www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5483775
No recomendado para menores de 7 años Servr y proteger - Capítulo 677 - ver ahora
Transcripción completa

Por experiencia le diré que las amenazas

no hay que tomárselas a la ligera.

Una amenaza es una amenaza.

Estos muertos de hambre no tienen pelotas.

¿Pero qué hacéis? -Vamos dentro, por favor.

-¿Y darle el gusto a estos locos?

¡Ni de coña! ¡De aquí no me muevo!

¡Se os van a caer las rastas!

¿Qué ha sucedido?

Estos dos pipiolos no me han protegido

de unos alborotadores y casi me matan.

-Ha incumplido la orden de entrar en comisaría.

-¿Tú me vas a dar órdenes a mí, niñata?

-¿Cómo se atreve a...? Agente Bremón, cállese.

¿Qué ha pasado?

Olaizola ha presentado una denuncia contra Paula.

Puede que Régimen Disciplinario me sancione.

Según Olaizola hubo desplantes,

malas contestaciones, malas caras

y actitudes despectivas.

Está muy complicado

porque es un concejal y en Jefatura están que trinan.

Si no hubiese sido tan imprudente...

Anoche entraron a robar en casa de un matrimonio anciano.

Los atracadores se ensañaron con ellos

y les dieron una paliza tremenda.

Dame una razón

para que no te eche de mi casa a patadas.

-A ver, los viejos tenían pasta, joyas... de todo.

-Quiero la mitad del botín

por dejarte quedar aquí. Ahora, me quedo esto.

-Es muy bonito. ¿Es de oro?

-Sí.

¿Aceptas?

-En esa cena hablaremos de mis futuros trabajos.

-Sí.

-Vale.

Este es el listado de objetos que han denunciado

las víctimas que les habían robado.

Tendremos que visitar también

las casas de empeño y de compro oro

para ver si ha caído algo por allí.

Era justo lo que iba a pediros.

Debo volver pronto a Brasil.

-¿A Brasil? Si estás en busca y captura.

-Mi madre está muy enferma.

Ha empeorado estos días.

-Te ayudaré, pero a mi manera.

-Hombre, Choto.

Dime.

Sí, en el edificio ese que está que se cae.

Ahí trapichean mucho.

Ah, que cojea.

¡Alto, policía!

(GRITA)

¡Tira el arma!

¡Tírala! ¡Al suelo!

¿Qué os ha contado Faura?

Se declaró culpable

del robo del piso a los dos ancianos.

¿Ha dicho quién era su compinche?

Un tal Joao Sousa, un brasileño que conoció hace poco.

Desde que llegamos a Madrid,

los roces con Andrés son constantes.

Tendrías que hablar con él

para evitar futuras discusiones.

Está intratable.

Puede que sea el momento de dejar de ser socios.

Cambiar mis huellas dactilares de una mano

a la otra.

-Al tener

las huellas de una mano

en los dedos de la otra,

no se detecta que eres un fugitivo

y puedes salir de España y entrar en Brasil.

Para que veas que soy un hombre preparado.

¿Qué te hizo decidirte?

Antes no sabías si seguir con esto.

-Creo que ha llegado el momento de pensar más en mí.

(Música emocionante)

(SILBA)

-Hola.

-Hola.

-Ven.

Ven aquí.

Veo que recibiste mi mensaje. -Sí, me encantó.

Tres días sin verte y me estoy volviendo loco.

¿Qué pasa? ¿No me llamabas para verme?

-No, y además...

tengo una reunión con Miguel en diez minutos.

-Pero, ¿estás bien?

-Sí, es por Paula.

Estoy muy preocupada por ella.

(DUDA)

Está muy agobiada con todo el tema de Olaizola.

-Ya.

Todos en comisaría estamos hartos de ese impresentable.

-Paula nos ha contado que Régimen Disciplinario

va a investigar su actuación durante el escrache.

Tú estuviste allí.

¿Qué crees que pasará?

-Yo soy positivo.

-Paula y yo seguimos el protocolo. Olaizola, no.

Insultó a los manifestantes.

En ese aspecto, Paula está cubierta.

-¿Y cuál es el otro aspecto?

¿Crees que hizo algo mal?

-El otro es que Paula, desde el primer momento,

dijo que Olaizola era un machista

y un prepotente, que lo es.

Pero cometió un error muy grave:

decirlo en público en más de una ocasión.

Dijo que era justo que le hicieran escraches.

-Pero Paula es libre de tener su propia opinión, ¿no?

-Sí, todos somos libres de tenerla,

pero Paula es policía nacional

y ahí era su escolta personal.

Sea justo o no,

en ocasiones debemos mantenernos al margen.

No podemos significarnos.

-Sí, lo entiendo.

¿Crees que esto le va a pasar factura?

-Sí, la verdad.

-Entonces, tu declaración es clave en la investigación.

Si sabes modular tu testimonio,

podrá respirar tranquila.

-¿Modular mi testimonio? ¿Qué quieres decir?

-Supongo que no les contarás todo lo que Paula piensa y dice

sobre Olaizola, ¿no?

-Yo responderé a Régimen Disciplinario

de una manera justa

como es mi deber.

¿Me estás pidiendo que mienta?

-No, te pido que te ciñas a lo estrictamente profesional.

Tú has dicho que cumplió el protocolo. Punto.

Otra consideración personal

es irrelevante aquí.

-¿Es irrelevante?

Irrelevante no será si una abogada que yo creía justa

intenta dirigir mi declaración.

-Toni,

como abogada sé muy bien

que se puede manipular una actuación judicial

usando emociones personales, eso es lo que harán.

Como madre, no puedo dejar a mi hija al pie de los caballos.

-Y como novia o lo que sea que seamos,

puedes manipularme para que diga lo que quieres.

¿Te das cuenta de lo que me pides?

-Pensaba que...

Paula te importaba.

-Me importa.

Y por mi declaración será irreprochable.

Pero Régimen Disciplinario sabe que somos compañeros.

Si mi declaración es tendenciosa, mi palabra no valdrá nada.

(SUSPIRA)

Olaizola ha sido muy soberbio con Paula.

Cuestionó su valía y llegó a decir

que está aquí por ser sobrina del comisario.

Y aun así, Paula actuó con profesionalidad

y protegiéndole, incluso durante el escrache.

Eso es lo que diré.

-Gracias. -No, gracias no.

No lo hago porque lo digas tú.

Es lo que iba a decir.

Pero me duele que no te fíes de mi criterio.

-¿Es tu madre?

(JOAO ASIENTE)

Cuando estaba sana.

No puedo verla en fotos actuales.

Me cuesta mucho verla

tan triste, tan...

"tan doente".

Y encima no estoy allí para ayudarla.

-No hay nada como el amor de una madre.

No te preocupes, pronto podrás verla.

-¿Has podido cerrarlo todo con el médico ese?

-Lo haremos mañana.

(SUSPIRA)

-Confías en él, ¿verdad?

¿No será un carnicero?

-Ningún carnicero haría un trabajo tan fino.

Es de las mejores clínicas

y tiene las garantías de sanidad.

(RÍE NERVIOSAMENTE)

-Cambiarse las huellas dactilares...

es como de ciencia ficción.

-Bienvenido al futuro, Joao.

-¿Crees que dolerá?

-Posiblemente.

¿Eso te impedirá ver a tu madre?

-Claro que no.

-Eso quería oír.

Piensa que saldrás de aquí con unas huellas nuevas,

otro pasaporte e irás a Brasil sin ser detectado.

-Todavía tengo que resolver lo del pasaporte.

El colega que me lo iba a hacer se ha evaporado.

-¿Te queda pasta?

-Tengo ahorros de otros palos.

No es mucho, pero...

-Yo me encargo.

Ponte esto y despéinate.

(RÍE)

-¿Perdona?

-Haz lo que te digo.

-¿Así? -Sí.

Quieto.

Vale. Mi contacto se encargará.

Te hará el documento y lo traerá cuanto antes.

-Te estás tomando muchas molestias en ayudarme.

¿Por qué?

No me vale que me digas que es solo por la pasta.

(SUSPIRA)

-Todos tenemos una madre, Joao.

Es la única mujer a la que respeto.

Me sacó adelante teniéndolo todo en contra.

Me enseñó a pensar, a decidir y a ser una persona fuerte.

Siempre estaré ahí para ella.

-Mi madre también

se ha dejado la piel

por mis hermanos y por mí.

No me perdonaría nunca haberle fallado.

Veo que en eso somos iguales. -No.

Iguales no.

Mi madre está sana y puedo verla cuando quiera.

Si fuera tú, me volvería loco e iría a verla siempre que pudiese.

-Eso es lo que hago yo.

-Cuidar de una madre es una deuda natural.

Es un sentimiento noble.

Por eso te ayudo. Pero salir del país es cosa tuya.

-Tienes razón.

Llamaré a mi hermano.

Todavía tengo que cuadrar unas cosas para cruzar la frontera.

"Se lo diré".

Muchas gracias.

Seguimos en contacto.

¿Buenas noticias?

Sí, en Jefatura nos felicitan por la detención de Faura.

Al parecer era un tipo muy escurridizo.

Y muy adicto.

Ha pasado el mono en el calabozo y le ha dado la noche a Merinero.

Ya ha pasado a disposición judicial.

Ahora solo falta dar con Joao Sousa.

¿Cómo va la investigación? ¿Sabemos su paradero?

Todavía no tenemos nada.

Ángela ha revisado las grabaciones de las cámaras

de la zona por la que huyó Faura

y han confirmado que huyó solo. En eso nos dijo la verdad.

Ya. ¿Y la pistola que llevaba tiene alguna huella?

Reconoció que era suya,

una Glock 17 adquirida en la "deep web",

pero, como es habitual...

Como es habitual, está borrado el número de serie.

Vaya, qué lástima.

Pues necesitamos cazar como sea a Sousa.

Es un atracador muy violento y no quiero que cunda el pánico.

Este barrio ya ha pasado por situaciones complicadas.

Podríamos pedir ayuda.

¿Quieres pedir colaboración ciudadana?

Tenemos su fotografía.

Tenemos su descripción y sabemos que está en España.

Igual podemos sacarlo de su madriguera.

Me parece muy bien. Háblalo con Lara.

Muy bien. Otra cosa.

¿Cómo va lo de Olaizola y tu sobrina?

Ahora mismo lo único que sé

es que Régimen Disciplinario está a punto de ponerse con ello.

¿Crees que está en problemas de verdad?

Creo que depende mucho del investigador que nos toque.

Montse Ibarra era dura,

pero era objetiva.

Si fuese ella, mi sobrina no tendría problemas.

Ya, pero la cosa cambia si te toca Antúnez, ¿no?

Por ejemplo.

Ya.

Además, podría intentar fastidiarte a través de ella.

Exacto.

No es ningún secreto

que ese concejal le cae mal a mi sobrina.

Pero me da mucha rabia,

se comportó de forma inmadura con él.

Y lo que es peor, imprudente.

Ya, pero hizo su trabajo.

Pero sabemos cómo puede torcerse una investigación interna.

Y más cuando el inspector no sabe qué es la objetividad.

Si le cae una sanción grave a mi sobrina,

no va a poder jurar el cargo.

No puedo permitir que eso suceda.

Ya, pero tampoco lo puedes evitar.

Con esa denuncia,

Régimen Disciplinario está obligado a actuar.

Tienen que investigarla.

Por ahora.

Pero no es algo irreversible.

¿Has pensado algo?

Puede.

(RÍE)

Aquí tenéis, corazones, la cuenta.

-Mira Eva.

Ha subido su historia a las redes y se ha hecho viral.

Parece otra, y no solo por el aspecto externo.

-Mujer, ha recuperado la ilusión, que la criatura la había perdido.

La verdad es

que un cirujano talentoso como el doctor Mateo

haya puesto su sabiduría para una causa tal altruista

es para reconocérselo. Ojalá hubiese más gente como él.

-¿A quién vais a canonizar?

-A Mateo Bremón.

Somos superfans, ¿eh?

-Ah, ya he visto lo de esa chica.

-A ese hombre hay "pa" hacerle un monumento.

-La mujer fue la que le contó la historia de Eva.

-Son tal para cual.

Él tiene unas manos de oro y ella tiene de oro el corazón.

-Y guapos. Mira esta foto de la inauguración en Madrid,

parecen de revista.

-No son como los de las revistas, estos se quieren de verdad.

-Eso díselo a Toni.

-¿A mí? Yo qué sé.

-No sé, tú le salvaste la vida a la mujer

cuando entraron en su casa, y conoces también a la hija

eres muy amigo...

Si no los conoces tú, quién si no.

-Yo qué sé si están bien o no están bien...

Ni lo sé ni me importa, no soy un cotilla como vosotras.

-Oye, preguntar no es ofender.

-Os gusta mucho en el barrio hablar de la gente, de verdad.

Perdón, tengo que contestar.

-¿Es del curro?

-No. Bueno, sí, sí, es de...

¿Sí?

-¿Sigues enfadado?

Te noto un poco tenso.

-No me pillas en buen momento.

-Me he quedado mal después de la discusión.

¿Nos vemos esta noche y lo aclaramos?

-Vale.

Donde siempre.

-Sí. En la 337 a las nueve, ¿vale?

-Venga, vale. Chao.

-No tengo ni idea.

-Perdonad, chicas, por llamaros cotillas.

Tengo un mal día y lo he pagado con quien no debía.

-Bueno, estás perdonado.

¿Qué te pongo? Pide por esa boca.

-Un cortado, porfa.

¿De qué hablabais ahora?

-Nos preguntábamos a qué gimnasio irá la pareja

porque tienen un tipazo...

Y no creo que se todo bisturí.

-¿Sabes qué, María? Déjalo.

Tengo prisa, me voy ya a currar.

-Bueno, tú mismo.

-Chao.

-Yo no creo que vayan a ningún gimnasio.

Estos tienen entrenador personal.

-Que me pasen su número.

-Pues saca los billetes, porque no debe ser barato.

Y estos no tendrán problemas de dinero.

(RÍE)

-Está todo lo que hablamos.

Sí. Peso, altura, nacionalidad y menciones a sus antecedentes.

¿Has habilitado dos teléfonos?

-Sí. Como dice la nota,

cualquier dato, aunque sea mínimo, es bienvenido.

Por mí, está perfecto.

Debo mirarlo con Bremón, pero puedes lanzarlo.

Necesitamos que esta foto

llegue cuanto antes a todos lados.

Ahora mismo.

Hasta luego. Hasta luego, gracias.

Dime que me traes algo de la Glock 17.

No hay rastro del teléfono de Faura en la compra del arma,

si es que la hizo él.

¿Por qué nos iba a mentir en eso?

Por los motivos de siempre.

Por miedo, por algún pacto con un tercero...

Tampoco tenemos clara la relación con Sousa.

Puede que esto sea un amaño entre ellos.

Ya.

Una sola teoría es insuficiente.

Necesitamos información que nos acerque a Sousa.

Eso es lo que te traigo, Claudia.

He hablado con la policía brasileña

y me han dado una información interesante sobre Sousa.

Sobre todo, los atracos a mano armada que hacía con fuerza

y el asesinato al millonario norteamericano en Río de Janeiro.

Sí.

Esos casos los hemos estudiado a fondo.

En Brasil hay una orden de búsqueda y captura por todo eso.

Sí, pero ahora sabemos el verdadero motivo de esto.

El motivo para atracar millonarios es evidente, ¿no?

Que necesitaba dinero es obvio, pero hay algo más.

Te pongo en situación.

La madre de Sousa está enferma.

Está terminal de cáncer en el hospital hace meses.

¿Quieres decir que Sousa atraca

para pagarle el tratamiento a su madre?

¿Para esos gastos?

No exactamente. Por la madre se puede hacer poco.

Pero tiene tres hermanos pequeños a quienes adora

y que siempre han sido pobres.

Su madre se muere

y él intenta buscar un sustento a su familia.

Esto no me lo esperaba.

Sí. Para ese chico, la familia es lo más importante.

Pues muy bonito,

pero también preocupante.

Y peligroso. Sabemos de qué es capaz,

que está desesperado y que puede matar.

Pero no solo por eso.

Si es verdad que lo más importante para él es la familia,

deseará volver con ellos.

Y eso lo hará caiga quien caiga.

Sí.

De ahí el palo que ha pegado con Faura.

Necesitaba dinero para la familia,

para pagarse un pasaporte falso y un billete.

Y necesita una identidad nueva, pero que esté bien,

para pasar la frontera.

Hay que difundir su foto pronto.

Sí, se está ocupando Lara.

Voy a pedir refuerzos que vigilen las fronteras

y que memoricen la foto. Gracias, Betanzos.

Has sido de gran ayuda. Para lo que necesites.

-¿Sabes qué es lo malo de una camarera como tú?

Que por bien que prepares la consumición,

ninguna copa puede estar más buena.

-No soy solo camarera, soy la encargada.

-¿Y de qué te encargas, preciosa?

-Por ejemplo, del derecho de admisión.

(SUSPIRA)

-Vaya...

Por fin ha llegado.

Ya pensaba que esta cita era una broma pesada

como la protección de su comisaría.

¿Quiere tomar algo?

No, gracias. Estoy de servicio, no puedo beber.

Usted está más tranquilo, ¿no?

¿No ha visto a mis hombres?

Tener a dos escoltas competentes hace que uno se relaje,

no espero que lo entienda.

Justo de ese tema quería hablar con usted.

Creo que se equivoca.

Tendrá que hablar del tema con Régimen Disciplinario,

ellos investigan las negligencias que se producen en su unidad.

Seamos razonables, Olaizola.

Mire.

Conozco a uno de los escoltas de ahí fuera.

Gonzalo es un buen policía.

Es fuerte,

rápido y tiene mucha intuición.

Pero él no garantizará su seguridad

si desobedece sus órdenes,

se salta el protocolo

y se lanza contra los manifestantes.

Esa es su versión de los hechos.

La mía y la de una decena de testigos.

Le aseguro que no podrá rascar nada de este caso.

La investigación es un paripé.

Además, usted no busca ningún tipo de justicia,

solo quiere intimidar a la encargada de protegerlo.

Esa agente en prácticas

se ha permitido el lujo de insultarme.

Si fuera por ella, estaría junto a esos manifestantes,

gritando y lanzándome piedras.

Usted pudo ponerla en vereda, pero no lo hizo.

Esa niñata se merece una lección.

Esa niñata es una agente de policía

y tiene un nombre.

Se llama Paula. Y se apellida Bremón.

¿Cree que soy tonto?

¿Cree que no sé que está aquí para defenderla?

No he venido como familiar, sino como su jefe.

Yo doy la cara por mis hombres.

Sería mejor si su sobrina fuese un hombre.

Mire, hace un tiempo también quise dedicarme a la política.

Por eso, entiendo bien lo que está intentado hacer.

Estoy haciendo lo que haría cualquier político responsable.

Defender su honor y el mío.

Enseñar a los ciudadanos que la policía comete errores

pero tiene mecanismos sólidos para corregirlos

y depurar responsabilidades.

No, eso no es lo que está intentando hacer.

¿Y qué es lo que intento hacer?

Desviar la atención.

Mejor que la prensa hable de una policía negligente

que no de un político acusado de transfuguismo

que provoca escraches por donde va.

Solo que usted

ha calculado mal su movimiento

porque la resolución de este caso es evidente.

Paula saldrá indemne y usted...

quedará como un misógino y un paranoico.

Y habrá malgastado recursos públicos en una cacería

que es injusta y desproporcionada.

¿Cómo cree que quedará su imagen después de esto?

Bravo, comisario.

Usted gana.

Retiro la denuncia.

Pero con una condición.

¿Qué condición?

Quiero que su sobrina pida disculpas públicamente.

Quiero que reconozca que ha cometido una negligencia.

Es muy sencillo.

Paula pide disculpas. Yo retiro la denuncia.

No hay más que hablar. Buenas tardes.

-Buenas noches. -Hola.

-¿Has visto el comunicado?

Mira, tenemos a este tipo

en busca y captura.

¿Te dice algo?

-No me suena de "na".

Paty.

Sal un "momentico", mira.

-Hemos colgado esta foto por todas partes

porque pensamos que podría fugarse.

Cualquier colaboración ciudadana sería buena.

-Yo conozco a este tío.

-¿De verdad? -Sí.

Estuvo en el bar hace poco.

Tenía un acento así como portugués.

-Sí, es que es brasileño.

-Pues eso.

Me dio la chapa con que le gusta más el café brasileño, el colombiano...

-¿Sabes si estaba solo o acompañado?

-Creo que iba solo.

-¿Habló con alguien por teléfono o escuchasteis si buscaba algo?

-Me preguntó por ferreterías.

Si había alguna cerca del barrio.

-¿Le diste alguna dirección?

-Sí, le dije la de Molino y la de la calle Arce.

-¿No le has vuelto a ver por aquí?

Te voy a pedir una cosa.

Del uno al diez, ¿qué posibilidades hay de que sea este tipo?

-Once.

Se me quedó su cara grabada.

¿Es tan peligroso?

-Él y su compinche atracaron a una pareja de ancianos

y les metieron una buena paliza.

Y va armado.

-¿Y si vuelve a aparecer por aquí?

-No creo que se atreva a aparecer otra vez por aquí.

Sabe que lo buscamos.

-También es casualidad, nena,

con todo lo que te pasa ahora,

que te dé conversación uno que está en busca y captura.

Vete "pa" tu casa, hoy te has ganado salir antes.

-Tengo toda la despensa... -Vete.

-Pero... -Te lo estoy diciendo yo.

-Vale, si insistes...

-Venga, tira. -Buenas noches.

-Buenas noches.

¿Y cómo están los "viejecicos" de la paliza?

-Están en el hospital,

pero se pondrán bien, espero.

-Pero el susto no se lo quita nadie.

"Pobrecicos".

No hay derecho.

Estamos tan metidos en nuestras cosas

que no sabemos la suerte que tenemos.

¿Sabes lo que te digo? Yo...

No quiero que malgastemos nuestro tiempo en discusiones

por el viaje de la boda.

Me da igual. Si quieres Nueva York, que sea ahí.

Si para mí, estando contigo, cualquier sitio es bueno.

-Qué discusiones, yo también pienso lo mismo.

Mira qué mapa a escala me ha hecho Ángela.

-¡Un mapa del mundo! (ASIENTE)

A ver.

Dame tu dedo.

Cuando tú quieras, déjalo caer.

-¿Quieres decidir el viaje de novios así, a ciegas?

-Yo estando contigo, me siento feliz.

Que el destino decida por nosotros.

-Como caigamos en la Antártida, verás tú que risa.

-Cuando quieras.

-Esto...

Es en medio del Atlántico.

-Qué va, ha caído en la isla de Madeira, que es preciosa.

-¿Ah, sí? -Sí. Es una maravilla.

Allí es todo de "madeira".

-Eres muy tonto, cariño. (RÍE)

-Pero te quiero.

-Y yo a ti. -¿A Madeira?

¡Pues a Madeira! -A Madeira.

-¿Cómo?

Es una broma.

¿Disculparme públicamente ante ese cretino?

A ver.

Piénsalo bien.

Es una simple disculpa y todo habrá acabado en un minuto.

Sí, el más humillante de mi vida.

No asumiré la culpa de lo que no me incumbe.

No le daré el gusto a ese. Yo no cometí ningún error.

Ya, pero desgraciadamente esto no lo decides tú,

sino Régimen Disciplinario.

Si la investigación sigue adelante,

saldrá lo que pasó antes de la manifestación.

Que discutisteis, lo despreciaste e incluso que pediste

que te relevaran.

Él me despreció desde que entró en la comisaría.

Pero él ha salido herido.

¿Lo entiendes?

Tiene argumentos para hacerle daño a tu carrera.

Y si nos toca el inspector equivocado...

¿Qué pasaría?

Siéntate, anda.

Hay un inspector llamado Antúnez

que desde hace tiempo me tiene en su punto de mira.

Normalmente, sus investigaciones siempre son conforme a la ley,

pero, ya sabes,

siempre hay cosas subjetivas,

y si decide verlo todo desde la visión de Olaizola...

Podría encontrar algo y sancionarme.

Exacto.

Y sabiendo cómo te apellidas, te puedo asegurar

que la sanción no sería pequeña.

Podría acabar con tu carrera de un plumazo.

Paula, escucha.

Yo sé que esto no es fácil, pero, por favor,

me gustaría que vieses las cosas con perspectiva.

Régimen Disciplinario te retirará el arma reglamentaria

y la identificación.

Es el protocolo habitual hasta que acabe la investigación.

Si sigues en tus trece y te arriesgas,

podrías perderla para siempre.

En cambio, si te disculpas con este hombre,

puede que retire su denuncia y para el juicio sería importante.

Podrías seguir ejerciendo el trabajo de policía.

Pero al precio que marcan ellos.

Por un lado, Olaizola, y por el otro, Antúnez.

(SUSPIRA)

Tío, quiero agradecerte lo que estás haciendo para ayudarme.

¿Eso significa que te vas a disculpar

ante Olaizola?

(SUSPIRA)

Lo siento, pero no.

Sé que soy novata,

que cometo errores y tengo que aprender,

pero sé que actué bien en ese escrache.

No quiero empezar mi carrera aceptando chantajes.

Eso sería fallar al cuerpo y a mis principios.

Entonces, ¿sabes lo que significa?

A partir de aquí, no te podré ayudar.

Tu destino recae sobre Régimen Disciplinario.

Tendré que confiar en la ley, si no, ¿qué hago aquí?

Te enfrentarás a la decisión que tome Régimen Disciplinario.

Asumiré las consecuencias.

Has tomado una decisión valiente.

A pesar de todo, pase lo que pase,

que sepas que estoy orgulloso de ti.

Pues espero que ser valiente sirva de algo.

(SUSPIRA)

Gonzalo.

Nos vimos esta tarde en la puerta del Moonlight.

Estabas escoltando a Olaizola.

Verás, me gustaría pedirte un favor.

Básicamente sería...

que tuvieras los ojos abiertos.

Mañana tienes una cirugía importante.

Deberías descansar. ¿Por qué no te vas?

Porque alguien está obsesionado con traer dinero a la clínica

y me ha llenado la agenda de cirugías.

Como me debo a mis pacientes, estoy revisando expedientes,

y no encuentro uno.

Ya.

Ese alguien se ha pasado de la raya, y no solo con tu agenda.

La operación de Eva Gómez...

En las redes sociales ha tenido un impacto muy positivo

para nuestra imagen.

Vaya.

Pensaba que seguías cabreado.

Celia dice que estamos recibiendo muchas peticiones solidarias.

Ni siquiera ha sido para tanto.

Le he dicho a Celia que anote los casos más traumáticos.

Podíamos hacer un fondo para esas operaciones,

buscar un hueco al mes o...

Sentarnos delante del calendario,

ver qué podemos hacer y qué fondos podemos destinar.

¿Te parece buena idea?

A ver si vas a resultar ser una persona altruista.

Sin que sirva de precedente.

Venga, lárgate, que es tarde.

Vete a descansar.

¿Me estás echando?

Alguien tendrá que hacerlo.

En casa te esperan tu mujer y tu hija.

Es más de quien me espera a mí.

Ya, pero no encuentro el expediente de la paciente de las doce.

Me lo sé un poco de memoria, pero quiero verlo antes de irme,

si no, no estoy tranquilo.

Escucha.

Hagamos una cosa.

Yo me encargo de buscar el expediente,

te lo imprimo, te lo grapo,

te lo dejo aquí y cuando llegues mañana

lo tendrás en la mesa.

Te lo agradezco, pero si no lo reviso,

no duermo tranquilo.

(Móvil)

Dime, Pauli.

¿Qué?

¿Cómo?

Sí, no te preocupes, voy.

Voy para casa y me lo cuentas todo.

Tú tranquila, ¿vale?

Hasta ahora.

¿Va todo bien?

Paula ha tenido un altercado en comisaría.

Ya te contaré.

Lo que me decías del expediente...

Mañana estará en tu mesa. Vale.

Me voy a casa. Gracias.

(SUSPIRA)

Es la hora.

Eso es.

Veníos por aquí.

Que no os vea nadie.

(Cuelga)

(SUSPIRA)

(SUSPIRA)

(Llaman a la puerta)

-Ey.

-Hola.

Llegas un poco tarde.

-Mucho curro.

-Eh.

No quiero que estemos enfadados.

Necesito que estemos bien.

-¿Qué?

¿Subiéndote un poco la autoestima?

-¿Por el artículo? A mí estas cosas me dan apuro.

-¿Sí? ¿Por? (ASIENTE)

-No tiene por qué. (RÍE)

-Ahora Mateo es el ídolo del Distrito Sur.

Lo llaman "El cirujano solidario".

(RÍE) -Sí, así es.

Qué fuerte, de la noche a la mañana es el gran benefactor del barrio.

-Bueno, es una tontería.

Esa idea se la di yo. -¿Sí?

Has quedado muy bien en la foto de revista.

El matrimonio de ricos exitosos.

La pareja perfecta.

María va a poner un póster vuestro en La Parra.

-No me digas que estás celoso por una foto de hace meses

cuando ni nos conocíamos. -No es la foto, Verónica.

Es lo que se ve en la foto.

Lo guapos y lo listos que sois y lo que os queréis.

¿Sabes lo que siento siendo el único que sabe la verdad?

-¿Pero la sabes?

Yo te quiero a ti.

¿Recuerdas lo que hablamos en el centro cívico?

Me preguntaste si era feliz con mi marido.

¿Recuerdas lo que te respondí?

¿Me escuchas cuando hablo? -Perfectamente.

Me acuerdo de todo.

Y me dijiste que si fueras feliz con él,

no habría pasado lo nuestro.

-¡Te dije muchas cosas! También te dije

que solo soy yo cuando estoy contigo

y que finjo siempre cuando estoy con Mateo.

Y esto es una puñetera impostura. -¡O no!

Fíjate cómo te pusiste con lo de Sara.

Si te pusiste así, tan poco no te importa.

-Me importa.

Sí, me importa.

Pero no es una cuestión de amor, es una cuestión de orgullo,

de dolor acumulado.

Me ha estado engañando durante años.

-Pero ya no lo hace.

Porque ahora, además de ser el cirujano solidario,

es el marido ideal también.

Fiel, atento, cariñoso también.

Explícame cómo sé yo que no te estás volviendo a enamorar de él.

-Porque tú lo has dicho.

Solo tú sabes la verdad.

Y es que estoy enamorada de otra persona.

(SUSPIRA)

(SUSPIRA)

(Móvil)

Dime, cariño.

¿Estás llorando?

Vale, no te preocupes. Sí, voy para allá.

¿Dónde estás?

¿Estás con papá?

Vale, salgo de clase y voy, ¿sí?

Hasta ahora.

Paula ha sido suspendida preventivamente.

-No me jodas.

-Está destrozada.

Necesita verme.

Voy para allá.

(SUSPIRA)

(SUSPIRA)

-¿Seguro que no hay ningún riesgo?

-Ya lo has visto.

Es una de las clínicas más punteras de España.

Tenemos lo necesario para practicar la operación en condiciones óptimas.

Y los riesgos no son graves.

Los propios de una operación así.

-¿Cuáles?

-El principal riesgo son las infecciones.

Te practicaremos una microcirugía.

Es una operación rápida

y de poco riesgo.

Eso sí,

tienes que vigilar muy bien las curas y la medicación.

-¿Y quién me dará la receta para la medicación?

-La medicación te la daré yo.

Tú hazte cargo de ella y adminístrala bien.

Ahora vete al cuarto.

Quítate la ropa y ponte la bata que encontrarás allí.

Después iré a buscarte y entraremos en quirófano.

El doctor te espera.

(SUSPIRA)

-¿Ese doctor no hablará?

-No.

-Te has portado, Andrés.

Aquí tienes.

Puedes contarlo, está lo pactado.

-No.

No es lo pactado.

-¿Perdona?

-No me habías contado

este pequeño detalle.

-Dijiste que no querías saber nada.

-Exacto.

Eso era lo pactado.

Ahora sé su nombre,

sus apellidos,

sus antecedentes... Y no solo yo, sino toda España.

-Eso no cambia el acuerdo.

-Para empezar,

ahora soy vuestro cómplice.

Estoy dando cobijo en la clínica a un criminal

que está en busca y captura.

Cualquier vecino podría reconocerlo al salir de aquí,

¡me estoy jugando el cuello, joder!

-Relájate, no te quiero tenso antes de la operación.

Todo en esta vida tiene solución.

Tú ya habrás pensado alguna.

-Claro.

A más riesgo, más beneficio.

-¿Cuánto?

-La cantidad que te pedí ayer, el doble de tu primera oferta.

Sin rebajas.

-¿Perdona?

-Me juego mi puesto.

Me juego mi carrera.

Me juego ir a la cárcel e implicar a un compañero.

Si no estás de acuerdo, no pasa nada.

Pero la operación no se hace.

-Está bien, tú ganas.

Pero con una única condición innegociable.

-¿Cuál?

-Necesitaré más operaciones como esta.

Quiero que tú y la clínica estéis a mi disposición.

-¿Y mis honorarios?

-Se negociarán en cada caso, pero no te decepcionarán.

Te tengo tomada la medida.

Esta operación inaugura una estrecha colaboración.

-Qué desastre.

Ni medio año en prácticas y ya me han suspendido.

Pero temporalmente.

Cuando se arregle todo, volverás con la cabeza alta a comisaría.

-Lo siento, lo siento, lo siento de verdad.

Has tardado mucho. ¿Cuánto duran las clases?

El profesor pilló un atasco y la clase se ha retrasado mucho.

¿Cómo estás?

¿Sabes cuánto tiempo pueden suspenderte?

-Pues no.

Depende de Régimen Disciplinario.

Espero que no mucho.

Si hacen muchas preguntas, lo tendré difícil.

-¿Por qué dices eso?

-Porque todos saben lo que opino de Olaizola.

El tío ya me dijo que iría a por mí.

Qué simpático, tu tío. Ya podría echarte un cable.

Hizo lo que pudo para librarme de la investigación,

pero rechacé su ayuda.

-¿Que has hecho qué?

-El tío negoció con Olaizola

que si yo me disculpaba públicamente

él retiraría la denuncia.

A ver, cielo.

Es lo mejor.

Si haces eso, se acabó todo.

-Sí, podría ayudar,

pero la decisión es de Régimen Disciplinario.

Sé que pedir perdón nunca es fácil.

Piensa en tu carrera.

-Es lo que hago, pensar en mi carrera.

¿Qué policía sería si a la primera de cambio

acepto que me chantajee un político?

-Si lo haces por dignidad, te apoyo.

Por orgullo, no vale la pena.

-No lo hago por orgullo, mamá.

No soy tan cabezota.

Si me hubiese equivocado, me disculparía.

Puedo aceptar un error, pero no un chantaje.

-Deberías estar orgullosa.

Esto le demostrará a Régimen Disciplinario

qué tipo de policía eres.

Has tomado una decisión íntegra, madura y valiente.

Y tanto, sí.

¿A quién dices que has salido?

Gracias a los dos por venir tan rápido y apoyarme.

-Tu nueva identidad.

(RÍE)

-La foto está muy bien retocada.

Y este material, madre mía.

Es más auténtico que mi propio pasaporte.

-Aprende a hacer un trabajo profesional.

¿Te duele?

-Nada. Los calmantes que me ha dado el doctor son una pasada.

-¿Llevas la medicación?

-Antibióticos, analgésicos y material para las curas.

-Bien.

Dinero y pistola.

-Está dentro, un poco mejor guardada.

-Es importante extremar precauciones.

Mirada al suelo y cero contacto visual.

Llevar gorra no te oculta. Tu cara está por todos lados.

-El maldito Faura no ha tardado en delatarme.

-Olvídate.

Él se pudrirá en la cárcel. Tú, no. Solo sigue con el plan.

¿Lo tienes todo?

-Un colega me llevará a Lisboa.

Allí tengo que esperar unos días hasta volar a Brasil.

-Bien, no te precipites. (SUSPIRA)

-El doctor dijo que las yemas tardan poco en cicatrizar

pero no es inmediato. Mantén la calma.

Te repito, no te precipites.

-Descuida.

-Vale.

Aunque hemos extremado precauciones, pueden pedir que te identifiques.

Ya sabes qué hacer.

-Mantener la calma, no me pueden hacer nada.

-Exacto.

Las huellas no te delatan, tienes otra identidad,

tienes el control, no te pongas nervioso.

En poco tiempo, estarás con tu familia.

-Mi hermano me dijo que mi madre está bien.

Está estable, incluso de buen humor.

Puede que le queden todavía unas semanas.

-Me alegro, así podrás disfrutar de ella.

(SUSPIRA)

Venga.

Me has salvado el culo.

-No ha sido gratis.

Aun así, no tenías por qué.

-Ya te dije por qué lo hacía.

-Te debo una.

-Puede que me la cobre.

Mientras, no hagas ni digas nada que te relacione conmigo.

Sé bueno. (ASIENTE)

-Por supuesto.

Tú también.

Adiós, Rojo.

-Adiós, Joao.

(SUSPIRA)

-¿Cómo estás, cariño?

¿Mejor?

-Bueno...

Me alegra que estéis de mi lado.

-Claro que lo estamos.

Pase lo que pase.

-¿Saldré de esta?

-Yo creo en la Justicia.

Me dedico al Derecho.

Venga, vamos a dormir.

Con el día que has pasado, debes descansar.

-Me termino la infusión y voy.

-Vale.

Déjalo y mañana lo recogemos.

-¿Vas a trabajar ahora?

-No, qué va.

Voy a mirar lo que tengo para mañana.

No te acuestes tarde.

La espera puede ser dura hasta que decidan si te sancionan.

-Sé que actué correctamente.

Asumiré las consecuencias pase lo que pase.

¿Y tú?

-¿Yo?

También te apoyaré pase lo que pase.

-Me refiero a ti.

A las consecuencias de tus actos.

¿Qué es esto?

-No me es fácil hablar de esto contigo.

-Si quieres, te ayudo.

Es de la habitación donde te ves con tu amante.

¿Con quién te ves y desde cuándo?

-Paula lo sabe.

Ayer me pilló la llave del hotel.

Y esta mañana cuando me la ha enseñado...

He tenido que confesar.

-¿Paula sabe el qué?

¿Que estamos juntos?

Tenemos cerca de 40 avisos del posible paradero de Joao Sousa.

Estamos comprobándolo.

Es lo que pasa al publicar una orden de busca y captura.

Es un arma de doble filo.

Esperemos que alguna de ellas sea la auténtica.

Esperemos que sí. Todavía no hay nada.

¿Alguno de esos avisos lo situaba en el aeropuerto?

Si su madre está tan grave y esto lo hace por su familia,

lo lógico sería pensar que regresará a su país muy pronto.

Esta noche es nuestra cena.

-¿Esta noche?

-Sí. No irás a rajarte ahora.

-No, solo que no me esperaba que fuera esta noche ya.

-Tengo toda la noche para ti.

-¿Toda la noche? ¿No es solo una cena de trabajo?

-Por supuesto, pero me gusta comer despacio.

-Ya, bueno, tienes razón, vale.

-¿Crees que por ser la sobrina del comisario te va a salir gratis?

Estás equivocada.

Olvídate de volver a vestir el uniforme.

Haré que te saquen de circulación incluso antes de haber jurado cargo.

Dime, Gonzalo.

¿Qué dices?

Sí, claro que me puede servir.

Supongo que no servirá que le pida clemencia, claro.

(NIEGA) Entonces,

vamos a pasar

al motivo por el que realmente le he hecho venir.

Verá, esta misma tarde

he recibido

una foto. Fíjese.

Probando, un, dos, tres.

-El señor Rojo vendrá enseguida. -Gracias.

(SUSPIRA)

-No te obligaré a hacer nada que no desees.

-¡Uy!

-Será una noche espectacular.

Pero te pido un favor. ¿Te importaría apagar el móvil?

-Claro.

-Deja, yo te ayudo.

(DUDA)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 677

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Servr y proteger - Capítulo 677

14 ene 2020

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servr y proteger - Capítulo 677" ver menos sobre "Servr y proteger - Capítulo 677"
Programas completos (686)
Clips

Los últimos 2.166 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos