www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4259200
Para todos los públicos Torres en la cocina - Albóndigas de lentejas y dulce de queso y chocolate  - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(Aplausos)

Hola a todos, cómo estáis.

Bienvenidos a "Torres en la cocina".

Una de clásicos, pero que les vamos a dar la vuelta.

Sí, porque haremos unas lentejas, las de toda la vida,

pero con un toque espectacular para sorprender.

No lo digas. No lo digo.

¿Qué tenemos? Lentejas cocidas, ¿qué tipo de lenteja?

Las que más os gusten, hoy tenemos un público fantástico,

nos han dicho que son de cuchara, que les gusta la cuchara,

y dijimos de hacer unos platazos. ¿Cómo hacéis las lentejas?

¿Cómo os gustan? Hombre, a ver, las lentejas,

yo creo que como es un plato que por sí solo ya aporta mucho,

cuanto menos cosas tenga adicionales, mejor.

Tú sabes que aquí le damos la vuelta a todo.

Sí, eso me temo.

Es que yo creo que ahí en casa cada uno vosotros la hacéis

a vuestra manera y eso está muy bien, cada casa

tiene su truquito o tiene su manera de guisar las lentejas.

Pero esta sorprende. Vamos a hacerlas y las probamos.

Vale. Creo que es la mejor manera.

Javier, lo primero que vamos a hacer, bueno,

ya decimos que tenemos una lenteja cocida

que podría ser la pardina, sabéis que tenemos un montón

de tipos de lentejas, la lenteja caviar, da igual,

esta, mejor que sea un poco grande

porque lo que haremos será triturarla.

Y diréis: "¿Por qué?" Ahora veréis.

Bueno, y sabéis que para cocer las lentejas, siempre en agua fría,

desde agua fría, dejarla en remojo

para que esté bien tierna y buena agua, agua que no tenga,

si puede ser que no sea del grifo, mejor, así se cocinan mejor.

Vale. Un diente de ajo.

Este es un plato, Javier, para el que no le gustan

las lentejas, dices: "A mí no me gustan las lentejas".

Pues toma doble ración.

Está muy bien.

Además, es un plato superfácil de hacer

y es muy rápido porque veréis que lo haremos en tiempo real.

Un diente de ajo.

Dentro.

Sal y pimienta, dentro.

Un poco de comino.

Que el comino y las lentejas combinan muy bien

porque también el comino lo que hace es digerir

mejor las lentejas, o sea,

aparte de sabor... Y le da un punto muy interesante.

Nos ayuda a digerir.

Exactamente. Ahí está, no hay que abusar,

pero un puntito está muy bien. Comino tiene una cantidad

de propiedades, bueno, fantásticas.

Vale, qué más, perejil, un poco de perejil picado.

Y teníamos un poco de pan, también, pan en leche.

El pan igual lo ponemos después, ¿no?

Yo lo pondría junto. ¿Sí? Pues venga.

Yo he puesto un poco aquí que lo tengo en la nevera.

Más que nada para darte la contraria, ¿sabes?

Ya, ya te veo.

¿Os imagináis, más o menos, qué estamos haciendo o no?

Vamos a hacer unas albóndigas de lentejas.

Pero muy rápidas y fáciles. Albóndigas de lentejas

que tiene un rollo tremendo. Perejil.

Pan con leche, un poco de pan que tenemos

con leche porque le aportará una esponjosidad,

son como albóndigas de carne, pero con lenteja.

Veréis cómo quedan. Veis que siempre le ponemos pan

a las albóndigas por eso porque la deja más esponjosa

y es el recuerdo que tenemos de la infancia, nuestra abuela

cuando nos hacía las albóndigas, siempre ponía pan.

Exactamente. Y es que le va muy bien.

Toque Torres. Sea de lentejas

o de carne o de pescado.

Vale. Vamos a darle otro toque.

Bueno, yo movería un poco más. Sí, pero es que si queda

alguna entera también está bien.

No la voy a mover más.

Fijaos cómo queda, qué textura.

Entonces esto ya si queda alguna que...

Bueno, que hay que morder, mejor todavía.

Otro toque, qué tenemos,

harina, ¿pero veis el color?

¿Por qué ponemos de garbanzo? Porque la harina de garbanzo

nos queda más crujiente

y conserva mucho mejor la humedad.

Esta es muy buena para freír, muy buena.

Ahí está, ponemos.

Bueno, y además, vosotros veis si se relaciona muy bien

porque es la lenteja es una legumbre

y la harina de garbanzo es legumbre también.

Con lo cual potenciamos la legumbre

por dos, pruébala de sal a ver.

Espera, ya lo pruebo yo.

Mezclamos un poco,

fijaos qué masa más bonita, eh.

Y luego os digo que queda cremosa, ¿sabéis aquellas albóndigas

que te las comes y quedan supercremosas? Muy buena.

Un poquito de sal. Vale.

Ya está, ¿no?

Y se nota el comino. Hombre, claro.

Se nota, perfectamente.

Vale, ve haciendo.

Yo voy haciendo con dos cucharas o bien con la mano.

Sí, no muy grandes, eh, Javi.

¿Sabes? Más bien... Equidicuá.

Venga. Venga, perfecto.

Fáciles de hacer.

Bueno, tienen mucho hierro, ya lo sabemos que son superbuenas.

Nos da muchísima energía y es verdad que es la mejor manera

de comerlas para el que no

le gusta tanto las legumbres.

Que hay que comer siempre. Hay que comer legumbre

que es supersana, es sanísima

y esto es una manera perfecta para comerla, eh.

Puede ser de cualquier legumbre hervida.

Exactamente.

Ya ves lo fácil que es porque es muy, muy rápido.

Y se puede hacer tanto con carne, hoy la haremos con carne

pero imaginaos que la queréis hacer con sepia, ¿sabes?

Una sepia con albóndigas.

Que ya hemos hecho.

Vale, ya está, Javi. Venga.

Vamos por las carnacas.

Ahí va.

Tenemos tomate triturado.

Y aquí, evidentemente, podemos ponerle los embutidos

que queramos, pero tenemos un poco de butifarra fresca.

Butifarra, salchicha...

Y aquí tenemos esta grasa ibérica,

esta panceta, papada,

que es muy buena porque le da grasa y le da muchísimo sabor.

En vez de usar aceite, usamos esta grasa que es muy buena.

Receta de menos es más, son de esas recetas tan fáciles,

tan interesantes que dices: "Guau", y es otra forma también

de convertir una receta clásica en...

Iba a decir con toque Torres. Bueno, en algo mágico.

¿Cómo lo veis de momento?

Bien, bien. ¿Pinta bien o qué?

Sí, muy buena pinta. Pues ya veréis.

Bueno, una olla y tampoco no con mucho aceite

sino, simplemente, las marcamos, luego retirar

y aquí, dentro de esta misma olla lo que haremos será el sofrito.

Que entonces ya es cuando coge

esa chichorra buena que le va tan bien.

Cortamos en dados tanto todo esto como el chorizo.

Esto va a dar un sabor increíble.

Luego le pondremos, evidentemente, verduras, le pondremos la cebolla,

le ponemos un poco de pimiento rojo

que le va perfecto a las albóndigas.

Tenéis que pensar como si fueran de carne, pero...

Exacto, igual.

Aquí tenemos un chorizo picante.

Este chorizo un toque picante le va muy bien porque alegra,

alegra las lentejas de alguna manera.

Bueno, fijaos, que quedan,

esta ya le di la vuelta, queda crujiente,

o sea, porque la lenteja, la legumbre, sobre todo,

la harina de garbanzo, sabéis que se usa mucho en el sur

para mezclarlo con harina normal para hacer el rebozado

de los "pescaítos" fritos y todo.

Pues le da un crujiente perfecto.

Bueno, es el secreto de las frituras,

de las buenas frituras, ponerle también, harina de garbanzo.

Hoy nos levantamos con ganas de darle le vuelta a todo.

Esto es vuelta y vuelta, eh. Sí, esto ya casi lo tenemos.

Ve picando un poco de cebolla y pimiento, Javier.

Esta receta es mía, ¿sabéis?

(JAVIER RÍE)

Perfecto, vamos a hacer la base de un sofrito.

Pimiento, cebolla, un poco de ajo si queréis,

pero, bueno, como le pusimos ajo dentro de la albóndiga,

pues ya yo creo que está bien.

Venga, yo saco ya, están marcadas ya veis que es pim, pam.

La lenteja está cocida, simplemente, queremos marcar.

Sacamos, ahora ya aguantan, luego ya una vez hechas,

pues aguantan mejor de textura.

Escurrimos un poco el aceite y no se rompen, están perfectas.

Están buenísimas, de verdad, sorprenden un montón.

Dame las carnes, Javi.

Primero, las grasas.

Bueno, el chorizo.

Esta panceta tan buena. Ahora le vamos a dar

un poco de alegría aquí a estas albóndigas.

Perfecto, sofreír un poco el chorizo que le dará ese toque

picante tan bueno. Sacamos la piel y dejamos la carne.

Correctamente, correctamente.

O carne picada podría ser, pero bueno.

Puede ser de cerdo.

Esta ya viene sazonada, le da un toque al sofrito,

pues bueno, que le da mucho sabor.

Y no lo voy a romper mucho tampoco. Vale, la cebolla, el pimiento.

Javier, te veo lento. Joder, chaval, no doy más,

no doy más. Que es una receta muy sencilla

y se hace en cinco minutos la tienes.

Voy a tope.

No me tira hoy, no me tira...

No me tira.

¿Más cebolla? Cebolla.

No, está bien, eh.

Y le vamos a dar también, un toque de setas.

Que tengo unas setas ahí en la nevera, en este caso

podrían ser o shiitake o champiñón, si encontráis setas

silvestres todavía mejor que estamos en temporada.

Y está muy buena.

Mirad, toma ya.

Vaya pinta.

Llega, llega. ¿Llega, no?

Vale, pimiento rojo, también.

Vitamina C a tope.

Pimiento rojo y cebolla, vale, que además tienen la misma cocción,

o sea, que se pueden poner juntos.

Rápido, es un plato rápido Sé que más de uno está pensando:

"Pues lo voy a hacer con garbanzo".

"O lo voy a hacer con alubias, o lo voy a hacer como los Torres".

Eso ya como queráis.

Pero bueno, así queda muy bien, eh.

Vale, rehogar en blanco el pimiento y la cebolla

que no hace falta que sea

un sofrito de aquellos, sino algo fresco.

Tomate, tomate rallado, tomate triturado.

Tomate "güey". Si queréis poner tomate frito,

pues poned tomate frito también.

Es que nos gusta así que tenga, venga, ponemos un poco de tomate.

Ahí, vaya pintaca.

Sobre todo, limpieza y orden.

Limpieza y orden que si no lo pongo yo,

la verdad, es que esto...

¿Para qué te traigo, Javier?

Sí, sí. Para qué te traigo.

Vale, probamos aquí.

¿Y había un poco de caldo de ave, no?

Opcional, o del mismo agua, el mismo agua de cocer la lenteja

que eso yo el agua, le va muy bien. Incluso mejor porque aprovechas

y el agua de la cocción es buenísima.

Pero si no, tenemos siempre un poco de caldo de ave

y le ponemos un poquito, no mucho.

Que le da más sabor, también.

Buah.

Brutal, eh. Un poquito.

¿Qué, ya está, no?

Sí, sí, ya está. Sal, pimienta,

pica un poco de perejil, Javier.

Estás mandón hoy. Pongo las albóndigas,

es que no puedo hacerlo todo.

¿Y las setas, qué, dónde están las setas?

Sácalas, sácalas. Ah, ah,

Se olvidaba.

Qué albóndigas hemos hecho tan fáciles.

Shiitake.

Y tan sorprendentes.

Que además necesitan muy poca cocción

y quedan buenísimas, eso sí, sacamos la parte de atrás,

el pie porque el pie es duro.

Pero lo demás se cocina en un momento.

Sí, y esta tiene, ya sabéis que shiitake

es la segunda seta más consumida en el mundo.

Y luego que tiene un sabor más,

un poquito más intenso que el champiñón.

Vamos a poner, nada, pues ponemos unas setas.

Venga, no mucho tampoco.

No, no, es solo para darle un toque.

¿Más? No, ¿no? Y un perejil, Javier.

Me estás buscando, eh.

¿Eh, chavalín? En la segunda yo te ayudo,

pero es que esta es importante

hacerla... que vea la gente también, que veáis vosotros

que es muy rápido de hacer, o sea, se puede hacer muy fácilmente.

Yo lo emplataría, eh, ¿o lo vas a dejar ahí?

Pues como quieras, me da igual.

Sí, quedará más bonito, ¿no?

¿Lo emplatamos o lo dejamos ahí?

Emplatar, emplatar. Venga, emplatar.

Pues vamos a emplatarlo, vale.

Mira, tenemos aquí,

este plato, pues vamos a coger uno hondo mismo.

Venga. Un poco de perejil

que le va a dar frescor. Ponemos este verde, va.

Verde que te quiero verde.

Ya está, venga.

Vale. Vamos allá.

Toma, un trapo aquí.

Que yo habría buscado algo más ancho, pero...

¿Más ancho? Sí.

Oy. Oy, oy, oy,

Qué albóndigas más buenas

y ya digo, se funden en la boca.

Eso es importante, también.

Luego, bien el sofrito y son de estas de, luego,

si queréis darle más textura, el que quiera que ponga huevo,

pero es que a nosotros así nos gusta porque luego

son unas albóndigas que tienen textura,

pero se funden en la boca.

Espera, que le pongo aquí la salchicha

que tiene aquí salchicha y tiene todo el sofrito,

la seta también que le va perfecto.

Bien, ya está. Venga.

Fantástico, ahora un poquito de perejil

y vamos a por el chocolate. Rosa, rosa.

Y ahora vamos con el dulce y con chocolate.

Exactamente, vino Iker, bienvenido, él colaborará

con nosotros en el programa

y, bueno, nos traerá curiosidades hablamos con él el otro día

y nos dijo: "Tengo algo sorprendente, un chocolate rosa".

Y le dije: "Nunca lo he visto, ven aquí y explícanos", a ver.

Nadie lo ha visto porque lo acaban de presentar

y es muy difícil de encontrar, pero sois chocolateros, ¿no?

70%, lo más puro posible.

O sea, tú eres de chocolate negro.

Es el que tiene por lo menos un 35% de sólidos de cacao.

Luego tenemos el chocolate con leche,

que es el más consumido en España, que tiene leche.

Y tenemos el chocolate blanco. Es polémico.

¿Sois de blanco? A mí me gusta.

Y a mí. A todos les gusta, pero no lo reconocen.

Dicen que no es chocolate porque tiene manteca de cacao.

Depende de a quién preguntes, te dice que es chocolate o no.

Bueno, pues ahora tenemos el cuarto tipo de chocolate,

que es chocolate rosa. Miradlo.

Lo vais a ver, porque es rosa. Es rosa.

Se llama ruby chocolate, chocolate ruby por el color.

Y no es que sea rosa. Estaréis pensando:

"Le han puesto al chocolate blanco un poquito de fresa".

No. Es natural. Es un nuevo tipo de baya

de chocolate que es de ese color.

Una empresa la ha estado desarrollando.

Durante muchos años, la ha desarrollado.

Ha conseguido sacar un chocolate de color rosa.

Quienes lo han probado, todavía no hemos probado,

tengo muchas ganas, dicen que sabe...

Trae cuando tengas. A mí se me ha ocurrido una cosa.

¿Una receta con esto? Sí.

Un postre que puede quedar muy bien.

¿A qué sabe? Dicen que sabe a lo que,

en teoría, no debería saber.

A chocolate blanco con frutos rojos,

quienes lo han probado.

Por el color de fresa o a frambuesa.

Es un producto que creo que se pondrá de moda.

Ahora está de moda, no sé si lo sabéis,

igual, la gente no lo sabe, la comida unicornio.

No sé lo que es. Comida de colorines.

Unicornio era... Tal cual, ¿no?

El del cuerno. Comida unicornio no sé lo que es.

No es que nos comamos un unicornio.

Es comida con muchos colorines,

para las redes, para Instagram. Ah.

Las tostadas, los cafés de colorines.

Este tipo de tendencias de las que yo os voy a hablar,

ahora lo trasladamos al chocolate.

Hablando de chocolate. ¿Cuál es la combinación

más rara que habéis hecho?

Mira. El otro día hicimos aquí, que las tenéis en la web,

y eran brutales, hicimos unas trufas de chocolate

con aguacate. La grasa que pusimos, era aguacate.

Brutal. Quedaron buenísimas y el aguacate no se notaba.

Y las gambas con chocolate. Y las gambas con chocolate.

¿Y la pizza? ¿Qué me decís de la pizza con chocolate?

Bueno, cuidado.

Puede ser buena. Se lanzó, una marca lo lanzó

y hubo polémica. Unos decían que era una guarrada.

A otros les gustaba. ¿Y patatas fritas con chocolate?

En Japón existen. Una marca de comida rápida.

¿Pero es patata? Patatas fritas, sí.

¿Patata patata? Pides una ración de patatas

y viene alguien con el chocolate

y le pone ahí. A mí, como que no.

Habrá que probarlo. Todo hay que probarlo.

Hay que probarlo. Que luego, es verdad

que nunca se sabe. Hay que probarlo.

Iker, gracias por habernos traído esta novedad.

Te esperamos otro día con... Con muchas cosas más.

Me llevo esto. Hasta pronto.

Gracias. Adiós.

Vamos a hacer el postre. Un postre de chocolate.

De chocolate y queso. Vamos a hacer un flan.

Pero lo primero que vamos a hacer, es poner la gelatina en remojo.

Esto se llama colas de pescado. Es una gelatina.

Ahora lo explicaré. Exactamente.

Y lo que hacemos, es ponerlo en agua y hielo a remojar.

Ya está. Hay que hidratarlas.

Es lo primero para que se vayan hidratando.

Pero venid conmigo. Os voy a explicar.

Bueno, os traigo un regalo. Qué bueno.

Tomad. Ya podéis picar. ¡Hombre!

A mucha gente le da reparo el tema de la gelatina.

Yo no sé si vosotros utilizáis gelatina o no en casa.

Agar-agar. Agar-agar.

Bueno, el agar-agar es más técnico.

¿Sabes que es un tipo de alga? Sí, sí.

Bueno, aquí tenemos varios tipos de gelificantes.

Que tenemos la gelatina natural en polvo.

Es la cola de pescado, que ahora os explicaré.

Tenemos la pectina, que viene de la fruta,

de la piel de la fruta.

Y, sobre todo, para postres, porque tiene un toque algo dulzón,

va muy bien. Y luego, tenemos aquí el agar-agar,

que es el que tú decías. Proviene de las algas.

Y es más potente que la gelatina.

Y, además, nos aguanta mejor el calor.

Normalmente, esta gelatina a 35 o 40 grados se deshace.

Pero esta la podemos subir hasta 60 grados de temperatura

y 80, y nos aguanta perfecto.

Luego tenemos aquí las colas de pescado.

Se llaman colas de pescado pero no es de pescado.

Esto es de cerdo. Es del colágeno.

Lo que pasa es que sirve para postres porque no tiene sabor.

Hay que ponerla en agua muy fría,

porque si no, se desharían, para hidratarla.

Que es lo que hemos hecho allí.

En polvo también hay que hidratarla y, después,

ponerla en caliente para deshacerla.

Os dejo con el chocolate. Muy bien.

No te preocupes. No sé si quedará algo después.

No pasa nada. Y el agar-agar, que no lo he dicho, directo.

O sea, eso no hace falta ni diluir.

Perfecto.

Vamos a hacer la base.

Mantequilla. Vamos a deshacer la mantequilla.

Vamos a hacer la base, la base de este pastel,

brutal, espectacular, porque queda buenísimo. Ya veréis.

Avellanas tostadas. Y fácil, muy fácil.

Bien de avellana. Lo que vamos a hacer, es un polvo.

Triturarlas bien. Podría ser también...

Sabéis que hay avellana en polvo, almendra en polvo, también.

¡Top! Vale.

Venga, perfecto. Que quede un poco granulado.

Sabéis, textura. Azúcar glass.

Azúcar glass. Ya sabéis que el azúcar glass

es azúcar muy triturada.

Se vuelve como un azúcar en polvo.

Ya está. Mezclado. Deshacemos la mantequilla.

Ahí está. Mézclalo ahí mejor.

Ya está. Fuera del fuego mezclamos los ingredientes,

la mantequilla con el azúcar y con la avellana.

Y veis que se queda como una...

Consistente. Se queda como una arena.

Sabéis que lo hemos hecho esto alguna vez con galletas trituradas.

Y se mezcla y se pone en la base.

Y cuando se enfría, se solidifica la mantequilla y queda duro.

Bueno, es la típica base del cheesecake. Pues eso es.

Ponemos en el fondo. Con una cuchara, lo que hago,

es, simplemente, una base. Una base para este flan.

Y fijaos qué bueno, porque la avellana es superbuena.

Y queda crujiente. Queda muy bueno.

Está muy bien. Le da el toque tostado.

Mirad. Venga, a la nevera.

Así de fácil, eh. La base.

A enfriar. Perfecto.

Eso, por un lado. Ahora vamos con la base del flan.

Tenemos miel, vaina de vainilla.

Crema de leche.

Y vamos a poner primero a calentar la crema de leche

con la vaina de vainilla.

Y ya sabéis que, en la medida de lo que podamos,

o siempre que podemos, nosotros sustituimos la miel

por el azúcar refinado.

Que es mucho más sano.

Y luego, pues mira, damos trabajo a las abejas.

Sacamos las semillas.

Fijaos. Aquí tenemos todas las semillas.

Las semillas van todas adentro.

Y siempre guardamos lo que es la vaina

para secarla y luego poder hacer un azúcar o aromatizar.

Y siempre nos sirve. Exactamente.

Cantidades, siempre en la web.

Todas las cantidades. Para que salga perfecto.

Vale. Tenemos la gelatina en remojo.

Que es... Anda que yo también, estaba tapando así.

No tapa. (RÍE)

Vale.

¿Qué tenemos? Un queso fresco.

Aquí tenemos la leche y la vainilla y la miel.

Un queso que se llama cottage. Quiere decir "cabaña".

Y es un queso... Queso fresco.

Un queso fresco pero que queda ligeramente granulado

y tiene una textura muy interesante.

Lo que pasa es que no está prensado y nos queda así.

Que nos queda así, como un poco cortado.

Queso quark, queso fresco, queso para untar.

Luego ya... La gelatina. Se puede adaptar.

Veis que ya está a punto de ebullición.

Retiramos. La vainilla ya saca los aromas.

La leche está caliente.

La gelatina nos ha quedado bien hidratada.

Es importante que quede bien hidratada.

Y no hay que cocinarla, no hay que hervirla.

Máximo, eso, 40 grados de calor.

40 o 50. 40 ya se deshace.

Esto está a más. O sea, que perfecto.

Diluirla bien es importante.

Por eso la hemos hidratado primero.

Ahora ponemos el queso. Ponlo todo. Sí, sí.

No tengas miedo. Sí. Tengo miedo.

Ahí está.

Ya decimos. El queso opcional.

Ya tiene una pinta tremenda y no hemos hecho nada.

Y diréis: ¿Dónde está el chocolate? ¿Qué ha pasado? Ahora veréis.

Ahora veréis lo que hacemos con el chocolate.

Perfecto. ¿Tienes el molde ahí, Javier?

Sí. Importante que no esté muy muy caliente.

Lo bueno sería dejarlo reposar. Dejar enfriar un poco.

Un poquito. Para que no nos funda la galleta.

Pero al ponerle el queso frío, nos aguantará bien.

Ponemos el queso.

Y esto ahora lo ponemos en la nevera.

Como hay que ponerlo bastante rato para que enfríe,

nosotros tenemos uno ya hecho.

Y este lo vamos a poner. Ponlo para luego ese.

Y saco el que tenemos aquí.

La puerta... Fijaos.

Lo hemos tenido cuatro o cinco horas.

Este lo hemos hecho temprano esta mañana.

Y ha quedado con la textura de la gelatina. Fijaos.

Pues coge...

Que está duro, pero que no está mucho.

La proporción de gelatina que le hemos puesto,

es solo para que nos aguante.

Una vez que aguanta, perfecto.

Ahora vamos a hacer un tofe de chocolate.

Como nunca antes habíamos hecho.

Sería la salsa. Primero, la galleta.

Después, este flan. Y ahora nos vamos a por el tofe.

Una salsa espectacular, que, además, es muy buena.

Es de mis preferidas.

El tofe es buenísimo. Pero nunca la habíamos hecho.

El tofe sabéis que es el azúcar. Se hace un caramelo.

Tenemos aquí el azúcar. Hacer el caramelo

y luego ya le pones la crema de leche o la leche.

Pero nosotros vamos a hacer leche y chocolate.

Aquí hacemos un toque de chocolate.

Yo creo que esto ya es importante.

Primero, ponemos la crema de leche a calentar

junto con el chocolate

porque necesitamos diluirlo, deshacerlo.

Y nosotros ya, como nos gusta el chocolate,

cuanto más puro, mejor. Para mí, eh.

¿Os gusta más con leche o puro?

Puro. Puro. Aquí son todos más puros.

Azúcar moreno. De pura raza.

Ponemos el azúcar moreno y dejamos hacer un caramelo.

Pongo un poquito de agua,

unas gotas de agua y así tardará menos.

Leche y el chocolate. Ya lo hemos puesto aquí.

Veis que ya coge un color del chocolate.

Bueno, ya veis que se nota el nivel de receta y de quién es.

No digo nada. Yo tampoco. Yo paso.

Ya paso de tu rollo ese que llevas.

Vale. Ahora dejar dorar bien, que coja...

Tenemos que coger el punto. Es bueno que coja como un caramelo,

pero que no se queme. Que quede al punto.

Ya empieza a coger. Esto ya está.

Y ponerle un poquito de agua es bueno,

porque si no, a veces nos quedan... Se empaliza.

En el argot que decimos nosotros, que es cuando se te queda

el azúcar granulado, que no hay manera de deshacerlo.

Pues si le ponemos un poco de agua,

ya eso no te pasa. Ya empieza.

Cuando va haciendo la burbuja.

Veis que la burbuja cada vez es más grande.

Cuando empieza a hacer esto, es que ya está a punto.

Muy bien. Vale. Ya está. Yo creo que ya.

Vale. Ahora, con mucho cuidado, fuera del fuego.

Y, Sergio, poco a poco.

Con cuidado, que os podéis quemar. Nos apartamos.

Que nos salpica, pero bueno.

Y luego ya... ¡Patapam! Ya ponemos.

Y diluir. Ahí está.

Vaya salsa, eh. Damos un hervor

para reducir un poco la salsa.

Esto... Vaya pintorra tiene.

Para deshacer bien el azúcar. Cómo huele, eh.

Está tremenda. Pon salsa aquí, pero no pongas mucha.

La ponemos un poco para ir enfriando,

porque vamos a hacer el montaje de este megapostre.

¡Huy, huy! Ya está. Suficiente.

Pon un poquito más, Sergio. Para poner una capa encima.

Bueno, ahora ponemos poco

porque necesitamos enfriarlo rápido. Toma.

Y ahora, a enfriar.

Y el caramelo. Esto tiene una temperatura ahora brutal.

Hay que tener siempre cuidado cuando hacemos el caramelo.

Hacerlo nosotros, fuera de los niños.

Vale. Vamos a... Fijaos qué "pintaka" tiene.

Queda brillante, del chocolate.

Porque el chocolate es graso.

La manteca de cacao ya le aporta este brillo.

Bueno, enfriamos exprés. Ya lo tenemos.

Ahora ponemos una capa encima.

Es para hacerlo bien uniforme, ¿sabes, Javi?

Dale. No tengas miedo. ¡No, no!

Ponle más. Siempre con las miserias. Pon todo.

Venga, va.

Esto tiene que llevar. Si cae un poco, no pasa nada.

Ahora repartimos bien.

Mirad qué textura coge. Tengo ganas de probarlo ya.

Coge más espesor. Queda muy bueno.

Aquí somos ansias, ya lo sabéis.

Pero si lo dejamos enfriar un poco más, nos va a napar más.

¡Eh! ¿Dónde vas, chaval? Hay que probarlo ya esto.

Entonces, quitamos el molde con mucho cuidado.

Normalmente, sale bien.

Ahí está. Perfecto. Porque la gelatina es la justa.

Mirad la galleta, la base de galleta, el flan.

Bueno, flan con toque Torres. No es galleta. Es avellana.

¡Ay! Bueno, es galleta. Es igual.

Espérate, que le voy a poner un verde.

¡Oh! Que me parece fantástico.

Vamos a poner un poquito de menta. Y hoy vamos a comer bien.

Vamos a comer muy bien. Vaya platazo.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Y os queremos. Nos vemos en el próximo programa.

Hasta luego. Que vaya muy bien.

Recetones os vamos a traer en el próximo.

  • Albóndigas de lentejas y dulce de queso y chocolate

Torres en la cocina - Albóndigas de lentejas y dulce de queso y chocolate

17 oct 2017

Hoy Javier y Sergio preparan unas curiosas albóndigas de lentejas con setas y un delicioso pastel de queso sobre galleta de avellana con chocolate. Además aprendemos más sobre los espesantes y sobre el chocolate.

ver más sobre "Torres en la cocina - Albóndigas de lentejas y dulce de queso y chocolate" ver menos sobre "Torres en la cocina - Albóndigas de lentejas y dulce de queso y chocolate"
Programas completos (516)
Clips

Los últimos 1.724 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios