www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5362479
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 569 - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué pasó al final con tu ex, os visteis o no?

Sí, quedamos. ¿Qué tal?

Bien, todo bastante civilizado, la verdad.

¿Qué hay, Mercedes? Hola, Emilio.

Carlos, te presento a Emilio, mi pareja.

-Y el comisario de Distrito Sur. Encantado, Emilio.

Igualmente.

Es la primera reunión familiar a la que vamos juntos

desde el divorcio. -También lo habría sido la boda,

si no se hubiera cancelado. -¿Y qué pasa?

¿No te atreves a organizar esto tú solo?

-Merche, tú y yo hemos sido siempre un buen equipo.

Para organizar cosas a Aitana sí.

Lo mismo tengo que declinar tu invitación.

Bueno, así estaremos en igualdad de condiciones.

¿Qué quieres decir? Que su mujer tampoco va.

-¿Un palo? A ver. -Es facilísimo, mamá.

Máximo dinero, mínimo esfuerzo. -¿Y dónde?

-En una casa de apuestas. -Ricky...

-Tengo alguien infiltrado en la casa de apuestas,

que conoce los sistemas de seguridad y los puede desconectar.

-Ah, ¿sí? ¿Y quién es? -El Guille.

-No sé si es de fiar, tampoco lo conoces hace tanto.

-Él es el primer interesado en que esto salga bien,

se va a llevar un buen pico.

Ya me ha dado la contraseña de la caja fuerte.

-Tú sal pitando, que no te vea nadie y te pueda denunciar a la policía.

-Eso no tiene por qué pasar.

-Ya, pero si quieres dar un buen palo, debes preverlo todo.

-Bueno, ¿y por qué brindamos? -Por ti, Ricky,

y por el primer golpe que organizas y que sale de maravilla.

¡Chema, cuánto tiempo! Es que estoy constipado.

(RÍEN)

¿Cómo está tu madre? Hace mucho que no la veo.

Pues bien. Mi madre está mayor y sorda.

Por eso no sale a la calle a pasear, le da miedo.

Esta mañana nos ha entrado en comisaría

un caso de pornografía infantil,

y a Emilio lo han llamado de Jefatura

para darle una lista facilitada por Europol,

con los nombres de los sospechosos

de pertenecer a esa red internacional.

¿Eso qué tiene que ver conmigo?

Pues que conoces a una persona de esa lista.

¿Quién es? Chema.

De verdad, yo pienso que es inocente,

no me creo que esté en una red de pornografía infantil.

Yo lo único que te puedo prometer es que vamos a ser muy escrupulosos

con la presunción de inocencia,

y que vamos a mirar con lupa todas las pruebas.

Acaban de emitir la orden de detención

y la orden de registro de los ordenadores.

En Jefatura nos dan dos horas a todas las comisarías implicadas,

para que coordinemos las detenciones

de forma discreta y eficaz.

Ángela, ¿has tenido tiempo

de analizar el ordenador de José María Roca?

Sí, he hecho un examen preliminar. Lo que hay dentro es tan asqueroso,

que no he podido seguir mirando ni para terminar el informe.

-No pienso confesar algo que no he hecho.

Ya no me creéis, diga lo que diga, ya no me vais a creer.

Si no hablas será peor.

Entonces admites que lo has presionado

para que se declarara culpable. ¿Perdona?

¡Yo he pasado un día muy duro para entrar en mi casa

y que se me cuestione!

¡Porque una cosa es defender la inocencia de un amigo,

y otra cosa es desacreditar la profesionalidad de tu mujer!

(Música emocionante)

(Puerta)

¿Y esa cara tan larga?

Ayer discutí con Antonio.

Bueno, ya se me pasará. ¿Tú no tenías que estar en Jefatura?

Ahora iré, pero tengo otra prioridad,

el tsunami que se nos viene encima. ¿Qué ha pasado?

La portada del diario "El barrio". De verdad, es indignante.

"La mirada del pedófilo.

La policía desarticula una red criminal

dedicada a la pornografía infantil. 24 investigados,

24 de ellos detenidos, 24 hombres". Pero vamos a ver,

Pero ¿quién ha filtrado esto? Eso me gustaría saber a mí.

Han dado los 24 nombres y apellidos de los detenidos.

Y a Chema, con esa portada, lo han sentenciado de por vida.

Es que han publicado la noticia con su foto.

Si es que Chema es muy popular,

ha ensañado a jugar al fútbol a medio barrio.

Se han pasado la presunción de inocencia por el forro,

y todos los medios se están haciendo eco de la noticia.

Empezando por "El Espía", cómo no. Era de esperar.

Han puesto en marcha la maquinaria de rumores y medias verdades.

De Chema llegan a cuestionar su trabajo

como profesor de educación física, y como entrenador de fútbol.

Hasta insinúan que ha podido abusar de algún chaval.

Todavía no se ha celebrado el juicio

y ya lo han sentenciado por pederastia.

Es indignante que publiquen acusaciones infundadas.

Aunque...

Con el material tan vomitivo que vi ayer...

Te advierto que voy a investigar

la posibilidad de los abusos también.

Por supuesto, es nuestro trabajo. Una cosa no quita la otra.

Recuerda que todavía tengo en la retina

las imágenes que vi en su ordenador.

Me imagino lo mal que lo debiste pasar.

Fatal, no he dormido en toda la noche.

No me explico cómo hay gente que puede cometer estas atrocidades.

A mí no me cabe en la cabeza. Ni a ti ni a nadie.

Las redes están que echan humo.

El director del colegio donde trabaja Chema

me ha llamado agobiado,

no tiene ni idea de cómo actuar con la que le viene encima.

Me imagino la que se nos avecina en el barrio.

Tenemos que acelerar la investigación,

para tener resultados y que esto no vaya a más.

Es precisamente lo que me han pedido en Jefatura,

esto es un caso muy mediático,

y quieren llevar al detenido cuanto antes a disposición judicial.

Es la única manera de frenar la alarma social.

Yo tengo a todo mi equipo trabajando a pleno rendimiento,

y Ángela sigue analizando minuciosamente el ordenador de Chema

para ver si nos puede dar el informe definitivo cuanto antes.

¿Y la documentación que hay que presentar al juez?

De eso se ocupa Nacha. También le voy a pedir a Toni

que revise todos los comentarios

que ha suscitado la detención de Chema

en redes y en foros,

a ver si encontramos indicios de abusos.

Lo primero es verificar que Chema, como parece,

está implicado en la red pedófila.

En cuanto a la filtración a la prensa,

que Mercedes pregunte al director del periódico

si nos puede decir de dónde sacó la información.

No creo que suelte prenda,

ya sabes tú cómo protegen los periodistas a sus fuentes.

(Teléfono)

Parece que vamos a tener una mañana complicada.

Ya se ha encendido la mecha.

Hasta que no acabemos con la investigación,

no la vamos a apagar.

Comisario Bremón, dígame.

Dime, Merche.

¿La presidenta del AMPA?

No, no... Da igual.

Venga, me ocupo yo, sí.

Sí, dígame.

No puedo creer. -Yo también me he quedado de piedra.

Con la cara de buenazo que tiene Chema,

resulta que es un pedófilo.

-¿Qué pasa,

que tú tampoco crees en la presunción de inocencia?

-¿Yo? Totalmente.

Pero tal y como viene ahí, que sale en portada y todo,

parece que no deja lugar a dudas.

-Algunos medios con tal de sacar tajada,

son capaces de cualquier cosa. Conozco perfectamente a Chema,

y te digo que no es culpable

mientras no se demuestre lo contrario.

-Ojalá, pero las cosas no pintan muy bien para tu amigo.

-Pero vamos a ver,

habrá que dejar trabajar a la policía, y al juez

si es que llega el caso, ¿no te parece?

Que yo sepa, esto acaba de empezar.

-Sí, pero ¿por qué tienen su nombre en una lista?

-Es mi amigo, y te digo yo

que no pertenece a ninguna organización criminal,

y mucho menos a una dedicada

a distribuir porquerías de estas por la red.

-Pero a veces conocemos a la gente,

y tú no sabes lo que hacía ese hombre cuando se metía en su ordenador.

-No vas a convencerme de que Chema es un monstruo,

lo conozco muy bien. -Ya.

Yo también creía que conocía muy bien a Juan,

el segurata de Transportes Quintero,

y, mira, resultó ser el violador de la máscara.

O a Carlos, que lo tuve trabajando en mi bar,

resulta que estaba "p'allá" y secuestró a Salima.

-¡Esto es distinto!

Conozco a Chema desde hace décadas y es inocente.

-Eso por no hablar del estrangulador de Distrito Sur,

que ni su novia que es policía, Espe, sospechó de él.

La gente mala nos hacen creer que son lo contrario.

-Pongo la mano en el fuego por Chema, ya veréis cómo tengo razón.

-Pues ojalá que así sea, Antonio.

Pero de momento todo apunta a que es un pedófilo,

y quien sabe si algo más.

-¿A qué te refieres?

-Pues visto lo visto y que el hombre ha estado toda la vida

relacionándose con chavales...

-¡Hala! Esto es el colmo, además de pedófilo pederasta.

-Ya te digo que no me gustaría que fuera ni lo uno ni lo otro.

Pero la gente está con la mosca detrás de la oreja.

Qué quieres que te diga. Hola, Toni.

-Buenos días, María. Hola, Antonio.

¿Me pones un cortado, porfa? -Ahora mismo.

-Bueno, ya lo has visto, ¿no? La gentuza que tenemos en el barrio.

Vaya chasco se ha llevado todo el mundo con el tipo este.

-Todo el mundo no, hombre,

hay algunos que creemos en la presunción de inocencia,

pero debo ser el único.

-Hombre, Antonio, me cuesta darle un voto de confianza.

Especialmente, después de las imágenes

que vio Nacha en el ordenador.

-Entonces, lo de Chema va a ser verdad.

-Ya he hablado bastante, no me gustaría entrar en detalles.

Pero te puedes hacer la idea.

-Para ser policía, creo que te has pasado de frenada.

Cómo se nota que estás en prácticas y que te queda mucho por aprender.

-¿Y eso por qué?

-La inspectora jefe de policía dice

que no se puede llegar a ninguna conclusión

hasta que la investigación no está terminada.

Y esta está abierta todavía.

-Tienes toda la razón, tu amigo merece la presunción de inocencia,

pero te lo digo para que te hagas a la idea

de que seguramente pase una temporada entre rejas.

-Pues dais la investigación por terminada,

le ponéis una soga al cuello,

lo colgáis de una farola en la plaza y ya está.

Eso sí, después de lapidarlo. -Yo no he dicho eso, Antonio.

-Con estas palabras no, pero es lo que piensas tú,

María y todo el barrio. -Tampoco te pongas así.

-¡Cómo quieres que me ponga

cuando se ataca a un amigo mío de esta manera!

Imaginad que os pasa a vosotros,

que todo el mundo da por hecho que sois culpables.

En este país a la gente le encanta

saltar a la yugular de los demás.

Es muy fácil crear un monstruo, muy fácil.

Venga, Rosario, no te preocupes,

te prometo que estamos sobre el asunto.

De momento no tenemos ninguna acusación contra Chema

ni por pedofilia ni por abusos sexuales.

Es que era entrenador de mi hijo, entiende mi preocupación.

Claro que la entiendo, mujer.

Tu preocupación es la misma de todo el barrio,

por eso estamos a contra reloj, para poder esclarecer los hechos.

Ve a casa y tranquilízate. Tómate una tila o algo.

Venga.

Menudo revuelo se ha formado con el tema,

todo el mundo anda haciendo elucubraciones sobre Chema.

¿Tú lo conocías de antes?

No, de coincidir con él en el cine.

Es que no faltaba nunca, es un gran cinéfilo,

y a mí personalmente me parecía un tío majísimo.

Pero después de lo de Pablo ya no me fío de mi intuición.

Eh, eso ya no lo tienes que pensar, ¿me oyes?

Mira, Antonio.

Antonio, ¿qué te pasa? Tienes la cara desencajada.

¿Cómo quieres que esté?

Acabo de ver la portada del periódico con las fotos de Chema

y un titular lamentable.

Sí, me lo ha enseñado el comisario a primera hora.

Estamos indignados con la filtración.

Quiero verlo. ¿A quién, a Chema?

No me parece buena idea.

Bueno, yo os dejo que habléis tranquilamente.

Vuelvo a mis asuntos. Muy bien. Gracias, Espe.

Es muy injusto lo que está viviendo.

Quiero verlo para que sepa que no está solo.

Lo siento, Antonio, yo no puedo autorizar esa visita.

¿Por qué no?

Porque estamos en medio de la investigación,

y si las cosas van como yo creo,

dentro de nada pasará a disposición judicial.

Pues os podéis ahorrar lo del juez, porque todo el mundo lo ha condenado.

Un paciente me ha dicho

que le han destrozado el coche a martillazos.

Lo sé, he mandado una patrulla a la puerta de su casa,

y las personas que han hecho esa barbaridad,

han sido identificadas y pagarán por ello.

Todo el mundo se está ensañando con él,

sin darle la oportunidad a su inocencia.

Venga, quiero verlo.

A mí tampoco me gusta lo que está pasando,

pero yo hago mi trabajo y Chema tiene que estar aislado.

Pues haz una excepción, te lo pido por favor.

Necesito que sepa que le estoy apoyando.

A ver, en estos momentos tenemos una carga probatoria contra Chema

incontestable.

¿Por qué te empeñas en apostar por su inocencia?

Porque lo conozco, y cuando he visto

todas las reacciones que ha provocado su detención,

he sentido rabia, impotencia y dolor.

A mí tampoco me gusta lo que está pasando,

pero yo tengo que hacer mi trabajo.

Chema en estos momentos tiene que estar aislado.

Solo de pensar que pueda ser un pedófilo

y yo no me haya dado cuenta todo este tiempo,

me da escalofríos pensarlo.

Antonio, por favor, no te reproches eso,

¿cómo te ibas a dar cuenta? Nadie está en la cabeza de otro.

Puede que tengas razón, pero necesito verlo.

Será solo un momento, mirarle a los ojos,

y sabes si me ha estado engañando todo este tiempo,

y no es la persona que creo que es.

Por favor...

No, el detenido todavía no ha pasado a disposición judicial.

Le aseguro que mis hombres están trabajando a destajo.

Hoy mismo espero tener zanjado este asunto,

y si procede, llevaremos a José María Roca ante un juez.

Cuente con ello, por supuesto.

Gracias.

(Puerta)

¡Adelante! ¿Tienes un momento?

Sí. ¿Has averiguado algo? No.

El director del periódico no va a revelar su fuente.

Pero tengo varias teorías sobre la filtración.

Cuéntamelas, por favor.

Verás,

en la noticia usan un lenguaje técnico,

muy parecido a la circular que enviaron a la comisaría.

Bien tirada la reflexión, pero me cuesta creer

que ninguno de nuestros agentes vaya a filtrar esa información.

Yo tampoco, pero nunca se sabe.

Además, esta es una operación conjunta con varias comisarías.

La filtración pudo salir de cualquiera de ellas.

Tienes razón. ¿Alguna otra teoría?

Que haya salido del juzgado que lleva el caso.

Sé que han empezado a tomar declaración a algunos sospechosos.

¿Qué ganarían con esto?

La pornografía infantil es un tema sensible,

genera mucha alarma social.

A lo mejor han filtrado los nombres de los sospechosos

para dar la impresión de que está todo bajo control.

No sé, me cuesta creerlo.

La operación iba sobre ruedas, contábamos con el amparo de Europol.

Filtrar una información así pone en peligro la investigación,

y crea más alarma de la que pretendían evitar.

Yo solo sé que la información ha pasado por muchas manos,

y que cualquiera ha podido tener la tentación de sacarla a la luz.

Me parece absolutamente intolerable que alguien pueda hacer algo así.

Arruinar la vida de una persona que puede resultar inocente.

Mira, sin ir más lejos, dos de los detenidos de la lista

han sido puestos en libertad por falta de pruebas.

El daño para ellos ya está hecho.

En las redes sociales y en los periódicos locales

está diciendo barbaridades. Hay quien ya da por hecho

que José María es el cabecilla de la trama.

La asociación de padres de alumnos del barrio

está en pie de guerra y exigiendo dimisiones.

Sí, lo sé, Miralles me ha dicho que ha hablado

con la portavoz del AMPA del colegio de José María

para calmarla.

La opinión pública ya tiene un veredicto,

y esto es muy peligroso, se nos puede ir de las manos.

Ya se nos ha ido, Emilio, es otra cosa que te quería contar.

¿Qué es lo que ha pasado?

Varios vecinos han roto a martillazos el coche de José María.

Estamos a esto de que empiecen a formarse patrullas vecinales.

Le diré a Claudia que mande un coche zeta a la puerta de su casa.

Ya lo ha hecho, ha enviado a Soriano y a Esteve

a investigar lo ocurrido.

(Teléfono)

Comisario Bremón, dígame.

Hola, señor Carrasco, cuénteme.

Ya, la investigación sigue su curso.

José María Roca está detenido y estamos a la espera de saber

si realmente pertenece a la red pedófila.

No se preocupe. Gracias.

Otra vez el director del colegio donde trabaja Chema.

Los padres de los alumnos quieren pedirle responsabilidades

por haberle contratado.

La imagen del colegio está cayendo en picado,

y muchos padres llaman para pedir explicaciones.

¿Quieres que redacte una nota

explicando en qué punto está la investigación?

No, puede ser contraproducente, mejor esperamos.

Además, tú tienes la comida con tu hija hoy, ¿no?

Ya, pero estoy apurando hasta el último momento.

Vete ya que es al mediodía. Ya, pero es que...

con todo lo que está pasando, me da no sé qué irme.

¿En esta comisaría cuándo estamos tranquilos?

Vete, Ángela está terminando el análisis del ordenador,

y cuando lo termine todo irá rodado, ya verás.

Termino un par de cosas y me voy. Que no, Mercedes, es una orden.

No quiero que llegues tarde a la fiesta de tu hija.

Y le das muchos besos de mi parte.

Vale, cariño.

-Buenos días, Merinero,

Claudia me ha dicho que puedo ver al detenido.

-Sí, ya lo sé, acaba de llamarme.

Está en la celda del fondo. -Gracias.

-¿Qué haces aquí, Antonio? -Venía a ver cómo estás, Chema.

-Estoy mal.

Quiero que se acabe esta pesadilla, quiero volver a mi casa,

quiero dar mis clases y cuidar de mi madre.

-¿Has podido hablar con ella? -Claudia me dejó llamarla ayer.

Me he inventado una excusa

para justificar que no he ido a dormir a casa.

-¿Cuál? Por si voy a verla.

Que estoy colaborando con la policía,

porque he sido víctima de una estafa en internet.

-Ya.

-Esa es la razón por la que la policía vino a mi casa

a hacer ese registro, a llevarse mi portátil...

-¿Se lo ha creído? -Supongo que sí.

Esta mañana hablé con ella y estaba muy nerviosa.

¿Cuándo me van a soltar? -No lo sé. Yo qué sé.

Espero que sea pronto.

-Claudia es tu mujer, estoy seguro de que sabes algo.

-¡Qué va!

Solo que intentan llegar al fondo del asunto

y aclarar la verdad, como es su obligación.

-¿Tú también crees que soy culpable, Antonio?

¿Por eso me hiciste esas preguntas ayer en tu consulta?

-Te confieso que al principio lo pensé,

pero fue un instante, he venido para...

para decirte que creo que dices la verdad,

que confío en ti.

-Para mí es muy importante, ¿sabes?

Espero salir de aquí

antes de que mi nombre quede manchado.

¿Qué pasa?

-El barrio está muy revuelto, Chema,

no paran de hablar de ti, dicen de todo.

-¿Se sabe algo?

-El asunto de la red de pedófilos ha salido a la luz,

se ha publicado en el periódico "El Barrio".

Han salido los nombres y apellidos de los detenidos,

y lo que es peor, una foto tuya.

-Antonio, por favor, tienes que decirle a todo el mundo

que esto es un error. -Es lo que estoy haciendo,

se lo digo a todo el mundo, pero la gente quiere sangre.

¿Has hablado con el director del colegio?

-Lo he intentado, pero no ha querido ponerse.

Ahora lo entiendo. ¿Ya me han cortado la cabeza?

Antonio, llevo 20 años trabajando con chavales.

Por favor... Tratando de que aprendieran

los valores del respeto, del trabajo en equipo,

del sacrificio... -Sí, ya lo sé.

Cuesta pensar que tú...

-¿Qué?

¿Qué, por qué me miras así?

-Claudia...

me ha dicho que encontraron pornografía infantil en tu ordenador.

-No tengo nada que ver con eso. -Pero era tu ordenador personal.

-Antonio, sí, y solo lo uso yo,

pero te juro que no tengo nada que ver con eso.

Te lo juro, yo no he descargado esas imágenes.

Por favor, ¿me crees?

Antonio, no soy un monstruo.

Jamás se me ha pasado por la cabeza pensar en un crío de manera sexual.

Me repugna la gente que pueda pensar así.

Por favor, ¿me crees?

-A pesar de que todo está en tu contra,

yo pienso que dices la verdad.

-Gracias.

Si tú me das la espalda, te juro que me hundo del todo.

-¿Quieres que lleve algo de comer a tu madre, algún medicamento?

-No, ella se puede apañar todavía, si no tardo en salir, claro.

Lo que sí te pido

es que hagas lo posible para que no se entere de la noticia.

Está muy delicada, la destrozaría. -Ya, esta tarde voy a verla.

-¿Quieres una? -No, tengo que irme al pub.

-Esa mirada fue lo primero que me gustó de ti.

¿Te acuerdas de nuestra primera noche?

-Claro que me acuerdo.

Intenté disimular lo mucho que me gustabas, pero no fui capaz.

-Por suerte no. En cuanto forcé la situación

acabamos hablando de lo divino de lo humano...

-Ya, y tú te pusiste un poquito pedante

con que el color de las paredes del pub

se parecía a las oliveras de tu tierra,

y con eso de que habías nacido en el Mediterráneo.

-Sacaste mi vena más poética.

En realidad, fue amor a primera vista.

Allí me enamoré de ti y también del Moonlight.

-Ya ves, no se puede tener todo en la vida.

-Ah, ¿sí? ¿Y quién dice eso? -Yo.

Y me voy al pub antes de empezar una nueva e inútil conversación

sobre la venta del pub.

-No tiene por qué ser del todo inútil.

-Santos...

el Moonlight no está en venta.

Es una decisión familiar y personal, asúmelo.

-¿No te resulta asfixiante vivir encerrado en el clan de los Soler?

-No somos ningún clan,

y el que está empezando a asfixiarme eres tú.

-Al parecer tu familia te ha puesto las pilas,

ni siquiera puedes discutir de esto conmigo.

-Eso no es cierto.

Pero ya te he dicho que no hay propuesta en el mundo

que nos haga cambiar de opinión.

-Es una lástima que estés tan apegado a tu madre

y a tus hermanos, y que no puedas tomar tus propias decisiones

con total libertad. -Sí que puedo tomar mis decisiones.

Y ya te he dicho que hay muchos motivos personales

por los que no me quiero desprender del Moonlight.

-Lo recuerdo, pero no me lo creo. Lo que creo es que te cuesta mucho,

tienes mucho miedo a soltar la mano de tu madre.

Cada vez te veo más resignado a no hacer las a tu manera.

-Te digo una cosa. Si estás haciendo que elija entre mi familia y tú,

vas listo.

-No te lo tomes tan a pecho, Luis, solo intento compartir contigo

algo que me ha funcionado a lo largo de toda mi vida.

-¿El qué?

-No mezclar familia y negocios.

Mírate esto.

-¿Qué es?

-Me he tomado la molestia de prepararos una nueva oferta,

y creo que esta es una oferta que no podréis rechazar.

¿Te has fijado en la cantidad de ceros que tiene esa cifra?

-No me interesa discutir ninguna cantidad de ceros.

Quiero que te lo metas en la cabeza:

el Moonlight no está en venta. Y no es no.

Grábatelo bien.

-Creo que deberías pensártelo.

Esta es la última oferta que os hago por las buenas.

-¿Eso es una amenaza?

-Tómalo como quieras. Yo creo que he sido bastante claro.

-Estás mal de la cabeza, tío.

No quiero volver a verte.

-Se me parte el alma

de ver a Chema enfrentándose a todo esto y él solo.

-Lo entiendo perfectamente.

Pero ¿tú de verdad crees lo que dice?

Aunque te parezca extraño, sí.

Después de hablar con él y mirarle a los ojos,

sé que me está diciendo la verdad.

Confío en él, lo conozco lo suficiente

para saber que no me está engañando.

Entiendo que todo esto ha sido muy duro para ti, cariño,

pero yo no me puedo dejar guiar por eso.

Todos los indicios nos llevan a pensar

que Chema forma parte

de esa red de distribución de pornografía infantil.

A ver.

Entiendo, es tu amigo,

y entiendo que te aferres a su inocencia.

Pero te deberías preparar para otro escenario más probable,

que es el de su culpabilidad.

(Puerta)

Antonio, no sabía que estabas aquí. ¿Cómo estás?

He tenido días mejores, ¿sabes? Chema es mi amigo.

Lo sé, lo sé, Claudia ya me ha puesto al tanto,

y sabrás que la cosa no pinta bien, ¿verdad?

¿Has hablado con el director del colegio de Chema?

Sí, y no ha servido de nada

pedirle que espere un tiempo para tomar una decisión.

Ha querido proteger la imagen de la institución,

y también la suya propia. ¿Y qué es lo que va a hacer?

Ha cedido a las presiones

y le va a suspender de empleo y sueldo

hasta nuevos acontecimientos.

No cree que vuelva a trabajar en ese colegio nunca más.

Ya, es lo que estaba pidiendo a gritos

la presidenta del AMPA, es lo que me ha dicho esta mañana.

He visto lo que ha publicado en las redes.

Os equivocáis todos, es inocente. Ojalá tengas razón, Antonio,

pero o cambian mucho las cosas,

o en un rato pasará a disposición judicial.

¿Ha terminado Ángela con el registro del ordenador?

No, está todavía analizándolo.

Estoy esperando el informe definitivo.

Cuando termine, me llamas y me lo dices.

Pero ¿te vas? Sí, voy a Jefatura

a apagar varios fuegos. Pues que te sea leve. Ánimo.

Chema no va a levantar cabeza.

Ya lo habéis juzgado y condenado todos.

Cariño, tú ya sabes que yo no...

no me dejo influenciar por eso.

Te prometo que vamos a llegar hasta el fondo del asunto

para esclarecer los hechos.

Eso espero.

Voy a ver a Isidra, a su madre, asegurarme de que está bien,

y que no hay ningún energúmeno que la esté molestando.

Vale, vale.

Tengo que reconocer que la idea de organizarle una comida a Aitana

ha sido estupenda. -¿Y qué te ha parecido su chica?

-Pues muy bien, tiene mucho sentido del humor.

Las dos tienen un sentido del humor parecido.

Han hecho bromas hasta de la no boda.

-Yo también las he visto muy compenetradas.

-Sí, Aitana está muy bien.

Ha pasado un terremoto,

pero ahora está tranquila y saliendo adelante.

-¿Es que pensabas que no iba a ser así?

-Bueno, me preocupaban sus cambios constantes de opinión.

-Los psicólogos dicen que es un signo de mucha inteligencia.

A mí me preocupaba que pudiera salir asustadiza, miedosa...

De pequeña acuérdate que le daba miedo todo.

Hasta el remolino de la ducha. (RÍE) -Sí.

En cambio, con las cosas de comer y beber no.

¿Te acuerdas cuando se escondía en la habitación

para beberse el jarabe de la tos. -A lo mejor eso la ha hecho fuerte.

-Hombre...

Algo habremos tenido que ver tú y yo. -Pues sí, Merche, sí.

La verdad es que hemos hecho un buen trabajo.

La hemos educado muy bien. En algo hemos acertado.

-Sí. Ay, Carlos...

me matan los zapatos.

Es que no estoy acostumbrada.

Mira.

Deberían llevar una advertencia adherida que pusiera:

"Las sandalias perjudican seriamente la salud".

-Tú y tus ocurrencias. -¿Ocurrencias?

-Sí, todas aquellas cosas que decías que me hacían mucha gracia,

y que sigues diciendo y siguen haciéndome gracia.

-Estoy muy contenta de haber dejado atrás los malos rollos.

-Merche, para mí hoy ha sido...

Ha sido un día redondo, como viajar al pasado.

A nuestra boda, al nacimiento de Aitana,

a sus cumpleaños...

Ha sido como meter todas las fiestas en una.

-Ha sido un día redondo, sí.

Pero ¿qué haces?

-Perdona, Merche.

-¡Joder, Carlos! -Perdona, perdona.

Merche, por favor, ¡Merche!

Ángela, ¿has terminado de analizar el ordenador de Chema?

Sí, y también el resto de dispositivos electrónicos

que le hemos requisado. ¿Y qué tenemos?

Después de analizarlo todo a conciencia,

he llegado a la conclusión

de que José María Roca ni consume ni comparte pornografía infantil.

Perdona, ¿qué me estás diciendo?

Las personas que comparten ese material pornográfico

en la deep web tienen unos conocimientos muy avanzados

en informática que Chema desconoce. ¿Y por qué estás tan segura?

Por los programas que tiene instalados,

son muy básicos para navegar en la deep web sin ser descubierto.

Además, no tiene contenido subido a la nube,

y los archivos que tiene están limpios.

¿Y podría ser que todo lo almacenase en discos externos,

y que lo distribuyese no a través de internet

sino físicamente? No lo creo,

porque no tiene ninguna copia en su disco duro,

y tampoco hay discos externos,

y los pendrive están completamente limpios.

Entonces, ¿dónde guardaba todo ese material?

Todos esos archivos se almacenaban en una carpeta encriptada.

¿Y es posible

que ese material lo hubiera descargado de otra manera

que no fuera a través de la deep web?

Lo dudo mucho, porque su historial de descarga y de búsquedas

está totalmente limpio.

¿Entonces, cómo ha llegado todo ese material al ordenador de Chema?

Tengo una teoría. Pues ya me la estás contando.

Creo que su ordenador es un zombi.

¿Eso qué quiere decir?

Significa que en su ordenador ha sido instalado un virus

y lo están utilizando por control remoto

para descargar y distribuir pornografía infantil

y material delictivo.

Eso querría decir que Chema verdaderamente es inocente.

Esa parece la hipótesis más probable.

Pero necesito más tiempo para poder demostrarlo.

Ese malware es muy difícil de rastrear.

Pero ¿lo podrás encontrar? Al malware sí,

pero el ciberdelincuente que ha hecho todo esto,

probablemente esté borrando el rastro

desde que sabe que Chema ha sido detenido.

Pues no te quiero presionar,

pero tenemos un inocente en el calabozo.

Ese hombre está sometido al escarnio público.

Voy a hacer lo que está en mi mano para darme prisa.

Por favor, hazlo. Sí.

Es que no le puedo decir nada,

todavía estamos investigando los hechos.

Por supuesto, ya sé que es un tema muy serio.

Vamos a emitir un comunicado

cuando tengamos la investigación definitiva.

Claudia... Venga. Hasta luego.

¿Dónde está Chema? ¿Ha pasado a disposición judicial?

No, aún está en el calabozo.

Ángela ha tenido tiempo de sobra para analizar su ordenador,

¿ha dicho algo definitivo?

Al parecer hackearon el ordenador portátil de Chema,

y lo utilizaron a control remoto

para poder distribuir pornografía infantil.

Pero ¿eso está confirmado?

En este momento es la teoría más probable.

Ángela está analizando a fondo el ordenador,

para descubrir el virus que lo ha convertido en un zombi,

así lo ha llamado ella. Eso quiere decir

que tenemos una persona inocente en el calabozo,

y que el culpable está en la calle. Exacto.

Ya he conseguido dar con el malware que estaba buscando.

¿Se confirma lo del virus, era cierto?

Sí, es uno nuevo que provoca un ataque Zero-day.

Aprovechando un error en el sistema operativo,

el usuario no lo puede detectar.

¿Y por qué ha sido tan complicado de localizar?

Porque está diseñado para eso, está tan oculto que fue imposible

que Chema se diera cuenta

de que se estaba compartiendo pornografía infantil.

¿Entonces se confirma? Tenemos un inocente en calabozos,

que además ha sido vilipendiado por las redes sociales,

los medios y casi todo el barrio.

Es cierto, pero ahora podemos demostrar

que Roca es inocente.

Escucha, Ángela, ¿hay alguna manera

de encontrar la persona que ha hackeado

el equipo de Roca? Os adelanto que será complicado.

Estamos hablando de un virus muy sofisticado.

¿Crees que ha podido infectar más ordenadores?

Probablemente.

Habrán creado una especie de botnet,

que es un grupo de ordenadores zombificados

desde los que se realiza la actividad criminal.

Y el hacker ha podido seguir el mismo procedimiento

con otros detenidos. No lo descarto.

Me estoy coordinando con las UIT de otras comisarías,

para que realice las correspondientes averiguaciones.

¿Y cómo podemos dar con el culpable?

No va a ser fácil, probablemente ahora esté borrando el rastro.

La buena noticia es que ya sabemos qué disfraz utiliza.

Lo que me sorprende es cómo han podido infectar

el ordenador de Chema

cuando me dijo que nadie tenía acceso al mismo.

Los más probable es que el virus se instalara

descargando alguna aplicación o accediendo a una página web.

Si Chema pudiera recordar algo,

sería muy positivo para la investigación

y para seguir tirando del hilo. Claudia,

ve a hablar con él, a ver si te dice algo.

Si necesitáis cualquier cosa, yo estoy en mi despacho.

Gracias, Ángela. Buen trabajo.

Voy a hablar con él, a ver si me quedo más tranquila.

Gracias, comisario.

Paco,

ábreme la celda de José María Roca, por favor.

Muy bien.

-Hola.

Tengo varias cosas que contarte.

En primer lugar, decirte que Antonio fue a ver a tu madre

y la ha encontrado bien.

Está tranquila, y ni siquiera sabe...

No se ha enterado de tu situación.

Menos mal.

Y también que tenemos avances muy importantes en la investigación.

¿Qué ha pasado?

Hemos descubierto que tu ordenador fue hackeado

con un virus de uso remoto sin que tú te enteraras.

Se llama zombificación informática.

El criminal ha utilizado tu ordenador para...

almacenar pornografía infantil.

¿Ves como yo no tenía nada que ver?

Ahora lo más importante es descubrir

quién ha infectado el ordenador, y...

y cómo lo han hecho. Pues no sé si voy a poder ayudar,

porque no tengo ni idea de informática.

A ver, Chema, este tipo de infecciones

se producen normalmente a través de un correo electrónico,

o pinchando un enlace.

¿No recuerdas haber recibido algo sospechoso?

Muchas veces, pero me parece imposible

que se haya podido infectar por esa vía.

¿Por qué? Porque soy muy precavido,

porque no tengo ni idea de informática,

ya te lo he dicho, y jamás abro correos extraños

ni de empresas que no conozca.

¿Y qué uso le das al ordenador?

Lo esencial, leer las noticias,

preparar mis clases, mirar el correo...

Jamás visito una web extraña,

ni me descargo películas en plan pirata.

Ya, ya.

Pero ¿en algún momento

le has prestado el ordenador a alguien

o lo has sacado de casa para algo?

¿Alguien ha podido tener acceso? No, no, no.

Bueno, espera...

Hace unos meses se lo llevé a un tipo para que me lo arreglara

porque me funcionaba mal.

¿Y cuando te lo devolvió notaste algo extraño?

No, volvió a funcionar bien.

Además fue muy rápido, me hizo precio de amigo.

Pues eso es una buena pista, Chema.

Me tienes que dar más datos de ese tipo,

porque si ha tenido acceso físico a tu ordenador,

ha tenido la oportunidad perfecta para infectarlo.

Sí, me acuerdo bien, se llama Sergio.

Vive detrás del mercado, en la calle del Pez Azul,

en el 15 me parece. Vale. Pez Azul 15. Muy bien.

Pues en cuanto comprobemos lo del virus

quedarás libre. ¿Cuándo?

Hay que hacer algo de papeleo, pero enseguida estarás en casa.

Gracias por tu trabajo, Claudia.

Chema, de verdad, yo siento mucho que...

que esto no sirva para animarte.

Antonio me ha contado que se ha filtrado mi noticia,

y tengo miedo de lo que me espera ahí fuera.

Yo no sé cómo disculparme.

Nosotros en comisaría, normalmente, tratamos por todos los medios

de que estas informaciones no se filtren, pero...

A veces se escapa de nuestro control.

Lo siento de verdad. Yo sé que hacéis vuestro trabajo,

pero ¿cómo se limpia mi nombre ahora?

Vamos a hacer todo lo que esté en nuestra mano, te lo prometo.

Vamos a emitir un comunicado contundente

explicando tu inocencia.

No creo que sirva de nada, pero gracias.

Y espero que atrapéis pronto a ese tipo,

al tal Sergio o a quién sea.

Chema, pronto estarás en casa, ¿vale?

¿Qué haces aquí abajo otra vez?

-Porque ya me encuentro mucho mejor.

-¿Pero cómo que mejor?

Déjame que te toque, a ver si tienes fiebre.

-¿Cómo voy a tener fiebre con antigripales que me has metido?

-Madre mía, tienes 38 por lo menos.

Anda, siéntate. Y querías ir al aeropuerto.

-Porque quiero recibir a Isra como se merece.

-Ya, y por eso has bajado.

Tómate estas hierbas que te las iba a subir arriba,

a ver si se te pasa ese trancazo de una vez.

-¿Me tengo que tomar esto entero?

-No te levantas mientras no te lo tomes.

Con eso te digo todo.

Tú estás atacado porque viene tu hijo.

-Me apetece mucho ver a Isra e ir al salón del cómic.

-Irás al salón del cómic si estás bueno.

Si estás malo lo verás por internet que lo retransmiten en directo.

-Qué lo voy a ver por internet,

tendré que estar ahí para aplaudirle y darle un abrazo.

-¡Buenas noches! -¡Hombre!

-Isra, hijo... No, que no quiero contagiarte.

-El que ya estaba recuperado. -No digas tonterías, ven aquí.

-La verdad es que estoy mucho mejor.

-Tú sí que estás guapo, madre mía,

qué bien te ha sentado el matrimonio, nene, estás guapísimo.

-Eso me dice la gente, sobre todo Armand.

¿Estás curado o no? Lo digo para dar una vuelta.

¿Tomamos algo? -Estoy perfecto.

Me cambio y nos vamos por ahí.

-Pero si tiene fiebre, que lo acabo de tocar.

-Que estoy hecho un roble. No tardo nada.

-Se marea y todo, no está para salir. -No salimos.

-Es muy cabezón tu padre, y muy mal enfermo,

muy malo, muy malo.

Siéntate, que estoy contigo ahora mismo.

Cariño, pero ¿todavía estás despierto?

No podía dormir dándole vueltas a esto de Chema.

Pues tengo una buena noticia: lo hemos soltado.

Tu amigo Chema es inocente. Ya lo sé.

¿Y eso? Me ha mandado un mensaje

contándome lo del virus.

Pues ya ves tu.

El verdadero culpable es un listo que le hackeó el ordenador,

y lo utilizó de almacén para guardar todas sus...

porquerías. ¿Sabéis quién es?

Sí, es un informático de una multinacional,

se gana un sobresueldo reparando equipos particulares.

A Chema se le estropeó el ordenador, se lo llevó a reparar,

y aprovechó para infectarlo.

¿Tan sencillo era todo?

Yo no diría tanto como sencillo.

Nos ha costado un montón detectarlo, el virus era muy sofisticado.

Y no descartamos que haya sucedido lo mismo con otros ordenadores.

Y siempre con el mismo "modus operandi", ¿no?

Cuando lo llevaban a arreglar.

Pues no, yo creo que aprovechaba para infectarlos

a través del correo electrónico.

Muy bien.

Desde luego, Chema y las demás víctimas

ya han sufrido un buen escarnio público,

a ver ahora quién limpia esos nombres.

Pues sí.

Porque los han juzgado y los han condenado

tanto en la calle como en las redes.

Yo no sé. Sobre todo a Chema.

Después de salir en la portada, lo están despellejando en las redes.

Yo creo que mañana, los responsables

tendrían que pedirle perdón públicamente.

Sí, porque tiene derecho a que se le restituya el honor.

Y yo espero una rectificación del colegio

y de la presidenta del AMPA, que ya le vale.

Nosotros vamos a emitir un comunicado sobre su inocencia

desde la comisaría. ¿Y crees que servirá para algo

que va a volver todo a la normalidad? Yo pienso que no.

Va a seguir necesitando ayuda.

Lo han quemado en la hoguera.

Tu amigo Chema es un buen hombre.

Y tú también, cariño, y me gustaría disculparme.

¿Por?

Por no haberte creído.

Por no haberme dejado convencer

y por haberme puesto un poco bruta.

Me gustaría decirte que estoy muy orgullosa de ti.

De cómo eres, y de lo leal que eres con tus amigos.

Con las cosas que te importan.

Pobre Chema.

-Sí, tú no te preocupes.

Ya sabes que yo soy una luchadora

y que antes de morir voy a dar mucha guerra.

(Puerta)

Coco, te dejo, ya hablamos en otro momento

y me cuentas me cuentas más cosas de Grecia.

Sí, yo también. Un beso. Chao.

-Elvira, ¿puedo pasar?

Cada vez me gusta más esta casa.

Creo que estoy empezando a cogerle cariño.

-¿Qué quieres? Mis hijos están trabajando.

Supongo que ya lo sabes, por eso has venido.

-Tranquila, no vengo a aprovecharme de una pobre enferma.

Mira, te he traído un regalo, unas pastas.

-¡Bah! -Hay que llevar algún detalle

cuando se va de visita. -Métetelas donde te quepan, capullo.

-Vale.

No pasa nada, ya te las tomarás luego.

Mira, mira, mira...

¿Qué es esto? ¿Una nueva adquisición

para la colección de arte de los Soler?

-Deja eso donde lo has encontrado.

-Me parece bien que te des algún capricho.

Después de los malos tragos que has pasado te lo mereces.

Aunque yo hubiese empezado por cambiar el mobiliario.

¿Qué pasa, has venido a criticar los muebles de mi casa?

-La verdad es que todo resulta de lo más pobretón.

Me sorprende mucho que no has cambiado nada,

después de haber pillado ese gran pellizco.

-Mira, si no te gustan mis muebles, te vas y no los ves.

Mira tú qué fácil. -Muy lista, me encanta.

Te agarras al tema de los muebles para no hablarme de ese pellizco.

-No sé de qué me hablas.

-No pasa nada, ya te refresco yo la memoria.

-Si crees que puedes venir a intimidarme cuando te dé la gana,

lo llevas muy claro.

Vete con cuidadito, no salgas escaldado.

-Me encanta tu sentido del humor.

En fin, vamos a centrarnos y hablamos de negocios, ¿te parece?

-Yo contigo no tengo nada de qué hablar.

Ya te dijo Luis que no te íbamos a vender el pub.

-Es que yo no vengo a hablar de ese negocio,

igual de eso hablamos luego.

Vengo a hablarte de los negocios de casas de apuestas

¿te suena ya el tema? -No tengo ese disco.

-Muy graciosa. -Sí.

-Déjame que te explique los detalles.

Ayer unos ladrones robaron una casa de apuestas,

y dieron un golpe perfecto,

o al menos eso creen ellos.

Por cierto, tu hijo Ricky apunta maneras,

cada vez se comporta más como un profesional.

¿Sorprendida?

-¿Cómo has conseguido esas fotos?

-Bueno, antes de llamar a Ricky

el Guille me llamó a mí para proponerme el golpe.

Al final fui yo el que terminó proponiéndole a él un trabajito,

que dejara grabando las cámaras de seguridad.

-¿Qué narices quieres? -¿No lo adivinas?

Sí que estás perdiendo facultades.

Debe de ser muy duro perder la cabeza poco a poco.

-Quieres chantajearme para...

que esa información no llegue a manos de la policía.

-Chica lista.

Por fin tengo a la familia donde yo quería,

en la palma de mi mano.

-¿De cuánto dinero estamos hablando? Dilo de una puñetera vez y acabamos.

-Quiero el botín del robo.

Pero esa no es mi única exigencia

también quiero que me vendáis el Moonlight,

y esta vez pongo yo el precio.

De lo contrario, tus hijos van a la cárcel.

-Eres un miserable.

-Vamos, mujer, no te lo tomes por lo personal.

Esto son solo negocios, y estamos entre maleantes, ¿no?

-Lárgate de mi casa ya. -Está bien, te dejaré pensártelo.

Por cierto, esta cosa me la llevo yo.

Me encanta el rollo kitsch.

(SANTOS RÍE)

Entonces, ¿ha confesado? No le ha quedado otra.

Es el único que ha tenido acceso al portátil de Chema,

y cuando le acusamos de producir alguno de esos vídeos,

el muy cerdo se ha venido abajo.

-Le he ofrecido al director una reunión extraordinaria con AMPA,

para aclarar yo, personalmente, todo lo ocurrido.

Me ha dicho que no, que no me acerque por allí.

Que está el ambiente muy caldeado y que iría todo a peor.

Yo no sé cómo puede ir a peor.

-Álvaro, ¿qué te pasa, hijo? -Lo que le pasa es que está mosqueado

porque Silvia se ha echado un amiguito nuevo.

-¿Está saliendo con otro? -Saliendo saliendo no lo sé.

Anoche se plantó en el Moonlight con un poli guaperas.

Le caerá una buena condena. Se le imputarán dos delitos:

pedofilia y violación de la privacidad

por haber instalado ese virus a control remoto en tu ordenador.

Pues muy bien.

Mi compañera ha redactado una nota de prensa

para lanzar a los medios explicando claramente tu inocencia.

Quiero que sepas que nosotros no tuvimos nada que ver

con la filtración de la noticia.

De hecho, se ha abierto una investigación

para saber cómo llegó tu nombre a la prensa.

-Pero el mal ya está hecho.

-¿Me estás diciendo que te ha dejado fuera del caso ese tío a ti?

-Te digo que se ha hecho muy grande y yo estoy muy limitado.

-¡Que no me jodas más, Elías! ¿Estás dentro o estás fuera?

Si tú estás fuera, yo también estoy fuera.

Y si no has hecho nada para evitar todo eso,

estás rompiendo la palabra que me diste,

porque este caso ha dejado de ser prioritario para ti, ¿sí o no?

Estamos perdiendo el tiempo.

Lo que tenemos que hacer

es encontrar el lugar donde almacena la droga.

De momento no se ha acercado a ninguna nave ni local sospechoso.

Pero tiene que tenerlo,

al menos tiene que estar preparando el terreno.

¿Cómo que te beso? Siéntate y cuéntamelo.

La comida fue bien, teníamos buen rollo.

Volvimos dando un paseo y de repente, en mitad del parque me besó.

¿Y tú qué hiciste? Pues largarme de allí, Claudia.

Por eso no quiero cogerle el teléfono.

¿Y se lo has contado a Emilio?

Hola.

¿Qué tal? Bien, con un compañero, Alejandro.

Font, Alejandro Font. Encantado.

Cuando me has invitado a cenar esta noche,

era porque estabas deseando salir de La Parra.

Es evidente que el encuentro con tu ex

te ha puesto bastante nerviosa, y a él también.

Me incomoda encontrármelo. Si solo es eso...

-¿Qué te ha pasado? ¿Cómo te has hecho eso?

-En el parque me... -Siéntate.

(LLORANDO) Con mi madre me han apedreado.

-¿Los conocías? -Sí, del barrio.

Me han identificado enseguida como el pervertido.

-Os han grabado dando el palo a la casa de apuestas.

-¿Qué dices? -Sí.

Ayer vi las fotos tuyas en el local, y tuyas en la furgoneta esperándole.

-No puede ser. -¿Quién te las enseñó?

-Santos Mercader.

-Hola. -¡Tú de qué coño vas!

-Quítame las manos de encima.

No tenemos por qué ponernos violentos.

-¿Estás seguro?

Mi madre nos ha explicado tus exigencias.

Otro en mi lugar te hubiera metido un tiro en la cabeza

nada más abrir la puerta.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 569

Servir y proteger - Capítulo 569

07 ago 2019

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 569" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 569"
Programas completos (581)
Clips

Los últimos 1.838 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios