www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5235938
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 517 - ver ahora
Transcripción completa

Tiene derecho a guardar silencio y a no contestar a las preguntas.

-¡Alto! Policía.

-¡Espe!

¿Estás bien?

-Ahora mismo mi prioridad es volver al trabajo

y recuperar el tiempo.

Pero volver al trabajo...

Has sufrido un aborto, es demasiado pronto.

No, tengo fuerzas de sobra.

-Por aquí hay un policía de Carabanchel

que ronda todo el día como una abeja a la flor.

-Y te recuerdo que esa abejita una vez se confundió de flor.

Perdonar puedo perdonar, pero olvidar es un poco más difícil.

Por muy guapo que seas, sé de qué palo vas.

Así que tú y yo, amigos.

-Tengo que pasar página y ya está.

Ya lo he hecho esta mañana.

-¿Ah, sí? ¿Y eso? ¿Con quién? A ver, cuenta, cuenta.

-Nada, me he abierto un perfil en una aplicación de conocer gente.

-¿Y qué? A ver, cuenta. ¿Ya has ligado con alguna o qué?

-Sí, he quedado con una tía muy simpática, a ver.

-¡Es el pibón de la foto! -Que te pires.

-Está buena. -Que te pires.

(AMBOS) -¡Hola!

-Hola.

-¿Eres Toni? -Sí, ¿tú eres Rosa?

-Sí. -¿Qué tal?

-Está guay el sitio.

-¿Quieres pedir algo?

-Ah, vale.

-Me acaba de llamar el director de informativos de Infosur.

Quiere invitarme a participar

en un debate televisivo.

-Esa cadena es muy vista aquí. -Lo sé, lo sé.

-¿Y qué es inquietante?

-Pues que es un debate cara a cara con Isabel Azcárate.

-De los tres que fuimos,

solo conocía a uno,

el Boli.

Es de Vallecas.

-Cuando las leyes acaban, empieza la venganza.

(Disparo)

Quiero una cita con el Boli y su abogado.

Quiero que me diga qué posibilidades tiene de salir y cuándo.

-Luis, hay un muerto en el baño. -¿Qué?

-Parece una sobredosis.

-No toquéis nada. Llama al 112.

-Llamo del pub Moonlight en Distrito Sur.

Hay un muerto en nuestro baño.

Llegó solo, parece.

Llevaba media hora encerrado, pero nadie lo vio entrar.

¿Y quién le encontró?

Ricardo Campo Soler.

Cuando ocurre algo en el barrio,

esta familia está en medio. Ya.

Vamos a tener la policía muy encima.

-Parece que Silvia se ocupa del caso. Que te diga por dónde tirarán

y así estaríamos prevenidos.

(Música emocionante)

-Hola, queda café si quieres.

¿Al final hablarás con Silvia de lo de la investigación?

-No, paso de tener mal rollo con ella por culpa de vuestras movidas.

-No hemos tenido nada que ver con esa muerte del pub.

-No lo tengo tan claro.

Quizá Ricky le pasó la farlopa con que le dio la sobredosis.

-Ricky no trapichea.

Hasta donde sé, no ha movido droga jamás, ni el pub ni en otro sitio.

-No en gran cantidad.

Pero quizá algún gramo sí.

Jamás lo reconocerá.

-Según tú, Ricky mueve coca y es responsable de la muerte del chico.

-No he dicho eso.

-Pongamos que tienes razón: más motivos para hablar con Silvia.

-¿Perdón?

-¿No lo entiendes? Cuanta más información, mejor.

Si está implicado, le ayudamos.

-Ya, pero a lo mejor, si él vende esa mierda de verdad,

no me apetece salvarle el culo.

-Te digo una cosa:

cuando tuviste movida con Carvajal,

ni Ricky ni la mamá se lo pensaron en echarte una mano.

Somos una familia: todos necesitamos a todos.

No entiendo cómo no haces nada mientras nos chapan el bar.

-Tu hermano tiene razón.

No podemos permitirnos tener el bar cerrado.

-Ya, pero no depende de mí si cierran el pub.

-No, pero sí que puedes hablar con Silvia.

Oye, algún privilegio tendrá haber metido una poli en la familia.

-Lo siento, no puedo.

-Cómo te cuesta ayudar a los demás.

-Os conozco perfectamente.

No os valdría solo con eso.

-Veo que no entiendes nada.

Esto no va de Silvia y de ti, esto va de la familia y de su futuro.

La policía va a por nosotros.

-Si es inocente, no hay problema.

-No seas ingenuo.

Son como una empresa: buscan resultados.

Les da igual encarcelar un inocente, como a Ricky, si se da el caso.

-Eso no pasará.

Silvia nunca haría eso.

-Yo no dudo de su honestidad,

pero sus superiores van a querer marcarse el tanto.

Como con Luis, ¿no te acuerdas?

-Me metieron en la cárcel porque pasé con el coche

donde apareció una víctima del estrangulador.

Sin pruebas, pero necesitaban resultados.

-Te diré qué harán ahora.

Buscar un cabeza de turco,

como hacen cuando andan perdidos.

¿Quién tiene las papeletas para cargar con el muerto?

¡Ricky!

-No es tan fácil.

(ELVIRA SUSPIRA)

(Puerta)

(Música inquietante)

Buenas.

¿Sabes si está Paty?

La he escuchado salir hace un rato. Se pega unos madrugones...

¿Qué tal estás?

(SUSPIRA)

¿Tienes ganas de volver?

Muchas.

Muchas, muchas.

¿Estás segura?

Sí.

Si quieres descansar unos días más, no creo que te pongan pegas.

No. Además, ¿cuál es la alternativa? ¿Quedarme en casa todo el día sola?

El ajetreo del curro me vendrá bien.

¿Qué pasó ayer en el Moonlight? ¿Por qué te llamó Miralles?

Pues porque apareció un muerto en los baños del pub.

Creemos que por consumo de droga.

¿Y creéis que la pudo pillar allí en el pub?

Ni idea, pero hemos tenido que cerrar el Moonlight.

¡Ostras!

Oye, me dijiste que Ricky estuvo en una clínica de rehabilitación.

Álvaro me contó que lo pasó fatal.

Salió limpio y no ha vuelto a recaer.

Que sea verdad.

¿Por qué lo dices?

Pues porque, conociendo su historial,

tal vez sigue metiéndose.

Hay muchos drogadictos que pasan a ser camellos

por financiarse la droga.

Si te soy sincera, lo he pensado,

pero no me quiero dejar llevar por los prejuicios.

¿Has hablado con Álvaro?

No hablo con él desde antes de que pasara esto.

(ESPE SUSPIRA)

Ya.

Te da miedo, ¿no?

Que la investigación genere un conflicto entre vosotros.

La verdad, sí.

Nos ha costado estar tan bien para que ahora surja

un mal rollo por un tema de su familia.

No, no creo. Álvaro sabrá que estás haciendo tu trabajo.

Eso espero.

(Teléfono)

Dime, amor.

Bueno, sí, perdona.

Llegué a las tantas y creía que era tarde para llamarte.

Sí, te veo luego en el taller.

Venga, un beso.

Álvaro, ¿no? Sí.

Y estaba muy serio.

Me ha pedido que vaya a verle al taller.

Querrá hablar del tema.

¿Te ha dejado caer algo?

No, pero lo conozco y estaba raro.

Si antes lo dices.

No me extrañaría que su familia le pidiese

que me sonsaque sobre la investigación.

No es raro que quiera saber qué pasará

con el pub de su hermano y el precinto.

Si solo fuese eso...

Lo habrán presionado para que me saque datos,

como si creemos que Ricky pasa droga en el pub.

Por lo que me cuentas, Álvaro es un tío sensato.

No te pondrá en ese compromiso.

Cuando su familia está por medio, pierde mucha perspectiva.

Trátalo con naturalidad.

Si quiere saber algo que no le puedes contar, díselo y punto.

No tengo más opción.

Es lo mejor que puedo hacer.

A ver cómo se lo toma.

¿Qué pasa, hermanito?

-¿Qué haces aquí?

-Nada, solo quería hablar contigo.

-Ya. Pues tengo mucho curro, Ricky.

-Solo quiero decirte que yo no tengo nada que ver con el muerto del pub.

-Muy bien.

Me alegro.

No me apetece hablar del tema, me tenéis frito.

-No seas tan borde.

-No necesito que me metas más presión, Ricky.

Tranquilo, aunque no me apetezca una mierda,

hablaré con ella.

-¿En serio? -Sí.

Espero que no trafiques con nada y menos que te metas.

-Con lo mal que lo pasé en la clínica de desintoxicación,

me quitaron las ganas de coca.

Bueno, y de tener que ver cualquier cosa con esa mierda.

-Eso esperamos.

-¿Crees que soy tan tonto de pasar droga en nuestro local?

-Los enganchados hacen muchas tonterías.

-Que no estoy enganchado, no sé cómo decirlo.

Si pasara droga, por poca que fuera, la mama se enteraría

y me volvería a meter en la clínica

y eso es lo último que quiero.

La he cagado muchas veces y lo sé, pero juro que no tengo nada que ver.

-Venga, déjalo, te creo, anda.

-¿De verdad? -Sí.

Lárgate. Tengo mucho curro.

-Gracias, hermanito.

Ya me contarás qué dice ella.

-No te emociones.

Me mojaré lo justo. ¿Te queda claro?

-Me queda claro.

Hasta luego.

Como suponíamos, Francisco Javier Medina

murió en los baños por sobredosis de cocaína.

¿Qué dice la autopsia de la droga?

Estaba adulterada, por supuesto.

Ni más ni menos de lo habitual. Ya.

¿No sabemos más de él?

Carecía de antecedentes penales, no era un cliente habitual del pub,

y lo ha corroborado el camarero, y creo que fue solo.

Qué raro, ¿no? Quiero decir,

la peña se mete done pilla.

Vamos, eso tengo entendido.

No sabemos su recorrido hasta llegar al Moonlight.

¿Hay otros bares en esa zona?

Si pillo la cocaína en el Moonlight,

significaría que se ha convertido en un lugar de distribución

y eso sí sería grave.

Puede ser que el camello se encontrase allí

puntualmente para pasarle la cocaína

y entonces los dueños no estarían al tanto.

Esa es otra hipótesis. Os toca averiguar cuál es la correcta.

¿Cómo? ¿Nosotros dos? Sí.

En este caso trabajarás con Orestes.

O sea, que guay, ¿pero ya no estoy en la UFAM?

No. Tenemos un local precintado y tenemos que esclarecer los hechos.

¿Algún problema? Ah, no.

Me flipa luchar contra el narcotráfico.

Para lo poco que llevo en Kabul, tengo confites buenos para esto.

¿Kabul?

¿Sigues poniéndote medallas o continúo?

Ah, no, perdón.

Es cierto que tienes buena mano para la calle,

pero si te he escogido

es porque la víctima vivía en tu barrio, Carabanchel.

¿Ah, sí? ¿Dónde?

En la calle Ciprés.

Calle Ciprés.

No me muevo por esa zona, pero tengo colegas que viven ahí.

Pues quiero que hables con vecinos, amigos y familiares,

cualquiera que nos pueda aportar un dato.

Mira, aquí tienes la dirección exacta.

Y el informe.

Hasta que no tengamos claro que los dueños del Moonlight

no están relacionados con la muerte, lo mantendremos precintado,

¿vale? Por supuesto.

Lo digo porque en estos casos

los dueños del local desean reabrirlos.

Presionan y hacen todo lo que pueden para que así sea.

Nos mantendremos firmes.

Muy bien. A trabajar.

Silvia, Toni puede ir solo a hablar con los familiares.

Pues voy yendo ya.

Sin uniforme: será más fácil adquirir datos.

Okey.

Hasta luego.

Verás, Silvia, por tu relación con Álvaro Soler tengo dudas

de que puedas participar en este caso.

¿Tú te ves con capacidad? Totalmente.

¿Segura?

Antes me dio un poco la sensación de que hacías

de abogada de los Soler.

No cambiaré nada de la investigación solo porque los dueños del local

sean hermanos de Álvaro.

Voy a ser profesional, caiga quien caiga.

Eso esperaba oír,

pero debía comprobar que no hay conflictos de intereses.

Claro. Bien, pues venga, a por ello.

Adiós.

Mañana tendrá lo que me ha pedido.

-Gracias, Sr. Molina, es usted muy eficiente.

Quien lo dijo no mentía.

-Hasta luego. -Adiós.

(Campanilla)

(Campanilla)

Espe.

-Hola, Damián.

-¿Cómo estás?

-Bien, dentro de lo que cabe.

-Me alegra verte por aquí.

-Te confieso que he dudado mucho si entrar o no entrar.

-Normal, te traerá unos recuerdos horribles

después de lo que hizo Pablo.

-Demasiados, sí.

Pero no quiero que me condicionen

para no poder entrar a comprar una bombilla.

-¿Por eso vienes?

-Sí.

Y a enfrentarme con mis fantasmas.

-Ni me imagino lo duro que tiene que ser.

No paro de dar vueltas a lo ciego que estuve y no vi cómo era Pablo.

-No tienes la culpa. Ya te lo dije cuando viniste a verme a casa.

Además,

eres de los que sabía que estaba embarazada.

-¿Estabas?

-Sí, estaba.

Lo he perdido.

Me tocó detener a un maltratador

que opuso resistencia, me dio unos golpes

y, a raíz de eso,

sufrí una hemorragia.

-Pues no sé qué decirte.

-Quizá hubiera sido lo mejor. No sabía si tenerlo o no tenerlo.

Estaba hecha un mar de dudas y el destino ha decidido por mí.

-¡Lo que te ha pasado!

Se ve que eres una mujer fuerte, saldrás adelante.

-¿Tú crees?

Pues yo no lo sé, tengo dudas,

porque cuando te humillan y te denigran de esa manera,

piensas que no vales nada

y destruyen toda tu autoestima.

Pero lo que realmente me ayuda a mantenerme en pie

es saber que, desde la UFAM, ayudo a otras mujeres a rehacer sus vidas.

Eso es

el motor que me anima a levantarme.

-Encontrar sentido a tu vida es crucial.

Ahora siento que tengo algo que hacer.

-¿Sí? ¿El qué?

-Conseguirte la bombilla. ¿Cuál querías?

-Sí, pues una LED.

Luz cálida a 9 vatios de 3500K.

-Ahora mismo.

-Pues aquí la tienes.

-¿Cuánto es? -Por favor.

-Gracias. -No.

Gracias a ti por venir.

-Hasta luego.

(Campanilla)

Hola. ¿Qué tal?

Bien. Me lavo las manos.

Estabas muy serio por teléfono. ¿Pasa algo?

Me han dicho que fuiste al pub

y que tú llevas el caso del que apareció muerto.

Así es.

Me lo ha encargado Miralles.

Mira, si tienes que contarme algo sobre el caso, es el momento.

¿Sabes? Si el Moonlight no fuera de los Soler, no investigarías.

Y no me preguntarías nada de esto.

No seas susceptible.

El pub es de tus hermanos.

Sería normal que quisieras contarme algo sobre lo ocurrido, ¿no?

Sí, tienes razón,

pero no sé cómo hacerlo.

Estamos obsesionados con que la gente

desconfía de nosotros por sus antecedentes.

La policía no se deja llevar por prejuicios.

Solo queremos descubrir la verdad.

Lo siento, perdóname, pero estoy harto.

Estoy cansado de estar siempre en el medio.

Tengo manía hasta al pub. La mejor es Sara, que se ha podido pirar.

Ella se fue porque había discutido con Juan, ¿no?

Sí, y porque estaba cansada de trabajar de noches y las movidas.

En el sitio de ahora no tendrá.

¿Dónde trabaja?

En Transportes Quintero.

No lo sabía.

Ojalá le vaya bien.

Bueno, tú no te agobies. Yo no estoy agobiado.

Quien lo está es Ricky.

Es normal. Sabe que lo miraréis con lupa por haber estado enganchado.

Pero te juro

que no tiene nada que ver.

No puedo acusarle sin pruebas

ni puedo descartarlo.

¿A qué te refieres? ¿Sabes algo?

Yo no he dicho eso. Lo has insinuado.

No, y no sigas por ahí.

Viven del Moonlight. Si lo cerráis, podéis hacer mucho daño.

No solo las pérdidas. La gente va a pensar que pasan cosas chungas

y pueden ponerle la cruz.

Lo entiendo, por eso intentaré resolverlo lo antes posible.

¿Me dirás lo que sepas?

No.

No puedo informar a terceros de una investigación.

Que tú seas mi pareja no te excluye.

Así que, por favor, no vuelvas a preguntarme eso.

Vale, me queda claro.

Cualquier cosa, llamo a Luis o a Ricky.

Como en otro caso.

Perfecto. Me parece mucho mejor.

Así separamos lo profesional de nuestra relación.

Gracias. Es lo único que quería pedirte.

Te invito a un café.

No puedo.

Tengo trabajo, ya lo ves.

¡Toni! -Ey, Rosa.

-¿Qué tal? -¿Qué tal?

-Bien, ¿y tú? -Bien.

-¿Qué haces aquí?

-Tenía que hacer unas compras. Perdóname por lo de ayer.

Lo estropee todo. -No te rayes. ¿Qué tal tu madre?

-Le di las pastillas y se le pasó el mareo.

-Guay. ¿La has dejado sola? -Está mi hermano con ella.

La cuida él, así que hoy estoy libre

y había pensado llamarte por si querías quedar.

-Si quieres, vamos a un concierto de la Redstar.

-¿De quién? -Los Lion World.

-¿En serio? -Sí.

-Me encanta. -¿Sí?

-Estuve en un concierto en Leganés.

Increíble. Hubo movida con la policía.

-¿Ah, sí? ¿Por?

-Unos chavales que se pasaron con las copas y hubo un lío

y el cantante paró el concierto y habló con uno de ellos,

le subió al escenario...

Al solucionarse, llegó la policía, como siempre.

Cuando no hacen faltan, ahí llegan. -Ya ves, sí, sí.

Está guay el grupo, una amiga mía estuvo ayer y mola mucho.

-¿A qué horas es? -A las 21:00.

Si quieres, vamos antes a pillar sitio.

-¿Quedamos a las 20:00 allí?

-Perfecto. Ostras, me acabo de acordar que tengo curro.

Le pregunto a mi jefa si me deja salir antes y te digo algo.

-Vale, me dices luego entonces. -Sí.

-Oye, ¿y en qué curras tú?

-¿Yo? En, mmm...

Soy decorador de interiores, sí.

De aquí para allá siempre decorando básicamente casas

y escaparates también y eso.

Pero como es un curro así, tengo horarios cambiantes.

-Decorador. -Sí.

-Perdona, es que no tienes pinta de decorador.

-¿De qué tengo pinta? -Fontanero, electricista, camarero...

Pero decorador, no.

-Ya ves. Con lo de camarero no vas desencaminada,

porque mi madre tiene un bar en Carabanchel,

pero la hostelería es un mundo difícil.

-Ah, vale. Por eso decidiste hacerte decorador.

-Claro. Por eso y por vocación también.

-Ya. Si ves que no te da tiempo a llegar al concierto, no pasa nada.

Quedamos, nos tomamos unas copas

y así aprovecho y te pido algunos consejillos.

-¿Consejillos sobre qué?

-Sobre decoración.

Estoy pensando en hacer algunos cambios en casa

y así aprovecho y me dices qué tal. -Ah, sí. Perfecto, claro.

Lo que quieras, yo te aconsejo.

-Bueno, nos vemos luego. -Vale.

Chao. -Chao.

-Ey, Toni. ¿Quién es esa chica tan mona?

(TÍMIDO) -Esa chica es la que he conocido

por la aplicación.

-¡Anda! ¿Y qué tal te fue?

-Bueno... Más o menos.

-¿Más o menos? ¿Esa respuesta?

-Creo que hay "feeling", pero se tuvo que ir antes

porque su madre estaba mala, que es mayor, y se piró.

-Ay, pobre. ¿Y habíais quedado hoy? -No, me la acabo de encontrar.

Pero le he dicho de ir al concierto de los Lion World.

Como dijiste que molaban...

-Pues os va a encantar.

Y le hará ilusión saber que irá con un poli bien acompañada.

Ya se lo habrás dicho, con lo que te gusta fardar.

-No, no le he dicho que soy policía.

Le he dicho que soy decorador de interiores.

-¿En serio?

Podrías haberle dicho funcionario, que es lo que decimos

cuando no queremos mentir ni especificar la verdad.

-Ya podrías habérmelo dicho antes...

Ya ves tú lo que sé de decoración.

Encima me ha dicho que le aconseje cómo decorar su casa.

-Me parto contigo, te metes en unos jardines tú solito...

-Ya ves, chaval. Madre mía.

-Con esa cara que se te ha quedado parece que te gusta mucho, ¿no?

-Pues sí, me mola bastante. Por eso no le he dicho nada,

no sé, por no espantarla.

-Ya, te entiendo. A mí también me pasa

Eso de que lleves una pipa parece que les corta un poco

y, encima, tampoco tenemos una vida muy tranquila que digamos.

-Ya, por eso he preferido no decirle toda la verdad.

-Pero si sales con ella, se lo tendrás que decir.

No puedes seguir engañándola. -Supongo que sí, ya veré.

¿Crees que Silvia me dejará salir antes?

Que he quedado a las 20 h.

-Sí, yo creo que sí. Silvia es maja.

Cuéntaselo. Total, no pierdes nada.

¿No?

¡Ay, mira qué ligón, él! (RÍE)

Bueno, Espe, tampoco tienes que hacerlo todo hoy.

Estoy bien, de verdad.

Además, el ajetreo me viene fenomenal para esta.

Sabes que estoy muy contenta de que estés de vuelta, ¿no?

Ya lo sé.

Ahora me voy, que he quedado con Paloma Sainz,

la nueva orientadora del instituto,

para preparar unos talleres de prevención

para las chicas más jóvenes. Fenomenal.

Me tienes informada de eso también.

Hasta luego. Hasta luego.

(Teléfono)

¿Sí? Dime, Merche.

Sí, ya la veo.

Pues nada, dile que pase.

(SUSPIRA)

(Puerta)

¡Adelante!

Pase, Señora Soler. Por favor, siéntese.

Hola, buenos días. Buenos días.

Usted me dirá en qué puedo ayudarla.

Vengo a pedirle que retire el precinto del Moonlight.

Entiendo que tenerlo cerrado es un problema,

pero hasta que no aclaremos ciertas cosas, no se puede reabrir.

Nosotros no tenemos nada que ver con la muerte del chaval.

¿Por qué tenemos que pagar los platos rotos?

No les hemos acusado de nada. Ya le expliqué que lo cerrábamos

para poder esclarecer los hechos.

No disimule.

Sé perfectamente que da por hecho que Ricky trafica en el Moonlight,

y eso no es cierto.

Siempre les he inculcado que se alejen de las drogas.

Pues sin ánimo de molestarle,

tengo que recordarle que con su hijo pequeño

no funcionó.

(RÍE)

Eso ha sido un golpe bajo.

Solo constato los hechos.

Usted sabe que lo ingresé en una clínica de desintoxicación

y que desde entonces está limpio.

Y no lo dudo. Pero hasta que yo no sepa

dónde compró el material Francisco Javier Medina,

no puedo hacer nada. No está en mi mano abrir el "pub".

Qué manía con inculparnos.

Pudo comprar la droga en cualquier lado o traerla de casa.

Nosotros no tenemos nada que ver.

Entiendo el perjuicio que les ocasiona

tener cerrado el "pub",

por eso he dado prioridad a este caso.

Cuanto antes lleguemos al fondo del asunto,

mejor para todos.

Bien.

Déjeme hacerle una pregunta:

si el muerto hubiera aparecido en el lavabo de La Parra,

¿también lo habría precintado? Por supuesto que sí.

No, no lo hubiera hecho.

Seguramente porque María no tiene antecedentes

ni ha estado en una clínica de desintoxicación.

Por eso ha cerrado el "pub". Cree que Ricky está implicado.

Señora Soler, no intente sonsacarme información

porque no lo va a conseguir.

Además, no tengo por qué darle detalles de mis pesquisas.

Llegados a este punto,

lo más prudente es que abandone mi despacho.

Muy bien. Sí, lo siento.

Ya me voy.

Pero que sepa que Ricky no tiene nada que ver, está limpio.

Bueno, pues nada.

¿Por qué está tan segura?

Porque sabe de sobra que si traficara con droga

no le dejaría vivir en mi casa ni trabajar en el "pub".

¿Por qué está segura de que no lo hace a sus espaldas?

(Música melancólica)

Porque no le perdonaría

después de lo que le pasó a mi hermano.

Tanto él como los que le queríamos vivimos un infierno.

Por eso quiero las drogas bien lejos de mi familia.

Si no es indiscreción,

¿le importaría decirme cómo acabó su hermano?

Murió de una dosis de heroína adulterada.

Vaya, lo siento.

Sí.

Cómo ve, he sufrido las drogas en mis propias carnes.

Por eso no las tolero.

Si es así, no tiene por qué preocuparse.

Ya le digo que puede haber pasado de todo.

Por ejemplo, que ese chico

comprara la droga a algún distribuidor

que se haya instalado en el Moonlight sin que lo sepan.

No sé... Me extrañaría mucho.

No sería el primer "pub" donde se cuela un camello

y distribuye droga a espaldas de sus dueños.

Pues si es así, espero que lo averigüen pronto, inspectora.

Espero llegar pronto al fondo del asunto,

estamos haciendo todo lo que está en nuestras manos.

En fin, después lo que me ha contado,

ya sé lo que tengo que hacer.

Que tenga un buen día.

Usted también.

(Música melancólica)

Sara, ¿puedo pasar?

Sí, claro.

Quintero no está, imagino que vienes a hablar con él.

No, venía a verte a ti.

¿Cómo sabes que trabajo aquí?

Ah, claro, te lo ha dicho Álvaro.

Así es.

¿Y qué quieres?

Quería hacerte unas preguntas sobre el Moonlight.

¿Sabes que apareció un chaval muerto por sobredosis en el baño?

Pues no, primera noticia que tengo.

Desde que no trabajo allí, no me entero de nada.

Francisco Javier Medina, 28 años.

¿Te suena haberlo visto por el "pub"?

No.

No creo que fuera un cliente habitual.

Me acordaría.

¿Cuando trabajabas allí viste algo raro?

¿Qué es para ti "raro"?

Ver a alguien trapicheando con cocaína u otra sustancia.

No, nunca vi nada de drogas por allí.

Elvira era muy estricta con ese tema.

Mira, era lo bueno que tenía trabajar en el Moonlight.

Aun así, te fuiste.

O sea, que muy a gusto tampoco estarías.

Pero eso no tiene nada que ver.

¿Por qué te fuiste?

Ya te lo dije.

Tuve una discusión muy fuerte con Juan.

¿De qué discutisteis?

¿Eso es importante para la investigación?

Eso tendré que valorarlo yo.

Pero te informo de que, si no quieres responder,

estás en tu derecho.

(Música de suspense)

Juan es un buen camarero.

Pero también tiene mucha jeta: llegaba tarde muchas veces

le tenía que cubrir las espaldas cada dos por tres

y un día me harté y exploté.

Tuvimos una discusión muy fuerte.

Pero lo que más me molestó es que Ricky y Luis

se pusieran de su parte.

Por eso me fui del Moonlight.

Un poco radical, ¿no?

Sí, pero creo que es la mejor decisión

que he tomado en mi vida.

Estoy muy contenta trabajando aquí.

Y volviendo a lo de antes,

no he dejado el Moonlight por un tema de drogas

ni nada parecido.

Sara, ¿crees que Ricky...

puede haber vuelto a consumir drogas?

Eso se lo deberías preguntar a él.

O a Álvaro.

Te repito que no tienes por qué contestarme si no quieres.

Solo hago mi trabajo.

Desde que salió de la clínica de desintoxicación

no creo que se haya metido nada.

Creo que está limpio.

-Hola, ¿hay algún problema?

Inspectora Silvia Orestes.

Sí, sé quién eres, nos hemos cruzado por comisaría.

¿Podemos ayudar en algo a la policía?

Nada importante, quería hacerle unas preguntas a Sara

sobre el Moonlight en calidad de extrabajadora.

Pero ya está.

Gracias. De nada.

Un placer. Igualmente.

Que tengas un buen día.

¿Qué dice que ha pasado en el Moonlight?

-Han encontrado a un chico muerto en los baños

por sobredosis.

-Vaya.

Tu no tendrás nada que ver con eso, ¿verdad?

(RÍE)

No.

Silvia me ha preguntado si había visto a algún camello.

por el "pub".

-Conociendo a Elvira Soler, no creo que esa mujer

permita que ningún camello venda su mierda por allí.

-Elvira es muy estricta con ese tema.

Pero ya le he dicho a Silvia que no he visto

ninguna movida de ese tipo por el Moonlight.

-Ya. ¿Todo bien, entonces?

(ASIENTE) -Por cierto,

Tome. -¿Esto qué es?

-Es un dosier de prensa sobre Isabel Azcárate.

-Muy bien.

-¿Necesita algo más o puedo irme ya?

-No, por mí, nada más.

Puedes irte a descansar tranquilamente.

-Usted también.

-Si te parece, Paloma, te mando la propuesta y las fechas

para empezar los talleres.

-Genial. Me habían hablado muy bien de ti,

y con razón.

-Ya me irás conociendo

y descubriendo mis defectos, que son muchos.

Nos vemos pronto.

-Hasta luego. -Chao.

Tú, ¿qué tal? Bien.

¿Qué tal tu primer día? Casi no te he visto.

Estaba muy liada. Eso es buena señal.

La mejor.

(TONI) -Hola, jefa.

-Os dejo, chicos. Chao.

¿Cómo ha ido en Carabanchel? Bien, acabo de llegar.

Mis diligencias recién salidas del horno.

He entrevistado a amigos y familia. Estaban destrozados.

Me lo imagino.

¿Has sacado alguna información o algo relevante?

Sí. Al principio no me querían decir nada,

pero luego dos de los amigos me dijeron que, efectivamente,

venía a Distrito Sur a pillar farlopa.

¿Y eso? Podía pillarla en Carabanchel perfectamente.

Es más barata aquí. Parece que pillaba bastante.

Recaudaba entre los colegas, venía y pillaba coca para todos.

Pero esa noche, por algún motivo,

se quedó en el baño del Moonlight poniéndose hasta el culo.

Entonces, ¿por qué no hizo lo de siempre?

¿Por qué no volvió a su barrio y la repartió?

Me dijeron que estaba en una época chunga,

problemas familiares, y se metía más de la cuenta.

¿Algún indicio de que la pillara en el Moonlight?

No. Sabemos que venía a Distrito Sur,

pero no dónde en concreto.

No tiene por qué ser el Moonlight. Ya.

Están muy bien redactadas.

Las llevo directamente a Miralles y Bremón.

Este caso les preocupa.

Silvia, ¿te puedo decir una cosa?

(DUDA)

¿Me podría ir un poquillo antes hoy?

Como...

ya.

¿Algo importante?

Es que he quedado para ir a un concierto

en la Red Star de los Lion War con una chica.

¿A qué hora?

Es a las 21 h, pero hemos quedado a las 20 h para pillar sitio.

Vete. ¿Así de fácil?

Sí. Mañana te quiero aquí puntual y con las pilas cargadas.

Mañana vengo como un roble.

Toni, nada de resacas. El caso es importante

y quiero resolverlo cuanto antes.

Fresquísimo voy a estar.

(Música melancólica)

Chao.

Sí, Rosa. ¿Qué tal? Soy Toni.

Al final, me han dejado salir un poco antes.

Igual en media hora o así puedo estar en la Red Star.

¿Sí?

Vale, pues "perfe", te veo ahí.

Venga, Chao.

-Que sí, hijo que sí.

Ya sé que es algo que puede ser muy importante

en esa carrera política,

pero, sinceramente, ¿qué quieres que te diga?

No tengo nada claro lo de participar en el debate político,

ese cara a cara.

Porque los directivos de la cadena se están empeñando

en emitirlo en directo

y yo no tengo tablas suficientes como para eso.

A ver, Julio,

Isabel Azcárate es mi rival política directa

en estas elecciones.

Lleva años trabajando en el ayuntamiento

y se las sabe todas, me va a dar palos por todos sitios.

(RÍE) Que sí, hombre, que sí. Lo que tú digas, anda.

No te vengas arriba, que a veces intentando motivarme

te pasas de frenada. Ni que fuera el Obama del barrio.

(Puerta)

Julio...

si no te importa, te vuelvo a llamar mañana.

Es que acaba de llegar ahora...

el servicio de habitaciones con la cena y te tengo que dejar.

¿Vale? Hablamos mañana.

Gracias, hijo. Dale besos a Olga. Chao.

¿Cómo sabes dónde vivo?

-Yo también manejo información sobre Distrito Sur.

-Ya veo, ya.

Y aunque nosotros en comparación contigo

seamos unos recién llegados,

también nos hemos hecho un hueco en el barrio.

-Me parece estupendo.

Ahora, si no te importa, me gustaría saber

qué es eso tan importante que te ha hecho venir a estas horas

a mi hotel.

-La policía ha precintado el Moonlight.

Anoche, apareció muerto en los baños un tipo por sobredosis.

-Sí, algo de eso he oído por ahí, pero ¿qué tiene que ver conmigo?

-Creo que estás aún cabreado por el tema de los jamones

y has enviado a uno de tus camellos a nuestro "pub".

(RÍE)

¿Por qué piensas eso?

Menuda película te acabas de montar tú sola en la cabeza.

No sigo cabreado con el asunto de los jamones,

para mí eso ya está zanjado y completamente olvidado.

-Para nosotros sí. Te pagamos hasta el último céntimo.

-Pues por eso mismo.

La deuda está saldada, habéis pagado y estamos en paz.

No sé por qué tendría que hacer algo para perjudicaros a vosotros.

Sabes que soy un hombre de palabra.

-No mientas.

Está clarísimo que nos guardas rencor.

Anda que te ha faltado poco en llevarte a nuestra camarera.

-¿Qué? -Seguro que la estás manipulando

para que te cuente los trapos sucios de mi familia.

-¿Por qué iba a hacer algo tan retorcido?

-Si no es así, ¿por qué nos has robado a Sara?

-Y dale, que no os he robado a nadie.

Esa chica se presentó en mi oficina para entregarme su currículum

porque está buscando trabajo, nada más.

No fui yo el que fue a buscarla a ella.

-Pues me extraña mucho que de golpe y porrazo

haya querido cambiar de gremio. Siempre ha sido camarera.

-¿Qué quieres que le haga? Se habrá cansado

o habrá visto algo extraño en vuestro bar

y ha decidido largarse.

No lo sé. Solo te puedo decir que no tengo nada que ver

con la decisión que ha tomado.

-¿Y qué hay del tema de la droga? -Nada.

Así que si hay algún camello que esté vendiendo

o moviendo mierda en el barrio, no tiene nada que ver conmigo.

-Este asunto lo has llevado siempre tú.

-Sí, pero ya no lo llevo.

Y no tengo nada que ver

con tráfico de drogas en Distrito Sur.

Deberías preguntarle a tus hijos, que quizá están más puestos que yo.

-Mira, no te pases de listo.

Los Soler podemos robar jamones, televisores,

(RESOPLA) móviles, joyas... Lo que sea.

Pero jamás hemos trapicheado con drogas.

-Sí, mujer. Ya sé cuál es el código ético de los Soler,

pero a lo mejor tus hijos tienen otro código distinto al tuyo.

-Mis hijos saben igual que yo que esa mierda mata

y destruye familias.

Y saben perfectamente que puedo perdonarlo todo,

excepto que anden traficando.

-Bueno, ya está bien. No sé de qué otra forma decirte

que no tengo nada ver con lo de tu bar,

así que, si no te importa, estoy cansado

y me gustaría descansar.

(Música de tensión)

-Oye.

Para el poco tiempo que llevas en política,

mientes estupendamente.

(RÍE) -Que tengas buena noche.

Me alegra que te haya sentado bien ir al trabajo.

No solo estoy contenta con el curro, hay otro tema importante.

¿Cuál?

Tenía que comprar una bombilla

para la lámpara de mi mesita de noche

y he ido a la ferretería de Damián.

¿Cómo ha reaccionado al verte?

Bien. Estaba contento de que hubiera dado el paso.

Eso ha sido muy valiente.

Otra prueba más superada. Ya van varias.

Y tú, ¿qué tal con Álvaro? ¿Pasaste por el taller?

Sí.

¿Hablaste de lo que pasó en el Moonlight?

Me sacó el tema enseguida, como esperaba.

Al principio estábamos bastante tensos.

Entonces, me acordé de tu consejo y lo seguí en práctica.

¿Qué hiciste?

Le dije con toda naturalidad

que no puedo informarle de un caso en curso.

Y lo entendió.

Hemos decidido dejar el asunto al margen de nuestra relación.

Me alegro.

Quien me ha puesto en un aprieto ha sido Miralles.

¿Y eso?

Me ha preguntado si mi relación con Álvaro

suponía un conflicto de intereses para la investigación.

Le he dicho que no.

(Puerta)

Hola.

¡Ey!

Uf, qué carita de cansada.

Ay. Ya, tía, estoy muerta, te lo juro.

Esto de compaginar trabajo y mudanza me está matando.

-¿Has cenado? Te hemos dejado un trozo de tortilla de calabacín.

-Ay, ¿en serio? Qué rica.

Pues he picoteado en La Parra y todavía me he quedado con hambre.

Voy a darme una ducha a ver si me despejo.

(Mensaje de móvil)

(SORPRENDIDA) ¿En serio?

Hala, tío, qué envidia.

Mis amigas están en la Red Star, se lo están pasando increíble.

Tocan los Lion World, ¿no?

Sí, ¿los conoces?

No, pero Toni me ha pedido salir antes

porque había quedado con una chica para ir allí.

Ah.

Pues que se lo pase superbién, ¿no?

(IRÓNICA) Y más si es con tan buena compañía.

Voy a darme una ducha.

(Música tranquila)

¿Me lo ha parecido o no le ha gustado mucho

enterarse de que Toni tenía una cita?

Eso me ha parecido.

No sé, no habla mucho del tema,

pero creo que todavía se gustan.

Entonces, ¿por qué no están juntos?

Yo creo que si fuera por Toni estarían juntos,

pero ella pone distancias o por lo menos eso me contó Nacha.

Entonces es normal que Toni haga su vida.

Jo, me da una penilla...

Hacen tan buena pareja.

-Ha sido brutal, hacía mucho tiempo que no me lo pasaba tan bien.

-Ya te he visto dándolo a "full" en el concierto.

Sobre todo en la foto esta, mira.

-Venga ya, borra eso! Bórralo! -No.

-Borra eso. -No.

(RÍE)

¿Y qué te parece la habitación?

-Pues está guapa, sí, sí.

Lo que pasa es que yo le daría una manita de pintura.

-Ah, ¿sí? -Sí.

(RÍE)

Oye, perdona que no te haya llevado a casa.

Ya sabes, viviendo con mi madre es un rollo.

-Qué va, da igual.

Aunque podríamos haber ido a la mía.

-Pero era mejor quedar en un terreno neutral, ¿no?

-¿Un terreno neutral?

¿Qué es esto, una batalla? ¿Quieres pelear?

(RÍE)

-Me encanta el hotelito.

De hecho, el rollo hotel me pone bastante.

-Ah, ¿sí? -Sí.

¿Y qué te parece? No sé, ¿qué me dices?

El estilo, ¿qué?

Está guay, así...

Rollo modernillo, ¿no?

-¿Moderno?

-Sí, o sea...

Sí, la mesa, la silla...

Las cortinas tienen como...

-Pero moderno...

¿Qué moderno? -No sé...

Las cortinas tienen...

Lo que pasa es que me estoy meando.

Así que voy al baño a mear y ahora te cuento.

(Música de intriga)

(Cisterna)

Ya estoy preparado para contarte lo que me pidas.

-Genial, pero primero vamos a brindar, ¿no?

-Vale.

Por el concierto.

-Y por nosotros, ¿no?

-No hay huevos a bebérnoslo del tirón.

-¿Que no hay qué? No sabes con quién estás hablando.

Por que sea una noche inolvidable para los dos.

-Seguro que lo será.

-¡Oh! (TOSE)

-Aquí estaremos más tranquilos.

¿Para qué ha venido? -Sé que se ha reunido con Molina,

el abogado del Boli.

-Sí, he ido a que me confirmara que le concederán el tercer grado

y necesita un trabajo para que el tema se agilice.

-¿Y también le ha conseguido una cita con el Boli?

-Veo que está muy bien informado. ¿Ahora me espía a mí?

-Me gusta saber si mis clientes siguen mis consejos.

¿Va a ofrecerle un trabajo? -Eso no es asunto suyo.

Usted a venido a cobrar, ¿verdad?

Pues nada, hombre.

Aquí tiene lo suyo.

-Parece que la ferretería marcha viento en popa.

-No, no se equivoque. Eso sale de mis ahorros.

-Debería ser más amable conmigo y no ponerse a la defensiva.

-Ah, ¿sí? -Ya ha comprobado

que mi información es correcta.

-Por eso le estoy pagando religiosamente.

-Ah, ¿que quiere usted un piropo? No se preocupe, yo se lo digo:

(IRÓNICO) es un gran investigador.

¿Le parece bien? Ahora váyase.

-Me alegro que reconozca mis méritos.

(RÍE)

De hecho, soy tan bueno que he descubierto

por qué se toma tantas molestias

en contactar con el Boli

y con López.

-No sé de qué me habla.

(SUSPIRA)

Me he pasado por Salamanca y he descubierto cosas muy jugosas

sobre su pasado. -No tengo nada que esconder.

-¿Seguro? (ASIENTE)

(Música de tensión)

-He hablado con sus antiguos vecinos

y me han contado que unos desalmados

asaltaron su casa una noche.

Usted no estaba ahí, pero su mujer y su hija,

por desgracia, sí.

Sé que su hija Marga

sufrió una brutal agresión sexual.

Desde entonces está ingresada

en un centro psiquiátrico de Guadalajara.

También sé que su mujer murió por un paro cardíaco

esa misma noche.

No hay que ser muy listo para deducir

que busca a los culpables para ajustar cuentas.

De momento,

ya se ha vengado de uno, José Manuel López.

Le queda dar con el Boli...

y otro más, ¿verdad?

-¿Por qué me cuenta todo esto?

¿Qué quiere?

-Solo decirle que mi silencio le va a salir muy caro.

Conozco el camino.

(Campanilla de la puerta)

-¿Qué te pasa? ¿Estás bien?

-Si, sí.

Eh...

Me ha entrado como un cansancio de repente.

-Pero ¿estás bien?

(AGOTADO) -Sí...

(Música de intriga)

-¿No tenías tantas ganas de pasarlo tan bien?

-Joder, es poli.

(Puerta)

-¿Le dijiste a Silvia lo que te comenté?

-Vamos a intentar no mezclar su trabajo con nuestra relación.

-¿Aunque tu familia esté pasando un apuro?

-No la presionaré para que me cuente cosas que no debe.

No veo el problema de que la investigación prosiga.

No hay ningún peligro.

-¿No hay ningún peligro? ¿Por qué?

-A ver, ¿verdad que si se enteran de lo que ha pasado,

te pueden meter un buen puro y abrirte una investigación?

-Pero ¿qué dices? ¿Qué dices?

-"Me he estado informando y sé que si pierdes tu identificación,

podrían sancionarte y hacer que no jures el cargo".

En otras palabras, se te acabarían las prácticas

y a tomar por saco tu posible carrera como policía.

-He venido para decirte que no me gustó la visita de ayer.

-Muy bien. ¿Y?

-No soy el que está vendiendo esa mierda

ni el culpable de lo ocurrido en el bar.

Sin embargo, sé quién es el camello que está distribuyendo esa farlopa

por los bares del barrio.

Por supuesto, tengo que informar a Régimen Disciplinario.

Si se demuestra que es verdad lo que cuentas,

no habrá problema

Como mucho te caerá una sanción leve.

Claro que es verdad, de principio a fin.

Que yo te creo, pero no serías el primer policía

que tapa un comportamiento inadecuado

con una mentira.

Bueno, inspectora, me ofende.

-Yo tengo una ferretería pequeña, de barrio.

El caso es que no tengo ayudante.

Y he pensado que podrías ser un buen candidato.

(RÍE)

-¿Quieres saber cómo fue la cita? De lujo.

La mejor de mi vida, de cine.

Ya está, ¿me puedes cobrar? Me tengo que pirar.

-Te puedes ir a la mierda,

porque no tienes derecho a hablarme así.

-Ni tú a rayarme la cabeza. -Vale.

-Yo lo veo fatal.

-Pues tú dirás. No solo le han robado ni humillado,

sino que se enfrenta a una sanción por parte de Régimen Disciplinario.

(RESOPLA) -Una sanción estando de prácticas...

-Es que puede arruinar su carrera.

-No vengo a pedirle información, vengo a dársela a usted.

¿Qué clase de información?

El nombre del camello

que supuestamente pasaba droga en mi local.

Espere un momento, voy a avisar a la inspectora

que lleva el caso.

¿Y no sería mejor que...

se lo contase usted y santas pascuas?

Prefiero que reciba la información de primera mano.

¿Desde cuándo te interesa la política?

-¿La política? No.

No me interesa nada, pero ver a Quintero

sudar la gota gorda tiene su gracia. (RÍE)

-Vaya corbata más fea que se ha puesto.

-A mí me parece un vendedor de crecepelo.

Pero le está plantando cara a su rival, que tiene más tablas.

(ROSA) -"¿Tienes los 2000 pavos?"

-Sí.

¿Dónde quedamos?

-"Déjalos en un sobre, en la papelera de la segunda planta

del centro de salud El Tejo, y hazlo en menos de una hora".

-Vale. Y mi carné, ¿qué?

-"Deja el dinero y luego hablamos".

(Música de intriga)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 517

Servir y proteger - Capítulo 517

23 may 2019

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 517" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 517"
Programas completos (543)
Clips

Los últimos 1.676 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos