www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4960992
Para todos los públicos Torres en la cocina - Acelgas gratinadas y conejo con chocolate - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

Bienvenidos a "Torres en la cocina".

¿Qué se celebra el 2 de febrero? Os voy a dar una pista:

en Estados Unidos es el Día de la Marmota, la marmota Phil.

Aquí es la Candelaria. Exacto.

Estamos en el ecuador del invierno y se celebra la Candelaria,

que predice cómo va a venir la próxima primavera.

Por eso, vamos a hacer dos platos de temporada total,

porque empezaremos por acelgas gratinadas, producto de temporada.

Después, haremos conejo con chocolate y vendrá David Arango

a explicarnos muy bien el tema de la Candelaria y el tiempo.

Es interesante, me parece... Sí, porque...

El tiempo, antes, se predecía así.

Nuestro oráculo es David Arango, que vendrá a explicarnos

a ver qué predicciones tenemos para esta primavera.

Vamos a hacer la base. A ver cómo va el tiempo.

La base será un sofrito de puerro, zanahoria y ajo.

Exactamente. Vamos a usar puerro.

Son platos ideales para estos días de frío

y, sobre todo, porque son verduras y hay que comerlas.

Acelga: productazo de temporada. Totalmente.

Hay que consumir verduras y, además, económico,

lo tenemos en el mercado al alcance de la mano.

Vamos cortando bien pequeñas todas las verduras.

Voy con el puerro.

Yo voy con el ajo, le pondremos bien de ajo, de puerro y cebolla;

¡ay!, le pondremos zanahoria.

A nosotros nos hacían de pequeños muchísimas.

Muchísima acelga. Pero muchísima, ¿eh?

Y nos encantaba, porque de pequeños la comíamos.

Nos la hacían de mil maneras: hervida con patata, buenísima;

salteada con algo de jamón o de chorizo;

salteada con algo de jamón o de chorizo;

también, nos las hacían gratinadas, parecida a la que vamos a hacer.

Además, es una plato muy económico y si os fijáis en estas acelgas,

luego entraremos en ellas, son... Tiernas.

Son supertiernas, se ve que son pequeñas,

no son aquellas acelgas grandes, que da igual, son buenas siempre,

grande y pequeña. Esta es tierna, es muy buena.

Vale, tengo... ¿empiezo yo? Empieza tú, voy con el ajo.

Aceite, sartén...

Son de estos platos fáciles, ¿eh?, son un buen entrante.

Encima, gratinado con el queso... Buenísimo.

Eso nos recuerda... Me traen recuerdos de infancia.

Ahí está, ponemos el ajo.

Vamos a saltear con el puerro, que tiene Javier, y zanahoria.

El puerro le da ese toque... A veces, ponemos cebolla

y, a veces, ponemos el puerro, que es más suave.

Va muy bien para estos platos.

Es más suave y, luego, es mucho más cremoso;

siempre es mucho más de invierno, también,

que la cebolla, diríamos, ¿no?

Ajo, puerro... Y, encima, no pica,

no pica a los ojos, no te hace llorar como la cebolla.

Eso, también.

Lo de la marmota es muy curioso porque, por lo visto,

si sale de su madriguera y hace sol y le da la sombra a la cola,

dicen que hará frío; y si no le da sombra a la cola

dicen que hará calor, digo yo, ¿no?

La verdad es que yo no lo entiendo. Nunca lo he entendido.

Yo tampoco.

El tiempo nos afecta muchísimo, afecta muchísimo a todo:

al cultivo, a nosotros... Totalmente.

A todo, en general, es importante saberlo.

Los cambios bruscos de clima yo los noto.

¿Cómo los notas? Pues, en...

En el frío, tienes más frío o más calor.

En mi cuerpo, en mi cuerpo los noto.

Vamos a ponerle un poco de chicha, fijaos lo que hemos encontrado.

Longaniza. Preciosa, fantástica, está curada.

Esta nos va a servir para darle un poco de potencia.

De chicha, que sabéis que nos gusta.

Eso es longaniza seca, longaniza seca que...

Que mirad qué pinta tiene. Podría ser otro embutido. Pintaza.

Le da un toque... También, para los macarrones,

al sofrito de los macarrones la longaniza le va perfecta.

Vamos a cortarla en daditos, le quitamos la piel

y la cortamos en dados.

Esto ya es otro toque diferente. Podría ser...

Salchicha, salchichón. Jamón... Exactamente.

Cualquier tipo de embutido que tengamos le viene bien.

A veces, tenemos puntas y esto le va genial.

Y corto en daditos pequeños.

Exactamente, lo cocinaremos aquí.

Siendo la acelga tan pequeña, la hemos visto en el mercado

y hemos dicho: "Danos la pequeña tan verde con tanta clorofila".

Así hay que limpiar poco, cuando la penca es más grande debéis,

para los que no son grandes consumidores de acelgas,

debéis cortar la penca y, luego, lo que se suele hacer

es quitarle los hilillos, estos que veis aquí.

A esta no, solo se los quito para que lo veáis, ¿eh?

Porque estos son tiernos y no se le quitan estos pelos.

Si fuera más grande, sí. Eso, exactamente.

Esto es muy tierno, es como mantequilla, muy tierno.

La vamos a cortar en bastones, porque la vamos a gratinar.

¿Cómo andamos de hambre, público?

(ALGUNOS) Bien, bien. Amigos, amigas.

Pues vamos a ponerle. Hay hambre ya.

Ahí, ya ponemos esto dentro.

Qué buena es la acelga, pero no solo las pencas,

sino, la hoja, también. Las más tiernas las retiro

porque las vamos a utilizar, las vamos a saltear,

las vamos a poner ahí a cocinar.

Esto es un manjar, las hojas las dejaremos más enteras,

porque la hoja se consume más entera.

Vale, las acelgas, lo que decías, algo de hoja y algo de tronco.

Sí. Sobre todo, lo que más... Tronco y hoja.

Lo que más ponemos es tronco y, luego, hojas,

son las tiernas que tengo aquí.

Le vamos poniendo de todo, porque todo es bueno.

Las acelgas y las espinacas, ahora, están tremendas.

Superbuenas. Buenísimas.

Este plato se podría hacer con espinacas.

Fijaos qué tenemos aquí, le pondremos vino blanco seco

y, luego, le vamos a dar un toque de vinagre.

Eso viene de nuestra abuela, de nuestra infancia;

terminar esa patata a lo pobre con un poco de vinagre

o esa verdura, al final, seguro que lo hacéis en casa,

darle, al final, un toque de zumo de limón o vinagre,

porque le aporta acidez, le va muy bien, le aporta un toque.

Se lo vamos a poner.

Vamos a ponerlo aquí, primero ponemos las acelgas,

que voy a poner alguna hoja. Pon, pon.

Pon las pequeñitas y las otras me las guardo para un salteado.

Fijaos qué colorido, qué color.

Qué plato más sano, ya te está diciendo que este plato es sano.

Venga, perfecto, ahora sí; toque de vino blanco,

subimos el fuego a todas pastilla.

Parece que David nos trae hoy un...

Una cosa que nos va a sorprender a todos.

Un experimento. "Un experimento"

Toque de vino blanco;

toque de vinagre sin pasarnos, solo para darle acidez.

Luego, el vinagre, casi, no se tiene que notar.

Ahí va, además, esto se pocha rápido.

Ahora le voy a poner crema de leche que tengo aquí detrás,

es opcional, ¿eh?, pero, bueno, unas acelgas a la crema...

Y gratinadas, os digo que va perfecto.

Ahora vamos a dejar... Son cosas que van bien, muy bien.

Vamos a dejar que reduzca. Van de la mano.

Que cocine, que reduzca.

Un poco de sal y pimienta, que no le hemos puesto.

Voy a preparar unas tostadas porque lo acompañaremos con ellas.

Cuidado, no nos pasemos con la sal que tiene la longaniza

y sabéis que la longaniza es un producto curado

y todo lo que sea curado tiene su parte de sal.

Otra cosa que no puede faltar...

¡Piñones!

Los piñones se los ponemos fuera del fuego.

Los piñones van muy bien.

Aquí tenemos pan y vamos a hacer unas tostadas

para acompañar, las vamos a hacer muy fáciles;

con un poco de aceite de oliva, sal y pimienta,

y las vamos a gratinar, ya que tenemos el gratinador

para las acelgas, lo aprovechamos para el pan.

Después, le pondremos algo de hierbas, que le van.

Vamos a limpiar para tenerlo todo bien pulido

y, luego, las pondremos en una bandeja.

Tengo un parmesano magnífico. El queso lo tengo aquí, Sergio.

Lo tienes aquí, vale. Parmigiano Reggiano.

Las tostadas más fáciles del mundo y que a mí me fascina hacer;

el pan tostado en una bandeja o en una placa para el "grill".

Aceite, romero, tomillo... Exactamente, hierbas.

Le ponemos muchas hierbas y cogen una magia tremenda;

estamos hablando de unas tostadas de pan sin más.

Esta verdura se cocina rápido, porque, la verdad, esta acelga

que tiene la penca tan pequeña, la cocinamos directamente;

si no, normalmente, se hierve, primero, y, luego, se saltea.

Así, las vitaminas las guardamos aquí dentro.

Aceite de oliva, un poquito de sal, un poquito de pimienta.

Y, ahora, tiramos de despensa, que tenemos...

Mira, yo cojo tomillo y orégano.

Yo cojo salvia. Orégano fresco.

Hierbas abundantes, lo que tengáis;

si no tenéis fresca, siempre lo decimos, secas.

Es una forma de tunera el pan, así le damos nuestro toque.

Vamos a picarlas todas juntas.

Veis que ya va reduciendo y se van integrando

todos los sabores. Lo voy a probar para ver cómo está de sabor.

La verdad, creo que es un plato que lo hemos comido todos

alguna vez.

Es que ya es bueno así, esto ya está.

Es un plato familiar. Qué bueno.

Es un plato casero.

Y con el gratinado, ya... vamos... Quedará de escándalo.

Mirad ahora, pongo las hierbas

encima del pan. No sé si poner aquí o aquí.

Y esto es delicioso cuando tuesta el pan

y coge todo el aroma de las hierbas.

Bien tostado, bien torrado, te comes las acelgas

y te acompañas con el pan tostado.

Es perfecto. Lo que hacemos ahora

es ponerlo en una bandeja

tal cual, eh, esparcirlo bien

y ahora, bien de queso rallado, sin miedo.

Lo pongo aquí, directamente, mirad qué pintaza.

Ya está, si no tiene nada,

son de estos platos fáciles que menos es más.

Yo en el gratinado me gusta abundante queso.

Este es un parmesano, pero podría ser un manchego

o un emmental, vale, ya está. Venga, vamos al horno.

Me lo llevo para el horno.

Ahora, limpieza aquí, ligeramente.

Venga, y vamos a esperar que se gratine.

Y es el momento de recibir... Qué pasa, David.

Cómo estás, amigo. Ya no necesito

que me invitéis a entrar. Estás en tu casa, claro.

Vengo a hablaros del frío, del hielo y traje un experimento.

Me dijeron que calentase agua, ¿es para ti?

Sí, para el final, déjala ahí todavía, déjala.

Vale, dinos. Os hablaré sobre cómo combaten

los agricultores, una de las personas que más

obsesionadas están con las heladas, cómo combaten en una situación

de frío muy intenso se le congelen los cultivos.

Ostras, interesante. Hay tres métodos, sobre todo.

Recordáis en el mes de febrero allá por, el mes de enero, perdón,

allá por el 10 de enero, tuvimos una entrada de aire

muy frío, pero muy seco en la península, sobre todo,

en el noreste de la península, Cataluña, Aragón, entró aire

muy frío y muy seco y no producía escarcha

sobre las plantas. Esto provoca que el agua

que contienen las plantas se congele, se formen cristales

dentro de las plantas, esto rompe la estructura

de la planta y cuando amanece por la mañana y pega el sol

la planta está muerta, negra. O sea, es peor que no haya humedad

que venga el frío sin humedad. Es peor que no haya humedad

de hecho, una solución que usan los agricultores

para evitar la congelación de las plantas en estos casos

es darle a los aspersores, riegan todo el cultivo

y esto provoca que cuando ese agua que ellos echan

a las plantas pasa a formas sólidas, se congela,

se libera un calor, es un proceso exotérmico,

se libera calor, el calor latente por el cual se convierte

el líquido en sólido, de solidificación, y eso hace

que la planta caliente un poco y esa propia escarcha

protege a la planta y así conseguimos que al día siguiente

esa planta no esté muerta. Es algo supercurioso

lo de la helada negra y cómo evitarla.

Otro sistema que se usa también, el de con velas o recipientes

que lleven algo que sea inflamable,

se va haciendo fuego en los cultivos para que genere

un movimiento vertical de aire y se mezcle el aire porque

lo que, normalmente, ocurre es que en situaciones

de estabilidad total, de anticiclón donde la atmósfera

no se mueve, como el aire frío

es más denso, se coloca en las capas bajas.

Se provoca la inversión térmica, hace más frío en el fondo

de los valles que en las cumbres de las montañas.

Y hoy os he traído una atmósfera estable donde las haya.

Es decir, una pecera, aquí un poco de corriente

por el aire acondicionado y tal entonces quise aislar una parcela

de aire para que no le afecte esas corrientes que tenemos

en el plató y he traído frío

y lo traigo en forma de hielo seco.

Voy a sacar de aquí un poquito, espera,

voy a colocarme antes los guantes.

Es peligroso esto, ¿no? Vienes preparado.

Fíjate, este hielo está a una temperatura inferior

a menos 78,5 grados.

Bricometeo. Te puede quemar.

Te puede quemar los dedos, no lo tocaré, lo cogeré

con una cuchara, pero por si acaso

nos ponemos aquí la seguridad

que estamos en la tele y hay que dar ejemplo.

Es curioso, es curioso. Ahí va.

Y cojo un poco de este hielo seco, un poco.

Vale, y usamos esto, ¿me traes el agua caliente?

Mira cómo suena. Ostras.

-Dice el público: "Ostras, ostras".

Agua caliente. Si ponemos agua caliente

aquí ahora empieza... Vale, dejo esto aquí,

agua caliente, ¿me echas un poco aquí?

Vale. Cuidado, que está bien caliente.

Ahí está. Vale así, vale así.

Vale, y ahora vamos a echar este hielo seco, lo que hacemos

con el agua caliente es que, rápidamente,

pase de estado sólido a estado gaseoso,

es decir, sublimación, no pasa por líquido.

Estás de foto. Vale, me las quito.

No, no, te quedan bien. Debajo del agua o arriba.

Da como más interesante, más...

Pues empezará a salir, ahí está.

Guau. Qué bonito.

Vamos a hacerlo así, lo que quiero crear es el efecto,

es el efecto de hielo y vamos a poner aquí

el hielo.

Bueno, esta es una atmósfera estable, por lo tanto el frío

se va a depositar en la parte más baja,

en mi cultivo. Yo soy asturiano, aquí antes

aparecían mis manzanos, los planté ahí y desaparecieron.

¿Qué hacen los agricultores en situaciones de estabilidad

con anticiclón donde la atmósfera no se mueve?

Pues generan ellos el movimiento, es decir, colocan grandes

ventiladores en los cultivos y mezclan las capas más altas

de la atmósfera que son las más calientes

con las más bajas que son las más frías.

Claro, mover el aire. Es decir, hacen esto.

¿Qué conseguimos? Que poco a poco, bueno aquí

no sale, pero poco a poco, aquí debería ir viéndose

mi plantación de manzanos y el frío lo sacaríamos

de las capas más bajas de la atmósfera,

ahí vemos cómo sacamos el frío y esto lo hacen en los cultivos,

es decir, alguna vez veremos, sobre todo, en las viñas

veremos cómo hay grandes ventiladores colocados

en medio de las plantaciones y dices: "¿Esos ventiladores

es para cuando tienen calor?" No, es para cunado hay heladas

mover y mezclar las capas más altas de la atmósfera

con las más bajas. ¿Y las predicciones

de la marmota o la candelaria cómo ves eso

tú que eres un hombre del tiempo?

Tengo 10 tornillos en el tobillo

y aciertan más mis tornillos que la marmota esa.

Eso no vale para nada, es folklore, está muy bien

y ellos tiran de esa cuerda porque le ha dado una publicidad

al pueblo de Punxsutawney en Estados Unidos impresionante

se habla de él en todo el mundo, pero hacer pronósticos

a medio-largo plazo, es imposible y los únicos

que sabemos esto, diréis: "Claro, qué va a decir",

somos los meteorólogos. Y fiaros de los meteorólogos,

los profesionales que trabajamos con ciencia,

con modelos, con físicas, con matemáticas, pero el tema

de las observaciones vale para dos, tres días,

pero nada. O sea, lo de juanete y eso no va.

Olvídate. Bueno, pues había que saberlo.

Oye, muy, muy interesante. Saco las acelgas que se me pasan.

Corred. No te vayas muy lejos.

Me quedo a probar eso. Gracias.

Vale. Venga, y el pan también.

Sí, Sergio, ven.

Mira, tú te llevas el pan y yo me llevo las superacelgas.

Venga. Vaya pinta.

A ver, pon aquí las acelgas.

Y yo pongo aquí el pan, así como más rústico.

Uf, madre mía. Oh.

Qué cosa más deliciosa, más buena y más sencilla.

Sí, no habías puesto piñones aún. No.

Se los pongo ahora, vamos a poner piñones.

Súper. Vale.

El pan.

Esto es temporada total.

Acelgas gratinadas con pan. Y hierbas.

Y ahora, vamos a ir con un guiso de conejo con chocolate,

con chocolate, ya veréis, sorprendente.

Bueno, bueno también y fácil de hacer.

Bueno, ideal también para estos días.

Esto lo ponemos aquí, que ya tenemos el primero,

vamos a por el segundo. Tenemos el conejo troceado.

Troceado a lo grande, lo trocearon en la carnicería.

Ya sabéis que es carne blanca con muy poquita grasa.

Muy sana, el conejo es supersano y ahora ponemos aceite,

vamos a salpimentar

y a dorar bien. Yo voy picando cebolla.

Importante el paso de dorar superbién.

Y apio, doraré cebolla y apio.

Es una regla básica. A cortar.

Básica de un buen guiso, primero, sal y pimienta.

Eso también.

Y eso y bien doradito, cuando coge el dorado,

coge mucho más sabor y luego, sabe diferente.

Sabe mucho mejor.

Bueno, hay que comer variado, siempre lo decimos

y la carne de conejo, pues, bueno, es muy buena.

Y no sé si se consume tanto. Sí.

Consume, ¿veis? Es un conejo entero

lo que hemos hecho que nos corten.

Vamos poniéndolo y doraremos por las dos partes.

Bueno, pues para todos aquí que llevemos.

Y voy a salpimentar un poco más por aquí.

Perfecto.

Ahí está. Curioso lo del tiempo

y las predicciones también. Mucho.

En el Pirineo, uno de los años... En 1952 o por ahí, más o menos.

56, en el 56 que fue en la década de los 50

que hubo entradas de aire muy frío en un punto del Pirineo

se llegó a 32 grados bajo cero.

Buah. Es el récord en España

de frío que ha hecho aquí.

O sea, me parece alucinante aunque dicen que también

en Rusia hay un pueblo que, normalmente, viven

a 32 bajo cero, inhóspito,

está superapartado y de nombre impronunciable,

no me voy a acordar porque lo quise aprender,

pero no fui capaz y llegaron

a los 62 grados bajo cero.

El récord es 62 bajo cero O sea, no se puede salir.

No puedes hacer nada. Yo creo que no.

62 grados es la leche. Eso ya me parece increíble.

Se te tiene que congelar el moquillo y todo.

Bueno, veis que va cogiendo ese color tan bonito,

tan dorado, tan...

Vale. Dorando y sacando.

Una vez esté bien dorado, vamos sacando.

Vale. Y ahora vamos a hacer la marca.

Una vez esté dorado el conejo, hacemos la marca.

Bueno, ya veis. Cebolla cortada finita.

Y luego, también el apio.

Le va perfecto. Le vamos a poner una hoja de laurel,

que sabéis que todo lo que sea hierba de monte,

le va al conejo.

Otro toque que le daremos,

es piel de limón. Muy bien.

Aquí cebolla y apio.

Mirad qué color más bonito coge.

Pues eso después se transmite en sabor.

Por eso es importante dorarlo bien.

Vale. Primer paso: perfecto.

Decían eso de que no te den gato por liebre.

Yo ya lo he dicho alguna vez.

Nosotros tenemos un libro de nuestra abuela,

debe ser de la posguerra o de la guerra, o yo qué sé.

Un libro muy antiguo.

Lo llevamos a arreglar porque la hoja se deshacía y todo.

Un día lo traeremos. Un día lo traeremos.

Una de las recetas era el gato guisado. O sea, tal cual.

O sea, ya no te va ni al conejo. Ya era el gato.

Igual era salvaje. No sé.

O del vecino. No sé.

Bueno, vamos a poner aquí hoja de laurel

y piel de limón.

Está muy fuerte la cebolla.

A mí nada, ni me he inmutado. No, claro. No lo haces tú.

La he picado yo. Ya. Pero el azufre sale

cuando se cocina.

Ahí está. Venga.

Vale.

No hay dolor, Javier. Verdura.

Aprovechamos cualquier guiso para poner verdura.

Apio, cebolla, las patatas.

Estas patatas primor son muy buenas.

Esta es una patata monalisa, pero que se recoge mucho antes.

Y se le llama patata primor.

Es que si no, podría ser patata chascada.

Patata chascada, cortada a dados, a cubos.

Como queráis. Lo bueno que tiene

es que si la cocéis con la piel, luego queda muy cremosa.

Y a piel nos aguanta. Y las vitaminas están en la piel.

Que siempre lo decimos.

Las patatas las voy a poner ya y que vaya dorando todo.

Las patatas sabéis que tardan un poco.

Y es buena la patata cuando está bien mantecosa, bien cremosa.

Sí que nosotros somos más de calor que de frío.

Nos gusta más el calor. Pero cuando hace mucho calor,

estás deseando que llegue el frío.

Y cuando hace mucho frío, estás deseando que llegue el calor.

Nunca llueve a gusto de todos.

Por eso están bien las estaciones,

porque tienes ahí un equilibrio de calor, de frío.

Vino rancio. ¡Oh!

Nos encanta el vino rancio. Vamos a echar un buen chorro.

Dejamos evaporar. Es un vino seco.

Un vino rancio no es que sea rancio, que está arranciado.

Sino todo lo contrario. Es un vino seco buenísimo,

que para guisar va muy bien.

Volvemos a poner el conejo.

Ahí, bien colocado, que tiene esta cama fantástica.

Ahora vamos a guisarlo con caldo de ave.

Siempre tenemos caldo de ave o caldo de cocido,

"fumet" en la nevera y caldo de verdura.

Si tenemos eso, nada puede pasar.

Que venga el frío. Que venga, que estamos bien.

Te haces un platito de sopa y ya está.

Y te puedes reír. Te ríes de todo, vamos.

De los 35 grados y de los 60 bajo cero.

Vale. Vale. Vamos a poner el caldo.

Este va a ser el primer paso.

Ahora lo vamos a dejar cocinar tapado 30 minutos.

¿Y dónde está el chocolate? Pues tranquilos.

El último paso y sorprendente. Venga, vamos a guisar.

Ha cocinado 30 minutos. Fijaos. ¡"Chan"!

Bueno, la patata está bien cocinada.

Ahora vamos a darle el golpe de magia total, total.

Bueno, vamos allá. Vamos a hacer un majado,

pero muy especial. Primero: ajo.

Exacto.

Almendras. Y aquí es donde vendrán

unos picos de pan también, que le vamos a poner.

Un poquito de aceite.

Y ahora ya es terminar el guiso, ligarlo bien, que queda buenísimo.

Esto le da... Se puede hacer incluso con pollo.

Hombre, claro. Sí, sí.

Y un poquito de perejil. Lo vamos a freír también.

Porque frito queda mucho mejor.

Para el majado, puede ser crudo o frito.

Pero frito queda muy bueno.

Ya veis. Y luego entrará el chocolate,

que de verdad que es un majado fantástico

y diferente y combina superbién.

Es un toque, evidentemente. No hay que pasarse.

Pero un toque es muy bueno. Es una forma.

O ponerle un toque de miel, o ponerle azúcar.

Pero nosotros le ponemos chocolate.

Además, un chocolate amargo, un 70% de cacao,

que es lo que le va. Le pondré el perejil.

Venga. Fijaos que tenemos también unas uvas.

Que también le vamos a poner unas uvas luego,

al final de ese guiso. Voy a ir cortando ya.

Lo bueno es cuando... Paciencia, eh.

La cocina sabéis que es tiempo. Cuando el ajo está bien dorado.

Las almendras también, la almendra marcona,

de aquí, de la tierra.

Y cuando esté bien dorado es cuando lo vamos a picar.

Le voy a dar un poco de caña. Un majado bien hecho,

si está bien hecho, le aporta textura,

porque te va a espesar el caldo,

y también sabor, que le va muy bien.

Ojo al poner el perejil porque como tiene mucha agua,

sabéis que salta. Yo siempre pongo

un poquito de sal en el fondo.

Está el truco de...

(Risas) Hombre, tampoco...

Siempre salta y ahora no.

Pongo sal. Aunque vaya a poner chocolate,

siempre pongo sal para que no salte todo por los aires.

Vale. Ya está. No ha saltado mucho.

Vale. El chocolate.

¿Y cuánto pongo de chocolate?

Si no tenéis la medida, que os la vamos a dar,

poned primero poquito y le vais añadiendo más.

A ver, Sergio, que voy a ponerlo. Adelante.

Ponemos perejil, ajo,

que está bien dorado ahora. Ese es el punto.

Ese es un punto importante. Ya he puesto el chocolate.

Ponemos los picos de pan.

Y ahora, triturar. Voy a poner más, que pan le va perfecto.

Como ya está tostado y bien crujiente... Pon las uvas.

Voy. Ahora ya están cortadas.

Paciencia para picarlo bien el majado, que quede bien fino.

Porque esto nos va a servir como ligazón.

Y yo, ya que lo voy a hacer bien, le voy a quitar las pepitas.

Esto es deporte. No cuesta nada.

Para mi brazo.

Si te cansas, avisa. Qué me voy a cansar.

Esto, vamos, lo hago yo...

No puedes más. Qué va.

Yo pondría primero el majado y, prácticamente, al final,

pondría el agua. Ya está bien majado.

Cuando ya no puedes más, es que ya está.

Ahora vamos a diluir, como decíamos.

Un poquito de este jugo fantástico,

que tiene el toque de limón. Huele superbién.

El limón le da un toque a este guiso.

La piel de limón. Diluimos.

Perfecto. Ya está.

Ya coge un color, bueno, pues color a chocolate.

¡Uf! Huele de maravilla, eh.

Y ahora ya repartimos

este superguiso.

Qué maravilla el mortero. Qué invento de la humanidad.

Por cierto, el otro día

me regalaron hecho a mano fantástico.

Lo tengo que traer.

Vale. Ahora movemos bien. Sergio, las uvas.

Venga. Ahora sí ponemos

Las uvas cortadas. Un minuto.

Voy a preparar un poco de hierbas que tenemos aquí.

Ese punto dulce que va tan bien de la uva.

Y hay que probarlo siempre.

Tiene una pinta esto ahora... Espesó un poco más.

¡Hum! Buenísimo.

Y el chocolate amargo le da ese toque tan bueno.

De verdad que es un plato muy equilibrado, muy bueno.

Suficiente. Perejil y cebollino.

Bueno.

Yo digo "perejil y cebollino", que a mí me va

y es lo que tengo aquí. Estas acelgas aquí al lado.

Porque esto es un primero y un segundo de superlujo.

Ya veis, estas acelgas tan buenas gratinadas

y este guiso de conejo, que es económico

y diferente el toque de chocolate.

El majado le da la diferencia.

Ahí está.

Qué programón dedicado a vosotros y al tiempo.

No sé si lo predeciremos, pero comeremos bien

con este conejo guiso con patatas y chocolate.

Y unas acelgas gratinadas de toda la vida,

pero es un platazo buenísimo.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Nos vemos en el próximo programa.

(CANCIÓN) #En este invierno dulce.#

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Acelgas gratinadas y conejo con chocolate

Torres en la cocina - Acelgas gratinadas y conejo con chocolate

31 ene 2019

Hoy Javier y Sergio preparan unas acelgas gratinadas a las que nadie se podrá resistir y de segundo un conejo guisado con una exquisita salsa con chocolate.

ver más sobre "Torres en la cocina - Acelgas gratinadas y conejo con chocolate" ver menos sobre "Torres en la cocina - Acelgas gratinadas y conejo con chocolate"
Programas completos (794)
Clips

Los últimos 2.574 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios