Shalom La 2

Shalom

Domingo a las 09:15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4994358
Para todos los públicos Shalom - En memoria de las víctimas de la Shoá - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Muy buenos días, "shalom".

El 27 de enero

quedará marcado a lo largo de todas las generaciones

como la fecha en la que se liberaron

los campos de concentración y de exterminio Auschwitz Birkenau.

Con ese motivo tiene todos los años

un acto de Estado en el Senado,

donde se dan cita los representantes y líderes

de algunos de los colectivos que más sufrieron

a manos de la barbarie nazi.

Con este motivo, "Shalom" está hoy en el Senado

y ustedes son nuestros invitados de honor.

(Música)

Aterra mencionar los nombres de Auschwitz.

Treblinka, Majdanek,

Sobibor o Beżec.

Hablar requiere pudor,

y nos duele.

Señoras, señores,

hoy, un año más, amparados por la solemnidad de este acto,

nos reunimos aquí en el Senado, símbolo de la soberanía popular,

para recordar a los seis millones de judíos

y a todas las demás víctimas asesinadas por la barbarie nazi.

El holocausto supuso un sofisticado proceso

de muerte planificada,

precedida por una campaña de mentiras, de calumnias

y de difamación,

estuvo nutrido con prejuicios

y con el trabajo de miles de personas,

que, con entusiasmo, disciplina e indiferencia a partes iguales,

fueron parte sustancial

en el mayor crimen de la historia

Estas víctimas,

cada una de ellas tenía un nombre y una historia personal,

fueron exterminadas y borradas de las faces de la tierra

mediante un proceso burocrático e industrial

de fabricación de cadáveres organizado por el Estado,

usando todos sus recursos.

El procedimiento para el exterminio era metódico y cruel

y siguió fases como la identificación,

la expropiación, la deportación, la concentración y el exterminio.

Los judíos fueron primero marcados

y apartados de la sociedad civil.

Luego, fueron sacados de sus casas,

despojados de sus derechos y bienes,

y encerrados en guetos, cuando no asesinados,

donde las condiciones de vida eran infrahumanas.

Posteriormente, mediante redadas masivas,

eran introducidos en trenes

para el transporte de ganado o mercancías,

sin agua, sin comida y sin luz.

El viaje duraba varios días.

Cuando llegaban exhaustos a su terrible destino,

a los campos de concentración o de exterminio,

los guardias separaban por la fuerza a las familias.

Unos eran llevados a los trabajos forzados

y a la esclavitud hasta que sus cuerpos resistieran.

Otros iban directos a la muerte en las cámaras de gas.

En 1942, el Congreso Judío Mundial

advirtió que se estaba produciendo

un exterminio de judíos en toda Europa.

Pero con la excepción de gestas individuales,

como la de los justos entre las naciones,

poco se hizo para evitar la aniquilación

de la comunidad judía.

Todo empezó con la violencia verbal contra la minoría judía,

alimentada por una profunda crisis social y económica.

Los judíos no pretendemos hacer victimismo con el holocausto,

ni tan siquiera generar alarma,

sino denunciar el antisemitismo.

Esto es una situación patológica, social y política

que suele anticipar tragedias mayores.

Tampoco lo decimos por mera costumbre

o pensando en nuestra propia seguridad,

pues se sigue matando a judíos por el mero hecho de serlo.

El pasado 27 de octubre, en la sinagoga Árbol de la Vida,

Pittsburgh, Estados Unidos,

once personas fueron asesinadas mientras rezaban en una sinagoga,

al grito de "todos los judíos deben morir".

El Holocausto nos ha dejado a las generaciones

una serie de elecciones esenciales.

Hemos de recordar el sufrimiento de las víctimas.

Se ha dicho que en el Holocausto

no todas las víctimas fueron judías.

pero todos los judíos fueron víctimas.

Hemos de ser críticos y activos

contra las ideologías que incitan al odio,

al racismo y al antisemitismo.

Hemos de fomentar la responsabilidad por el prójimo,

pues como dijo Edmund Burke,

"para que triunfe el mal,

basta que los buenos no hagan nada".

No podemos ser indiferentes y mirar hacia otro lado

cuando el prójimo sufre,

sea este blanco, negro, gitano,

musulmán, cristiano o judío,

Tenemos la obligación de proteger a los más débiles

y a aquellas minorías que sean más vulnerables,

ya sean estos inmigrantes, pobres o desvalidos.

Hemos de educar a las generaciones más jóvenes.

Tenemos un compromiso en común

de alentar el estudio del Holocausto en todas sus dimensiones.

Un compromiso para conmemorar a sus víctimas

y honrar a los que se opusieron.

Un compromiso para recordar las víctimas que perecieron,

respetar a los supervivientes que están con nosotros

y reafirmar la aspiración común de la humanidad

a la justicia y a un entendimiento mutuo.

-Los primeros gitanos asesinados por el nazismo

fueron los 250 niños que murieron para comprobar

la eficacia mortífera del gas Zyklon B.

Es verdad que han intentado reiteradamente

exterminar al pueblo gitano y al pueblo judío,

pero no lo han conseguido porque nuestra supervivencia

es el legado que debemos a nuestros antepasados

y la prueba de que nuestra identidad es fuerte.

El secreto que compartimos judíos y gitanos

y todos los pueblos que han sufrido masacres o exterminio

es que sabemos que la visión de nuestros ojos

no es completa hasta que se pasa

por los latidos del corazón.

La identidad es el sonido de esos latidos.

Las alegrías y los sufrimientos de nuestros antepasados

que forman parte de nosotros

como la luz forma parte de la oscuridad

y jamás se entendería a la una sin la otra.

Hoy quiero, en este acto del Holocausto,

manifestar que la sociedad europea

no debe tolerar la vuelta del fascismo nunca.

-Hoy rendimos homenaje y recuerdo merecido

a todos los colectivos que sufrieron el acoso de persecución

y la muerte a manos del régimen nacional socialista,

el más brutal de los regímenes criminales y genocidas

de la historia de la humanidad.

Está muy clara y hay que recalcarlo.

Una vez más, la diferencia que el régimen nazi

había marcado en todo momento la condición de los judíos,

testigos de Jehová, eslavos.

La persecución programada y sistemática

de la población judía de Europa llevó a la muerte

a millones de personas.

No hubo misericordia.

Hombres, mujeres, niños, ancianos, moribundos

de cualquier condición social, política y cultural

y de todos los rincones de Europa fueron señalados, identificados,

perseguidos y segregados por su condición judía,

y cuando se decidió la solución final,

fueron deportados y asesinados

en las cámaras de gas de los campos de exterminio

sin ninguna señal de humanidad.

Para los otros colectivos, que también podrían representar

un peligro para el régimen y para su supervivencia,

se crearon los campos de concentración.

Entre estos colectivos,

Debemos recordar,

como siempre hace la Amical en los actos en que participa,

a los 10000 mujeres y hombres españoles republicanos

exiliados en Francia,

que fueron deportados a los campos del Reich entre 1940 y 1945

por su condición de luchadores antifascistas,

primero defendiendo a la legitimidad de la República en España

y luego contra el ocupante Alemania en Francia.

En definitiva, el régimen nacional socialista

contemplaba la construcción de unas nuevas sociedades

basada en la desigualdad de los seres humanos.

Bajo el mito de las razas y en su derecho a decidir

quiénes tenían derecho a la vida

y quiénes estaban condenados a la esclavitud y a la muerte.

Es indispensable volver a activar nuestra memoria

para hacer del recuerdo y el homenaje un compromiso.

-Encienden la primera vela

el superviviente del Holocausto, don Jacobo Drachman,

y la alumna del instituto Arcipreste de Hita de Guadalajara...

-Dios, lleno de misericordia que reside en las alturas,

concede perfecto reposo en el reino celestial

entre los justos y los puros que brillan resplandecientes,

a las almas de los seis millones de nuestros hermanos

y a todos los hombres, mujeres y niños

que fueron asesinados vilmente, quemados, ahogados,

estrangulados y enterrados vivos,

santificando el nombre divino en los países del opresor nazi.

Todos ellos son merecedores de que hagamos una plegaria

para recordarles y elevar sus almas.

Dios misericordioso, conserva por siempre sus almas vivas

bajo tu gran presencia, descansen en paz

y todos los presentes diremos "amén".

-Se trata de un recuerdo doloroso, de crímenes horrendos,

crímenes que se cometieron en el pasado

y a la vez de recuerdo necesario para evitar que crímenes similares

puedan cometerse en el futuro.

El Holocausto representa una derrota de la humanidad

frente a la maldad y frente a la ignorancia.

Y junto a los millones de víctimas de semejante barbarie,

quedaron maltrechas nuestra dignidad como seres humanos

y también nuestra esperanza, Nuestra esperanza en la humanidad.

Quedaron maltrechas.

Pero amigos y amigas, no quedaron muertas,

porque se forjó y se ha ido forjando

a lo largo de los años un concepto que ya nos trasciende,

que es el concepto de víctima universal.

Esto es lo que puede garantizar una paz duradera,

el respeto a la dignidad de todos los seres humanos.

-Permítanme una confesión íntima que he dudado si debía hacerla,

pero puede que sea una ocasión para liberar mi memoria.

Yo nací apenas dos años después

de la liberación de Auschwitz Birkenau,

porque en el fondo de mi memoria

aflora a veces una escena de mi más tierna infancia.

No sé cuántos años tenía,

pero debía tener muy pocos cuando la noche de Viernes Santo,

los niños del pueblo, un pueblo muy pequeño del Pirineo,

salíamos armados de unos artefactos de madera

que llamábamos carracas y matracas, que hacían ruido,

y paseábamos por las calles medievales de los pueblos

gritando algo que estremece mi conciencia,

porque lo que gritábamos era "A matar jueus".

Era un rescoldo de la historia

en un pueblo pequeño, muy pequeño, en los años cincuenta.

Evidentemente, no sabía lo que decía.

Pero ahora, cuando lo recuerdo,

cuando recuerdo eso y veo al grupo de niños haciendo ruido

y gritando esas frases

me es más fácil entender lo que pasó en Auschwitz,

y me es más fácil y más necesario rechazarlo.

Y cuando paseo por Viena

y veo los postes que reproducen esas escenas terribles

donde se ve al vecino obligando a su vecino,

todavía con corbata y traje,

a que friegue el sueldo, entre las risas de los demás,

comprendo que la maldad humana anidan el fondo de nuestro ser

y que hay que combatirla con las únicas armas

que ha hecho del hombre, hombre,

que es la inteligencia, el conocimiento y la educación.

-Rememorar el Holocausto

es mirar de frente al mayor horror de la historia de la humanidad.

Un imperativo moral del que nadie puede considerarse exento.

No podemos olvidar,

no podemos desviar la mirada ante tal abominación,

porque todos somos responsables

de que nunca jamás nada semejante vuelva a suceder.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • En memoria de las víctimas de la Shoá

Shalom - En memoria de las víctimas de la Shoá

17 feb 2019

Como en años anteriores Shalom asistió al Acto de conmemoración que se llevó a cabo en el Senado , donde se dieron cita representantes de varios de los colectivos que padecieron la barbarie nazi durante el Holocausto.

ver más sobre "Shalom - En memoria de las víctimas de la Shoá" ver menos sobre "Shalom - En memoria de las víctimas de la Shoá"
Programas completos (580)

Los últimos 580 programas de Shalom

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios