www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4578597
Para todos los públicos Teleplaneta - 23/04/2018
Transcripción completa

Hola, ¿qué tal?.

Comenzamos una nueva entrega de Teleplaneta,

pendientes como siempre de los peligros naturales

más destacados que han tenido lugar en el mundo en la última semana.

Hoy vamos a tener un variado bastante interesante

en el que vamos a alternar entre incendios, inundaciones

y tormentas de primavera en un programa en el que miraremos

al río Ebro para nuestro reportaje.

Como siempre tendremos noticias de otros campos de la Ciencia

y cerraremos con la visita a Twitter

y las temperaturas extremas de la semana en el planeta.

Hoy nos ponemos en marcha en Australia,

en el estado de Nueva Gales del Sur donde la llegada del otoño

no ha solucionado los problemas que tienen las autoridades

con los incendios forestales.

Miles de hectáreas han sido pasto de las llamas en unos incendios

que se han visto favorecidos por los fuertes vientos.

Durante varios días el mayor escollo que han encontrado

los bomberos han sido las pavesas ardientes que salían

literalmente volando con el viento y que iniciaban nuevos incendios

en la retaguardia de los cuerpos de extinción.

La magnitud de los fuegos ha provocado incluso

que algunos suburbios de la ciudad de Sydney se hayan visto amenazados

por las lenguas de fuego.

Decenas de medios terrestres y varios helicópteros han trabajado

sin descanso intentando contener y extinguir las llamas.

Cambiamos de país pero no de fenómeno natural

porque también el fuego es protagonista en los EE.UU.,

y concretamente en Oklahoma, donde están luchando

contra auténticos monstruos por su tamaño y violencia.

La agencia meteorológica nacional ha declarado estos incendios

como extremadamente críticos,

la peor de las clasificaciones que pueden dar.

Y es que sobre todo el conocido como megaincendio de Rhea,

que ha consumido ya más de 120.000 hectáreas

está trayendo de cabeza a los bomberos,

que luchan contra auténticos muros de fuego.

En este incendio sólo un 25% ha sido contenido,

y las llamas siguen avanzando entre bosques de cedros rojos.

Más de 250 personas trabajan intentando poner freno

al avance de las llamas aunque por ahora no hay esperanza

de extinguirlo en los próximos días.

Generalmente nuestras visitas al estado de Hawaii

suelen realizarse para hablar de la actividad volcánica

de este archipiélago, pero en esta ocasión nos paramos

en la isla de Kauai para hablar de las fuertes inundaciones

que se han registrado durante la pasada semana.

A pesar de que las tormentas no son inusuales,

las autoridades del Estado han reconocido que pocas veces

se habían registrado tormentas como las de esta ocasión,

con lluvias torrenciales que han barrido diversas islas

durante horas y que han provocado también deslizamientos del terreno.

Decenas de familias han tenido que ser evacuadas

a zonas más seguras por las crecidas y desprendimientos,

y ahora que las aguas comienzan a retroceder

comienzan a hacerse evidentes los daños registrados.

Seguimos en territorio norteamericano porque ya saben

que estamos en la época de máxima incidencia de los tornados

en algunos estados y durante estos últimos días

hemos podido ver unos cuantos.

Estos han proliferado en ambas Carolinas, en Virginia,

Ohio y Georgia, para computar desde que comenzó el mes de abril

nada menos que 111 tornados.

El peor de todos ellos se produjo en el condado de Timberlake,

en Virginia, con categoría F3, lo que implica vientos

de hasta 266 kilómetros por hora.

La zona más afectada ha sido la de Elon,

donde decenas de viviendas han sido destrozadas

por la fuerza del tornado, que recorrió casi 33 kilómetros

llegando a alcanzar una anchura máxima de 500 metros.

Para el total del año en EE.UU. ya se superan los 250 tornados,

de los cuales 221 han sido totalmente confirmados,

y afortunadamente los daños por ahora son bastante menores

que los de la temporada pasada a estas alturas.

Visitamos para nuestra siguiente noticia territorio canadiense,

porque en las últimas fechas han regresado al más crudo invierno

en esas latitudes.

De hecho la ola de frío que ha castigado sobre todo

al este del país ha hecho que durante varios días

esta zona de Canadá haya estado incluso más fría que Alaska,

donde las temperaturas suelen ser gélidas durante esta época del año.

Dicha bajada de temperaturas ha traído consigo importantes nevadas

y ha dejado miles de kilómetros cuadrados

bajo una importante capa de nieve que durante este fin de semana

se ha ido incrementando hasta el medio metro de espesor

en algunas regiones del sector oriental del país.

Los meteorólogos canadienses han explicado que el mes de abril

está siendo extremadamente anómalo en cuanto a nieve se refiere,

y explican que hacía años que no se veía tanto territorio

teñido de blanco a estas alturas, algo que parece se mantendrá

durante bastantes días más.

Terminamos la primera parte del programa en Argelia,

donde también han llegado las lluvias de las últimas borrascas

que han llegado desde el Atlantico.

Las precipitaciones han sido torrenciales y han llegado

al río Chifa, donde ha generado múltiples problemas

a lo largo de su cauce, llegando incluso a provocar

la caída de varios puentes por la fuerza del agua,

que fue capaz de socavar los cimientos de los pilares,

dejando incomunicadas a varias poblaciones.

Las fuertes tormentas, que se prolongaron durante 48 horas,

han dejado también importantes deslizamientos del terreno

que han generado problemas a los cuerpos de rescate,

que han tenido grandes dificultades para acceder

a las zonas más afectadas por estas tormentas.

Las lluvias de estos últimos meses y el comienzo del deshielo

en algunas zonas del país se han traducido

en un importante incremento del caudal de los ríos

y en algunos casos en un verdadero problema.

Es lo que ha sucedido en el río Ebro,

que ha vuelto a desbordar su cauce y dejar imágenes impresionantes,

aunque no hayan sido las peores crecidas en el extenso historial

de este gran río.

El final del invierno y el comienzo de la primavera

en la península ibérica ha venido marcado

por una importante secuencia de borrascas que ha regado

gran parte de nuestro territorio paliando en muchos casos una sequía

que se antojaba ya muy peligrosa.

En todas estas lluvias y deshielos el protagonista es el río Ebro.

Río de referencia en nuestra geografía,

el Ebro es de forma periódica fuente de noticias por sus crecidas,

bien conocidas en muchas ciudades y pueblos, y capaz de transformar

el paisaje a su alrededor de forma dramática.

No son las de este año las peores crecidas que se recuerdan,

sin ir más lejos, en el año 2015 el río llegó a alcanzar

caudales aún mayores, pero sí han vuelto a poner

en el disparadero numerosas cuestiones que tienen que ver

con la propia gestión del río.

Si buceamos en la Historia podemos encontrar en el amplio archivo

de esta casa numerosas referencias a las crecidas del Ebro,

donde destaca sobremanera la de 1961,

la mayor del Siglo XX,

Tanto en Navarra como en Aragón los datos eran sorprendentes,

con caudales que coquetearon con los 5000 m3 por segundo.

En aquel entonces el río llegó a tocar los 2,5 km de anchura.

En esta ocasión los valores, aunque espectaculares también,

han sido más modestos, con un caudal que ha llegado

a los 2300 m3 por segundo y que se tradujeron en un nivel

de 5,48 metros en algunos puntos.

Todo esto se ha traducido en unas imágenes realmente espectaculares

y también por desgracia en numerosos problemas

para muchas poblaciones en las cercanías del río,

donde han visto con impotencia como el Ebro inundaba

aún más hectáreas que en 2015.

La cuenca hidrográfica del Ebro por su parte sigue aumentado

su agua embalsada, una de las buenas noticias

que se pueden desprender de todo este proceso,

con un porcentaje de almacenaje del 80%,

y con alguno de sus grandes embalses, como el de Mequinenza,

al 92% de su capacidad.

Poco a poco el Río Ebro va templando sus aguas

y el nivel desciende sin pausa a niveles más habituales,

para dentro de pocas fechas restringirse a su cauce,

al habitual que todos conocemos, a la espera de su próxima crecida,

en un pulso eterno entre el río

y los pueblos y ciudades colindantes

que no tienen más que aceptar que de cuando en cuando,

el Ebro se torna un río salvaje.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Teleplaneta - 23/04/2018

Programas completos (285)

Los últimos 288 programas de Teleplaneta

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos