www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.9.0/js
3778038
No recomendado para menores de 16 años Teleobjetivo - Barrios conflictivos - ver ahora
Transcripción completa

Este edificio ocupado en pleno centro de Madrid

Emilio, el dueño del edificio, nos confirma que no sólo

estamos ante un problema de okupación.

¿Y usted tiene constancia de que ellos consumen

drogas dentro del bloque?

Me consta que estos individuos

consumen alcohol y sustancias ilegales, ¿eh?

Pero yo no puedo hacer más que denunciar esta situación.

Emilio ha decidido poner un portero

para intentar evitar nuevas okupaciones.

Vamos a acercarnos a hablar con la persona

que está en la puerta de la casa

a ver qué nos cuenta y qué está haciendo ahí.

Hola, buenas. Queríamos saber

si estás aquí en la puerta por algún motivo.

Estás vigilando.

¿Para que no entren quiénes?

Vale. Gracias.

La presencia de este portero no es suficiente.

Los vecinos de los okupas no aguantan más y tienen miedo.

Sólo Antonio ha accedido a grabar con nosotros.

Antonio, ¿qué tal?

Bien. Ahí, tirando con esta gente.

Ese es vuestro día a día. Los tenéis enfrente.

Los tenemos enfrente.

Venta de droga, peleas y música.

¿Y si les decís algo? Nos comienzan a insultar.

"Niño Viejo", "maricón" y más cosas.

¿Entrada y salida de gente a todas horas?

A todas horas. Tiene la puerta abierta.

Pero ahora mismo como estáis viendo

hay un vigilante por las tardes.

Pero por las mañanas no hay nadie.

Así que es entrada y salida. ¿Cuánta gente puede haber?

Unas 15 personas o más hay viviendo en esa casa.

Pero gente que va cambiando. Sí, se van cambiando.

Al mes siguiente se cambia.

Esto ya es insoportable.

Yo no aguanto más.

Tengo que ponerme hasta cascos, tapones para dormir.

¿Habéis tenido algún enfrentamiento con ellos?

Tuvo mi abuela un enfrentamiento con uno.

Queremos conocer la versión de Emilia.

Hola, Emilia. ¿Qué hay?

¿Qué tal? Buenas tardes.

Comprobamos cómo es vivir ventana con ventana

de un edificio okupado.

Emilia, ¿qué pasa en el bloque de enfrente?

Pues porque tenían mucho escándalo.

Les llamamos la atención

y se me puso muy chulito y me hace...

Que me iba a dar.

¿Las drogas también son un problema?

Sí, pero se las vendes muy cerquita.

Les vemos consumir y les vemos vender.

¿En la misma calle? Sí.

Sí, le da el paquetito, le dan el dinero y hala.

Bueno, como le llamaron hace poco:

"El barrio del Infierno."

La Calle Almansa. Sí.

La "Calle del Infierno". Sí.

(CANTURREAN)

¡Soy un semental!

Llega la noche y me imagino que es el momento

más complicado de convivencia con los vecinos de enfrente.

A estas horas comienza el problema.

Pero hoy están más tranquilos. ¿Y eso?

Porque ha venido la policía.

Y se han llevado a uno detenido.

¿Otras noches qué suele ser esto?

Pues fiestas, cantes, hablando hasta la madrugada.

Como la última vez, que cacé un vídeo como este.

Lo grabaste desde la ventana. Desde la ventana lo grabé.

(Música y gritos)

¿Y esto es todas las noches? Todas las noches.

Debido a la detención la noche está tranquila.

Pero alguien se percata de nuestra presencia.

Decidimos abandonar la zona.

Pero no nos es fácil.

La llamada "Calle del Infierno" nos depara una tensa despedida.

Los supuestos okupas

Los supuestos okupas

nos esperan en la puerta del edificio.

Estamos esperando en el portal. Hemos llamado un taxi.

Han salido todos los que viven

en la casa de enfrente al portal.

Y ni mi compañero Cris ni yo nos atrevemos a salir.

Tenemos el coche aparcado cerca pero hemos llamado a un taxi

para hacer el recorrido de aquí al coche

que está dos calles más abajo.

Y esto es lo que viven los vecinos todos los días.

Nos estaban esperando unas siete personas.

Arranque porque aquí no somos bienvenidos desde luego.

Así nos marchamos de la Calle Almansa.

La crisis ha provocado que la okupación

sea un problema endémico

en muchos lugares de nuestro país.

Viajamos hasta Mataró,

en pleno cinturón industrial barcelonés.

Aquí, los conflictos vecinales son el día a día del municipio.

Mira.

No contesta nadie.

Buenas tardes. Hola. ¿Silvia?

Sí. Perdonad que no tenga portero. Me lo rompieron.

¿Por qué? Pues me destrozaron

la cerradura y no funciona. Tenemos que bajar a abrir.

¿Quién ha roto esto? Los okupas.

Rompieron la puerta del primero primero,

y más tarde el segundo primero.

¿Cuántos vecinos hay? Cinco.

Tres son propiedad de Caixa Bank, de La Caixa,

y dos son de mi padre.

Aquí empezamos ya. Estos son los primeros ocupados.

Este fue realmente el primer piso ocupado.

Y encarriló todos los demás. Como comprenderéis,

para poder vender esta no es imagen ninguna.

Mientras intenta vender los pisos, Silvia ha decidido

instalarse en uno de ellos para evitar que lo ocupen.

¿Esto de quién es? De mi padre.

¿Y por qué estás tú aquí? Porque no me ha quedado

otro remedio, me amenazaron: "Cualquier día que vengas

de trabajar ya no tienes piso".

Estáis de guardia para que vean que hay alguien

y no puedan entrar. Correcto. De guardia.

Vaya. 24 horas. Constantemente.

Este es el aspecto que tiene el lugar donde pasas

la mayor parte de tu tiempo.

Parte no. O estoy yo o está mi padre.

Hola, Victoriano.

Es Gema, de "Teleobjetivo". ¿Qué pasa?

¿Están los okupas por aquí entorpeciendo la vida normal?

Vinieron en avalancha y nos han destrozado todo.

Se han llevado los aparatos del aire acondicionado,

tienen un desastre hecho con el agua, con la luz...

Aquí las 24 horas velando por la propiedad.

A esta gente no los puedes dejar solos.

A la mínima, mazazo y a reventar puertas.

He tenido que dejar de trabajar y venir aquí a vigilar esto.

Mi kit de emergencias está ahí. Aquí está mi linterna.

Mi cuchillo a mano y mi móvil.

Más los mandos. Esto cada noche en mi colchón

o en mi sofá. A mi lado.

¿Y por qué contra ti, Silvia?

Por ser propietaria. Por vigilar lo que es mío.

Las palabras de ella fueron: "A esta le voy a amargar

la vida hasta que se largue".

¿Te quedas? Sí.

Subimos a preguntar a los okupas.

Sabemos que están en casa. A pesar de las advertencias

de Silvia, intentamos hablar con ellos.

Hola. Nos ha llamado la atención que la puerta

está de una manera no muy correcta,

por decirlo de alguna manera.

¿Qué hacéis aquí? ¿Habéis reventado la puerta?

¿Compraste la llave?

¿Pero quién te la ofreció?

¿Alguien que lo había ocupado previamente?

¿Y cuánto te costó?

¿La llave?

¿Cómo es la convivencia en el edificio?

¿Este es tu vecino? ¿Nos lo presentas?

Soy Gema, de "Teleobjetivo", de TVE. ¿Cómo os llamáis?

¿Y estáis de okupas?

¿Pero cómo entras a este piso?

O sea, te dan la llave...

Pero el piso estaba abierto ya. La patada la había dado él.

¿Qué tal con la vecina, con la única propietaria...?

¿Pasamos?

¿Cuántos metros mide?

Veo que tenéis luz.

¿Pagáis la luz?

¿Tenéis agua corriente?

¿De dónde sacáis el agua?

Este es el interior de una puerta en casa okupa.

¿Esto lo habéis puesto vosotros?

Muchas gracias, chicos. De nada.

Que tengáis suerte. Igualmente.

Bueno, hasta luego. -Hasta luego.

A la otra casa okupa. Sí.

Hasta luego. Gracias. Suerte.

Mataró es el municipio de Barcelona

con mayor tasa de paro.

Desempleo, inmigración... Según los vecinos,

estas son las principales causas de la ocupación.

Buscamos a los que hacen de esta práctica un negocio.

Hola.

¿No quieres? Vale. No, no. Baja la cámara.

Baja la cámara. ¿Qué pasa?

Me han dicho que hay gente que se dedica a encontrar

los pisos que están vacíos y abrir la puerta

y venderle la llave a otros.

Ya. Pero sabes que eso existe.

¿Conoces a alguien así?

Me han dicho que abrir una puerta

cuesta entre 200 y 300 euros.

Estas paredes desconchadas nos dan una pista.

Sabemos que este es un bloque con okupas.

La falta de mantenimiento en estos pisos provoca

filtraciones de agua.

Hola.

Nos confirman que hemos dado con un bloque con okupas.

Dentro, el operario del gas lo corrobora.

¿Te cuesta buscar a los titulares?

¿Por qué?

En este edificio, en el barrio del Palau,

en Mataró, hay 24 viviendas. Tres de ellas están ocupadas.

Esos vecinos generan muchos problemas

a toda la comunidad. Vamos a hablar con Aurora,

una de las vecinas que padece este problema

en primera persona.

Hola, ¿qué tal? Gema, de "Teleobjetivo".

¿Muchos problemas? Bastantes.

¿De qué tipo? A ver, por ocupación,

por falta de mantenimiento, porque el seguro

de la comunidad no se hace cargo porque hay

pérdidas de agua en los baños de particulares.

Pero como en parte son pisos okupas no se hacen cargo.

¿Este es tu patio? Sí, es mi pequeño patio.

¿Y qué pasa aquí? Pues veréis la falta

de mantenimiento. Uno de los pisos

que está ocupado, o por lo menos tiene una deuda

enorme con la comunidad, es el primero cuarta.

Si quieres te quito el... No.

No está mal.

Mira, también te voy a enseñar el patio de luces,

que es comunitario. Pertenece a la comunidad.

Mientras hablamos con Aurora, llega uno de los okupas.

Estamos haciendo un reportaje sobre personas

que se ven obligadas a ocupar una vivienda.

Sabemos que vosotros estáis en esa situación,

que habéis tenido que ocupar una vivienda

pero ya lleváis muchos años.

¿Cuánto tiempo lleváis?

¿Y tú le pagas a esa persona que te tiene

alquilada la habitación?

¿Y no sabes cuánto le pagas?

Ah. Le pagas y no sabes cuánto le pagas.

¿Cuánta gente vive aquí?

Tres o cuatro adultos y dos niños.

¿Cuántos niños?

Dos. Vale. Y tú pagas 100 euros.

Gracias.

A poco más de 30 kilómetros de Mataró, en el centro

histórico de Barcelona, los conflictos vecinales

también son constantes. Sabéis que esta calle es...

Menos de 500 metros separan la Rambla de Barcelona,

uno de los puntos más turísticos y visitados

de la ciudad, del Barrio Chino.

Una zona modernizada y rehabilitada desde hace años.

Salvo una calle: Robador.

Son 300 metros en los que los vecinos

se ven obligados a convivir día y noche con prostitución,

drogas, peleas, gritos y mucha suciedad.

Subimos a casa de un vecino en plena calle Robador.

¿Qué tal?

Prefiere no dar la cara por miedo a represalias.

(Gritos)

¿Esto cuándo está grabado? Después de estar sufriéndolo

tranquilamente durante 40 minutos.

Lo grabamos porque era algo que asustaba.

Unos gritos de agonía. Horrible.

¿Esto es algo puntual en el barrio?

No, esto es constante.

Esto es el día a día.

La problemática de los vecinos en la calle Robador,

¿es la prostitución en la calle?

La prostitución creo que es un efecto llamada.

Muchas veces las prostitutas no son el punto más conflictivo

pero todo lo que mueven alrededor, los chulos,

las mafias, la trata de blancas, las drogas...

Es lo que hace que vivamos en una calle sin ley.

Una calle sin ley en la que son habituales

los gritos a altas horas de la madrugada.

(Música)

Y las peleas a plena luz del día entre prostitutas.

Cuando salimos del edificio confirmamos que sus quejas

tienen fundamento.

Una prostituta está en la puerta del portal.

¿Vosotras trabajáis aquí?

¿Dos años?

Y sois muchas aquí, ¿no?

Nosotros estamos aquí porque los vecinos...

Porque sabéis que esta calle...

¿Y no os mezcláis entre vosotras?

¿Y dónde subís? ¿Dónde ejercéis?

¿En esta zona?

Mientras hablamos con las prostitutas,

alguien interrumpe la entrevista.

¿Qué pasa? ¿Cuál es el problema?

Estamos haciendo un reportaje de la zona, los vecinos.

¿Que hay mucha prostitución?

¿Eres adicto a las drogas? Enséñame tu brazo.

¿Pero esto es de pincharte?

Es terrible esto.

¿Y por qué vienes a este barrio?

De todo.

Entiendes que los vecinos están un poco...

¿Por qué?

Sabes que... yo no sé si es tu caso,

pero ha habido personas que para pincharse la droga,

han ido al parque infantil.

¿Tú has ido alguna vez al parque infantil?

No, claro.

El consumo de drogas en este parque infantil

es motivo de alarma entre los vecinos.

En este video, grabado por uno de ellos,

se ve cómo un toxicómano intenta orinar en un columpio

mientras alguien le reprende.

Una vecina se percata de nuestra presencia.

Parece que quiere hablar con nosotros.

Subimos a su casa y confirmamos que tiene

una vista privilegiada del parque.

Ana, ¿cómo es tu vida aquí? ¿Cómo te sientes?

Por la noche, hay peleas,

hay situaciones de inseguridad total.

Pues te puedes encontrar jeringuillas por la calle,

gente pinchándose.

El problema es que son las familias que tienen hijos

y, entonces, tienen que convivir

y tienen que ver los hijos cada día

pues todo este paisaje.

En este video, grabado por un vecino,

se observa un columpio ocupado por una mujer

mientras una niña juega sin poder usarlo.

Su madre le acompaña.

Una vecina le reprocha su actitud.

Esta hace oídos sordos y continúa tumbada.

Las inmediaciones de este parque son escenario

de situaciones muy desagradables.

En este video, al que hemos tenido acceso,

se puede ver cómo dos personas practican sexo oral,

a pié de calle, a plena luz del día.

No parece importarles el trasiego de vecinos.

Incluso, un menor pasa a escasos metros de la escena.

Los vecinos no solo se quejan por la prostitución

y el consumo de drogas en la zona.

La suciedad se ha convertido en un grave problema.

Muchos se han visto obligados a contratar

un servicio privado de limpieza en su bloque.

¿Vive usted aquí?

¿Y mucha limpieza?

Venga, pues subamos.

Marcelo, ¿cuántos años lleva usted trabajando aquí?

¿Cuatro años?

Hombre, normal.

Las prostitutas hacen de la calle su hogar.

Y hasta comen encima de los contenedores de basura.

Volvemos a la calle.

Mientras hablamos con un vecino, unos gritos nos alarman.

(GRITA)

Parece una discusión.

(GRITA)

El ambiente en el barrio está cada vez más enrarecido.

Una mujer que se presenta como portavoz de las prostitutas,

nos reprocha que estemos grabando.

Cuando quieras hablar directamente, tenemos un colectivo,

tenemos portavoces del colectivo de putas indignadas.

Y si quieres una información, pues te invito a que...

Si usted quiere darme una información,

yo estoy aquí. Llevo todo el día aquí.

Le agradecería que me dijese quién es usted.

Soy una puta del Raval. No.

No es una prostituta del Raval.

Y si lo es... (RÍE)

Soy la puta mayor del reino. Perfecto. Tendrá un nombre.

Evidentemente. La puta mayor del barrio.

Cuando pregunte, sabrán quién es, tanto los vecinos

de Illa Robador, porque voy a los plenos municipales,

como cualquiera de aquí. Estamos haciendo nuestro trabajo.

Sí. Pero que no salgan las imágenes de las compañeras.

No. Me está amenazando, diciéndome que si la ven...

No confunda. Hay un protocolo.

Llevamos en Raval mucho tiempo. Lo sé.

Reivindicando nuestro derecho de convivencia en armonía y paz.

No somos culpables del problema de la droga,

de los conflictos vecinales ni nada.

Las putas venimos a trabajar.

En el centro de Madrid, en la glorieta de Embajadores,

también se vive una situación insostenible desde hace 15 años.

Se conocen como cundas y son el medio de transporte

que utilizan los toxicómanos para ir a comprar su dosis.

Son los taxis de la droga.

Los vecinos están hartos del continuo trasiego

de toxicómanos buscando su cunda.

Jeringuillas en el suelo, suciedad.

Una colaboradora se acerca a hablar con ellos.

Mientras tanto, desde el balcón,

asistimos a una escena habitual en el barrio.

Un toxicómano orina en plena calle.

Cualquier vecino de la zona que se asome al balcón,

puede ser testigo del trasiego de drogodependientes.

En este video, grabado por uno de ellos,

se ve cómo el conductor de una cunda espera.

Parece haber reunido a cuatro clientes.

Sin demora, parte hacia el poblado.

Quedamos con uno de los vecinos de la zona

para saber cómo es vivir en este barrio.

Pues aquí es donde está el epicentro

de toda la movida de la cunda.

Y llevamos 14 años luchando contra ellos

y 14 años que todavía no hemos conseguido ganar.

¿Es esta esquina? Sí. Esta esquina.

En esta esquina es donde se localizan.

Luego, cuando vienen con su dosis, ¿qué pasa? Pues que se pinchan.

Ahí te dejan la jeringuilla, pero, vamos, montones.

Aquí ponen sus chalés adosados de cartón y van pareados.

Y aquí se vienen a dormir.

Nos despedimos de José Luis.

Buscamos la versión de la otra parte,

la de los toxicómanos.

Conseguimos que uno de ellos hable con nosotros.

Los vecinos tienen miedo. Y lo veo lógico.

Miedo y temor a que cualquier día bajen y les roben.

¿Tú conoces a cunderos? Sí, claro.

¿Se puede vivir de esto? Sí. Perfectamente.

Pero perfectamente. ¿Quién se dedica hoy en día

al tema de las cundas? Todo el mundo.

Hay todo tipo de clase social. Puede ser hasta un abogado.

¿Qué me dices? Sí, sí. Como lo oyes.

Hablamos con vecinos y nos cuentan que es lo que ven todos los días.

Es una vergüenza. A quién le gusta...

Que vayas por la calle y vayas seguro.

Y esperemos que esto se arregle.

Por lo menos, que la gente se corte un poco.

Y se cerciore de que... de que, bueno, somos enfermos,

pero aunque seas un enfermo y tal, tendrás unos principios.

Y, coño, que los niños no tienen por qué vivir esto

y los vecinos no tienen por qué aguantar

las trifulcas y las pajarracas que hay todos los días.

¿Peleas todas las noches? Claro.

En un intento de atajar el problema,

la presión policial ha aumentado en los últimos meses.

Hemos quedado con la policía municipal de Madrid

para hacer un patrullaje por Embajadores.

Sargento, buenas tardes. Hola. ¿Qué tal?

¿Cuál es la actuación? Lo que hacemos, es seguirles

hasta que dan en un coche, cuando se ponen en movimiento.

Y cuando ya van a continuar la marcha con su vehículo,

es cuando procedemos a actuar

para comprobar si realmente están conduciendo

en un buen estado o bajo algún tipo de sustancia.

¿Cuántos controles podéis hacer al día?

Al día, podemos hacer entre tres y cuatro controles.

De los cuales, casi el 100% suelen ser positivos.

Es una forma de que puedan, con este negocio de cundas

o de taxis, consigan tener un dinero

para poder, ellos mismos, tener sus propias dosis.

Vamos a acercarnos, que unos compañeros han detenido,

han parado a un vehículo

y vamos a ver en qué estado se encuentra.

Este es el vehículo que han parado los compañeros.

Este coche es, sin duda, una cunda.

Vehículo con más de 10 años, ruedas gastadas, golpes,

con el barro característico del poblado donde se compra droga

y un interior sucio.

¿Y el resultado de la prueba? El resultado ha sido positivo.

Y el equipo de atestado va a continuar,

va a realizar posteriormente una prueba que se manda luego

al laboratorio para comprobar realmente qué sustancias consumió.

Al cundero le ha salido caro el viaje.

Tendrá que hacer frente

a una multa de mil euros por conducir drogado,

y pagar 150 euros más para recuperar el coche.

Ahora veremos cómo se vive en el asentamiento

de infraviviendas más grande de Madrid.

Incendios, robos y contaminación.

¿Por qué hay tanta basura? Porque lo tiramos todo al río.

¿Cómo vivís vosotros aquí? Esto es inhumano, de verdad.

Entre medio de ratas, basura, bichos, de todo.

Esto es...

insoportable, en una palabra.

Este es el poblado de Las Sabinas,

muy cerca de la ciudad de Móstoles.

Es el más grande de toda la Comunidad de Madrid.

Aquí, junto al río Guadarrama,

malviven en condiciones insalubres 376 familias.

Estamos entrando al poblado de Las Sabinas por un acceso.

(Claxon de coche) Que es bastante complicado

y estrecho para que quepan dos coches.

Y aquí empiezan las primeras viviendas.

El asentamiento se ha convertido en una bomba de relojería:

Problemas medioambientales por la acumulación de basura,

incendios y robos. En esta zona baja del asentamiento,

a apenas 20 metros de las viviendas,

fíjense lo que nos encontramos.

Este es el cauce del río Guadarrama y está repleto de basura.

Contabilizamos dos sofás, siete frigoríficos, televisores,

colchones y basura de todo tipo.

Así está todo el cauce kilómetros río abajo.

Encontramos a uno de los vecinos en la entrada de su chabola.

Le preguntamos por la situación en el poblado.

¿Cómo vivís vosotros aquí? Esto es inhumano, de verdad.

Entre medio de ratas, basura, bichos, de todo

Esto es... insoportable, en una palabra.

El olor a quemado y el ruido de los helicópteros,

nos hacen parar la entrevista.

A escasos 300 metros de Las Sabinas,

cerca de la urbanización Parque Coimbra,

parece haberse producido un incendio

Como vemos, esta zona ha sido pasto de las llamas,

pero los bomberos continúan sofocando algunos pequeños focos

que siguen quedando.

¿Qué es lo que ha pasado?

Pues nada, nos han dicho que se había reavivado aquí

un tronco de un árbol, para refrescarlo y apagarlo.

Empiezan ardiendo por las basuras que hay en el río y suben arriba.

¿Las intervenciones en Las Sabinas por fuegos son cuantiosas?

Puede ser el 80% de las que hacemos son aquí.

¿El 80% de las intervenciones son en Las Sabinas?

Importante, sí. Gracias. Encantada.

Los vecinos de la urbanización observan con nerviosismo

el trabajo de los bomberos.

(Crepitar del fuego)

Han pasado toda la noche pendientes de las llamas.

¿El fuego ha llegado a las casas? Hasta esa casa blanca.

Es lo que se ha quemado. Ajá.

Ahí cortaron lo gordo. ¿Han pasado miedo?

Mucho, es la sexta vez. ¿La sexta vez?

La sexta vez, pero aquí nadie hace nada.

¿Sexto incendio que viene de Las Sabinas?

Viene de ahí. Hay mucha basura, ellos queman la basura,

las chispas saltan para acá.

En cuanto hace aire, se prende.

¿Son incendios provocados? Yo no digo nada.

Es curioso que llevamos seis incendios,

porque aquí hay incendios todos los años.

Pero qué curioso que todo el foco está ahí.

Es que le prenden fuego, le prenden fuego.

No sabemos si queman los cables que roban.

Como roban cables.

Queman los coches. Mire, fuego. ¡Fuego, fuego!

Se está encendiendo el fuego otra vez.

Se está encendiendo otra vez.

Se está encendiendo otra vez. Llamemos a los bomberos.

Oiga, soy vecina del Parque de Coimbra.

Acaban de llegar dos municipales. Está ardiendo otra vez esto.

Donde ha habido fuego aquí, en el Parque de Coimbra,

que está ardiendo otra vez.

Mire, acabo de llamar.

Vuelve a rebrotar el fuego, ¿no?

Vivimos momentos de mucha tensión.

El fuego se reaviva y los vecinos intentan

que no llegue a sus casas.

Refrescáis la zona los vecinos para evitar que llegue a las casas.

Claro, es que imagínate, o sea...

-Ahora el aire va hacia allá. Ajá.

Va hacia allá, pues el fuego va para allá.

Pero si viene para acá, se planta aquí.

Mira, vienen los bomberos.

(Sirena de bomberos)

Sí, porque hemos estado allí antes y ahora está viniendo aquí.

Les ha tocado volver. Les dejamos trabajando.

O se toman otras medidas con la gente de abajo

o salimos... salimos mal, ¿eh? Los vecinos parecen tenerlo claro.

El foco de los incendios está en el poblado de Las Sabinas.

LA acumulación de basura, dicen, es la causa.

En el poblado, en problema con los residuos es evidente.

¿Cómo vivís en el poblado? Pues aquí muy mal,

porque se pasa muy mal, en verano por las calores.

Y, encima, sin luz.

¿Y los entornos de vuestras casas cómo están?

Pues muy mal. Hay ratas como los gatos.

¿Ratas como los gatos? De grandes.

¿Por qué hay tanta basura? Porque lo tiramos todo al río.

Es lo habitual en Las Sabinas.

Delante de nosotros, y sin ningún tipo de reparo,

la vecina tira la basura directamente al río.

¿La convivencia aquí qué tal? Muy mal, muy mal.

Cada vez peor, cada vez peor. Lo estás viendo tú, que esto no...

no es modo de vivir. Tanta basura, siempre hay fuego,

no dormimos tranquilas por si se quema esto o lo otro.

¿Pero fuegos que pasan por la basura?

No. ¿Se prende para que...?

No sabemos. Cuando nos damos cuenta ya se están quemando las hierbas,

que si una chabola... ¿Pero eso lo quema alguien?

No sé, yo no sé nada de eso.

Vemos mucho electrodoméstico. Bueno, aquí tiran de todo.

De todos lados vienen a tirar aquí.

¿Y el agua de dónde la sacáis? De pozo.

¿Pero no la sacáis del río? No, no, no. Nos da asco esta agua.

Está contaminada. Claro, por eso.

Ahí va todo lo malo.

Los ecologistas de la zona están muy preocupados

por el deterioro del río. Hola, Jesús.

Carmen, de "Teleobjetivo", TVE.

¿Entramos para ir viendo un poco la problemática?

¿Cuál es el principal problema que encontramos aquí?

El agua está muy contaminada, de hecho, bueno,

es más difícil la vida para muchas especies.

Y también hay que señalar que es un recurso que usa

la gente del poblado con el agua contaminada.

Ante unas afirmaciones tan contundentes,

recogemos varias muestras de agua del río

para llevarlas a analizar al Centro Superior

de Investigaciones Científicas.

Hola, Miguel, ¿qué tal? Aquí traemos las muestras.

Estupendo. Habéis hecho, como os dijimos,

tomar las muestras en menos de 24 horas antes de los análisis,

tomarla en tres puntos distintos. Hemos seguido las indicaciones.

Habéis seguido los protocolos y ya está lista la muestra.

Mañana estarán los resultados y os los contaremos.

Volvemos al poblado de Las Sabinas,

donde los vecinos de las zonas colindantes,

además de sufrir los incendios y la contaminación del río,

aseguran que son víctimas de muchos robos.

Entraron en un chalé individual y estaban los señores mayores

y les pegaron una buena paliza para robarles.

Las arquetas las quitaron todas. ¿Todo lo que pueda ser de metal

desaparece de la zona? Sí.

Es que lo cogen y lo quitan.

¿Coches también roban? Sí.

Aquí, que yo sepa, han robado pues, precisamente, uno a unos amigos

de ahí, de ese chalé, y a una señora de aquí atrás.

¿Y de dónde puede provenir todo ese problema?

No sabemos, creemos que es de ahí abajo.

¿Se sienten inseguros? Sí.

¿Por dónde cree que pasa la solución?

La solución principal es reubicar ese asentamiento.

Están a la vera del río, y ahí esa gente corre peligro.

Y, mientras los reubican, que mantengan esto higiénico, limpio.

Gracias, Felipe. Hasta luego. Adiós.

En Las Sabinas, nos dan una versión diferente

sobre los supuestos robos.

Aquí vivís gente que se dedica a la chatarra, a la venta de ajos.

A todo eso. Aquí nos conocemos todos,

aquí gente que nos traiga problemas no la queremos.

¿Hay gente que os trae problemas? Algunos sí.

No conocemos a esas personas, han venido ahí,

han traído lo que sea y, al día siguiente,

hemos tirado nosotros las casas. ¿Qué problemas traían?

Traían coches ahí algunos.

¿Coche qué? Robados.

La zona que rodea Las Sabinas

es protagonista habitual de las páginas de sucesos.

A menos de cinco kilómetros del asentamiento,

en el mismo cauce del río que pasa por el poblado,

se ha llegado a encontrar algún cadáver.

En el poblado, la presencia de varios coches de Policía

y de bomberos nos alerta.

(Se oyen sirenas)

Acabamos de ver pasar dos coches de bomberos

y uno de Policía, no sabemos si es un incendio

o es que ha pasado algo. Vamos a verlo.

¿Qué ha pasado? Una furgoneta que tiraron al río.

Que han tirado al río. Sí.

¿Hay alguien dentro? De momento no lo sabemos.

Encontramos una furgoneta en un pequeño terraplén.

Los vecinos parecen acostumbrados a este tipo de situaciones.

¿El cuarto o el quinto coche que tienen que venir a sacar?

Además, en el mismo sitio siempre.

Los bomberos nos confirman que es una furgoneta robada.

El día a día en Las Sabinas.

¿Qué ha pasado? Nos han avisado de un robo

con violencia y una furgoneta despeñada.

Y a ver si había gente dentro, gente y tal.

¿Es habitual encontrarse furgonetas robadas aquí en Las Sabinas?

Sí, sí, muy habitual: Furgonetas robadas, quemadas,

muchas historias así. Nosotros hemos pasado por aquí

hace unas horas y esta furgoneta no estaba aquí.

O sea, ha sido algo reciente. Sí, seguro.

Y seguramente en cuatro horas en otro punto habrá otra furgoneta.

¿Y soléis recibir avisos por pequeños incendios?

Por pequeños, por grandes, por medianos, sí, sí.

¿Qué pasa? ¿Prenden la basura? Claro, queman la basura,

todo se traslada al fuego de pasto, el pasto a un fuego de viviendas.

Una zona complicada. Zona... zona... zona cero.

Al terminar nuestra grabación en Las Sabinas,

volvemos al CSIC para ver los resultados

de los análisis del agua.

Desde luego, no es un agua apta para bebida, eso está claro.

Ni apta para cocinar tampoco.

En cuanto al baño, yo también lo desaconsejaría totalmente,

porque los datos de análisis químicos que hemos hecho aquí

indican que hay una contaminación alta

y, muy probablemente, habrá una contaminación alta

de tipo bacteriano.

Es evidente que los habitantes de Las Sabinas

y de las zonas colindantes, viven en una zona de alto riesgo.

La solución pasa por el realojo del núcleo chabolista que,

según las distintas administraciones,

puede costar 50 millones de euros.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Barrios conflictivos

Teleobjetivo - Barrios conflictivos

28 oct 2016

Los reporteros de Teleobjetivo se adentran en barrios dominados por okupas que atemorizan a sus vecinos. Muestran cómo prostitutas y toxicómanos se han adueñado de la calle Robador de Barcelona. Y son testigos de los robos, incendios y la contaminación del río Guadarrama que genera uno de los asentamientos ilegales más antiguos: el de Las Sabinas.

ver más sobre "Teleobjetivo - Barrios conflictivos" ver menos sobre "Teleobjetivo - Barrios conflictivos"

Los últimos 69 programas de Teleobjetivo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios