www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4653881
Para todos los públicos Torres en la cocina - Aguacate con sardinas y solomillo de pato - ver ahora
Transcripción completa

(Aplausos)

Hola a todos. Bienvenidos a "Torres en la cocina".

Estamos en operación Torres. ¿Qué quiere decir?

Como operación bikini, pero Torres.

Vamos a hacer dos recetas, sin dejar de comer bien

y sano y disfrutando de la comida,

pero con toque Torres. Vamos a hacer, primero,

una ensalada de aguacates con sardinas espectacular.

Y después, un solomillo de pavo que no os va a dejar indiferentes.

Recetas sanas con operación bikini.

Y después tenemos a Virginia, nuestra nutricionista,

que nos va a enseñar y a ayudar a moldear el cuerpo.

Nos va a dar consejos para alimentarnos mejor

y para no perder la línea,

ya que nos queda poco para la playa, hay que ir allá.

Empezamos. Algo sublime, que nos encanta,

que es la sardina en lata. El "lateo".

Tan fácil. Esta sardina que está tan buena,

que se come hasta la espina, porque se come todo.

Vamos a hacer una mezcla para hacer un relleno,

porque la presentación es espectacular. Lo vais a ver.

Es muy buena y es ensalada fresca

que podéis tener montada en la nevera.

Os vamos a enseñar unos trucos para que la tengáis hecha.

Y le vamos a poner esta sardina.

A nosotros nos fascina la lata.

Lo reconocemos. Somos lateros.

Sobre todo, esta sardina que se come incluso

con la espina y tiene mucho calcio.

El calcio es muy bueno para los huesos.

¿Qué le vamos a poner? Verduras, apio,

que el apio va muy bien en cualquier ensalada,

y cebolla tierna. Voy a coger una rama

que sea bien buena, tierna.

Y esto le da superfrescor,

porque sabéis que el apio es muy fresco

y la cebolla tierna también.

Y el toque avinagrado que tenemos de los encurtidos,

que nos va a dar el verano.

Ese chiringuito, esa playa, ese buen rollo

que ya tenemos encima.

Pues esto es lo que nos va a dar el encurtido.

Yo he leído una cosa. Dicen que en 1840

naufragó un barco francés en las costas de Galicia,

y era un barco de conservas, estaba lleno de conservas.

Y a partir de ahí, lo vieron y nació

la primera conservera de Galicia.

Hay una historia que nos contaron en Santoña,

que somos Embajadores de la Anchoa de Santoña,

que fueron los italianos quienes crearon

el culto a la lata, el de la anchoa en lata.

Se nos ha quedado a nosotros todo el culto a la lata.

Bueno, pepinillo, apio.

Hay unas latas en España espectaculares.

Tenemos una cultura muy buena y un culto a la lata grandioso.

A nosotros nos encantan las latas.

Fijaos. Ponemos alcaparra, pepinillo.

Las sardinas, Sergio, las puedes poner ya.

El apio, lo que decimos, le va a dar mucho frescor.

Esta sardinilla se encuentra muy bien de precio.

Lo único de la conserva es que sea de calidad, eso sí.

A nosotros nos gusta mucho que sea con buen aceite de oliva.

Entonces, ahí ya la conserva es muchísimo mejor.

Picamos entera. Ya veis que no quitamos nada.

Es más, aquí lo que vamos a poner, es este aceitillo.

¿Aceitillo? Aceitillo, aceitillo.

Un punto de aceite picante que le vamos a poner,

que tengo aquí detrás. Lo que hemos hecho con el aceite,

ha sido ir poniéndole más aceite.

Nosotros tenemos el aceite picante.

Y el primero es picante.

Entonces, quitamos un poco y lo vamos rellenando.

Hasta que llega un momento que este aceite ya está domado.

Cada uno tiene su grado de picante.

Ahora está perfecto, porque no pica mucho,

pero no pica poco. O sea, está bien.

Vale, Sergio. Tenemos el picadillo.

Venga. Yo la voy a poner toda. Claro.

Que va a servir para el relleno. Y el aceite.

Vamos a hacer un relleno muy especial.

Mira. El aceite lo pongo todo. Claro.

Esto que queda en la lata, tiene un sabor... ¡Uf!

Y vamos a aliñarlo un poco.

Un poquito. Siempre probar, probar y probar.

Pero la sardina acepta un poco de sal, de pimienta.

Una gota de picante.

No, no. Esto está bien.

Ya verás que esto no pica.

Además, sobre todo, cuando hacéis el aceite,

si queréis hacerlo en casa, si no rompéis las guindillas

y un buen aceite de oliva virgen extra, no pica tanto.

Es mejor poner cayena. Unas gotas de limón.

O vinagre. Pero el limón es muy fresco.

Y ahora nos vamos con los tomates.

Perfecto. Aquí tenemos diferentes tomates.

Temporada de tomate. Ahora es cuando están fantásticos.

Tenemos estos de rama, el kumato.

Tenemos también este amarillo, que es precioso.

Esto porque hemos encontrado esta variedad.

Pero el tomate que encontréis en el mercado.

Amarillo. Todos. Pon ahí, eh.

Yo iré pelando. Este, igual, tarda menos.

¿O tarda igual? Todo igual.

Vale. Vamos a escaldarlo.

Escaldarlo. Aquí tenemos agua con hielo.

Ya sabéis que es agua hirviendo. Y diez segundos.

Unos segundos y retirar.

Oye, el que los quiera pelar, bien.

El que no, también se pueden cortar por la mitad

y comer con la piel. A nosotros nos parece más pulido.

Y la piel, al final, tiene un poco de resistencia

para hacerlo más a lo Torres.

Pero es opcional. Dicen que los primeros tomates

que se cultivaron, eran pequeños.

Eran así de pequeños. Y luego, evidentemente,

se han hecho varias mezclas para conseguir

un tomate hermoso, grande.

Hay una cantidad de variedades impresionante de tomate. Vale.

Hierve el agua. Contamos.

Uno, dos, tres, cuatro...

Mételos todos. Cinco, seis, siete, ocho,...

...nueve, diez. Me da que esos tardan menos.

Y por eso, yo soy prudente. Este paso es opcional.

Yo me pongo a pelar ya.

Vamos a pelar unos tomates. Y esto es fácil.

No tiene misterio ninguno.

Es simplemente coger el tomate.

Y ya veis que la piel sale.

Así queda más limpio. Te lo comes.

No tiene piel. No tiene resistencia.

Vale la pena. Se pelan muy bien.

Vale. Ya tenemos tomates aquí. Venga.

Con estos será suficiente. Fijaos qué variedad,

qué calidad, qué cantidad.

Empieza a aliñar tú, Sergio. Sobre todo, qué bonito.

Ponte en la otra mesa y empiezas a...

Empiezas a aliñar. Venga.

Tenemos aquí los tomates. Fijaos qué cuadro.

Qué cosa más bonita.

Esto ya es el verano. Esto ya es vida.

Esto es la huerta. Vinagreta fácil pero especial.

Bueno, la vinagreta... limón, que te ha sobrado aquí.

Sergio nos va a explicar una cosa, que está obsesionado.

Que es la menta y la hierbabuena. Correcto.

Es que nadie me hace caso con ese tema.

Mira que yo lo intento explicar.

Javier: "Cogemos la menta". No. No.

Yo os voy a explicar. Esto es la menta.

Menta viperina, que se llama. Esto de aquí.

Ya se ve que la hoja es más fina, más alargada,

mucho más oscura, más verde.

Con un olor a menta.

¿Sabéis el licor aquel de menta verde?

Pues de aquí se saca ese licor.

Y luego, esto de aquí, que tengo aquí...

Esto es lo más común, lo que tenéis todos por ahí en casa

o lo que veis en el mercado, o lo que crece en los huertos,

es hierbabuena.

La hoja es mucho más clarita. No es tan fuerte.

Es mucho más fina la hoja. No es tan robusta.

Y... ¡Oh!

Incluso me da un aroma un poco más cítrico

que la menta viperina. Vale, Sergio. Está bien.

No, que tenemos que cocinar. Tenía que explicar.

Aliñamos. Aceite de oliva.

Normalmente, se utiliza esta, que es la más común.

La hierbabuena. Si te dejamos solo,

haces un monólogo aquí. Había que explicarlo.

Porque tú siempre dices hierbabuena...

No. Tú dices menta cuando es hierbabuena.

Un poco de limón. Yo creo que todo el mundo

suele decir... Sí, sí, sí.

Menta. Yo siempre digo menta.

Sea hierbabuena o menta, yo siempre digo menta.

Vale. Aquí ponemos hierbabuena,

que le va muy bien al tomate.

Ya es un toque. Y ahora viene el pique.

El duelo. El duelo.

¿Tú cuál quieres? ¿Qué recipiente quieres? ¿Este o este?

¿Eh? Me da igual. Lo voy a filmar.

Me da igual. Este. Se puede hacer

con un recipiente que tengamos en casa duro,

o con este de silicona.

Yo lo voy a filmar. Aquí el secreto es el aguacate,

que se ha escondido. Lo tenía ahí debajo.

¡Eh! Lo he estado buscando,

porque digo: Si puedo, se lo quito.

El secreto: un aguacate que esté un poco duro.

No tiene que ser muy maduro porque cuesta un poco más.

Yo tengo mi aguacate.

Y aquí está el relleno. Entonces, vamos allá. Tú lo filmas.

Sí. Yo lo voy a filmar. Pues yo no lo filmo.

Pues no lo filmes. Pongo aceite en el molde.

Hombre, yo aceite debería poner también.

Un poco de aceite. ¿Tú no lo filmas?

Yo no. ¿Por qué?

Porque no me hace falta. Trae.

Porque lo vas a sacar con la mano.

Sí. Venga. Pues yo también.

¿Qué pasa?

Mira un momento... ¿Qué?

Aquel plato de allí.

No, no, Sergio.

Ahora, vamos a hacer tiras bien finas con el pelador.

Me ha quitado el aguacate bueno. Eso era importante.

Mira. Si quieres, hasta te lo cambio.

Venga. Cámbiamelo. No.

Cobarde. Bueno, primero quitamos la piel del aguacate.

Ya veis que está perfecto. Mira. Está muy bien.

También podría ser a cuchillo perfectamente.

Sí.

Yo lo que hago... Tú lo abres así y yo lo abro así.

Venga, para cambiar. Ábrelo como quieras.

Sacamos el hueso.

Fijaos. Ahora lo que voy a ir haciendo, son tiras.

Tiras de aguacate. Hago con el pelador.

Y yo tengo aquí ya una tira.

Y esta tira, lo que hago, es con cuidado,

la pongo aquí en el molde.

Y a partir de aquí... ¿Qué pasa?

Vale. No. Veo que lo haces bien. Yo saco la carne.

Fijaos. La carne entera. Le faltaría un poco de verde.

Pero está bien. De uno y de dos.

Ya decimos. Si no tiene un poco de resistencia...

Este está bien.

Y ahora hacemos tiras.

A mí este me cuesta. ¿Cómo lo has hecho?

(SILBA) Voy a hacerlo con el cuchillo.

Ahora tengo presión yo. (RÍE)

Yo lo hago con el cuchillo.

Veréis qué cosa más bonita queda.

Cortamos. Yo creo que lo mejor es el cuchillo.

Sí. Yo creo que también.

Entonces, dejamos aquí. Porque va a salir bien.

Siempre nos sale bien.

Sí, pero el mío va a quedar mejor. Ya verás.

Eso ya lo veremos. Es una presentación diferente.

Es una ensalada diferente, pero muy de verano.

Luego, al final, haces los moldes y ya ves.

Tampoco tiene tanta complicación.

Venga. Yo ya lo tengo. Voy a poner...

Ya habéis visto que la rapidez también cuenta.

Y lo que haremos, el resto de aguacate,

para aprovechar, para que vean que es cocina de aprovechamiento,

deberíamos ponerlo ahí. ¿Dónde?

En la ensalada. Dentro del relleno.

Bueno, voy a ser el primero en jugármela.

Como siempre, el mayor arriesga.

Fijaos. La pinta es brutal ya.

Porque ya tiene muy buena pinta esto.

Lo voy a cubrir, eh. Vale. Lo voy a tapar.

Un abanico, que ya casi tengo terminado.

Venga, aquí bien relleno. Y le voy a poner

una capa encima para cerrarlo,

para que no se me salga el relleno

y para aprovechar el aguacate. Yo también lo tengo.

No se trata solo de eso. Se trata del más bonito.

Entonces, ahí... Bonito yo lo voy a hacer.

Ya verás. Venga, ahora lo prenso bien.

Ya veis. Fácil, eh. No tiene complicación.

Vamos a rellenar bien. Le voy a dar la vuelta.

Y hacemos así. Es muy simple.

Es simplemente empujar de una esquina.

(SILBA) Y ya lo tenemos.

No te ha quedado mal.

Tranquilos, que todavía no he acabado.

Ahora, con los tomates le voy a dar el toque maestro.

Javier, ya te puedes...

No. Tranquilos, que ahora, al darle la vuelta,

esto va a quedar espectacular. Ya lo veréis.

Como un milhojas. Lo voy a poner aquí.

Vale. Me espero yo para que le des la vuelta.

Y luego emplatamos los dos juntos. Para que veas

que va a quedar perfecto. Le doy la vuelta.

Estate quieto. Tranquilo. No pasa nada.

¡Ay!

Le doy la vuelta. Lo despego.

Bueno, es también muy bonito y es diferente.

Está muy bien. Está muy bien, de verdad.

A mí me gusta también. Están los dos muy bien.

Vale. Vale. Ahora, tomates.

Vamos a poner los tomates.

Y ahora ya... No. Además, están bien.

Al final, lo importante es hacerlo...

Y yo los tomates los pongo irregulares.

Me gusta un poco... Yo me la he jugado.

Y yo también.

Me gusta hacerlo irregular. Aquí.

Así, que no estén todos los tomates iguales.

Vamos a hacer ahora un poquito de flor de sal y pimienta.

El de encima es para tapar. Es que la cocina es divertida.

Esto es diversión. Ponemos aquí un toque de pimienta.

Aceite de oliva, que es lo que le falta.

Yo le voy a poner un toque. Ahora sí.

Ahora sí le voy a poner menta.

Esto sí es menta. Yo también le voy a poner menta.

No. Yo le voy a poner hierbabuena.

Venga. Ponemos aquí y ya lo tenemos.

¡Tachán! Podéis votar, eh.

Siempre es verdad que gana mi hermano, ¿eh?

Pero podéis votar.

Votad y compartid el plato que os guste más.

Los dos son bueno, y bonitos.

Dos grandes ensaladas hemos hecho aquí.

Una quizás un poco más bella que la otra.

Pero están las dos bien en todo caso.

Vamos a ir con un solomillo de pavo con verduras y oporto,

y salsa de oporto. Muy bueno.

Voy a por el pavo. Sabéis que el pavo tiene

muy poca grasa, es una carne blanca,

que es muy saludable.

Y sobre todo más si la hacemos con verduras.

Ya sabéis que las verduras es un producto

por el cual tenemos debilidad y que es muy sano.

Y vamos a utilizar muy poca grasa en este plato.

Esto lo encontráis fácilmente en el mercado

y esta es la pieza del solomillo del pavo.

Claro, es que el pavo es muy grande.

Imaginaos la pechuga. La pechuga es así.

La pechuga es enorme.

Esto es el solomillo.

Es una parte tierna superbuena.

Y que encontramos muy bien de precio.

Y que como la piel es donde se concentra la grasa,

en la piel del pavo, y aquí normalmente el pavo

nunca se compra con la piel, pues es perfecto.

Lo marcamos. Ahora sal y pimienta

y vamos a dorar bien.

Aceite de oliva, sal, pimienta.

Es una parte muy tierna, ¿eh? Muy buena.

Y que se puede encontrar fácilmente

y muy bien de precio.

Y el pavo siempre es bueno

rustirlo, marcarlo, sellarlo, dorarlo.

Porque potencia mucho el sabor de la carne.

Esto lo quitamos ya, que esto ya está.

Y también que quede jugoso.

Vale, ponemos.

Y venga, a dorar. Marcar ahí a tope.

Tengo aquí cebolla, ajo y zanahoria,

que van a ser parte de las verduras

que vamos a utilizar para este salteado, ya veréis.

Pero también tenemos...

Tenemos esta fantástico y maravillosa coliflor,

que es más de invierno pero se encuentra todo el año.

Y le vamos a dar un toque también.

Que va superbién.

Vale, yo voy a ir picando la zanahoria.

Vamos a ir haciendo las diferentes verduras.

Yo voy a hacer juliana. Podríamos hacer la forma

que quisiéramos, cuadrados... lo que os sea más fácil.

Le doy una base para no cortarnos.

Y a partir de aquí ya es más fácil

ir haciendo estos bastones.

Mirad qué pintaza tiene, ¿eh?

No, es que es buenísimo. Esto es delicioso.

De verdad, producto que vale mucho la pena.

Tenemos también champiñón.

Bueno, el bimi, que sabéis que es un superalimento.

Bueno, sí, el bimi.

De la familia del brócoli. Correcto.

Que les llaman superalimentos y es un cruce

entre una col china y el brócoli.

Y saca esa maravilla que es ese ingrediente

tan apreciado y tan ya dentro de nuestras cocinas.

Yo creo que eso ya se encuentra fácil.

El tallo se come también. O sea, se come todo,

tanto lo que es la flor como el tallo.

Y el tallo es buenísimo, se come todo entero.

Lo que pasa es que lo vamos a poner bonito.

Y esto lo cortamos en dados.

Ya os hemos dicho que vendrá Virginia

a la operación Torres, que nosotros decimos,

que es la operación bikini.

Y yo creo que se va a poner contenta cuando vea

que trabajamos tanto la verdura.

Porque es una de las cosas que va tan bien.

Cebolla.

Y, Javier, ajo.

Ajo, que es lo primero que vamos a tener que poner.

Venga, cebolla, zanahoria, ajo.

Primero lo que más tarda o lo más duro.

Y luego ya lo otro.

Lo digo por Javi, no por vosotros.

Lo haremos por separado.

Primero el solomillo, que es lo que tarda más.

Y luego las verduras, el salteado de verduras,

que es... bueno, es bastante rápido.

Porque sabéis que a nosotros nos gusta la verdura

que quede un poquito al dente, el dente vegetal que decimos.

Ajo.

Venga, primero el ajo.

Que aquí lo tenemos.

Vamos a sofreír un poquito el ajo, la cebolla.

Y este supersolomillo. Huy, qué pinta tiene, Dios mío.

Pues vaya dorado pilla, ¿eh? Sí, sí, sí.

De vez en cuando hay que mimarlo.

Mimarlo quiere decir esto.

Lo vamos a escalopar luego.

Sí, ahora pondremos el oporto, porque vamos a...

a hacer una salsa pero aquí mismo,

en la propia carne.

Porque como le falta cocción.

Y además que lo hace más jugoso porque sabéis tanto

la pechuga del pollo como la del pavo

a veces queda un poco reseca y de esta manera

nos va a quedar muy...

Desengrasemos. Sí.

La parte de grasa que hay la voy a sacar.

La voy a poner aquí.

Vale.

Y ahora ya vino de oporto, que sabéis que se utiliza mucho

para aperitivo o para el final de la comida con los postres.

Es cuando se suele comer...

con los postres o más bien con los quesos.

Con el queso es con lo que mejor combina.

Ese toque dulzón tan bueno.

Con el pavo para hacer esta salsa es brutal.

Ponle, Sergio, porque va a reducir

y nos va a ayudar a ligar.

Vale, ponemos el oporto que va a reducir un poco.

Y poco de caldo de cocido, que van a reducir juntos.

Le damos cocción al solomillo de pavo

y reducimos la salsa y los alcoholes.

Vale, aquí ya tengo el ajo sofrito.

Ponemos la zanahoria y la cebolla.

Y ya simplemente es cuestión de ir salteando.

Ya veréis el jugo que queda aquí después,

que lo vamos a ligar.

Y eso luego para el solomillo de pavo es brutal.

Venga, ahí está.

Por un lado dejamos esto y dejamos esto.

Yo creo que Virginia tiene que estar

a puntito de llegar. Pues sí.

Hola, buenas. Hola, Virginia. Bienvenida.

Qué tal. ¿Cómo estáis?

Operación Torres, operación bikini,

llamémoslo como queramos.

Todos queremos estar guapos y bien en verano.

Danos las claves. Qué hay que comer,

qué no hay que comer.

¿Qué hacemos? ¿Qué hacemos?

Bueno, lo primero mantener la calma.

Eso es importante. Eso es un buen consejo.

Mantengamos la calma. Ante todo mantener la calma.

Sí, para no tomar decisiones precipitadas

y liarnos a la primera cosa

que se nos pase por la cabeza para perder peso.

Segundo, organizarnos a la hora de las comidas

y de las cenas, que suele ser el problema

que más esfuerzo requiere. O sea, pensar qué vas a comer,

qué vas a cenar, tenerlo comprado.

O sea, logística. Organización.

Organización. Es la clave del éxito.

Sí, es de lo más importante.

Y hacer deporte. Hay que hacer deporte.

Adaptado a las características de cada uno.

Estoy de acuerdo. Pero hay que hacerlo.

Teníamos alguien del público que quería hacernos

algunas pregunta. No sé quién de vosotros era.

¿Tú? Ven para aquí, no tengas miedo.

¿Cómo te llamas? Me llamo Iván.

Hola, Iván, bienvenido. Gracias.

A todos, ¿eh? Y a todas.

¿Esto tú cómo lo has planteado? ¿Has dicho:

"Voy a hacer para perder tantos kilos"?

¿Esto cómo fue? -Sí, más o menos miro...

intento llegar a un peso para sentirme bien y eso.

Ya no se trata de estético, sino se trata de encontrarse

bien en verano, la calor...

Muy bien. ¿Y tú el peso que te ibas planteando

llegaste hasta ese peso? -Sí, sí, sí.

¿O no te planteaste un peso? -Sí, he llegado varias veces

al peso, pero al final recupero esos kilos de más.

El problema es igual en el efecto rebote, ¿no?

Sí, correcto.

En general suele ser más práctico

no plantearse un peso de decir:

"Pues voy a perder tantos kilos."

Igual es más práctico proponerse metas que sean:

"Vale, pues voy a comer 3 raciones de fruta

porque no como nada de fruta, a ver si las puedo ir

incluyendo en mi día a día."

Más que nada porque así luego no hay estos problemas

tanto de efecto rebote. Es decir, cuando ya tienes

unos hábitos que ya empiezas a comer bien.

Porque luego suele pasar que cuando acabas una dieta

pues ya dices: "Bueno, yo ya he llegado al peso."

Ya me olvido. -Y ya nos podemos ir

de vacaciones y se acabó todo.

Porque... ¿cuántas raciones comes al día de fruta o de verdura?

Bueno, todos los días no como fruta.

El tema de las 5 raciones de fruta y verdura también,

que aquí sí que podemos explicar en qué consiste.

Porque hay veces que ración de fruta...

Una uva es una fruta, pero no es una ración, ¿no?

Entonces en este aspecto sí que os voy a enseñar,

que tenía aquí preparado...

Yo no sé si como 5 piezas de fruta al día.

Esto, y esto también me va a servir.

Entonces vamos primero a explicar

el tema de las frutas.

Con la fruta sí que lo tenemos más fácil,

porque con la fruta una pieza es una ración y ya está.

No ponemos pesos de frutas ni nada por el estilo.

En general no solemos poner pesos porque nadie

va a pesar 130 gramos de naranja, no tiene sentido.

Entonces una naranja, un plátano, una pera.

Luego, si son frutas más pequeñas como los kiwis...

Normalmente estos kiwis porque son pequeñitos.

Pero en este caso que son pequeñines pues tres kiwis.

Si son un poco más grandes pues dos kiwis,

dos mandarinas, dos o tres ciruelas.

Según lo grande que sea. Esto sería equivalente.

Y luego si no s vamos a frutas desecadas,

que también se pueden tomar, tenemos los orejones,

que son albaricoques.

Entonces consumiríamos... ¿También cuenta como fruta?

Sí, cuenta como fruta también. Ah, cuidadín.

Se puede consumir una ración como orejones.

Entonces aquí el truco es que consumiremos

el mismo número que consumiríamos en fresco,

que serían unos 3 o 4. Ahora, es más fácil consumir

5 piezas de orejón que no de... Es más cómodo.

Por tiempo también. Para gente que tiene

poco tiempo es una posibilidad.

Y la verdura sería dos raciones,

que normalmente las solemos incluir en comida o en cena.

Si es un gazpacho, cremas o purés, sería un bol.

O sea, un vaso o un bol típico de 250.

Un bol, un vaso de crema,

de puré, de gazpacho, de verdura líquida.

Y si lo tenemos como verdura como tal, yo suelo sugerir

unos 200 o 250 gramos por lo menos;

es un mínimo, no es un máximo; por lo menos de verdura

en comida y otros tantos en cena.

¿Todos los días? Sí, sí, todos los días.

Todos los días absolutamente. Sí, sí, es...

Sí, que eso podría ser medio brócoli,

o media romanesco.

Coliflor. Sería una cantidad similar.

O coliflor por ejemplo.

Y luego si hacemos ensaladas sí que es importante

que quizá de hojas sólo pusiéramos si nos da por pesar

unos 50 gramos, que es la típica media bolsa

de brotes finos o la ensalada que nos guste.

Y luego hasta llegar a los 200 con que pongamos

un pimiento, un pepino o un tomate de estos grandes

ya llegamos perfectamente. Tiene muchísimas vitaminas.

Entonces al final a lo tonto así se suele llegar

a casi o bien cerca de un kilo

de entre fruta y verdura al día.

Claro, si comes eso ya hay cosas que ya no comes.

No, claro, claro. Hay que quitarte otras...

Porque no cabe todo, exactamente.

Entonces por un lado es comer lo que es sano

y lo que queremos que se vaya a mantener

el resto de nuestra vida, que suena un poco de sentencia.

Y gracias a eso dejaremos de comer otras cosas

que no nos convienen, que con eso sí que no tenemos

tanta duda el resto, ¿no?

Comamos fruta, comamos verdura. Vamos a seguir con el pavo.

Gracias, Iván. Gracias.

Adiós, hasta luego. Bueno, seguimos aquí...

Ya está, ya lo tienes todo. No lo habéis visto pero...

porque ellos estaban ahí, pero yo lo he hecho todo.

No sé si lo habéis visto. Por una vez.

Por una vez, menos mal.

Ya tocaba. Yo lo he hecho todo.

Tenemos las verduras, que he puesto si os fijáis...

he puesto la coliflor cortada pequeña,

el bimi,

el champiñón.

Y está todo bien cocinado.

Ya teníamos la cebolla, la zanahoria.

Al fin y al cabo, diferentes verduras

como decía Virginia. Y mientras más, mejor.

Solomillo. Está bien cocinado el solomillo de pavo.

Ahora lo voy a cortar.

Sergio, tú vas a ligar la salsa.

No me digas que le ponga

mantequilla después de haber visto a Virginia.

Un nuez de mantequilla aquí va superbién.

No, porque todo lo que hacemos por un lado

lo quitamos por el otro.

No tiene sentido. No le ponemos mantequilla.

La ligamos y ya está.

No lleva mantequilla.

Vale, yo voy a filetear este solomillo.

Sabemos que son carnes... Está bien reducida.

Mirad, carnes que tienen que estar bien cocinadas.

El pavo crudo como que...

Y esta está bien cocinada, pero está jugosa. ¿Por qué?

Porque lo hemos cocinado en la propia salsa.

El solomillo ha sacado todo el jugo dentro de la salsa.

Y la salsa ya os digo yo que está espectacular.

Venga, ¿dónde emplatamos? Aquí, ¿no?

Vale. Venga.

Es que el blanco estaba mirando...

Es importante el color y a veces uno no sabe...

Yo estaba mirando el color de la carne.

Si es más blanco entonces cojo un plato más oscuro.

Y si no, pues mira, tengo este de aquí.

Os digo yo que es un festín.

También es bonito.

Vale, Sergio, las verduras. Ponemos las verduras de base.

¿Has probado de sal y todo? Sí.

Puedes probar, pero ya he probado.

Hay que probar siempre, ¿eh?

Probar, probar y probar. Dos mejor que uno.

Mira, yo tengo otro plato que me gusta más.

Vamos a lucirlo.

Yo esto me lo como así y soy feliz, ¿eh?

Para que veáis la importancia de las verduras.

Eso ya es un plato de verduras fantástico.

De base una buena cama de verduras.

Y ahora os voy a enseñar una manera de poner

el solomillo que os va a encantar,

porque le da mucho más volumen y es muy interesante.

Aquí tenemos este supersolomillo.

Y lo que hacemos... Veis que está así, ¿no?

Dices: "Bueno, si tú lo estiras es bonito."

Pero si le damos la vuelta...

y vamos poniendo así.

Veis que le doy la vuelta, ¿eh? Completamente al revés.

Queda precioso y le da mucho más volumen a la carne.

Hey, esto está bien, ¿eh?

Se lo enseñé el otro día.

Queda muy chulo, queda muy bonito.

Y ya veis que la cocción de la carne está impecable.

Presentación espectacular.

Ya veis que con un solomillo de pavo.

Vale, y aquí ahora salsear.

Que veis cómo ha quedado la salsa. Brutal, ¿eh?

Rápido, fácil. En tiempo real.

O sea, que no cuesta.

Voy a poner algo de verde por poner.

Hombre, por poner no, Javi, porque le va.

Pero es que no le hace falta mucha cosa tampoco, ¿eh?

Veis que queda lacado con la salsa y todo.

Bueno, es un plato de lujo. Pero al alcance de todos.

Al alcance de todo el mundo. Ahí está.

No le pongo más porque ya no tengo más.

Ensalada de sardinas con espina y todo,

aguacate, tomates, apio, de todo le hemos puesto.

Y es superfresca y muy de verano.

Y solomillo de pavo con unas verduras.

Que hay que comer verduras.

Siempre hay un buen motivo para cocinar

Y nos vemos en el próximo programa.

Os queremos. Adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Aguacate con sardinas y solomillo de pato

Torres en la cocina - Aguacate con sardinas y solomillo de pato

04 jul 2018

Hoy Javier y Sergio preparan una ensalada de aguacate y sardinas, muy nutritiva y un solomillo de pavo sano y ligero. Virginia Gómez nos analiza las distintas dietas.

ver más sobre "Torres en la cocina - Aguacate con sardinas y solomillo de pato" ver menos sobre "Torres en la cocina - Aguacate con sardinas y solomillo de pato"
Programas completos (704)

Los últimos 2.300 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios