Testimonio La 2

Testimonio

Domingos a las 10.25 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5408871
Para todos los públicos Testimonio - Amar la vida - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad-TVE.

Hola, me llamo Inma Escriche,

soy madre de familia, tengo tres hijos,

ya son adolescentes los tres.

Mi vida dio un cambio radical, va a hacer ahora tres años,

cuando, sin esperármelo, me diagnosticaron un cáncer de pulmón.

En el momento que oyes la palabra cáncer,

te quedas completamente paralizado,

sobre todo cuando además te explican

que estás prácticamente en una fase terminal,

una esperanza de vida de cuatro meses,

es un cáncer ya en estadio 4, con metástasis.

Entonces, en esos momentos,

en vez de pensar que por qué me estaba ocurriendo esto a mí,

lo hemos vivido como una oportunidad de un cambio,

un cambio muy importante en nuestra vida.

Yo trabajaba,

tenía un cargo directivo dentro de mi empresa,

llevaba un estilo de vida siempre corriendo,

llegaba a casa con poco tiempo para los niños,

salía muy pronto de casa, volvía muy tarde,

cuando llegaba pues te tenías que encargar

de la cena, las comidas, las compras, los deberes de los niños...

Entonces era como que no te parabas, no te frenabas,

siempre corriendo todo, yo disfrutaba de mi familia,

pero no era consciente de que ahí estábamos

y, sin embargo, yo creo que el Señor me hizo lo peor que me podía hacer,

pero lo mejor que yo necesitaba, que fue decirme: "Para, frena".

Además ahora, te han pronosticado cuatro meses de vida,

pero ahora te vas a sentar en una silla,

porque no te puedes mover y tienes que esperar,

pero tienes que esperar y confía en mí a que se solucione,

no que se solucione, a mí me tenían que intervenir,

para poder intervenirme, para biopsiarme

y poder tener el diagnóstico

para poder ver si podía entrar en un ensayo clínico,

pero para poder hacer esto,

puesto que a la vez se me complicó con una tromboenbolia pulmonar,

no se me podía meter en quirófano.

Entonces yo veía que el cáncer avanzaba,

el tiempo avanzaba y, sin embargo,

tenía que atrasar más la intervención

para poder tomar esa decisión de qué tratamiento tomar.

Para mí lo más duro fue el decir,

me tengo que abandonar completamente al Señor, confiar en él.

Además me acuerdo que la última pregunta que le hice al oncólogo es:

"Entonces, ¿qué me quieres decir, que me estoy muriendo?"

Me contestó: "Hoy no".

Pues vale, hoy no, pero dices, bueno,

¿entonces esto es así, esto es lo que se siente?,

yo no noto nada raro de que me vaya a morir,

o sea, ¿esto se apaga y ya está?

Pues te hace plantearte muchas cosas.

A mí lo que me prometían

eran unos meses de sufrimiento, de dolor, con medicación horrible.

Yo actualmente estoy tomando morfina cada 12 horas

para poder llevar el dolor.

Entonces dices:

"¿vale la pena vivir estos últimos meses que me quedan

con este sufrimiento, con este dolor?"

Pues yo encontré la respuesta

y para mí la respuesta claro que vale la pena

y, además, qué equivocados estábamos

porque voy a cumplir ya casi tres años,

vamos, contra todo pronóstico de todo médico

que están sorprendidísimos conmigo de cómo estoy evolucionando.

Cada quimio me deja en cama una semana

hasta que puedo volver a levantarme, pero, sin embargo,

a mí la enfermedad me está descubriendo otro mundo,

el estar en casa, el ver a mis hijos, el no verles con las prisas,

el poder comer con ellos,

aunque no sea yo la que les prepare la comida, porque ese día no pueda.

Se sientan a la mesa conmigo.

Todo el cariño que he recibido de la gente,

las oraciones que me han llegado de todas partes del mundo.

Como puedo dar conferencias,

puedo ir dando testimonio en otros lugares,

pues la gentes se está acercando mucho a mí

y todo esto no hubiera podido vivirlo

si no hubiera sido gracias a la enfermedad.

Entonces, ya que tengo que padecerla,

¿por qué no vivirla con alegría?

Muchas veces, cuando se me acercan enfermos deprimidos,

es que no ven solución a su enfermedad.

Yo no sé si yo me salvaré o si yo me moriré, no lo sé,

yo voy viviendo cada día,

yo pienso que estoy como en un barranco

en que, si doy un paso, me caigo,

me caigo y ya no hay marcha atrás, pero mientras esté aquí,

¿por qué no voy a disfrutar cada día?

Pero disfrutar no es decir:

"Oh, ¡qué bonito!, un nuevo amanecer", que también,

pero que es disfrutar de las cosas de otra manera.

Ya que hoy vivo, voy a vivirlo bien,

no lo voy a vivir enfadada, no lo voy a vivir deprimida,

no lo voy a vivir a disgusto.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Amar la vida

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Testimonio - Amar la vida

13 oct 2019

Hoy 3 años después, en plena batalla contra la enfermedad, Inma nos deja un testimonio conmovedor de celebración y amor a la vida, como solo puede celebrarse y amarse cuando se vive con los ojos y el corazón de la fe.

ver más sobre "Testimonio - Amar la vida " ver menos sobre "Testimonio - Amar la vida "
Programas completos (560)
Clips

Los últimos 563 programas de Testimonio

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios