www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5278732
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 532 - ver ahora
Transcripción completa

-¿Estarías dispuesto a participar en mi próximo golpe?

-¿En qué estás metido?

-Nos ha ofrecido robar un cajero.

-Es un negocio redondo.

Solo necesitamos un todoterreno y prepararlo para la ocasión.

-Hay que tener poca vergüenza

para vivir de un hijo al que abandonaste.

(RICKY) -Nos vamos a levantar mucha pasta con este golpe.

Vamos a reventar un cajero, necesitamos el coche.

-No me cuentes nada. Yo no quiero ser vuestro cómplice.

-Necesitamos dos horas. -Pues os queda un minuto

o llamo a la policía. -Álvaro, por favor...

¿Entonces no has recibido noticias de tu padre últimamente?

No. Y no tengo ninguna gana.

-Deberíamos aumentar la dosis. Empiezo a no dormir

y cuando me pasó de cafés me pongo como una moto.

-Te hago la receta, pero prométeme que no aumentarás la dosis.

Álvaro entiende que yo quiera pasar el rato con una amiga.

No necesito que nadie me acompañe ni que deje de hacer sus planes,

no necesito que nadie me tenga compasión.

-Me pidió que le renovara la receta de sus ansiolíticos.

¿Crees que se está enganchando?

No creo.

Pero me extrañó que me lo pidiera a mí y no a su psiquiatra.

-Perdona, está cerrado.

-Me vais a atender ahora, ¿estamos?

¡Vale, levanta las manos! ¡Tú levántalas también!

-Damián no es violento.

-¡Mis cojones! ¿Y esto qué?

-Escúchame: solo quiero que te vayas y nos dejes tranquilos.

-O sea que uno me entretiene y el otro...

(Golpe)

-Boli, vamos a hacer una cosa, vamos a llamar a la policía.

Pero no le podemos decir que yo tengo una pistola,

porque me harían muchas preguntas y no tengo respuesta para todas.

No te estoy pidiendo que mientas, solo que no lo digas.

Si no te hacen preguntas, no les digas nada de la pistola.

-¿No quieren añadir nada más antes de firmar?

-En principio, no. ¿Tú tienes algo más? No, ¿verdad?

-No.

-Pues voy a imprimirla.

-Bueno, un agente vendrá ahora para acompañarte.

Eres un buen tipo.

-Hay que denunciarle y sacar a Ricky de Madrid.

Buscaremos una coartada y ya está.

-Pero ¿tú has visto la influencia que tiene sobre Ricky?

Hijo, trágate tu orgullo esta vez.

-Lo mejor que puede hacer ese tipo es conseguir el dinero cuanto antes

y tirarse a Marsella de una vez.

-Me fastidia que tengáis tantas ganas de que se vaya.

-Saben que estoy aquí, ¿y qué?

-Pero ¿cómo que "y qué"? Si van detrás nuestro,

van detrás de mí y de los chicos.

-Tranquila, no me moveré de aquí. Me quedaré quietecito

hasta la hora de dar el golpe.

-Ándate con mucho ojo.

(Música emocionante)

(Música tranquila)

-¡Buenos días! He hecho café.

¿Eso no son las pastillas de Espe?

¿Qué haces con ellas?

-Creo que se toma más dosis de la que debe y me preocupa.

-Tía, le va a sentar fatal esto.

-¿A ti se te ocurre algo mejor

para que se olvide de ellas un rato?

¡Buenos días! ¡Hola!

Me he levantado con ganas de zumo. ¿Queréis?

No. Yo sí.

Pues marchando un zumo natural lleno de vitaminas.

Te has levantado de buen humor.

Pues sí, me he levantado llena de energía.

En la ducha he estado pensando solicitar a Subdelegación

un curso sobre el manejo de VioGén.

Suena bien. Hace años que no se imparte ninguno,

y entre la gente nueva y los traslados

estará bien que aprendan a fondo cómo funciona el programa.

A mí o me explicas lo del VioGén o estoy muy perdida.

-Es una herramienta de seguimiento para la violencia de género.

Se reúnen los datos de las víctimas,

lo que hay en los archivos policiales

sobre los maltratadores,

los informes periciales...

¿Alguien ha visto mis pastillas?

¿Qué tienes ahí?

¿Me lo vas a explicar

o me lo tengo que imaginar yo sola?

Perdona, las he visto y...

No debí haberlas cogido.

Pues no.

Ha sido un comportamiento inútil e infantil.

Además, si se te ocurre esconderlas, tirármelas o algo así,

no voy a tener problema en ir a que me receten más.

-Espe, nosotras solo queríamos ayudarte.

-Ayudarme, ¿cómo?

No nos gusta verte tan dependiente. ¿Dependiente?

Yo no soy dependiente de nada.

Te has puesto nerviosa cuando no las encontrabas.

A ver si te enteras: estoy pasando un bache.

¿Vale? Y me gustaría que me apoyaras,

no que me echaras la charla como a una yonqui.

-Espe, no te lo tomes a mal,

pero los medicamentos estos

enganchan igual o más que las drogas.

Lo digo por experiencia, lo pasé muy mal con Iago.

-Venga, no compares.

¿Qué te pasó?

Que estaba pasando por un momento de bajón. Estaba perdida,

Y él apareció como un salvador,

empezó a decirme cosas bonitas sobre mí, mi potencial,

y me dio unas pastillas que me hacían sentir superbién.

Lo que pasa es que al final no podía depender de otra cosa

que de él y de esas pastillas para ser feliz.

-A mí no me han lavado el cerebro. Me lo ha recetado un médico.

Pero te estás tomando las que quieres,

más de la dosis habitual. Tomo la dosis que necesito.

Si sigues así tendré que informar a Miralles.

¿Ah, sí?

Pues muy bien, haz lo que quieras.

Yo voy a llamar a comisaría para decir que me encuentro mal,

que alguien me ha amargado el día.

-Buenos días, hijo.

-Lo serán para ti. Yo no he pegado ojo.

(ELVIRA SUSPIRA) -Venga, tómate un cafetito

y come algo, que te sentará bien.

-Qué sencillo lo ves todo siempre, ¿no?

¿Esperas contentarme con eso como cuando era un niño?

-Deja de darle vueltas al tema,

has hecho lo que debías. No puedes denunciarle.

Si cae tu padre, caeremos todos.

¿O qué querrías,

que estuviéramos todos en prisión y venir a vernos los domingos?

Ibas a estar más solo que la una.

-Llevo así una buena temporada.

-"Joé", nano, cómo me gusta que estemos en el mismo equipo.

-No te confundas, yo no estoy en el equipo de nadie.

No me queda otra opción que mirar a otro lado.

-Gracias por la cobertura, Álvaro.

Sabemos el esfuerzo que haces.

-Ni me lo recuerdes, Luis.

No sé qué pasará si Silvia se entera de que Dimas es nuestro padre.

¿Qué mierda de novio le miente así a su chica?

-¡No seas agonías! Piensa en el dinero que vamos a ganar.

-Yo no pienso tocar ni un euro de ese dinero.

Solo quiero que Gabriel se largue de una vez.

(Timbre)

A ver si mañana somos capaces de dar ejemplo.

Os quiero puntuales y despejados.

Se incorpora la nueva inspectora de la UIT: Ángela Betanzos.

Esperad por lo menos al segundo día para las peticiones atrasadas, ¿eh?

No queremos que salga corriendo.

Queremos que se lleve una buena impresión.

Intento de robo en la ferretería:

Elías y Nacha, ponednos al tanto.

El detenido se llama Ricardo Yeras, conocido como Pichu.

Es un adicto a la heroína

con una ficha policial cargada de robos, agresiones,

desorden callejero. ¿Nacha?

-Sí, casi siempre robos con violencia

ocasionados por el síndrome de abstinencia a la heroína.

-Suerte que el ayudante de Damián lo redujo,

porque estaba con el mono y habría sido capaz de todo.

Por lo menos está fuera de las calles

y además también habéis pillado al camello, ¿no?

Lo llamaba desesperado desde la ferretería, sí.

Mira, uno menos vendiendo porquería.

¡Sí, señor! Un dos por uno se han marcado ahí.

-No es para tanto, que el camello ni siquiera es del barrio.

Venga, que no hemos terminado.

Ayer llegó una denuncia de los dueños de un local de ocio

que encontraron una cámara de vídeo

que grababa en los baños de señoras.

¿Hubo otra denuncia el mes pasado?

Sí. Sánchez se encarga de la investigación

buscando coincidencias entre las cámaras

y la tecnología usada, para ver si es el mismo sujeto.

Y ahora, Nacha, por favor, reparte.

El robo en el polideportivo:

todavía no sabemos la identidad de los asaltantes.

¿Me había parecido oír que había una pista?

Sí. En un momento pensamos que podía estar relacionado

con unos robos producidos hace 17 años

en la zona de Valencia.

Mismo "modus operandi"

y el autor está relacionado con los Soler.

El padre, ¿no?

Sí: Gabriel Campos.

No hemos podido probarlo, porque lleva años desaparecido

y su exmujer dice no saber nada de él desde que los abandonó.

¿Y en qué punto estamos?

Pues hay un tal Dimas que ha aparecido por el barrio

y se le ha visto con los Soler en repetidas ocasiones.

Pero no hemos podido confirmar nada.

Pensamos que podría ser Gabriel.

Si os enteráis de algo, por favor, me avisáis de inmediato.

Y todos a trabajar.

Silvia, por favor, quédate un momento.

He traído unos churros.

Es que viniendo me he encontrado una churrería,

de esas de toda la vida,

y me he acordado de cuando desayunábamos juntos

los fines de semana en Valencia.

¿Te acuerdas, Álvaro?

-Sí, claro que me acuerdo. Como el día de mi comunión,

o el día que el Valencia ganó la liga.

Son los únicos días que trajiste churros.

(RÍE) -¡Sí que tienes memoria, sí!

Simplemente quería tener un detalle contigo

por haber pensado en el bien de la familia.

-Un detalle habría sido ser un buen padre.

O no meter un coche robado en mi negocio.

-No le hables así, te está pidiendo disculpas.

-Bueno, basta.

Hay que empezar lo que hemos empezado.

Para eso mejor que estemos tranquilos.

-Yo ya he aportado lo suficiente.

Paso de escuchar un tema del que no quiero saber nada.

-Espera un momento, Álvaro.

Espera, tu madre no ha terminado de hablar.

-A ver, hijo, necesitamos que hoy el taller no se abra,

para poder preparar el coche.

Nadie puede molestarnos.

-Espero que no hables en serio.

Mamá, el taller es mi negocio, no puedo no abrir un día.

¿Sabes las pérdidas que tendría?

-Las cubres con el dinero que saquemos.

-No voy a tocar ni un euro de ese dinero. ¿Te queda claro?

-Haz lo que quieras. Hoy el taller no se abre.

Tenemos que buscar una excusa creíble.

-Ah, eso es muy fácil,

se cuelga el cartel de "Cierre por defunción".

-¿Tú eres imbécil o qué?

-Yo que sé, baja por enfermedad. -¿Y qué hago?

¿Me quedo en casa para que nadie me encuentre por la calle?

-Eso le puede pasar a cualquiera, coger un virus.

-Cierre por interrupción del suministro eléctrico.

En la manzana del taller están reformando la red eléctrica.

-Esa idea es brillante.

Sería causa de fuerza mayor y nadie podría cuestionar

una mala gestión por tu parte.

(TIRA LAS LLAVES)

-¡Ricky!

-Hasta luego, familia.

(Portazo)

Tú vives con ella. ¿Cómo crees que está?

(OPTIMISTA) Bueno, tiene sus momentos.

Esta mañana me ha puesto un mensaje que no me ha gustado.

Dice que no iba a venir a trabajar porque había vomitado

y no se encontraba bien.

¿Es el motivo por el que no ha venido?

Le habrá pasado cuando yo ya me marchaba de casa.

Me he ido pronto y casi no la he visto.

Silvia, te pregunto no porque te quiera sonsacar información,

es porque estoy seriamente preocupada por ella.

¿Cómo la ves tú?

Pues no, no está en su mejor momento.

No ha vuelto a ser la misma desde el episodio de Pablo

y la muerte de Fede, y me preocupa que se quede anclada

y que no sea capaz de salir adelante.

Al principio la veía bien. Se reincorporó y tenía energía,

y parecía que no había pasado nada...

Pero ahora...

¿Qué está pasando?

Que la veo desmoronarse por momentos.

Está baja de ánimos.

Cambios de humor fuertes,

y no duerme bien.

Y me da que le está cogiendo el gusto a los ansiolíticos.

Eso son palabras mayores.

Quizá sea el "shock" postraumático.

Pasó la evaluación psicológica antes de reincorporarse.

A veces los síntomas se manifiestan bastante tiempo después.

Es posible que en un primer momento se sintiera bien,

se sintiera valiente por sobrevivir a lo que pasó.

Puede ser.

Yo también estoy preocupada y no sé qué hacer.

Lo que hay que hacer en estos casos es estar muy pendientes,

sin atosigarla, claro.

Ya, pero ¿hasta cuándo?

Me da miedo que esto se alargue o que vaya a más.

Dale tiempo a ver si ella es capaz de salir por sí misma.

Y, si no, pedimos una segunda valoración.

Lo ideal sería que fuera voluntariamente

a los servicios psicológicos.

Y en el caso de que la terapia no funcionase,

estaríamos hablando de una suspensión, ¿no?

No adelantemos acontecimientos. Estaremos pendientes de ella

y vamos a ayudarla. Vamos a tener fe, ¿vale?

(Música dramática)

(Música sombría)

(Campanilla de entrada)

¿Qué haces aquí?

-Vengo corriendo desde el autobús.

-Pero ¿no te pasaron la nota los de prisiones?

Les dije que hoy no hacía falta que vinieras.

-Sí, me la pasaron. Pero ¿yo qué hacía todo el día por ahí?

Y sabía que ibas a venir, no te iba a dejar "tirao".

-Pues se agradece, ¿eh?

-En realidad vengo tarde por culpa de la confesión.

-¿Qué confesión?

-He confesado en la cárcel antes de venir.

-¿Qué has confesado?

-Que en realidad...

me hubiera gustado no usar la violencia contra Pichu.

-Bueno, yo creo que eso Dios lo entiende.

Lo hiciste para salvarme la vida.

(EXHALA CON FUERZA)

-Ya, pero...

también mentí a la policía.

Porque no les dije... lo del arma.

-No mentiste.

Exactamente no mentiste.

La policía no te preguntó, ¿no?

Por otra parte, aunque así hubiera sido,

lo hiciste por mí, por ayudarme.

Y eso es un acto de caridad.

-Puede ser.

-Toma.

-No hacía falta, mujer.

-Ya que venía a por los análisis

y te he traído tu pincho de tortilla, bien calentico.

-Me voy a pasar la mañana pensando en cuándo me la podré comer.

-Pues haz un hueco, que no se te enfríe.

-Los análisis muy bien, de libro.

Cuídate la tensión: menos sal y menos café.

-Y más caminar, lo sé.

-Ahora que hace buen tiempo, aprovecha.

-Se lo diré a Elías, a ver si me acompaña.

Muchas gracias, Antonio. -No hay de qué. A ti.

-¡Hasta luego!

¡Ah! Hola, Silvia.

Dime tu apellido. No estás en el listado.

No hace falta que busques, no tengo cita.

La enfermera me ha dicho que tenías un hueco.

Tranquila, cuéntame qué te pasa.

Tendré que abrirte un historial, ¿no?

No vengo por mí. Soy compañera de piso de Espe Beltrán.

Vengo por ella. Me preocupa el cambio que ha dado.

Lo que me pides incumple la confidencialidad médico-paciente.

Lo sé, pero no estaría aquí si no creyese que es mi mejor baza.

Antonio, he hablado con ella, pero es muy difícil.

Espe aún se está recolocando por la pérdida de Fede

y del trauma que supuso que Pablo fuera el estrangulador,

y hay que tener un poco de paciencia.

Lo sé, y soy la primera en apoyarla,

pero me preocupan los cambios de humor que tiene.

No sé si tienen que ver con las pastillas.

Porque se las recetaste tú.

Sí. No debería decírtelo, pero sí. Iba a llamarla a ver qué tal está.

Pues no sé qué te va a contar,

pero yo creo que le ha dado un bajón.

¿Por qué? ¿Qué ha pasado?

Espe se toma lo de las pastillas como si fuesen caramelos.

Se las toma cuando le apetece.

Y tiene un comportamiento extraño con nosotras.

¿A qué te refieres?

Contestaciones con salidas de tono,

e incluso le está saliendo un lado agresivo.

A veces parece otra persona.

Eso sí que es preocupante.

Le renové la receta que le prescribieron con el alta,

pero a condición de que pidiese cita en Psiquiatría.

Y desde luego de que no superara la dosis.

Pues me consta que no sigue ninguna terapia

y que no ha vuelto a pedir cita.

Vamos a ver el historial.

Sí, solicitó el alta anticipada,

fue al psicólogo para superar la valoración

y pidió cita en Psiquiatría, pero no volvió.

Así es.

Bueno, tiene una revisión en un mes.

Podría adelantarlo. Hay un hueco en 15 días.

¿No podría ser antes? Me preocupa que la cosa vaya a más.

Esta mañana se ha inventado una excusa para faltar al trabajo.

Podría hacerlo por urgencia, pero tendría que justificarlo.

¿Te parece bien que hable con ella?

Sí. Porque le diga lo que le diga lo hago todo mal.

Es como si hubiese un muro entre nosotras.

Espe está viviendo un estrés postraumático,

y eso hace que se aísle.

Eso puede tener episodios de evasión.

¿Y cómo puedo ayudarla?

Sobre todo, dejándole su espacio.

No conviene para nada que fuerces el diálogo.

Estar encima, pero sin que lo note.

Eso va a ser complicado.

El estrés postraumático es una cosa muy delicada.

Intentaré hacer lo que me dices.

Es importante que la apoyes,

pero tiene que dar ella el primer paso.

-Aquí tienes. -Gracias.

-¿Qué tal? ¿Cómo vas?

-Bueno, ahí voy.

Sin terminar de creerme el revuelo que se ha montado.

-Es que el caso ha salido en un montón de sitios.

-Afortunadamente, de momento no me insultan por la calle

ni me señalan con el dedo.

-Quiero que sepas que te admiro muchísimo.

Y sé de mucha gente que también está de tu parte,

sobre todo las que han vivido algo parecido

y no se han atrevido a dar el paso.

-Algunas me han contactado por redes para contarme su caso

y para agradecérmelo.

Y aunque me siento muy emocionada con todo eso,

no sé, me está dejando un mal sabor de boca.

-Hombre, ha sido un mal trago.

-Pero, bueno, intento ser positiva

y pensar que lo he parado a tiempo.

Pero no sé...

¿Cómo fui tan tonta de pensar que podría triunfar

de la noche a la mañana? -No es culpa tuya.

-Paty, Carlo D'Agostino se aprovechó de mi ingenuidad

y me hizo creer que tenía talento,

cuando lo único que quería era acostarse conmigo.

-Sara, no hables así. Tienes muchísimo talento

y no permitas que ese cerdo te haga pensar lo contrario.

No, tía, tienes que seguir intentándolo.

De verdad, tienes que intentarlo,

o será como si hubiera ganado él.

-Ya, pero ¿qué pinto yo en ese mundo?

Hay gente que lo intenta una y otra vez

y lo máximo que consigue es tocar en salas pequeñas.

-Y gente que graba un vídeo, lo sube a internet

y de repente está llenando estadios.

-Pero la gente ya tiene una opinión formada sobre mí

antes de escucharme cantar.

Y para mucha gente seré una heroína,

pero para otros soy una buscona

que intenta acorralar a un pobre productor.

-Pues a esas personas, ni caso, porque no tienen ni idea.

Yo te quiero ver con la cabeza bien alta.

-Bueno, me tengo que ir.

Gracias. -A ti.

(PATY SUSPIRA)

-Boli. -¿Qué?

¿Te puedo hacer una pregunta? Si no quieres, no contestes.

-Adelante.

-Es sobre tu fe.

¿Tu Dios nunca te ha decepcionado?

¿Nunca te has cuestionado las decisiones que toma?

-Él sabe lo que hace.

-Y si Él sabe lo que hace

y Dios está contigo, como siempre me dices,

¿por qué permitió que entrara ese yonqui para atacarnos?

-Lo de ayer fue una prueba.

-¿Una prueba de qué?

-Una prueba para medir nuestra fortaleza

y nuestra compasión.

Ayer intentaron atracarnos y conseguimos evitarlo, ¿no?

Ojalá hubiera sido con la palabra y no con la violencia, pero...

Me habría gustado ayudar más a Pichu, no sé a ti.

-Sí, supongo que a mí también.

-Yo hace unos años era igualito a él.

Y mira ahora.

Mi fe es hoy incluso más fuerte que la de ayer.

(Campanilla de entrada)

Hola, buenos días. (DAMIÁN) Buenos días.

¿Qué tal después del susto de ayer?

Afortunadamente, solo quedó en un susto, gracias a Dios.

Bueno, gracias a Dios y a mi compañero.

-Tampoco fue nada.

A mí lo que me habría gustado

es ayudar un poco a Pichu y que fuera por el buen camino.

De momento ese camino le va a llevar al juzgado,

a él y al camello que le suministraba la droga.

¿El camello era del barrio?

No, Distrito Sur solo era otro de sus puntos de venta.

Enhorabuena, Elías y Nacha me han informado de todo.

Ellos tampoco saben lo que tuve que hacer para intentar convencerle.

Aunque lo que realmente me hubiera gustado

era haberle convencido

a través de la palabra y no utilizando la violencia.

Eres un héroe.

Yo no soy ningún héroe.

¡Eh, eh! ¿Adónde vas con tanta prisa?

Perdona, no te había visto.

Me piro al taller.

No hay luz, ha habido un fallo en el suministro.

Vengo de la compañía y me han dicho que en un par de horas volverá.

Ostras, qué faena.

¿No te han avisado ni nada?

Al parecer hay un cartel, pero no me había dado cuenta.

Toda esa zona está en obras. ¿Cómo te las estás apañando?

He solucionado todo lo que he podido manualmente,

pero he tenido que llamar a clientes

para decirles que me iba a retrasar.

¿Has pensado en alquilar un generador auxiliar?

¿Y esta pregunta?

Por darte ideas, como te veo tan agobiado...

Anda, vete, que tienes la cabeza en otro lado.

Hablamos esta tarde con calma.

No sé si voy a poder.

Como vuelva la luz, no sé ni a qué hora voy a terminar.

Cuéntamelo. No me dejes con la intriga.

Si es una chorrada.

Quería preguntarte si estás bien.

¿A ti preocupa algo?

¿A mí? No, ¿por qué lo preguntas?

No sé, ayer estabas un poco raro en la llamada.

¡Ah! Es por eso.

Es que me da rabia no poder ayudarte con lo de Espe.

Me da pena que esté así. Hoy no ha venido a trabajar.

Normal. Todos tenemos un mal día. Dale tiempo.

A lo mejor te estás agobiando de más,

como conmigo en la llamada de ayer por la noche.

Puede que tengas razón.

Me piro, tengo cosas que hacer. Luego hablamos.

(Móvil)

Dime, Paty.

¿Que Espe está dónde?

No, para, para...

¿Qué quieres decir con rara?

Vale, no te muevas de allí. Voy para allá.

Chicos, por aquí.

¿Está ya superado el susto de anoche?

-Ahí vamos, poco a poco.

-De verdad, que tú, qué sangre fría. Por cierto, te debo la bombilla.

-Sí, hombre, te voy a cobrar la bombilla.

Sangre fría la de este. Si no es por él, no lo cuento.

-Tú hoy te mereces el plato estrella de la casa.

¿Te gusta la paella? -Sí, me gusta la paella.

De hecho, hace mucho que no me tomo una decente.

Mejor no te cuento cómo está la de la cárcel.

-Pues paella para ti. ¿Tú también, Damián?

-Venga, paella también.

-Perdonadme, pero es que estoy sola,

Paty se ha ido a hacer un recado y la estoy esperando.

-Oye, paella y un vinito, ¿no? Habrá que celebrarlo.

-Yo con agua. Tú pide vino, lo celebramos igual.

Voy al baño a lavarme las manos.

-Perdonadme, ¿qué queréis de beber?

-Nada, agua. El chico es abstemio.

-Este crío me tiene "aluciná", ¿eh?

Hay que ver lo "educao", lo dispuesto que es,

y encima parece un trozo de pan.

-Eso parece.

-Voy a por la paella.

(Música melancólica)

(Golpes en la canasta)

Paty, ¿cómo está?

Lleva así desde que he llegado.

Con la mirada perdida, como si fuera un zombi.

¿Y has hablado con ella?

No. La he saludado cuando he llegado,

pero ni ha girado la cara.

Es como si no estuviera aquí.

Estaba asustada y lo que se me ha ocurrido ha sido llamarte.

¡Es que parece sonámbula, mírala!

¿Qué hacemos?

¿Qué haces aquí sola?

No estoy sola.

Estoy viendo jugar a estos chicos. Gana ella, 11-15.

¿Y qué, te vas a animar a jugar con ellos?

¿O solo querías pasar la tarde?

Estoy bien aquí.

Voy a quedarme todo el tiempo que quiera.

Claro.

No sabía que te gustara el baloncesto.

(ENSIMISMADA) Me trae recuerdos.

Yo soy más de vóley, ¿sabes?

Siempre querían que jugase al baloncesto

porque era de las altas,

pero la verdad es que se me da fatal.

En verano... me pasaba las horas muertas

en la cancha del pueblo de mi madre.

La canasta estaba vieja...

Tenía la red rota y el aro estaba torcido, pero...

lo bonito

era juntarnos allí todos después de la piscina,

chicos y chicas, de todas las edades.

Recuerdo...

las risas.

Y recuerdo las caras rojas como tomates

del sol del verano.

Allí siempre era verano.

Sí que es verdad que se está bien aquí.

Igual deberíamos pensar en ir volviendo a casa.

No quiero volver a casa.

Imagino que volver a la casa ahora para ti

es como una cárcel.

Han pasado tantas cosas allí... Y en comisaría.

No debe de ser nada fácil para ti

volver a una rutina cuando todo es distinto.

Tú eres distinta.

No, imagino que no está siendo nada fácil encontrar tu hueco.

(SOLLOZA)

Estoy bien aquí.

Quiero quedarme.

Espe, te estás refugiando en un recuerdo de la infancia.

En un momento que fue feliz, pero no es real.

Aquí no están esos niños

y no siempre va a ser verano.

¿Y qué más da que no sea real?

A mí me hace sentir bien.

Los chavales ya se han ido y acabará anocheciendo.

Pero no vamos a irnos a ningún sitio sin ti,

porque somos tus amigas.

Así que nos quedaremos aquí

hasta que te sientas preparada.

(LLORA) Tengo miedo de irme de aquí.

Lo sé, asusta.

Te prometo que no vamos a dejarte sola.

Va a salir todo bien, Espe.

(SOLLOZA)

Venga.

Sí, por supuesto que me hace ilusión asistir.

Es todo un honor.

Ya conoce mi situación... Antes de dar un sí definitivo,

tendré que organizar la logística en casa.

Por supuesto que sí, mañana les daré una respuesta.

Gracias, muy amable, adiós.

(Llaman a la puerta)

¿Y esa sonrisa?

Si es algo bueno, compártelo conmigo, que lo necesito.

Pues que me acaban de llamar de Jefatura.

¿Desde cuándo eso son buenas noticias?

Desde que me han llamado para comunicarme

que han pensado en mí para asistir, junto con otros dos comisarios,

a un congreso de Europol en La Haya.

Eso sí que es una gran noticia.

Suena como ir a las olimpiadas de la policía.

Algo así. La verdad es que todavía no me lo creo.

Vas a ir, ¿no?

Les he pedido un poco de tiempo para pensarlo.

Son diez días y tengo que organizar la cosa en casa.

Tienes que ir,

es bueno para tu prestigio y el de la comisaría.

Pero mi prioridad son mis hijos

y son muchos días para quedarse con los abuelos.

Pues déjame que te ayude.

Tus hijos son majísimos, ayer lo pasé genial con ellos.

Ahora, terminé muerta. Qué energía tienen a esa edad.

No sabes lo que me costó acostarlos.

¿Seguían con la canción de Emilierche y Merchiemilio?

No me lo recuerdes que estoy de la bromita ya...

No suena tan glamuroso como Brangelina, pero no está mal.

¿"Brangeli" qué?

(RÍE) Nada, déjalo.

Oye, este paquete, lo han traído de Personal.

¿Te lo dejo a ti o a Miralles? Déjamelo a mí,

que es referente a la nueva inspectora de la UIT

que por fin se incorpora mañana.

Vale.

(SUSURRA) Merchiemilio.

(SUSPIRA)

-¿Se puede?

-¿Qué haces aquí todavía? Creía que te habías ido.

-No puedo irme sabiendo que hay algo a medias

y menos sin despedirme de usted.

Las facturas y la nota de gastos para la presentación trimestral.

¿Quiere verla o se la mando a la gestoría?

-No, ya le daré un vistazo cuando pueda.

Tenemos tiempo antes de cerrar las cuentas del trimestre.

-No hace falta que lo esconda, el periódico.

He leído la versión web.

-Entonces sabrás que esa gente lo único que hace

es publicar basura sensacionalista

porque no saben cómo seguir vendiendo periódicos

ni ganar más lectores.

No...

-Esto no lo ponía en la versión digital.

"Muchas han sido las mujeres que se han unido a la denuncia

iniciada por la donnadie Sara Barrios,

que además de ínfulas de diva tiene una ambición desmedida.

Solo así se explica que haya lanzado esas acusaciones

contra el veterano productor.

No tardaremos en verla desfilar por los platós

contando su historia y ganándose la entrada a 'realities'

para ganar su salto a la fama".

-Ya te he dicho que esa gente lo único que hace

es publicar basura sensacionalista, nada más.

Cualquiera con dos dedos de frente se dará cuenta

de que eso más que una entrevista o un artículo

es un publirreportaje pagado por D'Agostino.

-Y cualquiera se hubiera dado cuenta de que Carlo no veía talento en mí,

que solo quería aprovecharse,

pero fui tan arrogante que no supe verlo.

-¿Quieres acallar esas críticas? Demuestra que tienes talento.

Demuestra que sabes cantar

y que lo único que está diciendo ese artículo son mentiras.

Ya has hecho lo más difícil.

Has sido capaz de denunciarlo, has sido muy valiente.

Ahora no te puedes echar atrás.

-Es que creo que esto me viene demasiado grande.

-Nunca...

nunca permitas que nadie te diga lo que puedes o no puedes hacer.

La gran mayoría de la gente

no puede llegar a alcanzar sus sueños,

y tú tienes esa oportunidad.

No puedes echarte atrás ahora.

-Pero ¿cómo voy a demostrar nada

si ya tengo esta piedra en la mochila?

-Nadie sabe más de piedras en la mochila que yo.

Tú todavía eres muy joven,

pero yo he tenido que empezar desde cero muchas veces

y cada vez con más peso. Pero ¿sabes qué?

Todo lo que te propongas en la vida lo puedes conseguir

si quieres, y eres tú la que tienes que querer.

-Lo único que sé es que he perdido toda la ilusión.

De verdad, estoy cansada y no me apetece seguir luchando.

Así que, si no tiene nada más que decirme, me voy a casa.

-Está bien, como quieras. Que descanses.

(QUINTERO SE LAMENTA)

¡Maldita sea!

(SUSPIRA)

-Pensaba que te había pasado algo, estaba "asustá".

-Ya lo sé, María... Y encima a la hora de las comidas, perdóname.

Pero es que si hubieras estado ahí, habrías hecho lo mismo.

No me he atrevido a dejar sola a Espe.

-¿La has visto muy mal?

-Mal no, pero estaba como...

como ida, como si no estuviera allí.

¡Yo qué sé! Silvia dice que es un episodio de evasión,

que se ha quedado en la pista de baloncesto

porque le recordaba a su infancia.

-A veces la mente tiene sus clic para ayudarnos.

Espero que lo supere pronto. -Y yo.

De momento me he propuesto estar más pendiente de ella,

y he hablado con Silvia para coordinarnos y no dejarla sola.

-Qué buena gente sois.

-Si necesitas entrar más tarde o salir antes, dímelo,

que ya sabes que por Espe lo que haga falta.

-Pues no, Aitana, las cosas no son así.

(ENFADADA) Ya sé que sois vosotros los que os casáis,

pero las bodas no son solo cosa de los novios.

No me interrumpas, déjame hablar.

Dos claritas, por favor. Ahora mismo.

-¿Al menos me vas a enseñar la lista de invitados?

Porque me gustaría saber a quién me voy a encontrar

o al lado de quién voy a estar sentada.

-¿Qué pasa, marejada?

Sí, las bodas son muy bonitas, pero hay que pasar un calvario.

Sí, y aunque parezca que todo va como la seda,

a última hora se cuela un invitado o un cuñado se pone borracho...

-Me ha colgado, ¿te lo puedes creer?

Tal como iba la conversación, quizá ha sido lo mejor.

Te he pedido una clara, aunque igual era mejor una tila.

Es la segunda vez que lo hace. Está imposible últimamente.

Oye, ahora que caigo,

antes me has dicho necesitabas una buena noticia.

Era por eso, ¿verdad? (ASIENTE)

Lo siento,

con la sorpresa de lo de la Haya no te he preguntado.

¿Qué ha pasado?

Pues... que no me deja ayudarla en nada de la boda.

No me da la lista de invitados y no me deja opinar sobre el menú.

Estará nerviosa, no se lo tengas en cuenta.

Pues si está así ahora, el día de la ceremonia le da algo.

O a mí, que es peor.

Dale unos días para que se calme

y verás como te llama para pedirte ayuda.

Sí... conociéndola, puedo esperar sentada.

Pero te haré caso,

esperaré al fin de semana y la invito a tomar algo.

Es una opción, que te cuente qué es lo que la tiene así.

(RÍE) ¡Que me cuente!

Si consigo que quede conmigo, será un triunfo.

No sabes lo imposible que está.

(Móvil)

Mira, es ella. A ver.

A ver, Aitana, hola, hija.

Dime.

-A mí con un trozo me vale, no tengo hambre.

-¿Has estado picoteando por ahí?

-No.

-Tranquilo, hijo.

Dentro de poco, todo volverá a la normalidad.

-¿Desde cuándo esta ha sido una familia normal?

-Que estés saliendo con una policía

no te da derecho a juzgarnos.

-Pero sí me obliga a mentirle,

y eso me quema por dentro.

-A ver...

Lo estás haciendo muy bien,

solo tienes que tener un poco de paciencia.

-En cuanto tu padre se vaya, todo volverá a ser como siempre.

En nada tu padre va a volver a ser el pasado.

-¿Y Ricky?

-¿Qué pasa con Ricky?

-Que está abducido, mamá.

Desde que Gabriel ha vuelto no es el mismo.

-Sí, la verdad. Yo ya no sé cómo decírselo.

Creo que tendría que haber sido más contundente con tu padre.

-¡Buenas noches!

(RÍE) "Joé", vaya lujazo de cena.

-Sí, para celebrar que me habéis jodido un día de curro.

-Venga, no te pongas así.

Cuando veas el coche, nos vas a querer contratar.

Ya verás, niquelado. Mira, mira.

(RÍE)

-¿Qué haces con las fotos? Anda, bórralas.

-No se las he enviado a nadie. -Ricky, que las borres.

Es una prueba que te puede incriminar.

Y estando la policía tras este, hay que andar con ojo.

-¿Qué pasa?

-Nada, que tenemos que retrasar el golpe tres días.

Hay que cambiar los planes.

-¡Típico!

¿Quién me mandaría fiarme de ti?

-No recargan el cajero todavía. ¿Quieres que nos lo llevemos vacío?

-Olvidaos de cerrar el taller tres días,

por ahí sí que no paso.

A lo mejor es una señal para no realizar el plan.

-A ti lo que te pasa es que eres un "cagao".

Si fuera por ti, estaríamos en Valencia comiéndonos los mocos.

-De Valencia nos fuimos por su culpa, ¿no te acuerdas?

No tuvo bastante con fastidiarnos la adolescencia,

sino que también viene a fastidiarnos la vida ahora.

¿No ves que destruyes todo lo que tocas?

-¡Deja de hablarle así! -Tranquilo, Ricky.

Si ya sé que tu hermano

no lo dice con maldad.

Tú siempre fuiste el más despegado de la familia.

De pequeño ya parecía que te avergonzabas de nosotros.

-Eso no es verdad.

-Mira, no quiero discutir contigo, pero te diré algo:

la familia debe estar siempre por encima de todo.

-Eso digo yo.

-Esta misma noche saco el todoterreno de tu taller

y me lo llevo a otro escondite.

-¿Tú no vas a decir nada?

-¿Yo? Ya he dicho todo lo que tenía que decir.

-Papá, ya sé que solo es una "pizza" congelada,

pero come, no te vayas con el estómago vacío.

-Te lo agradezco mucho,

pero no me gusta sentarme donde no soy bien recibido.

Hablamos mañana, ¿eh?

-¿Y tú qué? -¿Qué?

A mí no me mires así.

No tengo la culpa de que el plan sea una mierda.

(Bullicio de oficina)

¡Toni!

¿Tienes tiempo para leerte este informe?

(DUDA)

¿Es lectura obligatoria o recomendada?

Obligatoriamente recomendada.

Sánchez está atascado con el tema de las cámaras

instaladas en los cuartos de baño femeninos

y quiero que le eches una mano.

¿En qué punto estamos?

Sabemos que el responsable de instalar las cámaras es el mismo

en las dos denuncias.

Pero no podemos llegar a él y no sabemos dónde almacena

y/ o dónde distribuye las imágenes.

Vale. ¿Sánchez ha mirado en internet?

Porque... se me ocurren un par de sitios web

donde podrían estar las imágenes.

Bueno, eso ya es algo.

¿Este caso me lo da a mí por algún motivo en concreto?

Porque me empieza a preocupar la percepción que hay de mí

en esta comisaría.

Vale, me pongo ya. Creo que me lo mando por "mail"

y lo miro desde casa... Lo miro en el ordenador.

-¿Inspectora jefe Miralles?

¿Qué tal? Soy Ángela Betanzos.

Me incorporo mañana como inspectora de la UIT.

Encantada, Ángela.

No te esperaba hasta mañana.

Creí que sería bueno pasar a saludar antes de incorporarme.

Es un detalle. Admiro su carrera,

y quería decírselo.

Ejemplos como el suyo han abierto camino a muchas jóvenes,

a mí por ejemplo.

Vaya, muy bien.

Al principio éramos muy pocas y ahora cada vez somos más.

Pero no me hables de usted porque bastante mayor me hace

hablar de mis comienzos.

Perdona, no era mi intención molestarte.

No, no me has molestado.

Además, aquí hay tanto novatos como veteranos.

Ya lo verás.

Pero lo importante es el trabajo que hacemos todos.

Una buena muestra la tienes ahí.

Toni Ríos, todavía en prácticas. Pero ya sabe latín.

Y ahí tienes a un veterano, Elías Guevara.

Un momento. Yo a Guevara lo conozco.

¿Ah, sí? Sí.

Estuvimos cubriendo un operativo hará como... diez años.

Elías, ven un momento, por favor.

Te presento a Ángela Betanzos, nueva inspectora de la UIT.

Dice que te conoce.

Hola, Elías.

-Encantado, inspectora. Disculpe, pero no la recuerdo.

Es raro, porque no olvidas una cara.

Bueno, fue hace mucho tiempo.

Yo por aquel entonces estaba en prácticas

y recuerdo que cubrimos un operativo especial

en el estadio de Vallecas,

y que venían 2000 hinchas del Chelsea.

-Sí, recuerdo aquel operativo.

Era un partido de alto riesgo. Pero no recuerdo que coincidiéramos.

-Bueno, es que yo por aquel entonces era... Ángel.

-¿Cómo? Ángel era un chaval muy simpático.

-Espero no haber perdido simpatía.

Tranquilo, no pasa nada. Ha pasado mucho tiempo.

Solo quería que supieras que te he reconocido

y que esa noche aprendí mucho contigo.

Y voy a estar muy motivada en esta comisaría.

Me alegra. Es justo la actitud que necesitamos.

Mañana conocerás al resto de compañeros.

Será un placer. Bueno, hasta mañana.

Hasta mañana. Inspectora.

Es Ángel Betanzos,

es Angelillo.

Angelillo no, Elías.

La inspectora Betanzos, Ángela Betanzos.

Esto es así.

(ASIENTE)

(Móvil)

¿Ocurre algo?

Nada. Me voy a la cama.

Delante de mí se ha tomado dos. No suelta el bote de ansiolíticos.

Se ha enganchado. Yo creo que sí, Claudia,

y le diga lo que le diga le sienta fatal.

Algo habrá que hacer para que no caiga en depresión.

Lo único que la distrae es irse al parque

a contemplar la pista de básquet.

¿Qué hacemos? No podemos abandonarla.

Qué bueno que te hayas reencontrado con ella. Qué alegría.

¿Y ha cambiado mucho?

-Sí, ha cambiado. Mucho, sí.

-Lo dices con un tono... ¿Pasa algo con ella?

-Verás, es que Ángela antes era Ángel.

¿Entiendes?

Os presento a Ángela Betanzos, flamante inspectora

que se incorpora hoy mismo en la UIT.

Tiene una magnífica hoja de servicios

y espero que se lo pongáis fácil.

Cuando firme las facturas, me las devuelve.

-Sí, las firmo ahora mismo. Espera un momento.

Y, de paso, me gustaría comentarte también algo, ¿sabes?

Creo que no deberías seguir trabajando para mí.

-¿Cómo dice?

-Un botellín y un pincho de tortilla.

Dicen que están muy ricos. -Ahora mismo.

-¡Tacho!

-¡Toni! -¡Tronco!

-¡Qué fuerte, macho!

-Antonio, ¿qué haces aquí?

-He venido a verte, a charlar contigo.

-¿Quién te ha dicho que...? -Silvia.

(APÁTICA) -¿No me podéis dejar en paz?

-Estamos haciendo tiempo antes de buscar muros en el barrio.

-¿Vais a pintar en Distrito Sur?

-Es que en el polígono hay una fábrica perfecta.

-Tío, no me cuentes esto a mí, que soy poli.

¡Por favor!

-¡Anda, coño! Eres mi amigo, tío.

-No me lo pongas difícil, no digas tonterías.

-¿No tienes ganas de venirte con nosotros?

-Esa fortaleza que me veis

no es más que una impostura,

una pantalla.

En el fondo soy muy débil, Antonio.

-¿Y la solución es encerrarse en casa

y atiborrarse a ansiolíticos?

-La solución no lo sé,

pero es lo único que me ayuda

a no hacer algo peor.

-¿No la has visto esta mañana?

Sí, me ha dicho que se quedaba en casa

porque no tenía ganas de ir a trabajar.

¿Crees que ha podido hacer alguna tontería?

No, no, Paty: calma. No nos vamos a poner en lo peor.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 532

Servir y proteger - Capítulo 532

13 jun 2019

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 532" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 532"
Programas completos (560)
Clips

Los últimos 1.723 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Moraima

    Como es que Silvia, siendo inspectora de policía no puede hacer un movimiento rápido y colocar de nuevo las pastillas? Se Le quedaron pegadas a la mano?

    14 jun 2019