www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3751979
Para todos los públicos  Teleplaneta - 10/10/2016
Transcripción completa

Hola qué tal?.

Arrancamos hoy una nueva temporada de Teleplaneta

tras unas semanas de descanso,

y lo vamos a hacer con multitud de fenómenos naturales

que durante estos últimos días

han dejado un reguero de información.

Destacará sobremanera Matthew,

uno de los huracanes más dañinos de los últimos años

en el Atlántico

donde se han registrado datos impresionantes.

Otras tormentas han dejado su huella en otras partes del mundo

como los tifones en Asia,

o las inundaciones en Corea del Norte.

Habrá tiempo para volcanes, deslizamientos de tierra en China,

y por supuesto, alguna que otra anécdota, nuestro twitter,

y las temperaturas extremas de la semana.

Obviamente la noticia de la semana en Matthew,

el huracán más importante en el Atlántico de la última década

y que ha estado paseándose por el Caribe

y varios estados norteamericanos durante los últimos días.

Todo se remonta al pasado día 22 cuando salían una onda de tormentas

desde Cabo Verde,

así hasta que el día 28 Matthew se formó como tormenta tropical.

A partir de ahí el desarrollo fue bastante veloz,

llegando a alcanzar la categoría 5 en apenas 24 horas,

con vientos de más de 260 km/h.

Las zonas más afectadas han sido Haití, Jamaica y Cuba,

sobre todo en el primer país, el más pobre de América,

en donde algunas zonas han quedado literalmente borradas del mapa

al alcanzar los vientos los 230 kilómetros por hora en tierra.

Tras su paso por estos países, el huracán se encaminó hacia Florid

donde los preparativos para su llegada

no se dilataron en el tiempo

y donde miles de personas fueron evacuadas de sus casas.

Tanto a este estado como a las dos Carolinas, Virginia y Georgia,

Matthew les dejó lluvias torrenciales

que han provocado inundaciones importantes

y que han dejado daños multimillonarios.

Mientras que algunas zonas de los estados unidos

se ven acosados por el agua, en otras, como el estado de Colorad

la echan de menos para luchar contra el fuego.

Es el caso por ejemplo del llamado fuego de Beulah Hill,

donde más de 2000 hectáreas y ocho casas

han sido pasto de las llamas.

Más de 230 personas trabajaron para controlar el incendio,

que afortunadamente no ha quemado más que zonas de monte bajo

y arbustos,

con algunas zonas esporádicas de arboleda,

y sin un mayor valor ecológico.

La peor parte se la han llevado los propietarios

de las viviendas afectadas,

que vieron como sus propiedades eran consumidas por el fuego.

A pesar de encontrarnos ya en Otoño,

siguen produciéndose multitud de incendios,

sobre todo en estados como Colorado o California,

donde han ardido ya casi 100.000 hectáreas.

En México han seguido muy de cerca los pasos de Matthew,

aunque su giro al norte evitó al país Azteca

en el último momento.

A pesar de ello,

también los mexicanos tienen sus propios problemas

con la naturaleza,

en este caso con las fuertes explosiones

que ha registrado el volcán Colima.

A pesar de que los vecinos del coloso mexicano

están acostumbrados a la actividad volcánica,

en esta última semana los datos han mostrado

que Colima estaba más activo de lo normal.

Las fuertes explosiones han elevado las columnas de ceniza

hasta casi 4 kilómetros por encima del cráter,

para posteriormente caer sobre las comunidades cercanas

y echar a perder multitud de cultivos.

El radio de exclusión en torno al volcán

se ha ampliado a 12 kilómetros del cráter,

lo que sin duda deja claro

que las autoridades se toman muy en serio al volcán.

Estos cambios han obligado al desalojo de unas 300 personas

que esperan a que Colima se calme para regresar a sus tierras.

Cruzamos al otro lado del mundo para seguir hablando de tormentas,

en este caso de tifones,

ya que también en el Pacífico occidental

estamos en plena temporada de tifones.

En este caso hablamos del tifón Meji,

que ha pasado por encima de la isla de Taiwan

dejando importantes daños.

Ha sido el tercer tifón en dos semanas,

y en este caso ha tocado tierra

con vientos de hasta 155 kilómetros por hora

y rachas puntuales que rozaron los 200.

Las lluvias han sido torrenciales en todo Taiwan,

con un dato realmente impresionante en una localidad llamada Taiping,

donde se recogieron en 24 horas

la increíble cantidad de 870 litros por metro cuadrado.

Tras su paso por Taiwan, Megi ha dirigido sus vientos

hacia China,

donde ha causado también importantes problemas.

En China Megi también ha provocado el caos en la provincia de Zheijian

donde dos grandes deslizamientos de tierra

han generado cuantiosos daños.

En algunas poblaciones bloques enteros de viviendas

han desaparecido tras ser derribado por las violentas riadas,

que han socavado los cimientos de estas edificaciones

provocando su colapso.

Otras localidades tienen hasta 7 metros de lodo en algunas zonas,

lo que hace casi imposible llevar a cabo las tareas de rescate.

Las lluvias torrenciales han provocado además

inundaciones muy graves

con alturas que han superado el metro en algunas calles.

Miles de efectivos del ejército han sido llamadas a participar

en las labores de rescate mientras miran de reojo al cielo,

ante la previsión de más lluvias en los próximos días.

Otro tifón más, en este caso de nombre Chaba

y bastante más intenso que Megi

ha golpeado con fuerza al archipiélago japonés,

sobre todo en la prefectura de Okinawa,

donde llegó con vientos de 215 kilómetros por hora

tras haber llegado a alcanzar la categoría de súper tifón

y vientos de 265 kilómetros por hora.

Hasta 330 litros por metro cuadrado

ha dejado en algunas estaciones meteorológicas el paso de Chaba,

que según la agencia meteorológica de Japón, ha sido muy violento.

Muchas de las zonas afectadas

se han quedado sin suministro eléctrico durante varios días,

e incluso en algunos puntos específicos

han llegado a carecer de agua potable.

Estas últimas semanas están siendo muy activas en cuanto a tifones

en esta parte del mundo, en una temporada en general

que ha dejado un buen número de tormentas,

algunas de ellas de gran intensidad.

Para terminar la primera parte del programa,

vamos a viajar hasta el Sur de Australia.

Allí y sobre todo en la ciudad de Adelaida,

las tormentas primaverales han generado un caso casi absoluto.

Todo ello debido a que los rayos, o al menos unos cuantos,

han destruido al menos 6 torres de alta tensión,

dejando sin luz a toda esta parte australiana.

Los servicios de emergencia han recibido más de 400 llamadas

pidiendo auxilio, en unas condiciones realmente complejas

Las autoridades recomendaron a los habitantes de estas zonas

no salir de sus casas,

ante la violencia con las que las tormentas descargaron.

Esta época del año es muy prolífica en este tipo de fenómenos

en Australia,

que se encamina poco a poco al siempre difícil verano

en esta parte del planeta.

En las últimas semanas,

muchos medios se han hecho eco de las reivindicaciones

cada vez mayores de muchos científicos

que consideran que el impacto que hemos generado

en nuestro entorno es ya tan importante,

que deberíamos estar hablando de una nueva era geológica

que sustituya o de por finalizada el holoceno.

Esta era ha sido bautizada como Antropoceno,

y en el reportaje de hoy, les vamos a explicar

qué argumentos llevan a pensar que efectivamente vivimos

en una nueva era.

Que el ser humano es la especie animal

que más cambios ha introducido en su entorno es una obviedad

que se certifica simplemente echando un vistazo alrededor nuestro

Es difícil ya encontrar hoy en día algún rincón

en el que la mano del hombre no sea visible.

Todos esos cambios, algunos de ellos dramáticos

han llevado a varios científicos a asegurar

que estamos inmersos en una nueva era geológica, el Antropoceno.

No es sencillo encontrar el punto de inicio de esta nueva era,

propuesta en el año 2000 por el premio Nobel de química,

Paul Crutzen,

quien considera que nuestro paso por el planeta

ha dejado las suficientes huellas como para considerar

que estamos en una nueva era geológica.

Esta vendría a sustituir al Holoceno,

en el que estamos inmersos desde hace 11.700 años.

Según los científicos que lo proponen,

el antropoceno podría marcarse

con el inicio de la Revolución Industrial,

aunque hay quien lo quiere llevar mucho más atrás,

al comienzo de la Agricultura.

Sea como fuere,

el caso es que hay una gran parte de razón

en pensar en que el hombre ha influido en su entorno

de manera sobresaliente.

Se ha organizado en núcleos urbanos,

ha adaptado el paisaje a sus necesidades

y ha transformado la tierra para su provecho.

Las actividades agrícolas han cambiado la fisonomía

de muchas regiones,

donde antiguas zonas boscosas han sido sutituidas

para cultivar el terreno.

La pesca se ha convertido en otro modo de vida

y de abastecimiento necesario,

pero a costa de generar en algunos casos daños irreversibles

en muchos ecosistemas que ya no se recuperarán.

Somos depredadores,

y eso nos ha convertido en la especie que más extinciones

ha causado para seguir nuestro desarrollo.

Hemos domado los elementos para transformarlos en energía,

lo que nos ha generado incontables beneficios,

pero también numerosos problemas.

Las emisiones de gases contaminantes,

el efecto invernadero o los vertidos tóxicos

de distinta naturaleza dejarán su impronta en la Historia

de nuestro planeta.

A pesar de que en gran medida

el Antropoceno viene determinado por el inmenso salto

que ha dado el ser humano en su desarrollo

y relación con el medio,

es preocupante pensar qué registro dejaremos para el futuro

en término de nuestro paso por el planeta.

Ya se habla de los plastiglomerados,

un tipo de roca conformada por plásticos, materia orgánica,

residuos,arena y roca.

Esas serán las huellas que dejaremos en el horizonte fosilífero

de nuestra estancia en el planeta.

Desde el comienzo del Antropoceno

hemos alterado algunos ciclos naturales,

algunos de ellos funcionando con regularidad

desde hace millones de años, y eso en apenas 200 años.

El cambio climático, el deshielo y la desaparición de especies

son algunos de los retos que nos quedan por solventar.

A pesar de las evidencias,

cambiar de era geológica no es tan sencillo.

Ahora la Unión Internacional de Ciencias Geológicas

tendrán que estudiar la posibilidad de declarar el fin del Holoceno

y el comienzo del Antropoceno.

Lo que venga después,

quizás ya no sea un problema de estas generaciones,

pero mientras tanto, no es una mala idea pensar

que vivimos en dos eras geológicas en la vida.

  • Teleplaneta - 10/10/2016

Programas completos (248)

Los últimos 251 programas de Teleplaneta

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios