Shalom La 2

Shalom

Domingo a las 09:45 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3767774
Para todos los públicos Shalom - Celebramos la fiesta de Sucot- ver ahora
Transcripción completa

por habernos acompañado, Leslie. Un placer haber compartido contigo

(Música créditos)

Buenos días y bienvenidos un domingo más a "Shalom".

Este domingo es un domingo muy especial,

puesto que esta noche celebramos la llegada de la fiesta de Sucot.

En todas las familias, procuramos acercarnos a la naturaleza,

hacer nuestra propia cabaña, nuestro techo de paja,

donde encontrarnos más unidos y más centrados en la naturaleza.

Como no hemos podido traerles una cabaña hasta el estudio,

lo que hacemos es traerles a una persona experta

en este contacto de la naturaleza. Ella es experta en ikebana

y es Leslie Weinstein, que nos va a contar sobre este tema.

Bienvenida, Leslie. Muchas gracias.

Leslie, mucha gente podrá preguntarse

que hemos traído un ikebana, un arreglo floral japonés,

¿qué tiene que ver con la Sucá o la fiesta de Sucot

que vivimos los judíos?

(ASIENTE) Sucot es la fiesta de la alegría por excelencia.

Después de haber hecho nuestro trabajo interno

y de crecimiento espiritual durante las fiestas previas

de Rosh Hashaná y Kipur, llega el momento de la celebración

y de pasar el mayor tiempo posible dentro de la "sucá".

Es, justamente, esa interacción directa

con la naturaleza y nuestro entorno.

Para mí, el ikebana es una prolongación

de la fiesta de Sucot, permanente, a lo largo de tu vida.

En cada arreglo que haces, estás en contacto con su entorno,

con la naturaleza, aprendiendo a apreciar más la belleza

de todo lo que nos rodea. Nos hablabas de esa conexión

con el mundo vegetal. Nos has traído un arreglo floral...

¿Cómo nos ayuda el ikebana, el estar relacionados

con el mundo vegetal en nuestro entender

el concepto de la Sucá? Ajá.

Yo, justamente, creo que el ikebana,

si algo te enseña, es a apreciar,

a observar mucho más la naturaleza, pero no solo en la naturaleza.

Como que uno empieza a encontrar belleza

donde antes no la veías. En la forma de una rama,

en un tronco, en un paisaje, en una flor...

Cosas que antes pasaban totalmente desapercibidas, de repente,

empiezas a apreciar y a valorar mucho más.

Claro, como nos pasa en la fiesta de Sucot,

que se nos invita a desconectarnos de todo lo material,

que nos une todos los días, y que nos genera ese estrés

en el que vivimos casi todo el mundo casi todo el día

y a conectarnos con lo realmente importante.

Vemos, lo que tú dices, esa belleza en las cosas cotidianas

y diarias, ¿no? Exacto.

¿Quieres explicarnos el arreglo que nos has traído?

Se basa en el concepto de la Sucá. Exacto.

En la "sucá", en la cabaña, en la que debemos pasar

el mayor tiempo posible durante los siete días que dura la fiesta,

tenemos las paredes de caña que, en este caso,

he utilizado una especie de bambú. En el techo,

debemos ser capaces de ver el cielo. Es un poco lo que me ha inspirado

para este arreglo. Dentro, digamos,

las flores, que representan nuestro florecimiento espiritual

al estar más en contacto con la naturaleza.

Esa sencillez que nos mostrabas, que la flor representaba

a las personas. ¿Por qué las flores? ¿Por qué ese florecer?

(ASIENTE) En este caso, en este arreglo,

es lo que quise representar. Nosotros, como las flores,

que florecemos al estar dentro de la "sucá"

y más en contacto con Dios y con nuestro entorno.

Un arreglo de ikebana no siempre tiene flores.

A veces, pueden ser solo ramas. Puedes usar arte "povera" incluso,

de cosas que te encuentras por la calle

que quieres meter en tu arreglo. Es la expresión de uno mismo.

Sí, porque estos siete días que pasamos en la cabaña,

se supone que son para nosotros,

de desarrollo y crecimiento espiritual, ¿no?

¿Cómo preparáis vosotros, en vuestra familia,

este entorno para ese crecimiento espiritual

de vuestra familia?

Cuando hacemos una "sucá", una cabaña en casa,

normalmente, la hace mi marido, Boris.

Bueno, tengo tres hijas. A veces están y otras veces no.

Si están, pues entre todos colaboramos.

Es una preciosa actividad. Como todo en la vida, ¿no?

El proceso, disfrutar del proceso. Bueno, cuando uno la tiene acabada,

pues toda la decoración y el tener la mesa dentro

y el comer todos juntos dentro. Es realmente precioso.

Supongo que eso lo lleváis haciendo toda la vida.

Habrá pasado porque tus hijas, de pequeñas,

harían sus recortitos o su cosas, sus dibujitos,

que colocarían dentro de la "sucá", ¿no?

La verdad es que cuando hemos podido, la hemos hecho.

Cuando no hemos podido, vamos a casa de amigos

y ahí celebramos también que es de lo que se trata justamente,

que es la celebración en esta fiesta. Y de compartir, ¿no?

Y de compartir la "sucá". Cuando uno tiene la posibilidad

de poder hacerla, lo más bonito es poder compartir.

Así es. La idea de estar juntos,

aunque no sea lo más cómodo posible porque, precisamente,

es a lo que nos invita Sucot, ¿no? A no buscar esa comodidad

que tenemos en el día a día. Exacto.

Yo creo que es la alegría en cualquiera de sus expresiones.

Ya sea comiendo, riendo, celebrando, diciendo la bendición...

De poder haber llegado a estos tiempos

y hacer las bendiciones de los frutos...

y de todo lo que se acostumbra.

Esta evolución estética, entiendo que en el ikebana,

una hoja que se queda más seca o que va perdiendo

la estructura original y se ve como bello.

Y es parte de la evolución de la belleza del ikebana.

¿Cómo nos relacionamos con los conceptos de Sucot?

Yo creo que en el ikebana, las imperfecciones,

que es lo que tú hablabas, o el paso del tiempo

es una parte importante del arreglo. En Sucot,

al estar también nosotros dentro de esta cabaña,

despojándonos de todas esas cosas que normalmente tenemos

de comodidades o lo que fuera, estás bastante más en contacto

contigo mismo, ¿no? Que es de lo que se trata.

De lo que tienes dentro, pues hacia fuera.

En el ikebana es un poco eso también.

Es lo que expresas.

Sale desde dentro, desde el artista que lo creó.

Y lo expresas con muy pocas cosas, ¿no?

Cuando estabas haciendo el arreglo, he visto que tenías

muy pocos materiales para hacerlo. ¿Esa sencillez

también tiene que ver con los...

Eh, preceptos o lo que nos enseña Sucot.

Sí, totalmente.

De lo que se trata es de lo mínimo indispensable

y una parte muy importante, en el ikebana,

es el espacio vacío, el aire.

Es tan importante como los objetos concretos

que podemos utilizar.

Esa sí es nuestra vida, ¿no?

El aire que, a veces, ni valoramos y que es lo que nos mantiene vivos.

Porque sin respirar, pues... nadie sale adelante.

En el ikebana, es también un elemento muy importante.

Entiendo, Leslie, entonces, que el concepto de estética

en el ikebana difiere un poco del concepto

que tenemos habitualmente o con el que funcionamos

en nuestra sociedad. Es diferente al arreglo occidental.

En el ikebana, comenzamos por la elección del recipiente

en el que vamos a hacer nuestro arreglo.

Como puede ser la relación del cuerpo-alma, por ejemplo.

El contenedor y el continente.

En este arreglo que vamos a plasmar en el recipiente,

pues tenemos la misma evolución que tenemos nosotros en nuestra vida.

Desde la flor cerrada; luego, abierta y, luego, madura.

Es el paso del tiempo.

¿Y esto podemos aprenderlo en algún sitio, Leslie?

¿Hay algún sitio donde se pueda aprender el...?

Bueno, soy maestra de ikebana de la escuela Sogetsu.

Doy clases una vez al mes, con lo cual es bastante fácil

meterlo en el horario de cualquiera. Durante hora y media,

hacemos dos arreglos florales por clase.

Yo os doy los materiales y es, simplemente,

una hora de lujo en la que uno se dedica

a uno mismo y sale enriquecido realmente.

Yo comencé así. Me lo propusieron

y cuando me lo dijeron dije: "¡Uf! Yo no tengo tiempo

para hacer esas cosas". Luego, se convirtió en mi hora de lujo.

Decía: "Esto no me lo pierdo por nada porque es tiempo para mí".

Realmente, fue así como me fui involucrando

cada vez más hasta que me hice maestra

y, hoy, doy clases de ikebana. Hoy en día,

hay miles de diseñadores, decoradores,

de todas las ramas, que se meten en el mundo del ikebana

porque te aporta muchísimo a todo lo que es equilibrio,

armonía, estética...

Pero cualquiera puede hacer el ikebana.

Sofu Teshigahara, el fundador de la escuela Sogetsu,

dijo que cualquiera, donde quiera que esté,

con el material que encuentre, puede hacer un arreglo de ikebana.

Se trata de expresarse a uno mismo. Sí es verdad que, normalmente,

la gente que viene es porque le gustan las flores

y le gusta estar en contacto con la naturaleza.

Sí, no necesitas tener un criterio especial

ni una formación estética especial. No.

No es necesario. Simplemente, las ganas de dedicarte

un poco de tiempo. O sea, que nos invitas a todos

a que podamos participar en estos cursos.

Por supuesto. Estoy segura de que les encantará.

Nos hablabas de lo que nos ayuda el ikebana

y creo que se utiliza en terapias, incluso con altos ejecutivos

o con personas que, como todos, a veces nos distanciamos

un poco de la realidad y perdemos la perspectiva, ¿no?

Exacto, sí.

Hoy en día, justamente salió hace muy poco

un artículo en CNN, donde decía que el ikebana hoy

es para todos. Y que así como se hace el "coaching"

para empresas, incluso se está aplicando el ikebana.

Es un arte, primero, en el que te expresas tú mismo.

Luego, tienes que sacar el mayor partido posible

al material que tienes delante tuyo. Y segundo o tercero, mejor dicho.

Tienes que dar un paso atrás para ver bien el conjunto,

tener perspectiva, ver qué necesitas quitar,

qué necesitas dejar y verlo en su totalidad.

Claro, una idea que también encontramos en Sucot, ¿no?

Nos hace pararnos para poder ver nuestra vida en perspectiva, ¿no?

Claro, dejar un poco todas esas cosas materiales,

que normalmente nos rodean, para tener lo básico

y estar más en contacto con Dios. Y con nuestro entorno.

Entonces, ¿cuál sería el fundamento del ikebana?

En la escuela Sogetsu, que es la que yo sigo,

tenemos las tres ramas principales, que son el Shin, Soe y el Hikae,

que es el hombre, el cielo y la tierra.

Perdón, Shin a como el cielo; Soe, como el hombre,

y Hikae, como la tierra. Y eso es un poco el fundamento,

digamos, básico del ikebana; aunque, luego, hay toda una evolución

donde uno llega a los arreglos libres y que tú puedes expresarlo...

digamos, como te nazca. Es en Sucot, justamente,

tenemos el cielo, hombres y tierra. Cuando estamos en esta cabaña

y estamos tan en contacto con Dios, con la naturaleza

y, bueno, donde convivimos con nuestros seres queridos,

donde tratamos de pasar el máximo tiempo posible con ellos.

Comer dentro, si es posible, incluso dormir dentro.

Bueno, que pueden surgir cosas que nos molestan

o que no son del todo de nuestro gusto...

Pero de lo que se trata, justamente, es de aprovechar

todo de nuestra vida porque... todo es

para nuestro crecimiento espiritual.

¿Y cómo nos resumirías esa experiencia

de esos siete días vividos en la "sucá"?

¿Sale uno diferente?

Yo creo que sí, porque es un "resetearse",

es un volver a lo básico y es como empezar limpio, de cero.

Realmente, sabiendo lo que es importante en la vida.

Que es un poco como lo que te comentaba antes, ¿no?

Que en el ikebana, realmente,

tenemos que elegir lo que es imprescindible

y, con eso, expresarnos. El hecho de ver realmente

lo que es imprescindible en nuestras vidas.

Muchas veces, creemos que sin esto no podría vivir

o sin lo otro, no podía vivir. Y cuando tenemos esta vivencia,

en Sucot, de lo mínimo indispensable, nos damos cuenta realmente

de qué es lo que necesitamos, ¿no? El hecho de tener

a nuestros seres queridos con nosotros, con salud...

Poder estar celebrando es lo más grande que podemos tener.

Valorar lo que tenemos, efectivamente.

Qué gran lección. Pues muchísimas gracias

por habernos acompañado, Leslie. Un placer haber compartido contigo

todos estos conocimientos y esperamos verte pronto por aquí.

Muchas gracias por la invitación. Fue un placer para mí.

A ustedes les dejamos con todas las enseñanzas

que nos ha transmitido Leslie hoy sobre el contacto con la naturaleza.

Solo desearles un feliz Sucot

en nombre de la Federación de Comunidades Judías de España

y de todos los que hacemos el programa de "Shalom".

Hasta la semana que viene. "Shalom".

(Música créditos)

  • Celebramos la fiesta de Sucot

Shalom - Celebramos la fiesta de Sucot

23 oct 2016

Un año más los judíos del mundo entero celebramos la fiesta de Sucot. Esta fiesta conocida como la fiesta de la alegría, nos lleva a desplazarnos hasta la Suca, una cabaña con techo de paja, en donde se nos invita a todos a reflexionar sobre el origen de la verdadera felicidad .

ver más sobre "Shalom - Celebramos la fiesta de Sucot" ver menos sobre "Shalom - Celebramos la fiesta de Sucot"
Programas completos (499)

Los últimos 499 programas de Shalom

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios