www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5419090
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 622 - ver ahora
Transcripción completa

Yo soy más de unas bravas y unas cañas con los colegas.

De hecho, he quedado con ellos.

Vero, sé que no va a ser fácil recuperar tu confianza,

y no me importa el tiempo que haga falta.

Pero lo que he dicho ahí fuera sobre ti es verdad.

Es lo que siento de corazón.

Ha sido muy bonito.

-¿Tú no ves que eres perfecta?

¿No ves que no me dejas otro remedio que irme a vivir contigo?

-¿En serio? -En serio.

-¿En serio?

Han pedido que los agentes que iniciamos la investigación

miremos a ver si se les pasa algo.

Pues sí que están perdidos.

No me importa echar horas si encontramos algo.

No me lo puedo creer. ¿Qué pasa?

Vi este coche el día de la explosión.

En Motor Soler, cuando iba buscando a Ricky.

Busco un coche como este. Lo vi aquí, en el taller.

¿Por qué es tan importante?

Porque un coche como este fue el que explotó

con el camello de Santos Mercader dentro.

Murió Cote y también dos guardaespaldas.

¿Qué pasa conmigo, tía?

Tienes una obsesión con culparme de todo.

La persona que puso los explosivos tenía habilidades mecánicas.

Y está el móvil: vengarte de Mercader

por haber matado a sangre fría a tu hermano Luis.

Entonces ¿no vamos a hacer nada?

Seguiremos atentos a los movimientos

de Álvaro y Elvira Soler.

¿No te acuerdas de que siempre he tenido dudas

sobre el "modus operandi" de ese crimen?

Confía en mí, lo vas a hacer increíble.

Si quieres, vamos al centro cívico y repasamos

las dudas que tengas sobre tu esbozo, tu guion,

y le damos un retoque final.

-Hay gente que necesita un empujoncito.

-Pues ¿qué te apuestas que estos dos tardan...

así... unas 24 horas en liarse?

-Bueno, entre él y yo tampoco...

Bueno, nos caemos bien... y poco más.

-Por ahora, ¿no?

Porque tú sí que aspiras a que surja algo entre vosotros.

-¿A ti te gustaría...

ser mi confidente?

Si vas a seguir colaborando con nosotros

en algunas ocasiones,

lo mejor sería que no vinieras mucho por comisaría.

Me encantas, tía.

-La experiencia me dice que no es bueno mezclar.

-¿Sabes lo que me dice tu cara?

Que piensas una cosa, pero dices otra.

-El Moonlight se lo tiene que quedar alguien

que entienda de negocios turbios.

Alguien que sepa del mundo de la noche.

-Voy a apostar por el cariño que Luis te tenía.

Los Soler queremos que el Moonlight sea tuyo.

-Claro que confío en el negocio. Por eso estoy dispuesto

a presentarme a la subasta. Pero si no sale bien...

¿Socios? ¿Cómo que...?

¿Que quieres ser un socio más?

-¡Hijo! ¿Cómo estás? ¿A que no sabes dónde estoy?

(RÍE COMPLACIDO)

(Música emocionante)

-¡Eladio! Ven aquí un momento.

Toma, este es un listado

de distribuidores de bebidas alcohólicas

de la zona sur de Madrid.

Quiero que los vayas llamando

para ver qué oferta nos hace cada uno.

-Ahora mismo me pongo a ello.

Me imagino que...

escogerá a las empresas que vendan el alcohol más barato.

-Escogeré a los que nos hagan mejor relación calidad-precio.

A ver, lo que necesitamos es contratar a una empresa

que sea flexible, que se adapte a nuestros horarios.

Ya sabes lo que es esto.

Que sean serios y profesionales y nos pongan las cosas fáciles.

-¿Sí? -Entendido, don Fernando.

-Espera, no te vayas tan deprisa. Aquí tienes otro listado.

Este es el de empresas de limpieza y de mantenimiento.

Empieza por aquí a llamar

porque necesitamos alguien que empiece a poner orden cuanto antes.

-¿También quiere que les llame?

-Céntrate. Quiero que les llames y quiero que seas tú

el qué decida qué empresa de cada cosa contratamos.

Me gustaría que fueses asumiendo responsabilidades.

-Se lo agradezco, don Fernando, pero lo mío es el camión,

y chupar kilómetros en la carretera.

Igual meto la pata al tomar alguna decisión.

-No, hombre, ¿por qué vas a meter la pata?

Solo que hay que tener sentido común, y tú lo tienes.

Por eso quiero que estés aquí, a mi lado,

empezando esta aventura. -Y yo se lo agradezco.

No está mal la cobertura que nos han dado los medios.

Portada y un reportaje con fotos de la inauguración.

Parece que los periodistas no solo fueron a comer canapés,

también hicieron su trabajo.

No, Andrés lo ha movido muy bien.

Yo nunca pensé que tendría este despliegue.

Siento haber llegado tarde y no haber escuchado tu discurso.

Lo han reproducido casi íntegro en la prensa,

así que, cuando quieras, lo lees.

Vale, esta noche lo leo.

A mamá le gustó, y no solo la parte en que hablabas de ella.

-Tu padre estuvo muy inspirado.

Y lo mejor es que ahora toda la ciudad sabe

que Clínica Di Matteo abre sucursal en Madrid.

El mejor cirujano plástico de España en la capital.

Gracias, hacía mucho que no me lanzabas un piropo.

No te lo creas demasiado, ¿eh?

Lo importante es que ahora

cualquier persona informada sabe que hemos abierto las puertas.

Andrés me ha dicho que hay peticiones de información

y solicitando servicios. Andrés ha hecho un buen trabajo.

Sí que lo ha hecho, sí.

Bueno, me voy que, si no, voy a llegar tarde

a mi primer día de trabajo.

Luego os veo. Que tengas un buen día.

-¡Chao!

¡Guapas! (RÍEN)

-Todavía no hemos hablado del tema de los camareros.

-Precisamente me voy a poner con eso ahora mismo

y lo voy a hacer yo personalmente.

De todas formas, si no encuentro camarero para la inauguración,

tendremos que arremangarnos nosotros,

y empezar a servir copas. Tampoco pasa nada.

-Yo no he puesto una copa en la vida.

Usted sabe que yo soy más bien especialista en bebérmelas.

-Ya lo sé, Eladio, ya lo sé.

Pero espero que ahora no estés probando ni una gota.

-Eso es cierto.

-Bien, porque no quisiera yo

que por estar trabajando aquí empezases a tener tentaciones.

-No. Bueno, al principio tuve miedo, no le voy a mentir.

Me faltaba la voluntad, ¿sabe?

Pero ahora me encuentro fuerte

y no quiero volver a meterme en el hoyo. ¡Quita!

-Bien, bien, así me gusta. Por lo demás, no te preocupes.

No pretendo que estés aquí tras la barra poniendo copas

de cara al público y tal.

Quiero reservarte otro tipo de tareas.

Me gustaría que terminases siendo una especie de encargado.

-¿En serio? ¿Y qué tendría que hacer exactamente?

-Hablar con los proveedores, chequear los albaranes

y comprobar que todo esté correcto...

Conseguir que esto funcione

como una maldita maquinaria de relojería suiza.

Y lo más importante,

que los clientes se sientan como en su propia casa.

-¡Eso está hecho!

¡Vamos, vamos!

Y si me tengo que poner a servir y a echar una mano

detrás de la barra, pues me pongo.

¡Estaría encantado! ¡Y a aprender a poner copas!

Lo que haga falta. -¡Esa es la actitud, hombre!

Empieza con lo de la limpieza, que nos corre prisa.

-Ahora mismo.

-¡Álvaro!

-¡Qué sorpresa, no te esperaba! ¿Puedo hacer algo por ti?

(CARRASPEA)

Eladio, será mejor que vayas al almacén

para ir haciendo hueco en las estanterías

antes de que empiecen a llegar los pedidos.

-Ahora mismo, jefe. -Gracias.

-Bien, tú dirás. ¿Te puedo ayudar en algo?

-Quería confirmar que eres el nuevo dueño del Moonlight.

-Pues sí, ya ves, soy el nuevo propietario del Moonlight.

Y todo gracias a tu madre, que vino a verme para darme

sus bendiciones, o darme su permiso.

Por lo que me dijo,

fuiste tú quien terminó convenciéndola,

así que también tengo que agradecértelo a ti.

-Bueno,

aunque no saliera bien, Luis te consideraba su aliado.

Por eso te hemos dado la oportunidad de quedarte con el "pub".

-Y yo os lo agradezco.

No te preocupes, aquí se seguirá honrando

la memoria de tu hermano.

-Eso espero.

A Luis le costó mucho levantar este local

y crear una clientela fija y respetable.

No lo estropees. -No lo haré.

Quiero que sepas que valoro mucho

el coraje que tuvo tu hermano enfrentándose a Mercader.

-Así es.

-Pero, sin embargo, mi hermano está muerto.

Y tú aquí, al frente del bar que era su vida.

-Ya te he dicho que aquí se seguirá honrando

la memoria de tu hermano.

-Pues no sé cómo, porque no tienes ni idea de hostelería.

-Eso es cierto, no tengo mucha idea de hostelería,

pero de todo hay que aprender,

y yo suelo aprender rápido, así que confía en mí.

-La confianza se gana con el día a día.

Pero no te preocupes,

me iré pasando por aquí para comprobar que cumples tu palabra.

-Cuando quieras.

Para ti y para tu madre, para los Soler,

esta siempre será vuestra segunda casa.

(CARRASPEA)

-No me has dicho por qué llegaste tarde a la inauguración.

-Porque tuvimos un aviso de última hora.

-¿Y por eso traías mala cara?

-Es que no había cenado, ya lo dije.

-No cuela, hija. A ti te pasa algo más gordo.

-No se te escapa una, ¿eh?

-Se trata de Toni, ¿no?

-Alucino. ¿Cómo lo sabes?

-Ser madre te otorga el poder de tener rayos X en los ojos.

(SUSPIRA) -Vale, pues sí.

Tenías razón: me gusta Toni y no lo puedo evitar.

Así que ayer me lancé y le invité a la inauguración.

-¿Y por qué no vinisteis juntos?

-Porque él había quedado con sus amigos y no quiso cambiarlo.

-¿Y eso te molestó?

-Sí, porque con sus amigos puede quedar todos los días,

pero la inauguración fue ayer.

-Bueno, una inauguración no es lo más divertido del mundo.

-Justo me dijo él lo mismo, que le parecía un rollo,

que prefería irse de cañas con sus amigos.

Vamos, que pasaba de mí.

-No seas negativa, es compatible que le gustes

y que diga que no a un plan que no le apetece.

Además, si quieres saber lo que siente... No sé, pregúntale.

-No, no... Vamos, me muero.

-No te digo que se lo digas así a bocajarro,

pero si sale, yo se lo preguntaría abiertamente.

-Que no, mamá, me niego. -¿Por qué?

¿Por qué das por sentado que dirá que no le gustas?

-Es que si fuera así,

no le habría importado cambiar el plan.

-O no. Que le gustes a alguien no significa que tengas que cambiar

tu personalidad y hacer algo que no te apetece.

Y él no conocía a nadie. -Sí, me conocía a mí.

-Bueno, una persona.

Tú podías hablar conmigo, con tu padre, con Andrés,

o con un cliente.

-O sea, que crees que puedo tener posibilidades con él,

aunque rechazara mi invitación.

-Por supuesto.

Pero si no se lo preguntas, no lo vas a saber.

(CARIÑOSAMENTE) ¡Chiqui!

-Con el talento que tienes para gestionar empresas,

ya verás lo bien que te va a ir en el Moonlight.

-Eso espero, María.

Porque no tengo ni repajolera idea de cómo funciona la hostelería.

Pero si alguna vez tengo dudas, te llamaré para consultarte.

-Tú cuenta conmigo cada vez que lo necesites.

-Lo sé, María. Muchas gracias. Me siento mucho más tranquilo.

Hola, María.

Buenos días. ¿Qué le pongo?

Un café doble. A ver si me despejo, que vengo dormido.

Ya lo veo, no ha saludado al nuevo dueño del Moonlight.

¿En serio, Quintero?

¿Has comprado el Moonlight?

Pues sí, ayer mismo.

Me enteré de que salía a subasta y fui de cabeza a por él.

¿Después de vender Transportes Quintero

te quedan ganas de abrir un negocio?

Sí, no sé qué tiene de malo. De algo tendré que vivir.

No sé qué te parece tan raro.

Pensaba que estabas sin blanca y no tenías más que deudas.

Pues sí, sí.

Estaba en una situación económica bastante delicada.

Pero con el dinero que me han dado en esa multinacional

por venderles mi empresa, he podido pagar esas deudas

las indemnizaciones de los trabajadores...

y, aunque prácticamente me he quedado a cero,

al menos, no tengo deudas.

Entonces ¿con qué capital has comprado el Moonlight?

Porque ese local debe de costar una pasta.

¿Qué estás queriendo insinuar, Emilio?

No estoy queriendo insinuar nada.

Es una pregunta directa. Si quieres respondes y, si no, no.

No tienes obligación. Ya sé que no la tengo.

Pero lo voy a hacer, te voy a responder.

Y no solo para que tú te quedes tranquilo,

más que nada para que el resto de tu gente

me deje en paz y no venga a molestarme una y otra vez.

El dinero con el que he pujado en la subasta

es completamente legal y limpio.

-Aquí tiene su café, comisario.

Gracias, María.

Estaré encantado de escucharte.

Tampoco tiene mucho misterio.

Ese dinero me lo ha prestado mi hijo.

¿Tan bien le van las cosas a Julio en Italia?

Pues sí, sí que le están yendo bien las cosas allí.

Tiene un buen trabajo y un buen sueldo. Como Olga.

Y si no me crees, pregúntale a María,

que estaba presente cuando mi hijo me ha llamado.

O puedes preguntar a Miralles. Olga es su hija.

-Sí, yo he oído el final de la conversación y ha sido así.

-También quiero que sepas

que tanto Julio como yo somos perfectamente conscientes

de que el préstamo tiene que pasar por Hacienda

y cuando debamos hacer nuestras declaraciones

lo reflejaremos con todo lujo de detalles.

Me alegro mucho, Quintero.

Pero entiende que me cueste creer que hayas decidido convertirte

en un hostelero raso, a estas alturas de tu vida.

¿Por qué? ¿Qué tiene de malo la hostelería?

¿Te parece que es un negocio denigrante o algo así?

Quintero, voy a ser muy claro.

Espero que no vuelvas a las andadas y uses el Moonlight

como tapadera para otros negocios ilícitos.

Lo sabía; sabía que los tiros iban por ahí.

Sigues sin confiar en mí, ¿no?

Si te metes en líos, iremos a por ti.

Aquí el único, ¿me oyes?,

el único que ha estado a la altura de las circunstancias

he sido yo, porque vosotros la habéis cagado cada vez.

Todavía tenéis sobre las espaldas la muerte de Maica.

Lo quieras o no, Quintero, tu pasado siempre, siempre,

te perseguirá. Lo sé.

Y siempre va a haber alguien en el barrio o en la calle

que me eche en cara mi pasado.

Pero la reinserción forma parte del sistema, comisario.

Lo que me entristece

es comprobar que un comisario como usted

sigue sin darle valor a eso.

Cualquiera que hubiera cometido tus delitos

habría pasado una temporada entre rejas.

Sí, pero si estoy en la calle no es porque me haya salido gratis.

Lo sabes perfectamente. He perdido muchas cosas.

Y me he jugado la vida para ayudaros a vosotros y al CNI.

Eso es cierto.

Pero me cuesta creer en tu reinserción, Fernando.

Si no vendes drogas en el Moonlight,

no te molestaremos.

Pero, si vuelves a pasarte al otro lado,

iremos a por ti con todas las de la ley.

Y esta vez no vas a escapar de la cárcel.

Aquí tienes, unas tostadicas como a ti te gustan.

-Gracias, María.

Cóbrame el desayuno, anda.

Y déjalo ahí de bote.

Dejo ahí las tostadas. Se me quitado el apetito.

-¿Qué nuevo caso te ha asignado la jefa?

-Es un caso de estafa por internet.

Varias personas han denunciado cargos en sus tarjetas

por compras que no han realizado.

-¿Y les han robado las tarjetas?

-No, qué va.

Es un caso de clonación, mientras los denunciantes

hacían compras por internet o físicamente.

-Ya. ¿Y en qué punto está la investigación?

-Ahora mismo le he pedido a Ángela que me eche un cable

haciendo una búsqueda en la base de datos, a ver si me ilumino.

Y he tanteado a mis confites, a ver si hay algo de donde tirar.

-Pues, si no te importa,

me gustaría estar al tanto de lo que descubras.

Así también voy aprendiendo.

-Por supuesto. Y si tienes preguntas, me lo dices.

-¿Qué pasa?

-Buenos días, Toni. -Buenos días.

¿Qué tal ayer con tus amigos?

-¡Bien...! Nada, hemos estado tomando algo por ahí.

Me quedé hasta tardísimo,

jugando a los dardos y tomando birras.

¿Tú qué tal la inauguración?

-Bien. La prensa le ha dado mucho bombo.

-¿Sí, no? He visto por ahí en internet. O sea que guay, ¿no?

-Sí, fue entretenido. Yo me lo pasé genial.

-Bueno, me alegro.

A mí es que el postureo me da una pereza...

-Sí, ya me lo dijiste, ya.

-Bueno, os veo luego. -Chao.

-Nada, y bien... Ayer bien...

Luego vinieron un grupo de italianas Erasmus...

(RÍE)

Había una como rubia, así que no hablaba español...

-No hace falta que me lo cuentes todo.

-Perdón. Me has preguntado qué he hecho ayer

y pensé que te interesaba.

-Pero estamos en el trabajo, y no hay tiempo que perder.

-Ah... No sé, qué aplicada de repente.

Vamos a la sala de pruebas.

-No puedo. No puedo ahora.

-¿Por?

-Porque he quedado con Nacha

para que me cuente un caso de estafa.

-Si Nacha se acaba de ir. ¿Qué dices?

-Pero me ha surgido una duda y quiero que me la resuelva.

-¿Ahora? -Sí.

(ASOMBRADO) -Vale.

-¿Y eso qué ha sido?

-No sé, pero está borde conmigo.

-¿Y no sabes por qué?

-Pues no, no sé por qué.

Le he contado que fui ayer con unos amigos por ahí

y me ha dicho que no entre en detalles.

Yo a esta chica no la entiendo.

-A lo mejor está mosqueada contigo.

-¿Mosqueda, por qué?

(TITUBEA) -Yo qué sé, no tengo ni idea,

pero como ayer te pidió que la acompañaras a la inauguración

y te negaste, pues...

-¿Se ha picado por eso?

-Que ya te digo que no tengo ni idea.

-Espe, tú estabas ayer cuando le dije que no.

¿Qué te dijo?

-A ver, me dijo que le había molestado tu negativa,

pero me costó sonsacarle.

-¿Y por qué le ha molestado mi negativa?

Tenía planes y no me apetecía ir al rollazo ese.

Además, que es compañera,

no tengo que darle explicaciones de mi vida.

-Claro que no, estoy de acuerdo.

Pero a lo mejor para ella sí que era importante, ¿sabes?

-Para ella era importante, pero para mí no.

-Pues ya está, tú estás completamente tranquilo.

Déjalo correr y se le pasará.

-Claro, claro. Chao.

Hola.

No, no pasa nada si llegas un poco más tarde, Ángela.

Además, está bien que ayudes en Distrito 2.

Venga... Vale, luego nos vemos.

Buenos días, Claudia. ¡Hombre!

¿Dónde estabas? He intentado localizarte y nada.

Me fui a tomar un café a La Parra

y me dejé el móvil en el despacho.

Me acaban de comunicar que Quintero

es el nuevo dueño del Moonlight. ¿Tú sabías algo?

Pues no tenía ni idea.

¿Olga no te ha contado nada a través de Julio?

Yo lo que sabía es que había vendido su empresa,

pero no me podía imaginar que se hiciera con un negocio ya,

y menos de hostelería.

Yo tampoco. Pero ha habido una subasta pública

y Quintero se ha llevado el gato al agua.

Sí que es raro porque, hasta donde yo sé,

estaba sin blanca.

Él me ha contado, que vete a saber, que el dinero se lo dejó Julio.

Por eso te preguntaba por Olga.

Primera noticia que tengo.

María escuchó una conversación entre padre e hijo

y lo ha corroborado.

Pero ya le he avisado que se centre en negocios legales,

porque le estaremos vigilando.

¿Tanto desconfías de él?

¿Tú no?

No sé, con el historial que tiene, nunca se sabe,

pero últimamente ha colaborado bastante con nosotros...

Parecía rehabilitado.

Ojalá sea así, pero yo prefiero curarme en salud.

En fin, ¿por qué querías verme?

Quería hablar contigo de la nueva incorporación

a la ODAC.

Lara Muñoz. La presentaré yo en el "briefing".

¿Que la vas a presentar tú?

Sí, nunca hemos tenido a nadie con ese perfil

y quiero estar en su primer día frente a sus compañeros.

Bueno, sí... Bueno, como quieras.

La oficial además no solo estará en la ODAC,

también se encargará de la comunicación.

Ya, imagino. Como Merche, ¿no?

Bueno, más o menos.

¿Qué quiere decir "más o menos"?

Que la agente Muñoz tiene un perfil diferente al de Mercedes.

De hecho es diferente a todos sus compañeros.

Sí, he estado mirando su expediente

y la verdad es que impresiona.

Sobre todo, para la edad que tiene.

Es bueno que sea joven para manejar las redes sociales.

Sí. Tiene un grado de Periodismo y Comunicación Audiovisual

diplomatura de Ciencias Policiales, curso de cooperante,

y liderazgo en fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

Y ha formado parte del equipo de comunicación

de la Policía Nacional.

Vamos, que hay que darle un voto de confianza.

Desde luego.

¡Adelante!

¿Qué tal, comisario?

Hola, Lara. Te presento.

Es la inspectora jefe, Clara Miralles.

Encantada.

¿Quieres que te trate de tú o de usted?

Ya has utilizado el tuteo.

Es que me resulta más natural. Si te parece mal, te hablo de usted.

No, no. En esta comisaría la costumbre

es que todos tratan de usted al comisario, y a mí de tú.

Excepto los agentes en prácticas o los que acaban de jurar el cargo.

Genial, nos tratamos de tú, Claudia. Perfecto.

¿Y cómo encaras tu primer día? ¿Estás nerviosa?

No mucho. Espero pillar el rollo de cómo se hacen las cosas en Kabul.

Verás, eso de Kabul ya no tiene mucho sentido.

Los índices de delincuencia ya están dentro de la media.

Ya lo sé. Lo he dicho porque me gusta el nombre.

Suena rotundo, y vende más que Distrito Sur.

¿Vende? Bueno, yo creo que nosotros no vendemos nada.

En diez minutos empieza el "briefing"

y te presentaremos a tus compañeros.

¿Te hago un tour por la comisaría? Venga, vamos al lío.

Que vaya muy bien el tour. Encantada.

Igualmente.

"El rollo".

¿Seguro que van a soltar dinero? Por supuesto.

He llevado el tema con Oleguer,

nos indemnizan por el retraso de las obras.

Así de fácil.

Ha habido que pelear mucho con la constructora,

pero la razón estaba de nuestra parte;

no cumplieron con los plazos acordados.

Hasta cambiaron al jefe de obra.

Está claro que es culpa suya, pero me sorprende que lo admitan.

¿Cuánto dinero va a ser?

Prefiero esperar a acordar una cantidad.

Pero sí te adelanto que nos van a indemnizar

por el dinero que hemos dejado de ganar.

Genial, ese dinero nos va a dar aire.

(Llaman a la puerta)

¡Hola! ¡Hombre!

-No sabía que estabais reunidos. Tu secretaria me ha hecho pasar.

Y ha hecho bien.

Clínicas Di Matteo tiene las puertas abiertas

a una de las mejores clientas.

Gracias. -¿Cómo estás, Gabriela?

-Estupenda. ¿No me ves?

-Desde luego, por ti no pasan los años.

¿Y a qué debemos este honor?

He leído en prensa que mi cirujano favorito

abría clínica en Madrid y vengo a desearos suerte.

¿Cómo os ha dado por venir aquí?

-La clínica de Barcelona va como un cañón

y hemos dicho: "Vamos a expandirnos".

La próxima sucursal podría ser fuera de España.

Pues seguro que os va impresionante, como siempre.

Os dejo, que tengo trabajo.

Encantado de verte. -Igualmente, Andrés.

Te veo mejor que nunca.

Y mira que es difícil.

Pues quiero que sepas que, desde que me operaste,

no he vuelto a hacerme nada. ¿Seguro?

No me enfado. Siempre que sea un auténtico profesional.

Sabes que solo me pongo en tus manos.

Aunque, ahora que habéis abierto aquí clínica,

igual me lo pienso y me hago algún retoque.

Aquí me tienes. Pero, como te digo, te veo espectacular.

Yo a ti también te veo muy bien.

Tan en forma como en los viejos tiempos.

¿Te acuerdas...?

Yo desfilaba un día sí y otro también en Barcelona,

y al acabar la jornada, solías escaparte a verme.

Fue una pena que dejaras tu trabajo tan pronto.

Podrías haber seguido desfilando.

Bueno, para las modelos, la edad no perdona.

Así dejé la profesión y los viajes.

Pero no quiero ponerme nostálgica, hablemos del presente.

¿Qué quieres saber?

Pues nada de particular. ¿Cómo te va la vida?

Bien. Muy emocionado con este nuevo proyecto

y muy ocupado. Como siempre, ya me conoces.

En lo profesional es evidente que te va de maravilla,

¿y en lo personal? ¿Cómo está tu mujer, tu hija...?

Bien, las dos están muy bien.

Verónica ha retomado su carrera de abogada

y Paula acaba de ingresar en la policía.

¿Tienes una hija poli?

Sí, sí. Después de aprobar las oposiciones

y de pasar un año en la academia de Ávila,

la han destinado aquí, a la comisaría de Distrito Sur.

Y es una de las razones por las que habéis abierto

sucursal de la clínica en Madrid.

Chica lista. Algo de eso hay, sí.

Oye, Nacha, ¿tú sabes quién es?

No, pero su cara me suena de algo.

Buenos días a todos.

Hoy estoy en el "briefing" porque voy a presentaros

a la oficial Lara Muñoz.

Ella ha formado parte del equipo de comunicación

de la Policía Nacional, pero aquí trabajará en la ODAC

y se hará cargo de la prensa y las redes sociales,

por supuesto en colaboración con los compañeros de la OPRI.

Decir a Lara que para nosotros es un privilegio

poder contar con alguien de tu perfil.

Muchas gracias, comisario.

Todos sabéis que...

las últimas semanas han sido especialmente duras

de cara a la opinión pública.

Hemos estado en el ojo del huracán

y no hemos salido muy bien parados.

Quizá no hemos sabido comunicar a los ciudadanos,

realmente, qué es lo que ha sucedido,

tanto en el caso de Mercader y sus hombres

como la muerte de Ricardo Soler.

Pues, bien, nuestra compañera Lara está aquí para eso,

para intentar revertir estas circunstancias.

Lara, toma la palabra y explica a tus compañeros

en qué va a consistir tu trabajo.

Gracias, comisario. Bueno, hola a todos.

Aunque trabajaré en la ODAC, donde estaré más volcada

será en la comunicación en redes de lo que ocurra en el distrito.

Por si no lo sabéis,

la Policía Nacional de nuestro país

es una de las primeras instituciones en España

y el primer cuerpo de policía a nivel mundial

que conectó con los ciudadanos a través de las redes.

¿Y a qué te vas a dedicar exactamente?

-Comunicar a los "followers" a través de mi unidad

en qué consiste nuestro trabajo

y también ayudar a prevenir delitos.

-O sea, información y prevención.

-Exacto. Pero no solo daremos consejos

y lanzaremos campañas de concienciación,

también solicitaremos colaboración para actuaciones policiales.

-Claro, para eso se usa bastante. -Sí.

-De hecho, en la lucha contra el narcotráfico,

recuerdo la campaña de 2015.

-Cierto, en 2015 hicimos una campaña en redes sobre el tema

y recibimos muchísimas denuncias.

Gracias a eso, arrestamos a 800 narcotraficantes.

Y también fueron clave cuando los atentados de Barcelona

y Cambrils en el verano de 2017.

Esto es muy importante reseñarlo. Sí.

Tenemos más de 3 millones de "followers".

-¡Dios! ¡Chaval, es una sobrada eso!

-Sí. Y lo hemos conseguido por utilizar

un lenguaje informal y directo.

Y, cuando toca, podemos citar alguna serie policiaca

y tiramos de sentido del humor.

Todo eso está muy bien, pero dinos...

cómo podemos ayudarte en tu trabajo.

Claro, informándonos de todo lo que se cuece en comisaría.

Es fundamental que la comunicación fluya

para que podamos dotar de contenido

a la cuenta oficial de la Policía Nacional.

Y explicar a través de ella cómo hacemos las cosas aquí.

Tranquila, yo me encargaré personalmente

de que te llegue la información.

Muchas gracias, inspectora.

Y, por supuesto, podéis recurrir a mí cuando os interese.

¿Quieres... añadir algo más?

Bueno, solamente que en algún momento

me gustaría aconsejaros sobre cómo gestionar vuestra cuenta personal.

¿Qué tienen que ver con la de comisaría?

Bueno, las nuestras son privadas.

Pero sois policías nacionales las 24 horas del día

y no está de más que sepáis algunas cosas.

Pero eso será más adelante.

(EN VOZ BAJA) -La nueva viene pisando fuerte.

Me encanta.

Bueno, ahora me toca hablar a mí. Vamos a repartir tareas.

Yo me marcho, que aquí estoy de más.

Adiós, comisario.

Claudia, un momento, que quiero hacer un selfi.

(TONI) -¡Ya ves!

(TODOS) ¡Claro!

-Vamos, jefa, sonríe.

-No, está bien, Oleguer,

dales el "ok" al acuerdo;

no creo que consigamos sacarles más dinero.

Venga, muy bien. Un abrazo, hasta luego.

(LLAMA A LA PUERTA)

¿Vas dejando facturas en mi mesa para que yo haga tu trabajo

o cómo va el tema? ¡Anda, coño!

Me estaba volviendo loco buscándola.

Gracias. De nada.

Oye, por cierto...

Novedades sobre el acuerdo con la constructora.

¿Has llegado a una cifra?

Ahora mismo. Nos indemnizan con 70.000 eurazos.

¡Muy bien, socio!

Te dije que presioné para lograr un buen acuerdo.

Y no creo que tengamos problema en levantar la clínica.

Las reservas de citas van bien. Bien.

Una cosita.

¿Gabriela va a hacerse algún retoque?

No, de entrada no, aunque no lo descarta.

Su visita ha sido pura cortesía.

Bueno, eso no sé si creérmelo.

¿Se va a tomar la molestia de venir aquí por eso?

Sí, ¿qué tiene de raro?

Pero Mateo..., ha venido a verte a ti.

Tuvisteis una relación de alto voltaje

y le sigues gustando.

Mi historia con Gabriela acabó hace mucho.

Pero porque dejasteis de coincidir en Barcelona.

¿Y has visto? Está espectacular. Ha mejorado con los años.

No ha venido por los viejos tiempos.

Y, aunque así fuera, no quiero nada.

Estoy ocupado recomponiendo mi matrimonio.

Lo que tú digas, pero te conozco,

y eres incapaz de resistirte a una mujer como Gabriela.

Claro que puedo. Te lo dije, quiero a mi mujer

y voy a seguir siendo fiel.

Y vamos a dejar el temita.

(EXHALA)

Adelante.

Emilio, quiero que me hables claro.

Prefiero las cosas a la cara.

¿De qué me estás hablando?

Eso que has dicho antes,

sobre la mala imagen que está dando la comisaría,

parece que se refiere a que yo disparé a Ricky Soler.

Por eso han mandado a alguien

experto en redes para maquillar mi actuación, ¿no?

A ver, Claudia,

está claro que esa muerte nos ha perjudicado y mucho.

Primero publicaron que habías disparado a Ricardo

cuando su arma estaba descargada.

Pero sabes que yo no podía saberlo.

Pero esa información se ha grabado en la cabeza de mucha gente.

Y luego publicaron que estabas tomando una medicación

que distorsionaba tu percepción de la realidad.

¡Pero sabes perfectamente que eso era mentira!

¡Era un montaje contra mí! ¡Además, quedó demostrado!

Ya lo sé, pero ese "fake" tuvo mucha repercusión.

¿Ahora llamas "fake" a una noticia falsa?

Sí que te ha afectado la llegada de Lara.

Vamos a centrarnos,

porque en Jefatura están muy preocupados con este asunto.

¿Qué asunto?

Con la mala imagen de la comisaría.

Por eso has pedido que venga una experta en redes,

para hacernos un lavado de cara.

Oye, yo no he pedido que venga nadie,

me lo han impuesto desde arriba.

Porque dudan que podamos solucionarlo por nuestra cuenta.

Pues no somos la única comisaría que necesita un experto en redes.

No, pero en Jefatura lo han decidido. ¿Qué quieres?

Mira, Claudia: Lara Muñoz ha venido a echar una mano,

así que míralo como una ayuda,

porque trabajarás con ella codo con codo.

Y, por cierto, en el "briefing" ha caído bien a todo el personal.

Claro, es que es muy enrollada.

¿Eso es un problema?

No. Porque no es difícil caer bien haciéndose selfis.

Pero en el trabajo diario es donde hay que demostrarlo.

Y eso todavía no se ha demostrado.

(LARA) ¿Qué tal?

Bien, pasa, Lara. ¿Qué querías?

Me gustaría conocer a la inspectora de la UIT,

que no estaba en la presentación.

Sí, cuando le hice el tour, Ángela no estaba.

Es que Ángela está llevando conjuntamente un caso

con Distrito 2. Acaba de llegar. Me ha mandado un mensaje.

¿Te parece que sea ella quien me cuente los casos que lleva?

Por supuesto, adelante.

Oye, lo que has dicho antes

de que fluya la comunicación,

me gustaría que fuera en los dos sentidos.

Claro, por supuesto.

Y, bueno... creo que...

cuando quieras alguna información,

tú misma puedes abordar

a los agentes que consideres oportuno.

Muchas gracias. Creo que nos vamos a entender genial.

Sí, yo eso lo espero por el bien de la comisaría.

¡Seguro!

Claudia, sé que la prensa y las redes te machacaron

por la muerte de Ricardo Soler,

y que tu reputación "online" está ahora por los suelos.

Pero quiero que sepas que me lo voy a currar mucho

para darle la vuelta a la situación.

Nada más. Buenas tardes.

(Se abre y cierra la puerta)

Qué maja, y quiere mejorar tu imagen, ¿no?

Nada más. Buenas tardes.

(Teléfono en la oficina general)

¿Crees que puedes conseguir resultados?

-Espero que sí.

He cruzado los movimientos de las tarjetas bancarias

implicadas en el caso de estafa y estamos esperando resultados.

-¿Y esa alarma?

-¿A ver...?

El día anterior de que se iniciaran los movimientos fraudulentos

hay cargos de un mismo emisor.

-¿Y a qué corresponde ese cargo?

-Viene de un parquímetro del ayto. de Madrid.

A ver... Vale.

Es el de la calle Morino, 34.

Seguro que ahí está el clonador de tarjetas.

-Muchas gracias, Ángela. Sabía que tenías algo para mí.

Hay que poner al ayuntamiento al tanto de este asunto,

retirar el clonador de las tripas de ese parquímetro

y así evitar que sigan clonando tarjetas.

-Oye, una cosita, podríamos ir a tomar algo.

Nos lo merecemos.

-¿Para celebrar esto? -Sí.

-Pero hoy no puede ser. -¡No tendrás una cita!

-Sí. ¿Tanto se me nota?

-Pues tienes un brillo muy bonito en los ojos.

-¡Anda, no seas exagerada!

Bueno, sí, estoy conociendo a una persona...

y quiero ir despacio esta vez,

para no cometer los mismos errores que otras veces.

-Vale, entiendo. Si aceptas un consejo,

relájate y sé tú misma, que eres genial.

-¿Sabes qué?, que tienes razón,

por comerme la cabeza puedo estar perdiéndome cosas maravillosas.

Y ese vino queda pendiente para otra vez.

-¡Hola! -Hola, Lara.

-Hola, Ángela, soy la oficial Lara Muñoz.

-Encantada. -Encantada. ¿Tienes un minuto?

-Sí. ¿Eres la de la ODAC?

-Sí, y también de comunicación.

-Os dejo conociéndoos, que tengo mucho que hacer.

-Hasta luego.

-Perdóname, no he podido estar en tu presentación.

Tengo un caso de otro distrito y voy hasta arriba de trabajo.

-No pasa nada, me ha informado Miralles.

-Me han dicho que tu llegada ha causado expectación.

-No ha sido para tanto, solo he hablado de mi trabajo.

Pero quería que me pusieses al tanto de los casos que llevas

y en qué punto se encuentran.

-Primero tengo que llamar a Miralles a ver qué me dice.

-Comprendo, sí.

Oye, ¿puedo hacerte una foto?

Es para colgarla en la cuenta oficial de la policía.

-Bueno, si es oficial... ¿Cómo me pongo?

-Trabajando. -¿Así?

-¡Hombre, por fin! ¿Dónde te metes, tú?

(BRUSCA) -Pues aquí. -Ya.

¿Me estás evitando o qué?

-No, ¿por qué dices eso?

-Porque llevo toda la mañana buscándote. ¿Qué te pasa?

-Nada, no me pasa nada.

-No te pasa nada.

O sea, que no te importa que no fuera a la inauguración.

¡Va, Paula! ¿Qué pasa, a ver?

-Pues, mira, sí: me hubiese gustado que vinieras conmigo.

Sé que debo aceptarlo y no enfadarme,

pero la verdad es que me molestó.

(RÍE) -Pero, a ver, no entiendo por qué.

Era importante para ti, pero para mí era un tostón.

Además, estaba tu tío.

-¿Y no viniste porque estaba mi tío?

-En parte, sí, pensé que era mejor no aparecer contigo.

-¿Qué más da lo que piense él? -Hombre, da.

Antes de que tú vinieras por aquí, han pasado muchas cosas.

Y creo que es mejor...

que no nos vea solos fuera de comisaría,

no se vaya a pensar cosas raras.

-¿Si no fuera por eso sí que hubieses venido?

-No lo sé, tampoco me lo planteé,

tampoco es una fiesta muy de mi rollo,

pero, sí, supongo que sí.

-¿Por qué no me lo dijiste así de claro?

-Pues porque... no sé, no sabía que te había molestado.

-¿Y ahora sí?

-Ahora sí, por eso te lo estoy explicando.

Pero que...

Si estás picada conmigo, espero que no afecte al trabajo.

-No, no, para nada. El trabajo es lo primero.

-Bueno, mejor que te quede claro,

porque, como empecemos a mezclar lo profesional y lo personal,

vamos de culo.

(SUSPIRA RESIGNADA)

-Me he comportado como una niñata. No debí cabrearme.

-Tampoco es para tanto, no te fustigues.

-No es que me fustigue es que...

-¿Qué? ¿"Es que" qué?

-Pues que...

Que creo que tú y yo... Hacemos un buen equipo.

-Sí, y yo.

Y lo demostramos cuando detuvimos a Samu Flores.

-Entonces también piensas...

-...que somos buen equipo. ¡Sí!

Y eso que al principio, he de decir que no te tragaba mucho,

por ser la sobrina del comisario.

Pero ya he visto que no quieres tener privilegios por nada,

que te mola aprender y currar... Y eso mola.

-Pues me alegra que pienses así de mí.

-Y tú piensas que soy un capullo, ¿no?

-No, qué va, para nada.

De hecho, me encanta estar contigo.

Y ese es el problema.

(RÍE) -¿Qué problema?

-Pues que...

que no te veo como un compañero,

que me gustas, y no puedo evitarlo.

(RESOPLA)

Eh...

(RESPIRA AGOBIADO)

Pues evítalo, Paula,

porque eso no... No.

-Pero quiero saber si yo también te gusto.

-Bueno, yo es que ni me lo planteo directamente.

Somos compañeros de trabajo y hay que mantener las distancias.

Vamos a hacer una cosa:

vamos a irnos de aquí y vamos a olvidar esta conversación.

(RÍE NERVIOSO) -Vale, si es lo que quieres...

-No está bien esto, ¿eh?

No está bien.

No debemos hacer esto.

¡Es que va y, sin cortarse un pelo,

me dice que mi reputación está por los suelos!

¿Por qué no te calmas?

¡No puedo! ¡No puedo, Antonio!

Porque ahora va a resultar que es responsabilidad mía

que la comisaría tenga mala fama

y que los ciudadanos cuestionen nuestro trabajo, ¿no?

Si eso es una barbaridad,

te has entregado en cuerpo y alma a esa comisaría.

¡Hombre, vamos!

Me he dejado la piel, la vida, la energía, en cada caso,

¡por favor!

Eso no lo pone nadie en duda.

¿Ah, sí? Pues no lo parece.

Porque, si no, a ver por qué nos han mandado

a una oficial joven y mona para...

¿cómo dicen?, para "limpiar" mi reputación y la de la comisaría.

Lo quieras o no, lo que se ha publicado sobre Ricky

ha perjudicado tu imagen y la de la comisaría.

¡Pero lo que se ha publicado es mentira,

o medias verdades, contadas para que se cuestione mi actuación!

No nos vamos a caer de un guindo ahora.

Las mentiras sensacionalistas ocupan titulares

y páginas en los periódicos,

sin embargo, las rectificaciones, si las hay, ocupan una esquina.

No, si está claro, que en este país

la verdad no vende periódicos.

Pues claro, porque no sacan tajada de ella.

Las noticias que ha habido sobre tu inocencia

han pasado desapercibidas,

pero aquellas que te cuestionaban, esas, se han viralizado.

Esas que decían que tomabas pastillas.

La gente se ha quedado con que te estabas medicando.

¡Es que es tan injusto...! Injusto y cruel.

Mira lo que le ha pasado a Chema.

Pues sí, es verdad.

El pobre se cambió de ciudad porque no lo soportaba.

Cuando se demostró que no estaba en redes de pornografía infantil,

era tarde, el daño ya estaba hecho.

Hay que manejar las redes.

Ya, ya, si ya lo sé.

Si hubierais tenido a una persona como a esa Lara de la que hablas,

hubiera ayudado a visualizar y difundir la verdad.

Y tú te habrías ahorrado disgustos como este que estás teniendo.

Entonces ¿crees que es buena idea

tener a una "community manager" en comisaría?

Sí, si refuerza tu imagen y la de la comisaría, de eso se trata.

"Se trata, se trata"...

Es que se debería tratar...

de que la gente se preocupara de las cosas reales,

de lo que pasa de verdad y no de...

Mira, no sé.

Hay que ganar la batalla de las redes

y en eso en Distrito Sur estáis muy atrasados.

Ya sé que las redes no son nuestro fuerte,

porque nunca hemos tenido recursos para ocuparnos de ellas.

Pero es que...

Si no me parece mal que la hayan mandado,

¡pero es que viene arrasando!

Será su estilo.

Mira, he tenido que esperar

unos diez minutos para empezar el "briefing"

porque ella se tenía que hacer selfis de esos, con todos.

Con todos. ¡Vamos!

Bueno, ¿desde cuándo, para ti, la juventud con sangre fresca

e ideas nuevas ha sido un problema?

Nunca. A mí me gusta la gente con empuje, con ambición, pero...

¡Ay!

¡Es que habla con una seguridad de sí misma!

¡Es que me pone de los nervios!

Si tiene seguridad, será porque sabe de lo que habla.

De verdad, no la juzgues anticipadamente.

¿Por qué no esperáis?

Luego veis si su incorporación ha merecido la pena.

(RÍE DE BUEN HUMOR)

(Pitido del busca)

¿Pasa algo?

(NACHA DUDA)

-No. No, es...

un caso que me trae de cabeza, y me acaban de mandar un informe.

-¡Pues qué oportunos!, ¿no?

-Lo siento.

Es lo que tiene ser policía: nunca desconectas.

-No pasa nada.

¿Y de qué va el caso?

-Mira tú qué curiosa, ¿eh?

-Es de unas tarjetas de crédito clonadas.

Hay un montón de denuncias por compras no autorizadas

y todo parece obra del mismo autor o autores.

-Vamos, un "skimming" en toda regla.

(ASIENTE) -Justo.

-¿Y en qué punto está el caso?

-Pues mi compañera Ángela, de la UIT,

ha descubierto que el día anterior al que se hicieron las compras

había un cargo del mismo parquímetro público.

-Claro.

Seguro que aprovecharon para copiar la banda magnética.

-Ya. Acompañé a mis compañeros del ayuntamiento

para retirar el dispositivo.

-¿Y se sabe algo de los autores?

-Pues no, y eso también me tiene bastante rayada,

porque no tenemos pistas.

Le he pedido a mi compañera Ángela que ella revise

todas las cámaras de seguridad de la zona,

a ver si vemos cuándo el sujeto o sujetos colocaron el dispositivo.

-"Sujeto" ya te digo que no será,

eso es una banda organizada, fijo.

En Madrid hay varias que clonan tarjetas.

Lo que hacen es fabricar los aparatos

a través de piezas que traen de Bulgaria y países de ese tipo.

-Sí, justo es lo que me habían soplado.

Pero quiero ver si los mismos que clonan las tarjetas

son los que realizan las estafas. -No, no siempre.

Quiero decir, puede que sí,

pero a veces venden los datos de las tarjetas en el mercado negro.

-Oye, te veo yo muy puesta en este asunto, ¿no?

-Tranquila, que no me he dedicado a esto nunca.

Lo que pasa es que sé lo que pasa en el mundillo.

¡Si quieres te ayudo con el caso!

-No, no me parece buena idea.

-¿Por qué? Te he demostrado que controlo un montón.

Además, yo sé con quién hablar.

-Ya, pero no.

Quiero mantenerte al margen de todo esto

y que no muevas ni un dedo.

-Ah, ya está. Y no me das ninguna explicación.

O sea, me propusiste ser tu informante,

y, ahora, que tiene mucho sentido que ayude, me dices que no.

¿Qué es lo que ha cambiado?

-¿Tú no te das cuenta?

Después de lo que ha pasado, te veo de una forma diferente.

Y quiero cuidarte.

No quiero meterte en estos asuntos.

¿Lo entiendes?

-¿En serio... me lo dices por esto?

(ASIENTE)

-Además, no me gusta mezclar lo personal con lo profesional.

Acaba trayendo consecuencias y no siempre son muy buenas.

-Vale.

Ven aquí, bonita.

Tenemos muchos motivos para estar felices.

Por fin, la clínica está en marcha.

¿Qué te parece...

si salimos por ahí a celebrarlo? Esta noche, por ejemplo.

Quiero reconquistarla.

No voy a echarlo a perder por un calentón.

Gabriela no es un calentón cualquiera.

¿Me lo dices o me lo cuentas?

(LEE EL TITULAR)

¿No te parece indignante?

¿De verdad piensan que no hacemos nada?

No sé, Paula, acabas de empezar tus prácticas,

y si te enredas en esto y además con tu tutor,

no sé si te traerá problemas.

-Pero fuiste tú quien me dijo que lo hiciera.

-Pero no que le besaras.

-Bueno, a lo mejor la he liado un poco.

¡Pero es tan mono!

-Dime lo que tienes en la cabeza.

-Me he enrollado con Paula. -¿De verdad?

-Ayer, y me arrepiento un mazo...

-¿Has hablado con los proveedores de alcohol?

-Sí. Bueno, sí, estoy en ello, pero no he cerrado nada. ¿Por?

-Yo puedo abastecerte.

-Supongo que te refieres a ese alcohol adulterado

que tus hermanos vendían por el barrio.

-Te aseguro que el alcohol que vendo da el pego.

Lo distribuyen en un montón de garitos.

No te la juegas y te ahorras una pasta.

¿Habéis visto lo que publica hoy "El barrio"?

Sí.

Excuso deciros lo importante que es para nuestra imagen

que atrapemos a quien esté clonando tarjetas en el parquímetro.

Pero, por mucho que nos machaque la prensa,

no vamos a avanzar más.

Ya, pero ha creado alarma social, hay que darle un empujón.

No podemos callarnos mientras la prensa nos sacude.

Pero a veces no es conveniente entrar en desmentidos.

Pero no se trata de desmentir la noticia.

Aunque nos cabree, los datos son ciertos.

A ver, eso de "cierto"...

No mienten sobre el caso de la clonación de tarjetas.

Pero debemos comunicar bien lo que hacemos para resolverlo.

¿Y Rocío Casares? ¿Rocío Casares qué?

En el caso de los carteristas fue de utilidad.

Era distinto a este.

Pero no estamos sobrados de pistas, Nacha.

No perdemos nada por que le preguntes.

Mi jefa, la inspectora Miralles, me ha mandado

para preguntarte por un sospechoso

que tenemos de clonación de tarjetas,

y del cual solo tenemos una pinche foto malísima.

-Un momento, Nacha, a ver si lo entiendo.

¿Me estás pidiendo ayuda con el caso?

He decidido que no des tú la rueda de prensa.

¿Por qué? Siempre las doy yo.

Y mucho más si se trata de los informes trimestrales.

Está complicado, pero estas "zapas" me suenan un montón.

Podría ser de pronto, tranquilamente, el Colilla.

Es un friki de las tecnologías.

No lo reconozco del todo, pero esas zapatillas

precisamente son de la peli esta de "Regreso al Futuro".

-Desde luego no es habitual verlas.

Además, valen una pasta.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 622

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Servir y proteger - Capítulo 622

22 oct 2019

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 622 " ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 622 "
Programas completos (646)
Clips

Los últimos 2.111 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios