www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5219798
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 513 - ver ahora
Transcripción completa

-¿Y si lo denuncio, qué le pasaría?

-Tendríamos que investigarle

y, si hay pruebas, pasaría a disposición judicial.

-Lo detendríais. -Eso es.

Y el juez tomaría medidas cautelares.

-Lo siento, la he cagado pero bien.

-Tus disculpas no nos sirven.

-Sé lo que vi, era un ajuste de cuentas.

-Lo que has hecho se llama extorsión.

-Si la mama no actúa, lo que nos espera se llama cárcel.

-Bueno, es evidente que necesito cubrir el puesto de secretaria.

Esta oficina es un caos.

Pero también es cierto

que no tienes ninguna experiencia.

Déjame pensarlo por lo menos un par de días y te digo algo.

Sara, ¿qué tal, cómo estás? ¿Cómo va esa búsqueda de trabajo?

-Ahí voy, pateándome el barrio.

-Oye, pues ayer, cuando te fuiste, le estuve dando

unas vueltas y pensando en tu CV, ¿sabes?

-Pero no doy el perfil.

-Yo diría que sí.

Imagino que no ha sido agradable el asunto con Juan.

-¿Álvaro te ha dicho que ha sido por Juan?

Que tuviste una pelotera con él y te fuiste.

-"¿Quintero?"

-Sí, soy yo.

-"Si quieres seguir vivo, abandona la política".

-Informaré a la cúpula del partido.

Tendrás que aportarnos la información de tus trapos sucios.

-Si alguien te pregunta por mí, tú a mí no me conoces, ¿estamos?

Veamos qué secretitos guardas en este teléfono.

O dimites en menos de una semana

o te juro por Dios que te mataré con mis propias manos.

Y ahora lárgate.

-Begoña, ¿qué pasa? -¿La conoces?

-Sí. ¿Ha sido Aitor? -No, no, no.

Fue un ladrón. Entró en mi casa y me atacó.

-¿No recuerdas que te preguntara por las cosas de valor?

-No, no me preguntó nada.

Si no le digo lo de la caja fuerte, tal vez ni lo cuento.

(Puerta)

-¡Bego!

¿Cómo estás, mi vida?

-No trabajaré para empresarios sospechosos

de chanchullos ilegales.

Ya tuve suficiente en el pasado.

Adiós y buena suerte.

-Vale, como quiera.

-Lo cierto es que este robo es muy extraño.

Los ladrones no suelen actuar solos

y siempre vigilan bien la casa que van a asaltar,

para evitar estos imprevistos.

Estamos hablando de un varón de origen español

que no es profesional y que pueda pertenecer a su entorno.

¿Tú crees que el marido contrató a alguien

para matarla? A ver, a ver.

De un arrebato violento a contratar una paliza hay una diferencia.

(Música emocionante)

-¿Cómo estás, cariño?

-Bien, creo. -¿Bien?

-He podido dormir algo con la pastilla.

-Lo sé, aunque te has quejado toda la noche.

-¿Te duele? -Sí, bastante.

-¿Has estado aquí toda la noche? -No te dejaré sola.

Solo salí para traerte flores.

Ten, debes tomarte esto.

Es un analgésico. Una enfermera me dijo que te lo diera.

Ahora traen el desayuno.

-¿Estás bien? Pareces nervioso.

-Como para no estarlo.

Casi te matan en casa y yo no estaba allí para defenderte.

-Tranquilo, estabas trabajando.

Si hubiera conectado la alarma...

-Cuando me llamó la policía y vi que te habían atacado,

sentí que te perdía.

Por un momento me vi solo. -Ya.

Yo pensé que me mataba, fue horrible.

-Me he dado cuenta de cuánto te necesito.

¿No me crees, cariño?

-No, no, no, no es eso.

Me parece muy triste que tenga que pasar una desgracia

para que me hables así. -¿Así cómo?

-Con cariño.

-Ya lo sé, últimamente no he sido el marido más afectuoso del mundo,

estoy a la que salta y me pierden los nervios: es culpa del trabajo.

-¿Por qué lo pago yo?

-Eso no es verdad. -No, sí que es verdad.

Haga lo que haga, siempre te parece mal.

-No lo tengas en cuenta.

Te prometo que esto me ha dado otra perspectiva.

No puedo vivir sin ti.

Te quiero con locura.

Me crees, ¿no?

-Tal vez, pero... -No hay peros. Empecemos de nuevo.

No soportaría estar separado de ti.

-Está muy bien decirlo, pero nuestro matrimonio...

-Ha sido una crisis. -No.

-Sí. -No, yo creo que es algo más.

-Olvídate del divorcio.

Es una señal para seguir juntos.

-No quiero hablar de esto, me duele todo.

-Claro, perdóname, perdóname, pero me gustaría

que esto sirviera para unirnos más

y hacernos más fuertes como pareja.

Déjame que te proteja.

Tiene que haber un futuro.

(Llaman a la puerta)

-¿Puedo pasar? -Sí, claro.

-¿Cómo estás?

-Mejor. Me he tomado un analgésico, a ver si me hace efecto.

-¿Tiene pistas sobre el ladrón o algo?

-La investigación la llevan Aguirre y Guevara.

Les llamarán si hay novedades.

-¿A qué ha venido?

-A ver cómo estaba Begoña. ¿Le molesta?

-No, me extraña, pensé que traía novedades.

-Es un detalle por su parte, no seas así.

-No, por supuesto, no quería sonar desagradable.

Este tema me tiene de los nervios y...

-Es comprensible.

-Debería de pasarme por el estudio un rato.

¿Te importa que me vaya? Antes de comer vuelvo, ¿vale?

-Claro, como quieras.

-Hasta luego.

-Vuestros churros.

-Gracias.

-Perdón, María, ya estoy aquí.

-Nada, mujer. Cuéntame qué ha pasado tan gordo.

El mensaje me dejó mosca.

-No te imaginas el marronazo que tengo encima, de los gordos.

-¿Te importa que me haga un café? -Te lo hago yo, pero cuéntame.

-¡Dios mío! Nada, anoche se presentó en casa Ramiro, mi casero.

¿Te acuerdas que teníamos que renovar el contrato de alquiler?

-¿Quiere subírtelo? -¿Subírmelo? No, hombre, no.

Lo quiere triplicar.

-¿Se ha vuelto loco? ¿Quién le va a pagar ese pastizal?

-Pues los turistas. Por lo visto,

quiere alquilarlo por semanas. ¿Lo puedes creer?

-¿A turistas? ¿Aquí en el barrio?

-Pues sí.

Está todo tan caro en el centro, que la gente se viene al extrarradio.

-Ya, y el listo quiere sacar tajada.

No te puede echar. ¿No es amigo de tu padre?

-No te imaginas el cabreo que se pilló cuando se lo conté.

-Pues que hable con él, a lo mejor lo soluciona.

-No, si ya lo hemos intentado.

Dice que ese contrato se lo hizo a mi padre y el mercado ha cambiado.

-El más tonto es experto inmobiliarios.

No sabe qué hace. Una inquilina cumplidora como tú es oro molido.

-Eso le he dicho yo. Le he intentado negociar

que me deje pagar cada mes un poco más, pero nada.

-¿Ah, no? Cuando venga le triplico el menú, a ver qué cara se le queda.

-Con lo que va ganar por el piso, se puede comprar el bar.

-Qué sinvergüenza, qué injusticia que la gente

especule con los pisos de la gente trabajadora.

Cuando venga Quintero se lo diré, a ver si el PMA hace algo.

-Para mí será demasiado tarde.

Me ha dado dos semanas: o pago o me largo.

-¿Y qué harás? Con tu sueldo, no puedes pagar ese pastizal.

-Ya lo sé. ¡Yo qué sé!

Mi padre me deja dinero, pero me niego por principios, no.

No quiero que ese se forre a mi costa.

-Claro que no. ¿Y tu madre, que trabaja en esto, no te ayuda?

-Por eso llego tarde, llevo media hora al teléfono.

-¿Y?

-La llamo como gestora inmobiliaria, pero me responde como madre.

Que está todo fatal, carísimo, y que vuelva a vivir con ella.

-Ya. Y a ti no te hace mucha gracia, ¿no?

-Pues no. Yo la quiero muchísimo, de verdad, la amo,

pero volver a su casa sería dar un paso atrás, como tener 15 años.

(PATY SUSPIRA)

-Ya, pero bueno, tómatelo

como una medida temporal, hasta que encontréis algo.

-Es que, con mi madre,

para ella ningún piso será bueno y meterá la mano en todo.

Que no. Yo lo que necesito es buscarme algo por mi cuenta, rápido.

-¿Has mirado en Internet? -Mira...

Unos antros. Por lo que puedo pagar, no me van a alquilar ni un trastero.

-¡Hija mía, cómo está el patio!

-Tengo un agobio encima.

No puedo más, te lo juro.

Me pongo a trabajar, a ver si me distraigo un poco.

-No te agobies, nena. Ya saldrá el sol por donde sea, mujer.

-Sí, seguro.

(Música triste)

-No sé cómo me recuperaré de esto.

Me veo incapaz de estar sola en casa.

-Poco a poco.

Primero te curas de las heridas físicas

y luego, de las de aquí.

Hay profesionales que te ayudarán con las secuelas psicológicas.

-¿Sabes? Hace un tiempo empecé a ir al psicólogo.

Estaba muy deprimida, llevo años así.

Pero lo dejé.

-¿Por qué lo dejaste? ¿No te ayudaba?

-No. Aitor pensaba que era tirar el dinero a la basura.

Le asustaba que hablara mal de él.

-Begoña, voy a serte sincera.

He venido porque me dejaste muy preocupada

por cómo te trata tu marido.

-Olvídalo, fui una exagerada. -¿Exagerada?

Que te griten, que te encierren, que te insulten no es una tontería.

Hay que cortarlo de raíz. -No lo voy a denunciar.

Aitor tiene mal genio y hay veces que se enfada por tonterías,

pero yo sé que me quiere.

-¿Que te quiere?

Pues su comportamiento no lo demuestra.

-Mira, Espe, ayer yo viví una verdadera agresión

y te aseguro que no tiene nada que ver.

-No puede hacer que lo justifiques.

No ignores las señales, el maltrato empieza así.

-Sé que cambiará.

Va a cambiar, en serio, suena a tópico, pero lo sé.

A lo mejor esto nos sirve para empezar de cero.

Lleva aquí toda la noche cuidándome, hasta me ha traído flores.

Está realmente preocupado.

-Yo eso no lo dudo, pero ¿qué pasará cuándo salgas del hospital

y volváis a casa y todo vuelva a la normalidad?

Vuestra relación volverá al mismo punto en que la dejasteis.

Créeme, cuando una pareja entra en esa dinámica,

no hay marcha atrás.

-No lo voy a denunciar. Es el padre de mis hijos, no puedo hacerlo.

-Bien, bien, está bien.

Puedes contar conmigo para lo que necesites

en cualquier momento. Tienes mi teléfono.

-Vuelve a tu trabajo, hay mujeres que te necesitan.

Solo quiero que atrapéis al que me hizo esto.

-Lo haremos.

Y tú cuídate mucho, ¿vale?

Que te mejores.

-Gracias.

-La canguro y la empleada doméstica se han asustado mucho.

-Está claro que ellas no fueron.

-Hola, chicos. Vengo de ver a Begoña, que está en el hospital.

Dicen que se tiene que quedar allí 24 horas más en observación.

-Ya, pero ¿está bien?

-Se recuperará de las heridas físicas,

pero psicológicamente está hecha un trapo.

-¿Tú por qué tienes tanto interés en esa señora?

-Porque vino ayer a la UFAM para hablar conmigo de su marido

y por eso quería acompañarla.

-A ver, Espe, ¿esta mujer es víctima de malos tratos?

-Me temo que sí, pero no quiere ni oír de denunciar.

-¿Y por qué vino?

-Es lo que suelen hacer las víctimas.

Cuentan qué ha ocurrido y corroboro que se trata de violencia de género.

-Luego les empiezan las dudas y reculan.

-A mí me pasó con mi hijo Isra cuando estaba con aquel energúmeno.

Me evitaba siempre, no quería escuchar lo que le tenía que decir.

-Mira, en ese punto está Begoña.

Ella sabe que tiene que distanciarse del marido.

Ya le ha pedido el divorcio.

No quiere denunciar, dice que no es para tanto.

-¿Y tú qué opinas? -Pues para que os hagáis una idea,

me ha contado que la tuvo horas encerrada en el baño.

Es la manera de Aitor Escalante

de cerciorarse de que no se divorcia.

-¡Menudo hijo de mala madre!

-Aparte de esto, ¿sabes si le ha llegado a pegar?

-No, dice que no, pero la tiene atemorizada.

Le levanta la mano, destroza todo lo que encuentra por ahí,

se cargó un armario de la cocina.

-Quién lo ha visto. Cuando viene aquí, se comporta

como un caballero con modales exquisitos.

-Pura fachada.

-Pienso que hay cierta relación entre los malos tratos y el asalto.

-Pero Aitor Escalante no pudo ser el asaltante. Estaba en Barcelona.

-¿Lo habéis comprobado?

-No, porque no teníamos motivos, pero ahora sí. Además,

aunque llevara un pasamontañas, su mujer hubiera reconocido la voz.

-No lo haría él materialmente, pero ¿no os parece sospechoso?

-¿Quieres decir que es capaz de contratar

a alguien para atacar a su mujer?

-No es el perfil de un maltratador.

Suelen atacar ellos y, además, por brotes de violencia.

-No es lo habitual, pero es que este tío

me da mala espina. Lo vi en el hospital

y apuesto a que de hoy no pasa

a que llame para preguntar, estaba muy nervioso.

-Cualquiera estaría descolocado ante esa circunstancia.

-No sé, yo creo que oculta algo.

-Estoy seguro de que tendrás razón: será un hijo de mala madre,

pero su perfil no coincide con el del asaltante.

-¿Tenéis pistas sobre quién pudo hacerlo?

-Es todo un poco desconcertante,

porque el ladrón lo tenía todo muy estudiado.

Había analizado el terreno: sabía que había

cámaras y se las saltó todas.

-Se preocupó mucho en no dejar huellas.

La preparación fue muy profesional, pero la ejecución fue una chapuza.

No se tenía que haber ensañado tanto con la víctima.

-La podría haber dejado inconsciente, podía haberla maniatado,

pero darle esa paliza...

-Has dicho que había estudiado el terreno.

Si sabía que la casa estaba ocupada, ¿por qué entró y no esperó?

-Lo sabremos cuando trinquemos al asaltante.

Así que a investigar, que nos queda mucho por hacer.

-No te olvides de comprobar la coartada.

-Claro. Tú descuida, que haremos ese trabajo impecable.

-Espe, ¿tú crees que podrás convencer

a Begoña de que ponga la denuncia?

-He quemado ese cartucho.

Tendré que intentarlo por otras vías.

Toni está investigando. Espero que tenga más suerte que yo.

-Venga, andando.

(Música de misterio)

-Hola, Sara.

-Hola. -¿Qué tal va la búsqueda de trabajo?

-Difícil, como era de esperar, pero ya encontraré algo.

-Ayer vino Mario al taller y dijo que le habías pedido curro.

-¿Mario? -El de la tienda de deportes.

-Ah, sí.

He recorrido muchos comercios del barrio

con mi CV y muchos ni me lo cogen.

-Ojalá pudiera ayudarte.

-Gracias, no lo necesito, sé buscar trabajo sola.

-No quería ofenderte.

-Pero me puedes echar un cable. -En lo que necesites.

-¿Puedes decirle a Ricky que me deje en paz?

Estoy harta de sus amenazas.

-¿Que Ricky te ha amenazado?

-Pues sí, para que cerrara la boca.

No fue ni sutil ni agradable, te puedes imaginar.

-¡Menudo imbécil! Lo siento, ¿vale?

Te prometo que hablaré con él.

-No sé cómo vives así.

-¿Así cómo? ¿A qué te refieres?

-No entiendo que los justifiques.

Vas de legal y te pasas la vida mintiendo.

-Es mi familia.

-Me da pena Silvia.

No sabe dónde se mete. -Tampoco te pases.

-Que estés enamorado de ella no te impide mentirle.

-¿De qué hablas?

-De la excusa inventada para que me haya ido del Moonlight.

-¿Quién te lo ha contado? -Ella misma ayer.

Y casi meto la pata,

pero me di cuenta enseguida y os seguí la bola.

He tenido una discusión desagradable con Juan, ¿no?

-Algo tenía que decir.

-¿Lo ves? Siempre eres el cómplice.

-La familia es lo único que queda cuando el resto falla.

-Creo que te equivocas de bando, pero tú sabrás.

-Está bien.

(Música triste)

(Teléfono)

-¿Diga?

-"Sara, soy Fernando Quintero."

-Ah, es usted. ¿Qué quiere?

-"Me gustaría hablar contigo. ¿Te podrías pasar por mi oficina?"

-No tenemos nada de qué hablar.

-"Precisamente por eso a mí me gustaría decirte

lo que pienso yo. Prometo que serán cinco minutos."

-Vale, de acuerdo. Ahora voy.

-Es pronto para tener resultados. Una investigación lleva su proceso.

-¿Qué proceso?

Me quedaría más tranquilo si me explican qué han averiguado.

¿Qué pasa?

¿No tengo derecho a ser informado?

Aunque sea como víctima del robo, ¿no me pueden informar?

-Vale, tranquilícese.

Está bien, le vamos a contar hasta donde podemos.

Mire, hemos activado el protocolo de objetos robados.

Si el ladrón pone las joyas en un web o en tiendas de segunda mano,

lo sabremos.

-Y si no, ¿cómo lo pillan?

-Revisamos una lista de sospechosos y la cruzamos con otros distritos.

El tipo actuó solo y esto dificulta la investigación.

-La otra línea de investigación es seguir

pensando que puede ser alguien de su entorno.

Ya hemos descartado a la empleada que trabaja para ustedes

y a la canguro, la hija de sus amigos.

-Ya lo dije yo ayer. Además, la atacó un hombre.

-Correcto. -¿No?

-Sí, y se ensañó con ella

sin preguntarle por los objetos de valor.

Esto me lleva a pensar que se trata de un tema personal.

Alguien de su entorno que quiere dañarlos.

-Ya les dije que no se me ocurre nadie.

-Dese cuenta, estamos en una fase prematura,

pero daremos con el fondo de la cuestión

-Eso espero.

-Pero necesitamos que nos deje trabajar.

-Nosotros nos ponemos en contacto con usted si hay algún avance,

pero ahora, por favor, insisto: necesitamos que tenga paciencia.

-Está bien. Pero entienda mi situación, estoy de los nervios.

-Normal.

Lo extraño sería que estuviera tan campante.

-Podrían haberla matado...

-Bueno,

por suerte su mujer está bien, no tiene nada de qué preocuparse.

-Deténgalo antes de que ataque de nuevo.

-No se preocupe, nos esforzaremos al máximo.

Márchese tranquilo.

-Está bien, les dejo trabajar. Gracias.

-No te preocupes, ese animal no te hará más daño. ¿La acompañas?

Chao.

Hombre, volvemos a encontrarnos.

Habrá venido a hablar con Elías y Nacha.

-Dicen que aún es pronto para tener resultados.

-Lo es. Confíe en ellos que son los mejores: pillarán al culpable.

-Me alegra saber que está en buenas manos.

No dormirá tranquila hasta que lo cojan, la conozco bien.

-Es bonito ver cuánto se preocupa por ella.

-Es lo normal, es mi mujer.

En cambio, usted,

perdóneme, pero no me ha quedado muy claro

a qué viene tanto interés por ella.

-No es interés, es humanidad.

Tengo buena mano con las víctimas de agresiones, es mi trabajo.

-Espe, una llamada para UFAM. ¿La atiendes tú o me ocupo yo?

-No, ya voy yo, Marta.

El deber llama.

-Hasta luego, gracias.

(Música de suspense)

-¿Sí, dígame?

(INDIGNADO) -Vaya jeta, el pavo. -Ya te digo.

No sabes lo que me fastidia tener que dejar ese piso,

con lo que me gusta.

-Normal, está guapísimo.

Y lo tenéis tan guay decorado. -Ya ves.

A ver dónde encuentro algo con la misma luz natural.

O que tenga el cielo despejado, que pueda verlo desde la cama.

(NOSTÁLGICO) -Ya...

¿Te acuerdas del amanecer que vimos juntos?

-Sí, claro que me acuerdo. -Fue bonito, ¿no?

-Mucho, claro, pero eso ya es pasado.

Igual que mi casa, que la tengo que dejar ya.

-Si tienes tan claro qué te gusta, ve a por eso.

-¿De qué estás hablando?

(NERVIOSO) -Del piso que estás buscando.

Quizá encuentres un piso donde ver el amanecer desde la cama.

-Lo veo complicado.

Con mi presupuesto, no tendrá ni ventanas.

-Qué exagerada eres. -¡No soy exagerada!

¿Has visto los precios que hay?

-Qué me vas a contar.

¿Piensas que vivo con mis padres porque me gustan las lentejas?

(RÍE) Tengo un colega que se ha ido a vivir a Guadalajara

porque le renta más pillarse el tren.

-¿A mí que se me ha perdido en Guadalajara?

Pero en Barcelona no te digo yo que no.

-¿Barcelona? No digas tonterías, te encanta el barrio.

-Ya lo sé, pero me tengo que ir en dos semanas.

Entre vivir con mi madre o con mi padre, lo tengo claro.

Con mi padre la convivencia es maravillosa.

-Pero me parece pronto para pensar en eso.

Si no has mirado pisos.

-Sí he mirado, y estoy apuntada a un portal inmobiliario

para que me avise en el móvil.

Y pregunto a cada cliente por si sabe algo, pero no hay nada.

-Hacemos una cosa: voy a mirar yo también.

¿Por Carabanchel te vale?

-Sí, sería una opción.

Lo que quiero es no dejar el barrio, ni mi curro...

-Ni los amigos...

-Ni los amigos.

(Móvil)

-¿Sí?

Sí, soy el agente Ríos. Dígame.

Sí, he estado en su casa hablando con su hija,

pero no podía ayudarme.

Necesito hacerle unas preguntas sobre una vecina.

Begoña Quesada, justo.

Vale, ¿cuándo me podría pasar?

Vale, perfecto. Voy para allá. Gracias, chao.

Me tengo que pirar, Paty.

Te voy contando si descubro algo.

-Vale. Gracias, Toni. Adiós. -Hasta luego.

-Menuda faena.

Me parece una lástima que haya presentado su dimisión.

¿Qué quieres que te diga? Nadie es imprescindible.

Ya, ya...

¿Os ha dicho el motivo para presentar su dimisión?

Eso de "motivos personales" es lo que dice todo el mundo.

La cuestión es... En fin, él sabrá.

Tenemos que buscarle un sustituto cuanto antes,

porque no podemos seguir sin tesorero en el partido.

Y menos ahora, en plena campaña electoral.

Javier, acaba de entrar una visita con la que tengo que reunirme.

Si no te importa, seguimos hablando luego.

Adiós, compañero. Chao, gracias.

Sara, muchas gracias por venir.

Te ofrecería algo de tomar,

pero a no ser que sea algo de lo que tengo aquí,

ahora mismo estoy sin secretaria.

-Pues conmigo no cuente para ese puesto.

Se lo dije ayer.

-Vaya, veo que no te andas por las ramas.

En fin, pero...

Si te he pedido que vinieras es porque me gustaría intentar hacer

todo lo posible

para que cambies de opinión.

-Está perdiendo el tiempo.

-Dale un vistazo por lo menos a lo que te estoy enseñando.

-¿Así es como piensa convencerme?

-Digamos que todo lo que hayas podido leer sobre mí

está ahí, incluso seguramente habrá algo más.

Todo eso es por lo que has decidido rechazar

el puesto de trabajo que te ofrezco.

-No irá a decirme que todo esto es mentira

y que ha sido un montaje o algo así.

-No, no, no. Al contrario.

Salvo alguna que otra imprecisión, digamos que...

99,9 % de lo que dice ahí es verdad.

He sido un narcotraficante.

Y un delincuente.

Pero no me parece nada justo que tomes una decisión

sin conocer la historia completa.

Dale un vistazo a esto.

-¡Hola! -Hola.

¿Qué tal en el estudio? Has tardado más de lo que esperaba.

-Sí, me he pasado un buen rato hablando por teléfono

organizando los trabajos en Barcelona

Es difícil no estar sobre el terreno.

-¿Vas a marcharte otra vez?

-Qué tontería. No te dejaré sola en el hospital.

-Tampoco se está tan mal. El personal es muy amable.

-¿Me echas en cara que te haya dejado sola?

-No, yo no he dicho eso.

-He ido a ver a los policías que llevan tu caso.

-¿Y saben algo del atracador? -No. Dicen que aún es pronto.

Pienso que están bastante perdidos.

-Me veo incapaz de volver a casa sabiendo que ese bestia está libre.

-Ya, eso les he dicho para que se pongan las pilas.

Por cierto, he pasado por comisaría

y me he encontrado otra vez con tu amiga, la oficial Beltrán.

(Música de tensión)

Es curioso cómo se preocupa esa policía por ti.

-Bueno, no sé... Es lo normal.

Es la función de la policía, asistir a las víctimas.

-Ya, pero si no lleva tu caso.

No sé qué pinta viniendo a visitarte aquí.

-Ya, bueno... Pero porque se vio implicada de alguna forma.

-¿Implicada por qué?

-Porque cuando llegué a la comisaría

estaba muy nerviosa

y ella se ofreció a traerme al hospital

mientras los otros dos iniciaban la investigación.

(AITOR ASIENTE RECELOSO)

-Pues resulta que esta chica, la oficial Beltrán,

es la responsable de la unidad de violencia de género.

¿Tú lo sabías? (TEMEROSA) -No.

-¡No me mientas, que sabes que no lo soporto, Begoña!

-No grites, que te van a oír.

-¡Pues que me oigan! ¡No pienso callarme!

-No tienes motivos para enfadarte. -¡Una mierda! Claro que los tengo.

Seguro que hablas con ella a mis espaldas.

-¿Le has hablado de nosotros, como al psicólogo?

-No, no. -¡No me tomes por imbécil!

¿Cómo sabe que tenemos dos niños?

¿O que nuestro matrimonio no está bien?

-Porque me preguntó cosas, y cuando me pongo nerviosa

sabes que me da por hablar.

-Siempre hablas de más. ¡Para qué le cuentas nada!

¿Eres estúpida o qué?

¿Me quieres buscar un lío? -No le he contado nada,

nada fuera de lo normal. Solamente charlamos, lo juro.

-Más te vale, Begoña, más te vale.

(SARA LEE) -"El mafioso ruso Konchalowsky,

detenido en una operación conjunta

del CNI y la policía española".

¿Qué tiene que ver usted en esto? -Todo.

Absolutamente todo, aunque no encontrarás mi nombre escrito ahí.

No me nombran ni me citan en ningún momento

en ese artículo ni en ningún otro.

Pero si consiguieron atrapar a ese mafioso ruso

y desmantelar su peligrosa organización internacional

de venta de armas fue gracias a mí.

-¿Por qué tendría que creerle?

-Podría enseñarte la cicatriz que aún tengo en el pecho

y tendré toda mi vida por el balazo que me dio,

pero no creo que sea necesario. -Apuesto que no fue la primera vez,

teniendo en cuenta su trayectoria delictiva.

-Vamos a ver, Sara.

¿Por qué crees que estoy en la calle, en libertad?

La realidad es que si estoy en libertad

es porque he colaborado con los cuerpos y fuerzas

de seguridad del Estado para atrapar a ese maldito mafioso ruso.

¿Sabes por qué lo he hecho?

-¿Para dárselas de hombre honrado y poder meterse en política?

-Si lo he hecho es...

por ellos.

(Música nostálgica)

Ella es Alicia, mi hija, y él es mi nieto, Leo.

Alicia y yo siempre hemos tenido una relación bastante complicada.

No la vi crecer, y no quiero que pase lo mismo con mi nieto.

-Yo a ella la conozco.

Es inspectora de policía. (ÉL ASIENTE)

Estuvo en el pub.

Quería detener a Luis cuando pensaba que era el estrangulador.

-Sí, es inspectora de policía

y el motivo por el que he querido cambiar de vida

y no quiero saber nada de drogas ni narcotráfico ni nada de eso.

Hasta hace solo un par de años no supe que Alicia era mi hija.

Desde entonces, he hecho todo lo posible por recuperarla.

-Ya, pero yo no soy su hija.

¿Qué le importa lo que piense de usted?

¿Por qué se empeña en que trabaje aquí?

-Ya te dije que es más que nada por mi instinto.

Creo que eres la persona idónea para el puesto.

-¿Aunque no tenga experiencia?

-Tienes algo que es mucho más importante,

o que yo valoro mucho más: integridad.

Que hayas rechazado la oferta que te hice el otro día

dice mucho de tu honradez y de tu carácter.

Cualquier persona habría aceptado ese puesto sin más.

-Así que rechazar su oferta me ha dado puntos.

-Es una forma de verlo.

Desde mi punto de vista, eres justo el tipo de persona

que necesito ahora en este empresa, porque solo quiero rodearme

de gente que no quiera tener nada que ver con drogas

ni con ningún otro asunto ilegal.

Verás...

Este sería tu sueldo base.

¿Qué te parece?

-Es una cifra generosa. -Justa, diría yo.

Me gusta ser justo con mis empleados.

¿Qué me dices?

¿Aceptas ser mi secretaria?

-Acepto, pero con una condición.

-¿Cuál? -El primer mes es de prueba.

Para los dos.

Y si la cosa no funciona...

-Funcionará, no te preocupes.

Te he dicho que tengo muy buen ojo para elegir a mis empleados.

Ahora, si no te importa, voy a llamar en un momento

a Javier, mi asesor, para que vaya preparando tu contrato.

-De todas formas...

¿qué te preocupa?

¿Que le cuente a Esperanza cómo me tratas?

¿Cómo me insultas, cómo me ninguneas,

cómo rompes cosas?

¿Es eso lo que te pone nervioso?

-¿Lo has hecho? ¿Se lo has contado?

-No.

Son cosas de pareja, no le importan a nadie,

como dices tú.

-Muy bien, me gusta que lo veamos de la misma forma.

-No, no lo vemos de la misma forma.

-Perdona, ¿cómo dices?

-Esta mañana, cuando has venido tan preocupado,

pensé que podrías cambiar. Soy tonta.

-Y voy a cambiar, pero no me presiones, ¡joder!

¿Cuántas veces quieres que te lo diga?

-¡Nunca más! No quiero volver a escucharlo.

¡Se acabó! Se acabaron las broncas, los insultos...

Hasta aquí hemos llegado, Aitor.

-¿Vas a empezar otra vez con lo del divorcio?

¿Por qué no dejas de atormentarme con ese tema?

-¡Voy a hacerlo! Digas lo que digas, lo voy a hacer.

-Perdóname.

Perdóname, Begoña, por favor.

Sé que te estoy presionando, y sé que...

Después de lo que has pasado en casa necesitas descansar.

-Necesito empezar de cero.

-Te comprendo, tienes razón.

Has sufrido mucho y te mereces ser feliz.

-No te imaginas las ganas que tengo de eso.

-Claro, pero...

yo también quiero ser feliz.

Me merezco ser feliz. No me puedes hacer esto.

-Si te refieres a lo del divorcio, déjalo.

Lo tengo decidido, Aitor.

No hay nada que desee más que divorciarme de ti.

-¡Eso nunca!

¿Me oyes? ¡Eso nunca!

¡Nunca te vas a divorciar de mí! ¿Te enteras? ¡Nunca!

¡No voy a parar hasta que te entre en esa maldita cabeza que tienes!

-¿Necesita algo? -¡Sí, que se vaya de aquí!

¡Márchate! -¿Por favor, puede marcharse?

(Música dramática)

¿Se encuentra bien? -Sí.

(Música triste)

(PABLO) -"Si yo lo único que quiero

es que nos vayamos tú y yo a un sitio seguro

y tengamos allí a nuestro hijo.

-¿Y luego qué harás?

¿Matarme?

-No, no va a hacer falta.

Estoy seguro de que vas a cambiar de opinión.

Y vas a querer ejercer de madre, conmigo a tu lado para siempre.

(Móvil)

-Nunca voy a formar una familia contigo.

Jamás.

En cuanto el niño tenga uso de razón

le pienso decir quién eres y todo lo que has hecho.

¿Crees que va a sentir algo por ti?

¡Ese hijo te va a odiar!

¡Nunca te verá como un padre! ¡Jamás!

¡Jamás vas a ser padre!

¡Nunca vas a tener un niño porque este niño no va a nacer!

(GRITA FURIOSA) ¿Me oyes? ¡Jamás! -¡No digas eso!

(ESPE) -¡Jamás! (PABLO) -¡No digas eso!"

(Música triste)

-Por fin apareces. -Prefería contártelo en persona.

-¿Has averiguado algo sospechoso sobre Aitor?

-Sí, tengo una testigo:

Violeta Medina, del chalé de al lado.

Por cierto, habla por los codos.

Con lo cotilla que es, podría haber estado al loro ese día.

-¿Qué te ha contado de Aitor o de Begoña?

-Los conoce desde hace ocho años. Una pareja normal, simpática

y que era gente adecuada al vecindario.

-¿Qué quiere decir con adecuada? -Pijos, Espe.

Con profesiones liberales, que mola decir en lo que curras.

-Pero Begoña ahora no trabaja. -Pero antes de ser madre

curraba de creativa en una empresa de publicidad.

-Arquitecto y publicista.

-Esas son las profesiones que digo. -Venga, Toni, al turrón.

-Dice que era gente normal, simpática,

sobre todo ella, que era encantadora.

Le llamó la atención que cuando acabó la baja por maternidad

no se reincorporó al curro, aunque le encantaba su trabajo.

-¿Qué razones le dio a la señora?

-Que Aitor le dijo que prefería que se quedara en casa con el niño.

-O sea, Aitor decidió por ella.

-Y ella dijo que cuando el niño fuera un poco más mayor

quizá se reincorporaba.

-Déjame adivinar: se quedó embarazada otra vez

antes de que ocurriera todo esto. -Y nunca volvió a currar.

-Encaja con el perfil del maltratador,

pero no podemos demostrarlo de ninguna manera.

-No acaba ahí la cosa.

Dice que entonces empezaron las peleas,

que habitualmente escuchaba a Aitor gritar.

-Pero ¿ha oído alguna vez que Aitor la amenazara o golpeara?

-Pegarle no,

que hubiera llamado a la policía,

pero que hace unas semanas estaba en el jardín,

porque le encanta la jardinería, y que escuchó una discusión

sobre el divorcio, y escuchó a Aitor decir literalmente:

"Antes te veo bajo tierra que divorciada".

-¿Y no le pareció motivo suficiente para llamar a la policía?

-Dijo que lo pensó, pero como Aitor se fue en ese momento,

no quiso echar leña al fuego.

-Cuántas vidas se habrían salvado si los vecinos silenciosos

dieran la alarma cuando la tienen que dar.

-Dice que se arrepiente mucho

y que está dispuesta a declarar ante un juez.

Aprecia mucho a Begoña y quiere ayudar como sea.

-Buen trabajo.

Este testimonio puede ayudarnos.

-¿Qué es lo siguiente? -Ahora acompáñame

porque esto lo tienen que saber Elías y Nacha.

-¿Estás ocupado?

Estaba revisando unos informes, pero si es por ti, lo dejo.

A lo mejor te arrepientes cuando te diga de qué se trata.

No me asustes, por favor. ¿Qué pasa?

Han llamado del periódico "El Barrio" para entrevistarte.

Sé que no te gusta conceder entrevistas,

pero es conveniente para la imagen de la comisaría.

Por eso te puse a ti a cargo de la comunicación:

se te da mucho mejor que a mí.

Pero no me quieren a mí, te quieren a ti.

La comisaría ha estado en el foco mediático

por el caso del estrangulador y quieren que hagas balance

de cómo llevamos las pérdidas humanas.

Morbo, eso es lo que buscan.

Y titulares vistosos. Te lo digo por experiencia.

Si no se lo doy, dirán que soy un aburrido

y un seco, que no sería la primera vez.

He estado indagando sobre el periodista

y parece un buen profesional.

Tómatelo como una oportunidad de valorar en público a tu gente.

Supongo que a la madre de Fede le gustará que valore su sacrificio.

Me contó que guarda los recortes de prensa sobre su trabajo.

Aunque solamente sea por eso, merece la pena el esfuerzo.

Además, te puedo ayudar a preparar la entrevista.

Pues no se hable más.

¿Entonces le digo que sí?

Voy a llamarle. Espera, te tengo que pedir algo.

Dime.

Hoy es la fiesta de la Asociación Benéfica de la policía.

Sí, lo tienes en tu agenda desde hace semanas.

El año pasado no fui y este no tengo más remedio que ir.

Y te da una pereza tremenda. Un poco.

Es el típico sarao con canapés, bebida y música,

saludar a los mandos y ganas de divertirse.

¿Y para qué me necesitas? ¿Tienes que dar un discurso?

Me gustaría mucho que vinieras conmigo como mi pareja.

¿Cómo dices?

Lo que has oído. Lo podemos pasar muy bien.

¿Como tu pareja? ¿Delante de los mandos de Jefatura?

¿No te parece bien?

Ya te dije que no tengo necesidad de vernos en sitios discretos.

(ABRUMADA) Ya, Emilio, esto es irse al otro extremo.

Veo que no te hace ilusión. Pues...

Es que una cosa es cenar en La Parra y otra aparecer en público

delante de medio cuerpo de policía.

Por eso te lo había dicho, porque me hacía ilusión

ir contigo a un acto tan señalado.

Pues creo que no estoy preparada.

Lo siento, Emilio.

-Sí, papá, el piso es precioso, gracias por mandarme el anuncio.

No, no voy a ir a verlo.

Porque se me va de precio y lo sabes perfectamente.

Papá, en serio, no insistas porque no quiero que me prestes dinero.

Prefiero pagarme un piso yo sola y que me pueda mantener yo.

Ah, vale, ahora soy una orgullosa.

(IRÓNICA) No me imagino yo a quién he podido salir.

Escucha, que hay gente en el bar. Luego te llamo.

Que sí, adiós.

Perdona, ya estoy contigo.

No hacía falta que cortases tan rápido.

Me has venido perfecta como excusa.

¿Hablabas con tu padre? Sí, hija, sí.

No le conoces, pero cuando se pone en plan protector...

Se pasa siete pueblos.

En fin, ¿qué quieres? Un bocata de jamón para llevar.

Voy a preparártelo.

A ver, que también es bonito

tener una red de seguridad por si te caes.

Hace mucho que perdí a mi padre.

Ay, lo siento.

No me entiendas mal.

De verdad que sé perfectamente la suerte que tengo con mis padres

y que siempre estén dispuestos a ayudarme,

pero mientras me pueda mantener yo sola...

Pues sí, que para eso curras. Sí, eso pienso yo.

Hasta que ha llegado el listo de mi casero

y ha decidido ponerme el alquiler más alto que mi propio sueldo.

Ahora tengo que buscar algo urgentemente.

Algo he oído. Ah, ¿sí?

Toni ha hecho correr la voz de que buscas piso.

A ver si hay suerte.

Aunque no estoy muy optimista que digamos.

Si vieses mi cara cuando llegué a Madrid... Está todo carísimo.

En Luarca, por 400 euros tenía una casa con dos habitaciones,

terraza y cerca de la playa.

¿Por 400 euros? Madre mía, aquí eso no te da ni para una habitación.

¿Y no te has planteado compartir piso?

Yo lo vi claro. Sí...

Es una opción, pero eso de vivir con gente que no conozco...

No sé... ¿Por? ¿Eres muy maniática?

No, y me paso todo el día en el bar, pero precisamente por eso.

Cuando llego a casa me apetece desconectar,

relajarme, ver una serie si me da la gana...

Lo normal.

Paty, ¿tú eres muy desordenada?

No lo sé, igual un poco sí. ¿A qué vienen tantas preguntas?

Se nos ha quedado una habitación libre en el piso.

Igual te podría interesar. ¿La de Fede?

¿No crees que es un poco pronto para ocupar su lugar?

No lo sé, igual sí.

Pero he oído a Toni decir que necesitabas piso

y me ha parecido una buena opción.

Compartir con nosotras no es como con desconocidos.

No, desde luego que no.

¿Y Espe qué piensa? Aún no se lo he dicho.

¿Pero estáis buscando a alguien?

Sí hemos hablado de que necesitamos a alguien para compartir gastos,

pero tenemos claro que no queremos un desconocido.

No es plan después de lo que ha pasado.

Pero contigo sería diferente.

Espe seguro que piensa igual que yo.

Tú primero pregúntale a Espe a ver qué piensa.

Ella y Fede tenían una relación muy especial

y no sé si estará preparada.

Yo creo que le vendrá bien. Aire fresco en la casa.

A Fede no lo vamos a olvidar nunca.

Pero habrá que seguir adelante. Eso sí.

Muchísimas gracias por tu oferta, de verdad.

Piénsatelo, y cuando quieras, te enseño el piso.

Vale, genial. Gracias, Silvia.

Unas amenazas de muerte no son para tomárselas a la ligera.

Y no me las estoy tomando a la ligera,

pero ni han vuelto a llamar ni han aparecido más pintadas.

Creo que esto se ha quedado en una gamberrada puntual.

Y ya está. (RECELOSA) Ya...

Te han dejado en paz así sin más. Eso parece.

Y tú te has quedado tranquilo.

Sí. (RÍE)

Tampoco voy a estar viviendo con miedo ni asustado

el resto de mi vida.

No sé por qué te extrañas tanto.

Porque te veo muy seguro de que no volverán a ir a por ti.

Seguro no se puede estar nunca en la vida de nada,

pero si vuelven a llamarme o aparece otra pintada,

no te preocupes, que vendré inmediatamente para comunicártelo.

Ahora será mejor que te deje seguir trabajando,

que estáis siempre con mucho lío en comisaría.

Fernando, te lo voy a preguntar directamente.

¿Has hecho algo para amedrentar a los que te estaban amenazando?

Por supuesto que no.

No sé quién está detrás de todo esto

y tampoco tendría ningún sentido que actuase por mi cuenta

después de haber puesto una denuncia en comisaría.

Para eso estáis vosotros. Mejor os dejo trabajar tranquilos.

Ya, pero es que creo que hay costumbres difíciles de abandonar.

En mi caso, no.

Sabes perfectamente que no soy el mismo

y soy un hombre honrado.

De acuerdo, pero no te confíes.

No te preocupes, no lo haré. Que tengas buen día.

-Claudia.

Te traigo el informe anual sobre robos en viviendas en España.

He resaltado los datos de la capital.

Y este es un extracto de los de Distrito Sur.

Hay un ligero descenso.

Vaya, muchas gracias, Merche. Estás en todo.

¿Se lo puedes comentar al comisario?

Va a conceder una entrevista a "El Barrio".

No es para tirar cohetes, pero está bien que lo conozca.

Sí, no te preocupes, yo se lo digo. ¿Cuándo es la entrevista?

Pasado mañana por la mañana.

¿Te importaría decírselo también?

No, en absoluto, yo se lo digo, pero ¿por qué no se lo dices tú?

Porque está muy ocupado y no quiero molestarle.

Merche, tú yo sabemos perfectamente que al comisario no le molestaría

que le interrumpieras en el trabajo.

¿Ha pasado algo?

¿Tienes un par de minutos para hablar con una amiga?

Cierra y siéntate.

(Música emotiva)

Me ha invitado a la fiesta de la Asociación Benéfica

de la policía.

¿Y qué hay de malo? ¿Por qué pones esa cara de funeral?

Porque es muy precipitado e incómodo,

y no me gusta ser el centro de atención.

No creo que lo vayáis a ser, allí habrá decenas de personas.

Sí, toda la cúpula policial.

Aparecer con él como si fuera su pareja oficial...

no me parece apropiado.

El comisario es mi superior.

Si te ha invitado es porque considera que es apropiado.

Si sois pareja, en algún momento tendréis que mostraros como tal.

Ya, pero así de repente...

Y en un acto oficial... No, no.

Ya... Que te ha puesto en un compromiso, ¿no?

¿Sabes lo que creo?

Que si él te ha invitado es porque está muy seguro de lo vuestro.

A lo mejor eres tú quien no está en el mismo punto.

Así que la vecina dice que este hombre la amenazó

con pegarla si le pedía el divorcio. -Menudo cerdo.

-¿Qué me decís? Mi teoría ya no resulta tan descabellada.

-Entiendo que se le tengan ganas, pero es un poco descabellada.

No tenemos pruebas concluyentes. -Habrá que buscarlas.

-¿Tú no estabas en prácticas?

Eres un poco joven para dar consejos a los abuelos.

-Perdón, pero veo tan claro que no fue un robo,

sino un intento de asesinato.

-¿Y por qué no la mató?

-Porque no pensaba que ella se defendería así.

Sabemos que Aitor la amenazó de muerte

y que un tipo que había estudiado el lugar decidió entrar en la casa

aunque había luz dentro. -Y sabía que estaba sola.

Aitor estaba en Barcelona, para que nadie sospechara.

-Y sin niños, dato que conocía Aitor.

-No sé, me sigue pareciendo exagerada tanta premeditación

en un caso machista.

-Hay todo tipo de maltratadores, depende de la persona.

Aquí el "modus operandi" es peculiar,

pero tratándose de una persona calculadora e inteligente encaja.

-Y acostumbrado a tener servicio: jardinero, limpiadora, niñera.

Si hiciera algo así, no me extrañaría

que contratara a un sicario para que se manche las manos por él.

-No lo veo claro, aunque huele un poco.

¿Tú qué dices, compañera?

-Que no hay pruebas.

Pero todo es posible, tanto esto como que hagamos el ridículo

deteniendo al marido sin pruebas.

-Nadie está hablando de detener a nadie.

Tenemos que buscar y trincar al agresor.

Así sabremos si es un ladrón, un sicario o un cuñado.

-Vale, de acuerdo. ¿Tenéis algún hilo del que tirar?

-Ese es el problema, que no tenemos nada.

Ni huellas, ni imágenes, ni testigos.

Nadie la oyó gritar.

El único es el conductor que recogió a la víctima.

Confirma que vio salir huyendo a un tipo.

-Más que un tipo, vio una silueta. No nos pudo dar una descripción.

-¿Y habéis preguntado a los "runners"?

Cuando hablé con Violeta vi a dos o tres.

-A estas alturas, todo el vecindario sabrá lo que ha pasado.

Si hubieran visto algo, seguro que habrían denunciado.

-Que hagan deporte por ahí no quiere decir que sean del barrio.

Hay peña que igual se hace 20 km y vuelven a casa,

-Me gusta la gente con imaginación e iniciativa.

Te vas a dar una vuelta por ahí y haces un poco de "footing"

a ver si puedes hablar con ellos. -Por mí, perfecto.

Si te parece bien.

-Sí, fenomenal.

A ver si los deportistas se te dan igual que las señoras mayores.

-¿No vienes conmigo?

-No, me quedo atendiendo otros casos.

Confío plenamente en ti.

-Pregúntales si vieron algún coche a toda velocidad.

Justo en la entrada de la urbanización

hay una gasolinera y tiene cámaras de seguridad.

Si conseguimos la descripción correcta

del vehículo... -Podremos pillar al asaltante.

-Bien, nosotros nos vamos a pedir las imágenes de la gasolinera.

-Vamos.

-Tenemos que librar a Begoña de ese tipo cuanto antes.

-Hasta luego.

-Aquí estamos con Tito y Susi.

El verano que la niña aprendió a nadar.

¿Te acuerdas?

Qué felices éramos los cuatro.

No me niegues esta oportunidad, Begoña.

Sé que es la buena.

-Me extraña que haya vuelto a las andadas.

El asalto a domicilios no es su especialidad.

-¿Un ladrón experto pringado por un asalto chapucero a un chalé?

-Es el único sospechoso y encaja con la descripción de Begoña.

No perdemos nada por traerlo y hacerle unas preguntas.

-¿No hay contras?

-De irme a vivir con ellas, me tocaría la habitación de Fede.

Me da mal rollo.

-¿Por qué no haces una visita al piso?

No quiero meterme en tu vida ni sacarte los colores,

pero tengo menos efectivos de los que necesito.

Por favor, quiero que estés al 100 %.

Cuanto antes aclares tus dudas, mejor.

Tienes toda la razón.

Voy a solucionarlo, te lo prometo.

Bien.

He estado buscando información sobre Quintero y su vida

y lo que he encontrado tiene tela.

-Sin conocerlo, es normal que esa información te eche atrás,

pero a la gente no hay que juzgarla por su pasado.

Ese hombre le ha dado la espalda a todo

y ha reconocido sus errores.

-Bueno, eso es lo que dice él.

Veo en el informe penitenciario que hizo dos módulos,

uno de jardinería y otro de carpintería.

(ELÍAS) "Habría que averiguar por qué ha vuelto a las andadas".

-¿Qué te he hecho ahora?

-A mí no, a Sara.

-¿Eh? -¿Qué ha pasado con Sara?

-Nada, este listo, que ayer se la encontró en la calle

y la amenazó.

-Anda, no seas exagerado.

Lo único que le dije fue que lo mejor era que cerrara la boca.

No lo entiendo.

Pensé que invitarla le haría ilusión, pero me equivoqué.

Dice que no es buena idea que nos presentemos juntos

delante de los mandos.

¿A ti qué te ha contado?

Lo único que sé es que ella está descentrada y tú, despistado.

Y está afectando al trabajo.

No sé si te pasas de lista o eres tonta de remate.

-Piensa lo que quieras.

-Fernando Quintero ha sido procesado por narcotráfico

entre otras causas criminales. ¿No lees las noticias?

-Nos infiltramos en su empresa y le reventamos un camión.

Que se entere que de los Soler no se ríe nadie.

-¿No se os está yendo la olla? -Sí, bueno, bueno...

Quintero sabrá quiénes somos, pero no nos precipitemos.

Decidme que habéis encontrado algo.

Elías y Nacha no han tenido suerte en el barrio del Chopo.

Es como si no hubiera vivido allí.

A su madre le hubiera gustado que no encontrásemos nada.

Entonces, habéis hablado con ella.

Sí. La pobre mujer, que es bastante mayor,

estaba muy disgustada al saber que su hijo ha reincidido.

¿Le suena este hombre?

-Pensé que traía información, no que yo se la daría.

-Es un delincuente común.

Unas cámaras de vigilancia lo grabaron cerca de su domicilio

unos minutos después del asalto.

-Supongo que lo estarán buscando.

-Responde al mote de Chopo.

Un vecino lo vio salir de su urbanización.

¿No le suena de nada?

No sé, haga memoria. ¿No lo ha visto nunca?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 513

Servir y proteger - Capítulo 513

17 may 2019

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 513" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 513"
Programas completos (542)
Clips

Los últimos 1.675 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 539 Completo 56:56 96% ayer
    Capítulo 539 ayer La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 538 Completo 53:34 85% pasado viernes
    Capítulo 538 pasado viernes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 537 Completo 54:15 83% pasado jueves
    Capítulo 537 pasado jueves La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 536 Completo 55:26 80% pasado miércoles
    Capítulo 536 pasado miércoles La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 535 Completo 54:13 96% pasado martes
    Capítulo 535 pasado martes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 534 Completo 55:48 97% 17 jun 2019
    Capítulo 534 17 jun 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 533 Completo 55:30 87% 14 jun 2019
    Capítulo 533 14 jun 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 532 Completo 56:35 87% 13 jun 2019
    Capítulo 532 13 jun 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 531 Completo 55:54 84% 12 jun 2019
    Capítulo 531 12 jun 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 530 Completo 53:57 97% 11 jun 2019
    Capítulo 530 11 jun 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 529 Completo 53:32 96% 10 jun 2019
    Capítulo 529 10 jun 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 528 Completo 55:09 87% 07 jun 2019
    Capítulo 528 07 jun 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 527 Completo 54:22 85% 06 jun 2019
    Capítulo 527 06 jun 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 526 Completo 55:30 83% 05 jun 2019
    Capítulo 526 05 jun 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 525 Completo 55:12 97% 04 jun 2019
    Capítulo 525 04 jun 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 524 Completo 55:11 98% 03 jun 2019
    Capítulo 524 03 jun 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 523 Completo 56:53 88% 31 may 2019
    Capítulo 523 31 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 522 Completo 57:46 88% 30 may 2019
    Capítulo 522 30 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 521 Completo 56:05 85% 29 may 2019
    Capítulo 521 29 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 520 Completo 55:40 99% 28 may 2019
    Capítulo 520 28 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...