www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3440660
Para todos los públicos Torres en la cocina - Cocina de alta montaña - Ver ahora
Transcripción completa

Hola a todos y a todas. Bienvenidos un día más aquí,

a "Torres en la cocina". Qué frío hace en la calle.

Pues sí, la verdad es que sí y, por eso, hoy tenemos

un programa que es cocina de alta montaña.

Correcto. Cocina...

Para entrar en calor, exactamente.

Y tenemos a una persona muy especial.

¿Pero primero qué vas a hacer?

Ah, bueno, es que mi plato es mi plato, ¿eh?

Voy a hacer una fondue de aquí. No digo más.

Bueno, con estilo Torres, le vamos a decir.

Y yo voy a hacer un trinxat que es cocina de alta montaña.

Pero, antes, vamos a recibir a una persona que sabe mucho

de quesos, a Eva Vila que, bueno, la tenemos aquí.

¿Cómo estás? Muy bien.

Bienvenida. Una de las personas que más sabe

de queso en este país. ¿Cómo se hace una fondue?

Eh, bien, bueno, la fondue es un queso tradicional de Suiza.

Es un queso que, según la zona, el cantón Suizo,

se elabora con unos quesos u otros,

son muy proteccionistas con sus quesos.

Pero lo tradicional sería hacer una fondue

con emmental y con gruyère. Ajá.

Son los clásicos que aquí, normalmente, utilizamos todos.

Vale. Oye, qué bueno.

Lo que has traído, esto tiene una pinta...

Increíble. Es tremenda, ¿eh?

¿Vaca, leche...? Vaca siempre.

¿Hay vaca, hay cabra...?

Eh, bueno, en Suiza, básicamente, vaca.

Vaca. Hay montañas con grandes pastos,

de mucha altura. Claro.

La cabra y la oveja no son animales idóneos.

Entonces, siempre utilizan los gruyères, que son vaca,

el emmental también es vaca. Sí.

En la zona francesa tenemos comtés o tenemos otros quesos,

también vaca, siempre vaca para ellos, suizos y franceses.

Muy bien. Bueno, sí, quesos de alta montaña.

Javier, no sé si sabías que el queso preferido de...

De Sherlock Holmes era el emmental.

(RÍE) ¿No lo habéis pillado?

Bueno, era una broma. Qué malo, qué malo.

Qué malo. Es que me había puesto...

Es de "elemental, querido Watson". Ya...

Era un chiste bastante malo. Bueno...

Bueno, pues, eh...

Nosotros siempre estamos aquí, y con vuestra ayuda,

y tú sabes mucho para eso,

vamos a hacer una fondue estilo Torres.

Una fondue que vamos a patentar ahora mismo, desde aquí, ahora,

y lo vamos a hacer con quesos españoles.

Y, para eso, nos ha traído Eva una selección.

Bueno, pues para hacer con quesos una fondue,

pero con quesos de aquí.

Perfecto. A ver, la idea era hacer algo diferente, ¿no?

Esto es inédito, ¿eh? Es inédito, no se ha hecho nunca.

Lo habéis conseguido, la verdad, la selección...

Vamos a ver. La selección, en lugar de dos,

ponemos cuatro quesos, está muy bien.

Y vamos por todo el país casi, ¿no?

Buscamos un clásico queso... Tetilla, ¿no?

Gallego, de los más importantes de la zona, vaca también.

Muy cremoso, eso nos va a dar una textura perfecta, muy fundente,

suave además, es un queso que nos va a ir muy bien.

Luego un queso extraño, diferente,

porque no es habitual encontrar en Cataluña

quesos de dos años de maduración, vaca también.

Ah... Tipo parmesano.

Sí. Es un queso que...

Muy cercano a Barcelona, a 100 km.

¿Cómo se llama este? Reixagó.

Reixagó. Es una pequeña quesería muy...

Bueno, una finca rural muy interesante.

No lo conocía. Leche cruda también.

Ajá, qué bueno. Un clásico, un Idiazábal de pastor.

Pero no ahumado. No ahumado.

No ahumado. Idiazábal no ahumado.

Ajá. No ahumado porque, bueno,

sería más complicado, más complejo la mezcla del ahumado.

Podría ser muy interesante, ¿eh?

Le restaría mucho a los demás quesos.

Le saca protagonismo a los otros. Ajá.

Y, para terminar, un queso del Pirineo,

vaca también, leche cruda.

Muy cercano al Pirineo francés y, bueno, de aquí también, nuestro.

Que nos va a dar la textura cocida, la untuosidad que, quizá,

este queso le quitaría. Claro, conociéndote, Eva,

que yo sé que eres muy meticulosa en eso, seguro que has pensado

que, con los diferentes quesos,

se puede encontrar una buena textura,

o que cada uno tiene... aporta algo.

Sí, hombre, yo creo que los cuatro nos pueden aportar mucho

porque tienes oveja, que tiene mucha grasa.

Sí. Y nos va a dar una...

Una textura más interesante. Y los otros, que son de vaca,

nos van a dar la cremosidad, la... Bueno, lo que diríamos aquí,

el lácteo, la textura más... Más suave.

Muy bien, perfecto. Oye, muy bien.

Empezamos con la receta. Gracias por venir,

te damos un aplauso a ti y a los que os dedicáis a esto.

Gracias. Adeu. (APLAUDEN)

Adiós, gracias. Eh, Javier, la receta,

vamos al ataque. Vale.

Receta de frío de alta montaña. Aquí tenemos estos cuatro quesos

que ha seleccionado Eva, que realmente son muy interesantes.

Y, después, a más, a más, tenemos pan,

un poco de kirsch, que es un licor.

Ajá. Ajo, patata violeta,

patata ratte, esta patata, eh,

es un tipo de patata nueva que es muy interesante, después...

Canaria. La patata canaria.

Y ñámara o mandioquinha.

Ah, tupinambo, tupinambo. O tupinambo.

Es un tipo de tubérculo también muy interesante.

Nada, con esto... Normalmente...

Hay que decir una cosa, antes de seguir.

Normalmente, eh, la fondue se hace con diferentes tipos,

o con pan crujiente, o hay gente que la hace

con otro tipo de cosas, pero nunca con tubérculos.

Nosotros, dada la época en la que estamos

y dado que estos tubérculos se dan muy bien en alta montaña,

vamos a hacer una fondue de... Estamos rompiendo ya dos...

Dos, vamos... Estereotipos.

Totalmente. Torres.

Primero, cambiar el queso, hacerlo con queso de aquí,

que por eso decíamos al... Bueno, siempre vamos a decir

que va a ser no una fondue, sino una fondante tipo Torres.

Exactamente, exactamente. Y con tubérculos,

el pan siempre tiene que estar y vamos a hacer cómo lo hacemos.

Será diferente, seguro. Venga, a ver, ¿qué hacemos?

¿Por dónde empezamos? Sergio, tú coge los cuatro quesos.

Venga, perfecto. Toma, dos por aquí.

Buah, tiene una pinta brutal. Dos más por aquí.

Y vas cortando por partes iguales unos trozos por partes iguales,

unos cuartos en dados. Venga.

¿Qué hemos hecho también? Pues, con estas patatas,

las hemos hervido. Claro, no tiene secreto,

porque hervir una patata es hervir una patata.

Ahora las prepararemos para comer.

La canaria la hemos hervido con agua de sal...

Ay, con agua de mar y hasta que evapora

completamente el agua.

Que, si os acordáis, ya hicimos un capítulo de la patata

que sale cómo es esta cocción, es muy fácil,

agua de mar y reducir, o agua con mucha sal y reducir.

Agua y sal también, sí, por eso os iba a decir.

Queda con toda la sal buenísimo.

Después tenemos aquí esta patata nueva,

que ya está bien cocinada, es muy tierna,

es muy sabrosa, muy mantecosa también.

Después aquí, como algo que sea más...

Diferente, ¿no? O más llamativo.

Pues aquí tenemos, seguramente ya la conocéis...

La patata violeta. Pero fijaos qué maravilla

la patata violeta, superbonita.

Es otro contraste, cada patata tiene su personalidad y su sabor.

Y, después, pues la ñámara.

Nos gusta mucho porque tiene ese toque realmente a...

Pues a tierra, un poco a bosque, a alcachofa también.

Y, bueno, aquí hacemos un variado bastante importante.

Decimos que no puede faltar el pan

y vamos a preparar la fondue.

Muy bien, recipiente.

Un recipiente, normalmente son de hierro colado,

que es como este, que aguanta muy bien la temperatura.

Sí, porque luego se mantiene caliente durante mucho rato,

que es el tiempo... Bueno, aunque luego también

tenemos el soporte, este soporte de aquí,

que es el que nos va a manteniendo el calor durante todo el...

Vamos comiendo este queso fundido, pero esto va calentando el queso

para que no se apelmace. Este recipiente tiene un nombre

y no me acuerdo. ¿Tú te acuerdas? Sí, yo me acuerdo.

¿Cómo se llama? ¿Eh?

¿Cómo se llama? "Coquelón".

(RÍE) No canalón, "coquelón".

"Coquelón". Vale, vale.

Caquelón, Sergio, es caquelón. Caquelón, "coquelón",

yo no me acuerdo ya. Y, después, os vamos a enseñar

a hacer un juego con la fondue muy, muy interesante.

Bueno, ahora a cocinar.

Tengo un diente de ajo, el recipiente,

y lo que hacemos es, con el ajo,

restregar toda la olla, ¿veis?

Bueno... Es importante porque

aromatiza muchísimo y es un toque que ellos tienen

que, la verdad, me encanta. Le va muy bien.

No hace falta poner el ajo, simplemente aromatizar.

Yo he cortado los dados de queso, he quitado la piel,

que suele ser más dura, como necesitamos derretirlo

pues le quitamos la piel. Bueno...

Ponemos los diferentes tipos de queso.

Muy bien. ¿Puedes poner un poco más, Sergio?

Sí, yo pongo más si quieres más. Pon un poquito más, va.

Sí. Venga. Que sea cremoso también.

Este. Vale, ahí, muy bien.

Mira, yo te ayudo aquí.

Pelamos rápidamente y ponemos un trozo más.

Bueno, esto, realmente, es inédito, ¿no?

Hombre, yo creo que no, eh, Javier.

Porque aquí cada uno, no nos damos cuenta,

pero aquí detrás hay gente que, seguramente,

hacéis vuestros experimentos, tenéis vuestro tipo de queso.

Nos podéis mandar por redes también.

¿Con qué hacéis vosotros?

Por Facebook. Si tenéis alguna idea,

mandadla por Facebook. Exactamente.

Ponemos el kirsch.

Kirsch. Que es un licor de cereza.

Buenísimo, además. Es muy aromático.

Un chorro de vino blanco.

Buen vino blanco, como siempre. El vino tiene que ser bueno.

Y ahora dejamos fundir y vamos mezclando.

Mientras, Sergio va a preparar la guarnición.

Exactamente. Mirad lo que tengo aquí.

Yo os cuento. Es muy fácil, eh.

La verdad es que esto no tiene truco ninguno.

Aquí tenemos los diferentes tubérculos.

En este caso, tenemos... Limpio aquí un poco.

Patata violeta.

La patata violeta que os ha enseñado antes Javier.

Y yo la voy a cortar sin miramientos.

Esto es cocina de alta montaña.

Esto es cocina para compartir.

Entonces, lo que voy a ir haciendo, es combinar todo esto por aquí.

Pero sin... Primero, vamos a poner.

Huele, huele. Sí. Ya lo huelo desde aquí.

Bueno, esto pinta que no veas.

Luego, patata. Que es patata nueva.

Que es una patata muy cremosa también.

Vamos a cortar con piel y todo.

Nosotros lo ponemos a grosso modo.

Ponemos por aquí.

Vamos a ir haciendo como una especie de cuadro.

Ya sabéis que para nosotros también la estética es importante.

Esto es, como decía Javier, ñámara.

Que la ñámara es el tupinambo.

Esto sí hay que pelarlo.

Porque tiene una piel un poco gruesa.

Bueno, yo, mientras tanto, voy fundiendo los quesos y mezclando.

Que esto está cogiendo una pintaza impresionante.

Bueno, este sí lo voy a poner con...

Además, la textura, ahí Eva lo ha cuadrado seguro.

Seguramente, Eva ya lo ha hecho alguna vez.

Luego, tengo patata canaria.

Es patata canaria que hemos cocido con agua y sal.

También. Pues la voy a cortar por la mitad, con piel y todo.

Que esto nos va a dar un toque salino maravilloso.

Perfecto. ¡Hum, qué bueno esto!

Vamos a poner por aquí.

Venga. Pues voy a hacer unos mendrugos de pan.

Lo vamos a cortar también sin ningún tipo de orden.

Bueno, veis que ya, fijaos, ya está casi casi fundida.

Los quesos se van mezclando.

Y esto está cogiendo ya una consistencia impresionante.

Cremosa. Además, hace un aroma muy bueno con la mezcla de quesos.

Y yo os digo que aquí hemos...

Vamos, estamos haciendo un precedente importante.

Hoy es un día importante.

Vale. Ahora lo vamos a aliñar un poquito.

Vale. Esto está encendido ya. Voy a bajar un poco el fuego.

Vale. Muy bien. ¿Qué hacemos?

¿Ponemos pimienta aquí o aquí? ¿O ponemos en los dos?

Bueno, yo voy a poner sal y pimienta aquí ahora.

¿El pan cómo lo hacemos? Mira.

Como si estuviéramos en la montaña.

Así. Voy a poner un toque de pimienta.

Yo lo voy a hacer así. Pimienta molida.

Vamos a romper unos trozos de pan. Y mojar ahí.

Ahí, un poco de pimienta también. Que no falte. Alegría.

Sí. Y un poco de aceite de oliva también le voy a poner aquí.

Bien. Pues, Sergio, yo ya lo tengo. Venga, vamos. Al ataque.

Venga, que tengo hambre.

Y no veas cómo te enrollas.

Venga. Dale. ¿Ya?

Sí, sí.

Ponle ahí.

Estupendo. El pan lo voy a poner en una tabla.

¿Veis? Aquí tenemos un hornillo.

Porque, evidentemente, el queso, o lo mantenemos bien caliente,

o se nos quedaría frío enseguida.

El recipiente, ¿qué pasa? Es de hierro y aguanta el calor.

Y con este poquito de fuego, nos lo va a mantener superbién.

Y aquí tendríamos esta fondue.

Fantástico. Vamos a probarla, ¿no?

Ya te digo. El juego que os decía antes.

Es verdad, es verdad.

¿Sabes cómo se llama? No me acuerdo.

Pero sí, he jugado alguna vez, creo.

O prenda o castigo.

Entonces, tú introduces la patata, el pan, o lo que tengas.

Y si se cae dentro, te tienes que quitar una prenda.

No. O pagar el vino.

También. Según con quién estés.

Yo jugué con prenda, que es cómo se juega.

Con prenda y, si puede ser, con buena compañía.

Bueno, lo dicho. Buen provecho.

Bueno, habéis visto que una fondue,

un fundido a lo Torres, y, bueno, con quesos de aquí.

Y, bueno, diferente. Se llama una fondue con raíces.

Nunca mejor dicho. Fundido.

Fundido. Una fundida, un fundido con raíces. Perfecto.

Vamos con la siguiente receta.

Es una receta muy típica del Pirineo.

Es una receta de subsistencia.

Y ahora veréis por qué. Se llama un trinxat.

Y es un trinxat de col y patata.

¿Qué necesitamos? Necesitamos col.

Preferiblemente, se hace con col de invierno.

Y, sobre todo, si es de alta montaña, mejor.

Col, morcilla o butifarra,

panceta, patata, aceite de oliva y sal.

Ya está. Y un diente de ajo.

Es muy poco. Es una receta muy básica.

Y era de, antiguamente, la gente que vivía, o todavía,

la gente que vive en alta montaña y se queda aislado,

hacen este tipo de platos. Pero tengo que decir por qué.

La col es una verdura, una de las verduras

que más nos aporta al cuerpo humano.

Dicen que cuando tienes anemia, tienes que comer mucha col.

Porque tiene muchas propiedades. No hay que cocerla demasiado.

Porque pierde las propiedades.

Vale. ¿Qué hago? Javier, tú ve salteando.

Cortando unos daditos de morcilla o butifarra y de panceta.

Venga. Una panceta espectacular.

Luego, ¿yo qué tengo aquí? Vamos a recapitular.

Claro, hemos dicho que no os vamos a enseñar a hervir una patata.

Eso ya... Hemos cogido patata. ¿Patata cuál?

¿O qué tipo de patata? Hemos cogido esta patata blanca.

Que es la patata para hervir. Recordemos.

Patata blanca para hervir, patata roja para freír.

Tiene menos agua. Esta contiene más cantidad de agua.

Se rompe antes, se deshace.

Bueno, lo mejor para hervir.

Hemos pelado la patata

y la hemos puesto en una olla a hervir con sal.

Entonces, ahora vamos a coger esta col.

Tenemos aquí dos tipos de col.

Tenemos una col rizada y una col,

que le llamamos también la col valenciana. Que es esta.

Es una col, bueno, ya veis, nada que ver,

mucho más compacta y más dura.

Mucho mucho más compacta.

Y esta es una col rizada.

Entonces, vamos a poner de las dos coles aquí dentro.

Y vamos a hervir la patata, que la tenemos casi cocina ya,

con la col cortada.

Voy a cortar. Mientras tanto, tú, Javier, salteando ahí.

Vale. En vez de usar aceite de oliva,

es de las recetas que no vamos a utilizar aceite de oliva.

Esto es una, lo que decíamos, panceta de cerdo ibérica.

Es importante la base.

Como siempre decimos. Siempre.

Pero es que es... aromática, es sabrosa, está vetada.

La grasa es de gran calidad.

O sea, que eso es lo que nos va a aportar melosidad,

sabor a la patata, a la col. Importante que la base sea buena.

Entonces, aquí, como tiene un punto de grasa.

Normalmente, es un plato que se hace en alta montaña.

Y luego, con todo lo que se recogía de la matanza, bueno...

Sí, señor. Sí, señor. Curado.

Y luego, pues que hay una nevada de estas que te dejan incomunicado,

tú siempre tienes tus embutidos de matanza.

Y luego, tus coles que están enterradas debajo de la nieve,

pero es de las únicas verduras que aguanta bajas temperaturas.

Vale. He cortado las coles. Vamos a hacer un...

Para los que conozcáis este plato,

que seguro que alguno de vosotros ya lo conocéis,

pues vamos a hacer un trinxat, pero eso, con un toque.

Yo tengo las coles aquí.

Lo que voy a hacer con estas coles,

es ponerlo con la patata. Recordamos.

Patata blanca. Patata para hervir.

Agua, sal. Muy sencillo hasta aquí.

Ya veréis. El resultado después es sorprendente.

Es de estos platos que son muy económicos,

muy fáciles de hacer y de preparar.

Y luego, que no tienen nada. Son ingredientes muy humildes.

Pero es un gran plato.

Fijaos. Unos dientes de ajo cortados así.

He cogido tres dientes de ajo y lo he cortado grande,

como pueda ser la carne, ¿no?

Pues ahí dentro.

Bueno, yo he guardado...

Como veis, también es un detalle importante.

Todas estas hojas más verdes, que es donde tiene la clorofila.

Donde se mantiene más la clorofila por el sol.

Las voy a guardar. Las voy a guardar y a escaldar.

Porque luego esto va a ser uno de los toques Torres.

Bueno, esta morcilla, que la corto en dados también.

A groso modo,

en dados grandes.

Fijaros aquí, esto ya está cogiendo la esencia.

La grasa que tiene es lo que decimos, buenísima.

Voy a aflojar un poco.

Y ahora vamos poniendo la morcilla.

Vamos, es un plato de montaña como veréis.

Bueno, a fuego un poco fuerte.

Y esto ya está soltando toda la esencia,

que es buenísimo.

Bueno, ¿el agua está hirviendo? Sí. Voy a escaldar estas hojas.

También una morcilla que es una morcilla...

buf, de aquellas de llorar de alegría.

Bien.

¿Y cuánto le queda a la col y a la patata, Sergio?

Bueno, le queda poco pero mientras tanto

pues el tiempo para escaldar estas hojas.

Que mira, tengo estas hojas de col y lo que vamos a hacer

va a ser el envoltorio. Es que fíjate esto.

No, eso ya es la leche. Es un espectáculo.

Hombre, eso es lo que le va a dar sabor a...

Bueno... sabor, también le va a dar sabor

la patata y la col, si es buena está bien, ¿eh?

Buenísimo.

Vale, vamos a escaldar esta col.

Son las hojas más enteras, las hojas más verdes,

las que tenían clorofila,

las que hemos sacado. Y con eso luego

vamos a envolver todo este trinxat.

Antes vamos a poner aquí un poco de agua de la cocción.

Vale. Toma.

Bueno, esto es detalle de toque Torres también, ¿eh?

Ahora vamos a saber por qué.

Ponemos tres buenos cucharones del agua de la cocción.

Vale, ya está.

Y lo dejamos aquí.

Y ahora vamos a escurrir este...

¿Para qué?

Ahora lo veremos.

Venga, vamos a escurrir la patata.

Eso es una sorpresilla que tenemos ahí guardada.

Y la col. Ahí.

¿Has parado el fuego? No.

A mí me gusta el olor a col. No, a mí también, ¿eh?

¿Está cocida la patata? Sí, superbién. Vale.

Perfecto. Mira si hay un tenedor por ahí.

Sí, o una espátula, ¿no?

Vale, vamos a poner esto dentro de un bol

para poder machacarlo bien.

Aquí tenemos uno. No, aquí directamente

y lo machacamos aquí.

Bueno, vale. ¿Sí?

Venga, pues ponemos aquí dentro. Escurrimos bien.

Importante quitar bien el exceso de agua.

Venga, perfecto. Y ya veréis qué caña de receta.

Oh, buenísimo. Venga, dale ahí.

Yo de momento lo que hago mientras Javier va salteando

es sacar estas hojas, que ya las tenemos hervidas.

Las saco y las pongo en agua con hielo.

¿Para qué? Para mantener todo el verde, toda la clorofila.

Agua y hielo. Veis que es importantísimo

que la patata esté súper súper cocinada.

La col no tanto para que no pierda propiedades, pero la patata sí.

Tiene que estar bien cocida, bien hervida.

Venga, yo ya tengo la col aquí, estas hojas externas.

Qué bueno. Y lo que voy a hacer aquí

es un poco de recogida.

Ahora va haciéndose como una especie de...

claro, entre la mezcla que hemos hecho

con la panceta ibérica, el ajo, la morcilla,

que ha soltado su grasa...

Hemos puesto la patata y la col.

La patata se deshace un poco y se va compactando,

se va haciendo como una tortilla.

Sin huevo. Pero sin huevo, natural.

Y esta es la base del trinxat, este es el trinxat.

Ahora le vamos a dar forma

para que coja esa forma de tortilla.

Yo un poco más de patata le pondría, ¿eh?

Sí, ¿por qué no? Espérate.

Aunque tiene, Sergio. Con la que hay va a coger, ¿eh?

¿Sí? Sí, sí, sí.

Sí, sí, ahora le damos un poco de caña y ya está.

Ya verás, es este...

Venga, alegría. Esto lo guardamos.

Este retiramos.

Y ahora bueno, pues hay que cocerlo.

Y hay que darle la forma, como le está dando,

como si de una tortilla se tratara.

Exactamente. Igual.

Dejamos cocinar bien por un lado, que vaya dorando.

Damos la vuelta, dejamos cocinar otro ratito más.

Sí, pero yo dejaría que vieran cómo damos la vuelta y todo.

Es importante, vamos a esperar que se cocina por este lado

y antes de darle la vuelta volvemos.

Aquí ya tenemos el trinxat. El trinxat ya podría ser así.

Vamos a darle la vuelta para que veáis.

Porque yo con un tenedor lo que he hecho es trincharlo.

O sea, romperlo bien, romper todos los ingredientes.

Pero dándole la forma de una tortilla

y no tocándolo. Exactamente.

Porque lo bueno es cuando coge el dorado, que ya veréis

que coge un dorado como una tortilla.

Y ahí es donde salen todos los aromas.

Una, dos y tres.

Iba a dar la vuelta en el aire. Pero hazlo en el aire, va.

Va, que se la doy, ¿eh? A mí no me provoques.

Va, hazlo en el aire. Venga, va.

La voy a dar en el aire. Hace años que no he hecho esto.

Venga, va, vamos allá.

Una, dos...

¡Muy bien! Bueno, casi casi bien.

Dios mío. Bueno, ha salido, ha salido.

Vale, perfecto. Veis como está dorada,

ha cogido ese crujiente,

que es lo que realmente aporta sabor.

Patata y col.

Bueno, el embutido. La panceta.

La panceta y tal, pero quiero decir

que lo que hace de unión, lo que hace de ligazón...

Es la patata. Es la patata.

La patata, todo el almidón de la patata.

Nos lo podríamos comer ahora tal como está.

Pero vamos a darle ese toque Torres.

Venga, exacto. ¿Cuál es?

Lo voy a sacar aquí.

Es fantástica, preciosa. Increíble, ¿eh?

Esto ya es un trinxat. Vale.

Aquí teníamos, fijaros qué hojas más bonitas,

está llena de clorofila, llena de vitaminas.

Esto es la col, una de las reinas de las verduras de invierno.

Buah, es que me lo comería así ya.

Las ponemos aquí un poquito a secar lo que es...

El agua. El agua, sí, señor.

Pon aquí y así yo voy cortando ya.

¿De qué tamaño las vamos a hacer? Bueno, de...

Mira, yo te hago una si quieres. Venga, dale tú.

Ponemos. Esto es pura esencia. Ahora lo explicamos.

Bueno, esto está brutal, ¿eh? Ahora ponemos.

Corta ahí. Sí, un poquito voy a quitar.

No te creas que le voy a quitar mucho.

Hombre, un poco sí, ¿eh?

Recortamos un poco la col.

Y entonces ya...

Buah, esto es la locura, ¿eh?

Enrollamos. ¡Ah!

Lo que hacemos es como una pelota con la col.

Muy bien, y ahora les damos la vuelta.

Y este sería el trinxat toque Torres.

Exactamente, exactamente.

Venga, yo hago este de aquí.

Hacemos tres así, ¿no? Sí, por lo menos.

Esto ya os digo que os coméis un plato y os da una energía,

una marcha para todo el día que no os la acabáis.

Eso seguro. Bueno, esto es de sabor

y muy barato, es que es una cosa que no tiene...

Además también serviría incluso con...

que no hace falta que sea la panceta, sino con embutidos

que tengamos dentro de la nevera que dices:

"Oye, tengo que sacar."

Pues oye, perfecto.

Bueno, yo en este plato, Sergio, tengo que decirte...

No, yo también, ¿eh? Unos buenos embutidos.

Hay que dar alternativas.

A mí me gusta dar alternativas.

Muy bien. Perfecto, ya está.

Ahora. Ya lo tenemos.

Venga, aquí. ¿Qué vamos a hacer?

¿Os acordáis que hemos guardado el agua de la cocción?

Teníamos en este caso el agua de la cocción,

que era de cocer la patata y la col.

Vaporera, que es opcional, ¿eh?

Ya digo, se podría comer como estaba antes perfectamente.

Pero le vamos a dar el toque que nosotros...

Bueno, tenía una espátula, para hacerlo con espátula.

Mira, toma. Bueno, ahora la conseguimos.

Venga, ponemos aquí para calentar,

para darle calor a esta col. Pero aquí no termina todo.

No, no, no, no, aquí no termina.

Javier, toque de gracia. Podría ser que claro,

los puedes guardar así en la nevera y luego

de esta manera calentarlos cuando te vaya bien.

Pero ya que lo tenemos lo calentamos

y lo ponemos en marcha.

Y ahora para darle el toque de gracia...

Esto es un plato de alta montaña.

Vamos a despejar aquí un poco. Perfecto.

Y ahora... Panceta ibérica que tenemos.

O una panceta que tengamos que esté bien.

Hombre, si es grasa como esta, mejor.

Porque está vetada, tiene ese punto sabroso,

es como un buen jamón. El buen jamón es buen jamón.

Pues esto lo mismo.

Cortamos unas láminas bien finas en la máquina.

O podría ser también a cuchillo perfectamente.

Pero ya que tenemos esta máquina

la vamos a cortar a la máquina.

Y cortamos unas láminas bien finas.

Voy a cortar un poco más...

Yo las iría poniendo aquí encima. ¿Sí?

Sí, sí. No, no, espera.

Dame, dame, dame. No, vas poniendo aquí.

Organización, Javi, déjame.

Vale, ahí está.

Dame.

Perfecto. Simplemente para que la grasa...

vamos a dejarlo un segundo para que la grasa

ya termine de fundir,

que se haga esa película transparente.

Y vamos. Y vamos allá, ya lo tenemos.

Platazo. Venga ahí.

Magnífico.

Muy bien.

Una,

dos...

Esto huele superbién. Es que está brutal, ¿eh?

Y tres. Y tres.

Bueno, cocina de alta montaña.

trinxat del Pirineo,

con toque Torres. A disfrutar.

Esperamos que hayáis disfrutado con este nuevo programa

de "Cocina de alta montaña", "Cocina de nieve".

Y siempre hay un buen motivo para cocinar.

Viva la nieve, viva la montaña y viva vosotros.

Hasta el próximo programa. Nosotros nos vamos a la nieve.

Vamos, ¿no? Venga, va.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cocina de alta montaña

Torres en la cocina - Cocina de alta montaña

11 ene 2016

Los Hermanos Torres cocinan para entrar en calor una fondue Torres y un trinxat del Pirineo, la experta en quesos Eva Vila será la invitada de hoy.

ver más sobre "Torres en la cocina - Cocina de alta montaña" ver menos sobre "Torres en la cocina - Cocina de alta montaña"
Programas completos (737)

Los últimos 2.398 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios