www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4221454
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 99 - ver ahora
Transcripción completa

si accediera a hacerse unas pruebas de ADN.

-No tengo ningún inconveniente en hacerme pruebas.

Tu abuelo siempre me apoyó para que viniera a España a buscarte

y ahora él me necesita.

Te llamaré desde allí.

-No, yo me voy contigo.

-Yo sé cuidarme muy bien sola.

-No puedes trazar una línea gruesa entre el pasado y el presente

y dejarnos fuera. No sabemos dejar de ser tus padres.

Ahora a Olga le ha dado por decir

que se quiere ir a Rusia a conocer a su familia,

como si Antonio y yo fuéramos marcianos.

Será mejor que acabes con lo que has venido a hacer

porque si no me matas tú, te mataré yo.

Tú estás hablando de tu madre

y yo de ese tema no sé nada,

a no ser que me refresques la memoria con un acuerdo.

que me voy a dejar chantajear por un narcotraficante como tú?

Hay que impedir a toda costa que el Algecireño hable.

-Tengo que acabar contigo.

Es la única forma de que mis hijas tengan una vida digna.

Su compañero de celda lo acaba de estrangular.

Está claro a quién beneficia.

El Fali tiene una enfermedad degenerativa

de esas raras que ya no tienen cura.

Los médicos no le dan más de cinco meses.

¿Qué te parece? Una jugada maestra, ¿no?

Mira cuál fue su último trabajo.

Transportes Quintero.

¿Por qué mataste a Manuel Sotillo?

¡Confiesa de una maldita vez!

Creo que tenemos motivos para hacerle preguntas a Quintero.

No estoy dispuesto a seguir aguantando más insultos

y más injurias, pero ni un minuto más.

Me voy a ir, a no ser que esté detenido.

Puede marcharse.

Muchas gracias.

Muchas gracias, señor Quintero.

-Nadie se puede enterar, ¿de acuerdo?

Nadie puede saber que te estoy dando eso,

-Había dejado de creer en mí misma, como Pepi

y todas las demás mujeres, ¿sabe por qué?

Porque usted me hizo sentir como una mierda.

-Estoy preparando un artículo bastante extenso

sobre víctimas del maltrato

y había pensado incluir una entrevista contigo.

Me gustaría ahondar en tu lado más humano,

conocer tu día a día,

tu trato con mujeres maltratadas.

-¿Yo de verdad soy un tío legal para ti?

-Solamente necesito mirarte a los ojos

para ver lo noble y lo buena persona que eres.

-Bueno, ha estado bien la entrevista, ¿eh, Martín?

Espero que me avises cuando esté publicada.

-No, perdona, no.

Te voy a mandar el primer borrador.

Me quedaría horas escuchándola hablar sobre su trabajo.

Bueno, sobre su trabajo y sobre cualquier otra cosa.

-Tenemos que contraatacar.

-Hala, qué fotones.

Y qué pedazo de ofertas.

-No te preocupes, nosotros vamos a hacer un folleto fantástico.

En cuanto estén las fotos, me avisas, ¿eh?

-Venga. -Hasta luego.

-Mira, vamos a hacer una cosa.

Tú estas fotos las tiras a la basura, ¿vale?

Y tú y yo vamos a hacer unas fotos de verdad, bien modernas.

Eso sí, que no se entere mi padre, ¿eh?

-Eso es, mañana nos ponemos al día.

¿Era la tía Inma?

Dice que viene mañana a Madrid, que si podía quedarse en casa.

(Música emocionante)

(GIME)

¿Qué haces, leyendo a estas horas?

Está a punto de sonar el despertador.

Vale.

Me has estropeado los mejores minutos del sueño.

Perdona.

¿Qué es?

¿Te acuerdas de la guía esta de Rusia eh?

¡Ay! Sí, sí.

La compramos cuando nos dieron en adopción a la niña

y fuimos a verla a Rostov por primera vez, sí.

No teníamos ni idea de Rostov.

La compré yo porque pensé que luego íbamos a ir de turismo.

Sí, y a cambio pillamos al taxista aquel charlatán, ¿te acuerdas?

¡Qué pesado!

No paraba de hablar.

No le entendíamos nada.

Luego nos llevó por los sitios más sórdidos de la ciudad.

Y nosotros hasta las narices del taxista pesado

porque lo único que queríamos era llegar a Koroshidom

y abrazar a Olga.

Tú le querías poner el nombre de tu madre.

(SE RÍE)

Pero cuando la tuvimos en nuestros brazos,

ya nos dimos cuenta que no, ¿eh?

Solo podía llamarse Olga.

Sí, acertaron los del orfanato con el nombre, sí.

Y pensar que ahora esa niña

va a hacer el viaje de vuelta.

Nuestra niña.

Y con una desconocida.

Cada minuto que pasa tengo más dudas sobre ese viaje, ¿sabes?

Si las pruebas dan positivo, significará que Sofiya es su madre,

pero no que es una buena madre.

Es que no sabemos prácticamente nada de ella.

Lo único que sabemos son los pocos datos

de sus documentos de identidad

y las referencias del hotel donde trabajó, pero...

No esperarías que me quedara de brazos cruzados

sin comprobar los pocos datos que tenemos de ella.

Y también llamé a la pareja de Talavera de la Reina, ¿te acuerdas?

Anda, sí. Pedro. Y Ana.

Sí, sí, hicimos muy buenas migas.

Sí. ¿Qué tal les va?

¿Han pasado ya por esto?

No, no, su hijo se ha convertido en un chavalote insolente

con la cara llena de granos

y la única preocupación de peinarse el flequillo.

Pero estaban muy informados de cómo actuar en estos casos.

(SUSPIRA)

¿Le has contado lo de Sofiya?

Sí, pero no sé si he hecho bien. Tengo la cabeza como un bombo.

¿Por qué?

Bueno, estaban indignados.

Me dijeron que Sofiya no tenía derecho a hacer lo que hizo,

que tenía que haber acudido a Servicios Sociales,

hablar con nosotros primero, pero que bajo ningún concepto

ir a hablar con la niña directamente.

Bueno, pero eso ya lo hablamos con ella,

nos pidió perdón, ya lo sabíamos.

Sí, nos pidió perdón, pero se lleva a Olga a Rusia.

Y como Olga se entusiasme con aquello,

a ver cómo la haces volver.

En eso no había pensado.

También te digo que, aunque Sofiya sea una buena persona,

tengo miedo de perder a la niña.

No, no vamos a perder de vista a Olga,

no, seguimos siendo su familia.

Espera un momento, ¿sabes qué te digo?

Como no nos deje que la acompañemos, cogemos el siguiente vuelo a Rostov

y nos presentamos allí, le guste o no le guste.

¡Dame la guía!

Entonces, ¿qué?

¿La dejamos volar para que madure fuera del nido?

La dejamos hasta la frontera y con billete de vuelta.

(SUSPIRA)

(RECHISTA)

También te digo que entiendo a Sofiya, ¿eh?

Nadie pone en duda eso, ¿sabes?

Pero igual que nosotros sabemos ponernos en su lugar,

ella tendría que haberse comportado de otra manera.

Está haciendo que parezcamos los malos delante de Olga.

Y digo yo.

¿Y si nos anticipamos a los resultados?

¿Eh?

¿Pedimos consejo legal?

Los de Talavera están empeñados en que esto

deberíamos ponerlo en conocimiento de la autoridad competente.

Ellos son ellos y nosotros, nosotros.

No conviene que nos enfrentemos a Sofiya.

Olga confía mucho en ella.

(RECHISTA)

Tenemos que esperar a los resultados de ADN, no hay otra.

(RESOPLA)

Pues va a ser un día largo, Antonio.

El día más largo de mi vida.

Largo.

-¡Me encantan! -¿Sí?

¿No están muy forzadas?

-No, al contrario, son superdivertidas.

-Claro, si es que de eso se trata,

que se note que aquí te lo pasas bien.

-Eso es. -Ahí está.

Venga, creo que con las pesas tenemos suficiente.

¿Cambiamos de postura? -Sí, otras posturas.

Te voy a dar un poquito de calor por aquí.

-Eh... Ya sé.

Tú arriba y yo por abajo.

Pareces todo un profesional, ¿eh? -No, perdona, tú pareces profesional.

Eso es, que se note que lo estás pasando estupendamente.

-Es que lo estoy pasando muy bien, ¿eh?

-Sí que estás disfrutando, muy bien.

¿Estás bien, estás cómoda? -Sí, estoy cómoda.

-Vale. -A ver, voy a bajar...

Sí, así. -A ver, así.

-Venga, vamos a dejarnos llevar ahora.

Libres, libres. -Dejémonos llevar.

-Por favor. -Eso es. A ver.

-¿Ahí te gusta? -Sonríe. Muy bien.

Guau, me encanta.

(SE RÍE) -A mí sí que me encanta. -Maravilloso.

-¡Qué guay!

-¿Qué está pasando aquí? ¿Qué estabais haciendo?

-Nada, nada, nada, papá.

-Es que me he venido a entrenar por la mañana

aprovechando que el gimnasio está vacío.

Últimamente me flipa entrenar al amanecer.

-¿Desde cuándo? -Desde hoy.

-¿Vosotros creéis que me chupo el dedo?

¡Eugenio!

¿Qué estás haciendo con mi hija?

-¿Yo, con tu hija? No, nada.

Eh... Yo he salido de trabajar, de la ONG...

Es que hoy tenía turno de noche, ya sabes que...

-Pues nada, que he venido a desestresarme un poco

antes de volver a casa.

-¿Me queréis decir lo que está pasando aquí?

¿O queréis que me enfade de verdad?

-¿Tú quieres sabes lo que está pasando?

Te cuento lo que está pa... -No.

Ya se lo cuento yo.

Mira, Max, he llamado a Paty para que me abriera el gimnasio

antes de que llegaran los clientes porque...,

porque ayer me dejé la cámara y tenía miedo de que desapareciera.

-Eso me lo podías haber pedido a mí.

-No, porque te habrías enfadado

porque te dije que tendría los "flyers" para hoy

y... no, no ha podido ser.

¿Ves? Ahora te has enfadado y con razón.

-A ver, no soy un ogro, ¿vale?

Entiendo perfectamente que te hayas dejado la cámara

y que las fotos que tenían que estar para esta mañana estén por la tarde,

aunque sabes que tenemos mucha prisa, que la competencia está apretando.

-No te preocupes, enseguida me pongo.

Y muchas gracias, ¿eh, Paty?

-Nada, a mandar, Eugenio.

Y bueno, estoy deseando ver esas fotos.

Seguro que han quedado superbién.

¿Eh?

-Oye... -¿Sabes lo que estaba pensando, papá?

Que si queremos ser mejores que los del Gymcool este,

lo que tenemos que hacer es ofrecer algo más

que ejercicio físico, ¿entiendes?

la gente viene a hacer ejercicio físico al gimnasio.

¿Qué más podemos ofrecer?

-Experiencias.

-Experiencias, ¿qué clase de experiencias?

-Experiencias del bienestar.

O sea, eso de que al gimnasio se viene a sufrir

ya no se lleva nada.

Aquí se tiene que venir a pasárselo bien, a disfrutar,

a reír, a vivir, ¿entiendes?

-Sí, hija, pero no sé, ¿experiencias del bienestar?

A lo mejor estoy un poco anticuado, -Pues sí, papá, estás anticuado.

Y así no vamos a mejorar nada.

Te dejo que le des una vueltecita a todo este tema, ¿vale?

(ASIENTE)

-Bienestar.

Buenos días, Jairo. ¡No!

Cada día te despiertas más tarde.

Sí, es que ayer tuve una noche movidita.

¿Movidita? ¿Te preparo otra cafetera?

Queda poco. No, me basta.

¿Y para ella, qué? ¿Para ella qué, de qué?

¿No dices que has tenido una noche movidita?

Sí, pero en el curro. Alicia ha dormido en su casa.

O sea que a casa de los Batista

viene a satisfacer sus impulsos sexuales

y luego se marcha, ese plan tenéis. ¿Pero qué estás diciendo?

Alicia es mi novia, tú no te metas. Me meto porque no es tu novia.

Si fueseis novios, pasaríais la noche juntos, al menos.

Bueno, Alicia y yo vamos muy en serio

y, llegado el momento, le pediré que vivamos juntos.

¿Llegado el momento?

Llegado el momento, mejor pídele una boda en la Almudena

con chófer, banquete y toda la pesca. Hermano, ¿llegado el momento?

Te digo una cosa: con esta, como no te espabiles,

se te escapa, hermano.

¿Pero cómo vamos a vivir aquí juntos, Jairo?

¿Por mí, hermano? ¿Estorbo?

Si estorbo me lo dices y me busco la vida.

¿Cómo vas a estorbar? Tú no estorbas, hombre.

Yo qué sé, una chica tan pija como ella

igual no le mola vivir con el Jairo en este chabolo.

Ni le mola ni le deja de molar. No lo hemos hablado.

Pues ya es hora de que lo habléis, hablar no hace daño a la gente

y os vayáis a vivir juntos antes o después,

algún plan de futuro tenéis que tener, digo yo.

¿Qué eres, consejero sentimental, ahora?

No, pero me preocupo por ti, por nuestro futuro.

Mira, por eso mismo, yo también me preocupo por ti.

Te quería preguntar por tus planes de futuro con Quintero.

Pues nosotros casarnos, por el momento, no.

Irnos a vivir juntos, eh..., tampoco.

Jairo, tengo que decirte algo importante.

¿Sabes lo que le ha pasado al Algecireño?

No, ¿qué le ha pasado?

Pues que está muerto. Mejor dicho, lo han matado.

Ese tío me tenía amenazado de muerte.

Mucho mejor así, muerto el perro, se acabó la rabia.

Parece como si te alegraras de su muerte.

Lo mataron en el calabozo. Pues claro que me alegro.

Y si lo mataron en el calabozo, cosas que pasan.

¿Qué va a pasar? Eso no pasa nunca, es muy grave.

Mira, ese tío era una basura de persona

Tenía que tener más enemigos que pelos en la cabeza.

Parece mentira que no lo sepas. Claro que lo sé.

Por eso vamos a investigar a Quintero.

Da la casualidad que Rafael Carrasco,

quien lo estranguló, había trabajado para él.

¿Y?

Que Manuel Sotillo muera en el calabozo

a manos de un exempleado de tu jefe

no me digas que no es sospechoso, lo vería hasta un ciego.

La vida es así, está llena de casualidades.

Hermano, nunca sabes lo que te va a pasar.

Ya, pero estar en el lugar equivocado atrae esas casualidades.

Por eso quiero que te alejes de Quintero,

para que no acabes como el Algecireño o como el Rafael.

Yo sé muy bien cuál es mi sitio y no es ni preso ni muerto.

Mira, todo el que se junta con Quintero acaba pringao.

Tú no vas a ser menos.

Yo sí soy diferente.

Quintero lo sabe, se ve que mejor que mi propio hermano.

Sí, tú vete dándotelas de listo.

Que sepas que lo estamos investigando

y que acabará en chirona.

Te deseo suerte esta vez.

Mira, Jairo, lo que me dolería es tener que ponerte las esposas

por el desgraciado ese. No hará falta que me las pongas.

¿Estás seguro?

Me piro, hermano.

(Cajón)

(SUSPIRA)

(Puerta)

Aquí tienes tu zumo multivitaminas.

¿Quieres comer algo? -No.

-¿Te pasa algo?

(CARRASPEA)

¿Qué tal con Eugenio? ¿Todo bien?

-Más o menos.

-Pero ¿habéis roto?

Lo que pasa es que cada uno está liado con lo suyo

y nos vemos poco. -Ya.

¿Algún problemilla?

-Lo normal de las parejas, que discuten y se reconcilian.

-¿Y ahora estáis discutidos o reconciliados?

-Max, ¿a qué viene tanta pregunta?

-Bueno, ya sabes que Eugenio me tiene confianza

y de vez en cuando le doy algún consejillo.

-¿Te ha comentado si está enfadado conmigo?

Es que ayer no vino por aquí

y el otro día tuvimos un rifirrafe por culpa de Gastromán

y claro, le dije cosas que no debí decir.

-Deberías pedirle perdón, Salima.

Si solo encuentra frialdad y reproches en la pareja,

acabará buscando por ahí algo de comprensión.

-¿Qué quieres decir?

-Bueno, que Eugenio es sensible, divertido...

-¿Y?

-Y que lo mismo puede buscarse a otra chica

con la que se compenetre mejor.

-¿Me estás diciendo que se va a ir con otra?

-No, no, no.

Yo solo te digo que andes con mucho ojo, ¿vale?

Y que te reconcilies cuanto antes. No hay nada mejor

que una buena reconciliación a tiempo.

-Lo tendré en cuenta.

-Hola. Dos cafés, cuando puedas.

Ven, anda. Siéntate.

-Hola, no te había visto.

Es que tengo un poco de prisa. -Siéntate, solo será un minuto.

Quiero preguntarte por Paty, ¿cómo la ves? ¿Eh?

-¿Como que cómo la veo?

¿Le pasa algo? -No.

Bueno, quería saber si hay algún chico que le hace tilín.

-Bueno, eh..., algo hay, pero no están juntos ni nada, ¿eh?

-Vaya.

Así que seguro que es del barrio, ¿verdad?

Y va al gimnasio y es poca cosa, así, bajito.

Más bajito que ella, ¿eh?

-Max, Paty es mi amiga, mis labios están sellados.

Pero bueno, esa descripción sería perfecta.

(SE RÍE) -Gracias por la información.

Oye, Max, y lo de tilín es un poco de abuela, ¿eh?

-Vale, lo tendré en cuenta.

Gracias, Marisa. Déjalo ahí.

-Hola.

¿Se puede? -Sí, Sergio. Pasa, pasa.

Pues me tienes bastante intrigado después de tu llamada.

de que no me querías dar ninguna pista.

Así que... tú dirás.

-Iré al grano.

Me gustaría saber en qué términos queda nuestra nueva relación laboral

a partir de este momento.

-Pues mal, muy mal.

Sobre todo porque te sigues empeñando en basarla en el chantaje.

-No me gustaría que lo viera así.

Yo solo copié unos archivos de Ocaña Abogados

en los que usted aparecía.

Solo era una manera de cubrirme las espaldas.

-Y por eso estás aquí ahora, para pedirme algo

a cambio de esos archivos, ¿no?

Deja ya de marear la perdiz, Sergio,

y dime de una maldita vez qué es lo que quieres

porque seguro que lo tienes bien pensado.

-Quiero ser su abogado.

En exclusiva.

-¿En exclusiva?

Y esa exclusividad es... ¿para qué?

¿Para ti o para mí?

-Para los dos, por supuesto.

-Sergio, Sergio.

¿Cómo quieres que yo ponga en tus manos

la fiscalidad y la contabilidad de mi empresa

si no me fío de ti?

Sería algo contradictorio, ¿no te parece?

-Muchos empresarios se han hecho grandes

contando con asesores legales que no estaban en su misma honda,

pero que compartían intereses comunes

y secretos.

Importantes secretos.

que yo no quiero compartir mis secretos contigo.

-Un poco tarde, ¿no?

La información que tengo podría hacerle mucho daño

y usted lo sabe.

Afortunadamente, eso no tiene por qué pasar

si viajamos en el mismo barco

y nos ponemos a remar juntos.

-Vaya, has utilizado una bonita metáfora.

-En el fondo, solo me preocupo por usted.

-No, en el fondo lo que quieres es chuparme la sangre.

-Esa metáfora también es bonita.

-No seas miserable.

-Solo protejo mis intereses, igual que usted.

Usted gana pasta, yo gano pasta.

Usted no va a la cárcel, yo soy su abogado.

Esto es lo que en el mundo anglosajón se conoce

como un acuerdo "win, win".

Todos ganamos. -"Win, win".

-Me marcho, pero recuerde: "win, win".

Buenos días.

-Vaya.

Parece que no tuviste bastante con el tercer grado

al que me sometiste ayer.

Desde mi punto de vista, fue un espectáculo...

bastante lamentable.

¿Por qué?

¿No estás acostumbrado a que te aprieten las tuercas

o es que te molesta que el comisario sepa el tipo de monstruo que eres?

No voy a decir nada más de lo que ya dije ayer

delante del comisario en su despacho.

¿Cómo pudiste tener la poca vergüenza de mentirme así a la cara?

Insisto,

no voy a decir nada más cada vez que me preguntes.

Voy a dar siempre la misma versión.

Ya estás contento, ¿no?

Te sientes vencedor, con el terreno libre

para poder mover los hilos a tus anchas dentro de tus negocios.

No sé de lo que me estás hablando,

pero te estás poniendo ya un poco pesada, Alicia.

La verdad es que me sorprendió bastante

que muriera el Algecireño.

Cosa que a ti no te sorprendió, ¿verdad?

(SUSPIRA) Espera, espera, espera.

¿No estarás intentando grabar esta conversación, verdad?

No, no.

Tranquilo, que puedes quitarte la máscara.

Aquí puedes hablar con libertad

de lo que pasó aquella noche en el hospital,

cuando te salvé de morir a manos del Algecireño.

Yo no tengo que quitarme ninguna máscara.

Lo que estoy es muy harto

de que no pares de acusarme una y otra vez

de todo lo que se te pasa por tu cabeza.

Primero, de la muerte de tu madre,

ahora, de la muerte de ese tipo de Algeciras

y todo ello sin pruebas.

¿Hasta cuándo, Alicia?

¿Hasta cuándo va a durar todo esto?

La verdad es que no me rindo fácilmente,

así que no voy a parar hasta demostrarlo.

Yo tampoco me rindo tan fácilmente, ¿pero sabes para qué?

Para intentar que tú y yo nos llevemos bien.

Ya sé que no vamos a ser amigos nunca en la vida,

pero por lo menos podríamos tratarnos con algo más de respeto,

sobre todo por ella, por tu madre,

por la mujer a la que yo más he amado en la vida.

Estoy seguro

de que a ella le gustaría que fuese así.

Pues para ser la mujer de tu vida, no estuviste a la altura.

Si tanto la querías, nunca la habrías abandonado en ese coche

ni habrías impedido que se esclareciera su muerte.

¡Basta ya, maldita sea! ¡Déjala descansar en paz!

No me digas lo que tengo que hacer.

Pues entonces déjame descansar a mí.

Tengo bastante trabajo todavía por delante.

Muy bien, no te preocupes, me marcho y te dejo tranquilo.

La verdad es que me voy con la conciencia tranquila.

Aunque no creo que tú puedas decir lo mismo.

¿No?

¿Puedes dormir por las noches sabiendo

que ella murió cuando en realidad iban a por ti?

Pues mira, sí.

Puedo dormir tranquilo, ¿sabes por qué?

Porque el responsable de la muerte de tu madre

ha pagado por lo que hizo

y se ha hecho justicia.

No.

No se ha hecho justicia.

Tú no mataste al Algecireño para vengar la muerte de mi madre,

lo mataste para que no contara todo lo que sabía sobre ti.

¿Otra vez? Yo no tuve nada que ver con la muerte del Algecireño.

Sé que diste orden al Fali para que lo estrangulara

y te aseguro que lo voy a demostrar.

Te lo juro por mi madre.

Aquí tiene, Felipe.

Eugenio.

¿Quieres tomar algo? -No, gracias.

¿Para qué me has llamado? Es que tengo prisa.

Tengo que ir a la imprenta a entregar unos "flyers" del Atlas.

-¿Ahora trabajas para el Atlas, por eso ya no vienes por aquí?

Te recuerdo que fuiste tú la que me dijo que no opinara del bar.

El otro día te faltó echarme a escobazos.

-Lo siento.

Y sí que quiero que opines.

Y si el bar está así de mortecino es porque yo la cagué con Gastromán.

Yo soy la única responsable.

-Bueno, yo tampoco estuve a la altura.

-No, no fue tu culpa.

Madre mía, cuando vuelva María, seguro que me despide.

-No digas eso.

Si promocionas el bar, seguro que vuelve la clientela.

Tienes que confiar en tu talento.

-¿Promocionar? ¿Cómo?

-Si quieres, le saco unas fotos a los platos

y hacemos unos "flyers", como con Max.

-Quita, quita, que los "flyers" cuestan dinero

y yo cada día arrastro más pérdidas.

-Ya, pero la imprenta no es gratis y el chico que buzonea, tampoco.

-Mira que una campaña de publicidad es una buena inversión.

¿Por qué la peluquería de la calle Guirlache va como un tiro?

Por la publi en Radio Sur. Estoy pensando en ir yo.

-¡Hala!

¿Pero qué ha pasado en el bar?

Te pongo lo de siempre y haces un poco de gasto.

-Eh... Sí, sí, claro.

Ya lo siento, Salima, pero, en fin, yo te advertí.

Estos "influencer" pueden levantar un negocio

con una simple reseña en las redes.

Pero también pueden hundirlo.

-Pues a La Parra la ha dejado al nivel de subsuelo.

Oye, ¿no podrías encontrarme a otro "influencer" de esos?

-Pero piensa rápido, que tengo que recuperar la clientela.

-Bueno, a ver, que no cunda el pánico.

Por la clientela de toda la vida no te preocupes,

que van a seguir viniendo.

Tienes a los incondicionales del barrio.

Bueno, tienes a los polis de la comisaría,

que esos prácticamente se alimentan aquí.

Y luego me tienes a mí.

Yo aquí tengo mi oficina, ¿eh? Yo no me voy a mover.

-¿Lo ves? No todo está perdido.

-Mira, tú aplícate con tu tortilla, con tu salmorejo,

con tus callos, con tus pinchos de toda la vida.

-Eso mismo le he dicho yo. -Si confío en mi talento, voy fina.

Para saber llevar un negocio, aparte de talento,

tienes que ser atrevido, innovador.

-Hombre, es que...

con Gastromán intentaste ser atrevida y mira lo que pasó.

-Martín, necesito otra oportunidad.

Por favor, encuentra a otro.

-Bueno, a ver, precisamente estaba pensando en una amiga bloguera

que no hablo hace tiempo con ella, pero bueno, podemos intentarlo.

-Yo tengo que acudir urgentemente a la ONG.

-¿Y cuándo podría venir?

-Pues imagino que cuando tenga un hueco en su agenda.

-¿Y cómo es? Quiero decir,

¿le gusta la cocina sencilla, o es más de alto nivel?

-Hombre, yo creo que le gusta de todo.

A ver, todos estos críticos gastronómicos

son estirados, son estirados,

pero esta, cuando algo le gusta, lo pone por las nubes.

-Tú llama, llama y a la consumición estás invitado.

(SUSPIRA)

Rober, ¿tienes un minuto? No.

Tranquilo, que no te voy a morder. ¿Qué pasa, me has cogido miedo?

¿Miedo a ti? Venga, va.

Ya sé que no, pero si no te provoco, no reaccionas.

Solo quiero saber cómo estás. Divinamente.

Sin embargo, yo no me preocupo lo más mínimo por ti.

Piensas que no tenemos nada en común y te equivocas.

Hay algo que siempre nos unirá, Alicia.

Qué pesado eres, tío. Anda y que te den.

Veo que la lengua de barriobajero la tendrás hasta que te mueras.

¿No se te ha pegado la buena educación del roce con Alicia?

Preocúpate por ti, yo me ocupo de Alicia.

Yo sé algo que tú no sabes: que no vais a llegar a nada.

¿Qué eres, adivino?

Sé que solo eres un divertimento para ella,

un capricho de niña bien

porque le da morbo enrollarse con un pandillero con aires de malote.

Sergio, tío, mira, pasa pantalla, ¿vale?

Estamos en el nivel siguiente, me quiere a mí.

¿Por cuánto tiempo?

Alicia no se ata a nadie, es demasiado independiente

y de gustos más sofisticados que tú.

Pues para ser tan adivino no pudiste anticipar

que se iba a pillar por un pandillero como yo, ¿no?

No hace falta ser inteligente para saber

que no se comprometerá contigo.

Los Ocaña no te aceptarán en su seno. Marcelino no lo permitirá.

¿El mismo que te ha dejado de patitas en la calle?

Yo ya te he advertido, ya te acordarás de mí.

Disfruta de Alicia mientras puedas.

Mira, Sergio, te demostraré que estás equivocado, ¿vale?

(CARRASPEA)

Hola.

¿Por qué no pasa y se toma algo?

¿Qué le apetece?

-Un Negroni. -¿Perdón? No la he entendido.

-Un Negroni.

¿No sabes lo que es un Negroni?

Eh... ¿Qué tal un "Lady killer"?

¿Tienes "ginger ale"?

-Se nos ha acabado. Es que casi nadie lo pide.

-Pues un vermú, que eso sí que debes de tener.

-Tengo, tengo.

-Este es el bar donde vienen los policías

que trabajan en la comisaría de al lado, ¿verdad?

-Sí, y la de cosas interesantes que ocurren

porque hay muchísimo movimiento en la comisaría.

Pero también tenemos clientes más finos

y hacemos actuaciones musicales.

Hace poco vino a cantar Bika, una cantante maravillosa.

¿La conoce? -No.

Pero adoro la música.

Gracias.

No está mal, nada mal.

-Le voy a poner la especialidad de la casa.

-A esta hora hay poco ambiente, ¿o es solo hoy?

-Bueno, normalmente estamos hasta a bandera,

especialmente por nuestras tapas.

En el barrio somos famosos por nuestros callos y salmorejo.

Usted no es de por aquí, ¿verdad?

-Soy madrileña, pero hace mucho tiempo que vivo en el extranjero.

-¿Dónde, en el extranjero?

-Últimamente, vivo en Suiza.

Mi trabajo se puede hacer desde cualquier parte, así que...

-¿Escribe en las redes?

-Como todo el mundo.

-¿Y por qué Suiza?

-Porque es cosmopolita y como escribo en varios idiomas...

-Qué interesante.

-Bueno, es lo que tiene la globalización.

Nuestros escritos pueden llegar a todos los lugares del mundo.

-Claro, claro.

Pincho de autora, gentileza de La Parra.

Para que se lo pueda contar a todo el mundo.

Ya sabes, la globalización.

-Lo siento, pero no lo voy a probar.

-¿Por?

-Soy vegana.

-Ah.

(RESOPLA) Vegana. Me tenía que tocar la bloguera rarita.

Hola, Claudia, ¿tienes un minuto?

Solo quiero saber a qué hora tendréis los resultados de las pruebas.

Ni idea. Cuando sepamos ya te diremos, ¿eh?

¡Claudia!

¿Podríamos estar juntos cuando abráis el sobre?

Quiero decir, si puedo estar yo presente.

¿Por qué?

¿No te fías de nosotros?

Pero como es un momento importante para todos,

me gustaría que lo viviéramos juntos.

Ya.

Lo que pasa que es un asunto de familia.

En cierto modo, yo también soy familia.

Sé cómo te sientes,

pero cuando las pruebas demuestren que yo soy la madre de Olga,

podríamos llevarnos bien.

Por Olga, ¿no? ¿Ahora piensas en ella?

¿Y por qué no pensaste en Olga

cuando te acercaste a ella sin contar con sus padres?

¿No pensaste cómo le afectaría?

Sabes que la manera de llegar a ella no fue la correcta.

Hay procedimientos, pero tú no los seguiste

porque pensaste en ti, no en ella.

¿Cómo me dices eso? ¿Tan enfadada estás?

Sí, lo estoy.

Y cualquier persona en mi caso estaría aún más enfadada.

Pero yo ya fui a vuestra casa a pediros perdón

por no haber actuado bien. Ya.

¿Pero sabes qué ocurre?

Que ahora Olga piensa que los que no actuamos bien somos nosotros.

Pues así nos sentimos su padre y yo desde que apareciste.

Olga os adora.

Y tiene razón porque sois personas maravillosas.

me habría dirigido a vosotros primero, de verdad.

Claro, sí, ahora dices eso.

Pero mira, me gustaría que te quedara clara una cosa.

No se es madre por tener una prueba de ADN,

se es madre cuando se cuida, cuando se desvela,

cuando se educa día a día pensando más en sus hijos

que en una misma. Eso es ser madre.

Y para mí ha sido una tortura no poder hacer con Olga

todos estos años.

Y no pretendo recuperar el tiempo perdido.

Pero sí me gustaría aprovechar que me queda por delante con ella.

Por suerte, Olga está dispuesta a darme una oportunidad.

-¿Qué pasa, Sofiya?

-Nada, no pasa nada.

-¿Qué le has dicho, mamá?

-Olga, tu madre no me ha dicho nada de lo que tengas que preocuparte.

Solo estábamos compartiendo inquietud por el resultado de las pruebas.

Y que conste que yo estoy más nerviosa que ella.

¿Verdad?

Bueno,

si me disculpáis, yo tengo mucho trabajo en comisaría.

-Si estás tan nerviosa, ¿por qué no vamos a dar una vuelta?

Así me relajo yo también. Esta espera es horrible, ¿eh?

¿Le ha gustado? -Los cacahuetes están riquísimos.

-No, digo si le ha gustado.

-Donde esté un buen producto español...

¡Alicia! ¿No me reconoces?

Si no hace tanto tiempo que nos vimos.

¡Tía Inma!

-Pero Alicia, no me habías dicho

que tienes una tía crítica gastronómica.

¿Crítica gastronómica? No, es traductora.

¡Ah!

No doy una.

Traductora y vegana.

¿Y cómo es que estás aquí?

Pues dejé las maletas en tu casa, me abrió la chica que tenéis.

Y luego me he venido aquí, al barrio donde trabajas.

Quería darte una sorpresa y verte vestida de policía.

Nunca voy uniformada. Normalmente voy de paisano.

Me impresiona verte como inspectora.

(SE RÍEN)

Sentí mucho que no pudieras quedarte más en el funeral de mamá.

Me quedé con ganas de hablar contigo.

Ay, no podía quedarme, cielo. Tenía que regresar.

Además, estaba hecha polvo con lo que le había ocurrido a Carmen.

Perder a mamá ha sido horrible.

Y muy injusto.

Todavía no me lo puedo creer.

Era..., era tan vital, decidida, divertida, entusiasta...

Mucho más que yo.

Yo siempre estuve en la sombra a su lado.

Pero bueno, qué le vamos a hacer, se van los mejores.

Tú también eres estupenda, tía.

Qué va, una segundona.

Siempre dando tumbos en la vida sin saber qué hacer conmigo misma.

Calla, no digas eso.

¿Cómo estás, últimamente?

Un poquito mejor.

Me alegro mucho.

Bueno, cuéntame tú, ¿cazas muchos cacos?

Pues la verdad es que no llevo la cuenta.

Es muy duro, pero gratificante.

Tu madre me dijo que ser policía era tu mayor vocación.

Sí, es lo mejor que he hecho en la vida.

Hola.

Rober, ella es mi tía Inma. Tía, él es mi compañero.

Encantado. Igualmente.

Ah, claro, que vais en pareja, como en las películas.

Sí, bueno, aunque a veces la realidad supera la ficción.

Bueno, yo me voy a ir, que quiero dar una vuelta por el centro,

que hacía mucho que no veía Madrid.

Te veo a la noche, Alicia.

Y tú, Rober, cuídamela, ¿eh? Hecho.

¿Se queda unos días por aquí? Ya veré.

Y no me llames de usted, por favor, ¿eh?

Que aunque soy mayor que tú, mi espíritu es muy joven.

Toma.

Los vermús, riquísimos,

y tienes unos policías, con o sin uniformes, muy sexis.

"Bye, bye". Adiós, tía.

Vaya tía más especial, ¿no?

Siempre ha sido diferente.

¿Pedimos lo de siempre?

Salima, dos cortados con hielo.

Ya sabes mis gustos, ¿eh?

Sobre todo porque son los míos.

Estamos tan compenetrados que nos podíamos ir a vivir juntos.

(SE RÍE) Sí, corriendo.

Te lo digo en serio, Alicia. Yo quiero vivir contigo.

No soy de esos que se ponen de rodilla,

pero meto la directa... ¿Tú no quieres?

Pero a ver, estas cosas se plantean de otra manera.

¿No pretenderás que le pida tu mano a tu padre?

Como somos tú y yo, me parece bien.

¿Y cómo somos tú y yo?

Pues no sé, de esos que no se andan con tonterías

de bodorrios y banquetes.

Lo debatiremos, lo hablamos y a vivir juntos,

a compartir piso, cama, gastos...

No he hablado tan en serio en mi vida.

Alicia, quiero dormir contigo cada día.

y no como ahora, cuando se tercia.

Voy a pedir un vaso de agua.

Salima, ¿me pones un vaso de agua, por favor?

Gracias.

¿Tú no te lo has planteado?

Por ahora no, Rober, esa es la verdad.

Bueno, da igual quien lo piense, lo importante es la propuesta.

No te veo muy entusiasmada.

Perdona, es que cuesta asimilarlo.

Huy, eso suena a: "Rober, no me hace mucha ilusión".

Tú quieres estar conmigo, pero sin compromiso.

¿Y qué pasa con Jairo?

No te preocupes que cuando se tenga que ir, se irá.

Dame tiempo, ¿vale?

Bueno, piénsatelo sin prisa.

Me voy al tajo, que todavía me queda media jornada.

Jo, tía, qué guay las fotos, ¿no? -¿Te molan?

Pues ya verás cómo quedan en el folleto

con las promos, las ofertas y todo

y con un eslogan que dé la vuelta al concepto del Atlas.

-¿Cómo que le dé la vuelta?

-Sí, que se sepa que aquí se viene a pasarlo bien.

-¿Tú le has comentado esto a tu padre?

-No, pero vamos, que ya le he avanzado

que necesitamos ofrecer nuevas experiencias

y un estilo de vida más saludable para atraer a nuevos clientes.

-¿Crees que le va a parecer bien?

-Bueno, tengo visión de futuro para esto.

Me he informado y sé lo que se lleva.

Si por mí fuera, le cambiaría el nombre al gimnasio.

Lo rebautizaría.

-Sí, hombre, con lo orgulloso que está tu padre

-Ya, pero es que es supercutre y superantiguo.

¿Sabes lo que significa?

Es un forzudo mitológico

que va ahí, con el mundo cargado a cuestas.

¿Entiendes?

Vamos a ver, es que eso apesta a macho

y a sacrificio y a testosterona y no mola nada,

eso ya no se lleva, ¿sí o no?

-Bueno, a ver.

pero tu padre no te va a dejar cambiar el nombre del gimnasio.

-Bueno, pues le cambiaré el eslogan solo y ya está.

-Bueno, oye, yo tengo prisa.

Me tengo que ir porque en un rato me dan los resultados del ADN.

-Ay, es verdad, tía.

Sí, vete, lo que no entiendo es qué haces aquí

con lo que tienes en la cabeza.

-Porque venía a avisarte de que te andes con ojo con tu padre,

que me ha preguntado si había alguien que te gustase.

-¿Qué dices? Ay, qué pesado es, por favor.

-A ver, he esquivado las preguntas,

pero no he podido disimular que hay alguien que te gusta.

-¿A mí quién me gusta? -Pues Jairo.

-Ah, bueno, sí, un poco.

Pero venga, tú vete ya, tía.

Que tienes cosas más importantes que hacer.

-Venga, va. Deséame suerte, ¿eh?

-Mucha suerte.

Y tranquila, que va a salir todo superbién, ya lo verás.

Yo no necesito ninguna prueba para saber que Sofiya es mi madre.

-Llámame cuando termines y me cuentas.

-Vale. Y tú deja de cambiarle el nombre al gimnasio

que a tu padre le va a dar. -Toma.

¡Pero bueno, aquí estás!

¿Tú quién te crees que eres para ir a preguntar a mis amigas

quién me gusta y quién no? ¿No lo puedes decir a la cara?

-Pues te lo digo a la cara. ¿Quién te gusta y quién no?

-¿Y a ti qué te importa?

-Pues claro que me importa.

Sobre todo cuando esa persona tiene pareja

y tú estás forzando a romper una relación.

-Eh, yo no estoy haciendo nada de eso.

¿Pero quién te piensas que me gusta a mí?

-¿Quién va a ser? Eugenio.

(SE RÍE) -¿Eugenio?

Pero qué dices, papá, si ese no es mi tipo para nada.

-¿Ah, no? Pues no parecía eso

cuando esta mañana os he pillado al abrir el Atlas.

(SE RÍE) -¿Pero qué...?

-¿Desde cuándo estáis juntos?

Desde nunca. Solamente nos estábamos haciendo unas fotos.

-¿Unas fotos? ¿No has escarmentado con eso?

Bastante te hizo el tal Damián ese, ¿no?

-¡Anda, papá, anda!

Ven, ven a ver las fotos.

Son para el "flyer".

Mira.

Chulas, ¿eh? -A ver.

-El espíritu joven, dinámico, divertido...

Y las podíamos acompañar con un eslogan:

"El Atlas es diversión o bienestar" o algo así, de ese rollo.

Todavía no he cerrado la frase, pero ese es el concepto.

¿Eh? -Y mis fotos, ¿qué?

Yo siempre he sido la imagen del Atlas.

pero es lo que te trataba de explicar esta mañana,

que tenemos que vender experiencia, no esfuerzo.

El bienestar anímico es lo que se lleva ahora.

Eso de machacarse en el gimnasio ya no mola.

-Así que, entonces, estoy demasiado anticuado

para ser la imagen del gimnasio, ¿no? -Que no, hombre, no he dicho eso.

Pero tienes que reconocer

que esta campaña es un poquito más llamativa, ¿no?

-Pues sí, la verdad es que sí.

Gracias, Antonio, por recibirme.

Sé que eres un médico con una larga lista de espera.

-Bueno, siempre hay hueco para los amigos.

¿Cómo está Montse? -Pues con muchas ganas de luchar

y convencida de que va a vencer la batalla al cáncer.

Pero bueno, no olvidéis que es un tratamiento nuevo

que está en observación.

Que aún le queda mucho trecho por recorrer.

Ha sido solo la primera tanda.

-Lo sé. Trato de ser optimista.

-Puede haber complicaciones, esto tienes que saberlo,

tú que estás a su lado.

-Me estás escamando, Antonio. ¿Hay algo que no nos hayas dicho?

-No os he ocultado nada. Siempre os he contado lo que sé.

Lo que pasa es que no soy el oncólogo de Montse.

El tratamiento lo ha diseñado la doctora Valls.

-Un tratamiento excelente, ¿no?

-Sí, sí, pero desconozco el efecto que puede tener en los pacientes.

-Bueno, está evolucionando de maravilla, ya te lo digo yo.

Bueno, eso creo.

Perdona si te he transmitido una idea un poco falsa.

-Bueno, verás, yo solo quería comunicarte

el gran esfuerzo que está haciendo Montse por aferrarse a la vida

y creo que tienes tú mucho que ver en eso.

-No hubiera recomendado el tratamiento

si no confiara plenamente en la doctora.

no te encuentro tan animado como otras veces

y no me atrevo a preguntar, pero si necesitas hablar con alguien,

aquí me tienes, ¿eh?

-Gracias. Eres muy intuitivo.

-Los abogados, de alguna manera,

debemos aprender a descifrar las reacciones de las personas.

-Es una cuestión familiar, ¿sabes?

Estamos atravesando por una situación un poco delicada.

-Pues si puedo ayudarte en algo...

-Pues mira, sí.

Podrías darme un consejo, la verdad. -Pues tú dirás.

-No sé si lo sabes, si no te lo cuento yo,

que Olga es una niña adoptada,

la trajimos cuando tenía cuatro años de Rusia.

Bueno, pues en las últimas semanas

ha aparecido en Madrid su madre biológica.

-¿Y se ha puesto en contacto con vosotros por un canal oficial?

-No, lo hizo indirectamente.

Mi mujer y yo nos enteramos días después.

-Pues eso no suena muy bien. Podría haber gato encerrado.

Hace año intervinimos un caso muy parecido,

pero resultó ser una estafa.

Ella era impostora.

¿Quieres que te llevemos el caso en el bufete?

Nos podemos poner de inmediato.

-Bueno, vamos a esperar acontecimientos.

Vamos, te lo agradezco mucho.

-¿Y tenéis garantías de que la mujer es quien dice ser?

-Olga confía ciegamente en ella,

hasta el punto que es capaz de seguirla a Rusia.

Pero Claudia y yo le hemos pedido que se haga una prueba de ADN.

-Y la supuesta madre no ha aceptado.

-Desde el primer momento, hoy vienen los resultados.

-Vaya. Claro, ahora entiendo tu sinvivir.

Es una prueba determinante.

Si es negativa, no hay problema.

-Pues deberéis estudiar múltiples escenarios

en cuyo caso, te vuelvo a decir, que podemos echaros una mano.

-Sí.

Acaba de llegar un mensajero con este sobre urgente para usted.

-Bueno, pues te dejo, Antonio.

-Muy bien, muchas gracias por todo.

-Si necesitas algo, ya sabes, no dudes en llamarme.

-Lo haré. Gracias.

Claudia,

ha llegado el informe con los resultados.

me gustaría hablar con el Departamento comercial, por favor.

Muy bien, espero.

Sí, mira, es que me gustaría anunciar mi negocio en su emisora

y quería conocer sus tarifas.

(ASIENTE)

Sí, pero cuña no tengo.

¿Hace falta?

Ya. ¿Y cuánto me costaría todo?

Vale, déjeme que lo apunte, por favor.

Ah, ¿pero que eso también se cobra?

Vale, vale.

Bueno, pues ya le llamaré en otro momento.

Cuando sea millonaria. Anda que...

¡Madre mía, cariño!

Acabo de llamar a Radio Sur, la emisora que me dijiste.

Les he pedido las tarifas y se me han puesto los vellos como escarpias.

El de la peluquería debe estar forrado para pagar esas cuñas.

¿Y a ti qué te pasa?

-Necesito contarte algo.

No me digas que acaban de publicar otra reseña negativa sobre La Parra.

-No, no. No es nada sobre el bar ni sobre ti.

Pero es algo que nos afecta como pareja.

Algo que nos puede separar.

-Ya te pedí disculpas.

Eugenio, ya sé que no he sido muy amable últimamente contigo,

pero ya ves cómo estoy, no he tenido tiempo ni para mí.

-Salima, para, no van por ahí los tiros.

-¿Quieres cortar conmigo?

Sí, Max ya me puso sobre aviso. -¿Max?

-Sí, me dijo que tú eras muy majo

y que, si no estaba al loro, te irías con otra.

-Salima, por Dios, deja de decir tonterías.

Yo no tengo ojos más que para ti.

Y más bien es al contrario, cada día te quiero más.

-Bueno, entonces dime qué es lo que nos puede separar.

-Mi trabajo.

Me han ofrecido colaborar con una ONG internacional.

Están haciendo un trabajo extraordinario

en un campamento de refugiados en Grecia.

-Pero a ver, ¿en qué consiste tu colaboración?

En coordinar las ayudas que enviáis desde aquí.

Necesitan cooperantes de mi perfil en el mismo campo de refugiados.

-Entonces, ¿te tienes que ir a Grecia?

¿Por cuánto tiempo?

-Mínimo tres meses. -¿Tres meses?

-Y debo dar una respuesta en 24 horas.

(SUSPIRA)

Deberíamos abrirlo ya.

Luego lo cerramos y que se entere Olga.

¡Parece mentira, Antonio!

Con la rabia que te da que los pacientes lleguen a consulta

con los sobres de los análisis abiertos, ¿vas a hacer lo mismo?

Nunca he estado más nervioso en mi vida.

Menos mal que esto se va a acabar pronto.

O no, porque como sea su madre, vamos a tener preocupaciones.

Y si no lo es, no sé qué prefiero.

¿De verdad no sabes qué prefieres?

Si las pruebas son negativas, va a ser un mazazo para Olga.

La verdad es que todo esto nos tiene desquiciados a todos.

Esta mañana he tenido un comportamiento

del que no me siento orgullosa, la verdad.

¿Qué has hecho?

Pues es que Sofiya me abordó ahí, en mitad de la calle.

Y... ¿Qué quería?

Que le permitiéramos estar presente cuando abriéramos el sobre.

Claro. No me mires con esa cara.

Además, que se me ha cruzado por la cabeza

lo que me dijeron los de Talavera y no me he podido contener.

Ya se lo comunicaremos, ya está.

Ya, ya. Y lo peor es que apareció Olga

y la vio llorando y sacó sus conclusiones.

Aunque, en honor a la verdad, tengo que decir

que Sofiya se portó muy bien

porque no le comentó nada de lo que le había dicho.

Es que no es mala persona, seguro.

Lo único que quiere es demostrar que Olga es su hija, nada más.

Ya, y yo supongo que haría lo mismo.

(SUSPIRA) Pero Dios mío, lo que yo quiero es

que se acabe esta pesadilla ya

y que volvamos a ser la misma familia de antes.

(Puerta)

Ya está aquí. Ya está.

Déjame a mí.

Bueno, ya están aquí, ¿nerviosa?

-Bueno, Sofiya me ha tranquilizado bastante.

No te quedes ahí, pasa.

-Hola.

-Bueno, me parecía absurdo que se quedase al margen.

Para mí es fundamental que ella esté aquí.

Bueno, pues pasa y siéntate, por favor.

(Puerta)

Venga, papá, ábrelo ya.

Antonio, abre el sobre, por favor, no lo dilates más.

-Vamos allá.

-Salima, aún no me has dicho nada sobre lo que te he contado de Grecia.

-Has dejado claro que es una gran oportunidad para ti

y que quieres ir a trabajar a ese campo de refugiados.

-Eres mi novia y te quiero muchísimo.

Y marcharme o no marcharme es una decisión

que nos incumbe a ambos.

-Es que tenía la sensación de que ya habías tomado la decisión de irte.

-No he tomado ninguna decisión, ¿cómo quieres que te lo diga?

Al final voy a pensar que Sergio tenía razón.

¿Qué pinta Sergio en esto?

Pues que vino a hablar conmigo y me avisó.

Me dijo que cuando fuera más en serio contigo,

me ibas a poner excusas.

Rober, no estás diciendo más que tonterías.

¿Cómo puedes hacer caso a Sergio?

Lo único que quiere es picarte y hacerte sentir mal.

-Toda ayuda allí es poca.

-Lo deben de estar pasando muy mal.

-No te puedes ni imaginar, es un desastre.

Son muchísimos refugiados, hay muy pocos medios.

La verdad es que alguien como Eugenio sería de gran utilidad.

Yo esta mañana he hecho una visita a Transportes Quintero.

Sí, ya sé que no te parece bien.

¿No vas a decir nada?

Paso de gastar saliva ni con Quintero ni con el payaso de Sergio.

¿Tampoco me vas a decir nada?

Pues de mi propuesta de irnos a vivir juntos.

Dígame una cosa, ¿cómo nos ha conocido?

Ah, por el folleto que hablaba de la diversión en el Atlas, ¿no?

Ya.

Pues nada, gracias.

-¿Quién era? ¿Otro que quería apuntarse?

-¿Y por qué lo dices como si fuera una desgracia?

-Mira, tiene muy buena pinta. -Sí.

¿Por qué no te lo envío, te lo lees y ya me cuentas?

-Pues tengo muchas ganas, la verdad.

Ya te daré mi opinión más sincera, aunque me fío totalmente de ti.

-¿Y por qué no me la das mientras cenamos juntos?

-Quiero que te pases por el sótano del bar La Parra

y recojas un fardo de hachís que hay allí

para llevárselo a nuestros contactos en el barrio.

Quiero que lo vendan por la calle.

-¿Hachís? -Sí, hachís, ¿qué pasa?

Toma, aquí he apuntado el teléfono del contacto.

  • Capítulo 99

Servir y proteger - Capítulo 99

14 sep 2017

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 99 " ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 99 "
Programas completos (161)
Clips

Los últimos 740 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 158 Completo 53:00 90% ayer
    Capítulo 158 ayer Maite, la madre de Elena, comunica a Miralles que su hija Isabel ha vuelto a salir del coma. Olga y Quico se reconcilian, después del equívoco vivido con Pilar. La llegada del famoso actor Hugo Ferr...
  • Nuevo Capítulo 157 Completo 56:09 93% pasado jueves
    Capítulo 157 pasado jueves Olga discute con sus padres por sus ideas cercanas a los postulados de Planeta Libre. Cuando va a buscar apoyo en su novio, encuentra al chico abrazado a Pilar. Sergio tiene una idea para acabar con el chantaje d...
  • Nuevo Capítulo 156 Completo 51:44 94% pasado miércoles
    Capítulo 156 pasado miércoles Natalia no se conforma. Salima sufre estrés post-traumático. Sergio se verá obligado a satisfacer las extrañas demandas de Rafael, el chantajista. Quico quiere dejar 'Planeta Libre...
  • Nuevo Capítulo 155 Completo 54:44 89% pasado martes
    Capítulo 155 pasado martes Natalia no se conforma con su estado. Salima sufre estrés post-traumático. Sergio se verá obligado a satisfacer las extrañas demandas de Rafael, el chantajista. Quico quiere dejar '...
  • Nuevo Capítulo 154 Completo 54:16 97% pasado lunes
    Capítulo 154 pasado lunes Tras conocer las consecuencias de su accidente, Natalia dice a Bremón que no le quiere a su lado, pero el comisario no quiere abandonarla. Sergio conoce por fin la identidad de quien le envió el an&...
  • Capítulo 153 Completo 52:37 96% 07 dic 2017
    Capítulo 153 07 dic 2017 Miralles asigna a Rober y Alicia la investigación de la muerte de Eric. Quico sufre por su pérdida. Lola confiesa a Espe que intuye que lo suyo con Bremón se ha acabado para siempre. Nacha y ...
  • Capítulo 152 Completo 56:17 92% 05 dic 2017
    Capítulo 152 05 dic 2017 Natalia, la mujer de Bremón, es sometida a una delicada operación tras sufrir un accidente de coche. El comisario se siente culpable. Elías y Nacha averiguan el emplazamiento del escondite do...
  • Capítulo 151 Completo 53:48 99% 04 dic 2017
    Capítulo 151 04 dic 2017 Natalia no está dispuesta a aceptar que su marido le deje por Lola. Carlos tiene retenida a Salima, mientras María acude a comisaría y habla con Miralles y Elías. Sergio intenta hacers...
  • Capítulo 150 Completo 54:35 95% 01 dic 2017
    Capítulo 150 01 dic 2017 Bremón pide el divorcio a su esposa Natalia. Rober se muda a vivir con Alicia y ambos lo celebran con una cena romántica en el chalé. Elías y Nachan logran dar con el nombre y la fotog...
  • Capítulo 149 Completo 51:33 94% 30 nov 2017
    Capítulo 149 30 nov 2017 El escudo de las armas medievales lleva a Martín, Elías y Nacha a un antiguo jugador de rol llamado Nico. Carlos es incapaz de disimular ante Salima las tribulaciones de su nueva misión. Jair...
  • Capítulo 148 Completo 52:47 95% 29 nov 2017
    Capítulo 148 29 nov 2017 Néstor informa a Carlos cuál va a ser su siguiente prueba a superar. Carlos se queda aterrado al saber quién será su próxima víctima. Quintero hace unas declaraciones p&u...
  • Capítulo 147 Completo 54:24 92% 28 nov 2017
    Capítulo 147 28 nov 2017 La aparición de Eric complica la relación de Quico y Olga. La policía consigue contactar con el armero que fabricó la ballesta que acabó con la vida de Laura. Paty y Max se desp...
  • Capítulo 146 Completo 53:36 94% 27 nov 2017
    Capítulo 146 27 nov 2017 Alicia ofrece a Rober mudarse a casa de Marcelino, pero él no parece muy dispuesto. Elías y Nacha investigan una tienda de juegos de rol en busca del asesino de Laura. Paty duda si irse a Barcelona ...
  • Capítulo 145 Completo 54:38 83% 24 nov 2017
    Capítulo 145 24 nov 2017 Miralles pone a Alicia y Rober al frente de la investigación de lo ocurrido en el Congreso. La policía sigue sin pistas sobre el misterioso hombre captado por las cámaras de seguridad tras el...
  • Capítulo 144 Completo 52:57 83% 23 nov 2017
    Capítulo 144 23 nov 2017 Quico y Eric se preparan para el sabotaje del Congreso. La comisaría se moviliza cuando se reciben las primeras noticias de lo ocurrido en el Pabellón. Alicia y Marcelino se preparan para la boda de...
  • Capítulo 143 Completo 52:36 79% 22 nov 2017
    Capítulo 143 22 nov 2017 Nacha y Elías siguen con el caso del asesinato del Laura. Una pista les lleva a una reunión de cosplay de temática medieval, a la cual Laura fue invitada semanas atrás. Paty recrimina ...
  • Capítulo 142 Completo 53:51 93% 21 nov 2017
    Capítulo 142 21 nov 2017 Jairo decide romper con Paty, para no involucrarla en ningún peligro. Quico se muda a su nuevo piso y, junto a Eric, ultima los preparativos para sabotear el Congreso de Energía. Sergio entabla rela...
  • Capítulo 141 Completo 56:11 95% 20 nov 2017
    Capítulo 141 20 nov 2017 Paty da un ultimátum a Jairo sobre su relación. Rober y Alicia, con la ayuda del Lupas, desarticulan la banda de descuideros. Olga está a punto de pillar a Quico cuando éste logra hace...
  • Capítulo 140 Completo 53:05 86% 17 nov 2017
    Capítulo 140 17 nov 2017 Alicia y Rober siguen tras la caza de los descuideros que roban a ancianos. Martín, continúa destrozado por la muerte de Laura, quiere colaborar en esa investigación con la policía. Pa...
  • Capítulo 139 Completo 54:31 86% 16 nov 2017
    Capítulo 139 16 nov 2017 La comisaría se prepara para despedir a Laura con honores en un acto que presidirá el Ministro de Interior. La aparición del Lupas, uno de los colaboradores callejeros de Rober, destapa un ca...

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos