www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3611498
No recomendado para menores de 16 años Teleobjetivo - Robar para vender - ver ahora
Transcripción completa

A plena luz del día,

con total descaro.

En las plazas de las grandes ciudades.

Muchas personas venden impunemente

la mercancía que acaban de robar.

Y otros la compran.

¿Qué compra en la Plaza de Tirso?

Yo no he comprado nada, estaba con un amigo...

En algunos casos encargan los robos a toxicómanos.

Yo he llevado hasta Festinas de oro,

he llevado calcetines, o...

lo que fuese. Abusan.

Alrededor de las tiendas de segunda mano

también se dan todo tipo de trapicheos.

Intercambios.

Te doy 30 euros por los dos.

Espérate. Te lo van a comprar más caro.

Transacciones al margen de la ley.

Yo he llegado a ver desde mi casa

intentar vender un arma de fuego.

Un arma no se puede vender así a bote pronto.

Los que antes robaban joyerías...

Lo que vimos que es todos eran antiguos aluniceros.

Habían evolucionado

su modus operandi, su modus vivendi...

Ahora se dedican a quitar

los catalizadores de los coches.

Luego venden la pieza,

que, pulverizada, tiene mucho valor.

Aquí es un catalizador con cáscara.

Y si lo abrimos y cortamos

contiene dentro metales preciosos.

Estos metales se venden en el mercado negro.

Controlado por bandas organizadas.

¡Guardia civil! -¡Guardia civil!

¡Guardia civil!

Otros ladrones roban bicis de alta gama

y las venden por Internet.

Lo primero que me dijeron los Mossos de Escuadra es:

"Busca tu bici en Wallapop."

Que algo robado se publique en Wallapop

para mí no es bueno ni malo,

simplemente es un reflejo de la sociedad.

Hoy en "Teleobjetivo":

Robar para vender.

Una forma de vida para algunos

y un gran negocio para otros.

En Madrid, en pleno centro,

se da una situación de compra-venta ilegal de productos robados

a plena luz del día.

Los vendedores: personas que roban por encargo.

Los compradores:

mayores que les esperan con bolsas.

Ellos, ¿qué trapicheos ves que hacen?

Normalmente, son comidas, ellos lo que traen es comida

y se lo venden a unos que otros

jubilados o a otros jubilados lo venden aquí.

Sí, a la vista de todo el mundo, no se esconden.

A la vista de todos, todos lo pueden ver.

Un vecino nos deja subir a su casa y grabar

desde el balcón, cómo ocurre todo.

Los ancianos esperan en la plaza con bolsas,

miran alrededor,

buscan...

Se nota un movimiento raro.

Vendedores con bolsas que buscan clientes

y un grupo de ancianos que espera a alguien.

Mientras tanto, uno de ellos enseña un bote de atún a otro.

Parece que le indica que lo ha conseguido a buen precio.

Unos minutos después llega el vendedor,

cargado con bolsas, se va directo a ellos y saca con disimulo

lo que parecen dos champús de color naranja.

La señora los guarda de forma rápida;

mira a un lado y a otro y paga.

Apenas unas monedas, el vendedor le ofrece

el producto al señor de al lado, que también lo coge rápidamente

y paga.

Nueva venta, el supuesto vendedor saca otro producto,

color naranja, que decide quedarse la primera clienta.

Otras monedas más y se cierra el trato.

Al parecer, el conseguidor ha entregado los productos y se va.

Ya tiene dinero rápido.

Nos acercamos para hablar con toxicómanos de la zona

que aseguran haber robado por encargo.

Hola, ¿qué tal?

Nos han dicho que aquí vienen personas mayores...

A comprar, a comprar cosas, ¿no?

Sí. Sí, ¿te incitan

a la delincuencia? Sí.

¿Habéis visto a estas personas mayores

que hacen estos trapicheos? Las puedes ver tú.

Yo, cuando no he tenido para comer...

¿Y qué te traen? Te encargan cosas...

¿Estás grabando? O sea, en tu caso, les...

No, ahora, yo ya no... Pero, sí ha habido momento

que por necesidad... En su momento,

porque yo estuve enganchada...

Ahora, ya no; pero, en ese momento,

por ejemplo, te encargaban cosas...

Eso sí, te pagan muy poco. ¿Cuál es tu nombre?

María del Mar, ¿qué te encargaban, por ejemplo?

Es que yo llevaba pues lo que pudiese,

porque como estaba enganchada... Pues desde un reloj...

Yo llevaba hasta Festinas de oro...

He llevado, pues, o calcetines o...

A ver qué tienes, que tienes... ¿Y a qué precio te lo pagaban?

Lo pagan, con perdón, a pelo puta. Y, por ejemplo, ahora,

qué encargan a los chicos que van a robar.

Encargan pues lomo, carnes, chuletas,

solomillos... ¿Le piden lo más caro

de la cesta de la compra? Sobre todo, navidades, y cosas así.

Efectivamente. Pierna de cordero... de todo.

¿Y los que se sientan allí también?

Sí, también. Esos que se ponen en fila, vale.

Ha habido veces que, si hace buen tiempo, puede haber como...

Pues 15 o 20 hombres. 15 o 20.

O sea, ¡es una pasada!

Y si vienes con algo, es que te comen... te comen.

No te dejan ni sacarlo.

¿Directamente ya como hienas? Sí, como si fueses...

Si traigo... yo me dedicaba a la comida.

¿Y tú crees que es por ahorrarse

unos duros o porque tienen necesidad?

Yo creo que muchas veces lo hacen por necesidad

porque no se puede... aunque también tienen mucha cara,

Porque quieren lomo ibérico...

Nos hemos fijado en alguno de los compradores

y nos acercamos a hablar con él.

Hola, buenas tardes.

Una pregunta, me decían esos chicos que usted

es comprador habitual de comida... sí.

De comida que le traen robada.

Nos lo han comentado, simplemente que les suena

su cara de verlo aquí.

¿Y usted ve trapicheos que hay aquí de gente con comida?

Sí, ¿y quién la compra?

No lo sé, por eso le pregunto.

Ya...

En los bares de la zona están acostumbrados a este trapicheo,

enfrente de sus establecimientos.

¿Se hace aquí compra-venta de comida robada, sí o no?

Que yo sepa, sí. Se compra y vende los productos de los delincuentes.

¿Quién lo compra y quién lo vende?

Se supone que, personas mayores, es lo que comentan...

Y lo vende gente que no tiene hogar, que no tiene comida...

Otros lo usarán para sus vicios... pero es un trueque:

yo te doy y tú me das.

Las ventas rápidas e ilegales de productos robados

se hacen a plena luz del día a diario.

Somos testigos de otra, el seto no nos deja ver

el producto, pero, la venta es evidente.

El vendedor saca algo, se lo ofrece a la señora...

Y ella le paga con billetes.

Una vez terminada la venta se marcha.

Nos acercamos a hablar con la compradora.

Hola, buenas tardes,

¿qué compra en la plaza de Tirso?

Pero, ¿y no les encarga los...?

¿No les hacen encargos?

Pero hemos visto que se acercan señores a usted y les da dinero.

Eso qué...

Lo hemos visto, lo hemos visto.

En la plaza.

Sí.

Vale, vale, esa es su versión.

A pesar de que en Tirso de Molina los vecinos lo saben y lo ven,

los compradores lo niegan.

Seguirán comerciando en plena calle, es barato y rápido.

Ahora veremos cómo estos trapicheos también se dan en los alrededores

de las tiendas de segunda mano.

A "Teleobjetivo" llegan estas fotografías.

Nos la envía Luis desde Sevilla

para denunciar el negocio ilegal que tienen debajo de sus casas.

Son personas que se colocan en la puerta de las tiendas

de compra-venta de productos de segunda mano

y montan su propio mercado.

Se ve claramente cómo revisan y compran móviles,

ordenadores y todo tipo de productos.

Pagan, cuentan el dinero, esperan a clientes,

negocian en la vía pública y a plena luz del día.

El negocio está en la calle.

Un equipo de nuestra redacción se desplaza a Sevilla,

donde la presencia de este mercado paralelo

de compradores ilegales está creando

mucho malestar en el barrio.

Al parecer, la presencia policial policial en la zona es mínima

y el problema cada vez peor.

A partir de que se abrió Cash Conventer llegó un momento

en que encontramos hasta 40 personas,

que ya cogían toda la calle...

La calle estaba infestada de esta gente

y no se podía dar un paso sin ellos.

Entonces ellos lo compran aquí.

Creemos que los compran para alguien

y eso después se lo llevan para el África Subsahariana,

que es donde lo venden.

Un vecino nos deja grabar desde su balcón.

Y en pocos minutos vemos cómo trabajan.

Una docena de personas

espera en los alrededores de la tienda.

Cada uno tiene una función.

Tres o cuatro vigilan.

Otros tantos captan clientes en la puerta.

Cada vez que alguien entra en la tienda le preguntan.

Este chico entra sin hacerles mucho caso.

Pero minutos después sale, se apoya en el coche

y empieza la negociación.

Revisan el móvil que les enseña y le hacen una oferta.

Un día vimos cómo llegaban

con 12 iPhones... 12 iPhones nuevos a estrenar

y se los venden con una facilidad horrible.

¿Quién tiene en su casa 12 iPhones?

O eso o han dado un palo a una tienda de móviles.

No nos extrañarían que hubieran salido de ahí.

Los teléfonos y ordenadores

son los productos más solicitados.

En este caso el posible vendedor

lleva en una bolsa de plástico verde

lo que parecen dos tablets.

Los compradores ilegales las miran, las revisan y hablan con él.

Le hacen una oferta que no parece convencerle.

Se marcha.

Nuestro reportero decide comprobar en persona cómo se negocia.

Bueno, me voy adelantando, subo al piso.

Y ahora te doy un toque yo y a ver si me compran algo.

Se acerca a simular que va a vender dentro de la tienda

unos teléfonos móviles aparentemente robados.

Tal y como esperamos,

le interceptan y le hacen una oferta.

¿Vienes a vender? Sí, mi móvil, el iPhone 4F.

A ver qué me dicen.

Lo que pasa es que está bloqueado.

No sé, ¿50?

Espérate, que no sé.

¿Y tus compañeros no...?

Le voy a preguntar.

¿Ahí dentro cuánto me dan?

No, me lo encontré.

30 euros por los dos teléfonos.

Preguntamos en la tienda y nos ofrecen 125.

La estrategia de los compradores de la puerta

es intentar que no entres.

Una vez fuera, intentan volver a comprarte el teléfono.

Saben que no ha conseguido venderlo en la tienda

y la oferta es a la baja. Esta vez le ofrece 20 euros.

Espérate, espérate.

Dentro del local las normas son distintas.

Aquí sí se hace un contrato.

Fírmeme el contrato de compra-venta.

Te piden la documentación y se informa detalladamente

a la policía de cada operación.

Esto es un ejemplo de uno de los mails

que nosotros mandamos diariamente a la policía

con un listado de cosas que compramos todo el tiempo.

Y en ese listado ves la tienda donde se ha vendido ese artículo,

la numeración que le hemos dado al artículo,

fecha de nacimiento de la persona, nombre, apellidos,

DNI o pasaporte,

la nacionalidad, el tipo de artículo

y cualquier signo de identificación de ese artículo.

Los negocios de los alrededores están sufriendo las consecuencias

de esta actividad ilegal.

La imagen del barrio se ha degradado.

Los clientes no van, no se vende.

El malestar entre los vecinos es evidente.

Comercios habrás visto que hay muy pocos en la zona.

Hay mucho local vacío que se alquila y se vende.

Pisos no hay quien alquile uno.

Con sólo dar una vuelta por el barrio,

descubrimos la realidad de la que nos habla:

carteles de "Se vende" y "Se alquila", persianas bajadas...

La zona está cayendo en picado.

Buenas.

Los comercios apenas tienen ingresos.

Tiene uno puesto allí en la esquina, otro en esa...

Controlan cuando llega la policía, lo controlan todo.

Son una banda organizada no son las cuatro personas

que hacen su negocio. Ahora ya... se mueve mucho dinero, aquí...

Yo me voy a la puerta y el negocio es de 750, 250...

Que no sólo son 50 euritos, son 300, no.

Ya empiezan a ser cantidades bastante grandes.

Yo lo he pensado: quito la joyería y me voy con ellos.

Porque me están arruinando y ellos ganando más dinero.

Quique, ¿qué tal? Manu, "Teleobjetivo".

Yo he llegado a ver desde mi casa intentar vender un arma de fuego.

Un arma no se puede vender así... a bote pronto.

Quique no sólo pensó en irse; finalmente se fue.

Ha cambiado su estanco de zona.

Básicamente, una persona que quiera coger y colocar...

Vamos a decir colocar, deshacerse de algo que ha robado,

el sitio perfecto es aquel.

Los vendedores ilegales están en el punto de mira de todos,

los que han cambiado el barrio imponiendo sus normas.

A todos los posibles clientes de la tienda legal les paran.

Como a estos chicos;

al parecer, no han conseguido vender este electrodoméstico

y lo revisan para hacerles una oferta.

Queremos conocer su versión y nos acercamos a hablar con ellos.

Muchos huyen, pero uno accede a hablarnos.

¿Estáis comprando, vendiendo...?

Sí.

Pero si compras un móvil roto, puede ser robado

y luego la policía puede decirte algo.

El problema de Sevilla no es un caso aislado,

la situación se repite en casi todas las puertas

de estas tiendas de compra-venta de España.

En Madrid grabamos también desde una ventana

y encontramos lo mismo:

intercambios, negocios rápidos...

Ventas ilegales.

Bajamos a hablar con ellos pero, en cuanto nos ven llegar,

la cámara les sobra.

Mira, ya se hacen señas. Hola, perdona, una pregunta...

Somos de "Teleobjetivo" de TVE.

Os queremos preguntar qué compráis en la puerta.

¿Nos contáis qué compráis? Vale, tranquilo.

Vale.

Vale, vale. Ya está no pasa nada.

Es que os hemos visto comprando en la puerta.

¿Sólo preguntáis? No están viendo,

han cruzado de acera, los tenemos por allí...

Ahí tenemos a otro compañero...

Se han ido.

Mientras unos trapichean a plena luz del día...

Otros roban gran cantidad de objetos de forma violenta

y luego los venden en la Red.

Esta es la bici que me compré que me compré en diciembre,

aquí, en una tienda del barrio.

Y al cabo de un mes, me la robaron.

Al cabo de cuatro días... cuatro días más tarde,

mi bici estaba en Wallapop.

Que algo robado se publique en Wallapop,

para mí no es bueno ni malo,

simplemente es un reflejo de la sociedad.

Wallapop está en el punto de mira.

Esta página web de compra-venta online

ofrece todo tipo de productos.

Apenas unos minutos navegando por su aplicación,

son suficientes para encontrar de todo.

Katanas que se venden muy afiladas;

escopetas sobre las que se comenta que funcionan perfectamente;

puños americanos.

Las propias condiciones de uso prohíben anuncios

de fármacos o animales, pero es sencillo encontrar

cachorros y muchos medicamentos.

La impunidad de la Red es evidente.

Queremos comprobar si, realmente, estos objetos prohibidos

son vendidos sin control a través de la plataforma de Wallapop.

Localizamos esta defensa personal de 5500 voltios

que se oferta por 35 euros.

Según la página de la Guardia Civil,

está prohibida la publicidad, compra-venta, tenencia y uso,

salvo por funcionarios especialmente habilitados.

Contactamos con el vendedor.

Este objeto realiza una descarga eléctrica

que deja aturdida a la persona contra la que se usa.

Y, sin embargo, unos mensajes son suficientes para concertar una cita

con el vendedor en un lugar público.

También en Wallapop se pueden encontrar

a la venta objetos robados.

Albert compró el cuadro de una bicicleta,

creyendo que había hecho una gran compra,

que, sin embargo, fue una desagradable sorpresa.

Manu, de "Teleobjetivo". Encantado.

Le compré la bicicleta que consistía, básicamente,

en un cuadro... en un cuadro bastante exclusivo

y que había un precio muy interesante en Wallapop.

El precio, exactamente, quedó en 410 euros.

Y la probé durante un tiempo,

concretamente hasta principios de este año.

Decidí venderla porque no se adaptaba a mis necesidades.

Y entonces la pongo en venta de nuevo

utilizando el mismo canal, Wallapop.

Decidimos vernos para cerrar la venta.

Y la sorpresa fue que el día que nos vimos,

este chico, con una actitud bastante hostil hacia mí,

me comentó esto, porque la bicicleta era robada.

Que no me moviese. Y en ese momento,

me lo acababa de decir, cuando se presentó

una patrulla de Mossos d'Esquadra para identificarme

y hacerme unas preguntas. De dónde había salido la bicicleta.

Si tenía documentos que justificasen la compra por mi parte

a través del canal que yo la compré, de Wallapop.

Yo no tenía ya nada, puesto que las conversaciones

con este chico las había borrado.

Y nada. Al final la cosa quedó que levantaron un acta.

Me confiscaron la bicicleta.

Y en estos momentos, no tengo bicicleta,

no he recuperado el dinero y estoy esperando

una citación judicial para tener que darle explicación al juez.

Albert y otros usuarios denuncian que la plataforma

es un lugar en el que todo vale.

No hay control en lo que se anuncia;

el que roba tiene total libertad para colgar el producto

y buscar comprador.

Por lo tanto, te sientes víctima también,

pues has comprado algo pensando que lo hacías de manera legal

y pierdes el producto, el dinero...

Y, por lo tanto, te sientes, en cierta manera, estafado.

Desde Wallapop, sin embargo, defienden que intentan controlar

todo lo que se publica,

pero que es difícil ponerle puertas al campo.

En los últimos tres años, habremos tenido

unos 15 millones de descargas.

El año pasado Wallapop movió en la calle

4,5 millones de euros. Con lo cual, ya es una dimensión

de la actividad que está generando...

La aplicación, ya de por sí, le da muchas herramientas

a los usuarios para tener un control. Es decir,

tú puedes denunciar a un usuario, bloquearlo,

denunciar un producto. Con esto, ya ganamos muchísimo

y limpiamos casi el 90% de todas aquellas cosas

que podrían ser fraudulentas, por decirlo de alguna manera.

Las bicicletas y la tecnología son los productos estrella

para robar y vender de forma rápida en la aplicación.

A Xavier le robaron la bici.

Y la propia policía le animó a buscarla en la aplicación.

Mira. Esta es la bici que me compré en diciembre aquí,

en una tienda del barrio. Y al cabo de un mes, me la robaron.

Puse la denuncia en Mossos d'Esquadra.

Inmediatamente, lo primero que me dijeron

los Mossos d'Esquadra es: "Busca tu bici en Wallapop".

Entonces, yo y unos amigos pudimos contactar con este tío.

Constatamos que esta persona se dedica a vender

exclusivamente objetos robados a través de Wallapop.

Y, bueno, después de llamar a los Mossos d'Esquadra

y podernos encontrar con esta persona,

desgraciadamente no pudimos hacer nada,

porque él ya había vendido la bici.

Yo no voy a recuperar mi bici, esto ya lo sé.

Pero voy a ir hasta las últimas consecuencias

a que la persona responsable de este robo

y que ha vendido mi bicicleta,

pues tenga que pagar las consecuencias.

Pero, para mí, el mayor culpable de esta historia es una plataforma

en la que es tan fácil poder colocar objetos robados.

Nunca había sido tan fácil vender un objeto robado

y de forma tan rápida.

Nosotros colaboramos muy activamente con la policía

y con nuestros usuarios. Siempre que nos dicen

que ha habido un artículo robado, tenemos un procedimiento

que es, primero, pedir una demanda,

una demanda por parte de la policía

para poder dar la información y proceder a la investigación.

El ladrón tardó apenas cuatro días en vender la bici.

Xavier cree que estas plataformas lo ponen demasiado fácil.

Escribió un tweet para quejarse.

Pues este es el tweet que hice yo,

tuvo bastante impacto en su momento.

A raíz de su reclamación, Wallapop contestó con este mensaje.

La respuesta fue bastante inmediata de Wallapop.

O sea, no son formas de contestar a un cliente, ¿no?

O sea, amenazando.

Esta controversia incendió las redes sociales

y provocó que Wallapop

se convirtiera esa noche en trending topic.

Desde entonces, la página web asegura que ha aumentado su control

sobre lo que aparece en su plataforma.

Ahora estamos intentando también...

Tenemos unas políticas para ver que...

Nos indican que puede haber un potencial fraude y lo borramos.

Por ejemplo, un iPhone 5 por 50 euros

puede ser un fraude potencial, ¿no? Este tipo de cosas

que estamos intentado automatizar ahora las hacemos de forma manual.

Que algo robado se publique en Wallapop no es bueno ni malo,

simplemente es un reflejo de la sociedad.

Nosotros somos una herramienta y la gente nos usa

y nos deja de usar en función de sus criterios y moral.

O sea, lo que está en nuestras manos

es evitar y prevenir que pase todo esto.

Las estafas en Internet con productos de segunda mano

son una moda muy peligrosa.

En Elche, la Guardia Civil ha detenido a 13 personas

como responsables de una red

que cometió más de 200 estafas por Internet

que les hizo ganar un gran botín.

La Operación Rospelin ha consistido en la desarticulación

de una organización criminal de origen rumano,

la cual se dedicaba mayoritariamente

a hacer estafas masivas por Internet.

El mando de la organización criminal poseía gran conocimiento

de informática, siendo considerado por nosotros

como un hacker responsable de casi medio millar de hechos.

Hemos logrado probar unos 200,

pero casi con total seguridad saldrán muchos más perjudicados.

En los dos meses investigados, sólo dos meses,

hemos detectado unos 125 000 euros.

Estamos estimando que, quizás,

a los 400 000 euros en dos meses pueden haber llegado.

Estas personas, que contaban con muchos conocimientos informáticos,

creaban páginas web fraudulentas suplantando a unas verdaderas

Y también en páginas web de anuncios de segunda mano

y similares, publicitaban efectos a un precio muy atractivo.

Los ladrones colgaban anuncios en páginas de compra-venta

en Internet y pedían a los compradores hacer el pago

a través de giro postal.

Crearon empresas de paquetería falsa.

Para ganarse la confianza de los perjudicados,

creaban unas supuestas empresas de paquetería

que iban a funcionar como intermediarias.

La principal señal para darse cuenta

de que podemos ser perjudicados por un fraude por Internet

sobre todo es la forma de pago.

Una empresa seria, un particular, siempre te va a dar,

para vender el producto, diferentes opciones de pago.

Carlos ha sido una de las víctimas de estos estafadores.

Pasa, por favor.

Vio un anuncio tan completo con fotos e información de una bici

que no sospechó hasta después de ingresar el dinero.

No tuve ninguna duda. Todo parecía...

La persona con los comentarios que me hacía y esto

parecía bastante real.

Luego, la empresa y el medio por el que ellos me garantizaban

un poco la compra también me parecía real.

Y no dudé en ningún momento.

La bicicleta la vendían en 1240 euros.

Esa bicicleta es verdad que, a lo mejor,

el precio es de unos 2000 euros.

Eso era, a lo mejor, un poco lo... lo más raro.

Las conversaciones por correo con los estafadores

tampoco le hicieron sospechar.

"Si no te conviene por cualquier causa,

me lo puedes devolver sin problemas".

Yo estoy hablando con él unos cuatro días.

Cuatro días hasta que hago la transferencia

a la entidad bancaria donde se ingresa el dinero

pero de la empresa de mensajería, no a la de él.

Y luego, después de hacer la transferencia,

al tercer o cuarto día, pues, bueno... ya ver... creo,

que he podido ser víctima de una estafa.

Ya empiezo a poner en contacto con la web que anuncia el producto.

Luego ya me pongo con la Guardia Civil

a continuación haciendo la denuncia.

Y esta es la denuncia que he puesto a la Guardia Civil de Griñón.

Este es el valor...

El importe del que he sido estafado,

que han sido 1240 euros.

El modelo de la bicicleta que quería comprar,

que era una bicicleta Scott.

La persona que había puesto el anuncio.

Y aquí está la empresa de mensajería

a través de la cual iban a depositar la bicicleta

y a la que yo le realicé la transferencia.

El robo de bicis se ha convertido en una moda muy lucrativa.

Se calcula que solo en Madrid

se robaron más de 5000 el año pasado.

Una media de 13 al día.

¡No te la llevas! -¡Suelta la bicicleta!

Hay bandas especializadas en este tipo de sustracciones,

que se dedican a revenderlas después en Internet.

¡Venga, hombre!

¡Guardia Civil! ¡Guardial Civil!

En Collado Villalba, Madrid,

han sufrido una auténtica oleada de robos en chalés.

La Operación Pedal se inició con motivo

de que detectamos una serie de robos

en el interior de viviendas que se estaban produciendo

en la zona de aquí, de Collado Villalba.

Robaban de todo pero, sobre todo, bicicletas de alta gama,

algunas valoradas hasta en 6000 euros.

Y huían montados en ellas.

Sus objetivos eran principalmente viviendas unifamiliares,

pisos bajos o primeros pisos.

Los autores estudiaban la zona;

tocaban en los timbres para ver si había gente

en el interior de las viviendas.

Antonio no estaba en casa en el momento del atraco,

pero llegó con su hija instantes después.

Mi hija, al entrar en casa, vio a un par de personas

que estaban en el porche.

Y me advirtió, me dice:

"¡Papá, había alguien dentro de casa!".

Entonces bajé enseguida, salí corriendo detrás de ellos.

Entonces les pregunté qué habían hecho dentro de casa.

Buscaron una excusa que fue:

"Pues nos equivocamos de casa, íbamos a casa de un amigo

y cuando nos dimos cuenta de que no era, pues nos fuimos".

No les creí pero, bueno, no podías hacer mucho más.

Y nada, me volví. Mi hija, evidentemente,

se quedó un poco nerviosa, le intenté... la tranquilicé.

Pero cuando dos días después, al salir por la mañana,

voy a coger la bici, veo que no está mi bici

y, aunque el candado estaba en su sitio,

tiro de él y veo que estaba cortado con un cortafrío, era evidente.

Se llevaron una de las bicicletas...

Antonio tenía dos bicicletas en el porche

unidas con el mismo candado.

Y unos ladrones entraron y se llevaron solo una, la mejor.

La otra la dejaron.

Sabían perfectamente lo que robaban

y el valor de cada una de ellas.

Pues la Guardia Civil, cuando presenté la denuncia,

lo que comentan es que había habido

varios robos de este estilo en la zona.

El número no me acuerdo,

pero de aquello hablaban de unos 150 robos, casos...

-Y los efectos han estado expuestos casi tres semanas

durante las cuáles pues habrán venido pues, no sé,

200, 200 y algo de personas a reconocer efectos.

Para poder encontrar las bicicletas robadas

y evitar así que puedan ser vendidas a compradores de buena fe,

conviene identificarlas.

Biciregistro es un sistema de disuasión del robo.

Es un sistema de registro de bicicletas

que lo que hace es ligar un usuario con una bicicleta.

Y lo que hace realmente, no evita los robos,

pero sí disuade del mismo porque lo que hace es

poner más difícil el mercado posterior que es

donde terminan todas las bicicletas que se sustraen.

Buenos días. -Hola, buenos días.

En este pack pues hay como tres pegatinas.

Las pegas en distintos sitios de la bici

y eso va a quedar ya adherido ahí para siempre.

Pues ya se ha registrado

la bicicleta correctamente. -Hasta luego.

Una vez que tienes las pegatinas, hay que colocarlas en la bicicleta.

El precio que estamos pagando es de siete euros.

Siete euros que se abonan a la Red a de Ciudades por la Bicicleta.

Pero de esa manera conseguimos que nuestra bicicleta

se identifique realmente con nosotros.

Otro de los negocios de objetos robados más lucrativos

es la venta de catalizadores,

los metales preciosos que tienen dentro

hace que se paguen muy bien.

Los antiguos aluniceros ya no quieren correr riesgos,

conducir a toda velocidad ni trabajar de noche.

Se han reciclado en una nueva moda

mucho más cómoda y lucrativa para ellos.

El robo de catalizadores, una pieza de platino y rodio

que en el mercado negro se vende a muy buen precio.

Lo que vimos es que todos provenían de...

Eran antiguos aluniceros, es decir, habían evolucionado

su "modus operandi" o su "modus vivendi".

Ellos, el sitio al que iban a obtener este producto

ya no era de noche, en altas horas de la madrugada,

corriendo a 200 kilómetros por hora. Habían dado el salto

a una actividad que es más lucrativa,

con menos riesgo y con menos penalidad.

Esta gente había evolucionado para mejorar su modo de vida.

Trabajaban en horarios más o menos comerciales.

El robo de catalizadores tiene poco riesgo y muco beneficio.

Están formados por metales preciosos que, fundidos,

se convierten en este polvo que alcanza un alto precio

en el mercado.

El platino tiene un precio de 27 euros el gramo,

el paladio tiene 16 euros por gramo

y el rodio ya ha llegado a 20 euros por gramo.

Aquí tenemos un catalizador con cáscara y, si lo abrimos,

lo cortamos, esto es la cerámica...

donde pasan los gases, está agujereado.

Y esta cerámica contiene dentro metales precioso.

El robo de catalizadores está tan extendido que él mismo

ha sufrido que les quitaran un camión entero

con bidones de este polvo.

Hace poco hemos sufrido un gran robo. Nos robaron

un camión en la carretera.

Y aquí intentaron entrar un par de veces.

Los asaltantes se hicieron pasar por guardias civiles

y pararon la furgoneta donde iba la mercancía.

41 bidones de polvo de catalizadores:

una mercancía valorada en 600 000 euros.

En "Teleobjetivo" nos proponemos conocer cómo funciona

la compra-venta de este nuevo mercado de los catalizadores.

Una colaboradora del programa se acerca a una zona

que la Policía nos ha señalado como punto de venta.

Tenemos que preguntar por José. Sabemos que es el cabecilla

de una banda organizada que se dedica a catalizadores.

Se quiere asegurar la venta y por eso nos cierra una cita

con el conseguidor de catalizadores, el José.

Más tarde lo localizaremos y veremos cómo

consigue las piezas.

Esos catalizadores de 300 euros son los que sustraen

Los ladrones aprovechan los grandes descampados

o centros comerciales para robar, lugares

con mucha cantidad de coches y movimiento de gente

para no llamar la atención.

Empezaban a dar vueltas por el centro comercial

hasta que veían un coche que les interesaba y

se solía bajar el copiloto, y el piloto se quedaba

en el coche. El piloto se colocaba

para cubrir al que se tiraba debajo y el otro

se metía debajo del coche. En caso de que fueran

sorprendidos iban siempre con una moneda de 2 euros

para hacer ver que se les había caído y había tenido

que gatear debajo del coche para recoger la moneda.

En este taller cada vez es más común que vengan clientes

a los que les han robado el catalizador.

Los ladrones buscan catalizadores

con mucho volumen y que puedan desmontar de forma sencilla.

Para cortarlos, utilizan radiales.

Hola, Álvaro, ¿cómo estás? Al principio en este vehículo

este es el catalizador, que va unido a través

de unos tornillos con tuercas en la entrada y en la salida.

Normalmente, si no lo pueden desmontar, lo cortan

en la parte de atrás, con lo cual obligan a sustituir

el catalizador que te he comentado y el intermedio.

Hay bastantes clientes que han venido por el robo

del catalizador. Muchos de ellos hemos tenido

que sustituirles la pieza de catalizador y a otros

la pieza... el escape completo.

¿Y cuánto cuesta reponerlo más o menos?

Pues depende del vehículo, pero oscilan entre 300

y 600 euros. Y el montaje unos 40 euros,

depende del coche.

La operación más importante llevada a cabo por la Policía Nacional

comienza en Toledo.

La operación "Platinum" aparece como un problema

en la zona de Toledo porque, en muy poco tiempo,

se genera un número de denuncias especialmente elevado

de gente a las que les han gente sustraído el catalizador.

Los robos se producían a las afueras de los pueblos,

zonas retiradas pero con luz, donde era fácil cometer

este tipo de delitos.

Nuestro equipo se desplaza hasta Villaluenga,

uno de los pueblos de Toledo donde se han cometido muchos robos.

Cuando me levanté por la mañana, no noté nada y cuando mi marido

cogió el coche para salir, que salió con él,

fue cuando lo notó.

Que le faltaba el catalizador, tenía un ruido el coche

que aquello parecía un... No sé ni qué decirte.

Y además vosotros vivís al lado, ¿no?

Claro, mi casa es esta y el coche estaba ahí aparcado.

¿Y te sorprendió que fuera en la puerta de tu casa?

Hombre, imagínate, que sea en la puerta de tu casa

y no escuchar nada ni ver a nadie ni nada de nada.

Pues le robaron el catalizador detrás de mi casa

con una cizalla similar a la de los fontaneros.

Es una herramienta que no hace ruido... y ya te digo,

lo robaron cómodamente, sin problemas

y sin ser molestados.

En su mejor día habían conseguido hacer 20 catalizadores.

Hablamos de un beneficio estimado estimado de entre 500 y 600 euros

para ellos en un solo día.

El precio de venta que pueden obtener por el catalizador

pueden comprarlo entre 80 y 150 euros en función,

con lo cual imagínate el beneficio que se saca.

Roban catalizadores para luego venderlos en chatarrerías

o en el mercado negro. Nuestro equipo hace

una patrulla con la Policía por una de las zonas de Madrid

donde se dan salida a estas piezas.

Esto es Villaverde y en esta zona probablemente es

donde vendían catalizadores. Es una zona de difícil control.

Aquí hay muchas furgonetas paradas; es parar, abre, descargar y salir.

En una ocasión les seguí, pararon allí, querían descargar

y cuando llegamos, salieron hasta esta esquina, frenaron

en seco, dieron un volantazo, giraron y se fueron para atrás.

Claro, si tú vas detrás no puedes hacer lo mismo.

En esta misma zona que nos indica la Policía

es donde se realiza la compra-venta

de catalizadores robados.

Tenemos una cita con el José, pero antes nos advierten

de que por ahí no es bueno hacer negocios.

Sin embargo, parece que el José sí tiene permiso para vender.

Los chicos son lo que están vigilando desde todos

los rincones de la calle.

El José se marcha para pedirle a uno de sus chicos un bolígrafo.

La próxima semana en "Teleobjetivo" aboradremos un tema muy diferente,

pero que afecta a millones de españoles:

las dietas, un negocio redondo.

Según la OMS, la obesidad es la epidemia del siglo XXI.

Como más del 50% de la población española

tiene exceso de grasa corporal, es un segmento poblacional

muy goloso para ganar dinero.

Eso provoca que las dietas se hayan convertido

en un suculento negocio.

Sin duda, el método que batió todos los récords

fue la dieta Dukan.

En ese momento, la cecina curada durante ese año se agotó.

Vendimos en esos seis meses más que en 30 años anteriores.

En España se hizo de oro hasta que cayó en desgracia.

La dieta Dukan no solamente es difícil de llevar sino peligrosa.

"Teleobjetivo" ha estado con el rey Midas de este negocio.

Pierre Dukan.

Ahora está expandiendo su imperio por el resto del mundo.

Del negocio de las dietas también sacan tajada muchos famosos.

O el caso de Terelu Campos, que se comprometió con una marca

que le dio 50 000 euros a perder 10 quilos de peso.

1000, 2000 por intervención....

Pero hasta ahí, eh.

En este río revuelto también intentan ganar dinero

traficantes de pastillas milagrosas y muy peligrosas.

El último recurso para algunos es la cirugía.

Y con resultados muy positivos.

Hay varios tipos de reducción de estómago, creo,

pero la mía era... como que te grapan el 80% del estómago.

No sé qué hacen ahí, pero para mí han hecho magia.

No hay métodos milagrosos

y menos aún para los casos más graves.

Este pinchazo me lo tengo que hacer dos veces al día

y son 120 mg cada inyección.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Robar para vender

Teleobjetivo - Robar para vender

17 may 2016

Los reporteros de Teleobjetivo investigan cómo el robo de móviles, bicicletas, ordenadores y hasta catalizadores de coches se ha convertido en un modo de vida para muchos delincuentes.

ver más sobre "Teleobjetivo - Robar para vender" ver menos sobre "Teleobjetivo - Robar para vender"
Programas completos (34)

Los últimos 69 programas de Teleobjetivo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Alfonso M Vallecas

    Gracias a este programa de Teleobjetivo y a la policía Nacional de Pozuelo, hoy he recuperado mi bicicleta robada ayer

    14 jul 2016