchoas. All i pebre de pies de cerdo" ver menos sobre "Torres en la cocina - Alcachofas y anchoas. All i pebre de pies de cerdo"
Programas completos (498)
Clips

Los últimos 1.661 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios