www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4588149
Para todos los públicos  Teleplaneta 30/04/2018
Transcripción completa

Hola ¿qué tal?

Otro mes que se termina por delante tenemos el mes de mayo

en el que nuevos fenómenos naturales

irán tomando protagonismo en nuestro programa.

Mientras estos llegan vamos a hacer un repaso

de los que nos ha dejado la pasada semana

y que nos llevarán a hablar de inundaciones, granizo,

incendios y una nueva fase eruptiva en el volcán Kilauea, en Hawaii.

Comenzamos hoy en uno de nuestros lugares favoritos,

el volcán Kilauea en Hawaii,

que es una fuente constante de noticias.

En erupción constante desde 1984

acaba de iniciar una nueva fase eruptiva

en la que sus dos lagos de lava son los protagonistas.

Ambos están incrementando notablemente su nivel,

hasta el punto de que la lava ha desbordado los fosos

en los que estaban y ha comenzado a desparramarse por los cráteres

en los que se alojan.

Este nuevo episodio estaba siendo seguido muy de cerca

por el personal del observatorio de los volcanes de Hawaii,

que habían detectado un claro movimiento de magma

en el interior del volcán

intentando ascender hacia la superficie.

De momento esta etapa no amenaza a ninguna zona poblada

con lo que no hay peligro alguno en esta fase,

aunque eso sí, los vulcanólogos siguen pendiente

de la evolución del volcán por si se pudieran abrir

nuevas fisuras en los flancos del mismo.

Dejamos los volcanes pero no el fuego,

porque ahora nos toca rendir visita

al extremo oriental de Rusia, donde desde hace semanas

arden sin control decenas de miles de hectáreas de bosque

en unos incendios que parece que llevará un tiempo controlar.

La región más afectada es la de Amur,

un verdadero santuario natural,

donde más de 70 incendios siguen sin ser controlados.

Según las autoridades rusas son ya más de 187 mil las hectáreas

que han sido pasto de las llamas.

El peor de todos los incendios

se sitúa en la reserva natural de Khingan,

donde han ardido más de 37000 hectáreas de terreno.

En total más de 2800 personas luchan contra el fuego,

ayudados por más de 490 máquinas contra incendios y 25 aeronaves,

aunque dado lo remoto de la región

no hay daños de ninguna clase a infraestructuras.

Mientras parte de Rusia arde sin control

en su lejano sector oriental, la capital del país, Moscú,

se ha visto afectada por importantes tormentas primaverales

que han dejado importantes daños y al menos dos víctimas.

Las tormentas han ido acompañadas

de fuertes precipitaciones y vientos huracanados

que han provocado graves daños en la ciudad

y en otras 12 regiones al oeste de los Urales.

En total unas 30 mil personas

se han quedado sin suministro eléctrico,

bien por la caída de rayos sobre postes eléctricos

o bien por la caída de las propias torres

sacudidas por las fuertes rachas de viento.

Este tipo de tormentas no son extrañas en esta época del año

en la región de Moscú,

que ve como anualmente algún que otro episodio de este tipo

deja daños valorados en varios millones de euros.

Pasamos ahora al continente africano

donde seguimos mirando a Kenia.

Protagonista estas últimas semanas por las enormes grietas

que se han abierto en el terreno en algunas regiones del país,

salta de nuevo a las noticias

por las inundaciones que se están produciendo

en varios condados costeros del país.

Allí desembocan algunos de los ríos más caudalosos, como el Tana,

que con las lluvias estacionales se ha salido de sus cauces.

Esta temporada de precipitaciones está siendo muy abundante

y ello se nota en los caudales

de este y otros ríos que cruzan el país,

y que están dejando numerosos problemas.

Más de 3000 personas han tenido que ser evacuadas

y numerosas carreteras han quedado destruidas por las crecidas,

lo que dificulta el acceso a las zonas más afectadas

y complica un poco más las tareas de rescate

que lleva a cabo el ejército.

Más inundaciones, las que nos llevan ahora hasta Finlandia,

un país que no se prodiga mucho en Teleplaneta

pero que tiene una enorme vulnerabilidad

ante la ocurrencia de inundaciones.

Y esto es lo que ha sucedido en los últimos días

en la región de Ostrobothnia, donde las lluvias y el deshielo

se han unido para provocar el desbordamiento de varios ríos,

que han inundado diversas poblaciones

y han obligado a las autoridades a decretar diversas alertas

en esta zona finlandesa.

Hacía más de cinco años

que no se tenían que levantar barreras para contener las aguas,

y en esta ocasión han llegado a superarse

los niveles de aquella vez.

Además se están utilizando cientos de bombas

para redirigir parte del caudal de estos ríos

a zonas inundables sin riesgo para la población,

aprovechando así las innumerables zonas planas

de las que dispone el país,

en una técnica que se utiliza allí desde hace décadas.

La llegada de la primavera deja siempre curiosos fenómenos

relacionados con el tiempo que desde luego llaman la atención

y generan imágenes que dan la vuelta al mundo.

En estos últimos días destaca la impresionante granizada

que cayó en la ciudad suroccidental de Bijie,

dejando las calles cubiertas en algunas zonas

con más de 40 centímetros de hielo.

La tormenta que se prolongó durante 20 minutos

no paró de descargar con una fuerza inusitada

dejando la ciudad totalmente colapsada.

El caos fue total y la gente

alternaba entre el temor y la incredulidad

por el aspecto que tomaba la ciudad.

Finalmente no ha habido que lamentar daños personales

aunque el susto ha sido notable

para quienes fueron soprendidos en plena calle por esta granizada.

El día de la Tierra ha sido protagonista una vez más

a nivel mundial por lo reivindicativo de la efeméride,

que en este 2018 ha incidido en la contaminación por plásticos,

algo que vemos en numerosas ocasiones en nuestro planeta.

Valga como dato que cada minuto se consumen ya

un millón de botellas de plástico a nivel global,

síntoma claro de nuestra dependencia absoluta

de este material, capaz de generar daños casi irreparables

en nuestro entorno.

Dentro de la inmensidad del cosmos,

en un universo en infinita expansión

desde hace más de trece mil millones de años,

el ser humano no ha sido aún capaz de encontrar un lugar

que replique las condiciones de nuestro planeta.

A pesar del salto tecnológico y del incremento exponencial

en el descubrimiento de exoplanetas,

nada se compara aún a La Tierra,

y por eso todos los años celebramos su día.

El día de la tierra es una fecha que pretende recordarnos

la fragilidad de nuestro planeta, y por consiguiente,

de nosotros como especie.

Ver como en nuestra búsqueda de otros lugares habitables

aún no somos capaces de hallar otro hogar

nos debe obligar a pensar en la protección del nuestro.

A lo largo y ancho del planeta más de mil millones de personas

celebraron esta efeméride, que este año trató un tema

del que hablamos cada vez más en todas partes,

la contaminación por plásticos en nuestro entorno.

Cada vez con más asiduidad vemos imágenes

en las que los plásticos lo invaden todo,

no sólo nuestros océanos, donde hemos visto

como las islas flotantes de residuos alcanzan ya un tamaño

que multiplica por 16 el de la Península Ibérica.

Lo vemos en nuestras calles, en nuestras carreteras,

en nuestras playas y bosques.

La falta de concienciación y la dependencia del plástico

han convertido a este en uno más de entorno urbano

en las ciudades.

Los datos como siempre son los que nos sacan

de nuestra zona de confort y nos ponen ante la cruda realidad

de nuestros actos.

Cada minuto se consumen un millón de botellas de plástico,

que por desgracia en un gran porcentaje

siguen sin ser recicladas.

Miles de científicos en todo el mundo buscan soluciones,

acabamos de ver cómo una enzima creada en un laboratorio

es capaz de digerir el plástico, o como se buscan nuevos materiales

con los que ir disminuyendo nuestra dependencia

de este derivado del petróleo.

El día de la Tierra es sólo un pequeño gesto

que debemos extender a nuestra vida cotidiana.

Debemos entender que nuestro planeta no tiene recambio,

que estamos unidos a él desde que nacemos

hasta que nuestro ciclo vital se agota.

Más que nunca el planeta Tierra es nuestra casa, la de todos,

y es hora ya de comenzar a tratarla como tal, por su bien,

y por el de sus huéspedes, nosotros

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Teleplaneta 30/04/2018

Programas completos (293)

Los últimos 296 programas de Teleplaneta

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos