www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3966563
Para todos los públicos  Teleplaneta - 03/04/2017
Transcripción completa

Hola ¿qué tal?

Bienvenidos a una nueva entrega de Teleplaneta,

que como tiene por costumbre,

les deja para comenzar la semana los peligros naturales

más destacados de los últimos siete días.

Obviamente toda la actualidad en cuanto a fenómenos adversos

está focalizada en Colombia, en la localidad de Mocoa,

donde ya todos saben la tragedia desatada

por el desbordamiento de un río al paso por esta localidad.

No será no obstante la única noticia del programa,

ya que otros puntos del planeta han llamado nuestra atención

en los últimos días.

Como también es habitual ya saben que les tenemos preparadas

unas cuantas curiosidades científicas,

así como la visita a Twitter

y las temperaturas extremas de la semana.

En cuanto a nuestro reportaje, lo vamos a dedicar

a uno de los peores ciclones tropicales

que hayan tocado Australia en las últimas décadas, Debbie,

que deja datos tan inéditos como sorprendentes.

Bueno, pues tenemos que comenzar el programa

como no puede ser de otra manera en Colombia,

que vive horas de angustia tras el terrible desbordamiento

de varios ríos que confluyen sobre esta localidad

de poco más de 43000 habitantes

y que es la capital del departamento de Putumayo,

en la zona suroeste del país.

Durante estas fechas suele comenzar

la temporada de lluvias en esta parte colombiana,

pero en esta ocasión las precipitaciones

fueron desproporcionadas en cuanto a intensidad.

En la noche del viernes al sábado cayó en 30%

de lo que suele caer en un mes,

provocando el súbito aumento de los ríos Mocoa,

Mulato y Sancoyaco.

Dicho aumento de caudal provocó el desbordamiento de los cauces

y que los ríos fueran arrastrando e incorporando

todo tipo de material, como árboles y grandes rocas.

A la llegada a la localidad de Mocoa,

una masa gigantesca de agua y lodo

se abalanzó sobre al menos 17 barrios,

dejando algunas zonas completamente borradas del mapa

Los trabajos de desescombro y búsqueda de víctimas

se realizan en condiciones pésimas,

en unas escenas que recuerdan a la trágica erupción

del volcán Nevado del Ruiz, también en este país.

Seguiremos muy pendientes de Colombia

y de todo lo que sucede con Mocoa,

pero tenemos que seguir y contarles otros peligros,

como las fuertes tormentas que estos días se han producido

entre otras zonas de los Estados Unidos, en Texas.

Allí ha caído de todo, desde lluvias torrenciales

a granizos de casi 7 centímetros de diámetro,

acompañado todo ello de diversos tornados

que han dejado daños más que considerables.

Hasta 25 tornados se han registrado en este episodio,

de los cuales la gran mayoría han sido localizados en Texas.

Ninguno de ellos alcanzó más allá de la intensidad 2,

con vientos en el más potente de todos ellos de 190 km-h,

suficientes para destrozar casas

y todo lo que encuentren en su camino.

El mayor de todos, que no el más intenso,

recorrió casi 20 kilómetros

llegando a alcanzar una anchura de unos 730 metros.

Hasta ahora se han contabilizado 366 tornados,

la cifra más alta desde 2011 a estas alturas,

aunque seguirá aumentando

ya que se esperan nuevos tornados durante la semana.

Otro país en el que las lluvias no cesan es Perú.

Hablamos la pasada semana en nuestro reportaje

de ese fenómeno descrito como niño costero,

que eleva las temperaturas del Pacífico

en las costas peruanas y que provoca que la humedad sea mayor

con una mayor incidencia en la frecuencia

y cantidad de precipitaciones.

Pues el fenómeno continua y con él las lluvias torrenciales.

Las autoridades siguen actualizando los datos

que este episodio está dejando

y lo cierto es que son demoledoras.

Hasta finales de Marzo,

además de las 101 víctimas ya contabilizadas,

hay más de 141 damnificados, casi 950 mil damnificados,

y más de 205 mil viviendas dañadas en lo que ya es también

una catástrofe nacional en el país andino,

y la situación podría seguir agravándose

a medida que algunos ríos alcanzan ya niveles críticos

que podrían dejar nuevas inundaciones.

Dejamos el continente americano y vamos a cruzar el océano pacífico

para hacer una escala en Japón, noticia en estos días

por una avalancha de nieve con trágicos resultados.

Todo se produjo cuando un grupo de estudiantes de secundaria

se encontraban realizando un curso de alpinismo

en la estación de Nasuonsen, en la ciudad de Nasu,

en el centro del país.

La gran cantidad de nieve caída unida a un aumento de temperaturas

favoreció la avalancha

que sorprendió a casi una treintena de alumnos.

Para colmo de males, una borrasca se adentró en esa zona del país

mientras los bomberos comenzaban las tareas de rescate,

lo que sin duda no ha ayudado

a salvar a todos los estudiantes con vida.

Esta es una de las peores tragedias

relacionadas con aludes de nieve en territorio nipón

desde hace más de 20 años.

Uno de los países con mayores problemas

de abastecimiento de agua potable es la India,

sobre todo en zonas rurales,

donde el problema es mayor que en ningún otro lugar del mundo.

Casi 67,5 millones de personas no tienen acceso a agua potable,

y al cifra es mucho más escandalosa

cuando las propias autoridades reconocen

que dentro de las zonas rurales de la India

sólo un 16 por ciento de las casas tiene agua canalizada,

o lo que es lo mismo 27 millones de casi 168 millones de hogares,

una cifra vergonzante que el propio gobierno indio

se ha empeñado en mejorar de cara a los próximos años,

donde se han marcado un objetivo realmente ambicioso,

de llegar a un 90% en 2020,

una cifra que muchos expertos ven imposible de alcanzar

debido a los problemas de suministro

que han generado las sequías de los últimos años

El reportaje de esta semana va a tener como protagonista a Debbie,

uno de los ciclones más importantes

en visitar suelo australiano en las últimas décadas.

Con vientos que llegaron a alcanzar rachas de 260 km-h,

decenas de miles de habitantes del estado de Queensland

fueron evacuados ante el temor

de los grandes daños que podría provocar.

Hoy les mostramos algunos de los resultados

que ha dejado el paso de este ciclón

Australia es un país que destaca

por multitud de fenómenos naturales

tan apasionantes como peligrosos.

Aquí en el programa hemos hablado de incendios forestales

de proporciones bíblicas, olas de calor de consecuencias dramáticas

y hasta granizadas de récord

que dejan siempre imágenes cuanto menos curiosas.

Pero esta semana Australia ha recibido la visita

de un monstruo meteorológico que escapa a los parámetros normales

y que ha dejado un reguero de destrucción inmenso,

el ciclón Debbie.

A pesar de no ser un país muy expuesto a estos fenómenos,

es cierto que la zona del Noreste australiano

recibe de vez en cuando la visita de un ciclón tropical,

siendo el estado de Queensland uno de los más castigados.

En esta ocasión, Debbie, que es el nombre con el que fue bautizado,

arrancó su andadura al sur de Papua Nueva Guinea,

en medio de condiciones muy propicias para su fortalecimiento

a pesar de un inicio bastante desorganizado.

Inmediatamente las distintas agencias meteorológicas

que operan en la zona advirtieron su potencial trayectoria,

que terminaba por tocar tierra en Australia

justo en el apogeo del ciclón, lo que permitió

a las autoridades australianas adelantarse en la prevención.

Nada menos que 35000 personas fueron evacuadas de las zonas

en el radio de acción del ciclón,

por el temor de la subida de la marea,

que en un principio se identificó como el mayor de los problemas.

Los satélites e incluso la propia estación espacial internacional

pudieron contemplar desde el espacio

las dimensiones de un ciclón como hacía años no se veía

en esa zona del planeta,

y confirmando los peores pronósticos sobre Debiie.

Algo inesperado sucede antes de tocar tierra.

El ciclón gira hacia el sur y toca tierra en la isla de Hamilton,

donde no se habían realizado evacuaciones.

Con vientos sostenidos de 191 km-h y rachas de 263,

se pierde la comunicación con la isla y se teme lo peor.

Milagrosamente, y a pesar de los daños

y las imágenes de la violencia de Debbie,

no se produce más que 1 víctima,

aunque los daños son multimillonarios.

A los vientos les acompaña una banda de precipitación descomunal,

en algunas zonas se recogen más de 600 l-m2 en 24 horas,

más de 1000 en 48.

Tras el paso de Debbie queda un intenso trabajo de reconstrucción,

y muchas preguntas por responder.

La intensificación de los ciclones

es un hecho en esta zona del planeta,

y también lo es de mayor recurrencia,

una prueba de fuego para las autoridades,

que en este caso hay que reconocer

hicieron un trabajo extraordinario,

que sólo será completo cuando la normalidad vuelva

a esta zona del planeta

  • Teleplaneta - 03/04/2017

Programas completos (252)

Los últimos 255 programas de Teleplaneta

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios