www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5246821
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 520 - ver ahora
Transcripción completa

De los tres que fuimos a Salamanca,

yo solo conocía a uno, el Boli. Es de Vallecas.

-Cuando las leyes acaban empieza la venganza.

(Disparo)

-Consígame una cita con el Boli y su abogado.

Quiero saber qué posibilidades tiene de salir.

-Dios no quiere que salga todavía. Tengo que cumplir una misión.

-Si hubiera sabido lo de las bienaventuranzas,

lo habría preparado de otra forma.

Los fines de semana son complicados:

los niños tienen fútbol y siempre están de cumpleaños.

Mejor ya te digo el momento.

Yo no sacaría conclusiones precipitadas.

-Debiste haber visto su cara. Le he notado incómodo.

-¿Qué es incómodo?

-Presentar la pareja a los hijos. Hablábamos en general.

-Lo que he de hacer es pasar página de estas chorradas.

En verdad he pasado página esta mañana.

-¿Ah, sí? ¿Y eso con quién? ¿Cómo? Cuenta, cuenta.

-Me he abierto un perfil en una aplicación de conocer gente.

-¡Ahí va mi vieja! ¡Es el pibón! -Anda, pírate.

-Está buenísima.

(AMBOS) Hola.

-Hola.

(CHICA) -"¿Te has pensado mi oferta?"

-Sí, sí. Que vale,

no te denuncio y me devuelves la identificación.

-"No corras tanto, esto tiene un precio".

-¿Precio de qué? ¡Si me has "robao" 3200 pavos!

-"Quiero 2000 más, y te hago precio de amiga".

Rosa utilizó la droga para anular tu voluntad,

vaciar tu cuenta corriente

y aprovecharse del robo de tu identificación.

¿Entonces no hay sanción?

-Exacto. Quedas relevado del caso.

Verás, esperemos que esa mujer cometa un error, para atraparla.

Ella tiene que pensar que es un tío con pasta

y que lo vea como una presa fácil.

-O sea, has creado un perfil falso para atraer a Rosa.

¿No has entendido cuando te dijeron que te mantuvieses apartado?

-Hay un hombre muerto en el baño.

-Parece una sobredosis.

-No toquéis nada. Llama al 112.

Al parecer, llegó solo.

Llevaba media hora en el baño, pero nadie lo vio entrar.

No soy el que está vendiendo esa mierda

ni el culpable de lo que ha pasado,

pero sé quién es el camello que distribuye esa farlopa

por los bares del barrio.

¿Dónde ha obtenido la información?

No voy a traicionar la confianza de la persona,

o personas, dando su nombre a la policía.

Pero ¿es fiable su fuente?

Completamente.

Solo tenemos una foto poco nítida que le hicieron

en una de las vigilancias.

"Así que es el presunto traficante".

"Sí, la foto es de los compañeros de Vallecas".

Se dio cuenta de que lo buscaban y cambió de zona.

¿Este no es el...?

-Es él.

Gracias por el aviso.

(Música emocionante)

(Música tranquila)

¿Ahí tampoco está? Bueno, pues nada.

¿Dónde coño estará? -¿A ti qué te pasa?

-No encuentro una foto que le hice a Isra

de un día que vino a comisaría y Miralles le dejó una gorra.

¿Nunca te la he enseñado? -Pues no, no me suena.

-Estaba casi seguro de tenerla en la taquilla,

pero he estado revolviendo y nada.

-¿Casi seguro?

-Sí, "casi", porque hace tiempo que no la veo.

-Pues nada,

iniciamos una investigación para buscar la fotico.

-Pues si eres tan graciosa,

ayúdame a mover las taquillas y a buscar debajo.

-¡Sí, hombre! Ya la habrán sacado las de la limpieza.

Seguro que la tienes en casa. -No, porque he estado con María.

Es que María me la ha pedido, porque se la ha pedido Israel,

que le quiere hacer un álbum a Armand.

-¿Y por qué no te la pide directamente?

-Porque sabe que soy un desastre

y como han hecho buenas migas, María le da la razón.

-Claro, no me lo explico.

-Porque María sabe que soy un desastre.

Bueno, ya tengo bastante con que ellos se rían de mí.

-Pero tómatelo a bien: es genial que se lleven bien.

Eso te ahorra problemas, ¿no?

-Pero si no encuentro la foto, tendrán motivos para reírse de mí

hasta el día del juicio.

-Nacha, necesito hablar contigo un momento.

-¡Hombre, Casanova! Te quería pedir un favor

a ver si me ayudas a mover unas taquillas...

-¿Vais a seguir con el vacile mucho más tiempo?

Encima de que me roban, tengo que aguantar chorradas.

-No sabía que tenías la piel tan fina, chavalote.

-No, es que me ha pasado algo grave y me tratáis como si fuera imbécil.

-Bueno, que haya paz.

Toni, no hagas caso, y Elías deja el cuento de la foto.

A ver, dime qué es lo que quieres.

-Es privado.

-Bueno, pues nada... Si es "privao", me voy.

No tardes. Tenemos que ir a ver si están los okupas esos

en la nave abandonada del polígono.

-Vale, ahora voy. Venga, busca la fotico.

A ver, cuéntame, ¿qué es lo que quieres?

-Que la he encontrado, Nacha.

Se ha cambiado el nombre y el pelo. Ahora se llama Carol.

"Estudiante de Filología Inglesa. Me gusta el ballet y viajar,

tengo un gato llamado Frankenstein". Es ella.

-A ver.

Bueno, ahora le va el rollo de las mujeres.

-Yo pensaba: "Si no está picando con el perfil masculino,

es que se ha cambiado de acera".

-Y ahora está metidísima en las "apps" para chicas.

-Ahí la tienes.

¿Y qué te ha dicho Miralles al respecto?

-Nada.

-¿Nada o no se lo has dicho?

-Es que necesito que me ayudes tú, Nacha.

Tú... Había pensado...

te podrías hacer un perfil falso y dar con ella.

-A ver, Toni, para el carro. ¿Qué quieres?

¿Que me meta en un problema con Régimen Disciplinario?

No, hombre. Y te recuerdo que Miralles te apartó del caso.

-Por favor, Nacha. -No.

-Sí, va. ¿Quién es tu poli en prácticas favorito?

-Precisamente. Porque eres mi poli en prácticas favorito

te recuerdo que vas a ir a hablar con Miralles

y va a ser la jefa quien decida

cuándo y quién va a ir a por esa estafadora.

-No, soy yo quien tiene que detenerla,

si no, van a seguir riéndose de mí en comisaría.

-Toni, que no: detener no puede ser una cuestión personal.

Te lo he dicho tropecientas mil veces

desde que iniciaste las prácticas.

Tienes que ir a hablar con Miralles. Trágate el orgullo.

Yo tengo que volver con Elías.

Habla con Miralles, ¿eh? -Sí, voy ahora.

(SUSPIRA)

-Le hace falta un ayudante. Tiene abandonada la tienda.

-¿Por qué no me echa una mano y hace algo útil?

-¿Perdone?

He cumplido con todos sus encargos.

Si el resultado no es el esperado, no es mi culpa.

-Sí, hombre, sí.

-Deduzco que no le fue muy bien con nuestro amigo el Boli.

-¡Pues no!

No hay manera de que salga de allí.

Y eso que le ofrecí la posibilidad

de hacer una donación a la iglesia o a la ONG que le dé la gana.

-¿Lo intentó con dinero? Pensé que lo había descartado.

-Ya, pero yo le decía que el dinero lo usara como donación

para salvar a otras personas, otras almas, no solo la suya.

-Y ni por esas. -Nada.

Acérqueme esa de ahí, por favor.

Dice que todavía no ha alcanzado el perdón de Dios

y no hay manera de que cambie de parecer.

-A ver si es verdad que Dios existe y le está protegiendo de usted.

-A ver si el santurrón es usted.

(RÍE) -Tranquilo.

¿Por qué no lo ve desde otra perspectiva?

El pobre diablo está haciendo su penitencia. Olvídese.

-¿Y de qué me sirve que ese imbécil se dedique a rezar el rosario?

-No lo sé. Yo, mientras haya dinero hago lo que me pida,

pero no sé qué más podemos hacer para convencerle.

-Pues piense algo,

porque necesito que el Boli crea que tiene que venir aquí,

para continuar con su misión, o como quiera que lo llame.

-¿Quiere que me ponga creativo? Ya sabe mi tarifa.

-Un plan. Tráigame un plan y le pagaré.

-Esto no funciona así.

O se conforma con que piense en ello en mi tiempo libre

mientras acepto otros clientes.

(DAMIÁN SUSPIRA)

-No sé para qué he ido al cajero.

-Y dice que la ferretería no funciona.

-Esto sale de mis ahorros.

-¿Se está puliendo sus ahorros en esta obsesión?

-No se atreva a juzgarme.

Usted tráigame al Boli, que es lo que tiene que hacer.

-Está bien. Algo se me ocurrirá.

(TONI) "Patricia, profesora de danza del vientre"...

-Perdona que te haya hecho esperar. Aquí tienes.

-Estoy entretenido. Una pregunta, Paty:

si tuvieras un gato, ¿cómo lo llamarías?

-Tuve un gato de pequeña.

Lo dimos porque a mi madre le daba mucha alergia.

-¿Cómo se llamaba?

-Audrey, ¿por?

-Por nada. Gracias.

-¿No me vas a contar por qué me lo preguntas?

-Es que es un asunto policial.

-Bueno, pues te dejo con tu asunto policial.

-No, Paty... Perdón, no quería sonar borde.

(RESOPLA) Es que tengo un día... -Ya, ya... Ya veo.

¿He hecho algo que haya molestado? -No, tú no.

Es que estoy harto de las chorradas que me dicen en comisaría

por la pava esta.

-No sé por qué te dicen tanta chorrada,

si tú eres una víctima de esta tía. -Ya, y yo.

Pero, vamos que no voy a parar hasta detenerla.

A ver si paran las risitas así.

-Me alegra que sigas mi consejo y no te rindas.

-Pues no. ¿Cómo era eso?

"Las batallas no se pierden hasta que se abandonan".

-Muy bien.

Ese consejo se lo da mi padre a sus boxeadores.

-Yo no pienso dejar la batalla.

Ni esta ni otras que tengo por ahí.

-¿Qué otras batallas tienes tú?

-Pues otras...

Tú y yo. Nosotros.

-Bueno, vamos dejarlo que tengo mucho lío.

-Ya hablaremos de esto en otro momento.

-Ya tuvimos nuestro momento y pasó lo que pasó.

-¿Y cómo sabes cómo serán las cosas si no permites que pasen?

Y no me vengas con las segundas partes,

porque las hay hasta mejores que la primera.

-Sí... mira: Spiderman o Batman.

-A mí es que esas dos me parecieron muy fantasmas.

-No me vaciles que estoy en serio. -Yo también estoy en serio.

Anda, que tengo trabajo.

(SUSPIRA)

¿Los vamos a tener aquí todo el día?

No, supongo que también querrán salir a patrullar

y cubrir cualquier incidencia que pueda surgir.

Por lo que me han contado, lo que quieren es cubrir

el día a día de un policía.

Fenomenal, muchísimo mejor.

Hacer un seguimiento con un equipo de televisión detrás

muy discreto va a ser.

¿Qué quieres que diga?

Intenté escurrir el bulto, pero no pude.

¿Y Merche ha hablado con el canal de televisión

para ver si tienen necesidades específicas?

No, todavía no se lo he comentado.

¿Por algún motivo en especial?

Sencillamente porque no ha habido ocasión.

¿Perdona, Emilio?

Te cae un marrón de este calibre,

¿y no se lo dices a tu jefa de prensa?

¿Qué está pasando?

Digamos que ha habido un desencuentro

entre Mercedes y yo, y no sé muy bien cómo afrontarlo.

¿Qué tipo de desencuentro?

Pues exactamente, de 13 y de 10 años.

¿Por tus hijos?

Mercedes quiere que quedemos con ellos.

Ella ya los conoce.

Pero quiere que esta vez quedemos como novia de su padre.

Y tú no estás preparado. Si es que son muy pequeños.

Está muy reciente la muerte de su madre

y no creo que entiendan mi necesidad de buscar novia.

No me gustaría que pensaran que estoy traicionando a su madre.

Es muy comprensible. ¿Se lo has explicado a Merche?

No, le he dado largas y no ha colado.

Toni, al fin te encuentro. ¿Estás con el móvil y no contestas?

Miralles me manda a buscarte.

¿A mí? Bremón quiere hablar con nosotros.

¡Venga!

¡Chao! -Adiós.

Ella ya le ha dicho a su hija que estamos saliendo,

pretendía que quedáramos y le he dicho que sí.

No es comparable: Aitana es una mujer independiente,

tus hijos son muy pequeños.

Ya, pero lo que me da miedo es que Mercedes

piense que lo nuestro no va en serio

y que no quiero presentarla por eso.

No te comas la cabeza con eso, por favor.

La has invitado a acompañarte a la fiesta de la Policía,

ella sabe que estás implicado en la relación.

Explícaselo; es una mujer inteligente y sensible.

(Llaman a la puerta)

¿Se puede? Lo he encontrado.

Pasad, que no tenemos toda la mañana.

Toni, cuando te ausentas de comisaría,

tienes que avisar a tu compañero.

Perdón, me fui un momento a La Parra.

Bueno, cambia esa cara que no es para tanto.

En realidad, os llamaba para daros la enhorabuena.

Felicitaros.

En Jefatura nos han dado una palmadita

por la detención del Pecas y quería felicitaros personalmente.

Ha sido sencillo. El mérito no es nuestro.

Habéis logrado que un traficante que estaba empezando

a distribuir droga por el barrio pase a disposición judicial.

Sí, pero el mérito es de los Soler.

Elvira dio el chivatazo,

y sus hijos lo retuvieron hasta que nosotros llegamos.

De no ser por ellos, seguiríamos buscando.

Perdón.

(Tono de mensaje)

¿Ya? Sí.

Conseguir la colaboración ciudadana también forma parte

de nuestro trabajo.

Y todos sabemos que los Soler precisamente

no admiran nuestra labor. Es para estar contentos.

Y las felicitaciones de Jefatura no llueven todos los días.

(Tono de mensaje)

Perdón, pensé que estaba apagado.

Tienes el móvil que echa humo, ¿eh?

¿Podemos irnos ya?

Creo que sí. Debéis iros ya

antes de que ese teléfono te queme en el bolsillo.

Espero que estés en modo policial. Claro, inspectora. 24 horas.

Bueno, hasta luego.

(Móvil de Toni sonando)

¿Seguro que no quieres ayuda?

-A lo mejor sí me puedes aconsejar.

Estoy buscando un regalo para mi hija.

Me contaste que tienes una de la misma edad que la mía.

-¡Sí!

A ver, yo no es que quiera perder una venta,

pero una ferretería no es el sitio para buscarle un regalo a una chica.

-Eso es porque no has visto la cocina de mi hija.

Vive con su novio y tienen un menaje que es un desastre.

No hay dos tazas iguales, las sartenes se pegan

y la cafetera... Ni te lo imaginas.

-Italiana, ¿no? ¿A que tiene hongos? (MERCHE GIME)

-El otro día fui a comer y tomamos café en el bar de abajo.

Esas cosas me dan aprensión.

-Entonces, lo más urgente una cafetera.

-Sí.

-¿Qué te parece esta? -Perfecto.

-Es de lo mejorcito que tengo. -Y me llevo también estas tazas.

Entiendo que no se gasten dinero en esto, pero me hace ilusión.

-¿Sabes qué pasa? Que cuando eres joven,

uno toma café en cualquier sitio,

pero para los hijos cambia, ¿verdad? Nada es suficiente.

-Se nota que eres padre. -¿Quieres un juego de sartenes?

-De momento no, no quiero ser la típica madre invasiva.

Pero del mes que viene no pasa.

-¿No tienes algo más pequeño? O si me pagas con tarjeta, mejor.

-Sí, la tarjeta.

-Mete el pin. -Vale.

(TECLEA)

-¿Necesitas copia? -No.

-Muy bien. ¿Quieres una bolsita? -No.

-No te la cobro. -Que no.

¿Qué pasa? ¿No remonta el negocio?

-Pues no, la verdad, muy lentamente.

Después de lo de Pablo, la clientela...

Incluso los que venían siempre, no pasan ni por la puerta.

Eso sí, curiosos haciéndose fotos en la puerta, vienen muchos.

No sé qué es lo que esperan encontrar.

-Bueno, tú dale tiempo.

Verás como todo vuelve a la normalidad.

-Ojalá.

-Me voy. Hasta luego. Gracias.

-¡La pintura!

(Alerta de mensaje)

(RÍE CON DESPRECIO)

Te vas a cagar.

(NACHA) "Te lo he dicho tropecientas mil veces

desde que iniciaste las prácticas.

Tienes que ir a hablar con Miralles.

Trágate el orgullo".

(SUSPIRA)

(RESOPLA)

(Alerta mensaje)

(Música inquietante)

-¡Epa! ¿Qué haces tan concentrado? Ay, perdón.

-No, no pasa nada.

Estaba aquí hablando con mi padre.

-Debe de estar superorgulloso, ¿no?

-Sí, está muy orgulloso.

-Claro, siendo oficial del policía, sabe lo difícil que es

que te den la enhorabuena

y tú lo has conseguido antes de tener la placa.

-Sí. Y justo después de que me robaran la identificación.

-Toni, ¿todavía andas con esas?

Ya déjalo. ¿Qué te dijo Miralles?

-Muchas cosas, pero son muy largas de contar,

te las cuento en otro momento.

Espe me espera para una cosa de la UFAM.

-Como quieras. Pero todo bien, ¿no?

-Sí. -Me alegro.

-¡Nacha!

Estaba pensando que podríamos ir a tomar algo

para celebrar lo de Jefatura. Y te cuento cómo acabó lo de Rosa.

-Pero es que justo hoy lo tengo bien complicado

porque Elías y yo andamos detrás de unos okupas

y nos tocará montar guardia.

-¿Y no puede hacerlo nadie más?

-Pues...

A ver, Toni, en un caso como este lo veo complicado.

Y tampoco me gusta pedir favores así porque sí.

Pero las cervecitas nos las tomamos otro día, ¿vale?

-Ya.

Es que...

Hoy me vendría muy bien tomarme una cerveza contigo.

Bueno, me haría ilusión.

Y... me apetecería.

Tú sabes que aquí me llevo bien con mucha gente,

pero "pa" mí mi maestra eres tú.

Y a quien me sale contarle las rayadas cuando estoy mal,

o mis movidas, es a ti.

-Bueno, a ver,

se lo puedo comentar a Salgado, que me debe una.

-¿Sí, en serio?

-Pero se lo tengo que decir a Elías a ver si a él no le importa.

Y dependiendo de lo que me diga te aviso.

-Vale. De verdad, estaría tan guay y te lo agradecería tanto...

-Bueno, pero no es seguro. Yo te aviso, ¿vale?

-Sí, sí. Es que no sé... Estoy un poco...

-¡No hagas esperar más a Espe, va! -Ah, sí.

-¡Chao! Hablamos luego, ¿vale? -Chao.

-Coño, cómo se me está complicando esto.

-¿Te ayudo?

-Sí. Si me haces el favor y me sacas una foto...

-¿Cómo la quieres?

-Con salir guapa me conformo. Y que salga la tortilla.

-Eso no va a ser difícil. A ver, sonríe.

¡Guapísima!

-Muchas gracias.

Si es que Isra, el hijo de Elías,

quiere hacer un álbum familiar

con la gente que es importante para él y para su chico.

Oye, guapísima.

Bueno, para su chico no, su marido.

Y quiere una foto mía. ¿Te quieres tomar algo más?

Estás invitada, por sacarme guapa.

-No es mérito mío, pero no quiero nada.

Así que Isra te considera una más de la familia.

-Tanto como una de la familia tampoco. Ya somos mayorcicos.

Pero la verdad es que me llevé bien con él desde el principio.

Y desde que volvimos de la boda, todos los días nos escribimos.

Es muy buen crío.

Y pienso que está tranquilo de ver que su padre está acompañado

y que no está solo.

-Seguro que sí.

Ojalá pueda decir yo algo parecido dentro de un tiempo.

-Claro que sí. A Bremón y a ti se os ve fenomenal.

-¿Ah, sí?

-No es por cotillear.

Si no me quieres contar, no me cuentes.

-No, no es ningún secreto. Sí, estamos juntos,

pero poco a poco.

-Claro. Con lo que ha pasado,

es normal que vayáis con pies de plomo.

-Bueno y tú lo tuyo también.

En fin, hacéis una pareja estupenda.

¿Qué tal, María? ¿Me pones una manzanilla?

Claro que sí.

¿Qué tal todo, Claudia?

Mucho lío, como siempre. No es novedad.

Igual que yo. Os dejo esto

y me voy a ir a echar

un ojico a la cocina, ¿vale?

Muy bien. Toma, corazón, aquí tienes.

Gracias.

¿Qué?

¿Estabais de confidencias?

Pero ¿cómo lo sabes?

Porque ya te voy conociendo

y porque Emilio me ha puesto en antecedentes.

No me digas.

¿Qué pasa? ¿Lo he agobiado? -No, no.

Es al contrario,

está preocupado porque no quiere que te sientas ofendida.

¿Te ha dicho que le propuse quedar con sus hijos y la mía?

Si vieras qué cara puso...

Sí, pero es normal.

Sus hijos son pequeños

y los quiere proteger después de lo que ha pasado.

Puede que me precipitara,

pero venía de contárselo a Aitana y no sabía cómo reaccionaría,

pero se lo tomó muy bien y me quité un peso de encima.

Y cuando me dijo que quería conocerle...

Pensaste: "Voy a matar dos pájaros de un tiro, ¿no?".

Y casi lo mato de un susto a él.

Enseguida vi que había metido la pata.

Bueno, ya tendréis tiempo de hacer planes con los niños.

Lo importante es que estéis bien.

Sí... Es que a veces soy muy impulsiva.

Supongo que tengo una conversación pendiente con él.

Ya lo creo que la tienes, pero no es por eso,

es que acaba de llegarnos un marrón de Jefatura

que tiene que ver con prensa.

¿Y qué quieren ahora?

Va a venir a comisaría un equipo de televisión.

"Fernando Quintero se ratifica como el gran fichaje del PMA

tras salir vencedor de su primer debate televisivo.

Con la frescura del recién llegado, Quintero puso contra las cuerdas

a su rival. Sus intervenciones, precisas y afiladas,

hicieron diana en Isabel Azcárate, que no supo reaccionar.

Con el cierre de la incineradora por bandera,

Quintero demostró que no teme mojarse en temas controvertidos".

-Está bien, Sara, no continúes.

-¿No quiere que siga leyendo?

-Me imagino cómo termina. Lo leeré cuando tenga un hueco.

-Parece que le molesten los halagos. -No,

no es que me molesten los halagos,

pero es cierto que no se aprende nada

cuando te están dorando la píldora en exceso.

Y a mí me gusta aprender, me gusta mejorar.

Lo mejor que pueden hacer es señalarme los errores,

si no, no voy a ningún sitio.

¿Tú crees que estuve demasiado vehemente?

-Un poco con el tema de la evasión fiscal.

-Quizá estaba a la defensiva

porque sabía que me iba a atacar por ahí.

A lo mejor me exalté más de la cuenta.

-Yo creo que actuó correctamente y su respuesta fue contundente.

-¿Interrumpo?

-¿Qué quieres ahora, Elvira?

-¿Puedo pasar o quieres que te lo cuente desde aquí?

-Voy a imprimir una copia del artículo.

-Gracias, luego seguimos comentando.

-No hace falta que te vayas. Hay confianza, mujer.

-Con permiso, don Fernando.

-Cierra la puerta al salir.

Bien, no sé si te quieres sentar o algo...

-Gracias. -Prefieres quedarte de pie.

Verás, me gustaría pedirte una cosa:

cuando necesites verme o hablar conmigo,

te pediría, por favor, que llamases con antelación

a mi secretaria para que te diese una cita.

-Cómo se nota que eres político,

te encanta darte importancia, ¿eh?

-Al contrario, nunca me ha gustado.

Pero sí me gusta mantener las formas y el orden.

Y, por cierto, te agradezco

que sea lo que sea lo que vengas a decirme,

hayas venido aquí y no hayas ido por sorpresa

a mi habitación de hotel como el otro día.

-Eso fue algo excepcional.

Por regla general, me encanta mantener las distancias.

-Sí, eso pensaba yo.

Creía que Elvira Soler era una mujer fría y distante,

pero últimamente ya no sé qué pensar.

No sé si es que pretendes que tú y yo

lleguemos a estrechar...

nuestra relación de alguna forma.

(RÍE) -No me hagas reír.

Vengo a contarte que ayer detuvieron al Pecas.

-Estupendo. ¿Tuvisteis algún problema?

-Ninguno.

Y no le dije a la policía quién me había dado el chivatazo.

Así que, tranquilo, sigue jugando a arreglar el mundo.

-Fantástico. Así que la información que os pasé era correcta,

ese Pecas era el camello que estaba vendiendo su mierda

en vuestro local. -Eso parece.

Nos han permitido abrir el "pub", así que asunto arreglado.

-Bien. Pues, si todo está arreglado,

supongo que vendrás a darme las gracias, ¿no?

-Bueno, he venido hasta aquí para contártelo.

Confórmate con esto, ¿no? (RÍEN A LA VEZ)

-Está bien. Entonces ¿qué?

¿No me vas a decir qué te pareció el debate

en el que estuve en televisión?

-¡Ay, Fernando! A tu edad es feo que seas tan vanidoso.

Quizá tus alardes sirvan para impresionar a Sara,

pero conmigo no cuelan.

-No me gusta tanto impresionar a la gente, no te creas.

Sé perfectamente que viste ese programa

y me interesa mucho saber cuál es tu opinión.

¿Por qué no te gusto, Elvira?

-Porque no te creo ni una palabra.

(FERNANDO RÍE)

(CON FALSEDAD) -Adiós, adiós...

(Pop rock animado)

Gracias.

Compañero, gracias por invitarme a celebrar contigo

el buen trabajo. Salud.

Cuéntame, ¿qué te dijo Miralles por localizar a Rosa?

¿Se enfadó porque lo hicieras por tu cuenta?

-A ver, es que...

Bueno, antes de nada, no te enfades, porfa.

-No me digas que no se lo has dicho.

-Lo intenté, pero no pude.

-¡Toni! O sea, me llamas para pedirme un consejo,

me voy al quinto pino y te lo pasas por el forro...

¿Luego vas diciendo que soy tu mentora?

-Déjame que te lo explique. -No, de verdad.

No me metas en estas embarradas. Y una cosa,

se lo voy a decir yo a Miralles y aquí se acabó el tema.

-Nacha, déjame que te lo cuente. Ahora podemos detener a Rosa.

-Cuéntalo, porque esto ya huele a chamusquina.

-Vale, me hice un perfil en una aplicación de chicas

y le tiré la caña, y picó.

Así que...

en cinco minutos debería estar entrando por la puerta.

-Muy bien, has quedado con esa aquí.

-Bueno, yo no, tú.

El plan es que venga, te reconozca,

yo me voy al baño y cuando venga, la detenemos.

¿Te parece bien?

-Me parece que eres un cabrón integral, Toni.

Me has utilizado.

Me has embaucado diciéndome que celebrábamos no sé qué carajos.

-Ya sé que está mal, pero necesito detener a esta pava.

Necesito demostrar que puedo ser un buen policía,

que no me dejo estafar por la primera ladrona que pasa.

-¿Y cómo lo vas a hacer, engañando a tus compañeros

y saltándote las reglas de tus superiores? No, Toni.

-Ya sé que está mal, pero me dejé llevar.

-No sé si eres consciente de todo lo que has liado.

Y si crees que así recuperarás la confianza de tus compañeros

estás muy equivocado. Porque la mía hasta aquí ha llegado.

-No, Nacha... Bueno, pues nos vamos y ya está.

Me da pena que esta tía siga robando a pringados,

pero no pasa nada.

-Mira, Toni,

como que me llamo Nacha Aguirre, que esta me la pagas.

Vuela al baño.

-Lo siento. -Cállate. Zas, te vi. Adiós.

Me preocupa la distracción de tener aquí un equipo de televisión

revoloteando por comisaría.

Pero no puedes negarte.

He intentado escurrir el bulto, pero no ha habido forma.

Se trata de una campaña de imagen de Jefatura,

y han elegido Distrito Sur

porque aquí pueden mostrar el trabajo de cercanía

en un entorno complejo.

¿Y no estás de acuerdo?

Sí, lo estoy. Pero me parece

que nos han elegido más por el tirón mediático

que puede tener el asunto del estrangulador.

Venga, no seas malpensado.

Es motivo de orgullo que elijan tu comisaría

como ejemplo de trabajo policial.

Es verdad, pero lo difícil es encontrar al protagonista.

Porque quieren centrar todo en un agente

y hacer un seguimiento del día a día, en 24 horas.

¿Has pensado en alguien?

Venga a darle vueltas y no se me ocurre nadie.

Debe ser alguien con un trabajo interesante,

con don de gentes

y que esté dispuesto a ponerse delante de las cámaras.

Esto es lo más complicado.

Ya sabes cómo se las gastan algunos periodistas,

que al mínimo error ahí están, sacan las cosas de contexto

y haciendo sangre.

Creo que te estás preocupando antes de tiempo.

Si tienen el visto bueno de Jefatura no vendrán a machacarnos.

Y llegado el caso, actuaremos en consecuencia.

Creo que se lo voy a decir a Miralles

y que mañana informe en el "briefing".

Me voy.

¿Tienes prisa?

Sí, he quedado con mis hijos. Toca Champions.

Claro, lo entiendo.

Pero deberíamos hablar del tema, ¿no crees?

De tus hijos.

(Música pop suave)

Hola.

Patricia, ¿no? -Sí, sí.

Encantada. -Eres mucho más guapa en persona.

-Bueno, gracias.

¿Quieres tomar algo?

-Sí, lo mismo que tú.

¿Ya llevas dos?

-Sí, es que estaba un poquito nerviosa.

-¿Es la primera vez que haces esto?

-Pues...

tomarme dos botellines seguidos, no.

La verdad es que me encanta la cerveza.

-Qué graciosa, oye.

Me refiero a quedar con alguien a través de una aplicación.

-Ah, bueno, eso sí. Más o menos.

-¿Qué te pongo?

-Un botellín.

Y explícame eso, a ver,

¿es la primera vez que quedas por una aplicación o con una chica?

-Ni lo uno ni lo otro en realidad.

-Pero no te pongas tan seria, ¿no?

-¿A ti de verdad te gustan las chicas?

-¿Por qué me preguntas eso?

(Música de tensión)

Porque tengo un amigo que también es policía

y dijo que había quedado en otra cita contigo.

-¡Chist! ¿De dónde has sacado esa peluca tan guapa?

-Estáis cometiendo un error. Lo sabéis, ¿no?

-El error lo cometí confiando en ti.

Como el resto de personas que estafaste.

¿Cómo era? Rosa, Inma... Ah y Carol.

-¿Qué haces? -Suelta, que te voy a detener.

Toni, agarra, anda.

¡Quieta! No lo compliques, ¿vale?

-Os estáis confundiendo de persona.

-Muy bien. Todo eso nos lo vas a contar en comisaría.

Sujétala, Toni. ¡Quieta!

Telita tu amiguita, ¿eh?

Quedas detenida por robo y estafa.

Tienes derecho a guardar silencio, a no declarar

y a solicitar la asistencia de un letrado. ¡Andando!

Quizá ayer no reaccioné como esperabas a tu propuesta.

No, Emilio, me precipité.

Entiendo que es pronto

para hablarles a tus hijos de nosotros,

y más aún para quedar los cuatro.

¿Seguro que lo entiendes?

Mercedes, no quiero que pienses que tengo dudas sobre nosotros,

de hecho me apetece mucho conocer a tu hija,

si la oferta sigue en pie.

¿De verdad te apetece? No te sientas obligado.

Sí, estoy deseando ponerle cara.

Además, sería importante tener su aprobación.

No quiero decir que necesite que me dé su autorización

para salir con la madre... Ya, pero...

ayuda saber que no va a ser un obstáculo.

Por eso se me ocurrió lo de quedar con tus hijos.

Son muy niños,

se están dando cuenta de que su madre no va a volver.

Ya... Y las madrastras no tienen buena fama entre los niños.

Yo te prometo que, en cuanto vea que están preparados,

quedamos los cuatro.

No tengas prisa,

quiero disfrutar de lo que tenemos.

(Música romántica)

Yo tampoco.

Me encanta saber que tenemos un montón de cosas

que hacer por primera vez.

Qué te parece,

volvemos a ser principiantes a nuestra edad.

(RÍE) Yo me siento más joven.

¿Ah, sí? A mí me pasa lo mismo.

Y por primera vez en mucho tiempo me siento libre y expectante.

No sé lo que va a pasar con nosotros,

pero estoy convencido de que será algo muy bueno.

Bueno, de momento, te esperan tus hijos y un partido de fútbol.

No les hagas esperar.

Chao.

De momento se niega a declarar,

pero con lo que llevaba en el bolso podemos empapelarla.

¿Ah, sí? ¿Estás seguro de eso?

Muy bien, pues, nada, ilústrame.

Llevaba un frasquito con un cuentagotas,

que creo que es lo que usa para drogar a las víctimas.

¿Lo habéis mandado analizar? Es lo primero que hemos hecho

y yo apuesto a que es lo mismo que salía en mis análisis.

Pues no apuestes, porque te podrías quemar.

La escopolamina está presente en algunos colirios.

Ingerida de forma oral

puede provocar somnolencia durante horas.

¿Sabes lo que significa eso?

Que... puede alegar que es un colirio.

Efectivamente.

Y lo sabrías si no hubieras actuado por tu cuenta.

Pero es que, aparte de eso, tenía mi carné policial,

el bonometro del pollero del "mercao"

y el carné de un polideportivo de un tal Javier Peravia,

seguramente otra víctima.

Ella siempre lleva documentos para usar sin dar el cante.

Cuántos carnés, ¿no? Qué bien.

¿Y no había alguno que la identificara a ella?

No. Ni hay huellas ni quiere declarar,

pero supongo que recapacitará.

O al menos, Abarca la pillará, porque está con su móvil,

a ver si de alguna cuenta bancaria

podemos encontrar algo de su identidad.

(DISGUSTADA) Pues ver si tenemos suerte y Abarca la pilla.

Nacha, por favor, ponte con los carnés robados.

Habla con las otras víctimas, a ver si alguna denuncia.

Claro, inspectora, me pongo con ello.

Pero no será hoy.

Has acabado tu turno, así que ve a casa a descansar.

Muchas gracias.

Yo... la verdad es que lo siento.

Me habría gustado que esto se solucionara por otras vías.

Lo sé, pero no eres tú quien tiene que disculparse.

Permiso.

(TONI SUSPIRA INCÓMODO)

Que sepas que voy a dar parte al Régimen Disciplinario.

No me haga eso, que me hunde.

No te hundo yo, te hundes tú solito.

No me cargues la responsabilidad porque te lo has ganado a pulso.

Pero, a ver, lo importante es que hemos detenido a esa mujer

y que no volverá a robar. Caso resuelto.

¿Eso es lo importante, que has recuperado tu carné?

No has aprendido nada.

Todavía no sabes que este trabajo consiste

en seguir el procedimiento.

Sé que está mal actuar por mi cuenta.

Por supuesto que está mal:

has seguido investigando un caso del que habías sido retirado,

has hecho dejación de otras responsabilidades,

me has ocultado avances importantes...

Por no hablar de la encerrona que le has hecho a tu compañera.

¿Es tu idea del compañerismo?

No he estado muy fino. Desde luego que no.

Le has faltado al respeto a tu compañera

y a esta comisaría.

No has aprendido nada de lo que te hemos enseñado,

que el fin no justifica los medios.

Ya lo sé, lo siento.

No era consciente del daño que estaba haciendo.

Pero, yo qué sé, me sentía "humillao",

y estaba harto de que todos se rieran en mi cara.

Ese es el problema, que te has comportado como un niñato,

al que solo le importa su orgullo herido.

Este es un trabajo en equipo.

A veces escucharás cosas que no te gustan,

pero aquí hay que curtirse la piel, ¿entiendes?

He aprendido la lección. No estoy tan segura.

Actuaste por tu cuenta en el caso de las timbas ilegales,

te infiltraste por tu cuenta para colgarte la medalla.

Y esto no consiste en colgarse medallas.

Si quieres medallas, vete a las Olimpiadas,

pero no en mi comisaría,

porque aquí no vas a dar la talla.

¿Y qué va a pasar conmigo?

No sé qué sanción te van a imponer.

¿Cómo una sanción?

No me puedo quedar sin jurar el cargo.

A dos meses de conseguirlo, es muy probable.

No me haga eso, por favor. Haberlo pensado antes.

¿Sabes qué?

Que me da mucha lástima, pero también mucha rabia,

porque eta mañana estaba orgullosa de ti.

Y ahora lo único que siento es una profunda vergüenza.

Puedes retirarte.

(Música melancólica)

Vaya, mira quién viene a verme, mi poli favorito.

¿A que tú si me das un piti?, que tengo un mono que flipas.

-Es buen momento para dejarlo, Rosa. ¿O cómo debo llamarte?

-Como más te guste. Puedo ser rubia, morena, pelirroja,

azafata, matemática, ingeniera. -Eres una delincuente.

No has pisado una facultad en tu vida.

-¿Qué sabrás? No sabes ni quién soy.

-¿Y tú qué te piensas, que no vamos a saberlo?,

¿que somos imbéciles?

Y no yo, que soy el último mono,

pero Abarca, el de la UIT, está con tu móvil,

mirando tus aplicaciones, tu "mail",

si compraste algo y te lo mandaron a casa... Lo que sea.

Y luego está Nacha, que es la que te detuvo.

Mañana va hablar con tus víctimas para que te denuncien

y que nos den más pistas.

Así que por un lado o por otro, te vamos a quitar la careta.

¿Quién eres?

Cuéntamelo.

-Tú también me mentiste, no me dijiste que eras poli.

-¿Así no habrías hecho lo que hiciste?

-El riesgo merecía la pena.

Por una placa de verdad me habrían dado un buen pico.

El carné no está mal. No es tanto, pero lo coloco fijo.

-¿Sabes que me has jodido la carrera?

Mi curro, mi futuro a la mierda.

Y como yo, sabe Dios cuántos más.

Porque lo peor no es la pasta que te llevas, no.

Lo peor es lo que pierde la gente por tu culpa.

-¿Qué crees, que me dan pena? Mira, Toni, que se jodan.

Para perder algo, primero hay que tenerlo, ¿sabes?

-¿A ti qué te pasa? ¿Qué te pasa? Cuéntamelo.

Cuéntamelo, te doy el cigarro.

Venga, no tienes nada más que hacer. Cuéntamelo.

-No tengo a nadie, Toni.

No tengo a nadie.

Mi madre me tuvo siendo una cría. Me abandonó y me dejó con mi abuela.

Ella me crio. Vivíamos justas, pero íbamos tirando.

-¿Murió?

-La estafaron.

Un sinvergüenza consiguió vaciarle las cuentas,

perdimos el dinero y la casa.

-Os quedasteis en la calle. -Íbamos tirando

con la pensión de mi abuela y la ayuda de vecinas.

Nos alquilaron una habitación, pero ella nunca lo superó.

-Ya.

-Murió cuando yo iba a cumplir 18 e iba a entrar en la universidad.

-Y como tú lo pasaste mal, ahora se lo haces al resto.

No te sientes culpable, a ti te da igual.

No te pones en el lugar del otro ni nada.

-La clave es meterse en el papel. ¿Sabes? La peluca ayuda.

-No tienes peluca ahora.

Cuéntame cómo te llamas.

-Adela. Adela Peña.

-Adela Peña, ya.

Solo venía para decirte que tienes un futuro "complicao".

-No creo que sea peor que mi pasado.

-Bueno, no me vengas con este rollo de víctima.

¿Te piensas que al resto nos regalan las cosas?

Los 3200 pavos que me sacaste los gané a la lotería.

Tengo colegas de Carabanchel

con vidas iguales o peores que la tuya,

y las han superado sin joder a nadie.

-Muy bien.

Perfecto. ¿Me das mi cigarro?

Habíamos hecho un trato: yo te contaba y me dabas el cigarro.

Vamos.

-Yo no hago tratos con delincuentes.

Además, aquí no se puede fumar.

-Eres un mentiroso.

-Y tú una hipócrita.

Te daré un consejito antes de irme:

como te vas a pasar una temporada en la trena,

empieza a estudiar lo que quería tu abuela que estudiaras.

Así, en homenaje.

Hasta luego.

¿Puedo pasar?

-Estaba a punto de cerrar. Estoy terminando de barrer.

-¿Me dejas que te haga compañía?

-Claro, hombre.

No te apetece mucho irte a casa, ¿no?

¿Seguís sin atrapar a la tía esa?

-No, está en los calabozos ya. -¿En serio?

Eso es una buena noticia, ¿no?

-Bueno, he estado hablando con ella...

y le he sonsacado su nombre real: Adela Peña.

No me olvidaré de ese nombre en la vida.

-Venga, te saco una cervecita para celebrarlo. ¿Quieres?

-Si no hay nada que celebrar. He metido la pata hasta el fondo.

He traicionado a Nacha, he mentido a Miralles...

-Siéntate y cuéntamelo, que creo que estás exagerando.

-No estoy exagerando, Paty.

Igual no me dejan jurar el cargo y no puedo ser policía.

-Eso es muy grave. ¿Qué has hecho?

-No sé, estaba "rayao" porque me hubieran "estafao"

y luego, estaba harto de que se rieran de mí, y decidí

investigar por mi cuenta, aunque Miralles me lo prohibió,

y actué a sus espaldas y a espaldas de mis compañeros.

Me echó una bronca de la de Dios, y espera a ver la sanción.

-Pero si al final ha servido para detener esa ladrona...

-Que no, Paty, soy un imbécil y un egoísta.

He usado a Nacha sin su permiso,

porque creé un perfil falso en una red social con su foto.

Bueno, y con tu nombre,

y el de tu gato también.

-Ah, para eso querías saber lo de Audrey. ¡Tío!

¿Cómo se te ocurre usar una foto de Nacha sin su permiso?

-Porque soy idiota.

Y siempre que tengo algo bueno la acabo liando, siempre.

Me ha pasado con todo: con el curro, con la relación contigo... todo.

-Creo que mezclas cosas que no tienen mucho que ver.

-Yo creo que no.

Es que estoy cansado de ser así.

Estoy harto de liarla siempre.

-Vamos a ver, Toni,

todos metemos la pata, todos.

Lo importante es aprender de los errores

para no volver a caer.

-Ya, pero...

yo es que quiero ser mejor persona, tía.

Y ser alguien de quien la peña se pueda fiar.

-Pues con esto que estás diciendo a mí me demuestras muchas cosas.

Toni, eres una buena persona. Lo eres de verdad.

-No me lo dices porque me quieres animar.

-No.

Te lo digo porque es lo que siento.

(Música romántica)

-Esto no conviene hablarlo por teléfono:

el encargo está en marcha.

Será hoy y será rápido, como pediste.

-¿Y qué es lo que va a hacer el Tornillo?

-Fueron unos besos.

Luego nos dio vergüenza

y él me abrazó y se fue.

-¿Así, sin darte explicaciones?

-Y es que me muero de ganas de escribirle o llamarle,

pero no me atrevo.

-Llámalo y salimos de dudas.

-Hombre, comisario.

¿En qué puedo atenderle?

No tengo prisa, acabad con lo vuestro.

Por lo que he visto, le expulsaron del cuerpo

¿por qué hablamos de él?

Le he visto últimamente por el barrio.

Es detective privado, pero no me fío de él ni un pelo.

Señor Molina, qué sorpresa verlo por aquí.

-Mi cliente quiere que vaya a verlo.

-¿Ha cambiado su forma de parecer?

Antes rechazó mi oferta, no sé qué habrá ocurrido.

Aunque el proceso de selección sigue abierto.

-Soy Fernando Quintero.

-Encantado. Yo soy Álvaro.

¿Y qué puedo hacer por usted?

Por lo que veo, no ha traído ningún coche.

-He venido para hablar de negocios.

-¿Quiere hacer negocios conmigo? -¿Te parece mal?

-Depende de lo que tenga que ofrecerme.

-Estoy un poco preocupada por lo de la sanción.

¿Sabéis algo?

-Todavía nada, pero pinta mal, la verdad.

-Sé que soy muy impulsivo, y eso lo tengo que corregir.

Sí, lo tienes que corregir.

Pero eso no se corrige en dos días.

Así que he tomado una decisión:

vas a volver al bar de tu madre a poner cañas.

¿Cómo, cómo? ¡No!

Adela Peña, también conocida por los alias de Rosa,

Inma y Carol.

El caso ha atraído a varios canales de televisión nacionales.

La chica va a salir en los informativos.

Así que, después de salir en los informativos,

esperamos denuncias de cualquier parte de España.

Al parecer, su "modus operandi" consistía en cambiar de caladero

para no cruzarse con sus víctimas dos veces.

Hablando de sus víctimas, ¿dónde está Toni?

No estoy de ánimos para el plan de esta noche.

¿Te importa que lo dejemos para otro día?

Es que, para mí, salir contigo es como un premio.

Y hoy tengo la sensación de que no me merezco nada.

-¡Hola, chicos!

(EN ITALIANO) ¿Cómo va?

-Lo que faltaba.

-¿Mi camarera favorita dónde está? -Esta noche no está.

Te tendrás que conformar conmigo.

-¿Tiene el día libre?

-No, ya no trabaja aquí, por desgracia.

-Van a hacer un reportaje sobre el trabajo policial

y Jefatura ha elegido nuestra comisaría.

El programa se va a centrar en un policía en concreto.

-¿Y quién va a ser el "pringao"?

Pues tú.

Tú vas a ser el protagonista de ese programa.

¡Que no, que no! Yo no he firmado nada. Tendrás que buscarte a otro.

(Música de tensión)

-No me lo puedo creer.

-Me alegro mucho de verte, Elvira.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 520

Servir y proteger - Capítulo 520

28 may 2019

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 520" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 520"
Programas completos (557)
Clips

Los últimos 1.708 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Irantzu

    Carmen, no estamos en 1950.

    30 may 2019
  2. Carmen

    Me encanta esta serie,lamentable que siguiendo low pasos de la ahora series Bandera del lesbianismo Amar para Siempre que deje de verla, Servir y proteger seguira con personage transsexual an la campana de la television para destruir la familia,valores , y claro con in regimen de extrema Izquierda we de esperar. Ya cancele TVE International en USA.

    29 may 2019