www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5177798
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 502 - ver ahora
Transcripción completa

¿Y te guardas esta noticia para ahora?

¿También es policía? Cuéntame. Ya me conoces, no aprendo.

Los que solo tenemos vida profesional,

acabamos siempre con compañeras.

¿Tú sabías que él estaba enamorado de ti?

-Él estaba muy enamorado de mí. ¿Sabes por qué tenía esa certeza?

Porque se le iluminaba la mirada,

la misma mirada que me ha puesto cuando me ha hablado de ti.

¿A qué viene esto? Una comprobación.

-¿De qué tienes miedo? -Ay, no lo sé.

Llevo así toda la vida.

¿De qué va toda esta mierda?

-De 15 000 euros en efectivo.

-¿Cómo has podido hacerme esto?

¿Ha vuelto a saber algo

del detective privado que contrató?

No, ¿por qué?

-No estamos haciendo nada ilegal,

¿qué tiene de malo querer averiguar

si José Manuel López es su hijo biológico?

A no ser que me haya mentido.

López se ha instalado en un piso en Getafe.

Ahí tiene la dirección exacta, también he apuntado su teléfono.

-Mis padres lo dejaron hace muchísimos años.

Mi padre la palmó de una embolia, apenas le conocí.

Y solo me podría encajar esta historia

porque sé que se llevaban mal desde el principio.

-Esta tarde sale una furgoneta de Distrito Sur hacia Ávila.

-¿Qué lleva? -Jamones.

-Mamá, Transportes Quintero.

Este tipo era narcotraficante.

-¿Tú sabes cuánto dinero valía la carga de jamones que llevabas?

12 000 euros más tu sueldo más el coste de la furgoneta,

más todo lo que ha costado todo esto y me va a costar a mí

porque ese dinero se va a la mierda por tu culpa.

-¿Cuánto tiempo te pusiste a hablar? -Mamá, no te preocupes,

el tipo llevaba un par de wiskis encima,

yo creo que tampoco... -¿Cuánto tiempo?

-Yo qué sé, 25 minutos, 30, 35... -¿Qué?

-¿Y qué querías que hiciera?

(Música emocionante)

Cuánto tiempo sin verte, Damián.

-Deberías estarme agradecido,

no creo que venga mucha gente a verte.

-Déjate de cuentos, yo sé por qué estás aquí.

-Ah, ¿sí?

-Te asustaste ayer cuando te dije

que iba a llamar a Bremón para contarle lo de tu pistola.

Y seguro que tienes algún secreto más.

Tú has venido aquí para...

convencerme de que yo esté calladito, ¿verdad?

Ayer di en el clavo cuando dije que tú también guardas secretos.

Y tienes una misión, eres igual que yo.

-No, no, te equivocas,

yo no tengo nada que ver contigo.

-Si quieres llamamos a Bremón

y le preguntamos qué piensa.

-En eso llevas razón.

He venido a pedirte por favor que no le digas nada a la policía.

-Yo sería incapaz de hacerte daño, Damián.

-¿Lo estás diciendo en serio? -Completamente.

Tú eres una buena persona, eres...

lo más parecido a un amigo que yo he tenido en mi vida.

Por eso me duele que no me entiendas,

que me trates como a un vulgar asesino,

cuando tú y yo sabemos que en el fondo,

no somos tan distintos.

-No, Pablo, no, no, no.

Yo no he matado a nadie. -Todavía.

Pero esa pistola que guardas

¿para qué la vas a usar?

¿A quién vas a matar? -A nadie.

Lo sabes perfectamente, a nadie, es solo para protegerme.

-¿Te acuerdas cuando vinieron aquellos policías

preguntando por esa pistola?

Yo te salvé el culo.

Mentí por ti y lo volvería a hacer.

No tienes nada que temer.

-Entonces, ¿no vas a decir nada?

-Yo te hago un favor,

y tú me haces un favor a mí.

Necesito que convenzas a Espe de que tenga ese hijo.

-No.

No, Pablo, no voy a hablar con Espe.

No le voy a decir nada.

Ya ha sufrido bastante. -¿Sufrir?

Tendría que estar orgullosa y feliz de ser madre.

Es lo más maravilloso que hay en la vida, Damián.

Pero no, ella se niega.

La asesina es ella.

-Pablo, le has destrozado la vida, lo que ella decida bien estará.

Lo que tiene que hacer es olvidarse de ti y recuperarse.

-Esas mujeres son egoístas,

y se olvidan del deber sagrado que tienen como madres.

-¡Cállate, loco! Escúchame,

no voy a hablar con ella, vete tú a hablar con Bremón si te da la gana,

haz lo que quieras. Esa pistola, ya me he deshecho de ella.

¿A quién van a creer, eh?

Es mi palabra contra la palabra de un loco, de un asesino.

-Damián, por favor, ayúdame, ayúdame, de verdad...

-Olvídate de ella,

olvídate de mí, y mírame a los ojos, Pablo.

Púdrete en la cárcel. -No me puedes hacer esto, Damián,

tú eres mi amigo, ayúdame, por favor.

¡Por favor, habla con Espe!

¡Tú puedes convencerla!

Ella va a ser la madre de mis hijos. ¡Damián!

¡No te vayas!

¡Escúchame!

¡Tú eres mi amigo!

¡Damián!

-Ya les he dicho que ha sido un hecho puntual,

que no se va a volver a repetir.

Además, estoy dispuesto a correr por mi cuenta

con el coste de la mercancía, yo mismo la repondré.

Ya saben que Transportes Quintero es una empresa seria.

No habrá ningún problema.

¿Cómo, cómo?

Si prefieren que lo haga así

deme su número de cuenta y yo les haré el ingreso.

Podríamos seguir trabajando sin ningún problema.

Está bien, sí, lo entiendo.

Gracias de todas formas por su atención.

Adiós.

(ELADIO TOSE)

-¿Se puede?

-¿"Se puede" dices?

¿Se puede saber qué demonios estás haciendo aquí, Eladio?

Ahora mismo eres la última persona que quiero ver en mi despacho.

-Perdone, pero necesito hablar con usted.

Por favor...

deme otra oportunidad. -¿Qué?

Perdona, ¿me estás pidiendo que te dé otra oportunidad?

¿Sabes con quién he hablado ahora mismo?

Acabo de colgar el teléfono tras hablar con el dueño

de la cadena de supermercados Sierra y está muy cabreado,

¿sabes por qué?

No solo por el dinero que ha perdido con los jamones que llevabas,

también por el dinero que ha perdido

de la promoción que había hecho para publicitarlo en sus tiendas.

-Solo ha sido una vez.

Si da parte al seguro le repondrá el dinero de los jamones.

-¿Que dé parte al seguro?

¿Y el seguro me va a devolver un cliente como ese?

Si no encuentro otro que le sustituya

no me va a quedar otra que despedir a unos cuantos

o hacer una reducción de plantilla.

-Se lo suplico, no me despida.

Usted sabe que yo tengo familia.

-Tú y los 50 compañeros que tienes también tienen familia.

Y es probable que despida a dos o tres por tu culpa.

Así que ahora recoge el finiquito que has venido a buscar

para solicitar el desempleo y quítate de mi vista.

-Esos jamones no eran tan valiosos.

Si fuera un cargamento de droga como los de antes,

entendería que me castigaras, pero no lo era.

-Vamos a ver, Eladio.

Voy a hacer como si no hubiese oído lo que acabas de decir, ¿de acuerdo?

Será mejor que cojas tu finiquito para solicitar el desempleo,

y te quites de mi vista.

-Cuidado conmigo

que puedo denunciarle por muchas cosas.

-¿Qué?

-A ver qué pensaría de usted toda esa gente que espera votarle.

-Escúchame bien, imbécil,

¿me estás amenazando?

-Solo digo lo que hay.

Podría hablar sobre asuntos

más peliagudos. -Ah, ¿sí?

¿Qué asuntos, Eladio? ¿Qué vas a decir de mí?

¿Vas a hablar de cómo era Fernando Quintero antes?

¿Tú lo recuerdas, recuerdas cómo me comportaba yo

cuando alguien la cagaba como la acabas de cagar tú?

Quítate de mi vista, no quiero volver a verte.

La madre que lo parió.

(Teléfono)

(DJ Fran) -"Se te acaba el tiempo, quiero lo mío".

"Si no pagas hoy empiezo a subir fotos a la red".

-¿Qué pasa, Luis?

-¿Qué tal? -¿Malas noticias?

-No, no.

-Ah.

Pues tienes mala cara. Dime por qué, hijo.

-Es por mi pifia con los jamones.

No sé cómo pude olvidarme las ganzúas.

-No es normal en ti, pero bueno,

la suerte es que ya los hemos colocado.

-Prometo que no volverá a pasar.

-Lo sé,

pero estoy preocupada por ti.

¿Seguro que no tienes nada que contarme?

¿No hay nada por lo que estés así?

-¿A qué te refieres?

¿Has estado registrando mi habitación?

-Estaba preocupada, Luis.

Necesitaba entender qué pasaba, tú no me contabas nada,

y yo tenía mucho miedo de que te estuvieras drogando.

-Eso no te da derecho a registrar mis cosas, mamá.

-Lo sé, lo sé. Lo siento.

Pero...

es que no quería otro hijo drogadicto.

¿Es...?

¿Es lo que me imagino?

-Sí, mamá,

soy gay.

Lo he estado ocultando todo este tiempo.

Esas fotos me las hizo un chantajista,

DJ Fran, el chico que iba a hacer una sesión en el Moonlight.

Nos enrollamos en un hotel, me hizo esas fotos,

y me chantajeó diciendo que os las enseñaría

si no le pagaba 15 000 euros.

Que te las enseñaría a ti, a Ricky,

a Álvaro, a todo el mundo.

Venga, mamá, ya puedes decir que te he decepcionado,

o te puedes reír de mí, me da igual.

-¿Eso crees que yo iba a hacer cuando me enterara?

Luis...

soy tu madre.

Lo único que quiero es verte feliz, hijo mío.

-Siempre has sido tan exigente con el tema de la familia...

Yo siempre quise estar a la altura de lo que tú querías, mamá.

No quería decepcionarte. -Cariño...

No, perdóname tú a mí, perdóname, Luis.

Seguro que te he decepcionado yo a ti, Luis.

Siento haber sido tan insistente con todas las chicas,

no entiendo cómo no me he dado cuenta, perdóname.

Perdóname.

Quiero que sepas que puedes confiar en mí.

-No sabes lo que ha sido callármelo durante todo este tiempo.

-Ay...

Tiene que haber sido muy duro para ti.

-Me he sentido tan solo, mamá.

-Pero ahora ya no lo estás.

-Entiendo que están trabajando con otra empresa,

solo les pido un correo electrónico para enviarles un archivo

con nuestros presupuestos, ustedes comparan y...

Está bien. Gracias de todas formas. Adiós.

-Buenos días. -Elías, ¿qué tal?

Serán buenos días para ti.

-Pareces cabreado, ¿no?

-Bueno, más que cabreado estoy destrozado.

Con este asunto de los jamones acabo de perder un cliente muy importante,

y como no encuentre otro que lo compense,

tendré que hacer una reducción de plantilla.

Por la Virgen del Carmen,

dime que tenéis alguna novedad sobre este caso.

-Pues no, y me sabe mal, la investigación no avanza

y parece difícil que podamos trincar a esos tipos.

-¿Habéis estado en el restaurante de carretera para preguntar?

-Hemos vuelto a hablar con ellos y nada,

tampoco hay ninguna huella en la furgoneta.

-Parece que no será fácil recuperar esos jamones.

-A estas alturas deben estar colocados en bares,

restaurantes, mercadillos. Como les cambian las etiquetas,

las manipulan y son difíciles de localizar.

-Ya, lo sé.

El hecho de poner la denuncia era por si entre todos

aunando fuerzas podíamos dar con ellos.

Ya sabía que no sería fácil.

-En cualquier caso, Nacha y yo no vamos a tirar la toalla.

Volveremos por allí a preguntar

y tiraré de mis confites a ver si se enteran de algo,

y los trincamos. -Vale.

Muchas gracias, Elías, te lo agradezco.

-Al menos podrás recuperar tu dinero,

habrás entregado la denuncia al seguro.

-Estaba justamente tramitando el papeleo y hablando con ellos.

-No lo dejes.

Venga, te mantengo informado. -Gracias, Elías.

-Si hubiera sabido que lo tomarías de forma diferente que papá...

-¿Tu padre lo sabía?

-Te conté que me daba palizas, pero no te dije por qué.

-¿Así que era por esto?

-Hizo de mi vida un infierno, te lo juro.

Y lo peor es que me hizo sentir vergüenza de mí mismo.

Se reía de mí y de mis amigos todo el rato,

y cada vez que volvía de casa de ellos,

me daba una paliza por si había hecho algo.

Ya ves tú.

-Menudo cabrón.

-Y si lloraba o me quejaba era peor.

Me decía:

"Que no llores maricón. Te voy a hacer un hombre a hostias".

Y después lo que te he contado:

palizas, puñetazos, patadas...

Todo eso.

-¿Cómo has podido vivir tanto tiempo sin contárselo a nadie?

-Se lo conté a Mónica.

Y ella me dijo que...

que no entendía por qué no os lo contaba a vosotros,

que seguro que lo encajaríais muy bien.

-Deberías haberle hecho caso.

-Bueno,

vale más tarde que nunca.

Me alegro que lo hayas hecho, hijo.

Y ahora vamos a ocuparnos de ese chantajista.

Se va a enterar de quiénes somos los Soler.

-Ponme otra, anda, María.

-¿No crees que ya llevas bastantes para la hora que es?

-Eso lo decidiré yo.

Vaya, Eladio, que llevas un montón de tiempo sin venir

y me da cosa verte con una "tajá".

-No me digas lo que tengo que hacer.

Tú sírveme otro coñac. Venga.

-Como se entere Quintero que bebes en horas de trabajo

te va montar una muy gorda.

-Ya no me va a montar nada,

porque ya no es mi jefe.

-¿Y eso?

-Me ha despedido.

-¿Y por qué? Si se puede saber.

-Por un descuido que he tenido.

Uno.

El primero en todo el tiempo que llevo trabajando para él.

Ya ves tú.

Me dejo la piel en su empresa y va el tío y me despide.

-Lo siento mucho, Eladio.

-Yo en el fondo no lo siento, mira,

porque es un explotador

que trata a su empleados como una mierda.

-Por aquí pasan muchos empleados de Transportes Quintero,

y a todos les tratan muy bien.

-Ese tío nos tiene a todos engañados.

Todo lo hace por interés,

más ahora que se ha metido en política y busca el voto.

Y el tío va de enrollado en el barrio,

y por detrás, mira, traficando con droga.

-Todo el mundo tiene derecho a una segunda oportunidad, ¿no?

-Pues él a mí no me la ha dado.

-Mucho pedir para él y a los demás que les den.

Ya os daréis cuenta cuando se quite la máscara.

-¿Y a los demás empleados les paga un sobresueldo

para que no hablen mal de él en público?

¿O los tiene amenazados, o cómo es la cosa?

¿Me estás escuchando? -Perdona, ¿qué decías?

-La madre que te parió, me lías la cabeza y no me haces caso.

¿Qué va a ser?

-Hola, quiero un café para llevar. -Ahora mismo.

Aquí tienes. Un eurico.

-Ahí tienes. Muchas gracias. -A ti.

-Entonces, ¿qué pasa con los otros?

-No sé de qué le conozco a este.

-¿A quién? -A nadie, hablaba solo.

Toma. Quédate con el cambio.

-Madre mía, cómo están las cabezas.

¡Adelante!

¿Puedes hablar? Claro, pasa.

Te veo muy despejada teniendo en cuenta

que ayer estuviste por ahí hasta las tantas.

Fuimos los últimos en irnos del restaurante,

casi nos tienen que echar. Fue divertido.

Mucho. Lo mejor los postres.

El tiramisú estaba espectacular. Buenísimo, tienes toda la razón.

Pues esto también te va a gustar.

Es una noticia sobre el caso del estrangulador.

Pero ¿cuándo va a acabar? A ver cuándo pasamos página de esto.

No te quejes que por una vez te ponen por las nubes.

(LEE) "Fue la exhaustiva investigación

de la policía de Distrito Sur capitaneada por la profesionalidad

y la experiencia del comisario Emilio Bremón..."

Vale, ya tengo bastante. "Lo que permitió la detención

del estrangulador que tenía aterrorizada a la ciudad,

y sumido en el miedo a los vecinos del barrio".

Ya está.

También mencionan al inspector Federico Alarcón,

que dio su vida de forma heroica

para que el asesino estuviera en la cárcel.

¿Ves? Él sí que se merece todos los elogios.

Y tú también, disfrútalo.

Supongo que más de uno estará comiéndose los nudillos de envidia.

¿Te refieres a Antúnez y Pedralbes? Sí, los cuñadísimos,

aunque supongo que estarán contentos

de que hayamos detenido por fin al estrangulador.

No sé qué decirte, hay tanto miserable suelto...

Lo importante es que Pablo Baeza no volverá a matar a nadie,

y que por fin estamos más tranquilos.

Hemos tenido unas semanas de mucha tensión.

¿Y vas a ir a por los cuñados?

Dijiste que lo harías cuando resolvieras el caso.

No soy de su misma calaña, prefiero no abrir ese melón.

(Teléfono)

Dígame.

Sí, soy yo, ¿qué ocurre?

¿Y cómo se encuentra?

Bien, gracias por informarme.

¿Qué ocurre?

Pablo Baeza ha intentado suicidarse en la celda.

Lo han trasladado a urgencias al hospital.

Buenos días, Sara. -Hola, Ricky.

-¿Te puedo echar una mano? -No hace falta, gracias.

-Pues voy a meter las cajas en el almacén.

-Vale.

Perdona, pero aún no hemos abierto.

-Ya, bueno... Estaba buscando a un compañero.

-¿A quién?

-No recuerdo cómo se llama.

Es moreno, delgado...

Nerviosito, no para de hablar.

-Es que por aquí pasa mucha gente. -Ah, ya.

Está ahí.

-¿Te refieres a Ricky? -A mí me dijo que se llamaba Edu.

Hola, ¿Ricky o Edu?

¿Cómo me dijiste que te llamabas ayer en la Venta de las Flores?

-Perdone, pero yo a usted no lo conozco de nada.

-¿Tan pronto se te olvida la cara de la gente

con la que has estado charlando en un bar?

-No, de verdad que no sé quién es usted,

se debe estar equivocando.

Además, yo no me llamo Edu, me llamo Ricky.

-No, no, no me confundo yo,

tú estabas ayer en la Venta de las Flores,

en la carretera de Ávila, me invitaste a una copa

y estuvimos charlando de fútbol.

-Es verdad, es verdad, qué cabeza tengo...

Es que con esta luz no te había conocido.

Además, tan lejos de la carretera, en el barrio, no...

-Ya. -Pero no sé por qué me llamas Edu.

-Es lo que me dijiste.

-No, hombre, no,

seguro que con el ruido que había ayer en la venta

me entendiste otra cosa. -Ya.

Bueno, resulta que te he visto por casualidad en la calle,

y me he fijado que entrabas aquí.

¿El pub es tuyo? -No.

Bueno, es de mi hermano y mío.

Ella es Sara, nuestra camarera. -Encantada.

-Igualmente.

Me alegro verte porque a lo mejor me puedes echar una mano.

¿Sabes lo que me pasó ayer después de hablar contigo?

-No, cuéntame.

-Pues que fui a subirme a la furgoneta,

y habían forzado la puerta con una palanca,

y me robaron los jamones que transportaba.

-Ahí va, pues menuda faena, ¿no?

-Habrás denunciado a la policía. -Claro.

Ojalá pillen pronto a esos miserables,

así no volverán a fastidiarle la vida a la gente

que se gana el pan humildemente y honradamente.

-Pues sí, a ver si cogen pronto a esa gentuza.

-Mi jefe me ha despedido por esto, ¿sabéis?

Fernando Quintero, igual os suena.

-Sí, tiene su negocio aquí en el barrio.

-Qué casualidad que tú también lo tengas, ¿no?

Oye, ayer no verías nada sospechoso cuando saliste de la venta.

-Déjame pensar... No, yo...

Salí pensando en mis cosas y me metí en el coche.

No sé, me fui sin más.

-Haz memoria, Ricky.

Uno siempre recuerda más de lo que piensa,

te lo digo por experiencia. -Haz caso a la chica.

A lo mejor viste algo extraño sin darte cuenta,

algunos tipos raros, una furgoneta que saliera de allí.

-Pues no, lo siento mucho, pero no recuerdo nada.

-Me cago en la leche...

Si hubiera salido antes no me hubieran robado.

Eso me pasa por estar de cháchara más de lo debido.

-No, hombre, te pasó a ti

como le podía haber pasado a cualquier otro.

-Si tú lo dices...

Me voy, ya veo que aquí no voy a sacar nada,

y vosotros tendréis que trabajar. -Sí, tenemos un poquito de lío.

Hasta luego. -Chao.

-Pobre hombre, qué pena, ¿no?

-Sí, mucho.

-Lo que no entiendo es por qué insistía tanto

en que te llamas Edu.

-Bueno, eso es que el tío llevaba un pedo que no veas.

Me ha llamado Edu como me podía haber llamado Maricarmen.

Voy a terminar de llevar las cajas.

Adelante.

Espe, no te esperaba.

Buenos días, comisario, ¿podemos hablar un momento?

Claro. ¿Cómo estás?

Mejor, por eso lo he estado pensando y...

voy a reincorporarme mañana.

He venido a traer los papeles al departamento de personal.

Es un poco pronto, ¿no te parece?

Echo de menos la UFAM.

Y nosotros te echamos de menos a ti, pero...

No te sientas presionada, tómate el tiempo que necesites, de verdad.

Necesito volver a la normalidad,

y creo que trabajar

me ayudará a hacer más llevadero todo lo que he pasado.

Ya lo sé, pero estas cosas requieren su tiempo.

Te lo digo por experiencia.

Cuando murió Natalia yo quise volver a trabajar

y me equivoqué.

No quiero que ese...

asesino siga marcando los tiempos de lo que puedo y no puedo hacer.

Cuanto antes me olvide de él mejor,

y sé que trabajar me ayudará a hacerlo.

De acuerdo.

Hay algo que creo que debes saber.

¿Qué pasa?

¿Ha confesado algo que no supiéramos,

alguna nueva víctima que desconocíamos?

Pablo ha intentado suicidarse en la cárcel.

Me...

sorprende,

nunca hubiera pensado que fuera capaz de algo así.

Parecía muy seguro

de lo que había hecho, y...

dispuesto a pagar el precio.

Se ha cortado las venas.

Aún no saben cómo ha conseguido el objeto cortante.

Un funcionario lo encontró y lo llevaron al hospital.

Espe...

¿me puedes decir de qué hablasteis cuando fuiste a verlo?

Como le dije, era algo personal,

algo que ocurrió entre nosotros cuando éramos pareja.

¿Me puedo ir ya?

Por supuesto. Gracias.

Hasta mañana.

-Qué honor, me citas en tu propia casa.

¿Qué será lo siguiente, pedirme matrimonio?

-No estoy para tonterías, Fran.

Ya has jugado bastante conmigo,

te he citado aquí porque es un sitio discreto.

-¿Para qué me has llamado, para ponerte en plan víctima

y decirme que no me puedes pagar los 15 000 euros?

¿O estás mimosito y quieres cariñitos?

-¿Cómo puedes jugar así con los sentimientos de la gente?

-Ya veo que es lo primero, ponerte en plan víctima.

Eres peor que el puto trap, tío.

-Fran, te voy a decir una cosa, ¿por qué no te lo piensas mejor,

borras esas fotos y te olvidas de esto?

Aún estás a tiempo. -¿Me estás vacilando?

Ni de coña.

Déjate de tonterías y suelta la pasta,

no he venido a escuchar tus gilipolleces.

Venga, afloja.

-Aquí nadie te va a pagar nada.

-¿Qué coño es esto?

-Ya has oído a mi madre,

no te vamos a pagar ni un euro.

-Luis, estás jugando con fuego.

Igual a tu mamá le interesa saber ciertas cosas.

-¿Cosas? ¿Qué cosas?

¡Ah, ya!

¿Estas fotos?

Ya las he visto.

La verdad es que no me impresionan para nada.

-Me importa una mierda que tú lo sepas.

Quien sí se va a enterar es todo el mundo,

pienso colgar las fotos en todas partes.

-Cuidado, Fran, eres tú el que está jugando con fuego.

-No me asustas.

Y ya que has metido a tu mamá, me vais a pagar el doble,

tenéis un día para juntar la pasta.

-¿Adónde crees que vas? -A mi casa

Ya he dicho todo lo que tenía que decir.

Mañana quiero el dinero.

¿Qué coño es esto?

-Una pistola, ¿no lo ves, chulito de mierda?

Y después te voy a levantar la tapa de los sesos,

te lo digo para que sepas cómo nos las gastamos los Soler.

¿Te creías que el pub era nuestro único negocio?

No, nosotros estamos acostumbrados a bregar con gente peligrosa,

no con mamarrachos como tú.

Te has equivocado de puerta.

-Vale, me he equivocado, me olvidaré de todo,

pero baja la pistola, por favor.

-¿Sabes lo que pasa, Fran? Es que hay una movida,

tú estás dispuesto a olvidar, pero nosotros no.

-¿Qué quieres decir?

-Que te has portado un poquito mal conmigo,

un poquito sucio.

-¿Qué más queréis que diga? No haré nada con las fotos, lo juro,

las voy a eliminar de mi ordenador en cuanto llegue, lo juro.

-Muy bien. Y después irás a la iglesia a confesarte, ¿no?

No, esta vez lo vamos a hacer a nuestra manera.

Quítate la chaqueta, y la camiseta.

-¿Me vas a matar?

¿Qué es eso? -No te hagas el ingenuo.

¡Venga, desnúdate!

-¡Damián!

-Hombre, José Manuel.

No esperaba verte tan pronto, veo que lo que te dije ayer no te asustó.

-No todos los días le dicen a uno que podría ser su hijo.

No me lo quito de la cabeza.

-Si quieres que hablemos espera a que termine unos arreglillos,

echo el cierre y nos vamos a comer.

-No, no. He venido porque anoche haciendo memoria

me acordé de que mi madre, de vez en cuando,

me hablaba de un tal Damián y lo hacía muy emocionada,

y ahora entiendo por qué. Claro, hombre, seguro.

Tu madre y yo vivimos algo muy intenso,

lo recordamos toda la vida.

-Qué pena que lo vuestro se acabara, tienes pinta de tío majo.

Seguro que hubieses hecho muy feliz a mi madre.

-Segurísimo, qué pena que ella muriera tan joven.

-La verdad que sí, una santa.

Su muerte me dejó muy tocado, ¿sabes?

-Me imagino, hombre,

ver a alguien, siendo tan joven...

Eso es muy duro para un hijo,

o para una hija, y más si es un muerte violenta.

-La de mi madre no fue violenta,

fue en la cama, sufriendo mucho.

Yo me acuerdo que me tiraba días llorando al lado de su cama.

-Seguro que fue así,

se ve que eres una persona muy sensible.

-Lo pasé fatal.

Estaba estudiando un módulo de FP, y hasta tenía novia,

y cuando la palmó, pues...

Dejé los estudios, mi novia me dejó...

-Pero...

tendrías a los colegas, ellos siempre están ahí, ¿verdad?

-Sí, menos mal.

-¿Eran de Getafe?

Lo digo porque si son de al lado de tu casa,

los ves más a menudo. -Unos eran de allí, otros no,

también tenía colegas en Madrid. -Y os ibais por ahí de fiesta, ¿no?

Lo que hacen todos los jóvenes. -Sí, pero tú haces muchas preguntas.

-Son 28 años, me tengo que poner al día.

-¿Y tú no me cuentas nada?

-Que yo también fui joven,

y también me iba de juerga con los colegas,

nosotros éramos tres,

y uno de ellos Pipo, era el más lanzado.

Un prenda el Pipo, seguro que tú también tienes un colega así.

-Yo tenía dos de los que no separaba en la vida.

-¿Los sigues viendo? Lo digo porque estos amigos no se olvidan.

-Qué va, les perdí la pista.

Me di cuenta de que habíamos cruzado una raya

y tuve que sentar cabeza. Y ahora voy de curro en curro,

y no consigo nada fijo.

-A empezar de cero, lo digo por experiencia.

-He currado hasta recogiendo cartones.

Pero hoy me ha llamado un colega ofreciéndome un curro,

y no lo voy a poder hacer. -¿Por qué?

-Porque me ofrece curro de repartidor y necesito moto.

Yo tengo una, pero está rota y no tengo pasta para arreglarla.

-Vaya.

Pues vas a tener que buscar otro trabajo.

-¿Mejor que ese?

No.

No sabes lo que han tardado en ofrecérmelo.

Me haría salir del pozo, ¿sabes?

¿Tú me ayudarías?

-¿A qué?

-Pues...

Dejarme pasta para arreglar la moto.

-No sé...

no nos hemos hecho ni las pruebas de paternidad.

-Ya, tienes razón, tienes razón.

Igual ni soy tu hijo.

Me voy que te veo muy liado y te estoy entreteniendo.

Así que...

Chao.

-Espera.

¿Cuánto necesitas?

-¿De verdad?

-¿Cuánto necesitas? -300 pavos.

Necesito cambiar el carburador, más la mano de obra...

-¿300 pavos?

-Sí.

-Vale.

-Muchas gracias, Damián.

-La verdad es que las fotos han salido bastante bien.

-Lo dicho, hijo,

este tipo desnudo pierde mucho.

No sé qué le viste. -Yo tampoco, la verdad.

Oye, yo creo que podías montarte las raves así,

en este plan, yo creo que lo ibas a petar.

-Bueno, pues ya estamos, ¿no? (LUIS ASIENTE)

Ya puedes largarte. Vístete.

Y si volvemos a saber algo de ti, ya sabes lo que te espera, ¿no?

-Primero colgaremos estas fotos en las redes...

Bueno, me imagino que serán pocos

los que quieran contratarte en sus locales.

-Eso para empezar, el resto ya te lo imaginas, ¿no?

¿Eh? No, no te he oído.

-Que iréis a por mí.

Y te meteremos en la cabecita la bala que hoy nos hemos ahorrado.

Veo que lo vas comprendiendo.

Largo.

Y no te vuelvas a cruzar jamás con un Soler.

-He estado preguntando por los Soler, aquí y allá,

y me he enterado de que esa familia no tiene buena fama.

-¿Qué quieres decir?

-Se comenta que andan metidos en negocios bastante turbios:

alcohol ilegal, robos de salones de juegos...

Cosas de esas.

-Pero eso no les convierte en sospechosos

de ser ellos quienes nos han robado los jamones

en un bar de carretera cien kilómetros de Madrid.

-Yo no vendría a molestarle

si no estuviera seguro de lo que digo.

Usted me conoce, son muchos años.

-¿Tienes pruebas de lo que estás diciendo?

-Sí.

Cuando estuve en el bar este donde paré,

casualmente también estaba Ricky, el hermano pequeño de los Soler,

pero me dijo que se llamaba Edu.

-Sigue.

-Yo solo sé que se puso delante y empezó a hablarme.

-Y también te invitaría a un par de copas, ¿verdad?

-De acuerdo, sí, pero lo que cuenta es que cuando salí,

después de hablar con él, ya nos habían robado los jamones.

-A ver si me aclaro. Estás insinuando

que mientras estabas hablando con ese tío en el bar de carretera

otro u otros, no sabemos cuántos, nos estaban robando los jamones, ¿no?

(ELADIO ASIENTE) Y que ese Edu que conociste en el bar

y con el que estuviste hablando es el mismo Ricky del Moonlight.

-Sí, sí. Además hoy me lo he encontrado en el barrio

y le he seguido hasta el bar.

Al verme se ha puesto nervioso,

en principio me ha dicho que no me conocía,

y luego ha fingido.

Su comportamiento ha sido muy raro. -Sí que es sospechoso, sí.

-¿Quiere que vayamos a la policía y pongamos eso en la denuncia?

-No, de esto ya me encargaré yo personalmente,

por ahora no quiero levantar la liebre.

-¿Y qué hacemos?

-¿Se puede saber quién te hadado vela en este entierro?

-No sé, como lo he descubierto yo...

He pensado:

"Voy a ayudar a don Fernando".

Tengo yo un primo que es...

es secreta. -Eladio, Eladio,

cuando te necesite ya te llamaré. ¿de acuerdo?

-Pues "na".

Hola.

¿Qué haces aquí? Por lo menos no vienes a espiarme.

¿Quién te dice que no llevo un buen rato mirándote?

Lo importante es que hayas venido.

¿Sabes qué?

Hoy no me he podido concentrar en el curro.

¿Y eso?

No he dejado de pensar lo que pasó la otra noche.

Te gusta recordarlo, ¿eh? ¿A ti no? Estuvo genial.

Tú concéntrate en el curro,

a ver si te vas a quedar electrocutado

o te pillas la mano con un capó. Se me ocurre una cosa mucho mejor.

¿Por qué no lo repetimos ahora? No, no, estás flipando.

Venga, Silvia, Tomás se ha ido a coger unas cosas,

y yo puedo poner el cartel de "Ahora vuelvo".

Ya, pero no puedo poner en mi mesa de comisaría

el cartel de "Ahora vuelvo".

Eres muy insoportable cuando quieres. Lo sabes, ¿no?

Tú muy pesado.

No sé qué hago contigo porque no te soporto.

Ni yo.

¿Sabes qué?

Voy a poner el cartel de "Ahora vuelvo"

te pongas como te pongas. No.

En serio, tengo las mismas ganas que tú,

pero tengo que volver a comisaría.

Si has venido es porque tienes un hueco libre.

Un hueco que he utilizado para venir a verte, sí,

pero estoy con Toni en un caso de estafa.

Tenemos rueda de reconocimiento para ver si damos con el culpable.

¿Qué ocurre? El típico timo.

Un listo que se hace pasar por revisor del gas,

se aprovecha de los más mayores para cobrarles el control.

Vaya cara que tiene la gente, ¿no?

(Teléfono)

Espera. Perdona.

Dime, mamá.

Sí, estoy currando, ¿dónde voy a estar?

¿No puedes esperar a que termine?

Pues dímelo por teléfono.

Si es importante ahora me acerco.

Hasta luego.

Era mi madre.

¿Qué ocurre?

Nada, dice que la familia tiene que hablar,

que es algo muy importante

y tiene que ser antes de que Luis entre a currar.

Tengo muchísimo trabajo encima.

Y no puede esperar a que tú termines.

Silvia, no empieces, por favor.

Es llamarte ella y sales como un corderito.

Pero ha dicho que es muy importante,

y no me lo ha querido decir por teléfono.

¿Tú no te preocuparías?

Sí, tienes razón. Perdona.

Es que es nombrar a tu madre y tiemblo.

Pues no te agobies.

El camino fácil para no discutir con ella

sería seguir con Sara,

y he escogido el difícil, estar contigo.

Además, mis hermanos están empezando a aceptarlo.

Eso sí me gusta de vosotros,

los tres hermanos sois una piña.

No he tenido hermanos, así que no lo he vivido.

Pero me tienes a mí, y yo no te voy a volver a fallar.

Hablamos.

Adiós.

-¿Qué pasa, reina mora? Nos volvemos a ver.

-Fíjate que a mí no me hace tanta ilusión.

-Eres dura de pelar.

Siéntate conmigo y nos tomamos algo. -Estoy trabajando, ¿no lo ves?

-Cuando salgas del curro y te invito a un peta para que te relajes.

-Mira, creo que voy a pasar, ¿vale?

Ayer ya me demostraste cómo eres y no me interesa.

-Qué va, tronca,

si me conocieras en profundidad ibas a flipar.

Además las tías duras como tú, con carácter, me ponen mogollón,

tiene más mérito dominarlas.

-No soy ningún trofeo de caza.

-Seguro que en la cama eres una fiera.

-¿Tú eres tonto, chaval? ¿Me quieres dejar en paz?

-Tranquila, solo estamos hablando. -Tú ya hablaste demasiado ayer,

y hoy también.

Y te dejé claro que no quiero nada contigo,

¿necesitas que te lo tatúe en la cara?

-Tranquila, una cosa es que vayas de dura,

y otra que te pases de la raya.

-El único que se pasa de la raya eres tú.

Y como sigas así te voy a denunciar, tengo la comisaría al lado.

-Cómo estáis las tías, ¿por decirte cuatro cosas bonitas,

estás poniendo una denuncia?

-Tío, déjame pasar que tengo que recoger, ¿vale?

-Ah, te haces la estrecha

porque te pone el niñato policía que ayer sacó la placa, ¿no?

-Tendría que haberte metido en el calabozo,

así me hubieras dejado en paz.

-Habrá que ver si es tan valiente sin la placa.

¿Qué pasa, te mola el rollo de la porra y las esposas?

Pues te juro que yo me sé una cantidad de juegos

que te volverías loca. ¿Te gustaría probarlos?

-Me das un asco, chaval, pero asco. -No te dejes engañar por mis pintas,

dentro de poco estaré forrado y podré llevarte a sitios elegantes.

-¿Qué haces? ¿Ahora intentas comprarme con dinero?

-No te hagas la estirada,

al principio todas decís que no y luego es que sí.

Yo sé que es enseñaros una cartera llena de billetes

y os volvéis más mansas que un perrito faldero.

-Mira, chaval, vete a la mierda pero ya.

-Vale, me voy,

pero voy a volver cuando estés más calmadita.

-Paty, ¿me lo pareció o ese tío se estaba metiendo contigo?

-Ese tío es un machirulo y un imbécil.

Ya se pasó ayer por el bar a tocarme las narices,

pero hoy parece que quería más y ha vuelto.

-¿Y lo conoces de algo? -¿Yo de qué le voy a conocer?

Yo creo que es nuevo en el barrio.

Tony ya tuvo que pararle los pies ayer,

pero no ha entendido todavía. -Pues vaya pieza.

Ya sabes que puedes denunciarle,

vamos, si se mete más contigo no dudes, vas y lo denuncias.

-Tranquila que lo haré.

Pasa que te voy a invitar a un café. -Venga.

Vengo a hablar con el detenido, Alberto.

Espero fuera.

Silvia...

qué sorpresa. No esperaba verte por aquí.

No podía creerme que ahora fueses de víctima.

Tenía que comprobar que hubieses acabado con tu vida.

Vaya,

ahora te preocupas por mi vida.

No, pero antes de que te pudras en el infierno,

quiero asegurarme de que pases el resto de tus días en la cárcel,

pensando en lo que has hecho.

Siento decirte que no me arrepiento de nada.

Por mucho tiempo que pase, no voy a arrepentirme.

Y por cierto, esto...

no es porque me sienta culpable.

Lo sabía.

¿Por qué lo has hecho?

Digamos que alguien a quien yo quería mucho

me ha fallado. No te confundas,

tú eres incapaz de querer a nadie.

Solo hay muerte.

Para hacer justicia hay que pagar un precio muy alto,

y yo lo he pagado, y no me importa,

porque tengo mi conciencia bien tranquila.

Señal de que no tienes sentimientos ¿Eso es lo que crees?

Pues yo no soporto que me tratéis así.

Es lo que has sembrado.

Cuando la humanidad se vaya a la mierda

porque vosotras no queréis tener hijos,

entonces, la gente se acordará de mi obra.

Sí, es cuestión de tiempo, solo tengo que tener paciencia.

Nadie se va a acordar de tus desvaríos mesiánicos.

El que te recuerde lo hará como un perturbado,

un misógino y un asesino.

Eso es lo que tú crees.

Pero te sorprendería saber

la cantidad de cartas que he recibido.

Tonterías. No.

Son mujeres que están deseando tener un hijo conmigo.

¿Eso no te lo ha dicho Espe?

Vaya.

Vino a verme a la prisión hace unos días.

Lo sé.

¿Y cómo está?

¿Espe?

Espe ya no existe para ti.

Olvídala. Olvidarme de ella...

Olvidarme de ella es lo que deseo,

pero no va a ser posible.

Pues que pena, porque ella está rehaciendo su vida,

está saliendo de ese infierno que le has hecho sufrir.

Es fuerte. Ella es como las demás,

y debería estar muerta.

Cuidado con lo que dices. Ah, ¿sí?

Es verdad, ella quiere matar a mi hijo,

y solo por eso merece la muerte.

Todo esto es un paripé,

porque tú no eres capaz de sentir nada real por nadie,

ni por Espe ni por un hijo que ella

tiene derecho a no tener ¿Eso crees?

¿Entonces por qué me he hecho esto?

¿Quién es capaz de hacer daño a su hijo, de maltratarlo?

Un monstruo.

Y esa es la justicia que tú defiendes.

Me aburres.

No te vayas,

si ahora viene lo mejor.

-¿Alguien me puede explicar a qué viene esta reunión familiar?

-No tengas tanta prisa

y espera que estemos todos, que falta Ricky.

-Espero que no tenga nada que ver con vuestros negocios,

porque me voy a mantener al margen.

-En esta familia hemos estado al margen de muchas cosas.

Ya va siendo hora de que nos conozcamos de verdad.

-Madre mía, mamá, menudas prisas,

les he dejado con la palabra en la boca a los del almacén...

Bueno, eso.

-Bueno, menos quejarse y venga, sentaos.

Vuestro hermano tiene que contaros algo.

-¿Qué pasa?

-No... No sé muy bien cómo empezar.

Soy gay.

Ya está, ya lo he dicho.

-Pero ¿qué dices?

¿Y entonces, Andrea, la chica del Butterfly 8?

-Un paripé para que no desconfiaseis.

Le pagué para que se hiciese pasar por mi novia.

-Eeeeeh... A ver, a ver, a ver...

Todas las veces que hemos hablado de tías tú y yo.

¿Tú sabías de qué va esto?

-No, me he enterado esta mañana.

-Luis, no lo entiendo, tío,

somos tus hermanos,

¿por qué no nos lo has contado antes?

-¿Pensabas que nos íbamos a reír de ti o que te íbamos a marginar?

-Yo qué sé, no sabía cómo ibais a reaccionar.

-Pero ¿cómo vamos a reaccionar?

Bien.

Somos tu familia y estamos aquí para apoyarte.

-Cuéntaselo. -No, no hace falta.

Es que no lo van a entender. -¿El qué no vamos a entender?

-Papá lo sabía,

y por eso me daba palizas.

Cuando tu propio padre te hace eso,

ya no sabes qué esperar de los demás.

Vosotros erais muy pequeños y no os enterabais de nada,

pero yo estaba muerto de miedo.

-Y yo estaba en la inopia.

Vivía pensando en lo amargada que estaba con vuestro padre.

En lugar de estar pendiente de vosotros.

-Os juro que intenté decíroslo muchas veces.

Decía: "De hoy no pasa, hoy se lo digo",

pero había ahí algo que me bloqueaba.

Tenía mucho miedo a perderos, de verdad.

-Pues ya ves que no.

-Pero ¿por qué hoy, por qué nos lo cuentas hoy?

-¿Sabéis, Fran,

el DJ que iba a hacer una sesión en el Moonlight?

-Sí.

Me enrollé con él,

y en el hotel me hizo unas fotos,

y me chantajeó diciendo que os las iba a enseñar

si no le pagaba 15 000 euros.

-Lo mato...

-Tranquilos,

le hemos dado una lección que no va a olvidar.

-Solo quiero que sepas una cosa, Luis:

eres nuestro hermano mayor,

y nos vas a tener para todo lo que necesites siempre.

-Hombre, por supuesto.

-Venid.

(Puerta)

Vengo a hacerle unas curas.

-Pasa.

(LA ENFERMERA GIME TRATANDO DE RESPIRAR)

(DEJA DE GEMIR)

(Forcejeo)

¿Qué pasa? -Que se casa mi hijo.

-¿Y te ha dicho la fecha de la boda? -La semana que viene.

-Lo que voy a ir haciendo es identificar quién es

y sabes si tiene antecedentes penales.

Cualquier cosa que te diga, si te acosa, si te da la chapa,

me llamas, por favor. -Vale. Gracias, Toni.

-¿Y qué vas a hacer?

Como María no vaya a la boda se va a pillar un rebote...

Vamos, vamos...

-Ya llamaré yo a Isra y le pongo al día.

De momento no metas la pata con María.

-Te recuerdo que Toni me puso los cuernos.

-Anda que no ha llovido desde entonces, mujer.

Además, tú sigues colada por él.

-Pero si la que se puso borde fue ella,

yo solo quería invitarla a un café. -¿Un café o un porro?

Tu DNI.

-Esto es increíble, no tienes pruebas de nada.

-Supongamos que se huele algo,

es imposible que sepa que hemos sido nosotros.

-Si Quintero sospecha de nosotros,

ese mafioso no se va a andar con tonterías,

va a querer ajustarnos cuentas.

-Necesito que encuentres el rastro de esos jamones

y lo sigas hasta que descubras quién es el cabronazo

que los está vendiendo en el mercado negro.

Y si al final nos damos cuenta que han sido los Soler,

bingo, habrás dado en la diana.

¡Merche! ¿Qué pasa?

Pablo Baeza se ha escapado del hospital.

H50 ya ha dado aviso a todas las unidades disponibles,

hay que encontrar a ese asesino como sea.

Localiza a Espe, yo voy a casa a buscarla.

Sí, no te preocupes.

-¿Pensáis que va a venir aquí?

-No lo tenemos muy claro. En estos casos lo normal

es que hubiera intentado alejarse de Madrid,

pero como está tan loco, es imprevisible.

-Buenos es saberlo. Gracias por la información.

-Hola, Damián.

(Música de tensión)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 502

Servir y proteger - Capítulo 502

02 may 2019

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 502" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 502"
Programas completos (537)
Clips

Los últimos 1.670 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 534 Completo 55:48 97% ayer
    Capítulo 534 ayer La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 533 Completo 55:30 87% pasado viernes
    Capítulo 533 pasado viernes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 532 Completo 56:35 87% pasado jueves
    Capítulo 532 pasado jueves La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 531 Completo 55:54 84% pasado miércoles
    Capítulo 531 pasado miércoles La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 530 Completo 53:57 97% pasado martes
    Capítulo 530 pasado martes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 529 Completo 53:32 96% 10 jun 2019
    Capítulo 529 10 jun 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 528 Completo 55:09 87% 07 jun 2019
    Capítulo 528 07 jun 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 527 Completo 54:22 85% 06 jun 2019
    Capítulo 527 06 jun 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 526 Completo 55:30 83% 05 jun 2019
    Capítulo 526 05 jun 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 525 Completo 55:12 97% 04 jun 2019
    Capítulo 525 04 jun 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 524 Completo 55:11 98% 03 jun 2019
    Capítulo 524 03 jun 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 523 Completo 56:53 88% 31 may 2019
    Capítulo 523 31 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 522 Completo 57:46 88% 30 may 2019
    Capítulo 522 30 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 521 Completo 56:05 85% 29 may 2019
    Capítulo 521 29 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 520 Completo 55:40 99% 28 may 2019
    Capítulo 520 28 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 519 Completo 54:19 100% 27 may 2019
    Capítulo 519 27 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 518 Completo 56:48 90% 24 may 2019
    Capítulo 518 24 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 517 Completo 56:12 90% 23 may 2019
    Capítulo 517 23 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 516 Completo 53:34 86% 22 may 2019
    Capítulo 516 22 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 515 Completo 56:14 89% 21 may 2019
    Capítulo 515 21 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...

Añadir comentario ↓

  1. Mar

    Que ternura la mamá Soler cuando dice tener miedo de que Luis se estuviese drogando, me encanta esa actriz y estoy encantada con toda la trama de esa familia (me hinché a llorar TT), aunque me temo que va a acabar pronto :( Siempre que me gusta algo lo acaban! Espero que al menos mi heroína Espe continúe en la serie, y Merche, y Claudia... Temo que se desmorone la serie con tanto cambio rápido, por favor, que no desaparezcan _/\_

    04 may 2019