www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5427942
Para todos los públicos Teleplaneta - 28/10/2019
Transcripción completa

Hola ¿qué tal? bienvenidos una semana más a Teleplaneta,

con la que despedimos el mes de octubre

y enfilamos ya la recta final del año.

Semana complicadísima en Estados Unidos

por los incendios forestales que asolan partes de California,

y que serán protagonistas en nuestra sección de noticias,

aunque ya saben que como siempre tendremos muchos más contenidos,

la visita a Twitter

y el repaso a las temperaturas extremas de la semana.

En cuanto al reportaje de hoy,

vamos a hablar de la celebración hace ya unos días

del día internacional para la reducción de desastres.

Comenzamos con lo que por desgracia se ha convertido ya

en un clásico de nuestro programa, y no es otra cosa

que los incendios forestales en California.

Ya lo hemos dicho muchas veces,

el fuego en este estado ha dejado de ser un fenómeno estacional

para convertirse en un problema en cualquier momento del año.

Los últimos datos hablan de más de 200,000 personas evacuadas

y medio millón sin suministro eléctrico.

Una vez más los fuertes vientos son el mejor aliado de las llamas

que avanzan sin control en más de una docena de incendios

que se distribuyen en las cercanías de San Francisco

y Los Ángeles.

A esta hora el peor de todos es el conocido como Kinkade Fire,

un incendio que apenas está contenido al 5%

y que ha quemado ya casi 23.000 hectáreas del condado de Sonoma.

Casi un centenar de estructuras se han perdido ya

y la situación es muy compleja para los más de 3500 profesionales

que intentan extinguirlo, en un incendio que a buen seguro

dará que hablar en los próximos días.

Pero los incendios no son la única preocupación

para los estadounidenses

en lo que se refiere a fenómenos naturales adversos.

Esta pasada semana en el estado de Texas

han sufrido una importante cadena de tornados

que han dejado daños por valor de más de 2 mil millones de dólares,

convirtiéndose en los más costosos de la historia del estado.

Fueron en total una decena de tornados,

dos de los cuales alcanzaron la intensidad 3 en la escala Fujita

y uno de ellos apareció en el área metropolitana de Dallas,

una ciudad muy poblada y con una gran cantidad de infraestructuras

que fueron destrozadas por este tornado

que recorrió nada menos que 25 kilómetros

y que llegó a alcanzar una anchura máxima de 1,2 km,

con velocidades estimadas de más de 225 kmh.

El propio alcalde de la ciudad, Eric Johnson,

reconocía en rueda de prensa que era casi milagroso

que no hablemos de víctimas en semejantes circunstancias,

algo desde luego para celebrar en medio del caos

generado por los tornados.

Dejamos ya territorio americano

y nos venimos al continente europeo

para hacer una primera parada en Italia.

La llegada del otoño está dejando bastantes problemas

en forma de fuertes borrascas en territorio trasalpino,

y ello ha provocado que en los últimos días

se hayan decretado varias alertas.

La más importante de todas tenía lugar en la Liguria,

donde se activó la alerta roja

por fuertes tormentas y precipitaciones.

Los momentos más complicados se vivieron en la localidad de Gavi,

donde los pluviómetros recogieron la impresionante cantidad

de 253 litro por metro cuadrado en apenas 24 horas,

un valor absolutamente excepcional

que ha provocado inundaciones en diversas zonas,

con algunos deslizamientos

y graves daños en viviendas y carreteras.

El barro también ha entrado en numerosos locales y garajes,

dejando impracticables calles y numerosas carreteras de montaña.

Los daños son millonarios en Liguria y el Piamonte,

que tienen ahora días complicados

de recuperación y vuelta a la normalidad.

Más problemas provocados por las lluvias en el sur de Francia,

donde las lluvias torrenciales producto de la misma perturbación

que ha afectado al noreste de la península ibérica

han dejado al menos tres fallecidos.

En territorio galo más de 3000 bomberos y cuerpos de rescate

fueron desplegados en esa zona del país.

Al igual que acabamos de ver en el caso italiano,

los pluviómetros recogieron

cantidades impresionantes de lluvia.

El caso más extremo es de la localidad de Beziers,

donde en apenas seis horas cayeron 198 lm2,

que es lo que suele llover en dos meses.

Las calles de la ciudad quedaron completamente anegadas

por las impresionantes crecidas de los ríos de la zona,

que en algunos puntos llegaron a superar los dos metros de altura.

Decenas de vehículos fueron arrastrados

por las fuertes corrientes,

y numerosas familias han tenido que ser evacuadas de sus hogares

por la presencia del agua.

Una vez más, la cuantificación de los daños dejará

una factura muy elevada

y la normalidad tardará en regresar

a esta parte del territorio francés.

Si nuestros vecinos del norte tienen que lidiar

con las fuertes lluvias, no muy distinta es la situación

por la que pasan nuestros vecinos del sur.

Y es que también la borrasca que se ha paseado por esta zona

ha dejado su huella en Marruecos,

tanto en forma de lluvia como de nieve,

que ha caído en las zonas altas del reino alauita.

Al menos seis provincias del este del país fueron puestas en alerta

por la llegada de las fuertes lluvias, que podían generar

importantes crecidas en los cauces de los ríos.

También se elevaron algunas alertas por fuertes vientos,

en este caso en las provincias del sur, y finalmente por nieve,

que se acumuló por encima de los 1.800 m sobre el nivel de mar,

y que llegó a alcanzar los diez centímetros de espesor.

El tiempo parece que continuará

con la misma tónica los próximos días,

en el registro habitual del otoño en esta parte del planeta.

El año pasado las catástrofes naturales dejaron

una importante factura en vidas humanas,

pero también un enorme impacto en términos económicos,

más de 225,000 millones de dólares.

De ahí que cada vez tome más relevancia la prevención

a través de la educación y los sistemas de alerta temprana.

Todos los meses de octubre se celebra desde hace 30 años

el día internacional para la reducción de desastres naturales,

que es el protagonista de nuestro reportaje de hoy.

Cada mes de octubre se celebra en todo el mundo

el día internacional para la reducción de desastres,

una efeméride que toma cada vez más relevancia

ante la concatenación de desastres naturales por todo el globo,

con un impacto cada vez más importante,

no solo ya en términos de vidas, sino también en términos económicos.

La edición de 2019 continúa

como parte de la campaña "Sendai Seven",

centrada en los siete objetivos del Marco de Sendai.

Este año se centrará en la Meta del Marco de Sendai:

"Reducir sustancialmente el dañopor desastre

a la infraestructura crítica

y la interrupción de los servicios básicos,

entre ellos las instalaciones de salud y educación"

Dados los altos índices de muertes,

especialmente en terremotos y tsunamis,

es especialmente importante que se tenga mucho cuidado

para garantizar que las escuelas y los hospitales estén construidos

para durar al garantizar que se cumplan

las normas de planificación de ubicación y peligro

y los códigos de construcción.

Otras áreas de infraestructura crítica que ayudan a lograr

otros objetivos del Marco de Sendai incluyen servicios

y servicios que pueden salvar vidas,

como el suministro de alimentos y agua, energía,

telecomunicaciones y transporte.

En estos últimos años hemos asistido a grandes catástrofes

que han colapsado precisamente todos estos sistemas,

incrementando el impacto y el daño provocado por ejemplo

por los huracanes.

El paso de huracanes como Irma, María

o recientemente el huracán Dorian o el tifón Hagibis

ponen de manifiesto que estamos ante un reto crucial,

en el que garantizar el acceso a servicios durante

y después de estos fenómenos puede reducir el daño final.

Otros eventos, como el terremoto de Japón de 2011,

la erupción del Kilauea de 2018 o las grandes inundaciones

en zonas de Estados Unidos en este 2019

son grandes ejemplos del daño económico que pueden causar,

pero también de cómo la organización

de diversos organismos puede reactivar zonas

inmediatamente después de una catástrofe.

El Día Internacional para la Reducción de Desastres

es una buena oportunidad en la que científicos, técnicos

y administradores comprendan la necesidad de unir fuerzas

y conocimiento para afrontar los retos del futuro,

en un planeta cada vez más global, más poblado y más conectado,

donde los desastres naturales nos afectan incluso

a miles de kilómetros de distancia.

Pues como siempre las temperaturas nos sirven

para poner el punto y final al programa de hoy.

Regresamos dentro de una semana

pero ya saben que nos pueden volver a ver en la web de esta casa,

rtve a la carta y seguirnos en twitter, en ¡rtveteleplaneta

Les esperamos dentro de siete días, con más naturaleza,

ciencia y tecnología.

Hasta la semana que viene

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Teleplaneta - 28/10/2019

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter
Programas completos (336)

Los últimos 339 programas de Teleplaneta

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos