www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5191258
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 507 - ver ahora
Transcripción completa

¿Y esta sangre? No es mía, es de Pablo.

¿Ha muerto?

Estoy embarazada de Pablo.

No fue buena idea ir a visitarlo a la cárcel.

Le dije que interrumpiría el embarazo.

-Para mí es evidente que fue en legítima defensa,

pero es obligatorio que Régimen Disciplinario

lo investigue.

-A veces pienso que lo mejor sería pasar página

y olvidarme de toda esta tragedia, y para eso...

la interrupción del embarazo es la opción más adecuada,

pero otra veces pienso que debería seguir.

Estoy hecha un lío.

-¿Qué tiene de malo querer averiguar

si José Manuel López es su hijo biológico o no?

A no ser que me haya mentido.

López se ha instalado en un piso en Getafe,

ahí tiene la dirección exacta.

También he apuntado el nuevo teléfono.

-José Manuel López, no sé si te suena.

-Por el nombre no...

-Un chaval alto, rubio... -¿Qué pasa, qué ha hecho?

-Está acosando a Paty, la camarera de La Parra.

-¿Tú sabes cómo me llaman a mí las titis?

El insaciable. ¿Te imaginas por qué? -Me das mucho asco, tío.

-¿Nos damos un revolcón esta noche? -¡Mira, se acabó!

Ya vale, te voy a denunciar ahora mismo.

-Venga, que me tienes loquito.

-Si te ha acosado o te ha intimidado,

estás en tu derecho de poner una denuncia.

Y es la única manera de pararle los pies.

-Yo no soy ninguno de esos tres jóvenes,

yo no he estado en Salamanca en mi vida, te lo puedo jurar.

-Estuviste allí la noche del 12 de junio de 2017,

esa noche en que tú... en que tú violaste a mi hija.

(Disparo)

-Oye, Paty, ¿José Manuel López ha vuelto a dar señales de vida?

-No ha vuelto a dar señales de vida,

pero tengo miedo de que aparezca en cualquier momento.

-No te preocupes, en cuanto asome la patita le echo el lazo.

-Esto es en la tienda...

No, a mí no.

Espérate.

Este es José Manuel López. ¿Quién?

Un pavo que estoy buscando por acoso sexual.

Cuando estuvo el otro día, ¿te dejó algún número de teléfono?

-No.

-Qué raro, ¿no? -Pues sí que es raro,

pero yo no vi que tuviera muchas ganas de trabajar.

Anoche robaron en varios transformadores

y puntos estratégicos del tendido eléctrico del polígono.

Creemos que se trata de un nuevo grupo criminal.

¿Qué dice el confite?

Que a un colega suyo lo tantearon

para conseguir locales para guardar el material,

que no sabe qué material era y que se lo llevan a China.

Un local en la calle de Los Cerezos. Ya está, ¿no? Motor Soler.

-¿No has pensado que quizá la culpa pueda ser tuya?

Igual vas dejando las llaves por ahí, al alcance de cualquiera.

-¿Qué pensabas, que no me iba a enterar?

Esta vez la has cagado bien.

(Música emocionante)

¿No ha sonado el despertador? Sí.

Hace cinco minutos, pero lo he apagado yo,

ya estaba despierto. ¿No podías dormir?

Dormir dormir, no mucho.

¿Por qué, ronco?

Un poco.

Que no, es broma.

Estabas muy guapa dormida.

Con la cara relajada, la boca entreabierta...

cayéndote un poquito la baba.

¿Cuánto tiempo llevas observándome? Desde que me he despertado.

Pues ayer nos acostamos tarde.

Sí, entre unas cosas y otras se hizo un poco tarde.

Vamos, que no has dormido ni cuatro horas.

Tenías que haber bajado la persiana. No pasa nada.

Estabas dormida en mi hombro y no te quería molestar.

Además, me he entretenido con algo mucho mejor.

Mirándome. Por ejemplo.

¿Cómo se puede ser tan sexy por la noche y tan curso por la mañana?

¿Te molesta?

Podría acostumbrarme.

¿Cuándo dices que vuelves para dormir?

Oye, que no te quiero agobiar. No me agobias.

Estoy tan a gusto aquí contigo que...

a veces se me olvida que tengo otra casa y otra cama.

Y una familia que te va a preguntar dónde te has quedado a dormir.

Ya soy mayorcito. Que pregunten lo que quiera, me da igual.

¿Y tu madre te ha vuelto a echar la peta por volver con la poli?

Nada fuera de lo normal,

ya sabes que en las familias hay temas que es mejor no tocar,

para poder convivir.

Yo soy un tema tabú en tu vida. ¿Te molesta?

No, pero es un poco incómodo

sentir que estás entre dos bandos y que yo tiro de uno.

Eso no es verdad, Silvia,

te he demostrado ya en qué bando estoy,

¿o es que no te vale lo que pasó ayer?

¿Qué pasó ayer? Nos acostamos.

También, pero me refiero a lo de Tomás.

Te he demostrado que puedes confiar en mí, ¿no?

Eso me recuerda que tengo un montón de trabajo que hacer,

y que tengo una banda del cobre que desmantelar.

No, no, no, no...

¿Qué te parece si rebobinamos, nos olvidamos de mi familia,

y volvemos a lo de "chico sexy y cursi".

Venga.

(Teléfono)

A estas horas es comisaría.

Vaya, hombre.

Dime.

Vale, yo se lo digo.

Yo le llamo y se lo digo.

Vale.

Venga.

¿Qué pasa?

Tomás quiere hablar contigo. ¿Conmigo?

¿Para qué? Pues no lo sé,

pero no tienes por qué aceptar si no quieres.

No tengo problema. ¿Qué tengo que hacer?

Acompañarme a comisaría y entrevistarte con él.

Igual hablando contigo nos da más información.

Hecho.

Así, igual te queda claro en qué bando estoy.

Eres muy pesado.

Quédate aquí que yo hago el desayuno.

¿Sí? (ÁLVARO ASIENTE)

Eres un pelota y lo sabes.

Aquí tienes. -Gracias.

-Hola, Toni. -Buenas.

Te iba a pedir un café para llevar,

pero mejor me lo tomo contigo si no te importa.

-Claro. ¿Cómo vas, has encontrado ya al baboso este?

-Ni rastro de él, tía.

Y como tiene un nombre tan común,

cuando pregunto por José Manuel López,

me dicen que tienen un cuñado con ese nombre.

-Yo no lo he vuelto a ver por aquí, menos mal, qué mal rollo de tío.

Prefiero no verlo más en la vida.

-No sabemos nada de él, Nacha ha conseguido su número de teléfono,

pero el móvil sale apagado.

-Habéis hablado con sus padres, me imagino.

-No tiene padres, están muertos.

-Tendrá amigos.

-Tiene un colega con el que hemos contactado,

al que llamó y le dijo una movida muy sospechosa, pero no fue claro...

No sé.

-Toma, Paty, cóbrate, por favor. -Vale.

-¿Qué tal, cómo estás? -Muy bien.

-Perdona, no he podido evitar escucharte.

¿Qué pasa con el chico ese, no aparece por ningún sitio?

-Desaparecido en combate.

-Te lo digo porque me quedé preocupado cuando me dijiste

que podía estar preparando un palo en la ferretería.

-Eso fue una teoría, tú no te rayes.

Yo creo que no va a volver por Distrito Sur.

No creo que esté ni esté en España.

-¿Y eso?

-Yo creo que se ha bajado al moro.

Supuestamente trafica con hachís y viaja bastante a Marruecos.

-Jolín, pues vaya regalito, menos mal que no lo contraté,

después de Pablo lo que me faltaba. -Te salvaste de una buena.

-¿Qué dices que te había contado el colega?

-Que lo llamó alardeando

de que había conseguido una gallina en Distrito Sur.

-¿Una gallina?

-Un pringado al que desplumar y que iba a dar un pelotazo aquí.

-Y no sabéis quién era.

-No sabemos. Yo tengo mis teorías, yo creo que se refería...

al palo en la tienda de electrónica de El Guijarro.

-¿No me dijiste que había robado solo unos móviles?

Eso no me parece un pelotazo. -Igual no salió como esperaba.

-Es que con tan pocos datos no tenemos ni idea.

Igual se refería a ti, y eso tendría sentido con mi teoría.

-Tu teoría es que robaban en la ferretería, ¿no?

-Sí, pero sea como sea, hay que seguir buscando.

-Pues que tengáis suerte.

-Gracias. -Hasta luego.

-Adiós.

Pues te digo una cosa, por mí como si no aparece más.

Cuanto más lejos del barrio mejor. No creo que nadie lo eche de menos.

-Ya, pero la policía no puede dejar de buscarle

porque no lo van a echar de menos o por ser mala gente.

Y tiene que responder por sus delitos.

-Lo siento mucho, yo...

Fue una cagada juntarme con esa peña.

-Estabas desesperado y lo entiendo,

pero tendrías que haber confiado en mí

en vez de traicionarme. -Álvaro, yo...

haré lo que haga falta para compensarte.

-Ya lo ha hecho, los has delatado.

Por mí está todo bien.

Seguro que la policía tendrá en cuenta que has colaborado.

Eso es cosa del juez, pero dejaremos constancia

de la colaboración y el arrepentimiento, claro.

Ahora tengo que pedirte que me acompañes a calabozos,

tendrás que esperar allí hasta ponerte a disposición judicial.

-Mucho ánimo.

Me gusta que no seas rencoroso.

No tendría sentido, el chaval está arrepentido.

Es lo habitual después de pasar la noche en el calabozo,

y más si es su primera vez.

Le ven las orejas al lobo, tienen miedo, entonces colaboran.

Pero está arrepentido porque lo hemos pillado.

No, yo creo que Tomás es sincero.

Le he dejado muchas veces a cargo del taller,

y nunca me había fallado. O no te has enterado.

Yo creo que no, siempre ha sido muy responsable.

Se tomaba el taller como si fuera suyo,

y cuando nos robaron tuvo un gran disgusto.

¿Tú sabías lo de su madre?

Me dijo que tenía problemas económicos,

y que le habían amenazado con desahuciarla, pero...

no sabía que era algo inminente.

Me lo tendría que haber contado. Eh, nada de sentirse culpable.

Él decidió recurrir a una banda de delincuentes y no a ti.

Igual no le di la confianza suficiente.

Igual prefirió ganar un dinero fácil

y no pedirte un préstamo y tener que devolvértelo.

Está bien que le perdones, pero no te engañes,

¿o después de esto volverías a reincorporarlo?

Ni de coña.

Entiendo lo que ha hecho, pero la traición nunca se olvida.

Lo importante es que ha colaborado.

Tenemos una dirección,

información sobre cómo actúa la banda,

y el nombre del cabecilla. El nombre no te lo ha dado, ¿no?

Te dio el apodo, el Chato. Sí, con eso me basta.

Es mucha más información de la que esperaba obtener de Tomás.

Y sin ti hubiese sido mucho más fácil sonsacársela.

¿Estás intentando darme las gracias de alguna manera?

Porque sé una mucho mejor.

Eh, estamos en la sala de interrogatorios de comisaría.

Dicho así, tiene mucho más morbo.

Vale, y ahora me compañas al despacho de Bremón,

a contarle todas las novedades, ¿eh? A ver si sigues igual de entonado.

Has conseguido fastidiarme la fantasía.

Oh...

Venga, te acompaño hasta la puerta.

A las órdenes, inspectora.

-Madre mía, qué tostón.

¡Candela! -Hola, Paty.

-Pero ¿qué haces aquí?

¡Cuánto tiempo sin verte! Bueno, desde...

-Desde que nos escapamos de la secta, puedes llamarla por su nombre.

-Todavía no me atrevo a decirlo en alto,

me da una vergüenza... -Ya, pero tenemos que hablar de ello.

La gente tiene que ver que es fácil caer en una estafa así

cuando te sientes vulnerable. -Ya, tía.

Yo pensé que en las sectas solo caían los locos,

y la gente con problemas.

-Tú y yo no somos ninguna de esas dos cosas, y mira,

Yago Narbona nos pilló pero bien. -Pero bien además.

No sé qué hubiera hecho si tú no me abres los ojos.

-Habrías salido de una manera u otra, tenía a mucha gente preocupada.

-Ya, eso sí. La pobre María, qué calvario tuvo que pasar conmigo.

-¿No está?

-No, se ha ido a París de viaje romántico.

(CLIENTE) -Un zumo, por favor. -Voy.

Me dan una envidia...

¿Y tú qué tal?

¿Qué tal de curro y de novio y de todo?

-Nada de nada,

estoy pasando por una racha bastante chunga.

-¿En serio?

-De hecho venía a dejaros el currículum,

por si necesitabais un refuerzo,

pero si María no está vuelvo en otro momento.

-No te preocupes, déjamelo y cuando vuelva se lo doy.

-La verdad es que me urge un poco.

-¿Tan mal estás?

-Estaba trabajando de teleoperadora, pero la empresa ha cerrado,

y el poco dinero que tenía ahorrado se está acabando.

-¿Y cómo haces para pagar el alquiler?

-He tenido que dejar el piso,

estoy viviendo en casa de unos amigos: de sofá en sofá.

-Ostras, tía...

¿Y tus padres no te pueden echar una mano?

-Mis padres bastante tienen con subsistir ellos.

-No me digas que también están en paro.

-Lo estaban. Mi padre ha conseguido un trabajo en León,

pero por el salario mínimo. Al menos es estable.

Se han ido a vivir allí. -Ya.

Y tú no creo que tengas ganas de mudarte, ¿no?

-Ni siquiera es una opción,

está viviendo en una habitación de alquiler.

-Vaya panorama, ¿no?

Voy a llamar a María y le voy a preguntar

si se plantea contratar a alguien más.

-Me harías un favor enorme. -Mujer, no me cuesta nada.

Lo único que te digo es que no te hagas muchas ilusiones,

porque La Parra siempre se ha podido llevar entre dos.

Incluso estando sola me apaño bastante bien,

me está dando tiempo a estudiar y todo.

-Bueno, por intentarlo que no quede. -Eso sí.

Pero tú no te preocupes, en cuanto María me diga algo, te aviso.

-Gracias, Paty.

Voy a seguir "curriculeando" por ahí.

Tenía que haber seguido estudiando, me da vergüenza ir repartiendo esto.

-Eso no, tú con la cabeza bien alta que vales mucho.

Y a mí me encantaría tenerte como compañera.

-Ojalá. -Pues sí, ojalá.

Suerte y mucho ánimo. -Gracias. Hasta luego.

-Te llamo con lo que sea.

-Deja de insistir, por favor.

Hombre, ya era hora, ¿no?

¿Dónde te has metido? -Estaba por ahí.

He venido a darme una ducha y al taller,

que debería estar abierto hace un rato.

-Que lo haga Tomás.

¿Me puedes contar qué es ese disparate

de acusar a tus hermanos de almacenar cobre robado en el taller?

-¿Pensabas que no se lo iba a contar?

-Me equivoqué, lo siento. -Y tanto que te equivocaste.

-Ricky, no flipes tanto, no es la primera vez que me liais.

Acuérdate cuando tuve que arreglar el coche para libraros de la pasma.

-Basta. Te aseguro que no tenemos nada que ver con esto.

-Ya lo sé. -¿Y entonces qué?

¿No me vas a contar qué ha pasado?

-Ha sido Tomás.

Quería utilizar el taller

para colaborar con una banda de ladrones de cobre.

-¿Quería almacenar el cobre robado en el taller?

-Durante toda la noche hasta darle paso al día siguiente.

-Es que no te puedes fiar de nadie.

-¿Y cuándo le partimos las piernas al rastafari este?

-Ricky, tranquilo, ¿vale? -No, tu hermano tiene razón.

No se puede perdonar una traición, tenemos que darle un escarmiento.

No se burla nadie de nosotros. -No hace falta que hagamos nada,

la policía se está encargando de todo.

-¿La policía? -Sí.

Lo han detenido y ha confesado pertenecer a la banda.

Al parecer colaboraba con ellos para ayudar a su madre.

La acaban de desahuciar. -¡Ah!

O eso es lo que te ha dicho él a ti, alma de cántaro.

-A mí no, mamá, a la policía, te lo acabo de decir.

-¿A la policía en general o a una inspectora en concreto?

-Mira, ¿qué más te da?

Lo más importante es que no hagan cosas delictivas en mi taller.

-¿Y tú cómo has podido contratar a un ladrón

que ha puesto en peligro tu negocio? -Y si no fuera por Silvia,

seguiría haciéndolo.

Imagínate que viene la policía al taller sin avisar.

-¡Tú no tienes nada que ver con esos robos!

-Ya lo sé, pero gracias a Silvia me he podido explicar.

He colaborado con la policía y han detenido al verdadero culpable.

Así que la próxima vez que te quieras meter con ella,

piénsalo dos veces.

Me voy a la ducha.

-De verdad, no sé quién se ha creído este que es para darnos lecciones.

Don perfecto. -Tú concéntrate en lo importante.

-¿Y qué es lo importante? -Pues el cobre.

Si Tomás iba a parar el desahucio de su madre solamente almacenándolo,

quiere decir que esto da mucho dinero.

Yo pensaba que era una cosa marginal.

-Es que ha cambiado la cosa desde hace años,

ahora, si tienes los contacto en China, te puedes forrar.

-¿Y por qué no me lo dijiste antes? Tú tienes muchas iniciativas.

-Vamos a ver, mamá, esto tiene sus riesgos.

Si no lo sabes manipular bien te puede dar un calambrazo

que te quedes pegado.

Además, hace falta mucha infraestructura.

Hay que tenerlo todo muy estudiado.

-Pues ponte a ello.

Si Álvaro tiene razón y esa banda va a caer,

pronto habrá un hueco en el mercado.

Y ya ha pasado a disposición judicial.

Muy bien, lástima que solo sea un peón.

Pero un peón bastante bien informado.

Con los datos que nos ha dado Tomás, puede que hagamos caer a la banda.

Nos ha dado el nombre del cabecilla, el Chato, de origen rumano,

aunque trabaja con españoles. ¿Y qué sabemos del tal Chato?

Poca cosa, ni siquiera conocemos su verdadera identidad,

lo único que sabemos es que cuenta con numerosos colaboradores,

y que es un negocio muy lucrativo, con trabajadores especializados.

Hace unos meses detuvimos a alguien relacionado con el robo de cobre.

Eran muy pocos, pero estaban conectados

con un negocio mucho mayor. Pues ya tienen reemplazo,

y a seis euros el kilo, no me extraña.

Les sale a cuenta.

Aun a riesgo de ser electrocutados, ¿no?

El mercado chino es un filón, la demanda no deja de crecer.

Necesitan el cobre tanto para infraestructuras,

viviendas, líneas telefónicas... Así que los ladrones no se cortan.

Sí, nuestros compañeros de la Guardia Civil

también van de cráneo en este asunto.

Al parecer en las zonas rurales los ataques son más frecuentes,

todos los días detienen a alguien, pero con el Código Penal en la mano,

las penas son muy leves y enseguida están en la calle.

Eso es parte del problema.

Un atraco a una recuperadora de cobre

puede generar unas 25 toneladas aproximadamente, eche cuentas.

Sí, pero no debe ser tan sencillo venderlo en china,

deben tener una gran infraestructura para almacenar todo lo robado.

El Chato paga a esos ladrones autónomos al peso,

y se ve que tiene una serie de locales

que le sirven de cama para el material robado,

hasta que él ordena centralizarlo en otra nave.

Como Motor Soler, ¿verdad? El propietario no tuvo nada que ver,

fue Tomás, un empleado que obró a sus espaldas.

Ahí entra la segunda parte de la estructura de colaboradores.

Son expertos en manipulación de materiales eléctricos.

Se encargan de recopilar todo el cobre acumulado,

lo manipulan y lo ocultan a modo de chatarra

y envían unos camiones a China,

el Chato paga por esta mercancía, y vuelve a alimentar la rueda.

Es un negocio de tamaño considerable.

Así es. Quizá podríamos demostrar que es una organización ilícita,

y quizá la fiscalía por ahí pueda echarles mano.

Muy bien.

¿Cuál sería es siguiente paso a seguir?

Ir a por la cabeza.

El Chato solo se deja ver cuando paga a sus colaboradores.

¿Les paga él personalmente? Sí, le gusta hacerlo así,

le gusta marcar su territorio

y tener a esos autónomos controlados. Y ese es su punto débil.

Suele hacerlo sin bajarse del coche,

siempre marca localizaciones diferentes y...

Suele mandar estas ubicaciones unas horas antes

a través de mensajes. Tomás nunca tuvo rango suficiente

para tratar personalmente con el Chato,

pero el tipo que lo contrató para utilizar Motor Soler sí.

Se llama El Bosco, y lo detuvimos también.

Le hemos apretado las tuercas y nos ha dado acceso a sus mensajes.

Hoy es día de pago y sabemos dónde.

Puede ser peligroso.

Él suele ir con dos compatriotas para intimidar,

pero dudo que vayan armados,

sería ridículo, las penas por llevar armas son mayores

que las penas por robar cobre.

Muy bien, iniciad el seguimiento, pero mucha precaución.

Claro que sí, comisario. ¿Algo más?

Sí, ¿qué sabemos del ladrón de la tienda de telefonía?

De momento, José Manuel López sigue en paradero desconocido,

no sabemos nada de él, Toni ha estado indagando por ahí,

y la única pista que tenemos es que podría estar en Marruecos.

Ya hemos dado aviso a los medios de transporte como Ferri y autobuses,

por si utiliza el pasaporte, que salte la alarma

y que nos pongan al tanto. Muy bien.

Id las dos juntas y mantenedme informado, ¿de acuerdo?

Muy bien.

-Pues se ha pasado de listo el Tomasín.

-Sí, para Álvaro habrá sido una buena decepción.

-Pues le está bien empleado, eso le pasa por ir por ahí

como si no hubiera roto un plato en su vida.

Y a la mínima oportunidad nos acusa a nosotros.

Que se aguante.

-Esperemos que le sirva para ser un poco más desconfiado.

Pero no te ensañes con él,

a nosotros también nos la han colado. -¿Cuándo?

-Te recuerdo que estuviste a punto de hacer negocio

con el listo de los productos milagro:

"El futuro está en el mercado online".

Y a los tres días al trullo. -Jimeno se llamaba.

-Pues eso.

Y yo voy a tardar en olvidarme de lo de DJ Fran.

-Mis amigos los Soler.

Que bien que os encuentro juntos. -¿Y tú qué haces aquí?

Quedamos en que te olvidarías de nosotros.

-He venido a daros el pésame por Mónica.

Pobre chica, sentí mucho su muerte.

-¿Seguro que has venido para eso? Porque ya ha pasado tiempo.

-Sí, es que he estado muy ocupado,

fue un revés para la producción de la película.

Tuvimos que retrasar el rodaje para rehacer el casting,

una auténtica lata.

-¡Una lata!

Pero, bueno,

¿tú te estás cachondeando de la muerte de nuestra amiga?

-Qué va, hombre, tranquilo.

Hasta hemos hecho una cartela en su memoria

que abre los créditos del film. Ha quedado precioso, ya lo veréis.

Os haré llegar invitaciones para el estreno.

Al fin y al cabo, le debemos mucho a Mónica,

lo del estrangulador ha sido una publicidad inesperada.

-Yo a este lo reviento. -Quieto...

Quieto, seguro que es eso lo que busca de nosotros.

-Que no, tranquilos, vengo como amigo.

¿Cómo voy a provocaros?

Mis costillas tienen una memoria excelente, vamos.

-Ricky, asegúrate de que no lleva ningún micro.

-Está limpio. -Tu móvil.

-¿Crees que os estoy grabando? -Tu móvil.

-Si me dejas hablar, verás que a mí tampoco me conviene.

-Apágalo por si acaso.

-Ya. ¿Contento? -Habla.

-No vengo a enfrentarme a vosotros, todo lo contrario,

he venido a ofreceros un negocio.

-Bueno, este tío está peor de lo que parece.

-Vienes a ofrecer un negocio a la gente que dio una paliza.

-Precisamente, aunque tengo que admitir que...

fue una experiencia muy desagradable,

dolorosa, incluso humillante.

No pasa un día sin que me acuerde.

En mi oficio es fundamental reconocer el talento ajeno,

y vosotros lo tenéis.

Yo soy la persona más intransigente y soberbia que conozco,

prácticamente nadie es capaz de hacerme cambiar de opinión,

pero vosotros lo conseguisteis en unas pocas horas,

un trabajo limpio y eficaz.

-Vale, tío, deja de hacernos la pelota.

¿Qué negocio es ese?

-Hay un individuo que me ha hecho perder la paciencia,

no atiende a razones,

y me gustaría que disfrutara de la experiencia Soler.

(RÍE)

¿Qué me decís?

¿Haríais ese trabajito para mí?

-Te lo dejo aquí, ¿vale? Muchas gracias. Buen día.

-Buenos días. -Elvira, ¿qué tal?

Discúlpame, no te había visto.

-Ya he visto que ibas muy concentrado.

¿No me digas que te has comprado la prensa para leer tu entrevista?

-Tampoco es tan raro,

no todos los días le publican a uno una entrevista.

-Ah, ahora entiendo la expresión "pagado de sí mismo".

-No te equivoques, no soy tan egocéntrico.

Más bien al contrario, pero me gusta comprobar

que estos periodistas no sacan mis palabras de contexto,

sobre todo ahora con la política.

Además, estoy acostumbrado a que me den mucha caña últimamente.

-¿De verdad?

Pues yo he encontrado por internet una decena de artículos,

más bien publirreportajes

sobre tu labor como benefactor del barrio.

Que si el centro cívico, que si los huerfanitos de la policía...

-No sabía que seguías mi trayectoria.

-Me gusta estar bien informada.

-Entonces, quizá hay esperanza

de que el día de mañana termines de convencerte

de que realmente he cambiado de vida.

-Para mí siempre serás el narcotraficante,

digan lo que digan los medios.

-Ya me imaginaba que no eres

de esas personas que dan segundas oportunidades,

ni creen que los demás pueden cambiar, ¿verdad?

Por eso, te vendría bien leer mi entrevista.

-Bueno...

a saber la sarta de mentiras que les has colado.

-Igual te ayuda a abrir tu mente si la terminas leyendo.

Es posible que aprendas algo de mí.

-Tú eres muy libre de jugar al empresario y al político,

pero para muchos de nosotros solo eres el narcotraficante.

-A mí me da exactamente igual lo que tú pienses,

sobre este tema estoy en paz con la justicia, no como otros.

-Ay, no me hagas reír.

Yo sí que he pagado por lo que hice, pero ¿tú?

Después de envenenar a no sé sabe cuántos jóvenes,

ahora vas de hombre digno pidiendo votos.

Hay que ser muy cínico, ¿no crees?

-Elvira, está claro que tú y yo nunca vamos a ser amigos,

y como tampoco me vas a votar en las elecciones,

me permito el lujo de decirte algo.

Deberías cambiar de desayuno, no debe ser nada sano

estar así de desagradable por las mañanas.

-Pues, mira, en eso te doy la razón.

Pero también te digo que no me provoques,

conmigo te puedes ahorrar las leccioncitas y los consejos.

Bueno, que tengas un buen día. -Igualmente.

-Gracias, tenía la garganta seca. -Con lo que hablas no me extraña.

-Disfrútala, es lo único que vas a sacar de esta visita.

-Vamos, chicos,

primero dejad que os cuente quién es el objetivo,

el tipejo se lo merece.

Por pasta no va a ser.

A ver, ¿cuánto queréis?

Podía daros un adelante, yo soy un tipo generoso.

Además, mi última película ha sido un exitazo en el mercado asiático.

Así que... -¿Cómo se titula?

-Ricky, no le des bola. -A ver...

¿Cuánto me cobraríais?

-Podemos hacer un pack de diez golpes en el estómago

y diez golpes en las costillas.

Si quieres daños en la cara eso tiene un plus,

y si no quieres que le dejemos marca, la tarifa sube.

-¿Estás de broma o...?

-Tú sí que eres una broma,

utilizar la memoria de nuestra amiga

para intentar convencernos de que seamos tus gorilas.

Eso sí que es para darte de hostias gratis.

-Vamos a ver, Luis, todo depende de lo que esté dispuesto a pagar.

-No depende de nada.

Venga, pírate, no quiero volver a verte.

-No hace falta que te pongas así... -¡Que te pires!

-Es un negocio, no es nada personal.

-Hola. -Hola...

¿Y tú quién eres, preciosidad?

-Soy Sara y trabajo aquí.

Yo te he visto antes por aquí, ¿no?

-De verdad, debía de tener muy mal día

para no darme cuenta de una mujer como tú.

-Amigo...

hoy ya hemos hablado suficiente, y además...

-Está bien, ya me voy, pero considera mi oferta, ¿de acuerdo?

Encantado.

"Arrivederci", maravilla.

-Chao.

Menudo personaje, ¿no? -No lo sabe tú bien.

-¿Y a qué ha venido?

-Quería invitarnos al preestreno

de la película que iba a protagonizar Mónica.

Quieren hacerle un homenaje.

-Pues qué detalle -Es solo una maniobra publicitaria.

Quieren aprovechar lo que le pasó a Mónica

para darle bombo a la película.

-¿Y tú crees que eso les va a funcionar?

-Yo creo que sí, este tío es una máquina de hacer dinero.

-¿Sabes qué le pasa a ese tío?

Cree que todo el mundo tiene un precio.

Pero conmigo que no cuente.

Nosotros vamos a lo nuestro.

¿Probamos ese karaoke?

-¿Se puede saber de quién ha sido la maravillosa idea del karaoke?

-Pues ha sido mía, y está quedando genial.

Como tuvimos que anular la sesión de DJ Fran,

después de darle tanto bombo,

pensé que un evento musical sería genial.

-A ver, a ver, a ver...

¿Me estáis comparando una pinchada de DJ

con cuatro borrachuzos jugando a ser Nino Bravo?

-Ya, pero eso cuatro borrachuzos, se dejan una pasta en alcohol.

-Pero no perdemos nada por probarlo.

-Sí, ya verás tú la denuncia por ruidos.

-Bueno, nos queda por probar la máquina de karaoke.

¿Puedes ir a buscarla al almacén? -Claro.

-Gracias.

Oye, Ricky, ¿tú qué tienes en contra del karaoke?

-¿Que qué tengo en contra del karaoke?

Que tú piensas que nos va a sacar de la ruina, y nada más lejos.

Viene un tío forrado de pasta a ofrecernos un negocio de verdad,

y tú le mandas a freír espárragos. -Mira, Ricky...

-¿Has escuchado acaso lo de su película asiática?

-Ni siquiera sabes qué película es. -Me da igual,

con que la vea uno de cada diez chinos me vale.

-Mira, Ricky, que no te ciegue el dinero, ¿vale?

Ese tío está loco, y puede ser todo una maniobra

para vengarse de nosotros. -¿Qué dices?

Ese tío nos quiere contratar porque hacemos bien nuestro trabajo.

-Ricky, vale. Ese tío solo puede darnos problemas.

-Que sí, pesado, que eres muy pesado.

-Vaya, con lo exigente que eres,

me alegra mucho que te haya gustado la entrevista.

Sí, sí, claro, ya sabes que si tienes algo que decirme,

yo siempre estoy dispuesto a aprender.

Cualquier consejo que me des, bienvenido sea.

Sí, sí, no te preocupes, tomo nota. Tengo aquí para apuntar.

Adelante.

Reforzar palabras...

confianza,

confianza, y democracia.

Muy bien. ¿Qué más?

Julio, ¿tú estás seguro de que te ha gustado la entrevista?

Que sí, hombre, no te preocupes por eso,

ya sé que me lo dices para ayudarme,

y tú sabes también que a mí me gusta mucho oír tus consejos,

y que los sigo al pie de la letra, pero...

me parecen ya muchas notas.

Vale, no te preocupes, si estás ocupado

seguimos hablando mañana.

Y muchas gracias por lo que me has dicho.

Dale un beso muy grande a Olga de mi parte.

Adiós, hijo.

-Tiene visita, Jesús Olaizola. -¿Olaizola?

¿Se puede saber qué se le ha perdido aquí al tesorero de mi partido?

Marisa, hoy es tu último día, ¿verdad?

Verás, no sé qué decirte,

ya sabes que te voy a echar mucho de menos,

y que esta oficina no será lo mismo sin ti,

va a ser un caos.

Pero quiero que sepas que cuando quieras regresar,

las puertas de esta empresa van a estar abiertas para ti,

y de corazón espero que se solucione lo antes posible

ese problema familiar que me has contado.

-Gracias. Espero volver muy pronto. -Claro que sí.

Hasta pronto. Dile que pase, por favor.

Pase, pase, Olaizola, ¿a qué debo el honor de esta visita?

-Déjate de formalismos, hombre, y llámame Jesús.

-Está bien, como quieras.

Siéntate, por favor. ¿Quieres tomar algo?

-No, no te molestes, solo quería conocerte personalmente.

Cierto es que nos vimos el otro día en una reunión del partido,

pero apenas pudimos conversar. -Cierto, cierto.

-Disculpa que no haya anunciado mi visita.

-No te preocupes, hombre, estás en tu casa,

además acabas de decir tú mismo que nos dejemos de formalismos.

-Trabajo, un momento. -Sí, claro.

Sin problemas.

-Ya.

Me gusta este sitio, parece auténtico...

como tú.

-Es lo que pasa cuando una empresa se construye piedra a piedra.

Aunque ahora mismo no estamos atravesando nuestro mejor momento,

todavía seguimos coleando la crisis

y no hemos conseguido aumentar el volumen de negocio.

-Me imagino que no es fácil volver a engrasar la maquinaria.

-No, desde luego que no lo es.

Si vienes a solicitar algún tipo de contribución para la campaña,

te puedo asegurar que ahora mismo no estoy en mi mejor momento.

-Qué cachondo. Tranquilo, hombre,

las cuentas del partido están más que saneadas.

Atravesamos un momento de popularidad,

y eso se traduce en donaciones.

-Me alegro mucho. Pero no creas que soy un tacaño,

siempre he tenido fama de espléndido

y he contribuido y he dado muchas donaciones.

-No tienes que darme explicaciones, Fernando.

Además, tú aportas al partido un capital mucho más valioso.

-Silvia, no me digas que vas a ser más complicada que Elías,

no sabes lo que me costó convencerle para que me dejara conducir.

Me da igual que me compares con él, conduzco yo y punto,

que para eso soy inspectora.

Bueno, esto ya me parece muy fuerte, ¿estás tirando de rango?

No, no, vamos en serio,

¿cuántas intervenciones de estas llevas a tus espaldas?

Yo llevo muchas, he perdido la cuenta.

A ver, ¿cuántas?

Lo sabía, lo sabía.

Bueno, lo echamos a suertes. Venga.

Como los niños, piedra...

-Por mí no os cortéis,

María y yo hacemos igual cuando nos da pereza alguna tarea.

-Y seguro que María no tira de rango.

-No te creas, cuando está cansada se va arriba a descansar un ratito.

Pero por lo general suele ser la mejor jefa del mundo.

-¿Y cómo han llegado, sabes algo de ellos?

-Bueno, han llegado con dos horas de retraso.

Y Elías se ha emperrado en coger el metro para no pagar taxi.

Vente a Alemania, Pepe.

Pero la habitación del hotel dice que es increíble

y ya les ha dado tiempo de dar un paseo por el centro.

-Pues estás más enterada que yo,

que le mandé un mensaje y no lo ha visto.

¿Le has mandado el gif de la baguette bailonga?

Sí, la baguette bailonga.

Pero no lo ha leído.

Creerá que le van a cobrar el mensaje.

Ya, pobre.

Que desconecte y que disfrute de la ciudad de "l'amour" con María.

-Yo creo que me he puesto un poco pesada,

le he escrito cada media hora,

no ha pasado ni un día y ya la echo de menos.

¿Celosilla?

No, hombre...

Igual un poco sí, pero es que...

Olga está en Verona con Julio, cumpliendo su sueño,

María en París con Elías de viaje romántico, ¿y la Paty qué?

La Paty metida en La Parra todo el día, sirviendo cafés,

y más sola que la una.

En fin, no pasa nada. ¿Qué os pongo, chicas?

Nos pones dos... Dos cafés, ¿no? Ya.

-Para llevar, Paty, si no te importa. -Claro, cómo no.

-Y nosotras tampoco estamos en París, tenemos que pringar en operativo.

Dame un minuto.

Dime.

"Hola, ¿cómo va el día?"

¿Qué pasa, me echas tanto de menos que no puedes esperar a la noche?

No. ¿Te sigo pareciendo un cursi?

Sí, y me encanta.

¿Habéis pillado ya a la banda del cobre?

"El Chato se llamaba?" Pues estamos en ello.

Ya veo que no me puedes dar mucha información.

Chico listo.

Silvia, prométeme que vas a tener mucho cuidado

A ver, me he visto con cosas peores

que una banda de chatarreros inofensivos.

Ya, pero en esos casos yo no estaba al tanto.

Ni ahora tampoco, porque tú de esto no sabes nada.

"¿Te veo luego en casa?"

Vaya, ¿eso es una invitación? Más o menos.

Te llamo luego. "Un beso".

Bueno, con esa cara de pastel

me imagino que estabas hablando con Álvaro.

¿Qué pastel? Nada, nada.

Venga: piedra, papel o tijera. A ver, un dos tres.

Toma. Agarra tu café que ya están pagos.

Chao, Paty. Dame las llaves. No.

Venga, va, las llaves... No.

Las llaves del coche, Silvia. No.

Me alegra que hayas leído la entrevista y que te haya gustado.

-Muchísimo, vas a conseguir tú solo una nueva oleada de simpatizantes.

-Bueno, no creo que sea para tanto.

Hace un momento he hablado con mi hijo

y ya me ha señalado una cuantas cosas que podría mejorar.

-¿Y eso?

-Mi hijo es un experto en marketing, y comunicación,

estudió en Estados Unidos, y tiene un máster allí en este tema,

en una universidad muy importante y se toma muy en serio su trabajo.

-¿Cómo se llama?

Podría ser un buen fichaje para el futuro del partido.

-No lo creo, se llama Julio,

pero me parece que no tiene el más mínimo interés

por meterse en este barrizal de la política.

-¿Temes que te haga sombra o qué? -No, hombre, no, al contrario,

lo que pasa es que ni siquiera yo tengo claro

esto de intentar hacer carrera política

y seguir adelante con esto.

Por ahora solo me voy a presentar a estas elecciones,

y con cuatro años de gestión en el ayuntamiento tengo bastante.

No seré yo quien arrastre a mi hijo a este lodazal de la política.

-Nunca digas de este agua no beberé.

-Y nunca digas que ese cura no es mi padre.

-¿Cómo?

-Lo siento, era un chiste,

un chascarrillo de esos que contaba mi abuela,

se me ha venido a la cabeza.

-No lo había oído, es gracioso.

-Menos mal, por un momento pensé que había metido la pata

poniendo el dedo en la llaga con esto de la religión.

-Por si acaso, mejor no hacer chistes con la iglesia en público,

por lo demás, somos un partido moderno.

-Lo sé, pero ya me irás conociendo, yo soy...

esa típica persona que dice siempre lo que piensa.

Para unas cosas puede ser buena, para otras no tanto,

pero qué le vamos a hacer, así soy yo.

-Fernando Quintero, genio y figura.

Estás demostrando ser el gran fichaje que todos estábamos esperando,

estás dando mucha visibilidad al XXXXX.

-Vaya, me alegro.

-Quiero que te sientas respaldado, Fernando.

Ya sé que vas como independiente, pero si te surge cualquier duda,

si tienes alguna propuesta que discutir,

yo preferiría que lo hablásemos en privado.

-Sí, a mí me parece estupendo,

porque hay unas cuantas cosas que me gustaría debatir,

son propuestas para mejorar las estrategias de campaña,

y no sabía muy bien con quién hacerlo en la sede.

Si a ti te parece bien que lo hablemos entre nosotros,

cuando tengas un momento... -Aprovecha que me tienes aquí.

-¿Hablamos ahora? -Claro.

-Estupendo ¿No te importa si lo hacemos con un par de copas

de un buen vino y así amenizamos la conversación?

-Venga, si tienes un buen tinto me animo.

-Claro que sí, tengo por aquí un vino excelente,

extremeño, me lo mandan unos amigos de allí, los Esperilla.

-Suena bien. Dime, ¿qué dudas tienes?

¿Funcionamiento interno, propuestas del partido?

-Pues un poco de las dos cosas.

Verás...

Primero...

¿Qué pasa?

Nada, que me ha venido a la cabeza un operativo que tuvimos hace tiempo.

Teníamos que trincar a un traficante de armas bastante chungo,

El Oso se hacía llamar.

El tipo vendía toda clase de armas en la deep web:

fusiles de asalto, lanzagranadas, hasta bazucas.

¿Y lo pillasteis?

El tipo se olió la tostada y echó a correr,

y de repente, de la nada,

salió una compañera y lo bloqueó a lo Bruce Willis,

¿a que no adivinas quién fue? A lo Bruce Willis...

Alicia. No.

Esperanza Beltrán. ¡Ostras!

Sí, sí, dile que te lo cuente.

En estos momentos le vendrá bien recordar.

Lo haré, necesita sacar fuerzas de donde sea.

Sí, Espe es de esas personas que parecen de cristal,

pero cuando las golpean parecen hechas de titanio.

Yo sé que ella es muy fuerte,

pero lo que le ha pasado es muy heavy, demasiado.

A veces, cuando la veo tan hundida,

yo misma dudo si se podrá reincorporar al servicio.

Tarde o temprano, todos pasamos por una crisis vocacional.

Tú espérate, que ya te tocará la tuya.

¿A ti te ha pasado? ¿Quieres contármelo?

Asesinaron al gran amor de mi vida, Laura Escalada se llamaba.

No sé si has oído hablar de ella en la comisaría,

era la inspectora de la UIT.

Alicia me contó algo, pero no sabía que tú...

Lo siento. Nada.

La verdad es que fue un golpe muy duro,

se me rompió el corazón,

y de repente nada tenía sentido para mí.

Ni siquiera sé cómo me recuperé, cómo salí de esa.

(NACHA SUSPIRA) ¿Y la segunda crisis?

Bueno...

esa fue bastante más reciente.

De repente apareció el asesino de mis padres en Distrito Sur

haciendo de las suyas,

y por desgracia tuve que ver cómo se moría

sin pagar por nada de lo que hizo.

Te estuvieron investigando por ello, ¿verdad?

Y con razón.

Durante esos días me comporté como una pésima policía.

Empecé a desconfiar de la ley, de la justicia,

cuestionar mis valores...

El mundo entero se me vino encima.

Me imagino que no debe ser agradable

que tus compañeros te acusen de un crimen.

No te creas, en realidad todos me apoyaban.

Para Elías esto se convirtió en una cruzada personal.

¿Entonces?

Ya sabes que el dolor es un monstruo que ataca y devora tu seguridad,

dejas de creer en lo que crees,

tu placa se convierte en un pedazo de lata,

y el uniforme es un disfraz absurdo.

Es lo que le debe estar pasando a Espe.

Duda que puede ayudar a otras mujeres víctimas de maltrato,

porque ella misma ha estado con un monstruo sin saberlo.

Tranquila, que con el tiempo...

será consciente de que ya no existe, no le puede hacer daño,

y recobrará la confianza en sí misma.

Lo tiene complicado, porque ese monstruo le ha dejado secuelas.

Haga lo que haga no sé si podrá borrar su recuerdo.

¿Borrar su recuerdo? ¿Me estoy perdiendo algo?

No. Mira ese coche.

Son ellos.

Tú dirás, ¿mantenemos la guardia o intervenimos?

No podemos perder al Chato. Vamos a detenerlos.

Muy bien, a por ellos. Vamos a acercarnos con discreción.

Quiero darle a Bremón una detención limpia.

Nada de jugar a Bruce Willis, ¿vale?

Lo que tú digas, inspectora, son simples ladrones de cobre.

-Espera.

A ver qué quieren esas dos.

Buenos días.

¿Puedo preguntarles qué están haciendo por aquí?

Muy bien, bájense del vehículo. Las manos donde pueda verlas.

Bajen.

Quieto.

Por favor, facilítenme sus documentaciones.

Esto va para los tres. Vacíese los bolsillos.

(HABLA EN RUMANO)

Está bien, vamos a proceder al cacheo.

Manos en el capó.

Aquí hay un montón de billetes.

¿Para qué pesabas usar esto?

Para pagarte un servicio.

Qué bien, podemos sumarle desacato

a la lista de delitos que te van a imputar.

Esto era el pago por el cargamento de cobre,

que tu amigo el motorista te ha conseguido.

Conocemos cómo funciona la organización,

y sabemos dónde guardas el material.

Haría muy bien en colaborar,

así que van a venir con nosotras a comisaría.

Gírese y las manos sobre el capó.

Póngalo fácil.

Si se resiste solo va a empeorar las cosas.

¡Eh, eh, eh!

¡Quieto ahí! ¡Quieto!

(Disparo)

¡Quieto!

¡Manos arriba donde pueda verlas! ¡Tire el arma!

Tire el arma o le vuelo la cabeza.

Lejos.

Quietos ahí.

¿Silvia, estás bien? Tranquila.

Quietos...

H50 para K3.

Tengo una agente herida con arma de fuego,

por favor, envíen una ambulancia y refuerzos.

Tranquila, Silvia que ya vienen.

Mi relación con Silvia

es una de las mejores cosas que me han pasado nunca,

y si tuviera que pagar un precio alto por estar con ella, lo haría.

-¿A qué te refieres?

-Espero no tener que elegir entre ella y mi familia.

¿Cómo van los trámites con el Chato y sus hombres?

Todo bien, están en los calabozos

a la espera de pasar a disposición judicial.

Pero tengo información relevante sobre el cabecilla.

¿Conocemos ya la verdadera identidad del Chato?

Esto acaba de llegar de Europol.

Vas a necesitar un buen rato para leerlo, la ficha es larga.

-Hola, Carlo, soy Ricky.

Ricky Soler, sí.

Escucha. Quería hablar contigo sobre tu propuesta.

No, mi hermano Luis no está. Será solo tú y yo.

¿Te pasas por el Moonlight?

Estupendo. Te veo en un rato.

-Buenas tardes. ¿Qué querías? -No quería comprar nada.

-¿Entonces?

-Estoy buscando trabajo y venía a dejarle mi currículum

por si necesita una dependienta.

-No está la cosa como para contratar a nadie.

-Por favor, deme una oportunidad, le prometo que no le voy a fallar.

-Prueba esto, a ver si funciona.

-Sí, sí, hey.

Uuuuuh...

Esto no va.

-Oye, parece que tú sabes cantar un poquito, ¿no?

-Cuando era pequeña me regalaron un micro de juguete

y me pasaba el día cantando. -¿En serio?

-Fíjate si fui pesada con lo de ser cantante,

que mis padres me apuntaron a un conservatorio.

-Tú tienes algo de José Manuel López, ¿no?

-Nada, ni rastro de él.

-¿No has encontrado algún familiar o amigo que te pueda dar alguna pista?

-Nadie sabe nada, y la mayoría no quieren saberlo.

La familia me ha dicho que si encontramos al chaval

que no se lo digamos. Imagínate el percal.

-Yo creo que después del atraco a la tienda de electrónica,

se ha bajado al moro a pillar hachís.

-Me ha surgido una movida y me tengo que ir a Valencia.

-¿Ahora? ¿Y cuándo vuelves? -Mañana a la mañana.

-¿Mañana? ¿Y se puede saber qué esos tan importante

para irte corriendo ahora?

-Después te cuento. Prefiero no hablarlo aquí.

-José Manuel me habló de un amigo suyo, el Boli, de Vallecas,

y pensé que él podría ser mi hijo.

(RÍE INCRÉDULO)

¿De qué se ríe?

-Porque usted se cree que yo soy tonto.

Déjese de historias, usted no busca a ningún hijo.

-El destino del Moonlight está en tus manos.

-Eso es chantaje. -No, Sara, no es chantaje.

Mira, ya tuvimos que suspender en el último momento

la sesión de DJ Fran, y a la gente le sentó fatal.

Si suspendemos la sesión de karaoke, se van a marchar y no van a volver,

y fíjate cómo le va a sentar a Luis.

Se están marchando.

-La última persona que vio con vida a López fue usted, déjese de rodeos.

-¿Tengo yo pinta de ser un asesino? -Podría serlo.

El tipo que trabajaba aquí parecía una mosquita muerta,

y se destapó como un auténtico psicópata.

-Yo no tengo nada que ver con Pablo

y menos con la desaparición de José Manuel López.

-Me parece muy bien, pero yo me largo,

y no quiero volver a trabajar para usted.

No se le ocurra hacer ninguna tontería porque lo dejo en el sitio.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 507

Servir y proteger - Capítulo 507

09 may 2019

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 507" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 507"
Programas completos (516)
Clips

Los últimos 1.649 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Patricia

    Me encanta esta serie, pero me gustaria ver otras, como aguila roja, amar en tiempos revueltos, 6 hermanas, son grandísimas series, es una lastima que nos restrinjan a los españoles que como yo vivimos en el extranjero, les escribo desde Maryland, gracias.

    pasado sábado
  2. Madelú

    Viva España!! Viva el arte y ... gracias por incluir problemas sociales y ofrecer opciones de solución Desde Atlanta Georgia Estados Unidos RTVE super Fanny promotora ¿¿¿¿¿¿

    pasado miércoles
  3. Angela

    El 507 no se ve.

    10 may 2019
  4. Cristnia

    Gracias por proveer los capítulos de esta serie, me gusta mucho porque se ven muy bien y completos. Gracias otra vez RTVE, saludos desde San Francisco, California(USA).

    10 may 2019
  5. Monika

    No se puede ver ningún capítulo de las series. ¿Qué ocurre?

    09 may 2019