www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5090158
Para todos los públicos Teleplaneta - 25/03/2019
Transcripción completa

Hola ¿qué tal?.

Bienvenidos una semana más a Teleplaneta,

ya con la primavera recién inaugurada

y con muchos fenómenos de los que hablar en el programa de hoy.

Nuevamente las inundaciones son protagonistas

aunque todo el protagonismo es para el ciclón Idai,

que ha provocado un verdadero desastre en el sur de África

y del que hablaremos en uno de los dos reportajes que veremos hoy,

siendo las inundaciones de Nebraska

el tema que trataremos en el otro.

También hablaremos de otras noticias,

y como es costumbre visitaremos twitter

y veremos cuáles han sido las temperaturas extremas

de la semana.

Vamos a comenzar ya

y lo hacemos en la remota región de Papúa Nueva Guinea.

Allí estas últimas semanas viven en una complicada situación

generada por las lluvias torrenciales

que han derivado en fuertes inundaciones

que han afectado fundamentalmente a la provincia de Jayapura.

Al menos cincuenta personas han perdido la vida

y otras tantas están desaparecidas por las crecidas y riadas

que se han producido.

Las autoridades calculan que más de 4000 personas

han sido evacuadas y que unas 11000 familias han sido

directamente afectadas por las riadas.

Los expertos creen que estas inundaciones

han sido potenciadas por la deforestación

en las llamadas montañas cíclopes, donde más de 2000 hectáreas

han sido devastadas para llevar a cabo proyectos urbanísticos.

La llegada de la primavera ya vemos que trae sobre todo

la subida de temperatura en muchas zonas del planeta,

y allí donde el hielo y la nieve dominan el invierno se produce

una radical transformación con la retirada de ambos.

Este deshielo está siendo realmente espectacular

en algunas zonas de China,

por ejemplo en el cauce del Río Amarillo.

Durante estos días hemos podido ver

espectaculares imágenes grabadas con un dron donde se puede ver

cómo el hielo bloquea una parte del curso del río,

lo que en algunos puntos ha generado desbordamientos.

Esta situación es bastante habitual

durante esta época del año,

e incluso en ocasiones se recurre a explosivos

para poder desbloquear el curso de este río.

No salimos de momento de territorio chino,

y es que un país de semejantes dimensiones

puede sufrir múltiples problemas a la vez.

En el noroeste, en la región de Xinjiang

han tenido que lidiar estos días

con una importante tormenta de arena

que ha dejado a millones de personas en sus casas

para evitar problemas de salud.

La visibilidad en algunos puntos

ha estado por debajo de los 50 metros,

lo que ha obligado a extremar la precaución a los conductores

y a encender las luces de los coches

aún a pesar de estar a plena luz del día.

Un frente frío con fuertes vientos ha sido el responsable

de arrastrar miles de toneladas de polvo y arena

desde las grandes llanuras del Gobi a una región

que ve de forma sistemática la llegada de este fenómeno.

Última noticia en el país asiático,

y en este caso en la provincia de Yunnan,

donde las fuertes tormentas de estos últimos días

han dejado una espectacular granizada

que ha provocado daños millonarios.

En algunos puntos de esta zona, fronteriza con Vietnam,

han recogido granizos del tamaño de huevos de gallina.

En apenas 20 minutos el caos se apoderó del condado de Jinping,

donde sus habitantes vieron con impotencia

cómo las piedras de granizo destrozaban todo cuanto tocaban,

desde los coches aparcados en las calles

a cientos de hectáreas de cultivos.

Acompañada por rachas de viento de hasta 70 kilómetros por hora,

el granizo llegó a alcanzar un espesor de 30 centímetros

en algunos puntos de la ciudad.

Afortunada y milagrosamente, no hay que lamentar daños personales.

Dejamos China y nos vamos al continente americano,

donde paramos en primer lugar en México.

Allí, la actividad del volcán Popocatepetl

sigue dando que hablar, y en estos últimos días hemos podido ver

una espectacular explosión en la cima,

que ha regado de material incandescente

los flancos del volcán y ha generado una columna de cenizas

de más de 1 kilómetro de altura sobre el cráter.

El Centro Nacional de Prevención de Desastres

sigue manteniendo al coloso mexicano

en el nivel de alerta 2.

Se emitió una alerta específica por la caída de cenizas

en las poblaciones cercanas

y una vez más se advirtió en un comunicado

que debe mantenerse una distancia de seguridad

con la cima del volcán ante la continua actividad

que se produce en la cumbre de Don Goyo.

Uno de los fenómenos más silenciosos

pero que pueden provocar mayores daños a quienes lo sufren

es la sequía, y que en un entorno climático

que evoluciona temperaturas más altas

parece que sufriremos con mayor asiduidad.

En el caso de la República Dominicana,

que lucha contra la ausencia de lluvias desde hace meses,

los expertos achacan esta situación al fenómeno de El Niño,

que en esta parte del planeta reduce drásticamente

la cantidad de lluvia que cae.

Cientos de cabezas de ganado tienen dificultades

para ser alimentadas

y el gobierno espera que la llegada de las lluvias

se produzca en el mes de mayo,

aunque esto podría ser sólo una solución temporal,

a la espera de una solución estructural

que pasaría por hacer un uso más racional

de los recursos disponibles.

El deshielo del que hablamos al principio del programa

puede llegar a afectar de forma sobresaliente

a muchas zonas del planeta.

El mejor ejemplo lo tenemos en Estados Unidos,

donde Nebraska ha visto como más de la mitad de su extensión

ha quedado anegada por las inundaciones,

que las autoridades no han dudado en tildar de históricas

y de ser las peores en los últimos 50 años.

La llegada de la primavera al hemisferio norte

supone un cambio radical en los patrones meteorológicos

de muchas zonas de esta mitad del planeta.

El más importante en las zonas dominadas por la nieve

es sin duda el deshielo,

que cuando se une con episodios de lluvias

deja inundaciones como las vistas estos días en Nebraska.

Este estado norteamericano, posicionado en el centro del país,

tiene un tamaño equivalente a algo menos de la mitad

de la península ibérica,

lo que nos sirve para poner en contexto un episodio de lluvias

que hacía medio siglo que no se veía.

Más de la mitad del estado ha quedado sumergido por las aguas

que no han parado de crecer alimentadas por esa mezcla

del deshielo y la presencia de un río atmosférico

que no ha dejado de suministrar lluvias a esta región.

Lo que comenzó como una serie de lluvias estacionales,

pronto se convirtió en una sucesión de frentes

que empezaron a alimentar a los principales ríos del estado

y con ellos llevar la alerta a las autoridades

que miraban con preocupación la situación del Missouri.

Este gran río ha sido el catalizador de las inundaciones,

desbordándose a su paso por decenas de localidades,

y en algunas alcanzando hasta los 4 metros

por encima de su nivel de inundación,

arrasando y anegando cuanto estaba en su camino.

Otro de los grandes problemas vino provocado

por el fallo de la presa Spencer, que colapsó el día 14

provocando una importante inundación cuando un muro de agua

de tres metros y medio se lanzó río abajo

hasta alcanzar la ciudad de Niobara.

Más de 2.000 casas fueron destruidas

y miles de evacuaciones fueron ordenadas

por las autoridades de estado,

completamente superadas por la situación,

que en algunos lugares ha sido catalogada de histórica

y prácticamente irrepetible

A día de hoy partes del estado siguen bajo las aguas,

y la situación se ha extendido a otras zonas como Iowa,

donde también las inundaciones son espectaculares.

Más de 1300 millones de dólares en daños

es la gran factura que tendrán que hacer frente,

algo que tendrán que acompañar con nuevas políticas

de gestión de emergencias para poder hacer frente en el futuro

a algo similar.

La noticia de la semana sin duda ha sido

el provocado por el Ciclón Idai,

que ha provocado un verdadero desastre

en el sur del continente africano,

donde Mozambique se ha llevado la peor parte.

Aún a día de hoy es difícil dar cifras exactas

de daños y víctimas, aunque esto no hace sino certificar

la magnitud del desastre y los numerosos problemas

que afrontan las autoridades de ese país

ante la devastación provocada por el ciclón.

Siempre que hablamos de las grandes tormentas ciclónicas

que sufre nuestro planeta solemos centrar nuestra atención

en la temporada de huracanes del Atlántico

o la de tifones en el Pacífico, y olvidamos con frecuencia

la de ciclones en el Índico Sur.

Aquí se ha registrado la pasada semana

el peor ciclón del que se tiene noticia en esta región, Idai.

La temporada de ciclones del Índico Sur

se considera un evento continuo que puede dar como resultado

ciclones entre el 15 de noviembre y el 30 de abril.

Idai es la décima tormenta nombrada en esta temporada

y el séptimo ciclón.

Tras su paso deja el peor evento de estas características

que haya afectado a África en décadas,

y a día de hoy las estimaciones de víctimas hablan de cifras

que superan ampliamente los 1000 muertos,

con cientos de desaparecidos y más de un millón y medio de afectados.

Idai comenzó como suelen hacerlo todos estos sistemas,

como una depresión tropical frente a las costas de Mozambique,

intensificándose con una velocidad inusitada

y una duración que a día de hoy tiene perplejos a los expertos.

Formada el día 4 de marzo ha sido capaz de extender su vida

hasta el día 15, dejando en este periodo de tiempo vientos

que llegaron a alcanzar en su momento

álgido rachas de casi 200 kilómetros por hora.

En su recorrido, y con su gigantesco tamaño Idai fue capaz

de afectar a distintos países, como Malawi, Zimbabwe, Madagascar

y sobre todo al ya nombrado Mozambique,

donde los daños han sido extraordinarios.

La peor parte se la llevaron en la ciudad costera de Beira,

donde la fuerza de Idai provocó que la marea ciclónica asociada

alcanzara una altura de 4,4 metros sobre el nivel normal,

inundando cientos de kilómetros cuadrados.

En esta zona llegaron a caer hasta 600 litros por metro cuadrado

y según informes de la Cruz Roja, el 90 por ciento de la ciudad,

de 550.000 habitantes, quedó completamente destruida

dejando un paisaje apocalíptico.

Idai se ha convertido por méritos propios

en un ciclón tropical devastador,

que ha multiplicado de forma exponencial sus daños

por la vulnerabilidad de la zona sobre la que descargó su fuerza.

Ahora queda comenzar una reconstrucción

que llevará mucho tiempo,

aunque más lo hará el quitar el miedo a los millones de personas

afectadas por este monstruo meteorológico.

Pues como siempre las temperaturas nos sirven

para poner el punto y final al programa de hoy.

Regresamos dentro de una semana

pero ya saben que nos pueden volver a ver

en la web de esta casa, Rtve a la carta

y seguirnos en twitter, en ¡rtveteleplaneta

Les esperamos dentro de siete días,

les esperamos aquí en Teleplaneta.

Hasta la semana que viene.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Teleplaneta - 25/03/2019

Programas completos (329)

Los últimos 332 programas de Teleplaneta

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos