www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4169321
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 79 - ver ahora
Transcripción completa

Pum, en toda la cara.

Dígame, oficial Batista, ¿qué desea?

Quería pedirte disculpas por lo de comisaría.

Me he portado un poco mal contigo.

Y si quieres mañana poner la denuncia,

te echo una mano yo personalmente.

Le dije a Rober que me habían robado la pulsera.

Porque pensaba que me habían robado la pulsera.

Luego, a lo mejor, adorné la historia un poquito

porque no me hacía ni puñetero caso.

Y ahora que, por fin, me toma en serio...

-Aparece la pulsera, que nunca fue robada,

y no se lo quiere contar a Rober porque va a quedar como una tonta.

¿Te crees que estamos para que nos hagáis perder el tiempo?

¿Encima de que vengo a avisarte?

Tendré que darte las gracias por hacerme perder el tiempo.

Hacerte perder el tiempo...

No te lo voy a hacer perder nunca más.

No te volveré a hablar en la vida.

-Nos vamos de crucero al Caribe.

-Pero si solo es un sorteo.

-Mujer de poca fe, nos va a tocar seguro.

-¿Me estáis diciendo en serio que me queréis regalar el viaje?

-Muchas gracias.

La madre que os parió, los líos en los que me metéis. Adiós.

Dios mío. ¿Es tan fácil conseguir un arsenal?

(LAURA) No, fácil, fácil no es.

Si quieres comprar algo en la "deep web",

no puedes levantar sospechas.

-¿Sabemos algo del Oso?

-¿Qué pasa? ¿Qué es eso?

-Ursus. Se ha logueado en un foro.

Necesito máxima concentración. Esta vez no se me escapa.

Si le cazamos hoy, es posible que podamos desmantelar toda su red.

¿Cuántos agentes tenemos?

Guevara y Batista, Nacha y yo.

Inspectora, con permiso,

creo que usted debería coordinar el operativo.

Me gustaría ir a mí.

¿Qué miráis? Yo he ido a la misma academia que vosotros.

A por él. ¡Policía!

¡Alto ahí!

El juez ha enviado a Alonso a prisión provisional

y hemos detenido a varios de sus clientes.

Has demostrado tener intuición, sangre fría y profesionalidad.

Un día nos declaramos amor y al día siguiente, como si nada.

Yo es que no sé ni en qué punto estamos.

Pues a las claras. ¿Qué sientes tú por mí?

Sea quien sea, tarde o temprano se pondrá en contacto con usted

para pedirle algo a cambio de las fotos.

Ahí tiene que estar alerta para ver si puede identificarlo.

No puedo esperar tanto.

No puedo dejar que lleve él la iniciativa.

Yo he hecho todo lo que podía.

No puedo hacer nada más, comisario. Le pido disculpas.

-Me estoy mareando.

-Eh, chaval, esto no va contigo.

¡Que te largues, te he dicho!

(GRITA DE DOLOR)

-Esto ya no se trata de dinero, Jairo.

Esto ya es un asunto personal.

-¿Y cuál es el siguiente paso?

-Pues hacer una demostración de fuerza

para demostrarle a todo el mundo

que con Fernando Quintero no se juega.

-Le prometí que nunca más la presionaría

para que cambiase de opinión.

No quiere saber de tratamientos ni falsas esperanzas.

-Ahora es diferente. Tenemos esta nueva posibilidad, ¿no?

-La última vez que lo hice,

no solo no me hizo caso, sino que rompió conmigo

y me alejó de su lado.

No quiero pasar otra vez por lo mismo.

(Música emocionante)

Hace unas semanas, era impensable. Ahora se abre una posibilidad.

Desde que me lo contó, no me lo quito de la cabeza.

Ya verás que va a salir bien.

Pero es demasiada responsabilidad, no es justo.

Deberían ser los médicos quienes asumiesen esto.

Montse y yo nos conocemos hace unas semanas.

Eres la persona con la que Montse quiere pasar sus últimos meses.

Sí, pero una de las razones

es que le prometí que jamás volvería a sacar este tema.

Bueno, y porque te quiere.

Y se nota. (RESOPLA)

Sabe que debe escucharte.

Tú también sientes algo muy bonito por ella.

Sí, y si no consigo convencerla,

no quiero ni pensar en las consecuencias.

¿Y si decide romper conmigo y no volver a escucharme?

No seas negativo, papá.

Alicia, yo siento que tengo su vida en mis manos.

Si no consigo que me escuche,

no solo la voy a estar apartando de mí, sino...

condenándola a morir.

Pero si no lo intentas, el resultado será el mismo.

(SUSPIRA) Sí, pero al menos estaremos más tiempo juntos.

Ya sé que suena egoísta,

pero no estoy pensando en mí, estoy pensando en Montse,

en respetar su decisión, en tratarla con dignidad.

Esto no es una cuestión de dignidad.

Te equivocas. Todo es una cuestión de dignidad.

Ella quiere acabar sus días libre,

disfrutando, viviendo nuevas experiencias

y no atada a una máquina y enganchada a miles de tubos.

Si esos tubos consiguen salvarle la vida,

podrá vivir en el futuro más experiencias y ser más libre.

Si le salvan la vida, cosa que no está garantizada.

¿Y qué está garantizado?

Podemos salir y que nos pille un camión.

La vida cambia en un momento.

Fíjate, a mí hace nada me dispararon, papá.

Por eso hay que ser positivos y tener esperanza.

Y yo la tengo, pero no puedo obligar a nadie a que la tenga.

Ella ha decidido no tratarse el cáncer.

Y yo tengo que respetarlo.

¿De verdad? ¿Vas a tirar la toalla?

No, claro que no.

No me lo perdonaría.

(SUSPIRA) Pero tengo tanto miedo...

Bueno...

Voy a hablar con Antonio.

No puedo hacer esto solo.

(Beso)

(Pasos y llaves)

(Se abre puerta)

Rober, pasa, ahí la tienes.

(Se cierra puerta)

¿Qué le pasa? ¿Está mosqueado conmigo?

No, nada, es un tema personal.

(Beso)

¿Qué tal, qué haces aquí?

Vigilar que nadie te pegue un tiro. Muy gracioso.

¿Quieres café? Está recién hecho.

Déjame darte primero la noticia, ¿no?

He estado hablando con Miralles media hora.

Menuda chapa le he dado. ¿Para qué?

Para que nos ponga a patrullar juntos.

Y creo que la he convencido.

¿Qué? ¿Cómo te quedas?

Pues que está muy bien.

Pero si vas a ser la envidia de la comisaría.

Cualquiera se pegaría por trabajar conmigo.

Oye, un respeto que soy tu superior.

Más respeto que venir a contártelo para alegrarte el día...

Mira, esa modestia es la que echaba de menos.

(Teléfono)

(QUEJIDO)

Dime, Claudia.

Sí, sí, algo me ha contado Rober.

¿Que le has dado largas?

¿Cómo que me ha dado largas? (CHISTA)

Vale. Sí, sí, no te preocupes,

pero lo único que no quiero es quedarme en casa.

Venga, ahora nos vemos. Un beso.

¿Qué has hablado con la inspectora jefe?

Tu poder de persuasión no es tan grande.

Me quedo en comisaría. Si me lo ha dado a entender...

Te estaba dando largas para que te callaras.

Pues menudo bajón.

Pero reconozco que...

saber que me echas de menos me encanta. (RÍE)

Me tengo que pirar, debo fichar en media hora.

Sí, y yo también.

(QUEJIDO)

(Se abre puerta)

(Se cierra puerta)

Bueno, ¿qué tal se duerme con la sensación del deber cumplido?

-¿Por qué?

-Pues eso, que menudo triunfo cazar al Oso.

-Si vas a empezar con lo de vender

la piel del oso antes de cazarlo y todo eso,

te lo ahorras, porque ya me sé todos los chistecitos.

Menudo cachondeo anoche en la comisaría.

Madre mía, todo el mundo igual.

-Pues, hija, yo me alegro mucho.

Si vas así nada más volver a la calle,

de aquí a tres meses, te han condecorado.

-Ni que hubiera estado encerrada en la comisaría.

¿Ya se te ha olvidado que ayudamos a Salima

con el "degenerao" ese de Óscar?

-Claro que me acuerdo, tonta.

Y también me acuerdo de lo mucho que me has ayudado en UFAM.

Pero, bueno, no sé. Te lo preguntaba simplemente

por saber si ibas a seguir patrullando o qué.

-No, ya he hablado con Miralles

y le he dicho que me vuelvo a mi puesto habitual.

-¿Seguro?

-Hombre. No sabes el dolor de cabeza que tenía esta mañana.

Claro, "tol" día al sol del parque aquel dichoso.

Y he pedido hora ya con el dermatólogo,

porque me he visto una manchita que antes no tenía...

-¿Ya empiezas con tus manías?

-¿Manías? ¿Qué manías? Que no.

Que es verdad.

Tú no sabes esta mañana, tenía visión doble y todo,

y una vértebra aquí que yo creo que tengo comprimida y todo

del placaje que le hice al "degenerao" ese.

¿Qué necesidad tengo yo

de andar rodando por el suelo con gentuza de esa calaña?

-Si estar en la calle te pone así de hipocondríaca,

lo mejor es que vuelvas a comisaría.

-Ahora, yo voy a seguir al pie del cañón en la UFAM, ¿eh?

-No esperaba menos.

-¿Y tú qué?

-¿Yo qué de qué?

-¿Te tengo que sacar las cosas con sacacorchos?

-Pues, en resumen, no estoy bien en comisaría.

-¿Por qué?

-Porque no me quiero andar cruzando con Emilio todo el rato.

-Con el comisario, ¿qué ha pasado?

-Pues que... el ambiente está enrarecido.

Que no sé qué le pasa. Creo que me está esquivando.

Y si él no quiere hablar conmigo,

yo voy a poner distancia de por medio.

-¿Y tú le has preguntado qué le pasa?

-No, pero vamos, le he mandado señales clarísimas.

-Ay, chiqui, con los hombres las sutilezas no funcionan.

Como no les atices así en la frente,

ni se dan cuenta de que estás delante.

-Ya. Lo mismo tienes razón, porque esta situación es absurda.

(SUSPIRA) -Ya te digo yo lo que le pasa a ese.

-A ver, ¿qué le pasa según tú?

-Primero, respóndeme a una cosa.

¿Te has acostado con él? -Ay, Espe, mira que eres cotilla.

-Que no, que a mí me da igual.

Lo que pasa es que yo sé que la cosa va por ahí.

Porque...

Si te has acostado con él, a lo mejor...

es que no le ha gustado.

-¿Y si no me he acostado con él?

-Pues que se ha cansado de esperar.

O que le ha pillado su mujer.

-Pues no nos hemos acostado.

Pero no te voy a contar más, porque me pones nerviosa.

-Pero si yo lo único que hago es aconsejarte.

-Tienes razón en una cosa.

Yo creo que... tengo que ir a hablar con él a las claras.

Y es lo que voy a hacer.

-Luego me cuentas.

(Se cierra puerta)

Aguado y Flores, iros ya que os están esperando en el cinco.

(RÍEN) Oye, por favor, venga, señores,

que llevamos 20 minutos y a este paso no acabamos.

No hay derecho, inspectora. Siempre nos dejas para lo último.

No te quejes, Elías, toma.

Para que almuerces y comas. (RÍE) Rober.

Una empresa de alquiler de coches de lujo

ha denunciado el robo de tres vehículos.

Tienen el "parking" en el polígono de Villaverde Bajo. Rober.

Rober. Sí, el "parking" estará en Villaverde Bajo.

Pero el coche estará ya "desguazao" y "embalao" camino del Estrecho.

Ya, pero mientras la policía no contrate a adivinos,

lo mejor será investigar, como hacemos todos.

Zas, en toda la boca.

Ya, bueno, es el "modus operandi" de las bandas de robo de coches.

Pero hasta que no lo investiguemos,

no sabemos si es la mafia, un competidor

o el hijo del dueño que le va la marcha.

Todo puede ser. ¿O te queda pequeño el caso?

No, no, en absoluto. A sus órdenes, inspectora.

No, no. Vas con Nacha.

Lo siento, parece un castigo, pero no es nada personal.

Ningún problema, inspectora.

A ver, Rober, dada tu actitud de patio de colegio,

aquí tienes: han aparecido unos grafitis

en el colegio Juan de la Cierva.

Pero, ¿grafitis? ¿Yo qué te he hecho?

Pum, en toda la cara.

Vamos, Nacha. Buen servicio.

Te digo como a Elías. ¿Te queda pequeño el caso?

Porque hay mucho trabajo en Archivo.

Pero es que eso es trabajo para la policía local.

¿Te suena el concepto "alarma social"?

Porque no sería la primera agresión a un profesor.

El último acabó con doce puntos de sutura

y una costilla rota en el hospital.

Y, por lo que tengo entendido, los grafitis no son simples dibujos.

Hay amenazas a profesores.

Alicia te dará apoyo desde aquí. Llamará a la Asociación de Padres.

De acuerdo.

Hale, buen servicio. Gracias.

Tàpies, ponte con las diligencias de los abuelitos, ¿vale?

Y vosotros, con lo vuestro.

Venga, id a Tráfico, que no se me olvide.

Estoy un poco confundido. -Ya.

Con permiso, doctora.

Supongo, Marcelino, que todo esto de las tomografías,

los positrones, el CBCT, IGRT... te sonará a chino.

-Pues sí, la verdad.

Y agradecería que me explicarais de forma sencilla

en qué ha cambiado la situación,

y por qué pensáis que puedo convencer a Montse para que se trate.

El Servicio Madrileño de Salud ofrece ahora un tratamiento combinado

entre quimioterapia y radioterapia.

Eso permite actuar sobre el cáncer

de una forma más localizada y eficaz.

-En otras palabras, que las probabilidades de curación

-Las probabilidades de curación han aumentado,

pero no hay nada definitivo.

El objetivo está en frenar el avance de la enfermedad

y combatirla con un tratamiento que es menos agresivo.

-Dando un número, ¿qué probabilidades tiene?

-Bueno, depende de muchos factores.

La medicina no es una ciencia exacta.

Los enfermos no responden de la misma manera

a un mismo tratamiento.

Ni tampoco las enfermedades evolucionan siempre igual.

-Tendréis un número aproximado.

Si decís que las probabilidades aumentan,

puedes decirme en cuánto aumentan, ¿no?

-No nos centremos en los números.

-Bueno, pero dame algo que pueda venderle.

Decís que la convenza con los mismos argumentos

con los que se cerró en banda la otra vez.

-Es que no son los mismos.

Desde el punto de vista de oncología, estamos ante un gran avance.

-El punto de vista de la oncología no cuenta.

Es el de Montse el que debemos cambiar.

-Marcelino, la experiencia nos dice

que por muy reacio que esté un paciente,

este siempre alberga un mínimo de esperanza de curación.

Solo tiene que lograr que le escuche.

-Tienes que decirle que este tratamiento

es capaz de tratar el cáncer primario

y los metastásicos de una forma muchísimo menos agresiva

que con la quimioterapia tradicional.

(SUSPIRA) -Perdonad, pero esto es muy duro para mí.

-No, si valoramos mucho el esfuerzo que estás haciendo para convencerla.

-Pues mi esfuerzo no valdrá de nada

si lo único que puedo decirle es que se ha inventado

un tratamiento... un poco mejor.

-Es mucho mejor, créame.

-La doctora tiene razón.

Tiene que escucharte. Debe entender que ahora tiene

un motivo de esperanza donde antes no lo tenía.

-A Montse no le valdrá con una esperanza.

Ella querrá garantías.

-Es que en el cáncer no hay garantías.

-Por eso no quiere volver a tratarse.

Prefiere disfrutar del tiempo que le queda

sin ir de médico en médico. Además, sin garantías de curación.

-Ese no va a ser el caso.

Nuestra unidad cuenta con todo lo necesario

para que los pacientes no tengan que trasladarse

a otros centros para completar sus pruebas.

(Teléfono)

Es Montse.

(SUSPIRA) Montse.

Eeeh... no, no, no voy a facturar.

Llevo una maleta de cabina solamente.

¿El qué?

No, no, estoy bien. Un poco nervioso por el viaje.

Nos vemos en mi casa en una hora y nos vamos juntos al aeropuerto.

Venga, un beso. Chao.

-Marcelino, con la edad y la fortaleza de Montse,

merece la pena intentarlo.

-Voy a intentarlo, Antonio.

Pero te digo lo mismo que tú a mí:

es imposible dar garantías.

-Recuerde lo que le he dicho.

Todos albergamos una recóndita esperanza

de que todo va a ir mejor.

Por un instinto de supervivencia.

-Bueno, muchas gracias.

Hasta luego. -Hasta luego.

-Bueno.

-Oye, Salima. -Salima, la cerveza.

-¿Lo mío viene o no viene?

(Murmullo general de protesta)

Eso me gustaría saber, dónde está Salima.

Le he pedido una tortilla hace media hora.

Estará persiguiendo a la gallina.

(Ruido de sartenes que se caen)

(Murmullo general)

(Pasos rápidos)

-¿Qué ha pasado?

-Se me ha caído la tortilla y me he quemado.

-¿Te has quemado? ¿A ver? -No, no es nada.

-Lo peor es la tortilla, me han pedido varios pinchos.

Madre mía, no llevo ni 24 horas sola y lo tengo todo empantanado.

(RESOPLA) -Bueno, déjame ver la quemadura.

-¡Que no es nada, te digo!

-Ponte clara de huevo, o aceite de oliva.

O mejor, los dos.

-Eugenio, ¿qué quieres? Que tengo mucho lío.

-Nada, yo solo venía a ver si te puedo ayudar en algo.

-Como no hagas aparecer tortillas, poco me puedes ayudar.

A ver, Jairo, que he tenido un pequeño problema en la cocina

y que no hay tortilla.

-¿Que no hay tortilla, tía? ¿Y me lo dices ahora?

Te la he pedido hace media hora. -Sí, sí, si lo sé.

Pero solo me faltaba cuajarla...

Ya te digo, un pequeño percance.

Si quieres, te preparo unas tostadas con tomate.

-No es por ser borde contigo, porque sé que estás sola,

pero las tostadas me las preparo yo en mi casa.

¿Entiendes? No te rayes, no pasa nada.

Cóbrame el café. -No, no invita la casa.

Por las molestias. -Vale.

Salima, creo que tengo el remedio perfecto para...

-Que no pienso ponerme ni clara de huevo ni aceite de oliva.

Déjame tranquila para poder trabajar.

-Que no me refiero a eso, me...

Me refiero a que podemos ir al súper

y traer unas tortillas de estas precocinadas.

-Pero ¿tú estás tonto? ¿Qué solución es esa?

-Mujer, para salir del paso...

No me cuesta nada ir y volver en una carrera.

-Que no. Que las tortillas del súper saben a plástico.

No puedo servir eso.

Se corre la voz y deja de venir la gente.

Y cuando María vuelva, no hay ni un cliente.

-Debo decirte una cosa y espero que no te lo tomes a mal,

Salima, pero estás muy estresada y muy negativa.

-Y tú estás muy sordo.

Tengo que trabajar. No puedo estar aquí de charla.

-A ver, Salima. Salima, un momento, a ver.

Respira hondo, coge aire por la nariz y échalo por la boca, ¿vale?

Respira hondo llenando la barriga. -Pero ¿qué dices?

Los que tienen que llenar la barriga son los clientes.

-Estar alterada no solucionará los problemas.

-Pues no me alteres más.

-Cariño, solo necesitas relajarte y hacer una cosa bien.

Solo una. Un pequeño paso para recuperar la confianza.

-Pero ¿qué dices?

-"Mindfulness".

(SUSPIRA) -Vamos a ver. ¿Tú qué te crees que es esto?

¿Un centro de meditación o de yoga?

Es un bar, y la gente viene a comer para luego irse a currar al polígono.

Así que, por favor, cariño, arreando.

Quita.

(Ruido plato sobre la mesa)

-Bueno, gracias por venir a verme en la pausa del café.

¿Va todo bien?

Todo menos el café, ¿eh?

Yo no sé por qué permitís en un centro de salud

Claro, hombre, es mucho mejor el de la comisaría.

Por eso vais a tomarlo a La Parra todos los días.

Es que tiene todo su sentido.

Cuanta más gente se envenene, más clientes tenemos.

Ah, qué bien. (RÍE)

A ver, si has venido por aquí, es que pasa algo. Dime.

No, bueno...

Estoy un poco preocupada por Alicia.

Le acaban de dar el alta y ya me está pidiendo patrullar.

Una cosa es lo que ella quiera

y otra lo que resulte conveniente.

Nadie mejor que tú para valorarlo, ¿no?

Ya, y le he dado muchas vueltas.

He accedido a que venga a comisaría a hacer papeleo,

pero sé que se va a desesperar,

porque está deseando salir a la calle.

Ya sabes, el estrés y la frustración,

mala cosa para recuperarse.

Ya, ya. Si es que Alicia es como Elías.

En cuanto los metes entre cuatro paredes, se marchitan.

Tiene a quien parecerse. (ASIENTE)

(RÍEN)

Un momento. Que te quiero contar una cosa.

(Se cierra puerta)

Tengo que contarte una buena noticia sobre Montse.

Hay esperanza.

Pero ¿no estaba desahuciada?

No quería ningún tratamiento de quimio.

Ya, pero una oncóloga muy reputada

ha metido su historial en un programa combinado.

Tiene buena pinta.

Ya sabes que los médicos no prometemos resultados.

¿Y Montse qué opina?

No se lo he dicho, no me escucharía.

Le he pedido a Marcelino Ocaña que le dé la noticia.

Esta tarde se van de viaje. Es el único que puede convencerla.

Pues con el carácter que tiene,

yo no apostaría mi sueldo a que la convence.

(Teléfono)

Espera.

"Inspectora, ya tengo al grafitero".

¿Ya? ¿Tan rápido?

"No es un maestro del crimen. Al poco de hacer la pintada,

sacó fotos y las puso en varias redes sociales.

Está en la sala de interrogatorios, si le interesa".

Sí, claro, voy para allá.

Oye, en cinco minutos estoy en comisaría. Venga.

Me voy, cariño. Bueno.

(Se abre puerta)

(Ruido de tazas)

-Sí, sí, ahora estoy con vosotros.

Ahora mismo le traigo la cuenta, sí.

-¿Qué te pasa? ¿Y esa cara?

-No puedo más, me va a dar un ataque.

Esto es demasiado para mí.

-Mujer, ¿qué ha pasado? -Que no doy abasto.

-¿Y por qué no me has llamado? -No he tenido tiempo ni para eso.

No he tenido ni un segundo. -Bueno, no te preocupes.

Ya estoy aquí para echar una mano en la cocina.

-A ver, Olga, que tú estás aquí de prácticas y...

tampoco quiero abusar de ti.

-Vamos a ver.

Yo ayer le dije a María que ayudaba y ayudo, y ya está.

Vamos a organizarnos. Yo, la barra y tú, las mesas.

-Hay que preparar muchos cafés y tú no sabes manejar la cafetera.

-¿Quién te ha dicho a ti eso?

A ver, ¿qué café quieres?

-A ver, aquí tienes la comanda, ¿vale?

-Vale. -Pero ¿estás segura?

-Ay, que sí, mujer, relájate.

-Qué fácil es decirlo.

Y pensar que estaría yo en La Habana, tomando mojitos.

Y no aquí, arruinándole el bar a María.

-No hay nada arruinado, no exageres.

Y vete, la mesa del fondo te está esperando.

-Ay, sí, sí. Voy.

(Pasos)

-Hola, Olga. -Hola, ¿qué vais a tomar?

-¿Ahora trabajas de camarera aquí?

Pensé que solo hacías tartas de vez en cuando.

-Bueno, y seguiré haciéndolo puntualmente.

Pero las mujeres, a diferencia de vosotros,

podemos hacer varias cosas a la vez.

Dime lo que quieres, que no tengo todo el día.

-Para mí, uno con leche para llevar. -Marchando.

-Nacha, tú sabes que yo estoy

por la labor de entrenarte, pero es que...

-¿Te vas a echar para atrás ahora?

-No me voy a echar para atrás. Pero tengo que estar seguro

de que tú no te vas a echar para atrás.

-Acabo de decirte que quiero empezar cuanto antes.

-Todo el mundo empieza con ganas lo que sea.

Esa no es la cuestión.

La cuestión es continuar.

El boxeo no es un "hobby".

No es como el "spinning", la gimnasia o la operación bikini.

Si fuera un tío, no me dirías esas pendejadas.

(SUSPIRA) -Bueno, quizá no, pero te diría otras muy parecidas.

Escucha, el boxeo es una cosa muy seria.

Si quieres que te entrene para competir,

tienes que comprometerte.

Sin tonterías ni excusas, ¿vale?

-Voy en serio y sé dónde me meto.

Así que ahórrate todos estos discursos.

Yo no te fallaré, Max.

-Me encanta oírlo.

Si es así, estoy deseando empezar.

(RÍE)

-Ah, eres tú. -Permiso.

Aquí está, con leche para llevar.

Y el café solo con hielo.

-Anda, has dibujado un corazón con la espuma de la leche.

-Sí, ¿es muy cursi?

El próximo día te puedo dibujar una hojita

-Qué pasada. ¿Qué te debo?

-Nada, invito yo. -Okey, y gracias.

Me voy, Elías me está esperando.

Nos vemos en el "gym", ¿no? -Sí.

Eh, Olga.

Llévate el hielo y... ¿por qué no me haces una M

así como de Max?

(SUSPIRA)

(Ruido cristal contra metal)

(Ruido de papeles)

(Pasos)

¿Qué me cuentas?

Fernando Espinosa, 16 años.

Expulsado del instituto una semana por mal comportamiento.

Injustamente, según él.

En un calentón, compró un espray y llenó la fachada de pintadas

amenazando a la directora y a los otros profesores.

Sigue, sigue.

He hablado con la directora y me ha contado el caso.

Podría tener razón el chaval

en que le han expulsado injustamente.

Están revisando el caso.

Ha tenido varios problemas por mal comportamiento

y le han colgado el sambenito.

De pleno. Y se le ve bastante arrepentido.

¿Compró el espray en un calentón? Creí que era aficionado al grafiti.

Según la denuncia, las pintadas tenían cierta calidad.

El chaval tiene bastante afición.

Saca sobresalientes en Dibujo,

que es la única asignatura que aprueba.

Y se ha ganado algún dinerillo decorando la fachada de algún local.

Pero jura y perjura que en la vida ha pintado

un edificio sin consentimiento del dueño.

Ya.

¿Historial de problemas en casa?

Según Asuntos Sociales, es huérfano de padre

y la madre anda en tratamiento psiquiátrico.

(SUSPIRA) Al parecer están buscando

la posibilidad de ponerle una familia de acogida.

Con ese panorama, yo tampoco me portaría bien en clase.

Hemos preferido esperar. Si lo llevamos ante el juez,

lo condenará por daños y le meterá un multón.

Sin hablar del delito de amenazas.

Y lo que supone a esa edad tener antecedentes.

¿Has pensado algo?

Alicia por teléfono me dio alguna idea.

Como hablar con la directora del centro

y buscar alguna alternativa.

¿Alternativa como cuál?

El muro donde hizo las pintadas estaba hecho un asco.

La he convencido para que le quite la denuncia

a cambio de que él tape la pintura con un mural.

Un mural con contenidos pedagógicos.

Así el chaval repara el daño,

ellos se llevan una obra de arte y todos tan contentos.

Aún no se lo he dicho, pero si me das el visto bueno...

Lo último que necesita el chaval es que lo detengan.

Si todos le dicen que no vale para nada

y que no sabe hacer nada,

al final se lo creerá y será un delincuente.

Profecías autocumplidas.

Lo hemos visto mil veces en este barrio.

Me parece muy buena idea, Rober.

Venga, adelante.

(Se abre puerta)

(Se cierra puerta)

Bueno, Fernando, pues quedamos en eso, ¿vale?

Lo dicho, no te quiero ver más por aquí, ¿eh?

Llévatelo al instituto, que lo espera la directora.

Y pórtate bien, anda.

(Se abre puerta)

(Se cierra puerta)

Un placer, inspectora.

Pues cuando te lo he asignado, no has puesto buena cara.

Mira, este caso no va a salir en los periódicos,

pero tú le has dado una oportunidad a un chaval que no lo tenía fácil.

(Palmada)

(RÍE)

(Pasos que se alejan)

(Llaman a la puerta)

(RESOPLA)

(Pasos)

(Se abre puerta)

Montse, estás guapísima. -Gracias.

Hola. -Hola.

(Ruedas)

Estaba repasando la lista de la agencia de viajes

y casi me olvido del pasaporte. Lo estoy buscando.

-¿A estas horas?

-Tenemos tiempo de sobra, no te preocupes.

-¿Te has olvidado de que nuestro vuelo es a las 16:00?

-¿A qué tantas prisas?

Conque lleguemos dos horas antes, tenemos tiempo suficiente.

-No me lo puedo creer. Yo dejé ayer todo preparado.

Y tú ahora todo en el último momento, ¿no?

-Te confieso que ha sido un mundo hacer la maleta.

Sí, no sabes lo que ocupa un zapato de los míos

y ni siquiera llevo la mayoría de las cosas

que aparecen en esta lista.

Ni que fuéramos escaladores que nos vamos al Everest.

-¿Qué pasa, Marcelino?

¿Te estás arrepintiendo?

-No.

No, no, nada de eso.

Me ha llamado Antonio. El doctor Torres.

-¿Y qué quería?

-Pues no sé si decírtelo.

Te vas a cabrear con él.

-¿Yo? ¿Por qué? ¿Qué te ha dicho?

(Pasos)

Pasa, pasa, que Bremón quiere vernos a los dos.

¿Para qué? Pues todavía no lo sé.

Ahora cuando venga, me lo dirá. (ASIENTE)

¿Qué tal el día? Muy bien. Estupendo.

Me ha venido fenomenal volver a patrullar con Nacha.

No me acordaba de lo cascarrabias que soy.

Pero ella se ha encargado de recordármelo.

No te habrá costado mucho trabajo.

¿Cómo va lo de los coches robados?

¿Alguna novedad? Sí, que yo tenía razón.

Se trata de la mafia, profesional y de primera.

No aparecen en ninguna cámara ni han dejado ninguna huella.

¿No tenemos ninguna pista?

El polígono tiene tres rutas de salida.

Las hemos revisado, pero no hemos encontrado nada raro.

¿Y la tercera? ¿Hay algún testigo o algo?

En la tercera hay una pequeña panificadora

que abre toda la noche.

El dueño nos ha dado el contacto de un empleado

que, a lo mejor, se estaba fumando un cigarro

cuando, a lo mejor, pasaron los coches robados.

No es mucho, pero, a lo mejor, es algo.

Si encontramos al tipo, te cuento lo que nos diga.

Vale.

(Llaman a la puerta)

Elías, ¿sigues con los coches de alquiler robados?

Sí, comisario.

Bien, necesito que me des el informe de las diligencias cuanto antes.

Todavía no tenemos mucho, solo un posible testigo.

-El hombre estaba emocionadísimo. Hay un nuevo tratamiento

que es una combinación de radio y quimio.

Que es muy eficaz en determinados tumores.

Me ha contado que una oncóloga muy reputada

ha revisado tu historial y quería hablar contigo.

-¿Conmigo?

Pero si ya habíamos visto todas las posibilidades

-Eso mismo le he dicho yo.

Pero él venga insistir con que la técnica es distinta,

que ataca los tumores de manera local,

que trata también los metastásicos.

En fin, ya te digo, estaba eufórico, y no sabía qué decirle.

-Es que tú no tienes que decirle nada.

No sé por qué narices te llama a ti para hablar de mí.

-Eso le he dicho yo.

"Antonio, a mí qué me cuentas, habla con Montse".

¿Y sabes lo que me ha dicho?

Mejor no te lo digo, no quiero que te amarguen el viaje.

-No, no, dímelo.

-Me ha dicho: "Es que sé que Montse

no va a querer ni oír hablar del asunto.

A lo mejor tú la convences". Y yo: "¿Yo? Ni hablar.

Ella ha tomado una decisión y yo la respeto".

-Le voy a llamar ahora mismo. -Bueno.

Ya está, no te enfades.

Nosotros en lo que tenemos que pensar es en Noruega

y en las auroras boreales. Así que olvídate de este tema.

-Pero ¿cómo voy a olvidarme?

Es que me parece indignante que estén maquinando a mis espaldas.

Oye, Marcelino, si tú no querías que yo me alterase,

¿para qué me estás contando todo esto?

Si ya habías hablado con Antonio

y le habías dicho que no ibas a intentar nada,

¿para qué me estás dando todos estos detalles?

-Pues igual no tenía que haberte dicho nada.

Pero Antonio sonaba muy convencido.

Esto supone un cambio en tu diagnóstico, Montse.

Aquí hay esperanzas reales para tu curación.

-No me lo puedo creer.

Me habías dado tu palabra

de que no ibas a intentar nada de esto nunca más.

-Yo no estoy intentando nada.

-No me trates como si fuera idiota.

Otra vez estáis todos conspirando

para hacerme pasar por un tratamiento

que ni quiero, ni me garantiza ningún éxito.

-Yo no estoy conspirando con nadie.

Yo apoyo tu decisión.

Y no sé qué me has oído decir,

pero en ningún momento he intentado convencerte de que hagas nada.

-No, tú, como buen abogado,

estás utilizando la psicología inversa

para ver si me convenzo yo solita sin darme cuenta, ¿no?

Pues para que lo sepas, letrado,

ese truco ya me lo enseñaron en la academia de policía.

es porque debes saber lo que piensa tu médico.

¿Quieres que te lo oculte? Bien, por mí no hay problema.

Pero no entiendo es que prefieras que te mienta

a hablarte a las claras.

Yo no soy quién para decirte lo que tienes que hacer, es tu vida.

Yo solo he hecho lo que pensaba que era correcto.

-Discúlpame si te he hablado así.

-Montse, la pregunta es por qué eres tan sensible a este tema.

¿Hay alguna razón que no me has contado

por la que no quieras tratarte?

Te lo voy a preguntar de otra manera.

¿Rechazas el tratamiento porque no quieres sufrir?

¿O lo rechazas porque no quieres vivir?

Montse, yo creo que puedes luchar aún por muchas cosas.

Y si te atreves a luchar, yo voy a estar ahí para apoyarte.

No te voy a dejar sola.

Ven.

El dueño del negocio es yerno de un exministro,

y no me preguntéis más.

Pero tenemos que dejar constancia de nuestra gran profesionalidad.

Cuenta con ello, comisario.

Elías, quiero el informe en cuanto lo tengas.

Sea a la hora que sea.

Si no estoy aquí, me lo mandas por correo electrónico, ¿vale?

A primera hora, lo tienes en tu mesa.

Ah, por cierto,

¿no se suponía que me ibas a dejar sobre la mesa

el informe de estadística del mes pasado?

Y te lo he dejado esta mañana.

Le he puesto un pósit fosforito de estos

para que no se traspapelase.

Pues no lo he visto. No sé dónde tengo la cabeza.

Lo siento, gracias. De nada. A mandar.

(Pasos que se alejan)

Pero... ¿de verdad tengo que hacer

el informe para el yerno este de las narices?

Y cuanto más tardes, más tardo yo en revisarlo.

Así que venga, tira, anda.

Lo que me faltaba después de la lista de Nacha.

¿Qué lista?

Se ha dedicado a apuntar en una agenda

todas las expresiones machistas que dice que digo.

25, solo en un día, ¿eh?

(RÍE) Pues ya sabes lo que te toca.

Bueno, también podrías devolverme a Batista, ¿no?

No te engañes. Te encanta patrullar con Nacha.

Además, que a Rober ya no hay quien lo separe de Alicia.

Pues les convendría patrullar con otros compañeros.

Que ninguna relación aguanta 24 horas,

día y noche, todo el rato.

Bueno, tú y yo tenemos experiencia en eso.

¿Ah, sí?

¿O es que no te acuerdas cuando éramos compañeros y tal y tal?

¿Y tal y tal?

No sé, a lo mejor ha pasado mucho tiempo, pero...

Nosotros fuimos compañeros... compañeros.

Madre mía, Elías Guevara con un ataque de nostalgia.

Anda, anda, ponte con el informe ya. Anda.

Tampoco es que fuéramos novios-novios, pero yo tengo

recuerdos muy especiales de aquellos días.

¿O es que lo he soñado?

De eso ha llovido y se ha secado el barro.

Ponte con el informe, que no quiero estar hasta las doce de la noche.

Que es una orden.

Vale, vale.

(Se abre y se cierra puerta)

Será posible...

¿No tendríais que estar ya en el aeropuerto?

Deberíamos.

Pero parece que a tu padre le gusta apurar hasta el final.

Si fuera por mí, estaría en la puerta de embarque.

-Tranquila, enseguida nos recoge un taxi.

-Pues como no venga ya, perdemos el avión.

El embarque es en una hora y de aquí a Barajas hay un trecho.

-Según la aplicación, está a dos minutos.

¿Qué hacéis en el barrio?

Hemos venido al centro de salud a ver al Dr. Torres.

Y estábamos tomando un aperitivo para celebrar lo que nos ha dicho.

Existen muchas posibilidades de curarme.

Pero eso es fantástico, Montse.

Voy a empezar un nuevo tratamiento al volver de Noruega.

Por eso vamos a acortar un poco nuestro viaje.

De verdad, qué alegría.

Y todo gracias a tu padre,

que me ha convencido a pesar de mis reticencias.

Si el tratamiento es tan prometedor, ¿por qué no empiezas ya y...

pospones el viaje para cuando estés curada?

Yo le he dicho lo mismo.

Mira, ni cáncer ni que me peguen dos tiros.

Como que me llamo Montse, que me voy a Noruega

y no vuelvo hasta que vea una aurora boreal.

-Y luego el cabezota soy yo, ¿eh?

(RÍE) Enhorabuena.

No me la des todavía.

Vamos a ver cómo de revolucionaria es la máquina esa.

¿Viene ya ese taxi, o qué?

vas a ser tú el que necesite el tratamiento.

-Está a la vuelta de la esquina.

(RÍE) Bueno, yo os dejo ya. Disfrutad mucho del viaje.

Gracias.

(SUSPIRA)

(Beso)

(Ruido escritura sobre papel)

(Llaman a la puerta)

Sí, claro, Lola.

Pasa.

¿Puedo hablar contigo? Es solo un momento.

Sí, por supuesto. Dime.

He intentado venir antes, pero nunca estabas a solas.

Llevo un día... movido. Cuéntame.

Bueno, en realidad no es nada que contar.

Sería preguntarte.

Pues adelante, pregunta lo que quieras.

Te escucho.

Verás, es que...

No te quiero importunar con tonterías,

pero necesito saber si...

si ha pasado algo entre nosotros.

Entre nosotros.

¿Me lo parece a mí, o llevas unos días un poco raro conmigo?

No sé, antes buscabas cualquier excusa,

cualquier momento para charlar

y para verme, y últimamente parece como si me estuvieras evitando.

(SUSPIRA)

Tienes razón, Lola.

Te he estado evitando y...

te pido disculpas.

No, no te tienes que disculpar, de verdad.

Sé que no tengo derecho a pedirte ni a exigirte nada.

El que no tiene derecho soy yo a tenerte así.

Tenía que haber hablado contigo hace tiempo, pero...

Lola, esto es tan difícil...

Oye, Emilio, me puedes contar lo que quieras.

Si he hecho algo mal...

No, Lola, esto no es culpa tuya.

Entiendo perfectamente si te quieres echar atrás,

porque ya somos mayorcitos

y sabíamos que esto podía tener algún peligro y...

Y no quiero ser un problema para ti o para tu familia.

¿Me entiendes? Escucha, Lola.

Lo que ocurre no es culpa tuya.

Y si tengo problemas con mi familia o en casa,

no tienes que sentirte responsable.

(SUSPIRA) Solo quiero que sepas

que eres la única mujer a la que amo.

Prefiero que no digas cosas que no son verdad, Emilio.

Te estoy diciendo lo que siento de forma sincera, Lola.

Estoy enamorado de ti.

Pero entonces... ¿por qué me evitas cuando nos cruzamos?

¿Por qué estás así?

(RESOPLA)

(RESOPLA)

(Ruido llave)

(Se abre puerta)

(Ruido papeles)

Por esto.

¿Qué es esto? ¿Quién ha hecho esto?

Ojalá lo supiera para sacarle las tripas.

Es imposible. Nadie sabía que estábamos ahí.

Eso nos creíamos nosotros.

Pero, obviamente, alguien nos estaba siguiendo.

(RESOPLA) ¿Y cuánto ha pedido? Obviamente esto es un chantaje.

Ya, ya lo sé. Pero, de momento, Lola,

silencio absoluto.

Ese sobre apareció encima de mi mesa.

Pero todavía no han contactado conmigo.

Supongo que alguien se debe estar divirtiendo mucho

viéndome sudar un poco.

¿Sospechas de alguien?

En principio, del periodista que hizo el artículo sobre ti,

pero he estado investigando y no se trata de él.

¿Y quién ha podido ser?

No lo sé, Lola. Quizá alguien de la comisaría.

¿Un compañero? Pero eso es totalmente imposible, vamos.

Hemos tenido muchísimas precauciones.

¿Quién iba a querer hacer algo así?

No lo sé, Lola, no lo sé.

Lo único que sé ahora mismo es que estoy viviendo una pesadilla.

¿Entiendes ahora por qué no me atrevía ni a hablarte?

Escúchame, Emilio... No, no, Lola.

Es mejor que mantengamos las distancias.

Si alguien nos está vigilando

hasta el punto de seguirnos y hacernos unas fotos,

tenemos que tener mucho cuidado a partir de este momento.

Entiendo.

Por eso te he estado evitando.

Por eso no me atrevía a mirarte cuando nos cruzábamos.

Esas fotos...

Imagínate que hubiéramos ido a pasar la noche juntos.

(RESOPLA)

Quiero que sepas una cosa. Te voy a ayudar.

Estoy contigo. Vamos a salir de esta.

El cabrón que ha hecho estas fotos dará la cara

para chantajearte, ¿no? Pues ahí le vamos a pillar.

Decirlo es muy fácil. Que no, que le vamos a pillar.

Le vamos a hacer tragarse esas fotos. Lo vamos a hacer.

¿Y cómo habéis tardado tanto en llegar al hotel?

(MARCELINO) "Hemos ido del aeropuerto

a comprar ropa de invierno, no veas cómo pega por aquí".

¿Qué dices? ¿En serio?

"Te lo juro. Y aún tenemos que ir más al norte, a Tromso,

que es el sitio ideal para ver auroras.

Allí nos recoge un autobús que se dedica a ir buscándolas".

A ir buscándolas. Por la noche, claro.

"Por supuesto. De dormir, olvídate.

Hasta por la mañana, nada.

Pero, mira, me está gustando el viaje.

A veces hay que hacer cosas distintas".

Me alegro mucho, papá.

Oye, no te he dicho nada antes, pero enhorabuena.

Buen trabajo convenciendo a Montse.

"La verdad que no las tenía todas conmigo.

Bueno, cariño, te dejo que nos vamos a acostar.

A ver si consigo dormir bien que mañana va a ser un día largo".

A ver si conseguís ver alguna aurora boreal bonita.

Oye, saca muchas fotos.

Vale. Buenas noches, un beso. Chao.

(Llaman a la puerta)

(ESFUERZO)

Perdona que aparezca a estas horas.

Necesito unos papeles que se dejó tu padre aquí.

Bueno, los necesita González

para ir mañana a primera hora a los juzgados.

Mira que es despistado. Se va y se deja aquí los documentos.

Despistado no, dedicado.

Trabajó hasta el último momento, por eso se los ha dejado aquí.

Pues pasa tú mismo al despacho.

Sabes mejor que yo lo que estás buscando.

(Pasos que se alejan)

(Se abre puerta)

(QUEJIDO)

Sí, ya los tengo.

(Se cierra puerta)

¿Y ahora vas a seguir trabajando o...?

No. Llevar esto al despacho, nada más.

¿Y tú?

Yo me iba a dormir. Ya ves las pintas que llevo.

Preciosa, como siempre. (RÍE)

Aunque te pongas un saco de patatas.

Que no digo que eso sea como un saco de...

O sea, que me encanta cómo vistes normalmente. Siempre.

(RÍE) Tú me entiendes.

Pues es una pena que te vayas a acostar.

Porque iba a proponerte un plan. ¿Qué plan?

Un concierto de jazz.

De una banda buenísima.

Arrasaron en el último festival de Vitoria.

Pues me encantaría, pero estoy agotada.

Todavía estoy recuperándome y no debería.

Y tampoco podría tomar nada, sigo con antibióticos.

Claro, qué tonto.

Bueno, pues una pena.

Si no estuviera así, me iría encantada.

Pues te tomo la palabra.

Cuando estés recuperada, organizamos algo.

Una cenita, un buen concierto...

Perfecto. Genial.

Bueno, que descanses.

Oye, Sergio, eh...

Que me gustaría hacer planes contigo, pero...

como amigos.

Es que...

Acabo de empezar a salir con Rober.

(RÍE) ¿Desde cuándo?

Pues... lo acabamos de formalizar, por así decirlo.

Pero ya viene de antes.

Sí, por eso quería que lo supieras.

Pues no te has dado mucha prisa en contármelo.

Te pregunté por ello hace unos días.

Bueno, te lo estoy contando ahora.

No pensé que jugaras conmigo de esa manera, Alicia.

Yo no he jugado contigo.

Sergio, tú y yo no teníamos nada. No.

Claro que no. Solo somos amigos, ¿verdad?

Siempre hemos sido solo eso.

Mira, estoy cansado.

Sergio, espera. No, Alicia, está bien.

No te preocupes.

No voy a volver a molestarte.

(Pasos que se alejan)

(Se abre y se cierra puerta)

(SUSPIRA)

No te preocupes, cariño, que nosotras te dejamos cena.

No, Olga no ha llegado todavía. Si la cena la he hecho yo.

(BURLONA) Ay, qué gracioso.

Anda,

que te sea leve la guardia.

(RÍE)

Ay, esta niña otra vez sin llaves. Es que de verdad...

(SUSPIRA)

Elías, ¿qué haces aquí? ¿Ha pasado algo?

No, no, te traigo el informe de los coches robados.

Y además, hemos tenido suerte.

Hemos encontrado a un testigo.

Vale. Tómate algo, estoy sola.

No, no, gracias. Me voy ya, de verdad.

Vale. ¿Hemos tenido suerte?

¿El panadero salió a fumar justo cuando pasaban los malos?

No, estaba dentro, pero escuchó un ruido raro.

Al salir, vio un camión de transporte de coches

que estaba haciendo una maniobra,

y al coger una curva, tiró una moto que estaba allí aparcada.

Los típicos nervios cuando vas a robar un coche de lujo.

Oye, ¿y pudo ver la matrícula?

Identificación parcial.

Se acuerda de las letras y asegura que había un siete entre los números.

Conque la matrícula sea auténtica y coincida con el camión, nos vale.

Sí, también dice que había tres tipos dentro de la cabina

y que sería capaz de identificar a uno.

Mañana se pasará por comisaría a hacer un retrato robot.

Buen trabajo. Oye, muchas gracias por traérmelo,

pero, vamos...

Podías habérmelo mandado por correo electrónico.

Lo que pasa es que también te he traído esto.

¿Qué es esto? A ver si te refresca la memoria.

(RÍE)

¡Madre mía!

Pero estos somos nosotros dos, vestidos de madero.

Uy, cuánto tiempo. ¿Esto de cuándo es?

Pues mira, 1982.

Preparativo de seguridad

para el partido Austria-Francia en el...

En el Vicente Calderón. (RÍE)

Vaya par de pipiolos. Pero ¿de dónde lo has sacado?

Dale la vuelta, míralo.

¿Qué pasa? ¿Que no sabes leer tu propia letra?

Trae que te ayudo.

"Para Elías, por tantos momentos de todo tipo

que hemos pasado juntos.

Te quiero, Claudia".

¿Qué? ¿Cómo que qué?

Antes en comisaría parece que me lo estaba imaginando.

pero yo creo que fuimos un poquito más que compañeros.

Pues claro que fuimos más que compañeros.

Fuimos muy amigos.

Los mejores amigos.

Pero no me digas que has venido para decirme esto.

No, he venido para decirte que...

que me acuerdo con mucho cariño de aquella época.

(RÍE)

Te la regalo.

(RÍE)

(Se abre y se cierra puerta)

(SUSPIRA)

Quiero que tengas las orejas muy bien abiertas.

Y que espíes a tu hermano.

Cualquier información, por tonta que sea,

me va a venir muy bien

y puede evitar que me meta en un problema muy gordo.

Si estás conmigo, lo estás para todo.

-"Por tantos momentos de todo tipo que hemos pasado juntos".

-Claudia fue una de las primeras mujeres policía de España.

-Claro, según dice ella, hicisteis muy buenas migas.

-Sí, bueno, cuando trabajas tantas horas juntos

en un trabajo como este,

pues pasas por muchas situaciones complicadas.

Me extraña que Antonio esté celoso.

Yo solo le informo, inspectora.

(RÍE) Vale, gracias.

No he podido dormir en toda la noche por las fotos.

¿Sabes ya quién ha podido ser? No. Estoy igual que ayer.

No tengo ni idea de quién puede ser.

Lo que sí sé es que no tardará en aparecer.

Buenos días. Hola, Claudia, ¿qué tal?

Te estaba buscando. ¿Nos tomamos un café y te cuento novedades?

En diez minutos, paso por el despacho y hablamos.

De acuerdo.

Hasta luego, inspectora. Espera.

(CARRASPEA) Supongo que sabes que...

si tienes algún problema, siempre puedes contar conmigo.

Has decidido tomarte en serio lo del boxeo.

-Aquí en Kabul las noticias vuelan.

-Están buscando una sustituta

para una competidora que se ha lesionado.

¿Te interesa? Es dentro de tres días.

Quería... preguntarte sobre Lola.

Vosotras tenéis mucha confianza, ¿verdad?

Sí, nos llevamos muy bien. Somos muy amigas.

¿Y tú sabes si le pasa algo?

Porque yo últimamente la noto, no sé, preocupada, descentrada...

Por fin has conseguido tu objetivo: echar el lazo a Alicia.

Alicia no es ningún trofeo. No sé a qué viene que hables así.

Solo es una forma de hablar. No te pongas tan tiquismiquis.

El único tiquismiquis eres tú, que vienes buscando bronca.

A nada que tenga un poquito de intimidad contigo,

comprobará que eres un paleto.

Y antes o después, volverá a mí.

-Hacen muy buena pareja, ¿no?

Porque ellos dos son novios, ¿verdad?

-Ni lo sé ni me importa, Paty.

-Ando detrás de una red italiana instalada en España

que amaña partidos de fútbol para luego sacar tajada

de apuestas "online".

-Ah, sí. Hace no mucho leí

que estaban comprando partidos de fútbol de tercera división.

(ASIENTE) ¿Son la misma gente?

-Aún no lo sé, hay muchas redes como esta.

-Ya me ha contado mi hija que apenas sacas tiempo

para estar con ella y con los niños.

Por desgracia, no tengo todo el tiempo que me gustaría

Es lo que tiene aceptar un cargo de responsabilidad como este.

Trabajar tanto no es saludable.

Te lo digo por experiencia.

Deberías tomarte más horas de asueto.

Me gustaría, créeme, pero no puedo.

Para hacerte una escapadita a la sierra

sí que tienes tiempo, ¿verdad?

  • Capítulo 79

Servir y proteger - Capítulo 79

17 ago 2017

Alicia y Rober vuelven a patrullar juntos. Sergio descubre que son novios y no reacciona bien a la noticia. Lola se enfrenta a Bremón y le pide explicaciones por su actitud de los últimos días. Miralles y Elías recuerdan sus primeros tiempos en la comisaría. Salima se agobia llevando el bar sola.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 79" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 79"
Programas completos (143)
Clips

Los últimos 669 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 140 Completo 53:05 86% pasado viernes
    Capítulo 140 pasado viernes Alicia y Rober siguen tras la caza de los descuideros que roban a ancianos. Martín, continúa destrozado por la muerte de Laura, quiere colaborar en esa investigación con la policía. Pa...
  • Nuevo Capítulo 139 Completo 54:31 86% pasado jueves
    Capítulo 139 pasado jueves La comisaría se prepara para despedir a Laura con honores en un acto que presidirá el Ministro de Interior. La aparición del Lupas, uno de los colaboradores callejeros de Rober, destapa un ca...
  • Nuevo Capítulo 138 Completo 54:20 82% pasado miércoles
    Capítulo 138 pasado miércoles Tras encontrar a la inspectora Laura Escalada asesinada en un parque, Elías y Nacha comunican la fatal noticia en la comisaría. Alicia se enfrenta a Sergio. En La Parra, Salima cree haber encontrado...
  • Nuevo Capítulo 137 Completo 53:47 91% pasado martes
    Capítulo 137 pasado martes Tras reconciliarse con su padre, Alicia descubre que Sergio fue quien le dijo que ella era hija de Quintero y que usó esa información para chantajear a Marcelino. Rober se enfrenta a Elías po...
  • Capítulo 136 Completo 54:33 93% pasado lunes
    Capítulo 136 pasado lunes Miralles pone en marcha un operativo para acabar con el cabecilla de la red yihadista. Además sospecha que hay algo raro en la desaparición de Elena y decide investigar. Marcelino decide hablar con ...
  • Capítulo 135 Completo 56:01 77% 10 nov 2017
    Capítulo 135 10 nov 2017 Miralles intentar alejar a Lorena del fanatismo islámico y trata de descubrir quién ha sido su captor. Sergio trata de que nada le incrimine tras la muerte de Elena. Elías, preocupado, decide...
  • Capítulo 134 Completo 53:42 73% 09 nov 2017
    Capítulo 134 09 nov 2017 Miralles decide emplearse a fondo en la investigación sobre un posible captador yihadista en el barrio. Elías decide cerrar la investigación sobre la venta de artículos robados por Int...
  • Capítulo 133 Completo 56:30 78% 08 nov 2017
    Capítulo 133 08 nov 2017 Miralles encarga a Nacha y Elías el caso de una web de internet que vende artículos de segunda mano que han sido robados. Por otra parte, Espe informa a Miralles de un posible nuevo caso de captaci&...
  • Capítulo 132 Completo 55:58 93% 07 nov 2017
    Capítulo 132 07 nov 2017 Alicia ha descubierto el más terrible secreto sobre su vida: es hija de Fernando Quintero. Sergio continúa secuestrado por Elena, que está a punto de cumplir su venganza. Jairo comienza a ten...
  • Capítulo 131 Completo 51:44 92% 06 nov 2017
    Capítulo 131 06 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 130 Completo 52:57 89% 03 nov 2017
    Capítulo 130 03 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 129 Completo 51:52 77% 03 nov 2017
    Capítulo 129 03 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 128 Completo 53:56 90% 31 oct 2017
    Capítulo 128 31 oct 2017 Los policías creen que tienen pillado a Quintero. Sergio, que cada vez se encuentra peor de salud, decide visitar al médico. Elena se preocupa pues teme que su plan contra el abogado se malogre. Sal...
  • Capítulo 127 Completo 55:56 92% 30 oct 2017
    Capítulo 127 30 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 126 Completo 53:36 82% 25 oct 2017
    Capítulo 126 25 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 125 Completo 51:52 90% 24 oct 2017
    Capítulo 125 24 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 124 Completo 54:48 93% 23 oct 2017
    Capítulo 124 23 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 123 Completo 55:20 84% 20 oct 2017
    Capítulo 123 20 oct 2017 Israel y Elías se despiden, reconciliados al fin. María recibe la visita sorpresa de Reynaldo, un apuesto cubano. Jairo y Paty están emocionados tras la primera noche que han pasado juntos. T...
  • Capítulo 122 Completo 54:59 83% 19 oct 2017
    Capítulo 122 19 oct 2017 Tras descubrir que es el padre de Alicia, Quintero se muestra amable con la inspectora pero ella, ajena a la verdad, continúa su tensa relación con él. Quintero devuelve el bolso bandolera a ...
  • Capítulo 121 Completo 54:09 81% 18 oct 2017
    Capítulo 121 18 oct 2017 La investigación sobre las agresiones homófobas da sus frutos. Elías e Israel abordan la conversación que tienen pendiente. María regresa a Madrid. Ibarra y Marcelino le dicen a...